25 Jul 2009

CULTURAS PREHISPÁNICAS: POPOL VUH. CÓDICES DESDE LA AMÉRICA (EL LIBRO DE CHILAM BALAM)

Escrito por: ccortesamador el 25 Jul 2009 - URL Permanente


La figura sentada es Hunahpu, llamado Hun Ahau en maya yucateco; aparece como una de las
deidades que rigen el ciclo de Venus. Códice de Dresde, p. 50. Reprografía: M. A.Pacheco / Raíces

Por Enrique Vela. Las distintas maneras en que los mayas quiché se referían al Popol Vuh dan una buena idea de la importancia y el papel que tenía para ellos. El nombre mismo de Popol Vuh (Libro del Consejo) hace referencia a su uso; los antiguos señores mayas consultaban manuscritos pictóricos durante las reuniones en que discutían asuntos de gobierno. Los quiché habrían obtenido el manuscrito pictórico –del que derivó la versión en el alfabeto latino del Popol Vuh que conocemos ahora– durante una peregrinación a la costa oriental de la península de Yucatán, por lo que también conocían al documento como Saq Petenaq ch’aqa Palo, “La luz que vino de junto al mar”. Además, lo llamaban Qa Mujib’al,“Nuestro lugar en las sombras”, ya que hablaba sobre una época en que el mundo se encontraba en la oscuridad, o Saq K’aslem,“El amanecer de la vida”, porque cuenta cómo la estrella de la mañana y el Sol y la Luna trajeron la luz al mundo, y cómo sus propios ancestros habrían surgido de un gran bosque para fundar el reino quiché.
Es muy posible que aquel manuscrito fuera similar a los códices mayas que se han conservado. Los códices, como el que inspiró el Popol Vuh, fueron considerados peligrosos por los evangelizadores, quienes buscaron con afán destruirlos y aun así algunos fueron conservados en secreto durante cientos de años. Posiblemente esto fue lo que llevó a los autores del Popol Vuh a tratar de conservarlo trasladándolo al alfabeto latino. Esos autores prefirieron permanecer en el anonimato –tal vez porque esos libros habían sido expresamente prohibidos– pero fueron enfáticos al señalar que la historia que presentan está basada en un antiguo manuscrito. En la introducción al Popol Vuh indican que transcribieron la ojer tzij,“antigua palabra”, mientras se encontraban en la uch’ab’al Dios, “plática sobre Dios”. Quienes compilaron el Popol Vuh lograron transmitir la historia y las creencias religiosas de los antiguos mayas de las Tierras Altas sin incluir elementos de los colonizadores europeos; el libro contiene muy poca influencia directa de la visión cristiana del mundo.
El lugar en que probablemente se elaboró el Popol Vuh fue Santa Cruz del Quiché, Guatemala, una ciudad fundada por los españoles en las cercanías de la antigua capital quiché: Cumarchac, también conocida como Utatlan. Al igual que los autores de las inscripciones en los monumentos de las antiguas ciudades en las Tierras Bajas mayas, los del Popol Vuh eran miembros de los linajes nobles. Escribieron las secciones históricas de ese libro desde la perspectiva de los linajes Kaweq, Nijayib’ y Ajaw K’iche, los que ostentaban los títulos de más alto rango entre los señores del reino quiché. Se trata de tres señores (uno por cada linaje gobernante) que llevan el título de nim chokoj, “maestro de ceremonias”. A estos tres personajes en conjunto se le conocía también como u chuch tzij u qajaw tzij, “madres de la palabra, padres de la palabra”, lo que arroja luz sobre las razones que hicieron de ellos los encargados de conservar la “antigua palabra”, por medio de la escritura alfabética. El nombre de uno de ellos, Cristóbal Velasco, se conoce por otras fuentes quiché. Era el maestro de ceremonias del linaje Kaweq, aunque poco más se sabe sobre él.
Los códices se utilizaban como guías para relatos míticos e históricos largos y complejos, cuya forma final se basaba en gran medida en una rica y antigua tradición oral. Los propios autores de la transcripción al alfabeto latino del Popol Vuh se referían al manuscrito pictórico en que se basaron como un ilb’al, “instrumento para ver”, término que aún se usa para referirse al cuarzo utilizado por los sacerdotes quichés en sus ritos de adivinación. Los gobernantes quichés consultaban el Popol Vuh en tiempos díficiles, para vislumbrar el futuro. Así, no es de extrañar que la posesión de esos libros fuera tan importante para los mayas de la época prehispánica y que para las comunidades de las Tierras Altas sea una cuestión de prestigio el preservar antiguos libros y manuscritos.
Los códices mayas conocidos, así como las inscripciones en estelas y otros monumentos, contienen textos breves y concisos, con referencias a fechas, personajes y eventos. Por lo general, estos textos estaban acompañados por imágenes que ayudaban a comprenderlos mejor. Ninguno de los textos que se conocen contiene los recursos retóricos, las detalladas descripciones, los comentarios y los diálogos que se encuentran en el Popol Vuh. Por ello, es probable que éste sea producto de tradiciones orales basadas en alguna medida en los detalles míticos e históricos esbozados en los textos glíficos y las ilustraciones asociadas que se encontraban en los códices.
Los autores del Popol Vuh en el alfabeto latino señalan que había dos maneras de leer esos libros: la adivinatoria y la narrativa. La lectura adivinatoria implicaba deliberaciones cuyo propósito era elaborar una declaración poética que arrojara luz sobre eventos futuros o zonas oscuras del pasado. Una lectura narrativa significaba contar las historias que subyacían tras las tablas astronómicas, las imágenes y los poemas, y que en parte se basaban en la tradición oral. La versión del Popol Vuh es producto de una lectura narrativa. Sus autores incluyeron referencias astronómicas, descripciones de imágenes y narraciones, pero las integraron en una historia más amplia http://www.arqueomex.com/S2N3nPopolVuh88.html
http://www.psicofxp.com/forums/esoterico.139/84411-el-libro-sagrado-de-los-mayas.html
http://limanorte.wordpress.com/2009/03/20/las-13-profesias-mayas/
http://lemondeduprofesseurivan.blogspot.com/2007/12/el-libro-sagrado-de-los-mayas-popol-vuh.html

