11 Abr 2010

La procesión del Nazareno

Escrito por: Antonio Jiménez Lara el 11 Abr 2010 - URL Permanente

Como todos los años, esta Semana Santa he pasado unos días en Cazorla. Madrugué para ir a la procesión del Nazareno, que recorre en la mañana de viernes santo las calles del pueblo, escoltado por penitentes de morado, una banda de cornetas y tambores, la banda de música y la feligresía de a pie.

Espero que os gusten las fotos.

La cesta del incienso

La cesta del incienso

Conversación

Conversación

La banda de cornetas y tambores baja por la Calle de Amo

La banda de cornetas y tambores baja por la Calle de Amo

Un solo de corneta de llave

Un solo de corneta de llave

El Nazareno

El Nazareno

Descanso

Descanso

Chupete

Chupete

Levantá

Levantá

Reflejos

Reflejos

Bombardino

Bombardino

Flauta

Flauta

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

11 Oct 2009

Lima

Escrito por: Antonio Jiménez Lara el 11 Oct 2009 - URL Permanente

Un viaje de trabajo me ha dado la ocasión de pasear unas horas por el centro histórico de Lima. Era sábado por la mañana y la había poca gente por la zona, por lo que he podido disfrutar tranquilamente de las viejas casonas y los artísticos balcones que han motivado la declaración de este conjunto como Patrimonio Cultural de la Humanidad. En las calles comerciales, como el Jirón de la Unión, había bastante más actividad. Estas son algunas de las fotos que he tomado durante mi paseo.

Uno de los balcones de la parroquia del Sagrario, situada junto a la catedral

Otras perspectiva del mismo balcón, con la catedral al fondo

Balcones novecentistas en una casa del Jirón de la Unión



Maniquíes en un comercio del Jirón de la Unión

"Escarabajo" rojo sobre fondo rojo (Fachada lateral del Convento de Santo Domingo, en el Jirón Conde de Superunda)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20 Jun 2008

Aldabas de Cartagena

Escrito por: Antonio Jiménez Lara el 20 Jun 2008 - URL Permanente

Según el Diccionario de la Lengua Española, la palabra aldaba (en su primera acepción, "pieza de hierro o bronce que se pone a las puertas para llamar golpeando con ella", deriva del término árabe hispánico addabba, y este a su vez del árabe clásico dabbah, literalmente, 'lagarta', por su forma, en origen semejante a la de este reptil.

En Cartagena de Indias, los reptiles (más específicamente, las iguanas) juegan un papel importante en la reinterpretación caribeña de la aldaba. Junto a las clásicas cabezas de león, quimeras o grifos, la iguana es un motivo recurrente en las puertas del casco antiguo de Cartagena.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

18 Nov 2007

Misiones de la Chiquitanía

Escrito por: Antonio Jiménez Lara el 18 Nov 2007 - URL Permanente

Hace unos días visité San Javier y Concepción, dos de las misiones jesuíticas de la Chiquitanía boliviana, situadas a unos trescientos kilómetros al nordeste de Santa Cruz de la Sierra, que han sido declaradas patrimonio de la humanidad. Las misiones, joyas del barroco colonial, levantadas a mitad del siglo XVIII por los chiquitanos bajo la dirección del padre Martin Schmidt, fueron reconstruidas con mimo en el último cuarto del siglo XX por Hans Roth, un arquitecto alemán que contó con el apoyo del obispo de Ñuflo de Chaves, Mons. Antonio Eduardo Bösl, y de un nutrido grupo de voluntarios.

Además de las de San Javier y Concepción, hay otras misiones de la zona que también tienen la declaración de patrimonio de la humanidad (San Miguel, San Rafael, San José y Santa Ana). La de San Ignacio no logró este reconocimiento, debido a que la iglesia original había sido derribada en 1948, por amenazar ruina, y la actualmente existente es una réplica. En la Chiquitanía abunda la madera, que es lo que se utilizó fundamentalmente para la construcción (excepto la misión de San José, que es de piedra).

Estas son algunas de las fotos de ese viaje.

