05 Mar 2011

JAVIER GAFO, DIEZ AÑOS DESPUÉS

Escrito por: juan-masia-clavel-blogger- el 05 Mar 2011 - URL Permanente

Cinco de marzo, décimo aniversario del fallecimiento de Javier Gafo, fundador de la Cátedra de Bioética de la U.P. Comillas. Pionero, en España y Latinoamérica, de la Bioética como “punto de encuentro” de ciencias, ética y creencias.
Cuatro rasgos de su vida y obra: pedagogía, comunicación, hermenéutica y espiritualidad.(cf. Conferencia en homenaje a Javier Gafo, http://www.juanmasia.net/"
Antología de textos de Javier Gafo sobre sexualidad, ética y teologia, editada para descarga gratuita en Bubok: http://www.bubok.com/libros/200498/Sexualidad-y-Etica

Aclarar, conversar, interpretar y meditar: Con este enfoque interdisciplinar organizó Gafo, en la UPC (1985-86) el de las Comisiones episcopales para Doctrina de la Fe y Relaciones interconfesionales con más de 45 especialistas científicos.

Medicina y Ética, son hermanas; al menos en la Cátedra de Bioética. Mala medicina y mala ética se asemejan: recetar sin diagnosticar o calmar síntomas sin averiguar causas es tan malo terapéuticamente como en ética las prohibiciones que absolutizan normas e ignoran valores y circunstancias. Mala medicina, si no diagnostica; peor ética, si no se discierne.

Médicos y científicos amigos de Gafo reiteran dos eslogan: “ni buena ética sin buenos datos, ni ciencia sin conciencia”. El recorrido por los volúmenes del Seminario de la Cátedra de Bioética de la UPCo (Dilemas éticos) lo confirma.

La moral teologica, ¿diagnosticará antes de discernir? Hay que replantear; sin reduccionismo científico ni teológico, conjugar secularidad y religiosidad.

En su obra póstuma, Bioética teológica, vemos una ética de la vida apoyada en fundamentación razonable; con doble vertiente secular y religiosa; criterios bíblicos; y participación cristiana en el debate bioético, con interpretación correcta, respetuosa y crítica, pero libre y creativa, de las directivas del magisterio eclesiástico (En bioética no hay una sola cuestión que sea dogmática y no compete al magisterio eclesiástico intervenir ni para prohibir ni para permitir).

Desde que, en 1979, publicó su tesis doctoral sobre el aborto y el comienzo de la vida (aún de actualidad hoy, por contraste con posturas más retrógradas de documentos eclesiásticos), hasta su obra póstuma, Gafo fue coherente: partir del estado científico de la cuestión; antes de las conclusiones éticas, cerciorarse de los datos y pensarlos; ni sin la ciencia, ni sólo con ella, sino con una reflexión compartible intedisciplinar e interculturalmente; y remitiéndose a la teología como inspiración y orientación.

Gafo vivió el postconcilio, sus entusiasmos y crisis, y la tensión de marcha atrás, sobre todo en la cúpula de la jerarquía eclesiástica española de las últimas dos décadas.

Hoy, en el siglo XXI, es asignatura pendiente refundar, transformar y recrear la teología. Para eso, el lema que prolonga el legado de Gafo es: “repensar para renovar” (cf. el opúsculo Quiebra o conversion, descargable en la web, en Bubok ( http://www.bubok.com/libros/188470/).

En las clases de Gafo, en conferencias de divulgación, e incluso en homilías, resalta su preocupación por sacar a su auditorio de toda clase de estrecheces mentales. Con su método, diálogo, interpretación y espiritualidad, su bioética es educadora, fronteriza, global y profunda.

Gafo perteneció a comisiones de índole civil (Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, Comité de Expertos en Bioética y Clonación, Comité para el Estudio del Estatuto del Embrión Humano), independientes, pluridisciplinares y pluralistas. Necesitaba equilibrio para mantener la seriedad científica sin ignorar el magisterio eclesiástico. Éste, sobre todo a partir de los noventa, acentúa el involucionismo y trata las cuestiones bioéticas mezclando prejuicios ideológicos, por razones de cohabitación ieologizada de la cúpula eclesiástica con la ultraderecha política (situación anómala que aún perdura en algunas diócesis del estado español).

Javier Gafo había sido reconocido como teólogo y experto en Bioética por la Conferencia Episcopal Española y miembro de su Comisión Teológica de 1988 al 2000. Como testimonio, su Bioética Teológica, publicada póstumamente en la colección de la Cátedra de Bioética de la U. P. Comillas.

Hoy interesa prolongar la reflexión de Gafo. Dos prioridades: 1) recuperar la implicación -propositiva y nunca impositiva- de las espiritualidades en la encrucijada del debate interdisciplinar. 2) tomar en serio el reto de las ciencias biológicas. De esta mutua interacción brotaría una transformación mutua, crítica y creativa.

La ideologización de los debates científico-religiosos es un obstáculo en los debates de cuestiones bioéticas controvertidas. Por una parte, tomas de posición que exageran “identidades confesionales”; por otra, beligerancias “anti-confesionales”. Frente a estos atolladeros, el puente bioético deberá mediar, como en la propuesta de Gafo, sin encastillarse en dogmatismos mitrados, ni en cientificismos anacrónicos.


Site Meter

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19 Feb 2011

PEDRO ARRUPE: LA UTOPÍA NO MUERE

Escrito por: juan-masia-clavel-blogger- el 19 Feb 2011 - URL Permanente

PEDRO ARRUPE: LA UTOPÍA NO MUERE

(Publicado en La Verdad, de Murcia, el 19 de febrero, 2011)

Al jesuita Luis Fontes, murcianico japonizado con el nombre de Izumi, se le da el chiste con juego de palabras. Su imaginación vuela, desde el Fujiyama a la vega del Segura, y deja estupefacto al auditorio oriental. Menos mal que la amabilidad nipónica es capaz de reir sin entender la broma. Aplaudieron, sin saber de qué iba el brindis, cuando les invitó, hace más de medio siglo, a celebrar con “arrope” el cumpleaños de Arrupe. Se reía de kokoro (corazón) el P. Arrupe, comparando el arrope murciano con mermelada de Hiroshima; calabacete y boniato, suavizando dulzor de higos, iban bien con un té verde.