Mitos prehispánicos. Ir a
http://www.youtube.com/watch?v=szvOJ0teJVs&feature=related

Códices Mayas.
La palabra "códice" se refiere a un volumen manuscrito. El nombre se deriva etimológicamente del latín "caudex" que significa tronco de árbol, lápida de madera, libro, código de leyes (Oxford English Dictionary, CD-ROM versión 3.0, 2002). El término ha sido aplicado a los libros escritos a mano de Mesoamérica. Hay cuatro (o tres) Códices Mayas, o fragmentos de los Códices Mayas, que existen en forma algo legible. Ellos son comunmente llamados los Códices: el Dresde, el Madrid, el París (llamados así por la ciudad donde están guardados actualmente) y el Grolier (llamado así por el Club Grolier de la Ciudad de Nueva York, donde primero fué exhibido). Todavía hay algunos Mayistas quienes debaten si el Grolier es real o es una imitación por la frase que dice "hay cuatro (o tres) Códices Mayas..."
Durante años se pensó que los códices habían sido hechos de fibra del maguey, pero en 1910, R. Schwede estudió los códices completamente, y determinó que ellos fueron hechos de un proceso usando la corteza interna del árbol del higo. Entonces esto se trató con una capa de cal (o algo parecido a la cal) sobre la superficie, sobre las cuales fué escrito con cepillos y tinta. La tinta negra era carbón negro de hollín, los rojos fueron hechos de hematite (óxido férrico), azules maravillosos y luminosos, y también habían verdes y amarillos. Los códices fueron escritos en tiras largas de este papel, y fueron doblados como en forma de acordeón. Las páginas de los códices eran cerca de 4 por 9 pulgadas (o 10 por 23 cm) de dimensión.
LOS CÓDICES MAYAS SOBREVIENTES:
Tener sólo cuatro códices magros para trabajar parece realmente muy triste. Pero también es una suerte que estos cuatro códices pudieran escapar de las ruinas del clima húmedo de gran parte de Centroamérica, la destrucción europea determinada del siglo 16 llamada "los trabajos del Diablo", la negligencia europea más tarde, y los daños y perjuicios extensos durante la Segunda Guerra Mundial. Los códices que terminaron en europa parecen haber llegado a España como recuerdos del "Real Quinto". Como la familia Real Española tenía lazos a lo largo de Europa, especialmente con Austria, no es sorprendente que el Códice Dresde, por ejemplo, estuviera algún tiempo en Viena. Que con varias ventas, etc., tres de los Códices Mayas terminaron en Madrid, Dresde y París. La historia del Códice Grolier es bastante diferente, habiendo sido "descubierto" en 1965, en México

