19 Dic 2009

23 FRASES CÍNICAS. JUAN FILLOY POETA. ANEXO. LOS SOFISTAS (cínicos)

Escrito por: ccortesamador el 19 Dic 2009 - URL Permanente

1 El humor existe para recordarnos que por muy alto que sea el trono en que uno se sienta, todo el mundo utiliza su culo para sentarse.

2 Mi plan es vivir eternamente. Hasta ahora lo estoy cumpliendo perfectamente.

3 Mi mujer y yo fuimos felices durante 20 años. Luego, nos conocimos.

4 Un experto es alguien que te explica algo sencillo de forma confusa de tal manera que te hace pensar que la confusión sea culpa tuya.
5 La televisión es más interesante que las personas. Si no lo fuera, tendríamos a personas colocadas en los rincones del salón, en lugar de un televisor.

6 De mucho trabajar no se muere nadie.. pero por las dudas mejor no arriesgarse.

7 No te tomes la vida en serio al fin y al cabo no saldrás vivo de ella.
8 Me revienta que hablen cuando interrumpo.
9 Voy a decir algo profundo... subsuelo.
10 Me emborraché para olvidarte... y ahora te veo doble.
11 Ahorra agua. No te duches solo.
12 Toda cuestión tiene dos puntos de vista: El equivocado y el mio.
13 La Psiquiatría/psicología es el único negocio donde el cliente nunca tiene la razón.

14Arreglar los problemas económicos es fácil, lo único que se necesita es dinero.

15El dinero no trae la felicidad, pero cuando se va, se la lleva.

16 Unos se casan por la iglesia, otros por idiotas.
17 El matrimonio es como las libretas de ahorro: de tanto meter y sacar se pierde el interés.

18 ¿Qué es una monja? Una persona que se casa con Dios porque no hay Dios que se case con ella.

19 Anoche te estuve buscando desesperadamente, quería sentirte sobre mi cuerpo desnudo. Me fui a la cama sin ti. ¿Dónde estabas... maldito pijama?.

20 Si aún no has encontrado la persona de tu vida… ¡disfruta con la que tienes a mano!

21No le tengo miedo a la muerte, es sólo que no quiero estar ahí cuando me suceda.

22 Un flirteo es como un remedio: nadie puede predecir sus efectos secundarios.
23 Decir la verdad lo puede hacer cualquier idiota. Para mentir hace falta imaginación.

Anexas

Lo importante no es ganar. Lo que importa es competir, sin perder ni empatar.


- El que es capaz de sonreír cuando todo le está saliendo mal, es porque ya tiene pensado a quien echarle la culpa.
- Ríase sólo y el mundo pensará que usted es un idiota.
- Si no puedes convencerlos, confúndelos.
- No te metas en el mundo de las drogas... somos muchos y hay muy poca.
- Soy vegetariano, por eso fumo marihuana.
- Colabore con la policía: péguese sólo.

Sobre el matrimonio, el adulterio y el amor hay muchas frases cínicas, agudas o pesimistas, según se quiera. Éstas son algunas:

Lord Byron: «El matrimonio procede del amor como el vinagre del vino».

Diógenes: «Los jóvenes no deben casarse todavía; los viejos, nunca».

Alejandro Dumas, hijo: «La cadena del matrimonio pesa tanto que es preciso sean dos para llevarla, y a veces, tres».

Franklin: «Ten tus ojos muy abiertos antes del matrimonio, y medio cerrados después de él».

Óscar Wilde: «No hay nada como el cariño de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea».

Una visión más optimista sería la de Carlos III, de quien se cuenta que, al recibir la noticia del fallecimiento de su esposa, la reina Amalia, dijo elegantemente: «Éste es el primer disgusto que me da en veintidós años de matrimonio».

