Bouchard reveló que la célula de análisis se instaló en la sede de la OTAN en Nápoles. Su misión era estudiar y entender lo que estaba ocurriendo sobre el terreno, es decir, tanto los movimientos del ejército libio y las de los “rebeldes”.

“La información proviene de muchas fuentes, incluyendo los medios de comunicación que estaban en el suelo y nos dieron mucha información acerca de las intenciones y dónde estaban las fuerzas de tierra“, señaló Bouchard.

Esta es la primera vez que un funcionario de la OTAN admite que parte de los periodistas extranjeros en Libia eran colaboradores.

Poco antes de la caída de Trípoli, informacion desglosada por la periodista Thierry Meyssan había causado un escándalo diciendo que la mayoría de los periodistas occidentales se alojaban en el hotel Rixos eran agentes de la OTAN. Meyssan designó en particular equipos de AP, BBC, CNN y Fox.

En otro momento, Bouchard defendió en una rueda de prensa por videoconferencia ante periodistas en Bruselas los ataques de los aviones de la OTAN contra un convoy militar en Sirte en el que se encontraba el ex líder Muamar al Gadafi.

“A día de hoy todos los territorios de Libia están bajo control del Consejo Nacional de Transición. El peligro de ataques organizados de restos del régimen de Gadafi ha pasado”, dijo desde su cuartel en Nápoles. “Desde nuestro punto de vista los objetivos dados han sido logrados”.

Fuentes: wwwformy /La Radio del Sur / DPA