Hay 1 artículo con el tag abuela en el blog CABILDEOS DE UNA MUJER CASADA. Otros artículos en Comunidad El Pais clasificados con abuela

07 Sep 2008

SOLOS, SOLITARIOS Y SOLEDADES - Parte IV "Abuela Coca"

Escrito por: cabildeos el 07 Sep 2008 - URL Permanente

Abuela Coca es bisabuela, pronto a cumplir 81 años, vive sola en una casa que hoy, a los ojos de los demás “casi” resulta vacía. El “casi” por que en esa casa viven los recuerdos de 40 años de criar sus cuatro hijos sola y hoy llena con el presente de 11 nietos y 1 bisnieta.

Le cuesta caminar, pero de mente rápida y reacciones ligeras todavía toma todas las decisiones en su casa, que hijos, nuera, yernos, nietos y bisnietos acatan.

Su rostro serio, mirada fuerte, no intimida, y su casa es un “entrar y salir” de adolescentes y jóvenes que buscan refugio ante la pelea con los padres; “protección y amparo” ante las injusticias de los adultos; un consejo cómplice de la “abu”; el dinerillo para el boliche o ese “faltante” para la compra; o simplemente el “dormir” tranquilo después de “una noche agitada”.

Nunca se levanta antes de las 11 de la mañana – en especial en invierno por que “soy una señora grande y enferma que necesita descansar” es la frase como escusa, se acuesta tarde por que “es de mirar películas” hasta la madrugada y, aunque no atiende el teléfono - “por que no tengo ganas” - éste suele estar ocupado por largas horas de tertulias con hermanas, parientes y en especial las nietas.

Gusta de las bromas, aquellas “pícaras y transgresoras” como ella las denomina, sin que el respeto se rompa, y, aún cuando se obliga, no entiende ni de computadoras ni móviles, pero posee y se empeña en usar “por que es necesario modernizarse y mantener comunicación con la generación actual”

Tiene siempre una comida hecha, la heladera llena y hasta una botella de champaña lista por que siempre “hay algo para festejar”; el comensal invariablemente es bien atendido: raciones generosas, postre, café y, hasta eso especial guardado que reluce dependiendo si se es nieta/o, hija/o, nuera/ yerno. Y en ese orden, por que promueve las cuestiones de género. Eso si, ya no cocina (salvo en ocaciones especiales) ni va al super, aunque le cuesta pronunciarlos, aprendió rápido los beneficios de los delivery y los Fast food.

Cultiva especialmente las relaciones con sus nietas/nietos – todos adolescentes o jóvenes -, al menos dos o tres la “vueltean” diariamente, por lo que siempre está en charlas “cómplices” que la ponen al tanto de cuitas, de novios y de novias.

Esta sola, y así quiere seguir estando, se resiste ir a vivir “con otros” y no es por dejar la casa, no, si hasta plantea su cambio por un departamento en una zona donde “haya más jóvenes, mas vida, más ruido” y le permita seguir “cultivando su espíritu”.

Cuando se refiere a su historia, reconoce que no le ha sido fácil remontar la situación de verse repentinamente abandonada una tarde por su marido, que subiendo al automóvil inició un viaje que ella entendía era sin regreso.

Reconoce también, que aunque difícil, era la opción como mal menor ante las desavenencias y las continuas discusiones y disputas que diariamente se sucedían.

Con voz mas pausada, habla sobre como tuvo que aprender y aprehender: el estar sola y de soledades y como, el ver crecer sus hijos; de cómo conformaron una familia; el disfrutar de logros o compartir fracasos y penurias; ayudó a comprender el estar sola y no sentir la soledad.

Muestra “su costado flaco” cuando habla de relaciones de pareja; sus palabras y sus gestos lo reconocen: cuenta que tuvo un solo hombre en su vida (al menos eso afirma) su ex-marido, que no resulto una buena relación, que no pudo ser y apela a como dicen los chicos ahora: “fue”. Creo que la nostalgia la invade, pero muestra dureza y sus ojos no pierden el brillo y no se humedecen al recordar.

Vive sola, no sufre de soledad, eso si, con días tan cortos para vivir todo lo que vive durante la semana, agradece poder “aburrirse” los domingos que aprovecha para “joder” a sus hijos, por que sus nietos se duerman todo” ese día.

Pone la pava a calentar y mientras prepara té y saca una bandeja de masas “de esas con crema” comienza a indagarme sobre la relación con mi marido y mis hijos. No pude con su genio, le encantan las novelas, sobre todo las de la vida real.

El diálogo es ameno, no denota soledad, por el contario, 80 años de historia y 11 nietos dan temas para la conversación. Aclara, y aclara con énfasis, que hoy es abuela y bisabuela y que su rol es ese: ABUELA (lo dice con mucho orgullo) y por lo tanto está en la etapa de “malcriar” nietos y bisnietos y que hace todas esas cosas que como madre le hubiera gustado hacer, pero que el rol no le permitía.

Me dispongo a irme con una alegría a cuestas, una sonrisa de haber pasado un buen momento y esa extraña sensación que sentimos cuando dejamos a una persona sola. La sensación se escapa, acaba de entrar su nieta menor “pone la pava abu, tomemos unos mates”.

No, allí la soledad no convive con una persona sola. Los adolescentes/jóvenes ocupan su lugar.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de cabildeos

CABILDEOS DE UNA MUJER CASADA

ver perfil

Amigos

  • f-menorca
  • Sebastían Martin Recio
  • Daniel Yáñez González-Irún
  • bandama4

Fans

  • Juanmaromo
  • WWW.CASA DE ARTE .COM
  • Pedro Negrín Fernández

Ídolos

  • frasier
  • rjcano
  • blog-ayuda
  • miabuelapepa
  • Clotilde
  • Gloria

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):