El episodio de los años cincuenta, antes de mi llegada al pais del sol naciente, me llega por tradición oral de otros murcianos (en paz descansan los PP. Antonio Cermeño y Manolo Guillén). Sin prueba documental, no puedo pedir al historiador José Guillén Selfa que lo incluya en su libro.

Pero anima recoger de estos predecesores el testigo de buen humor. A mi generación, tras el entusiasmo renovador de los años sesenta, le han martilleado los oidos con las crisis: en política o economía, iglesia o teatro, hosteleria o filosofía, y hasta en fiestas de primavera... Recordar imágenes de optimistas esperanzados y esperanzadores es buena terapia frente a tentaciones de desilusión en épocas de desencanto.

Este mes conmemoramos los jesuitas el vigésimo aniversario del paso a vida definitiva de Pedro Arrupe (1907-1991). Cinco de febrero, vigilia de los mártires japoneses. Coincidencia significativa: el profético jesuita, bilbaíno emprendedor y universal, padeció otro martirio, víctima de los estratos conservadores de su propia iglesia.

Defenestrado por Juan Pablo II el 26 de agosto de 1981, pasó los últimos diez años de su vida en el silencio de la enfermedad, crisol para el optimismo de una vida dedicada a la sanación evangélica de “este planeta que hay que curar”. Desde su hospital de emergencia para supervivientes de la explosión atómica, hasta fundar en 1980 el Servicio Jesuita a Refugiados, pasando por sus años de gira por el globo promoviendo iniciativas de paz y justicia, su trayectoria se define como la de Francisco Javier: “divino impaciente”.

El Papa Juan XXIII y Pedro Arrupe navegaron a impulso de un viento del Espíritu, que traía novedad, cambio y reforma a la Iglesia ante los “signos de los tiempos”. “Novedad”: palabra tabú para la Curia inquisitorial vaticana, sospechosa del “afán novedoso”. Pero la novedad tiene dos sentidos. En griego,se dice neos (reciente e inmaduro) y kainos, (nuevo y excelente). Jesús predicó un nuevo modo de creer, nueva imagen de Dios y nueva religión del amor, comparables a vino nuevo, que rompe odres viejos.

Las instancias jerárquicas suelen frenar desde arriba iniciativas de la base. No así Juan, el Papa Bueno, y Arrupe, el superior que no se lo creía. Inusitadamente, ellos aceleraban desde arriba tirando hacia adelante y empujando hacia fuera, hacia el futuro.

Escuché por primera vez al P. Arrupe en una conferencia sobre cómo vivió la bomba atómica. No habló con calma japonesa, sino con entusiasmo vasco. Contagiaba ganas de seguir su camino.

En su primera intervención en el Concilio Vaticano II, el 12 de Octubre de 1965, Arrupe subrayó la pluralidad cultural y la necesidad del diálogo, mientras fruncían el ceño las mitras de vieja guardia. No era corriente la palabra “inculturación”, que él propagaría en la década siguiente, ni se hablaba de “alianza de civilizaciones”. Él se anticipó a su tiempo, pidiendo que vayamos a “aprender de todo el mundo, antes que a enseñar, sin presumir de que lo nuestro sea lo único valedero”.

En el centenario del nacimiento de Arrupe un periodista con buena intención desafortunada, alabó su liderazgo de “los marines del Papa”. Pero los jesuitas preferían otro titular; lo de “marines” huele a violencia invasora y no casa con el evangelio del no a la guerra. Mejor identificarse como “colegas de Jesús”, comprometidos con su proyecto de liberación, a riesgo de ser ajusticiados, como Él, por la extrema derecha político-religiosa.

El P. Adolfo Nicolás, hoy Superior General, en su mensaje del vigésimo aniversario de Arrupe, convoca al “compromiso total” con el proyecto de Jesús: “salir de la estrechez del propio terruño, sumergirse por completo en la cultura ajena y colaborar con quienes son diferentes” para construir paz y justicia desde el Evangelio. La utopía nunca muere...


Site Meter

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

13 Ene 2010

VIVIR EN LA FRONTERA

Escrito por: juan-masia-clavel-blogger- el 13 Ene 2010 - URL Permanente

Para lectores y lectoras que, en vez de leer en pantalla, prefieren tener el libro en sus manos y pasar sus páginas subrayando, está a su disposición en librerías la colección de ensayos de fe y crítica que incluye artículos publicados en RD, Vida Nueva, etc. durante los últimos tres años. Reproduzco, a continuación,el índice del libro, recién publicado en editorial Nueva Utopía.

VIVIR EN LA FRONTERA

-Convivir en paz, creer con sensatez, disentir fielmente, aprender lo diferente-

PRÓLOGO

Caminar, tender puentes y vivir en la frontera

A. CONVIVIR EN PAZ

1.BABEL: ELOGIO DE LA DIVERSIDAD
2.¿NACIÓN DE NACIONES?
3.DE PEARL HARBOUR A HIROSHIMA
4.AÑO NUEVO, LENGUA NUEVA
5.PROCESOS DE PAZ Y PERDÓN
Víctimas y agresores
Procesos de vida y de paz
Memoria histórica e imaginación creativa
Perdonar y prometer
¿Derrotar a ETA o desarraigar el terrorismo?
Pescar personas para la vida
Raíces de violencia

6.LIBERAR, LIBERARSE Y SER LIBERADO
Curar heridas, descolgar de cruces
Hacer y padecer
Cuatro liberaciones
Malentendidos entre creyentes
¿Mar adentro?
Orar en forma de queja
Dios no planifica males
Praxis del “a pesar de”

