25 Mar 2009

El búnker de España en Bagdad (II)

Escrito por: Antonio Pampliega Rodríguez el 25 Mar 2009 - URL Permanente

Antonio Pampliega (Bagdad)


Cada dotación del GEO suele estar una media de entre dos meses y dos meses y medio. Es un servicio que tienen que prestar de manera obligatoria los 90 policías especiales que se encuentran actualmente en activo. De hecho, para algunos ya es la segunda vez que están en el país árabe. Dada la conflictividad de Iraq, desde Madrid se ha estipulado que los nuevos miembros de esta unidad especial presten su primer servicio en Bagdad. “Como bautismo de fuego”, sonríe uno de los geos.

Vivir en una embajada como ésta conlleva riesgos, y no sólo los referidos a la violencia y a los atentados que salpican día sí y día también a la capital de Iraq. El principal problema al que se enfrentan los miembros de la delegación española es la rutina, ya que viven encerrados a cal y canto entre cuatro enormes muros de hormigón. Cada uno tiene sus propias fórmulas para luchar contra su particular día de la marmota, como se conoce este tipo de servicio entre los geos por su similitud con la película ‘Atrapado en el tiempo’ de Bill Murray.

La lectura, el estudio, el trabajo y el ejercicio físico ocupan la mayor parte del tiempo de estos españoles. En sus dependencias tienen una biblioteca donde se puede encontrar casi de todo e, incluso, juegos de mesa. Los mejores momentos de la semana son los sábados y los domingos, cuando se reúnen para ver los partidos de la Liga española de fútbol a través del canal árabe Al Arabiya. Eso sí, estos policías nunca descuidan la vigilancia de la embajada. Existen distintos turnos de trabajo para poder cubrir las 24 horas del día. La sala donde están ubicadas las cámaras de vigilancia cuenta siempre con la presencia de uno de los miembros de la unidad. Se turnan cada cuatro horas para hacer el servicio más liviano y, dentro de su horario de trabajo, tienen un tiempo fijado para realizar ejercicio físico. “Lo más duro es estar encerrados. Se echa mucho de menos poder salir a la calle. Pero estamos preparados para afrontarlo”, confiesa el jefe de la unidad.

El peligro de Bagdad está en el exterior y son conscientes de ello. Por eso, cada salida es estudiada y evaluada al más mínimo detalle para reducir los riesgos “a cero”. Realizan un reconocimiento previo del itinerario y el lugar por el que van a circular. Además, varían los horarios de salida y se modifican las rutas, ya que la rutina en los hábitos te puede matar. Por ejemplo, un responsable de la embajada de Portugal tenía por costumbre acudir cada día a la misma hora a la Zona Verde para nadar en una piscina. En una de sus salidas a este enclave donde los estadounidenses y europeos tienen su cuartel general, tuvo un enfrentamiento con insurgentes.
“Cuantas más veces salgas, más números tienes para que un día te toque la lotería. Realmente no sabemos hasta qué punto España es un objetivo directo de Al Qaeda. Se han recibido amenazas pero, a día de hoy, las patrullas americanas son un caramelo más goloso. Pero si el azar juega en tu contra, y ellos tienen la oportunidad de atacarnos, la aprovecharán seguro. Por eso debemos estar siempre atentos”, comenta el inspector.

Los desplazamientos por la noche están terminantemente prohibidos. Bagdad no posee alumbrado público y aunque lo tuviera de poco serviría porque sólo hay 30 minutos de luz artificial al atardecer. De ahí que haya que echar mano de generadores. En cuanto a los desplazamientos de día fuera de la embajada, el servicio de seguridad iraquí los desconoce hasta el último momento. La desconfianza puede ser la línea que separe un ataque terrorista de un servicio sin problemas. “Se les deja apartados en cuanto a itinerarios y horas de salida. Todo el tema de desplazamientos –cuenta Álvaro– se lleva muy en secreto para evitar fugas de información”. Además, desde el exterior apenas se intuye que se está ante la embajada de España. No está la bandera rojigualda ni el escudo que anuncia la presencia española en el barrio de Al Mansur, que comúnmente se llama la Zona Roja. Se ha prescindido de la antigua cancillería –situada en el corazón de Bagdad y donde desplazarse a diario era una utopía– para utilizar la residencia del embajador como centro de operaciones. Se trata de un complejo tomado por enormes muros de hormigón y alambre de espino, sitiada por cámaras de seguridad y checkpoints que convierten este trocito de España en Iraq en un búnker difícil de penetrar.