No diré que tu frente es de diamante
ni tus labios dos límpidos rubíes
ni los dientes que muestras cuando ríes
dos hileras de perlas de Levante...
No diré que fulgura rutilante
el zafir de tus ojos si sonríes
ni que es oro el cabello conque engríes
el alabastro de tu tez fragante...
No lo diré jamás; porque yo quiero
que sepas que soy bardo y no joyero;
y que sepas también para tu gloria
que pesado tu ser en santa calma
prefiero a tu belleza transitoria
la suprema belleza de tu alma

"Sonetos". Juan Filloy. Ediciones Argos, Córdoba, 1996. 90 págs. Una detalle: este libro, cuyo título tiene siete letras, está dividido en siete partes cada una de las cuales contiene siete sonetos. A cada parte Filloy la denomina manojos, que también es una palabra de siete letras
Para Juan Filloy sus sonetos son parecidos a los de Tetrarca (no tan perfectos pero sonetos al fin)

Remembranzas

"Sus relaciones, tanto literarias como personales, con otros autores han sido —para decirlo de alguna manera— curiosas. La influencia de Filloy sobre sus contemporáneos es mucho más evidente que admitida. De hecho, algunas de las obras más importantes de la narrativa argentina de las últimas décadas tienen deudas con la producción filloyana, aunque en ningún caso esa influencia ha sido estudiada y mucho menos admitida. Filloy es un antecedente irrefutable de las obras de Marechal y de Julio Cortázar, entre otros. Es obvio que Marechal se inspiró en Op Oloop para su novela El banquete de Severo Arcángelo, del mismo modo que es evidente la deuda que tiene lingüísticamente Adán Buenosayres con Caterva. Es obvio que Rayuela y otros textos de Cortázar acaso no se hubieran escrito sin Caterva y otros textos de Filloy detrás. Cortázar lo conocía bien: en Rayuela lo menciona y en cierto modo sus chochards recuerdan a los linyeras de Caterva. Claro que Cortázar tuvo la delicadeza de hablar siempre maravillas de Filloy. Como fuere, es una verdadera lástima que la crítica latinoamericana no haya estudiado la influencia de Filloy en estos y otros autores. Un estudio de correspondencias intertextuales entre Filloy, Cortázar, Marechal, Borges, y muchos otros, arrojaría resultados asombrosos..." (Mempo Giardinelli)
"Don Juan. Antología de Juan Filloy". Selección, prólogo y estudio de Mempo Giardinelli. Ediciones Desde la Gente, Buenos Aires, 1995