7. ÉTICA CÍVICA DE CONVIVENCIA
Educación para la ciudadanía en Tokyo
Ética troncal y religión optativa 
8. APOLOGÍA DE LA TERNURA
Sexualidad y amor
¿Matrimonio virginal?
9. RELACIONES INTERPERSONALES
Orientación sexual
Compañía digna

B. CREER CON SENSATEZ

10. REPENSAR ADVIENTO, REDESCUBRIR A MARÍA
¿Purgatorio o refrigerio?
Cinco chicas desprevenidas
Eva y Ave
Salve, mujer y madre
Depurar imágenes, recuperar símbolos
8 de diciembre
La purísima gratuidad
Agradecer la gratuidad
Alégrate, agraciada

11. REINTERPRETAR NAVIDAD Y EPIFANÍA
Paz a todo el mundo, querido por el Señor
Día de la liberada familia
Navidad en Tokyo
María, José y... la Vida
El limbo para las cigüeñas
Las dudas de José
Isabel y María: Dos embarazos de riesgo
Que viene Jesús, que llega Manuel
Navidad subversiva: peregrinos de Oriente
Palabra encarnada, vida ajusticiada

12. RESUCITAR PARA LA VIDA
Viernes Santo sin crispación
Pascua florida y cumpleaños de Buda
Vida de la vida
Ascendió... para llenarlo todo
Otro camino de Emaús
¿Despachar misa o celebrar Eucaristía?
Esta es mi vida, compartidla
Del camino a la mesa
Del telediario a la eucaristía casera
Somos iglesia en las redes del Espíritu

13. A LA REALIDAD POR LA FICCIÓN
Entrevista a Lucas
De Betania a Jerusalén, en bicicleta
Sin mitra y en borriquillo
Mujeres en la última cena
El móvil de Magdalena

C. DISCREPAR FIELMENTE

14. RENOVAR, RESTAURAR O REVISAR
Dos posturas y dos paradigmas
Una encíclica ambigüa
Paella mixta y ensalada casera

15. DISENTIR EN LA IGLESIA
Concordancia discrepante
Sin miedo al relativismo
Daltonismo en el discernimiento
Parlamentarios y episcopado
Examen de selectividad episcopal
O te pasas o no llegas
No hay monopolio del Espíritu

16. PEREGRINANDO HACIA LA UTOPÍA
Alegoría de la peregrinación
Más allá de la institución, la secta y la diplomacia
Ejemplos de cuarta vía

17. EL CUARTO ATREVIMIENTO
Cuatro audacias
Superar la magia

18. CONTRA DOGMATISMO, HERMENÉUTICA
Dogmas, metáforas y realidades
Presencia real y virginidad
Adán, Eva y Darwin
Centenario “lamentable” de Pío X
Fe y crítica

19. DOS OJOS: MÍSTICA Y CRÍTICA
Regar y podar
Domingo de Ramos sospechoso
Ad maiorem Dei gloriam?

20. DOS MIEDOS: MÍSTICA Y SEXUALIDAD
Con Hermes, mensajero de los dioses
Entre culturas y religiones
Piscinas en que se ahoga la Inquisición

D. APRENDER DE LO DIFERENTE

21. DEL SIGLO DE LAS MISIONES AL DE LAS RELIGIONES
Javier y Arrupe
La nueva misión
El planteamiento de la inculturación
La inculturación domesticada
Medio siglo después del Concilio

22. PENTECOSTÉS DE LAS RELIGIONES HERMANAS
Por el Éxodo a Pentecostés
Convivencia pacífica y religiones

23. CONSTRUIR IDENTIDADES ENTRE CULTURAS
Más allá de lo multicultural
Cuestionando la identidad
Propuesta intercultural

24. PLURALISMO RELIGIOSO INTERACTIVO

25. PATER NOSTER UNIVERSAL

Site Meter

Site Meter

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

24 Oct 2009

El País se hace eco: Nueva censura eclesiástica al jesuita y bioético Juan Masiá

Escrito por: Apoyo el 24 Oct 2009 - URL Permanente

JUAN G. BEDOYA - Madrid - 24/10/2009

Calificar como "mitad cómico, mitad anacrónico" el debate eclesiástico sobre el uso del preservativo le costó hace dos años al jesuita Juan Masiá Clavel (Murcia, 1941) la carrera universitaria y el secuestro de su último libro, Tertulias de bioética. Manejar la vida, cuidar a las personas. Ahora, la jerarquía le vuelve a imponer silencio, mediante una carta firmada por su Superior Provincial en Japón. Se le ordena abandonar "toda actividad relacionada con España y concentrarse plenamente en su trabajo en Japón".

Masiá era director de la cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia de Comillas, en Madrid, cuando el Vaticano pidió su cabeza a los jesuitas. Hoy es coadjutor en la parroquia de Rokko, de los jesuitas, en Kobe (Japón); profesor de Bioética en la Universidad Católica Santo Tomás, de la diócesis de Osaka, y colaborador en Tokio de la comisión católica de Justicia y Paz y de la sección japonesa de la Conferencia Mundial de Religiones por la Paz. De vez en cuando regresa a España, reclamado para múltiples actividades.

La organización Redes Cristianas, que agrupa a un centenar de colectivos del catolicismo de base, ha denunciado como "chantaje" la nueva censura a Masiá, que escribe con frecuencia artículos en varios medios españoles y es una figura muy reclamada en congresos y reuniones cristianas o de otras confesiones. También fue uno de los firmantes del manifiesto Ante la crisis eclesial, muy crítico con la jerarquía, junto con otros 300 destacados pensadores católicos.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Nueva/censura/eclesiastica/jesuita/bioetico/Juan/Masia/elpepusoc/20091024elpepisoc_4/Tes

Site Meter

Site Meter

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

06 Oct 2009

RESPUESTA SALOMÓNICA DE LOS JESUITAS AL CASO MASIÁ

Escrito por: Apoyo el 06 Oct 2009 - URL Permanente

Según informaciones recibidas recientemente de fuentes de la Compañía, nos consta que los jesuitas han roto el prolongado silencio, insoportable para los detractores de Masiá, que pedían insistentemente su defenestración. Lo han hecho con la acostumbrada sutileza jesuítica, que unos alaban como diplomática y otros critican como escolástica. Masiá ha recibido una carta que lo rehabilita, a la vez que intenta silenciarle, envolviendo con paños calientes de alabanzas una amonestación tajante revestida de exhortación a la prudencia. Hemos entrevistado a JMC sobre el tema.