http://www.famsi.org/spanish/mayawriting/codices/marhenke.html

E l Códice Florentino es un manuscrito, originalmente en cuatro volúmenes, de los cuales hoy sólo quedan tres. Incluye el texto en náhuatl con versión al castellano, a veces resumida y a veces con comentarios, de los textos que fray Bernardino de Sahagún recogió de sus informantes indígenas en el siglo XVI
E l Códice Florentino es un manuscrito, originalmente en cuatro volúmenes, de los cuales hoy sólo quedan tres. Incluye el texto en náhuatl con versión al castellano, a veces resumida y a veces con comentarios, de los textos que fray Bernardino de Sahagún recogió de sus informantes indígenas en el siglo XVI.

Este códice, llamado así porque se conserva en la Biblioteca Medicea Laurenciana de Florencia, Italia, constituye una copia que envió Sahagún a Roma con el padre Jacobo de Testera para que fuera entregada al papa en 1580.

El manuscrito, además de los textos en náhuatl y en castellano incluye gran número de ilustraciones, la mayoría a color en las que se percibe alguna influencia europea y se representan varias materias. Francisco del Paso y Troncoso la publicó, en forma de láminas en Madrid en 1905 y posteriormente, en 1979, el gobierno mexicano, a través del Archivo General de la Nación, sacó a la luz una muy fiel reproducción facsimilar del códice, tal y como se conserva actualmente.
http://www.mexicodesconocido.com.mx/notas/4518-El-C%F3dice-Florentino

“La palabra de los dioses se ha vuelto ininteligible, o bien esos dioses se han callado”, escribió Todorov, quien recoge una pregunta desgarradora que se repite incansablemente y sin respuesta en el libro maya del Chilam Balam: “¿Cuál será el profeta, cuál será el sacerdote que dé el sentido verdadero de la palabra de este libro?”.
Escrito mucho tiempo después de la Conquista, durante el siglo XVIII, las profecías del Chilam Balam eran retrospectivas: “Estas cosas se cumplirán, nadie podrá detenerlas”; “Hay que amar esas palabras como se aman las piedras preciosas, pues nos hablan de la futura introducción del Cristianismo”.
El Chilam Balam de Chumayel narra un mito originario similar al Popol Vuh, donde los dioses del inframundo dominaban y tenían cautivo al universo.
En clave apocalíptica, al igual que otros relatos mesiánicos de la época de la conquista, el Chilam Balam relata la destrucción y el renacimiento de los nueve niveles del inframundo y los trece cielos, el robo de la Gran Serpiente, el desmoronamiento del cielo, y el hundimiento de la tierra
http://www.tudiscovery.com/guia_mayas/escritura_maya/chilam_balam_maya/index.shtml
http://www.publiboda.com/libros_mayas/index.html
http://www.scribd.com/doc/280081/el-libro-de-los-libros-del-chilam-balam

Nota El jaguar, símbolo de nobleza entre los mayas.

Por Beatriz Martí. En el México del siglo XVI, la Iglesia católica sirvió como fuerza evangelizadora y educadora, aunque su único propósito fuese propagar la fe. Poco después de la conquista —entre 1519 y 1549—, frailes españoles enseñaron a los mayas a leer y escribir en castellano (además, en algunos casos, latín). Al idioma indígena se le adaptó el alfabeto llegado de ultramar, añadiéndole a éste signos representativos de los sonidos que le eran ajenos.

La nueva escritura se organizó para fines puramente religiosos, pero los mayas —que tenían su propia forma de escribir— pronto captaron el potencial del nuevo alfabeto. Utilizándolo, asentaron de todo, desde profecías y rituales hasta peticiones a la corona española. De esos manuscritos, ninguno más importante que Los Libros del Chilam Balam.