"La coche, le cochard, la chocharde. Pero si hasta han presentado una tesis en la Sorbona sobre la psicología de los chichard.
—Puede ser —dijo Olivera—. Pero no tienen ningún Juan Filloy que les escriba Caterva" (Julio Cortázar, Rayuela).
"El humor es 'all pervading' o no es, como siempre lo supieron Juan Filloy, Shakespeare y Max Ernst" (Julio Cortázar, La vuelta al día en ochenta mundos).
"La producción de Filloy de los años treinta se ubica, por su calidad, entre las obras de Roberto Arlt, el teatro de Armando Discépolo y la poesía de Oliverio Girondo" (David Viñas).
"Es probable que ningún otro escritor argentino tenga una conciencia tan aguda de las capacidades lúdicas del lenguaje y las haya explotado con tanta conciencia, desde la posibilidades del palíndromo hasta el puro juego fónico con el lenguaje." (Cristina Piña, 1996)
"No me cabe la menor duda que es uno de los escritores vivos más importantes de América (...). Tiene más erudición y más estilo que Borges" (Arturo Cambours Ocampo, 1967).
Una breve y básica bibliografía biográfico/crítica la podemos encontrar en:
Don Juan. Antología de Juan Filloy. Selección, estudio y prólogo a cargo de Mempo Giardinelli. Ediciones Desde la Gente, Buenos Aires, 1995. 128 págs.
Tramas para Leer la Literatura Argentina. Número 5, Narvaja Editor, Córdoba, 1996. Pág. 119 y ss.
Juan Filloy. El escritor escondido. Mónica Ambort, Op Oloop Ediciones, Córdoba, 1992. 140 págs.
Atípicos en la literatura latinoamericana. Noé Jitrik (compilador). Oficina de Publicaciones del Ciclo Básico Común, UBA, Buenos Aires, 1997. Pág. 75 y ss. (Amalia Iniesta Cámara), pág. 107 y ss. (Sandra Gasparini).
El Grillo. Revista de Cultura. Nº 8, abril/mayo 1993, Buenos Aires. 1993. Pág. 8 y s. (María Rosa Lojo).
Autorenlexicon Lateinamerika. Dieter Reichardt. Suhrkamp Verlag, Frankfurt, 1992.
Resquicios de la Ley. Una Lectura de Juan Filloy. Sandra Gasparini. Hipótesis y Discusiones/3. Facultad de Filosofía y Letras, UBA, Buenos Aires, 1994. 48 págs.
Anatomía de Op Oloop. Hermenéutica de la novela Op Oloop de Juan Filloy. Héctor González Quintana. Universidad Nacional de Río Cuarto, Río Cuarto, 1994. 122 págs.
Poesía Argentina de Fin de Siglo. Tomos I y II. Estudio Preliminar. Critina Piña, Editorial Vinciguerra, Buenos Aires, 1996. Pág. 15.
Anatomía de La Potra. Hermenéutica de la novela La Potra de Juan Filloy. Héctor González Quintana. Universidad Nacional de Río Cuarto, Río Cuarto, 1996. 172 págs.
Asimismo en la edición del año 1996 del libro "Aquende" se incluye, a modo de apéndice, un interesantísimo estudio de la obra de Juan Filloy, por Dardo Cúneo. Igual metodología fue la empleada en las ediciones de los años 1967 y 1997 del libro "Op Oloop" (esta vez a cargo de Bernardo Verbitski), cómo así también el prólogo de "Juan Filloy, el escritor escondido" a cargo de Jorge Torres Roggero.
Los premios, cargos, condecoraciones y distinciones que ha obtenido son: Presidente Segundo Congreso Nacional de la SADE, 1939; Gran Premio de Honor de la SADE, 1971; Pluma de Plata del Pen Club, 1978; Miembro (C) Academia Argentina de Letras; Diploma al Mérito Quinquenio 1984-1989, Fundación Konex, 1984; Ufficiale al mérito Bella República Italiana, 1986; Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional de Río Cuarto, 1989; Chevalier de L'ordre des Arts et des Lettres, Francia, 1990; Premio Esteban Echeverría, Gente de Letras, 1991; Premio Trayectoria, Fondo Nacional de las Artes, 1993; Pluma de Oro otorgada del Pen Club, 1994; Pluma de Honor del Pen Club, 1995; Personalidad Emérita de la Cultura Nacional, 1996; Gran Premio de Honor, Fundación Argentina de Poesía, 1996; y Mayor Notable, Congreso de la Nación Argentina, 1997.
Adolfo Prieto escribió: "(...) hay una capacidad inventiva, un desprejuicio frente a las formas tradicionales de la narrativa y un tan regocijante manejo del idioma, que desgajan a la obra de Juan Filloy del contexto histórico de la novelística de su tiempo y aconsejan una atención particularizada de la misma".7
El escritor Mempo Giardinelli habla justamente de este punto en su último libro: "Hoy somos muchos los escritores que hablamos de otra Argentina, otras ciudades literarias8 (...) Pienso en Manuel Puig con su General Villegas y en Daniel Moyano con sus altos de La Rioja (...) y pienso sobre todo en el empecinamiento ejemplar de Juan Filloy, quien a los 103 años (cumplidos en agosto de 1997) sigue escribiendo de espaldas a Buenos Aires...".9
Más allá de las curiosidades que de su obra se conocen (que todos los títulos de sus obras tienen siete letras, que posee el récord de más de 8.000 palíndromos, que ha festejado sus 103 años brindando con una botella de vino, que se carteaba con Sigmund Freud y algunas otras minucias) creemos que es imperativo que la crítica se ocupe de su ejemplar obra. Merece, ella, uno de los sitiales más altos.
¿O vamos a esperar su muerte para ocuparnos de él, como ya ha pasado en muchos otros casos (Daniel Moyano, Juan Rodolfo Wilcock, Antonio Di Benedetto me vienen a la memoria en un rapidísimo recuento)?
Para cerrar, quisimos dejar las palabras que dijera en 1934 Alfonso Reyes: "Juan Filloy, el progenitor de una nueva literatura americana".