Emmanuelle: ¿Así que te llegó por fin la fatídica carta de Roma? Estará satisfecha la Inquisición española S.A, al verte ya condenado.
JMC: No, ni es de Roma, ni estoy condenado. He recibido una carta de mi Superior Provincial en Japón, el P. Sumita. No me condena. Simplemente expone la conveniencia del cese de mis actividades en el mundo hispánico.

E: Pero el caso es que te silencian, ¿no es así?
JMC: Bueno, la primera parte de la carta es más bien una rehabilitación. El Provincial aprecia mi labor en Japón, pasada y presente (mi labor académica y pastoral y de colaboración estrecha con el episcopado japonés), desea que me concentre más y mejor en ella. Lo más importante de la carta es que, de un modo explícito y tajante, dice que jamás se puesto en cuestión mi ortodoxia ni mi vinculación con el cuerpo de la Compañía y que no quiere él que se sitúe en semejante contexto la presente prohibición de actividades en mi país de origen. Ese párrafo se agradece mucho, sobre todo teniendo en cuenta las falsas acusaciones injuriosas que han vertido en internet ciertos grupos ideológicos extremistas, que me acusaban de hereje y exigían mi salida de la orden y del ministerio sacerdotal.

E. Bueno, tú eres muy japonés en el modo de hablar y lo suavizas todo. Pero a ti te han dado una de cal y otra de arena. Con una mano te acarician y con otra te abofetean. Después de las alabanzas, vendrá la segunda parte de la carta para hacerte callar, ¿no es así?
JMC: Viene antes un “intermezzo”, en el que el Provincial se justifica diciendo que la prohibición es solamente es “por prudencia pastoral” y por “responsabilidad hacia el pueblo de Dios” (me pregunto: ¿qué parte del pueblo de Dios?). Dice que a veces se producen situaciones en que, aunque no podamos estar de acuerdo con ellos, no tenemos más remedio que acceder a los “pastores del pueblo de Dios” que nos piden que dejemos de hacer algo que estábamos haciendo hasta ahora (Me pregunto: ¿Qué pastores? ¿Del estado español o de otros sitio? ¿Con qué acusaciones? ¿Con qué fundamento? ¿Con qué margen de respeto a los derechos humanos del acusado para defenderse de falsas acusaciones?... Nada de esto se menciona en la carta, es su parte más débil).

E: ¿Y todo eso te lo tienes que tragar por tu voto de obediencia?
JMC: No nos precipitemos... la obediencia no puede ser nunca irracional, lo de obedecer “perinde ac cadaver”, aunque sea frase de una carta ignaciana, es teológicamente inadmisible, no hay que ser como los grupos sectarios que idolatran cualquier frase del “padre fundador”, la obediencia nunca puede estar pisoteando los criterios evangélicos ni los derechos humanos o la dignidad de las personas. La obediencia supone que tanto quien manda como quien obedece escuchan la voz del Espíritu, que habla también a través de las comunidades; ni tienen los superiores monopolio sobre el Espíritu ni línea directa de mail con la voluntad divina. También el provincial ha de escuchar lo que le dice el Espíritu a través de quienes le han escrito proporcionándole información para rehabilitarme, defenderme de falsos testimonios y equilibrar la balanza en que pesaban demasiado las calumnias. Estas últimas no se deben admitir, aunque vengan de voces episcopales que, a veces, para medrar en el escalafón eclesiástico, actúan inquisitorialmente.

E: ¿Quieres decir, hablando en plata, que vas a desobedecer y objetar en conciencia?
JMC: Voy a actuar con la libertad de Espíritu, que no debemos perder nunca. Evitaré dos extremos: el obedecer ciegas (nada de “como cadáveres”, con perdón de nuestro fundador), lo cuál sería irresponsable; y evitaré también el otro extremo, es decir, el de ponerme histérico protestando, lo que solo serviría para que dijeran que el problema soy yo. Optaré, de momento, por la alternativa ignaciana: “En tiempo de desolación no hacer mudanza” (Ejercicios espirituales, n.318), es decir, ni asumo la decisión del P. Provincial, ni me precipito a rechazarla, ni cancelo ninguno de los proyectos pastorales, académicos o periodísticos en marcha. Simplemente, “no hago mudanza”; pongo un paréntesis, para dar tiempo a que tanto el Provincial como yo nos serenemos y escuchemos la opinión de terceras personas que ayuden a equilibrar la balanza.

E: ¿Y qué vas a hacer si, pasado ese tiempo de “no hacer mudanza”, no eres capaz de obedecer y actúan institucionalmente contra ti, como ya hicieron en su día cuando tuviste el problema de que te echaron de Comillas?
JMC: No, aquello no fue mi problema. El problema fue de ellos y para ellos. Lo mismo ocurriría ahora. Cada vez que se produce esa situación, la enseñanza evangélica es “sacudir las sandalias” y seguir caminando hacia la aldea siguiente, es la espiritualidad del éxodo, de las redes, del optimismo a lo Arrupe..., eso significa “vivir en la frontera”, ya lo dijo el Galileo: “¡Ay de vosotros si todo el mundo os alaba!... No le irá al discípulo mejor que al maestro...”


