14 May 2012

San Isidro en Madrid

Escrito por: fernandoar el 14 May 2012 - URL Permanente

Según los relatos de los cronistas árabes medievales, Mayrit o Magerit fueron los primeros nombres con los que se conoció a la entonces ciudad de segundo orden que por diferentes azares nunca del todo satisfactoriamente explicados llegaría a ser siglos más tarde capital del futuro estado español y, durante cierto periodo de tiempo, centro simbólico del planeta en la representación teatral del juego del poder. Incluso del universo entero, como se manifestaba ritualmente en las procesiones ceremoniales de entrada del sequito real en la urbe tras la coronación de un monarca en época barroca.

san <b>isidro</b> madrid

La raíz etimológica de esos primeros nombres sin embargo hacía referencia no al mundo celeste sino al subsuelo, pues ambos parecen derivar de mayrat, el término con el que se designaba un viaje o conducción de aguas, en alusión a la riqueza de los recursos hídricos de la ciudad y sus abundantes aguas subterráneas, responsable por ejemplo de la existencia de un abastecimiento suficiente dentro de la muralla que hacía posible la resistencia ante los asedios. De hecho, Madrid nunca fue conquistada por los cristianos sino entregada a estos tras la caída en 1085 de Toledo, a cuya suerte estaba ligada por lazos de dependencia. Para los que entienden las ciudades como organismos vivos en cuyo carácter la infancia deja una impronta tal vez decisiva acaso no sea arduo percibir una continuidad de ese mismo carácter resistente en diferentes momentos de la historia madrileña.

La tradición religiosa local no es ajena a la abundante presencia de pozos en Madrid a lo largo de su historia producto de la necesidad de buscar el agua debajo del suelo, en las profundidades de la tierra. En concreto, la figura de San Isidro, patrón católico de la ciudad, quien según algunos relatos acerca de su vida habría sido zahorí antes de labrador y en condición de tal abierto numerosos pozos, refleja las propiedades milagrosas vinculadas a la creación, la fertilidad y la resurrección que se atribuían a los pozos en conexión con las bondades del agua y las situaciones de necesidad extrema que se dan cuando esta escasea. Dentro del mismo patrón arquetípico, el santo católico habría además salvado milagrosamente a su hijo de morir ahogado en un pozo.

El 15 de mayo, coincidiendo con el renacimiento asociado a las virtudes del agua y la eclosión de la primavera, se conmemora la supuesta fecha de su muerte, para lo cual toda la ciudad se pone de fiesta durante una semana. Aunque el Ayuntamiento de Madrid (http://www.madrid.es/portales/munimadrid/es/Inicio?vgnextfmt=default&vgnextchannel=1ccd566813946010VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD) aún no ha proporcionado un programa de las actividades de este año, el corazón de las mismas sigue siendo la tradicional visita a la ermita del Santo para beber agua del manantial de San Isidro y el masivo cocido al aire libre en la Pradera de San Isidro.

Paul Oilzum Only-apartments AuthorPaul Oilzum

Miles de personas acuden, muchas de ellas vestidas con los trajes tradicionales madrileños, a celebrar un rito gozoso de celebración de la vida tan antiguo como el tiempo de los humanos. Tal vez no desee perdérselo si alquila alojamiento en Madrid por esas fechas.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario