23 Jun 2013

huida 23.

Escrito por: daniela el 23 Jun 2013 - URL Permanente

te advertí que nunca te sentirías más solo que estando a mi lado. te adverti que no intentaras retenerme, ni que buscaras en mí un oído en el que vomitar todas tus melancolías. yo no vine a desperdiciar mis días intentando salvarte. te advertí que ni tú ni nadie podría con mi naturaleza brutal de no pertenecer a nada. que no intentaras ser mis raíces, o darme las tuyas. no te creas mi salvador, ni quien me ha sacado del negro pozo en el que te pareció que estaba cuando me viste en el baño. ahí mismo, cuando te sorprendí mirándome las piernas como esculcando los tesoros perdidos, te miré y te dije, no te equivoques, estas piernas solo quieren correr. y tú, hábil y seductor como siempre has sido, me contestaste que sí, que tú también querías correrte con ellas. y aquello fue como el anzuelo directo a mi mejilla, mordí y se clavó hasta atravesar pared y músculo, y tú estiraste en un segundo con todas tus fuerzas hasta dejarme chapoteando sobre el suelo sin oxígeno. El problema fue que al verme débil y sedienta te creíste capaz de ser héroe por un día. pero no. no sé si es simplemente que no necesito de nadie porque yo me soy suficiente, o es que (más acertadamente) no hay nadie en este mundo que pueda llegar a interesarme si no es desde el mismo fondo en el que me encuentro.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

28 Abr 2013

huida 22.

Escrito por: daniela el 28 Abr 2013 - URL Permanente

si rebotas las piedras, como Amelie en los charcos, y caminas al ritmo del viento en tu cara, puede que parezcas un idiota sacado de una película de Jeunet. pero sólo un idiota a ojos de los demás. tú te creerás más vivo que nunca porque nunca te habías fijado en cómo el viento puede arrastrar sobre tu cara olores que te resultan familiares. familiares sólo porque alguna vez los imaginaste. vuelves la mirada y ella está esperando a que el semáforo para peatones sea verde. el verde me lo das tú con tus ojos, y sólo espero el día en que ese verde de tus ojos sea el permiso pactado para pasar a tu alma, piensas. pero mientras has pensado en esto, ella ya ha cruzado, ha pasado por tu lado, te ha dejado su olor a tabaco y sudor de días pasados, y el semáforo ha vuelto a ponerse en rojo. y tú te has quedado ahí, quieto, y te has dado cuenta de que todavía puedes alcanzarla si das un par de pasos atrás y le interrumpes su camino. pero como siempre, prefieres imaginarte un piano mientras el viento te trae todo lo que puede, y mientras te quedas de pie esperando que el verde que parpadea sean sus ojos que te miran para decirte: sígueme y quédate conmigo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15 Feb 2013

huida 21.

Escrito por: daniela el 15 Feb 2013 - URL Permanente

no había lluvia, ni lágrimas, ni trenes a punto de partir. sólo era una despedida mediocre en medio de un parking lleno de coches empolvados. tampoco hubo banda sonora, ni manos contra cristales empañados, ni pañuelos blancos al vuelo. sólo hubo ruido de bocinas ensordecedoras que nos exigían apartarnos, juegos de luces largas-cortas que nos deslumbraban. también hubo algún grito de, apartaos, quizás como un reflejo de lo que estábamos a punto de hacer. nos apartamos de nuestras vidas para continuar con otras distintas. posiblemente no mejores, pero sí distintas. y sólo por que serán distintas creemos que valdrá la pena. subo al coche y veo las luces del tuyo alejarse por el retrovisor. soy consciente de que no volveré a verlas nunca más, y hundo mi cabeza contra el volante, pero mi propia bocina lanza un quejido. sí, te entiendo, yo también quiero gritar, le digo. quisiera ir trás de ti, pero sabes que es realmente por todo lo que llego a quererte por lo que te dejo marchar. porque ahí fuera no huele a podrido. encontrarás otros sudores que te traigan el olor de flores nuevas, y no estas que se han ido desgastando hasta ser pasto de lodazal. y encontrarás otras vidas que quieran seguir la tuya, y no ésta que lo único que quiere es no tener vida que seguir.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

03 Oct 2012

huida 20.

Escrito por: daniela el 03 Oct 2012 - URL Permanente

si te cojo de la mano justo antes de cruzar el umbral de seguridad del aeropuerto y te giro de cara a mí al más puro estilo de comedia cutre americana, y te suplico quédate, lo más probable será que te eches a reír y que le digas al policía, llévense a esta loca decrepita, yo no la conozco. el policía con un solo brazo me agarra como a un saco de patatas y yo sacudo brazos y piernas como una niña a la que obligan a quedarse con el cuidador que abusa de ella. en una fracción de segundo me hago con la pistola calibre 33 del policía seboso. me apunto a la sien derecha. no sé por qué siempre he creído que es por donde más rápido se muere. si te vas me mato. te grito. si te vas te juro que me mato aquí mismo. te vuelvo a gritar. nada se inmuta. todo el mundo sigue el mismo proceso mecánico de vaciar sus bolsillos, depositar llaves, móviles, bolsos en bandejas de plástico y pasarlas bajo las bandas de plástico que dan al escáner. voy a gritar más alto por si no me han oido bien. que me mato. que lo digo muy en serio. que como cojas ese avión me mato. ultimo aviso vuelo 7457 con destino la otra punta del mundo. bueno, digo yo que alguien habrá que quiera vivir un poco de emoción. a ver, tú, si quieres me mato por ti, que me da lo mismo. que yo lo que quiero es matarme por alguien. con un levantamiento de hombros le digo al policía, hoy no ha habido suerte, volveré mañana, como cada día, a intentar encontrar otro ser muerto en vida, como yo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02 Oct 2012

huida 19.