Site Meter

Site Meter

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

29 Jul 2009

"Inquisición, S.A" contra el blog de Juan Masiá

Escrito por: Apoyo el 29 Jul 2009 - URL Permanente

“Inquisidores, S.A”, contra el blog de Masiá
CARTA ABIERTA AL DIRECTOR DE RELIGION DIGITAL
Querido José Manuel
Contra el vicio del secreto está la virtud de la información. Para que haya transparencia, te informo públicamente en carta abierta de los intentos de “Inquisición, S.A.” contra este blog. (Nota: No es errata, por S.J.; efectivamente, es S.A., es decir, Sociedad Anónima; el anonimato suele caracterizar las autorías terroristas).

Hace unos meses, el Superior de los jesuitas en Japón me mostró una carta del P. Elías Royón, Provincial de España, que le transmitía quejas episcopales sobre mis escritos. Me dijo que no había problema de ortodoxia, sino de malestar por parte de algunas “sensibilidades” y me recomendó prudencia y evitar bromas con los mitrados.

(Tú sabes muy bien como periodista que, en este país, se permite gastar bromas con todos los santos y hacer chistes sobre la Trinidad, pero ¡ay de quien se atreva a tratar con humor a los obispos!).

El mes pasado me volvió a informar el P. Sumita de las presiones ejercidas sobre él para persuadirle de que me silencie y acordamos mostrar los posts a una tercera persona imparcial para que examinase si había algo inconveniente que pudiese soliviantar las frágiles sensibilidades de alguna mitra.

Pero parece ser que esto no basta, ya que, según fuentes fidedignas, se siguen multiplicando las quejas desde Madrid a Tokyo; provienen de lo que podríamos llamar, a falta de mejor eufemismo, “una parte de instancias eclesiásticas de una parte del estado español muy identificada político-religiosamente con corrientes neoconservadoras”.

Mi superior japonés desea, naturalmente, mantener una buena relación, tanto con el episcopado español como con sus colegas españoles en el gobierno de la orden, por lo que me aconseja, prudente y conciliadoramente, reducir mis actividades periodísticas a Japón.

Siento renunciar al contacto con un público que me dice le ayudan esos posts tan sencillos. Pero ninguno somos imprescindibles y no merece la pena gastar energías discutiendo con quienes parecen vivir en la España de Buñuel o en los días de Torquemada (les recomendaría que lean a Forges o escuchen La alegría de la huerta...).

Después de haber dedicado los posts del mes de agosto a meditar en voz alta al hilo de los ocho días de Ejercicios Espirituales, he considerado el asunto durante esta semana, en vísperas de celebrar a san Ignacio el día 31, y he decidido tomar bajo mi responsabilidad la iniciativa de dejar este blog.,

Quisiera evitar de este modo que mi inmediato superior, el P. Sumita, al que aprecio y valoro, se vea obligado a ordenármelo formalmente (en lenguaje vulgar, obligado a “tragarse el marrón”), con lo cuál quedaría él como el “malo de la película” y. se quedaría sin dormir la noche antes de decírmelo, como me consta que le pasaba también a quien fue y sigue siendo mi buen amigo, José Ramón Busto, Rector de Comillas, el día antes de defenestrarme, contra su voluntad, de la Cátedra de Bioética, para sosegar nerviosismos cardenalicios y defender la institución.

Además, es preferible que haya transparencia y se conozca desde donde tiran piedras quienes esconden la mano.

Que el periodismo, fiel a la libertad de expresión, siga contribuyendo a que no se sofoque la libertad de espíritu.

Orando por la intercesión de los añorados Vicente Tarancón y Javier Gafo, para que revivan como en Ezequiel los huesos secos de la situación anómala de la iglesia en “algunas áreas del estado español”, con un saludo también para todo tu equipo, recibe un fuerte abrazo esperanzado y esperanzador de

Juan Masiá Clavel, S.J


Site Meter


Site Meter

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Silencian a mi amigo Masiá (por P. Lamet)

Escrito por: Apoyo el 29 Jul 2009 - URL Permanente

Silencian a mi amigo Masiá

masia11.gif

Mi querido amigo y compañero Juan Masiá ha sido silenciado. Primero fueron sus opiniones y libros sobre bioética. Ahora se le priva de su única tribuna en Religión Digital. La decisión de interrumpir su contacto con los ciberlectores es suya. Es decir, como cuenta en su último post, él ha decidido cerrarlo. Pero, claro, las presiones vienen de arriba sobre los superiores de la Compañía que, antes de actuar por “santa obediencia” le han pedido a Juan que dé el paso.

Juan y yo somos viejos amigos. Tenemos la misma edad, nacimos casi el mismo día, somos del mismo signo del zodiaco (!) fuimos connovicios jesuitas en Aranjuez y luego emprendimos diversos caminos. Él fue destinado al Japón, yo a los medios de comunicación. Nuestros caminos voliveron a confluir cuando yo tuve que ir al país del sol naciente para escribir mi biografía de Arrupe. Con una delicadeza sin límites Juan me acompañó y me sirvió de intérprete por diversas ciudades japonesas. Juntos visitamos Kyoto y Nara, las ciudades más sagradas para un nipón. Extasiados visitamos juntos la estatua del buda más impresionante que he visto en mi vida: Miroku Bosatsu (Más abajo reproduzco el comentario que me mereció luego esa imagen) Y él me tradujo una maravillosa frase que me dedicó un monje budista zen mientras tomábamos un té ante un típico jardín japonés: “Hazte plenamente el ser que ya eres”. La treducción literal sería “requetehazte”.

Recuerdo que un taxista comentó extrañado que Juan dominaba el japonés como un nativo. Casi se le ponía cara de nipón, los rasgos orientales, cuando hablaba y habla esta endiablada lengua. Su trabajo era el de un distinguido profesor de filosofía que por ejemplo ha estudiado las similitudes entre Unamuno y filósofos japoneses. Pero estaba muy orgulloso de seguir los pasos de Pedro Arrupe, que como médico, había sido consejero de bioética de muchos médicos en Japón. Su carácter es dulce, con un ápice de timidez y apariencia tranqulia donde domina la sonrisa. Quizás, como todos los tímidos, Juan tiene una válvula de escape en su pico de oro, que cuando se abre y sin levantar la voz dice cosas tan valientes en temas de moral sexual y eclesiología que uno se queda boquiaberto.