Fachada de la Igesia de San Javier
Fachada de la Iglesia de San Javier

Interior de la Iglesia de San Javier
Interior de la Iglesia de San Javier

Fachada de la Iglesia de ConcepciónFlachada de la Iglesia de Concepción

Retablo de la Iglesia de Concepción
Retablo de la Iglesia de Concepción

Torre y fachada de la Iglesia de Concepción
Torre y fachada de la Iglesia de Concepción

Una mujer ayorea vendiendo artesanías de su comunidad
Una mujer ayorea vendiendo artesanías de su comunidad

Niño ayoreo
Niño ayoreo

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

13 Jul 2007

Paseo por el parque

Escrito por: Antonio Jiménez Lara el 13 Jul 2007 - URL Permanente

Ayer estuve estrenando mi nueva cámara, con un paseo vespertino por el Parque de Roma. Aunque la luz era ya algo escasa, pude fotografiar algunas flores, todavía hermosas gracias a la benignidad de este verano, que parece empeñado en desmentir las alarmas sobre el calentamiento global.
En el Parque de Roma hay un jardin de plantas aromáticas y táctiles, bastante abandonado, donde todavía quedan ejemplares de hierbabuena, espliego y otras plantas cuyo nombre desconozco. ¿Se animará algún día el Ayuntamiento a rehabilitarlo?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08 Jul 2007

Apócrifos

Escrito por: Antonio Jiménez Lara el 08 Jul 2007 - URL Permanente

Mi amigo Agustín me envío hace unos días el poema "¿Quén Muere?", posteado profusamente en blogs y páginas personales de Internet y atribuido a Pablo Neruda, avisándome de las dudas razonables que existen sobre esa pretendida autoría. El texto en cuestión es el siguiente:

Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce. Muere lentamente quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente quien evita una pasión, quien prefiere el negro sobre el blanco y los puntos sobre las “íes” a un remolino de emociones, justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente quién deja escapar un posible amor, con tal de no hacer el esfuerzo de hacer que éste crezca.

Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en si mismo.

Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar.
Muere lentamente, quien pasa los días quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante.

Muere lentamente, quien abandonando un proyecto antes de empezarlo, el que no pregunta acerca de un asunto que desconoce o no responde cuando le indagan sobre algo que sabe.

Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho de respirar. Solamente la ardiente paciencia hará que conquistemos una espléndida felicidad.

Una búsqueda en Google con las tres primeras palabras del poema y el apellido del Nobel chileno proporciona más de 16.000 referencias. Sin embargo, no he podido encontrar ninguna en la que se diga en qué libro fue publicado, ni localizar el poema en las antologías que he consultado. Aunque hay elementos inequívocamente nerudianos en el texto, como la invocación a la "ardiente paciencia", que parafrasea una cita de Rimbaud con la que Neruda cerró el discurso que pronunció en Estocolmo al recoger el premio Nobel, algunos otros pasajes del poema, como la referencia a las marcas o a la televisión, parecen extraños al universo poético del pretendido autor.

Algún internauta, embarcado en una búsqueda similar a la mía, planteó la custión de la autoría a la Fundación Pablo Neruda, recibiendo una respuesta lacónica e inequívoca:

Ese poema NO es de Pablo Neruda.
Gracias por preguntar.

Si, como parece desprenderse de esta respuesta, el texto es apócrifo, ¿cual es la razón de que tantas personas hayan dado por buena su atribución a Neruda?. Sencillamente, la facilidad que proporciona Internet como medio para la propagación de "leyendas urbanas".

Actualización (enero 2008): El senador Mastella despide a Prodi leyendo unos versos de "Muere Lentamente", que atribuye a Neruda

El senador democrata cristiano italiano Clemente Mastella, que con su dimisión tras una acusación de corrupción ha precipitado la caida del gobierno de Romano Prodi, justificó su voto en contra, en la sesión del Senado que negó la confianza a Prodi el día 24 de enero de 2008 leyendo los primeros versos del poema "Muere lentamente", que atribuyó a Neruda. Numerosos medios italianos han señalado la falsedad de la atribución. Por su parte, la prensa brasileña ha contestado enseguida afirmando que el poema en cuestión es de Martha Medeiros, una escritora nacida en Porto Alegre en 1961. (La autoría de Medeiros ha sido señalada por Paolo en un comentario a este post). La popularidad de Medeiros en Internet como autora de "Muere lentamente" es, en cualquier caso, muy inferior a la de Neruda: una búsqueda en Google con su nombre y las dos primeras palabras del poema, en portugués, devuelve sólo 517 referencias.

