23 Ene 2011

ANÁLISIS A FONDO: LA AMENAZA DE LOS TRÁILERS…

Escrito por: FRANCISCO GÓMEZ MAZA el 23 Ene 2011 - URL Permanente

Domingo 23-01-10 (PARA LAS EDICIONES DEL LUNES 24 DE ENERO)

FRANCISCO GÓMEZ MAZA


Hay una esperanza para los mexicanos

Texas podría abrir paso a los camioneros

El diario neoyorquino The New York Times reportó este domingo 23 de enero el seguimiento del conflicto camionero entre México y los Estados Unidos, el cual ha afectado severamente a las empresas trasportistas mexicanas por la oposición de los sindicatos estadounidenses a permitir a los traileros de bandera tricolor a circular libremente por territorio del país del norte. De acuerdo con el periódico estadounidense, la propuesta de la administración de Obama para otorgarles un mayor acceso a las carreteras de Texas - y más allá - sería una bendición para las empresas mexicanas, pero los sindicatos, el Sindicato de Camioneros en particular, dicen que el plan costaría empleos estadounidenses. Tres de los cinco puertos para el comercio entre los Estados Unidos y México son Laredo, El Paso y Houston. En los 10 primeros meses de 2010, más de 146 mil millones dólares Del comercio entre los Estados Unidos y México se movieron a través del Puerto de Laredo; más de $ 57 millones a través de El Paso y 17.5 mil millones dólares a través de Houston. En general, los Estados Unidos negociaron alrededor de 324 millones dólares en México durante el mismo período.

Una disposición en el original del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) firmado en 1994 permite a los camioneros de México circular por los Estados Unidos sin restricciones de kilometraje, pero nunca se puso en práctica. Hoy en día, un tractor con remolque entra en los Estados Unidos (y viceversa), pero se limita a transitar en un radio de 20 a 25 millas de los puertos de entrada. Allí, los camioneros mexicanos deben dejar sus mercancías, que luego son recogidas por camiones estadounidenses para ser transportadas a sus destinos finales. Este mes, la administración Obama emitió lo que llamó un "documento de reflexión" frente a muchas de las preocupaciones que han bloqueado la plena realización de la prestación. Los sindicatos, especialmente los Teamsters, y otros críticos se han opuesto a permitir el acceso camioneros mexicanos a las carreteras estadounidenses por la preocupación de que los trasportistas mexicanos desplazaran a sus competidores estadounidenses y a las diferencias en las normas de seguridad entre los dos países. Después de terminado el programa piloto, México acusó a Estados Unidos de violación del TLCAN. El Departamento Federal de Transporte impuso un requisito para que los vehículos participantes estuvieran provistos de dispositivos electrónicos para permitir un control. Los conductores también deberían de tener licencias combinadas de conducción - estadounidenses y mexicana - para asegurarse de que no tuviesen antecedentes de manejo peligroso lo que los descalificaría.

"El programa de transporte transfronterizo aumenta las oportunidades comerciales de los Estados Unidos y crea puestos de trabajo en Texas. Pero los camiones mexicanos deben cubrir estrictos requisitos de seguridad - al igual que cualquier compañía en las carreteras de Estados Unidos ", dijo el senador John Cornyn, republicano de Texas, en un comunicado, después de que el Departamento de Transporte dio a conocer su propuesta. Otros políticos de Texas han argumentado, que los trasportistas mexicanos dañan los intereses económicos del estado. Las autoridades mexicanas han dicho que las tarifas para los productos texanos serían levantadas si el contrato de transporte de larga distancia se pone en práctica. Pero las negociaciones llevarán varios meses. Un funcionario de la Federal Motor Carrier Safety Administration dijo que las disposiciones del TLCAN requieren reciprocidad a través de la frontera, lo que significa que los camiones estadounidenses podrían viajar por territorio mexicano. Pero los líderes sindicales en Texas y en otros lugares todavía dicen que la propuesta eliminaría puestos de trabajo sólo a los estadounidenses. Ed Sills, portavoz de la AFL-CIO de Texas, le dijo al diario neoyorquino: "Este programa de mano de obra barata es un riesgo demasiado alto y demasiado grande para los trabajadores estadounidenses de clase media, que trabajan largas horas para ayudar a mantener un sistema de comercio seguro en nuestra nación." El Departamento de Seguridad Pública de Texas no ha intervenido en el programa de transporte por carretera, pero desestimó la idea de que pueda dar lugar a un aumento del trasiego de drogas, dinero ilícito o contrabando de armas. "El volumen neto de tráfico comercial que entra desde México a los Estados Unidos no aumentará de manera significativa, en todo caso", dijo. El cabildeo, sin embargo, tienen que hacerlo los mexicanos con los sindicatos estadounidenses, que son duros de convencer.

http://analisisafondo.blogspot.com/

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ver perfíl

Amigos

  • Peterson Correa Pimentel vidaloca
  • J.M. Salcedo
  • Miguel Antonio Galvis
  • Karina. Jorge Juan Joyeros
  • static-relax
  • morales-oyarvide
  • saludesvida

Fans

  • Zahira Rosales Cala
  • Emilio Fuentes Romero

Ídolos

  • A.R. (Tucho) Novoa
  • onix

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):