Hace años había tenido algunos problemas de tipo social con sus superiores. Pero la sangre no llegó al río. Su “salto a la fama” fue en España, a donde venía regularmente como profesor de bioética invitado por la Universidad Comillas. No voy a contar sus problemas conocidos de todos. Los superiores le indicaron que debería mantener su apostolado en Japón. Aunque él seguía viniendo de vez en cuando a España a pronunciar algunas conferencias. Pero su púlpito preferido era su blog en Religión Digital, donde tenía visitas de todos los colores.

Juan es muy libre escribiendo. Uno que ha vivido de todo y que un día tuvo que tragarse la pluma, no por problemas doctrinales, sino simplemente por informar que el papa Wojtyla estaba enfermo, intentó aconsejarle. Pero a Juan yo creo que, tras tantos años de ocultamiento filosófico en Japón, le llegó la notoriedad quizás un poco tarde y no se resignaba a renunciar a esa audiencia entusiasta que recolecta todo “enfant terrible”. “Cállate que vendrán tiempos mejores”, le decía. Creo que se le imponía irrenuncialbe su imperativo profético. Pues bien, parece que la gota que ha colmado el vaso ha sido un post muy bien escrito titulado “Paella mixta y encíclica variada… de la casa” . Un texto que hay que leer con sentido del humor, facultad de la que solemos andar muy ayunos en la Santa Madre Iglesia y menos cuando se trata del Papa. Quizás es un poco frivolón tratándose de una enciclíca tan importante. Pero bueno no es un artículo en El País, es un post de un blog, aunque sea tan visitado como los de Religión Digital, donde por cierto hay otros bloggeros que se dedican a insultar a diestro y siniestro con muy mal estilo y nadie se atreve a silenciarlos.

En fin, en pocas palabras, que siento, querido Juan, este nuevo acto inquisitorial. No tanto por tí, que también, sino porque creo que en la Iglesia tiene que haber gente como tú, libre, polémica, discutida entre tanto cura “de misa y olla”, tanto papanatismo aburrido, tanta jerarquía que azota pero no da buenas noticias. ¿Que te has pasado un pelín? Si no nos pasáramos de vez en cuando, nadie despertaría del sueño. También se pasan los del otro extremo y ahí andan, invitados a su mesa por nuncios y arzobispos. Alguien me recordó hace años que no son buenos tiempos para la lírica. La experiencia me dice que al final todo sale a la luz y la coherencia va a misa.

Pera terminar te dedico el comentario que escribí en su día a Miroku Bosatsu, el buda que contemplamos juntos extasiados en Nara. Su postura me ayudó mucho en mis tiempos de silencio.

MIROKU BOSATSU

miroku.jpg

“Este buda se llama Miroku Bosatsu, y vale todo un viaje a Japón. En un recoleto templo de Nara parece flotar desde su sonrisa y su pierna cruzada “en arsenio mayor”, que dirían nuestros clásicos, preguntándose tranquilamente “cómo el ser humano puede liberarse del sufrimiento”. Y así lleva 1.300 años, a medio camino entre la tierra y el cielo, hecho silencio en imagen devota que no tiene que envidiar a los mejores representantes de nuestra iconografía. Su paz es como la del pobre Lázaro, que nada tiene teniéndolo todo, despojado del mundo y propietario del universo. Frente al torturado “El Pensador” occidental de Rodín, su pensamiento es paz de contemplación y su reflexión mirada interior. La mano apenas roza el aire de la mejilla. Sumergido en Dios, sonríe en forma de una eterna pregunta-respuesta”.

(P.M. Lamet, La luz de la mirada, Imágenes para despertar, PPC, Madrid, 1987, pág 238)


Site Meter


Site Meter

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

25 Nov 2008

De Arrupe a Nicolás, por Benedicto

Escrito por: Grupo de Apoyo el 25 Nov 2008 - URL Permanente

Viendo la exposición del bicentenario del Conde de Floridablanca los jesuitas sienten ambivalencia ante José Moñino y Redondo (1728-1808), sabiendo su papel en la expulsión de la orden por Carlos III (1767), y su influjo como embajador para conseguir del Papa la supresión de la Compañía (1773).

Paradójicamente, la Sala San Esteban fue el primer colegio de jesuitas, en Murcia. Otra paradoja: jesuitas de entonces, casados con poderes político-económico-académicos (como algunos nuevos movimientos actuales), chocaban con el talante del político reformador; pero la mentalidad ilustrada del estadista murciano debería haber simpatizado con los acusados de laxistas por defender el probabilismo moral. (También hoy acusan de radicalismo a quienes siguen al Concilio Vaticano II). Si Floridablanca levantara la cabeza, ¿de qué lado se decantaría quien en sus últimos días giró hacia posiciones más reaccionarias?

Pero dejemos el tema a historiadores competentes. Lo evoqué porque la Compañía vive un momento esperanzador, tras los decretos de su reciente Congregación. Pasada la noche oscura, bajo Juan Pablo II, Benedicto XVI anima, como Pablo VI, a los jesuitas a vivir en “encrucijadas y fronteras”.

“¿Qué queda de Arrupe, me preguntaban, y la opción de fe y justicia ?”. “Queda todo, prolongado y ampliado” La Compañía, desde Arrupe hasta Nicolás, animada por Benedicto, marcha al servicio de la iglesia y la humanidad, enviada a “tender puentes y vivir en las fronteras”.

Coinciden los Papas en decir: “Id a las encrucijadas”. En el discurso a la Congregación general 35 (21-II-2008), Benedicto XVI citó las palabras de Pablo VI a la Congregación 32 (3-XII-1974), valorando vivir “en las encrucijadas de las ideologías, en las trincheras sociales, donde ha habido o hay confrontación entre las exigencias urgentes humanas y el mensaje cristiano.”

