06 Ago 2012

una cuestión de ética

Escrito por: -zaid- el 06 Ago 2012 - URL Permanente

Cuentan que hace ya unos cuantos años, tras acabar una Final ACB particularmente igualada, el entrenador del equipo que la había perdido le soltó al que la había ganado que te felicito por tu victoria pero no por tu ética, a lo que éste sin cortarse un pelo le respondió que tú no eres precisamente el más indicado para hablar de ética, ya saben, esas cositas entrañables que acostumban a suceder entre nuestros eternos rivales cada dos por tres. Curiosamente andando el tiempo ambos dos técnicos llegaron a ser seleccionadores, el uno durante un corto periodo de tiempo, el otro creo que todavía sigue siéndolo presuntamente a día de hoy. Lo cual me reconforta, es decir, me congratula que nuestro actual seleccionador tuviera tan claro entonces (espero que aún siga teniéndolo) ese extraño concepto tan en desuso en estos tiempos que corren, la ética. Sí, no me ponga esa cara, para mí la ética sigue siendo lo más importante que pueda haber en el deporte y hasta en la vida (que casi viene a ser lo mismo), probablemente no me habría llevado tantas hostias (virtuales) como me he llevado a lo largo de mi existencia si no lo fuera. Antepongo la ética al resultado, seré muy raro pero a estas alturas ya no sabría ser de ninguna otra manera, qué le vamos a hacer.

Y soy tan raro que me gustaría que mis convecinos, compatriotas y congéneres en general fueran de mi misma opinión, y me descorazona someramente comprobar que una vez puestos en semejante tesitura hay una significativa mayoría que escoge sin dudarlo el camino contrario. No lo digo yo, lo dice el Marca, nada menos que el Marca, que ayer tuvo la ocurrencia de preguntarle a sus lectores qué preferían, si salir a ganar o si salir a dejarse ganar contra Brasil. Que dicho sea de paso también tiene delito plantear una encuesta en semejantes términos, que es como si ahora otro medio planteara puestos a escoger usted qué preferiría, ganarse la vida trabajando honradamente o ganársela mediante la estafa el trapicheo y la corrupción, por ejemplo. Bueno, pues el ciudadano de a pie no sé qué escogería ante semejante disyuntiva (aunque me lo temo) pero el aficionado de a pie lo tuvo muy claro: casi un 57 por ciento votó por la opción de dejarse ganar, mientras que poco más de un 43 por ciento eligió salir a ganar. Un resultado quizá muy coherente con el perfil mayoritario (mayoritariamente futbolero, mayoritariamente forofo) de lectores de dicho periódico, un resultado puede que muy coherente incluso con la situación actual de este país, esa sensación que podemos tener a veces de que quien no es corrupto no es porque no quiera sino porque no puede, no lo es porque sus principios se lo impidan sino porque no le ha sido dado un cargo desde el que poder serlo. Pero un resultado que a mí (dadas las razones expuestas en el párrafo anterior) me produce una inmensa vergüenza ajena.

Pues vale, asumámoslo, al parecer el común de los mortales (una significativa mayoría, al menos) prefiere salir a perder contra Brasil esta noche. ¿Y total para qué? ¿Para evitar a USA en semifinales? A ver si lo entiendo, llevan ustedes cuatro años erre que erre (eñe que eñe, más bien) vendiéndonos la burra de que estamos de igual a igual con los norteamericanos, pretendiendo hacernos creer que tan fácil es que nosotros les ganemos a ellos como que ellos nos ganen a nosotros, ¿y ahora que puede que les veamos en semis nos entra el acojone, como si sólo fuera posible ganarles en la Final? Cuando uno va de farol es conveniente que no se le note, es conveniente aguantar la jugada hasta el final aunque en realidad no haya jugada alguna que aguantar. Al vendeburrismo se le ha visto el plumero, ha sido sentir la amenaza de USA antes de tiempo y de inmediato irse por las patas abajo. Para este viaje no hacían falta alforjas, ya que hablamos de burras. Para esto no hacía falta que se tiraran meses y meses vendiéndonos su incomparable Final de igual a igual, como si no hubiera más equipos ni existiera en el mundo entero ninguna otra opción, cuando en el fondo ustedes estaban tan convencidos como nosotros de que en cualquier cruce contra USA en condiciones normales tendríamos casi todas las de perder. Haberlo dicho antes, joder.

O como bien ha dicho precisamente en estos días el Chapu Nocioni, que si queremos el oro nos lo tendremos que ganar. Que es absurdo (añado yo) andar pretendiendo que queremos el oro y a la vez andar escondiéndonos de USA por el camino no vaya a ser que nos los encontremos a la vuelta de cualquier esquina. Precisamente el Chapu y sus compañeros son un buen ejemplo, no recuerdo yo para nada que especularan para evitar a USA en 2004 (tampoco era nada fácil especular con aquella USA imprevisible, que nos lo digan a nosotros), no recuerdo que se rasgaran las vestiduras ni se cortaran las venas por encontrársela en semis sino que salieron a ganar y bien que ganaron, como ganaron un par de días después la Final. Pues eso, y no vengan ahora a decirme que aquella USA no es esta USA, ya lo sé, pero si llevamos años llenándonos la boca con que podemos ganarles (o eso dicen) a ver por qué demonios nos vamos a acojonar ahora en cuanto tengamos que ganarles. O es que sí o es que no, pero este luego tal vez sí pero ahora todavía no como que no tiene ningún sentido. O tiene el sentido que les dije antes, que en realidad íbamos de farol.