“En las ventanas de las habitaciones colocamos planchas de acero antibala. Hemos hecho pruebas y detienen proyectiles de arma larga, y también sirven para detener la onda expansiva de un atentado. En la calle tenemos muros antibombas, hemos colocado varias torretas de vigilancia. Además, al lado tenemos a la embajada de Alemania, que ocupa tres lados de la manzana y nosotros el cuarto, creando así un perímetro defensivo casi inexpugnable. Hemos erigido una mini Zona Verde con los alemanes”, comenta Marcos Rodrigo, canciller de la embajada y encargado de llevar a cabo este proyecto. “El barrio de Al Mansur ha sido escenario de multitud de ataques. Hemos escuchado ametrallamientos, las ondas expansivas han roto cristales. Pero nuestra ventaja es que contamos con el apoyo de los GSG-9 ( geos alemanes), y siempre es una ventaja poder despreocuparte de uno de los muros y centrarte en los otros tres”, añade el inspector.

Los helicópteros norteamericanos sobrevuelan el cielo sobre la embajada de España. Saben que es zona segura y que desde estas azoteas no van a recibir ninguna agresión. El silencio de la noche es roto sólo por el constante silbido de las balas, la banda sonora de Bagdad. El día toca a su fin y los geos apuran las últimas horas de sueño. La embajada de España comienza a adormecerse a la espera de un nuevo día en el infierno.


Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Anónimo

Anónimo dijo

animo chicos...

Pedro

Pedro dijo

Mucho ánimo, es duro pero a la vez es un orgullo muy grande representar y defender a tú país en semejantes circunstancias...
Un saludo desde Madrid

Jesús

Jesús dijo

Mi mujer murió por un bombazo recibido allá. El MAEC ha declarado secreto lo ocurrido. Me habría gustado encontrar motivos de agradecimiento hacia los responsables de protegerla. Mis 6 hijos Lo mismo.

Ainhoa

Ainhoa dijo

Creo que esa embajada no debería existir y ya que existe en caso de bajas debería saberlo toda España, porque leer lindezas de lo que se hace cuando esconden la muerte de mi madre allí es una farsa insultante y despreciable.

Sicut nox silentes

Sicut nox silentes dijo

Para Jesús dijo:
Muy señor mio, su mujer falleció a causa de un ictus que le fue diagnosticado en ya en el hospital de campaña de Camp victory en Bagdad. A esos hombre que usted no tiene nada que agradecerles les exigió usted que declarasen a su favor en la campaña de difamaciones y mentiras que usted inició en contra del MAEC y del gobierno de turno, a lo que ellos se negaron de facto, ya que todo eran burdas mentiras y falacias.
Sin embargo debería estar agradecido a estos hombres que sin pensar un segundo en su propia seguridad recorrieron la carretera del aeropuerto de Bagdad a toda velocidad para trasladar a su difunta esposa a un hospital que contase con medios para poder ayudarla. Asimismo debería agradecerles el haber compartido con su difunta esposa sus últimos momentos, ya que estuvieron a su lado durante varios dias, tanto en Bagdad como cuando fue trasladada fuera de la capital a un hospital avanzado americano en el sur del país.
Estos excepcionales hombres fueron los que gestionaron que su difunta mujer pudiese acceder a un hospital militar siendo civil, que se la trasladase a una base militar en Alemania posteriormente donde nada se pudo hacer por su vida y donde se confirmó su fallecimiento a causa de un Ictus cerebral.
Todo lo demas que usted a contado sobre que su mujer falleció a causa de los efectos de una explosión es rotundamente falso, y ha sido claramente manipulado de cara a obtener una indemnización monetaria por parte del MAEC.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Antonio Pampliega Rodríguez

Un mundo en guerra

Soy un joven periodista español que desde hace poco tiempo se dedica a recorrer un mundo en guerra... Desde esta tribuna quiero enseñaros ese 'otro' mundo que también existe y donde la línea que separa la vida y la muerte se rige a golpe de kalashnikov...

Acompáñeme a ese 'otro' mundo que apenas tiene cabida en los medios de Comunicación y del que el ciudadano medio desconoce casi todo. Un profesor universitario me dijo un vez "La duración de un conflicto está marcada por el interés de los medios de comunicación; una vez hayan perdido el interés se acabó el conflicto"... Desde aquí queremos dar cabida a todos esos conflictos olvidados y rescatar del olvido a todos los que sufren en él.

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):