Pablo se lo dijo a Arrupe y Benedicto a Nicolás: nos envían a “reconciliar, mediar e interpretar” en situaciones fronterizas. Así lo asume la Congregación 35 en su decreto sobre la misión.

Un texto sobrio, de apariencia menos impactante, evita provocar a las instancias jerárquicas que pilotan hoy la marcha atrás en la Iglesia. Pero dicho decreto reafirma el núcleo de la Congregación 32: “ La misión de la Compañía hoy es el servicio a la fe, del que la promoción de la justicia constituye una exigencia absoluta, en cuanto forma parte de la reconciliación de los hombres exigida por la reconciliación de ellos mismos con Dios... El servicio de la fe y de la promoción de la justicia no puede ser un simple ministerio más entre otros muchos. Debe ser el factor integrador de todos los ministerios... Esto quiere significar una “opción decisiva”, determinante de todas las demás opciones...”.

Aplicando el encargo de Benedicto, opinó el P. Nicolás en el último Sínodo. Se habían escuchado diversos pareceres sobre lectura bíblica. Algún obispo acentuaba la línea intimista de ciertas espiritualidades; otro, preocupado por publicaciones históricas recientes sobre Jesús, mostraba preocupación por seguir estrictamente el magisterio eclesiástico al hacer exégesis; otros insistían en conectar con la vida en la predicación. El P. Nicolás presentó una propuesta de “encrucijada”. Ni solo estudio, ni solo devoción, ni mero captar benevolencias.

En la tradición ignaciana del “diagnóstico”, medicina y pastoral son hermanas gemelas. Insiste Nicolás en “el poder medicinal transformante de la Palabra de Dios” para responder a las necesidades del Pueblo de Dios que pregunta “cómo podemos leer las Escrituras de modo que produzcan en nosotros efectos positivos”. “Estoy convencido, dice, de que la Palabra de Dios puede reivindicar una gran función terapéutica en la vida de la comunidad cristiana”.

Frente a la polarización en dogmatismos especulativos y moralismos catastrofistas, frecuentes en homilías dominicales y declaraciones eclesiásticas, el encuentro con la Palabra, “si es real, puede conmocionar, sorprender, iluminar, dar seguridad o consolar. Puede también no ser comprendido o perderse”. Así habla quien se sitúa junto a las personas en la encrucijada de la vida, en vez de en las alturas de magisterios prepotentes.

En esa tierra fronteriza, Nicolás señala las condiciones del encuentro con la Biblia: diagnosticar, porque “es preciso que sepamos dónde se encuentran las personas”; presentarla bien: “se espera que seamos una buena compañía en el estudio profundo y contemplativo”; formarse en hermenéutica, para hacer “una buena diagnosis y una sabia aplicación de los modos de lectura”; orar, para poder hablar desde una “interiorización profunda”; y caminar junto a las personas, no como dirigentes impositivos, sino con “un acompañamiento significativo que ayude al fiel a discernir la acción del Espíritu Santo en y a través de la lectura de la Biblia”.

Ha soplado una brisa que despeja las nubes de los “profetas de desastres”.

(Publicado en "La Verdad", de Murcia, EL 16-XI-08)

Site Meter

Site Meter

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

29 Oct 2008

Otra copa de Martini: ¡Que sea doble!

Escrito por: Grupo de Apoyo el 29 Oct 2008 - URL Permanente

En la columna de "La Verdad" presenté textos del libro-entrevista al Cardenal Martini, pero me dejé en el tintero la antología de sus opiniones sobre sexualidad e iglesia: he aquí unas cuantas "perlas" para hacer pensar y...hacer cambiar. Una teología acostumbrada a respuestas prefabricadas debería cambiar de chip y aprender a cambiar las preguntas. Para ello hace falta coraje, como el que necesitó Martini para colaborar con la Congregación para la Doctrina de la Fe, “en la que a lo largo de diez años, dice, he hablado con el Cardenal Ratzinger”. Uno de sus desacuerdos era sobre la encíclica Humanae vitae, de Pablo VI (1968) y el tema de los anticonceptivos. Martini propone “una nueva perspectiva”, ya atisbada cuando muchos obispos hablaron en una línea que, según el ex-arzobispo de Milán, “deberíamos continuar en la actualidad”. “Estoy firmemente convencido, afirma, de que la conducción de la Iglesia puede mostrar un camino mejor que el de la Humanae vitae. La Iglesia recuperará con ello credibilidad y competencia.”

La oposición objetará que hay que ir despacio. Pero Martini responde que se ha tardado demasiado en rehabilitar a Galileo y Darwin. La petición de perdón de Juan Pablo II en el tema del judaísmo y en el de la relación de la iglesia con la ciencia fue laudable. Pero “en los temas de la vida y el amor no podemos esperar tanto. Es un signo de grandeza y seguridad en sí mismo que alguien pueda admitir sus faltas y la estrechez de su visión de antaño”.

Sobre el tema de la homosexualidad responde: “En mi círculo de conocidos hay parejas homosexuales, personas muy respetadas y muy sociales. Nunca se me preguntó, ni tampoco se me habría ocurrido, condenarlas”.

Es típico de este cardenal jesuita mirar hacia delante, sin miedo a preguntas inéditas que requieren respuestas creativas. Entre ellas está “la relación con la sexualidad y la comunión para los divorciados que han vuelto a contraer matrimonio.

En otros tiempos hubo tal vez demasiados pronunciamientos oficiales de la Iglesia en el ámbito del sexto mandamiento. A veces, dice Martini, hubiese sido mejor guardar silencio”. Reconoce el cardenal que en el Vaticano se discute sobre la utilización de preservativos, en especial porque la epidemia del sida preocupa mucho al Papa. Pero pocos se atreven a decir lo que piensan. Cuando Martini habló del mal menor esa toma de posición le hizo entrar en enfrentamientos. “Me he convertido, comenta sonriente, en el cardenal del preservativo”.