Porque eso sí, a faroleros no nos gana nadie: hemos ganado por los pelos a Gran Bretaña, hemos perdido con todas las de la ley ante Rusia y sin embargo aquí nos tienen, hablando de dejarnos ganar contra Brasil como si Brasil no nos pudiera ganar perfectamente aunque no nos dejemos. Decir Brasil es decir Marcelinho Huertas, Leandrinho Barbosa, Guilherme Giovanonni, Anderson Varejao, Tiago Splitter, Nené Hilario, no sé si les suenan, si quieren sigo. Decir Brasil es hablar de un equipo que sólo perdió sobre la bocina contra Rusia, que está en nuestro mismo barco como igualmente lo están Francia o Argentina aunque por aquí llevemos años creyéndonos que viajamos en la nave nodriza y mirando por encima del hombro a todo dios excepto a USA. Brasil nos puede ganar bien del mismo modo que (aplicando esos mismos criterios que se gastan la mayoría de nuestros aficionados) podría salir también a perder esta noche, el mismo derecho (o no-derecho) tendría, no sé que pensaría entonces el COI de dos equipos tirando contra su propia canasta pongamos por caso. Sí, Brasil nos puede ganar bien como igualmente nos pueden ganar Francia o Argentina en un supuesto cruce, como nos podría ganar otra vez Rusia en una hipotética semifinal a la carta. Hace falta ser paletos para estar ya preparándonos unas semis a nuestra medida cuando ni siquiera hemos pasado de cuartos, si trampeamos hoy y luego caemos el miércoles nos convertiríamos en el hazmerreír de todo el planeta. Se ve que algunos ya no se acuerdan de las carcajadas que se echaron hace un año a costa de Francia (y eso que al final les salió bien la jugada), tanto como se rieron y ahora quieren ponerse a ese mismo nivel.

En cualquier caso yo lo diré muy claro, todo lo claro de lo que soy capaz: quiero poder seguir mirándome en el espejo cada mañana mientras me peino estos cuatro pelos que aún me quedan. Quiero poder seguir mirando de frente a este equipo, quiero seguir sintiéndome orgulloso de esta maravillosa generación, como llevo haciéndolo desde hace ya más de una década. Quiero seguir siendo de un equipo que ganó un Mundial, dos Europeos y una plata olímpica y que lo hizo unas veces mejor y otras peor pero siempre compitiendo, dando la cara, saliendo a jugar desde el principio y hasta el final. Ese es mi recuerdo, el que me llevaré a la tumba o el que se llevará el alzheimer, y hasta que eso suceda no quiero que nada ni nadie venga a estropearme ese recuerdo. Prefiero un bronce, un cuarto puesto o hasta una eliminación en cuartos de final, por mucho que me duela, antes que una plata de la que luego tenga que avergonzarme cada vez que piense en ella. Soy así de quijote, ya se lo dije, y por supuesto que usted como aficionado mayoritario estará en su perfecto derecho de descojonarse de mí si ello le complace y le causa placer, no seré yo quien se lo niegue. Pero le agradeceré que usted también me reconozca mi derecho a ser así (así de gilipollas, lo añadiré yo antes de que usted lo diga); aún por mucha risa que le dé.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de -zaid-

CORRECALLES

Si crees que el baloncesto es el deporte más maravilloso jamás inventado; si piensas que este juego es precisamente eso, un juego, una razón para disfrutar, nunca para sufrir; si te importa lo que sucede en la cancha pero también (a veces) lo que sucede a su alrededor; si amas este juego, si lo amas incluso más que a tu propio equipo; si te gusta que te lo cuenten de otra manera; si muy pocas cosas te hacen sentir más feliz que un buen partido; si el baloncesto es, en cierto modo, tu forma de vida, entonces éste debería ser tu blog... o quizás no, pero gracias, en cualquier caso, por dejarme intentarlo.

ver perfil »

Twitter

    Suscríbete

    Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

    Fans

    • Tucho Novoa
    • JOAQUIM PANEQUE FIGUEROLA
    • Daniel RR
    • psicogirona
    • Senyor Romero
    • Agueda Conesa Alcaraz
    • Peterson Correa Pimentel vidaloca
    • static-relax
    • alexalegregonzalez
    • ester muñoz
    • sce
    • graffiteros
    • destacado
    • Francisco P. Aguado

    Amigos

    • izquierdo-margarita
    • dumara2004
    • Jose Alberto
    • PAT
    • Miguel Guinea
    • Andrea

    Tags