Las falsas atribuciones, frecuentes en Internet

Hay algunos otros casos similares de atribuciones falsas, centrados también en reflexiones sobre la forma más adecuada de vivir la vida. Uno de ellos es el poema "Instantes", pretendidamente de Borges, con el que dicen que Alfonso Guerra felicitó la navidad a sus amigos a principios de los años 90. De eso no tengo constancia, pero sí sé de otro político socialista, bastante menos conocido, que lo utilizó para el mismo fin algún tiempo después. La autoría de Borges fue desmentida por María Kodama, que a su vez atribuyó el poema a Nadine Stair, aunque otras versiones hablan de la existencia de un texto similar “If I had My Life to Live over”, firmado por el caricaturista americano Don Herold, en la revista Reader’s Digest de octubre de 1953. La versión "borgiana" que ha circulado por Internet es la siguiente:

Si pudiera vivir nuevamente mi vida
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto… me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido;
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares a donde nunca he ido;
comería más helados y menos habas;
tendría más problemas reales y menos imaginarios.
Yo fui de esas personas que vivió sensata y prolíficamente
cada momento de su vida.
Claro que tuve momentos de alegría, pero si pudiera volver atrás
trataría de tener solamente buenos momentos.
Por si no saben, de eso esta hecha vida, sólo de momentos;
no te pierdas el ahora.
Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas.
Si pudiera volver a vivir, comenzaría a andar descalzo a
principios de primavera y seguiría así hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres
y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante.
Pero ya ven, tengo 85 años y sé que me estoy muriendo…

También García Márquez, en este caso en vida, ha sido objeto de una atribución parecida. En este caso el poema se titula "La Marioneta", y la versión en circulación decía que Gabo lo había escrito para despedirse de sus amigos tras saber que estaba aquejado por un cáncer. Después se ha sabido que su autor real es el ventrílocuo mexicano Johnny Welch, que lo puso en boca de su muñeco Don Mofles. Aunque la reacción inicial de Gabo al conocer que se le atribuía el poema fue bastante poco compasiva ("Lo que me puede matar es que alguien crea que escribí una cosa tan cursi. Esto es lo único que me preocupa"), en junio del año 2001 Johnny Welch recibió en su casa la visita de Gabriel Garcia Márquez, con quien conversó acerca del poema que los había unido.

Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso pero, en definitiva pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.
Dormiría poco y soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.

Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen, escucharía mientras los demás hablan, y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate...

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando al descubierto no solamente mi cuerpo sino mi alma.

Dios mío, si yo tuviera un corazón... Escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que ofrecería a la luna.

Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos...

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida... No dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer de que ella es mi favorita y viviría enamorado del amor.

A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.

A un niño le daría alas, pero dejaría que el solo aprendiese a volar. A los viejos, a mis viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido.

Tantas cosas les he aprendido a ustedes los hombres... He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.

He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su puño por vez primera el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre.

He aprendido que un hombre únicamente tiene derecho de mirar a otro hombre hacia abajo, cuando ha de ayudarlo a levantarse.

Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero finalmente de mucho no habrán de servir porque cuando me guarden dentro de esta maleta, infelizmente me estaré muriendo...

Sobre estos y otros apócrifos hay algunos artículos interesantes. Recomiendo leer el de Iván Almeida en Rompecadenas y el de Roberto Arancibia en el Mundo sigue ahí.

Para terminar, transcribo otro poema de contenido similar, colgado por Hernán Casciari en su blog Orsai. En este caso se trata del inicio de lo que podría ser, blogueros mediante, otra leyenda urbana. En palabras de Hernán: "No es joda: mándenlo a todo el mundo, diciendo que es de Sábato. Se trata de un experimento sociológico muy serio":

SI PUDIERA
por Ernesto Sábato

Si pudiera empezar todo de nuevo
comería muy pocos carbohidratos,
por ejemplo salame y flan de huevo.
Me cambiaría el nombre por 'Batato'
y correría riesgos tan salvajes
como dejarme arañar por un gato.
Si pudiera volver atrás el viaje
iría en tren desde Estación Pompeya
hasta Santos Lugares (sin pasaje)
con un disfraz de la Rubia Mireya.
Pero ya ven, tengo 87 años
y uso anteojos con culo de botella.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