Por comparación con la época de su juventud, el mundo de hoy le parece totalmente distinto: por lo menos es más sincero y abierto. “Antes no se quería casi ni hablar del tema de la sexualidad: se lo reservaba para el confesonario y para el ámbito de la culpa”. En cambio, Martini es capaz de abordar el tema de la sexualidad en la etapa prematrimonial sin acomplejarse. “¿Puedo responder, se preguntan los jóvenes, del hecho de traer un niño al mundo o no traerlo? ... Ningún obispo ni sacerdote ignora hoy que se da la cercanía corporal de las personas antes del matrimonio. Aquí tenemos que cambiar de mentalidad, si es que queremos proteger la familia y promover la fidelidad matrimonial. Con ilusiones o prohibiciones no se puede ganar nada. Entre mis amigos y conocidos he podido ver cómo los jóvenes salen de vacaciones y duermen juntos en una misma habitación. A nadie se le ocurría ocultarlo o plantear problemas al respecto. ¿Debería yo decir algo? Es difícil. No puedo entenderlo todo, aunque percibo que, tal vez, en este punto está surgiendo un nuevo respeto mutuo, un aprender unos de otros y una convivencia más intensa de las generaciones... Yo quiero acompañar este desarrollo con benevolencia, formulando preguntas y con oración“

Llama la atención que hable así todo un cardenal de la iglesia católica, sin pretender dogmatizar, ni condenar lo más mínimo y sin el menor rasgo catastrofista, tan común en algunos purpurados de nuestros alrededores. “Creo, dice, que no es tiempo de intentar dar respuestas de validez general... las respuestas solo caen en terreno fértil si antes se ha puesto sobre la mesa una pregunta... En estas cuestiones tan profundamente humanas como la sexualidad y la corporalidad no se trata de recetas, sino de caminos que comienzan en el hombre y que conducen hacia delante. ... No podemos exigir de los niños y jóvenes todo lo que sería ideal. Poco a poco encontrarán su camino. Los caminos no pueden dictarse desde arriba, desde escritorios o desde púlpitos.... Lo decisivo es que promovamos a los cristianos en su capacidad individual de juicio”.

Lo cuál no obsta para que Martini sea claro frente a la injusticia. “La Biblia frente al adulterio marca una línea clara. Está absolutamjente prohibido irrumpir en el matrimonio ajeno. La Biblia es también muy clara cuando se trata de violencia contra las mujeres...Pero más allá de estas líneas claras que la Biblia traza, se nos remite a la propia responsabilidad y al discernimiento de los espíritus”.

Ante estas perlas de antología, es inevitable bromear. Alguien dirá: “Cállese, hombre, que se le entiende todo”. Y alguien musitará: “No subió más alto por carecer de los defectos requeridos por el cargo”.

Site Meter

Site Meter

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

23 Oct 2008

En vez de "marines del Papa", "colegas de Jesús"

Escrito por: Apoyo el 23 Oct 2008 - URL Permanente

27.10.07 @ 02:35:04.

Atinado el reportaje (El País, 10-X) sobre jesuitas. La Compañía podría firmar su 99 por ciento, con otro títular. “Marines” huele a “guerra preventiva” y, por tanto, “tufillo de Satanás”: como diría Ignacio, “cola serpentina”. Mejor “colegas” del Jesús que trajo esperanza y liberación a oprimidos y opresores, al precio de ser ajusticiado por el orden política y religiosamente “correcto”.

Cierto que desde antiguo se habló de “caballería ligera”; por ligera, más que por caballería. Es metáfora de movilidad para acudir rápidamente donde hace falta. Hoy la comparación sería con las ambulancias del SAMUR.

En septiembre del 74, durante una reunión de jesuitas en Loyola, el P. Arrupe se cruzó conmigo en un pasillo por la noche. Silencio de la hora de Completas. Me limité a una inclinación de cabeza a la japonesa; pero él rompió el silencio. Jugueteando con el llavero, me lo puso ante los ojos: “¿Qué es esto?”. “Una llave, Padre”. “Eso es, la llave, la clave... No te pierdas la conferencia de mañana, que es la clave”.

Al día sigiente tuvo una de sus mejores charlas sobre la movilidad y disponibilidad en y para la misión “Esa es, dijo, la clave de los Ejercicios, de las Constituciones de la Compañía y de acompañar a Jesús, con Él, para su obra y por su camino en el mundo de hoy”.

Por eso la vinculación especial al Papa es para la misión, no para una lealtad de vasallaje adulador.

Por eso, como explicó el P. Kolvenbach desde el comiento de su cargo, el sentir “con” la iglesia incluye el sentir y disentir “en” la iglesia. Por eso hay ocasiones en que, para salvar al Papa de su Curia y de “algunos” cardenales, obispos o comunidades fundamentalistas, hay que saber disentir respetuosa y cariñosamente.

Site Meter

Site Meter

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

SOBRE MÍ

Juan Masiá Clavel.

Jesuita, Profesor de Ética en la Universidad Sophia (Tokyo) desde 1970, ex-Director de la Cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia Comillas,, Investigador del Centro de Estudios sobre la Paz de la Sección japonesa de la Conferencia Mundial de Religiones por la Paz (WCRP), en Tokyo.

Últimas entradas en mis blogs

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Amigos

  • raravis
  • xakall
  • blogviruta
  • ignacio
  • olicarfer45
  • Salvador García Bardón
  • sarkan
  • ivette-duran
  • JRC.
  • Carmen Salamanca Gallego
  • Agueda Conesa Alcaraz
  • Francisco Arias Solis
  • José Mari
  • apolvorinos

Fans

  • Eduardo Montagut Contreras
  • agora
  • f-menorca
  • hirimotu2
  • ferolicar50
  • Corto Cortés Smith
  • Simpa de JMC S.J.
  • LUIS VILLA SOBRINO DE PANCHO VILLA
  • Gregorio Garcia Alcalá
  • dumara2004
  • Vanesa Sanz
  • masvalevivo
  • José Luis Damonte Pellarolo
  • Ricardo Gonzalez