27 Mar 2008

El derecho a morir en la dignidad

Escrito por: Salvador García Bardón el 27 Mar 2008 - URL Permanente

Ni la Sra. Sébire, ni Hugo Klaus, ni los defensores del "Derecho a morir en la dignidad" sostienen el suicidio, sino que defienden el derecho de ser asistidos por la biomedicina, para morir como seres humanos y no como condenados a una muerte atroz, en el suplicio de un dolor insoportable, o como seres humanos privados de su conciencia.

Tanto el dolor insoportable como la pérdida de la conciencia privan al ser humano de su razón y de su libertad.

La razón y la libertad constituyen el dominio intocable de la autonomía personal, que hace del ser humano un ser responsable. Ninguna autoridad tiene en justicia el derecho de neutralizar las decisiones de esta autonomía en lo referente a su propio bien personal, si estas decisiones no provocan el mal de otra persona neutralizando su autonomía.

La instancia suprema de todo ser humano responsable es su propia conciencia. Si se niega este principio ético, la vida en sociedad se transforma en alienación y esclavitud.

Imagen: Gran formato. Source: Le droit de mourir dans la dignité a-t-il un prix.

Las actuales insuficiencias de la biomedicina ante casos excepcionales, nos obligan a oír con suma atención y a tener en cuenta los argumentos que ha defendido hasta su último suspiro la Sra. Sébire.

Chantal Sébire, 52 años, sufría de un estesioneuroblastoma, un tumor evolutivo de los senos paranasales y del tabique nasal, que le deformaba cruelmente la cara. Esta enfermedad rarísima e incurable, con un pésimo pronóstico vital, le había hecho perder la vista hacía algunos meses, tras haberle hecho perder el gusto y el olfato. Viendo que el tumor tomaba “proporciones insoportables”, sin remisión posible, la Sra. Sébire escribió, el 6 de marzo, al Presidente de la República, Nicolás Sarkozy, para reclamarle el derecho a morir.

Asistida por la Asociación para el derecho a morir en la dignidad (ADMD), la Sra. Sébire presentaría el miércoles 12 de marzo un recurso excepcional ante el presidente del tribunal administrativo de gran instancia de Dijon. Alegando el Convenio europeo de los derechos humanos, que protege el derecho a la libertad y al respeto de la vida privada, deseaba obtener de la justicia la autorización de procurarse en farmacia, para ser administrada por uno de sus médicos, una poción mortal, o sea “el tratamiento necesario para permitirle terminar su vida en el respeto de su dignidad”.

Entrevista de la Sra Sébire con el periódico Le Monde, traducida y adaptada por Salvador García Bardón.

Pregunta: ¿Desde cuándo está segura de querer poner fin a sus días?

Respuesta: Lo pido en serio desde el día de todos los santos de 2007, que fue el momento en que perdí la vista. Pero lo tenía pensado desde mucho antes, cuando constaté que no podía hacer ya nada, y que, hiciera lo que hiciera, ya no podría detener el tumor.

No hay ni solución quirúrgica ni solución medicamentosa para parar mi enfermedad, que evoluciona completamente sola, como una enredadera en torno del nervio olfativo. En la actualidad, simplemente ya no puedo aguantar más, mi situación se deteriora de día en día, el sufrimiento es atroz. Me siento literalmente devorada por el dolor.

P.: : ¿Por qué haber decidido interpelar las autoridades públicas, para pedir la legalización de la eutanasia?

R. Lo que justifica mi planteamiento, es la incurabilidad de mi enfermedad. La hice pública, para alegar que hay gente que soporta sufrimientos que no se pueden solucionar. Es el último combate que yo puedo realizar; si no me sirve directamente, que sirva al menos a otros después de mí.

La ley, actualmente en Francia, no permite, en mi caso, poder decidir el momento y las circunstancias de mi partida. Es verdad que ha abierto un camino, permitiendo que se “deje morir”, pero no ha llegado al final de su razonamiento.