30 Jun 2007

La Gota Fría

Escrito por: Antonio Jiménez Lara el 30 Jun 2007 - URL Permanente

Una chiva, el popular medio de transporte del Caribe colombianoLa rumba en chiva es uno de los atractivos turísticos de Cartagena de Indias. Consiste en dar un paseo en chiva por los lugares más representativos de la ciudad, con un conjunto vallenato tocando a todo meter dentro de la chiva, todo ello bien regado con ron, coca cola y hielo.

Una de las composiciones más solicitadas por el alegre y parrandero público (turistas nacionales y extranjeros, algún que otro matrimonio en luna de miel y alumnos del Centro de Formación de la AECI) es "La gota fría", un vallenato compuesto en 1038 por Emiliano Zuleta para ridiculizar a Lorenzo Morales, después de que este abandonara, alegando una indisposición, el duelo musical que ambos habían entablado en Urumita para dirimir quién tocaba mejor el acordeón.

Los duelos de acordeonistas constituyen una de las más genuinas atracciones del folclore de Valledupar. Aunque ninguno como el que sostuvo Francisco Antonio Moscote Guerra con el diablo, tras el cual, y en conmemoración de su victoria, recibió el nombre de "Francisco el Hombre".

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

El barbudo guardián

Escrito por: Antonio Jiménez Lara el 30 Jun 2007 - URL Permanente

Una aldaba en Cartagena de Indias, representando la cabeza de un gigante barbudoUno de los muchos encantos que tiene pasear por las calles de Cartagena de Indias es que uno puede ir descubriendo modelos de aldabones cada vez más insospechados en las gastadas puertas pintadas de almagre de las viejas casonas coloniales.

Muchas de las aldabas de Cartagena son zoomorfas (cabezas de leones, caimanes, iguanas, serpientes aladas y hasta sirenas). Pero el repertorio no acaba ahí. Una de las más originales es ésta, que representa a un gigante barbudo, al que los bucles de cabello que se proyectan hacia los lados de la frente dan un fiero aspecto de minotauro.

Para llamar, hay que levantarle las barbas al gigante guardián. ¿Alguien se atreve a meterle la mano en la boca?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Corotos

Escrito por: Antonio Jiménez Lara el 30 Jun 2007 - URL Permanente

Releyendo Cien Años de Soledad, en la nueva edición conmemorativa de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española, he vuelto a encontrar la palabra "corotos", que descubrí hace ya algún tiempo, con ocasión de una breve visita a Caracas.

En la página 71, José Arcadio Buendía la usa en su conversación con el corregidor Apolinar Moscote, que había dictado su primera disposición ordenando que todas las casas de Macondo se pintaran de azul para celebrar el aniversario de la independencia nacional:

"-De modo que si usted se quiere quedar aquí, como otro ciudadano común y corriente, sea muy bienvenido -concluyó José Arcadio Buendía-. Pero si viene a implantar el desorden obligando a la gente que pinte su casa de azul, puede agarrar sus corotos y largarse por donde vino. Porque mi casa ha de ser blanca como una paloma".

El término aparece de nuevo en la página 399, esta vez en boca del narrador:

"Dos meses después, Amaranta Úrsula se fue a Bruselas. Aureliano Segundo le entregó no sólo el dinero de la rifa extraordinaria, sino el que había logrado economizar en los meses anteriores, y el muy escaso que obtuvo por la venta de la pianola, el clavicordio y otros corotos caídos en desgracia".

El Diccionario de la Real Academia Española recoge tres acepciones de la palabra "coroto", especificando que las tres tienen un uso coloquial en Colombia y Venezuela. La primera es "Objeto cualquiera que no se quiere mencionar o cuyo nombre se desconoce"; la segunda "Cacharro de cocina o de la vajilla", y la tercera "Poder político". También da razón de dos locuciones de las que forma parte la palabra: arreglar los corotos, por liar los bártulos, y cargar alguien con los corotos, que significa irse con la música a otra parte.

