24 Ago 2012

así que pasen cinco años

Escrito por: -zaid- el 24 Ago 2012 - URL Permanente

Andaba yo un poco desconcertado en aquellos días de finales de agosto de 2007. SEDENA, la Plataforma que me había acogido (y aguantado) durante tres años, y que aún me habría de acoger (y aguantar) un par de ellos más, estaba en obras otra vez por aquel entonces, una especie de autoconstrucción/autodestrucción compulsiva que parecía estar ya anticipando su inexorable decadencia. Pues eso, que andaba yo un tanto desconcertado por aquel entonces, pocos días después de que se hubiera disputado en Madrid el Eurobasket sub18, pocos días antes de que se iniciara (también aquí) el Eurobasket absoluto... Con mucho, demasiado que contar y de repente sin ningún sitio en donde hacerlo. Más allá de SEDENA llevaba ya tiempo acariciando la idea de tener mi propio blog, plenamente sumido en mi natural indecisión para estas cosas (dónde, cuándo, cómo, por qué, de qué manera...) y en éstas que El País de alguna manera se apiadó de mí, El País que venía siendo tradicionalmente mi periódico (así en papel como digital), El País que acababa de crear una plataforma para blogs denominada La Comunidad. Pues ya está, dicho y hecho, si yo quería crear un blog cuando mejor que ahora, dónde mejor que aquí: escribí cuatro tonterías, les puse un título, pinché en publicar... Acaba de nacer esta cosa, este CORRECALLES. Era el 25 de agosto de 2007.

Es decir, cinco años llevo aquí dándoles la vara, cinco años tal día como hoy, qué mejor día que éste para que comparta con todos ustedes (si así me lo permiten) mis interioridades, las interioridades de este blog. Cinco años no es nada que decía el tango (aunque los del tango fueran veinte), pueden que no sean nada en términos de vida real pero sí son muchos, demasiados, en términos de vida virtual. Cinco años, 1.825 días (o para ser exactos 1.827, dado que ha habido dos bisiestos) en los que llevo publicados (vértigo me da sólo de pensarlo) 741 posts (o entradas, o... artículos, aunque ese término me genere siempre un pudor inmenso, aunque siga sin sentirme legitimado a llamarlos así). Es decir, una simple división (que no tengo muchas ganas de hacer, lo reconozco) supongo que nos daría que vengo a escribir un post cada dos días y medio poco más o menos. Resultado sólo parcialmente cierto (y por tanto también parcialmente falso) como todo dato estadístico que se precie, porque si son seguidores más o menos habituales de este blog habrán comprobado ya de sobra que más anárquico no puedo ser, hay semanas que escribo cuatro o cinco cosas y otras que no escribo ninguna, puedo escribir dos y hasta tres posts un día cualquiera y luego tirarme quince días sin escribir nada, soy así, qué le voy a hacer. Ahora bien, ¿por qué soy así?.

Una vez leí que un blog que se precie de serlo debería actualizarse casi a diario. Será cierto, no digo yo que no, pero no es menos cierto que un blog que se precie de serlo, sobre todo si es absolutamente amateur como es mi caso, debe reunir dos características básicas: 1) que entretenga a quien lo lea, y 2) que entretenga, aún más si cabe, a quien lo escriba. Es decir, una cosa tengo clara, esto es para disfrutarlo, para disfrutarlo usted mientras lo lee y para disfrutarlo yo mientras lo hago. Algo que se hace por amor al arte seguirá teniendo sentido mientras me lo pase bien haciéndolo, el día que deje de hacerlo por devoción y empiece a sentirlo como una obligación dejará de tener sentido. Viene todo esto a cuento de esas largas pausas, esas semanas enteras de parón que les contaba antes, periodos durante los cuales más de una vez me autoimpuse la obligación de escribir para que esto no se muriera y a la larga fue peor el remedio que la enfermedad. Primero me obligué a hacerlo y seguidamente me dije joder, pero por qué tendría yo que obligarme a hacer nada, con la de obligaciones que me llegan ya impuestas desde fuera, qué necesidad tendré de crearme también las mías propias... Lo reconozco, más de una vez en estos cinco años estuve a punto de tirar la toalla, más de una vez (y más de dos, y de tres) me dije que si tenía que escribir cuando tocara y no cuando me surgiera esto ya no merecería la pena. Crisis pasajeras que al final no pasaron a mayores y se resolvieron solas: porque me sigue encantando el baloncesto y me sigue encantando escribir, y al final sólo es cuestión de dejar pasar el tiempo suficiente para que ambos encantes acaben encontrándose de nuevo.