Lo que reivindico es que el paciente, que está como yo en situación de incurabilidad y se mantiene aún consciente, pueda decidir de su muerte, de acuerdo con su médico de cabecera y tras conocer la decisión de un Comité médico.

P.: Usted vive en su casa, con la asistencia de enfermeros, en el marco de una hospitalización en su domicilio, y con seguimiento de su médico de cabecera. ¿Por qué no acepta hospitalizarse, medida que podría aliviar su dolor?

R. Porque en ese caso yo perdería toda conciencia. Lo que la medicina puede proponerme actualmente es hundirme en un estado comatoso o semicomatoso, para intentar abreviar mi dolor, con analgésicos a alta dosis, dado que no soporto la morfina.

En consecuencia, tendría que permanecer tendida, guardando cama, y esperaría así inconsciente la muerte. Rechazo esta situación, ya que no se adapta ni a mi temperamento ni a lo que yo sufro. No quiero que la sociedad me obligue a pasar por esta etapa, es una cuestión de dignidad. No quiero presentarme así a mis tres hijos, incluido mi pequeño, que sólo tiene doce años y medio.

Soy yo la única que sufre, soy yo quien tengo el derecho de decidir. Ya espero la muerte de un día para otro; puede llegar en cualquier momento, es como una espada de Damocles. Reclamo simplemente el derecho a poder anticiparla.

P.: ¿Qué responde Vd a los opositores a la eutanasia, que temen las derivas posibles de una legalización?

R. Que es responsabilidad del legislador el garantizar, en la formulación de la ley, que ninguna deriva sea posible. En Bélgica y en los Países Bajos, y desde hace poco en Luxemburgo, esta posibilidad dejada a los enfermos en situación de incurabilidad, se aplicó a muy pocas personas, sin implicar un aumento sospechoso del número de muertes.

En consecuencia, no se trata obviamente de hacer eutanasias a la ligera, ni de extender esta posibilidad a todos los casos de final de vida, ya que la mayoría de las personas no piden en absoluto la muerte. No se trata ni mucho menos de matar, sino de ofrecer un gesto de amor al ser humano que sufre frente a uno, de acompañarle para que tome consciente este último rumbo. No somos eternos vivientes, ni usted ni yo. Pido simplemente que se ponga fin a este calvario.

-oOo-

El original francés de esta entrevista fue publicado por LE MONDE el 12.03.08

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

13 comentarios · Escribe aquí tu comentario

jpolinya dijo

Como siempre el poder teocrático, pero también el civil, se oponen a la libertad de decisión del ser humano respecto a su vida.

Es una larga batalla que tendremos que seguir librando sin descanso, para ir adquiriendo poco a poco los átomos de libertad que nos hacen más humanos.

Es un placer leerte.

Miguelángel Díaz Monges dijo

Por fortuna lo consiguió. Y ahora la Ley francesa busca al "asesino" (o a quien le suministró los medios del "suicidio"). Ella ha sido ejemplar y estamos muy cerca de los hechos para valorarlos plenamente. Como usted mismo dice en las palabras introcuctorias: no se trata de eutanacia o no, sino de RAZÓN y LIBERTAD, las dos condiciones sine qua non de la condición humana. Porque esto de nacer no sólo nos obliga a apreder a vivir: NOS OBLIGA EN FORMA DESTACADA A APRENDER A MORIR.

mari dijo

Yo amo la vida como usted bién sabe, pero en el lugar de esta increible mujer, hubiera hecho lo mismo, como decía. Cheguevara más vale morir de pie que de rodillas humillado, pero quizá yo acudiria a un hospital puede que sea cobarde y antes de perder la conciencia me despediría de mis seres queridos y dejaría que me pusieran la mezcla de medicación y ya sabe usted que le hablo desde el punto de paciente.Un beso le quiere Mari. "Quizá no sea tan valiente".