Algunos estudios
Juan Filloy. El Escritor Escondido. Mónica Ambort, Op Oloop Ediciones, Córdoba, 1992. Págs. 125 y ss.
"Jjasond (...) contiene las crónicas de una gira que hice con Paulina (su esposa) en 1964. Primero, fueron publicadas en El Pueblo de Río Cuarto, completamente gratis y luego, algunas, en La Nación, donde, ¡gran sorpresa para mí!, me las pagaron...
El nombre de ese libro es una sigla formada con las iniciales de junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre. Me gustó porque incluye el nombre Jasón, uno de los primeros turistas de la humanidad; uno de los héroes griegos del Olimpo Griego...". Juan Filloy. El escritor escondido. Mónica Ambort. Op. Cit. Págs. 31 y ss.
"Juan Filloy: 93 años con los bolsillos llenos de palabras", en Puro Cuento, Nº 6, sep-oct 1987.
Reportaje publicado en el libro "Así se escribe un cuento", Beas Ediciones, Buenos Aires, 1992. Págs. 129 y ss.
"Sonetos". Juan Filloy. Ediciones Argos, Córdoba, 1996. 90 págs. Una detalle: este libro, cuyo título tiene siete letras, está dividido en siete partes cada una de las cuales contiene siete sonetos. A cada parte Filloy la denomina manojos, que también es una palabra de siete letras.
"Don Juan. Antología de Juan Filloy". Selección, prólogo y estudio de Mempo Giardinelli. Ediciones Desde la Gente, Buenos Aires, 1995.
Diccionario básico de la literatura argentina. Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1968. Pág. 59.
En 1996, la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) publicó el libro "Cuento Argentino Contemporáneo. Breve antología". En el prólogo hay un visión acerca de la literatura argentina y de las antologías. Leemos: "... casi todas las antologías del cuento argentino son, fundamentalmente, antologías del cuento porteño. Es como si en esas muestras cuentísticas Buenos Aires fuera toda la Argentina. Ignoro si es esto es así por obeliscocentrismo, ignorancia o simple estupidez. Sospecho que hay un poco de cada una".
El país de las maravillas. Los argentinos en el fin del milenio. Editorial Planeta, 1998. Pág. 149.
http://www.letralia.com/48/en01-048.htm

El término sofista, del griego sophía (s?f?a), "sabiduría" y sophós (s?f??), "sabio" es el nombre dado en la Grecia clásica, de aquél que hacía profesión de enseñar la sabiduría. Sophós y Sophía en sus orígenes denotaban una especial capacidad para realizar determinadas tareas como se refleja en la Ilíada (XV, 412). Más tarde se atribuía a quien disponía de "inteligencia práctica" y era un experto y sabio en un sentido genérico. Sería Eurípides quien le añadiría un significado más preciso como "el arte práctico del buen gobierno" (Eur. I.Á.749) y que fue usado para señalar las cualidades de los Siete Sabios de Grecia. Sin embargo, al transcurrir el tiempo hubo diferencias en cuanto al significado de sophós: por una parte, Esquilo denomina así a los que dan utilidad a lo sabido, mientras que para otros es al contrario, siéndolo quien conoce por naturaleza. A partir de este momento se creará una corriente, que se aprecia ya en Píndaro, que da un significado despectivo al término sophós asimilándolo a "charlatán".
En Ulises ya aparece sophón como "ingenioso". Por el contrario, Eurípides llama a la sophía "listeza" y al sophón "sabiduría", tratando con ello de diferenciar la intensidad y grado de conocimiento de las cosas que tienen respectivamente los hombres y los dioses.
El verbo sophídsesthai, "practicar la sophía", sufrió una evolución similar al terminar por entenderse como "embaucar". La derivación sophistés[1] se dio a los Siete Sabios[2] en el sentido de "filósofos" y así llama Heródoto a Pitágoras, a Solón, y a quienes fundaron el culto dionisiaco. También se llamaba así a los mousike y a los poetas[3] y, en general, a todos los que ejercían una función educadora. El uso peyorativo empezó a tomar forma en el siglo V a. C., coincidiendo con la extensión del uso del término a los prosistas. El momento coincide con un incremento de las suspicacias de los atenienses hacia los que mostraban una mayor inteligencia.[4] Isócrates denostaba que el término "hubiera caído en deshonor" y Sófocles lo atribuye al hecho de que los educadores y maestros recibieran una remuneración por su trabajo.[5] Esta es la tesis más extendida en la actualidad.
No obstante, era aceptado en la Grecia Antigua que los poetas cobrasen por sus servicios. El desprecio con el que los sofistas eran tratados en ocasiones no nacía del hecho mismo de recibir remuneración,[6] sino de hacerlo, sobre todo, por la formación en la llamada areté, el arte de la política y la ciudadanía, que incluía todas las técnicas persuasivas para hacerse un lugar en la administración de la polis http://es.wikipedia.org/wiki/Sofista