Y es que estas cosas nunca son fáciles, esto es como aquello que decía aquel, cuando tienes ganas no tienes dinero y cuando tienes dinero no tienes ganas. Basta que un lunes se te ocurran cuatro o cinco temas para que justo esa semana te salga todo del revés, para que no puedas escaquear ni tan siquiera un segundo en el trabajo, para que llegues luego a casa y tampoco te dejen, para que cuando llegue por fin el poco tiempo libre que te deja el día apenas te queden ya fuerzas para otra cosa que no sea ejercer de mero espectador pasivo ante el televisor o el ordenador, con un buen partido de baloncesto enfrente por lo general... O al revés también sucede, de esos días raros que de repente se te presentan un montón de horas por delante sin apenas nada que hacer y justo entonces no se te ocurre nada, no te surge ningún tema o aún peor, te surge un tema pero por más vueltas que le das no encuentras la manera de enfocarlo, no acabas de saber cómo empezar, cómo seguir, cómo acabar. Hay veces que un texto sale solo, que en apenas un rato en el transporte público o andando por la calle ya se va escribiendo por adelantado en mi cabeza y al llegar a mi destino sólo tengo que sentarme a plasmarlo, y hay otras en cambio que un texto es como un parto, que sé de quiero hablar y cómo lo quiero contar pero por más que lo intento no me salen las palabras, que acabo necesitando horas para lograr parir siquiera unas pocas frases. No recuerdo quién dijo que estas cosas no son tanto cuestión de inspiración como de transpiración, y en mi caso por desgracia suele ser la pura verdad.

Y por si no tuviera bastante conmigo mismo también está lo de la tecnología, que es aún peor. No siempre puedo escribir directamente en la caja del blog, no siempre puedo estar en Internet mientras trabajo (y que no cante, además), en demasiadas ocasiones tengo que conformarme con el habitual procesador de textos o aún peor, con un mero borrador de correo electrónico, y luego a base de copiapegas o cortapegas (o de autoenviarme el correo a mí mismo, que ya tiene delito) colocarlo aquí, lo cual en condiciones normales no debería representar ningún problema pero en mis condiciones particulares acaba representando un puto caos: no me pregunten por qué, será por incompatibilidad entre formatos o por incompatibilidad entre navegadores (que es bien sabido que los designios del señor Gates y/o del señor Jobs -q.e.p.d.- son inescrutables) o por incompatibilidad entre mis ingenuos deseos y la puta realidad, pero qué sé yo en cuántas ocasiones un texto que yo copié normal apareció aquí pegado como le dio la real gana: tipos de letra diferentes, párrafos enteros recuadrados en blanco, o en cursiva o en negrita, o en una tipografía descomunal o en otra minúscula o con unas letras de una manera y otras de otra, o con todos los párrafos apegostrados sin puntos y aparte ni retornos de separación, o con todo lo anterior a la misma vez... Créanme si les digo que en unos cuantos de estos 741 tochos que tienen ante sus ojos fue mucho más el tiempo que empleé en restituir su formato que el que empleé en escribirlos. Créanme si les digo que en alguna ocasión hube de tirar la toalla y mandarlo todo a la mierda... para volverlo a intentar otra vez a la mañana siguiente, cuando ya estuviera desactualizado todo lo escrito el día anterior. Alguna vez llegué incluso a verme obligado a reescribir un post entero de nuevo, por pura incapacidad física de arreglar el desaguisado o porque éste (el post, me refiero) se hubiera esfumado por completo sin saber muy bien por qué...

Sospecho que algo tendrán también que ver en todo ello las peculiaridades informáticas de esta Comunidad que me acoge, Comunidad que dicho sea de paso ha acabado convirtiéndose en algo parecido al coño de la Bernarda (disculpen la vulgaridad) como podrán observar a poco que pinchen en el enlace precedente: si lo hacen encontrarán un montón de entradas a medio camino entre el spam y la morralla más absoluta y que más parecen haber sido escritos por un autómata que por un humano, probablemente porque así haya sido en realidad. No todo es así, por supuesto, muchos blogueros huyeron como de la peste en cuanto vieron el cariz que tomaban los acontecimientos pero unos cuantos aún quedamos (los más indecisos, probablemente) y a algunos la susodicha Comunidad nos hace incluso la cortesía de recuadrarnos y promocionarnos en la parte superior, quizá porque seamos ya de lo poco decente que aún les queda... Así que sigo aquí, dónde voy a ir ya a estas alturas, mirando de vez en cuando (o de cuando en vez) ese contador que me habla de que llevo más de 28.000 visitas totales y más de 33.000 páginas vistas aunque sé bien que es mentira (porque ese contador empezó a funcionar bastantes meses después de que naciera este blog), o que me cuenta que hay algunos días de sesenta o setenta lectores (o más incluso) pero que también hay muchos más (sobre todo en fin de semana) que apenas entran cinco o diez... aunque ello tampoco sea siempre cierto, aunque algún día que me hayan dejado tres comentarios y haya entrado yo otras tres veces a responderlos el contador me haya colocado un cero por razones que sólo él conoce. Sí, me temo que los designios de esta Comunidad dejada en suerte por el periódico que aún la acoge (veremos por cuánto tiempo) son también inescrutables... y sin embargo aquí me tienen aún, inasequible al desaliento, esto es casi como aquello que solía decir siempre mi abuela (nunca supe muy bien por qué), dónde voy a ir que más valga. Pues eso.