Miguelángel Díaz Monges dijo

Querida, MARI perdona que, con permiso del maestro, te corrija. La bellísima frase "ES PREFERIBLE MORIR DE PIE QUE VIVIR DE RODILLAS" nos queda mucho más cerca: Es de "La Pasionaria", Dolores Ibarburi, mujer no muy diferente al gran Che Guevara.

Miguelángel Díaz Monges dijo

Querida, MARI perdona que, con permiso del maestro, te corrija. La bellísima frase "ES PREFERIBLE MORIR DE PIE QUE VIVIR DE RODILLAS" nos queda mucho más cerca: Es de DOLORES IBARBURI, "LA PASIONARIA", admirable luchadora española y mujer no muy diferente al gran Che Guevara.

mari dijo

Con el permiso del Maestro, te doy las gracias Miguel Ángel, por corregirme y quiero que lo hagas siempre que me equivoque, me gusta aprender de los que más saben, para poder ser un poco más inteligente, gracias. Un beso te quiere Mari.

Marivi

Marivi dijo

Yo la verdad, es que preferiría morir, a vivir en coma, irreversible, que es la manera de tener a esta ( o era la forma, dado que al parecer, la han ayudado ), cuando una persona, está enferma mortalmente, y sufriendo dolores, le deberían dejar tomar una decisión, o sumirse en el sueño, el tiempo suficiente, y mantener a todos sus seres queridos, en continuo sufrimiento, o Morir, con Dignidad, y ahora, hay médicos, que se implicarían en este terreno, no todos, por su falso Juramento, de curar al paciente, dandole lo que séa, para mantenerlo vivo, aunque lo mates de otra causa.

Chantal, ojalá, yo pueda elegir, como tú has hecho, porque ten por seguro, que no te has suicidado, " Sabemos que te han ayudado. Gracias a Diós.

Sí a la Eutanasia en algunos casos, como el de Chantal, o él español de Mar adentro... todos tenemos derecho a vivir con Dignidad.

Marivi.
Enlace permanente Comentario por Marivi. dijo 29.03.08 @ 23:27

Vicenç

Vicenç dijo

http://es.youtube.com/watch?v=O0B_UZNtEk4&feature=related

Si alguien quiere morir; sabiendo que su enfermedad es irreversible; sin sufrir como un animal herido de muerte; por que las leyes se lo impiden? sabiendo que la enfermedad es incurable, se puede dirigir a un hospital o algun facultativo en tu hogar, puede que si, que acepten ayudarte (en Madrid, no se si lo dejarían hacer), de este modo: puedes llegar al final de tus dias sin sufrir terribles dolores interminables, dejando de ser un animal herido de muerte, sigues siendo un ser humano.

en cambio, algunos, prefieren tener en sus manos, hasta la su ultima hora, instrumentos de muerte, y las leyes de sus paises se lo permiten

un médico

un médico dijo

Dejar morir es una cosa y matar, asesinar otra bien distinta.
El primer mundo es tan criminal que deja morir a muchos del segundo y del tercero, sin mover un solo dedo.
Mientras que unos cuantos privilegiados vivimos bien, muchos de nuestros hermanos de otras culturas, mueren de sed, de hambre o de aburrimiento, da igual, el caso a la postre es que mueren con nuestra bendición, con nuestra pasividad, con nuestra bendita tolerancia.
Ahora que se pretende que porque algunos tengan deseo de morir, vamos a imponer a los medicos de este país, que nos hagan el favor de que nos maten, como el que le pide a otro ser que le invite a café. ¿ DE qué estamos hablando?.
El que tenga una enfermedad que no tenga cura, lo tiene muy fácil , deja de comer y de beber y de dormir y muere, sin dar la lata, y sin pedir favores a nadie.
Existe un derecho a morir, quien puede dudarlo, lo que no existe es un derecho a pedirle a un médico que le mate. O mas sencillo el médico tiene hecho un juramento hipocratico que consiste en luchar a muerte con la enfermedad, y tratar de mitigar el dolor de los pacientes, no tiene la obligación de asesinar a sus semejantes. No creen ustedes.

