13 Mar 2011

Querer, desear, necesitar

Escrito por: Javier Úbeda el 13 Mar 2011 - URL Permanente

Construir personas consiste, entre otras cosas, en entender la diferencia entre lo que quieren, lo que desean, y lo que necesitan. Entenderlo nos permite alimentar sus deseos aunque se posterguen, ofrecerles y ayudarles a encontrar lo que necesitan, y reflexionar juntos sobre lo que quieren, la necesidad de lo que quieren, y lo que pueden hacer con lo que quieren.

No entenderlo, es la forma más rápida de desesperar a quien educa y desorientar por completo a quien es educado. Cuando un niño NECESITA asegurarse de un vínculo, DESEA por ello que nos acerquemos a él, y pone todo eso en un QUERER no vestirse, no hacer una tarea, no comer un alimento, porque no tiene otra forma de expresar ese DESEO y esa NECESIDAD, debemos hacer una lectura correcta de toda esa secuencia, porque si no lo hacemos, nos perdemos y le perdemos. Cuando esto ocurre, nuestra tarea consiste en traducir lo que pasa, y devolvérselo de una forma que pueda entender. Hacerle saber que sabemos. Que entendemos Su NECESIDAD y su DESEO, y que hemos entendido el mensaje que encierra lo que "QUIERE".
Cuando no lo hacemos, y detenemos nuestra vista en lo que "QUIERE", sin alzarla hasta el horizonte del deseo y la necesidad, estamos iniciando un camino que puede llevar al niño al despotismo, y convertirlo en una persona débil incapaz de afrontar la menor frustración. Permitir que no se ponga esa prenda, no haga esa tarea, o no pruebe ese alimento, sin que ello forme parte al menos de una negociación razonable con la vista puesta en sus DESEOS y sus NECESIDADES, someternos al imperio de su "QUERER", argumentándolo en un letal "es que el niño quería" no sólo no satisface sus deseos y sus necesidades, sino que le aleja de forma inexorable de la posibilidad de alcanzarlos en el futuro.
El mundo no es lo que el niño QUIERE. Y cada niño puede construir un pequeño mundo a su medida en el que pueda perseguir, acariciar, y en la medida de lo posible alcanzar sus DESEOS, en la medida en que haya aprendido a ocuparse de una forma responsable y autónoma de sus NECESIDADES.
Ante lo que QUIERE hacer un niño, debemos preguntarnos siempre qué TIENE QUE HACER para construir ese pequeño mundo suyo. Y al responderlo, poner delante del niño esa respuesta. Pensar con él. Avanzar con él. La resistencia de hoy será la fortaleza de mañana.
Si un niño se pone a llorar porque no tiene lo que quiere, no pasa nada. Llorar en un niño es una forma de lenguaje, un modo más de expresar lo que no puede expresar de otro modo. Dejemos que llore. Dejemos que pataleé, o que desate su rabia. Un niño en esencia es un ser inteligente. Cuando comprenda que es inútil dejará de hacerlo. Es así de sencillo. No importa cuánto tiempo tarde. Debemos comprender que es un proceso necesario y esperar. Cuando la urgencia nos puede, retrocedemos y alejamos al niño del camino adecuado. Debemos hacer lo posible por alejarnos de la desesperación -que no es más que nuestra incapacidad de mirar con serenidad hacia el deseo y la necesidad- que nos lleva a ceder, a llegar incluso a rituales extravagantes e incomprensibles con tal de que el niño ceda en su rabieta. Llorar no es estar en llamas. Llorar es sano. Es la forma que el niño tiene de de expresar su frustración y descargar la tensión que le produce no tener lo que QUIERE. Llorar es su derecho. Y nuestra obligación, más allá del llanto y del QUERER, es despejar el camino hacia la construcción de un mundo que permita al niño ilusionarse desde el DESEO y alcanzar el bienestar a partir de la satisfacción de su NECESIDAD.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

El Barón Rojo

El Barón Rojo dijo

Gran artículo Javier, me ha encantado.

Javier Úbeda dijo

Muchas gracias crack!

Jo

Jo dijo

A mi no '_'

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Javier Úbeda

Construyendo Personas

No sé si soy un psicólogo que escribe, un poeta que educa, o un educador que leé. Siempre he creído que detrás de cada niño que sufre, hay una PERSONA en potencia.
Parafraseando a Miguel Angel: "esa persona está ahí dentro, sólo hay que quitarle lo que sobra"

ver perfil »

"Todavía sigue olvidado el arte de formar a los hombres, que es la primera de todas las utilidades". Rousseau

"Debes desconfiar de las teorías y tener un solo objetivo: curar; aunque a veces no comprendas cómo lo consigues". Christian Jacq

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Últimos Comentarios

Twitter: @jubeda

    Amigos

    Fans

    Ídolos