Y así que pasen cinco años, quién me lo iba a decir. Era cuarentón en 2007, soy ya cincuentón en 2012; tenía un niño en 2007, tengo ya un adolescente (en toda la extensión de la palabra, me temo) en 2012; tenía aún ilusiones en 2007, sigo teniéndolas en 2012 contra todo pronóstico aunque sé bien que no debería, menos aún en estos tiempos que corren. Hemos vivido juntos tres Eurobasket, dos Juegos Olímpicos, un Mundial y por supuesto cinco ediciones de ACB, LEB, NBA, NCAA, Euroliga. Y las que aún habrán de venir, espero. Lo confieso, si me paro a pensarlo me produce cierto pudor mantener esto vivo cuando la norma parece ser que cualquier cosa en Internet esté ya vieja o al menos pasada de moda a los dos meses. Pero qué quieren, esto (el baloncesto, escribir) me sigue gustando y por eso sigo haciéndolo, es lo que antes les decía, el día que la devoción deje paso a la obligación, el día que el placer ceda ante la necesidad, ese día plegaré y les diré adiós muy buenas, afortunadamente ese día aún no ha llegado (aunque ha andado cerca), espero que tarde todavía. Quién sabe, puede que en apenas unos meses este CORRECALLES sea historia o puede que el 25 de agosto de 2017 nos encontremos aquí de nuevo cumpliendo nada menos que diez años. Ojalá, aunque sólo de pensarlo me da más vértigo todavía...

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

7 comentarios · Escribe aquí tu comentario

davidzaz

davidzaz dijo

Cinco años ya... cómo pasa el tiempo... a seguir otros cinco más... o hasta que quieras, ya sabes que mientras seguiremos estando aquí para leerte y comentar.

-zaid- dijo

O hasta que pueda, hasta que el cuerpo (y la mente) aguante(n)... Muchas gracias David, un fuerte abrazo.

MikelC.

MikelC. dijo

ZORINAK Zaid. Yo no te leo desde hace tanto como el 2007, pero sigue adelante que se agradece tener buena lectura de basket en al red.

Julio

Julio dijo

Felicidades Zaid. Te aseguro que somos muchos los que te leemos desde los tiempos de SEDENA.

-zaid- dijo

Mil gracias, Mikel y Julio (cuánto tiempo...) Un gusto teneros como lectores, de verdad.

Pelli

Pelli dijo

Enhorabuena, zaid, me siento afortunado por haberte seguido en estos cinco años, leer cada uno de esos 741 post e incluso haber podido comentar (al principio con mucha vergüenza) en muchos de ellos. Entro muchas veces para ver si has escrito algo nuevo, igual que en los tiempos de SEDENA, esperaba que por fin apareciese la Z saltarina.

He leído con temor este post, que al principio me sonaba a despedida y me alegro que de momento no sea así. Ya tuve un primer temor cuando apareció correcalles versión twiter y pensé que poco a poco, irías sustituyendo estos escritos por pensamientos "cortos" y yo de momento soi reacio a apuntarme a esta "red".

Que este blog sea por mucho tiempo. Siempre que tengas ganas de escribir, tendremos ganas de leerte y son muchas las horas (de insufrible oficina), que has hecho más llevaderas.

-zaid- dijo

Joder Pelli, casi me has emocionado... Debería guardar tu comentario, enmarcarlo y recuperarlo cada vez que me sobrevenga uno de esos momentos de bajón. Mil gracias, de verdad.

Y no temas por túiter. Túiter me encanta (reconozco que me he aficionado mucho más de lo que pensé que lo haría; y eso que yo también fui "tuitero tardío"), tiene el don de la inmediatez y además me permite promocionar (a mi manera) el blog. Es un complemento, ideal para pensamientos cortos y ocurrencias puntuales, pero que de ninguna manera puede remplazar el placer de escribir "más largo", que es lo que más me gusta.

Un fuerte abrazo.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de -zaid-

CORRECALLES

Si crees que el baloncesto es el deporte más maravilloso jamás inventado; si piensas que este juego es precisamente eso, un juego, una razón para disfrutar, nunca para sufrir; si te importa lo que sucede en la cancha pero también (a veces) lo que sucede a su alrededor; si amas este juego, si lo amas incluso más que a tu propio equipo; si te gusta que te lo cuenten de otra manera; si muy pocas cosas te hacen sentir más feliz que un buen partido; si el baloncesto es, en cierto modo, tu forma de vida, entonces éste debería ser tu blog... o quizás no, pero gracias, en cualquier caso, por dejarme intentarlo.

ver perfil »

Twitter

    Suscríbete

    Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

    Fans

    • A.R. (Tucho) Novoa
    • JOAQUIM PANEQUE FIGUEROLA
    • Daniel RR
    • psicogirona
    • Senyor Romero
    • Agueda Conesa Alcaraz
    • Peterson Correa Pimentel vidaloca
    • static-relax
    • alexalegregonzalez
    • ester muñoz
    • sce
    • graffiteros
    • destacado
    • Francisco P. Aguado

    Amigos

    • izquierdo-margarita
    • dumara2004
    • Jose Alberto
    • PAT
    • Miguel Guinea
    • Andrea