Anónimo

Anónimo dijo

Judas el Viejo dijo

La opinion de la mayoria de las personas... no tiene nada que ver con la decision de un individuo sobre su unica y legitima libertad personal... respeto al dolor ajeno.

Un viejo refran... nunca envidies el dolor ajeno, es como las patrias cada cual tiene la cuya...

Nadie debe inmisnuirse en la intimidad del ser humano... los cientificos tampoco.

ufff...

Anónimo

Anónimo dijo

Creo que existe un ser supremo que es quien decide sobre el fin de nuestra vida, pero ante el sufrimiento de tu cuerpo, de tu mente, de saber que tus días estan contados irremediablemente y de la manera más brutalmente dolorosa, es razonable pensar que ya no se quiera seguir viviendo un terrible calvario de dolor tanto de cuerpo como de alma y mente, yo particularmente digo que hay que respetar la decisión de cada persona de decidir sobre su propia vida aunque esto pueda implicar ir contra la Ley de Dios... es realmente una situación dificil y por la que ningún mortal desearía pasar.

Marlene

Marlene dijo

Estoy de acuerdo, con lo que plantea la Sra.. Sébire, en el caso de ella se justifica la autanancia, ya que solo ella es la que siente el terrible dolor ly la espera de la muerte, ¿y porque alargar mas su agonia y sufrimiento? es inumano, este es un caso extremo. Y si se puede colaborar con su descanso otorgandole el permiso de autanancia, pues haganlo hombre y qaue ya descanse en paz.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Salvador García Bardón

Semántica, Sintaxis, Pragmática

Salvador GARCÍA BARDÓN, editor de este blog y promotor desde 1961-62 de la AEU (Amistad Europea Universitaria), es profesor emérito de la Universidad de Lovaina, donde ha enseñado la semántica, el español y la ingeniería lingüística; es doctor en filosofía (Louvain), doctor en lingüística (Sorbonne), especialista en lexicología, y diplomado de la Escuela de altos estudios en ciencias sociales (Paris).

Ha publicado numerosos trabajos científicos y literarios, por la mayor parte difundidos desde hace muchos años en los medios universitarios en edición electrónica, entre los cuales cabe destacar la reciente edición en PDF y en HTM de “El Quijote para citarlo”.

Esta edición electrónica, preparada al abrigo de los ideales humanistas de la AEU, representa una nueva lectura crítica de los textos cervantinos, dotada de un sistema simple, preciso y rápido de referencias textuales. Se trata de la realización concreta de la edición de los Textos originales de 1605 y 1615 del Taller cervantino del “Quijote”, a la cual se ha venido refiriendo en su blogs conmemorativos durante todo el año cervantino 2005. La mayor originalidad de este taller consiste en haber reunido en un Diccionario enciclopédico la justificación precisa de todos los detalles de su lectura crítica.

-oOo--oOo-o0o-

La Amistad Europea Universitaria (AEU) es un movimiento universalista no burocrático para la Amistad Mundial y contra la xenofobia. Puede formar parte de este movimiento toda persona que vive su condición de universitario o de profesional universalista como un compromiso ético y deontológico activo de su persona y de su profesión con los valores universales de la humanidad. El carácter no burocrático de la AEU implica desde su creación la gratuidad total y la libertad absoluta de sus miembros para proceder en conciencia en sus compromisos en favor del universalismo humanitario.

ver perfil »

Tags

Fans

  • yjonen
  • esperanzajz
  • patricio simó gisbert

Ídolos

  • Alberto Zambade Entrenador Personal
  • pasharati
  • mari
  • Antonio Rodríguez Rubio
  • Carlos Pareja

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):