A propósito de los corotos, Angel Rosenblat (Estudios sobre el habla de Venezuela. Buenas y malas palabras. Monte Avila Editores. Caracas, 1984) desmonta la hermosa versión etimológica que y había dado por cierta cuando me la contaron, hace ya muchos años, en Venezuela:

Sobre el origen de coroto hay una hermosa anécdota. Se dice que Guzmán Blanco trajo de París un lienzo de Corot, el famoso paisajista. El general solía recomendar machaconamente al servicio: ¡Cuidado con el Corot!. Las criadas empezaron a burlarse del coroto del general, y la expresión se extendió a objetos más diversos.

Una variante de la anécdota atribuye dos cuadros de Corot al general José Tadeo Monagas. Al desplomarse la dictadura monaguista el pueblo saqueó la residencia presidencia y arrastró por las calles los dos Corot, particularmente apreciados por el presidente. Uno de los excontertulios, al ver la suerte infortunada de los cuadros exclamó: ¡Adiós corotos!.

La explicación es demasiado bonita para ser verdadera. Además, la palabra coroto era general ya antes de la época de Guzmán Blanco, antes de la caída de los Monagas, que fue en marzo de 1858, y seguramente antes de la existencia misma de Corot.

El testimonio más antiguo que tenemos hasta ahora es de Núñez de Cáceres, en su Memoria sobre Venezuela y Caracas, probablemente de 1851 01852. Coroto era la cosa inútil, el cacharro roto. En toda la literatura venezolana son infinitos, y las acepciones, diversas. Puede designar un objeto de nombre desconocido o que no se quiere nombrar: ¡Alcánceme ese coroto!, ¿Qué coroto es ése?. O un objeto despreciable: ¡Tire ese coroto!. Pero puede abarcar todos los objetos de una casa, incluyendo los muebles, o todas las mercancías de un establecimiento, con la estantería: ¿Fulano se marchó con todos los corotos!, ¡Estoy mudando los corotos!. ¿Fulano con sus corotos!, se oye alborozadamente en las prisiones, porque es anuncio de libertad. Coroto puede ser también asunto, negocio. Es decir, que absorbe todos los usos de la palabra cosa: ¡Tengo hablarte de un coroto!, ¡Tengo que hacer un coroto!.

Estar metido entre los corotos es estar de punta en blanco, luciendo las mejores prendas. ¡Adiós, coroto! Es expresiva exclamación de asombro. Y entregar los corotos (como entregar los papeles) es morirse: ¡Qué vida! ¡El día menos pensado uno entrega los corotos!.

¿Y de dónde viene una palabra tan afortunada si nada tiene que ver con Corot? Su origen es realmente humilde. Como el de casi todas las cosas grandes. Es sin duda una voz indígena.

En Venezuela, se utiliza otra palabra con un significado parecido: macundales. Según el Diccionario de la RAE, significa enseres. Al parecer, deriva de una marca de herramientas estadounidense que se utilizaban en las explotaciones petroleras. Las diferentes versiones explicativas de esta etimología que he podido encontrar difieren en los detalles: En unos casos se habla de herramientas agrícolas, y más en concreto de machetes, en otros del cinturón de cuero portaherramientas que se entregaba a los trabajadores petroleros, y en otros de las cajas de herramientas de las que estaban provistos los capataces norteamericanos. Tampoco existe acuerdo sobre la denominación exacta de la marca, que según las distintas versiones puede ser Mack & Dales, Mack & Dole, Mac and Dale o incluso McUndale. He de decir que mis búsquedas en Internet han resultado inexorable y sospechosamente tautológicas, pues no he encontrado más referencias de esas pretendidas marcas que las que se hacen en páginas dedicadas a explicar el origen de la voz macundales.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de Antonio Jiménez Lara

Corotos

Corotos es un término muy usado en Venezuela, extendido también por Ecuador, Colombia, Panamá, Santo Domingo y Puerto Rico, que significa trastos, trebejos, bártulos o baratijas.

ver perfil »

Amigos

  • Francisco Flecha Andrés
  • JOSÉ ÁLVAREZ ARNAL

Fans

  • atho-jazaria
  • JUSTO CANO GARCIA
  • psicogirona
  • janpuerta

Ídolos

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):