14 Abr 2009

Somalia, el país de los piratas (radiografía de un conflicto que dura 17 años) (I)

Escrito por: Antonio Pampliega Rodríguez el 14 Abr 2009 - URL Permanente

¿Qué está pasando en el golfo de Adén para que tenga que intervenir la Armada norteamericana? ¿Cómo es posible que se haya descontrolado tanto la situación? ¿De qué sirven los efectivos de la OTAN en la zona si los piratas somalíes sigue abordando barcos como si tal cosa? En 2008 estos piratas modernos llegaron a secuestrar un total de 290 embarcaciones obligando a la OTAN a movilizarse en la zona y desplegar aviones y barcos que se encargarían de combatir a estos corsarios (que han sustituido las espadas por AK-47 y brújulas por GPS). Durante meses vimos sus logros en los telediarios de medio mundo, espectaculares imágenes de la armada danesa haciendo astillas un ‘buque’ pirata o a las tropas españolas frustrando un nuevo abordaje…

Pero esta semana hemos sido testigos de la inoperancia de las tropas ‘aliadas’ en su lucha contra la piratería que han hecho levantar muchas dudas sobre su efectividad en la zona. Los piratas no se han conformado con capturar un buque sino que han sido tres los que han conseguido apresar. Primero fue el mercante Maersk Alabama (un portacontenedores de 17.000 toneladas y que tenía como misión principal el transporte de material humanitario a Uganda y Somalia se dirigía al puerto keniano de Mombasa cuando fue apresado); después le siguieron un velero francés (uno de los tripulantes del velero falleció en el asalto llevado a cabo por el Ejército francés para recuperar el barco) y un remolcador italo-estadounidense (con 16 marineros a bordo)… Y todo en una sola semana. Desde este blog queremos verter un poco de luz en los infiernos somalíes para esclarecer todos los porqués…

Podríamos calificar a Somalia, sin temor a equivocarnos, como el país más peligroso del mundo. Desde 1991, este país, situado en el cuerno de África, no ha conocido ni un solo día de paz. La inestabilidad política, la hambruna, la inseguridad y la violencia se han convertido en una lacra para los más de diez millones de somalíes que aún no han abandonado sus casas. La guerra se ha apoderado de un país dominado por señores de la guerra más interesados en no perder sus privilegios que a luchar por conseguir la paz en su país.

Pero para hablar de la situación actual nos tenemos que remontar a la época colonial cuando franceses, británicos e italianos se repartieron el país dividiéndolo en tres zonas: La costa para Francia, Somaliland para Inglaterra y el centro del país para Italia… En 1960, los colonizadores se marcharon y las porciones que habían dominado hasta esa fecha se unieron creando un país independiente: Somalia.

Pero, al igual que en la mayoría de los países africanos, la independencia no trajo consigo la prosperidad y el desarrollo que se esperaba; fue todo lo contrario. La guerra llamó con fuerza a las puertas de este recién nacido. Los distintos clanes étnicos se enzarzaron en limpiezas étnicas con el único objetivo de hacerse con el poder absoluto de un país que, por aquel entonces, ya iba a la deriva. Además, a esto se unieron los enfrentamientos con los países vecinos por cuestiones de autonomía y de fronteras. La guerra dejó su sello en Somalia durante dos décadas (entre 1964 y 1987 Somalia y Etiopía lucharon sin cuartel por la autonomía de Ogadén (actualmente parte de Etiopía).

Con las elecciones celebradas en 1967 (donde salió vencedor Abdil Rashid Ali Shermarke) el país no logra levantar cabeza y dos años después el general Muhammed Siad Barre da un golpe de Estado y se hace con las riendas del país. Somalia comienza a entrar en una espiral de la que todavía no ha conseguido salir. A mediados de los años 70 el país sufre los estragos de una sequía de proporciones bíblicas. Cientos de miles de personas mueren de inanición por falta de alimentos y el gobierno se ve impotente ante tal desolación.

Pero el golpe de gracia al régimen del general Muhammed Siad Barre fueron los constantes conflictos con la vecina Etiopia. Barre, comete el error de continuar solicitando a la URSS el envío de más armamento para seguir combatiendo a los etíopes en la frontera, en vez de pedir comida para un pueblo que se estaba muriendo de hambre. La puntilla se la dio el mismo cuando decidió excluir del Gobierno a las etnias Mjertyn e Isaq (las más importantes de Somalia) lo que le acarreó una importante oposición y una impopularidad que acabarían precipitando su caída. En 1988, Somalia y Etiopia deciden firmar la paz después de dos décadas sangrientas…

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Natalia Marcos dijo

Gracias por el análisis, muy interesante. Una pena lo que pasa en Somalia, sólo sale en las noticias por los secuestros. El resto del tiempo, está completamente en el olvido.

Antonio Pampliega Rodríguez dijo

Hola Natalia,

Agradecerte que te hayas pasado por aquí y emplazarte a la segunda parte de este análisis sobre Somalia así puedes tener una visión más global del conflicto ya que desde 1991 a esta parte es cuando la situación se ha descontrolado.

un abrazo,
Antonio.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Antonio Pampliega Rodríguez

Un mundo en guerra

Soy un joven periodista español que desde hace poco tiempo se dedica a recorrer un mundo en guerra... Desde esta tribuna quiero enseñaros ese 'otro' mundo que también existe y donde la línea que separa la vida y la muerte se rige a golpe de kalashnikov...

Acompáñeme a ese 'otro' mundo que apenas tiene cabida en los medios de Comunicación y del que el ciudadano medio desconoce casi todo. Un profesor universitario me dijo un vez "La duración de un conflicto está marcada por el interés de los medios de comunicación; una vez hayan perdido el interés se acabó el conflicto"... Desde aquí queremos dar cabida a todos esos conflictos olvidados y rescatar del olvido a todos los que sufren en él.

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):