Con el vocablo chilam se designaba a los sacerdotes, chamanes o videntes nativos; balam significa "jaguar" y en este caso fue utilizado conforme a su acepción de título honorífico. El chilam balam o sacerdote-jaguar pudo haber sido una persona real, en honor de cuya grandeza se impuso su nombre a los manuscritos

Tal como han llegado a nosotros, estos libros contienen mucha información sobre la vida en el Yucatán colonial; tangencialmente, se nota el influjo del medio en que fueron escritos, la cultura española. En lo básico, dejan constancia de las tradiciones religiosas y mitológicas de los mayas. Asimismo, es de gran importancia la "cuenta de los katunes", pues trata sobre los principales sucesos de la historia, vistos conforme al concepto maya del tiempo cíclico.

Un determinado libro del Chilam Balam, poseído por un pueblo o grupo, lo guardaba su jefe, sabio o sacerdote. Para lograr su rápida identificación, al libro se añadía el nombre de ese grupo; de ahí que tengamos, por ejemplo, un Chilam Balam de Chumayel. Además de éste han sobrevivido los de Maní, Tizimín, Laua, Ixil y Tusik. Al conjunto de estas obras se lo conoce bajo el título de Los Libros del Chilam Balam. Mas información en Mundo Maya Online http://www.mayadiscovery.com/es/
http://www.el-amarna.org/2005/03/los-libros-del-chilam-balam.html

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Beatriz Basenji

Beatriz Basenji dijo

El ejemplar que poseo, del Popol-Vuh , traducido de la versión francesa del Prof. Georges Raynaud por sus alumnos Miguel Angel Asturias y J.M. Gonzalez de Mendoza, dice en su prólogo:
"Este libro es el primer libro pintado de antaño" ¿El primer libro? ¿Querrá significarse con esto el mas importante, algo así como la Biblia?. "Pero su faz está oculta", sigue el texto. ¿Oculta por qué ? ¿Fue destruido? ¿Fue quemado? ¿Se consumió en la ciudad de Utatlán , entregada a las llamas, reducida a cenizas por el Conquistador? "Su faz está oculta al que ve", añade el texto, lo que mueve a pensar que no está oculta para el que, sin ver, conserva dicha faz en la memoria y la transmite oralmente."

Me gustaría - sinceramente - pensar como Beatriz Martí, que en el siglo XVI la iglesia católica "sirvió como fuerza evangelizadora y educadora " para los mexicanos.
Lamentablemente los soldados de la iglesia católica del nombrado siglo, salidos de España, redujeron a cenizas la cultura de los pueblos nativos. Por mucho que nos esforcemos, no tenemos una Piedra de Rosetta que nos devele los misterios del pasado de nuestra América. Poco es lo que se ha salvado de la codicia e ignorancia de los conquistadores.
Aquellos que hemos dedicado buena parte de nuestra vida al pasado de América,lo hemos podido realizar gracias a los trabajos de Charles Gallenkamp,Sylvanus Morley,Desiré Charnay, Michael Coe, y tantos otros, que han dedicado su vida a rescatar unas culturas cuyas raíces - al dia de hoy - siguen perdidas en la noche de los tiempos.

Anónimo

Anónimo dijo

Gracias por tu excelente comentario y la información Beatriz Saludo ccortesamador

andrea

andrea dijo

no me gusta nada

fanny

fanny dijo

no ps graxiaz x la info....

Anónimo

Anónimo dijo

fanny estimada gracias por tu tiempo.saludo ccortesamadsor

Anónimo

Anónimo dijo

andrea. Gracias por tu tiempo Saludo ccortesamador

Anónimo

Anónimo dijo

Anónimo: hfg es .... hfg ccortesamador

CECILIA

CECILIA dijo

NO ES LO QUE ESTABA BUSCANDO Y ESPERO QUE LE DEN UNA RESPUESTA A MI PREGUNTA PRA SEGUIR CONSULTANDO SU PÁGIN OK VAY

ccortesamador dijo

CECILIA. Por favor cuál es tu pregunta? La anunciaste pero no la formulaste. Saludo

qetii

qetii dijo

no entiendo

ccortesamador dijo

Hola qetti. Podrías explicar tu no entendimiento. Gracias por tu tiempo. Saludo

adii mendez

adii mendez dijo

esta información es muy completa la recomiendo

ccortesamador dijo

adii mendez Gracias

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Texto