Con Diógenes y Antístenes como principales exponentes, y más que ninguna otra, esta escuela formuló una protesta contra la ciudad-estado y las clasificaciones sociales en que se basaba ésta. Su evasión consistió en renunciar a todo lo que por lo común denominan los hombres los bienes de la vida, en la nivelación de todas las distinciones sociales y en el abandono de las ventajas y aún a veces del decoro de las convenciones sociales.
En apariencia sus miembros se reclutaron entre las filas de los extranjeros y desterrados, esto es, entre quienes se encontraban ya fuera de la ciudadanía del estado. La base filosófica de su enseñanza era la doctrina de que el sabio debe bastarse enteramente a sí mismo. Para los cínicos, esto significaba que sólo es necesario para una vida buena lo que está dentro de sus facultades, su propio pensamiento y carácter.
Entre las cosas indiferentes incluye el cínico la propiedad y el matrimonio, la familia y la ciudadanía, el saber y la buena reputación, y en una palabra todas las convenciones de la vida civilizada y todo lo que en ella se considera como digno de respeto. Ricos y pobres, griegos y bárbaros, ciudadanos y extranjeros, libres y esclavos, nobles y villanos, son todos iguales, ya que todos ellos se reducen a un nivel común de indiferencia. Sin embargo, la igualdad concebida por los cínicos, era la igualdad del nihilismo. La escuela no llegó nunca a constituir el medio apropiado para el desarrollo de una doctrina social filantrópica ni de mejora, sino que se inclinó siempre a formas ascéticas y puritanas.
La miseria y la esclavitud no tenían ninguna importancia; el hombre libre no era mejor que el esclavo ya que ninguno tenía ningún valor en sí mismo. Por tal motivo los cínicos no admitían que la esclavitud fuese un mal ni la libertad un bien.
Parecen haber estado movidos por un odio real hacia las discriminaciones sociales universales en el mundo antiguo, pero este odio les llevó a volver la espalda a la desigualdad y a ver en la filosofía la entrada a un reino espiritual en el que las abominaciones no habían de importar. Apenas constituye en menor grado que el epicureísmo una filosofía de renunciamiento, pero la renunciación del asceta y el nihilista, no la del esteta.
El único verdadero estado es aquel en el que el requisito para la ciudadanía es la sabiduría, y tal estado no tiene lugar ni ley. Todos los sabios de todas partes del mundo forman una sola comunidad, la ciudad del mundo y el sabio es, como dijo Diógenes, "cosmopolita", ciudadano del mundo. Esta concepción de una ciudadanía universal implicaba consecuencias importantes y tuvo una historia destacada en el estoicismo, pero ello se debió, sobre todo al significado positivo que le dieron
http://grecia.pais-global.com.ar/index.php/1846

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

8 comentarios · Escribe aquí tu comentario

antoni0pujante dijo

Muy buenas quedé en blanco.

Anónimo

Anónimo dijo

Excusas. Tuve problemas con el sistema pero ya se superaron. Saludo ccortesamador

antoni0pujante dijo

No fue intención irónica.Saludos

Anónimo

Anónimo dijo

Nos salió un blanco de humor que se aparovechará en su momento. saludo ccortesamador

Carlos de Rivera_Uruguay

Carlos de Rivera_Uruguay dijo

GRAAAANDE. Sitio inspirador.

ccortesamador dijo

Estimado Carlos. Agradecimientos especiales. Saludo

sediciones dijo

Leí agrandecimientos... voy a quitarme las legañas.

ccortesamador dijo

Me referí a Carlos de Rivera_ Uruguay. Y lo que dije es sin n..... gracias por tu comentario sediciones

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Texto