Escrito por: daniela el 02 Oct 2012 - URL Permanente

el moho se ha comido todas las cosas que un día hicieron sentirme bien. se ha ido extendiendo por todos mis libros, mis discos, mi ropa, y lo ha hecho como una de esas lepras contagiosas que pudren cuanto tocan y hacen que los trozos malolientes de carne, venas y músculo caigan al suelo como mierda de paloma. no te emociones, imbécil. he vuelto sólo porque necesito más dinero. qué le vamos a hacer. yo pensaba que podía vivir borracha todo el día y desperdiciando mis días. pero resulta que el tipo que me alquiló el piso se cansó de mi cuerpo y ya no me permitía pagarle con él. así que terminé malviviendo en el puente de la avenida del sur y parece ser que todo varsovia se enteró de mi sifilis por el mamón del casero. no. no te preocupes. ya me encargué yo de emborracharlo con los últimos tragos que me quedaban y de dejarle mi regalito personal. ahora ya no soy sólo yo la única sifilosa de la ciudad eh? cabrón. no puedo detenerme a mirar lo que dejé. entro rápida y directa al mismo rincón donde recuerdo que guardabas la mercancía. oh, querido, cómo no has podido cambiar ni siquiera eso. despué de siete años sigues igual. puedo notar por el olor que hasta la arena del gato sigue igual a como yo la dejé. posiblemente de ahí viene el moho. intento no vomitar, pero ya me conoces, no es propio de mí llegar a casas ajenas sin dejar algún detalle. te prometo que intentaré no volver. de todas formas no creo que esta puta enfermedad me deje hacerlo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

06 Nov 2011

huida 18.

Escrito por: daniela el 06 Nov 2011 - URL Permanente

supuse que después de aquello todo sentido quedaría obstruído. el olfato no podía hacer más que traerme el olor de los cuerpos incrustrados. el gusto se me atrofió ese mismo día, después de haber ido a comprobar no sé que mierda en ellos, y al volver a casa sentí cómo al reventar uno de los tomates cherry dentro de mi boca -momento en el que me deleitaba siempre- automáticamente solté todo lo que había comido en los siete días anteriores. la imagen del tomate como una de las cabezas me invadió como un tsunami, y el tsunami vino después, pero esta vez con tropezones y encima de mi plato. en cuanto al tacto, este hace tiempo que ya estaba olvidado. los hombres que me acompañan desde siempre no han sido más que experimentos de mi propio cuerpo. creo que pretendía notar lo que ellos sentían al tocarme, y no a la inversa. al fin y al cabo, la sensación de sentir sus cuerpos no era diferente a la sensación de frío o de hambre. Pero la vista, el sentido de la vista siempre es el más afectado. a través de él evocamos la mayoría de recuerdos. ojalá éste también se hubiese echado a perder, ojalá no viera más que negro y pudiese imaginarme todo nuevo desde aquel día. pero sigo viendo esa calle, ese espacio, la mancha en la pared, el árbol donde colgaba, sigo viendo la vida transcurrir sin la más mínima alteración. los coches, la gente, bicicletas, vagabundos con cartones en plena mitad. nada ha cambiado, raquel, nada. y yo también siento eso, siento que nada ha cambiado, pero nada ha cambiado desde ese día. no hay ni un antes ni un después. no recuerdo quién era ni quién quise ser. mis sentidos son estáticos, se han quedado anclados en ese preciso instante en el que levanté la manta. lástima que el oído no haya sido uno de mis cinco sentidos. recuerdas? siempre dije que tú eras mi quinto sentido, raquel. porque eras la representación de lo que imaginaba que sería el mundo con sonidos.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

27 Feb 2011

huida 17.

Escrito por: daniela el 27 Feb 2011 - URL Permanente

puedes caminar cuanto quieras, camina, camina, que no encontrarás nada, ni un sitio que represente un destino, mamón, tu destino está en ti, conmigo. pero tú camina que más que encontrar perderás lo que alguna vez has tenido, y perderás todo lo que construiste. e irás mudando de piel mientras caminas, porque eso es lo único que sabes hacer, cabrón, ir mudando de piel cada vez que no te gusta el sudor que habita en ella. y si el sudor que te he ido regalando -porque eso es un regalo, un regalo sin lazo, envuelto en papel de aluminio con restos, pero un regalo- el sudor que jamás supiste a qué sabía porque no te atreviste a probar, ya te estorba, te molesta, pues lo tiras mientras caminas y pierdes, y vas perdiendo todo lo que algún día pudimos ser. Llegué al final del camino, ese que improvisabas, inventé yo el final del recorrido, tuve que hacerlo para que pararas de alejarte, y al verme sólo supiste hacer una cosa, eso que tanto odiaba cuando aún no caminabas y permanecías a mi lado, inmóvil, te acuerdas?, sí seguro que te acuerdas, cómo no vas a hacerlo, si estás caminando por eso.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

24 Nov 2010

huida 16.

Escrito por: daniela el 24 Nov 2010 - URL Permanente

no puedo dejar de mirarte, vaya estúpidez, claro que puedo. pero qué, qué miro sino, dejar de mirarte y mirar hacia cualquier otro lado es quitarle al vagabundo el cartón que le aisla del frío suelo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

23 Ago 2010

huida 15.

Escrito por: daniela el 23 Ago 2010 - URL Permanente

si llega a ser un decibelio más fuerte las diminutas venas de sangre de mis ojos estallarían como granos de pus bicentenarios en frentes adolescentes. no aguanté más. si alguien me dice meses atrás que este sería mi presente no tan solo me lo creo, sino que me juego la mano con la escribo a que sería esto, sólo que aún con más costras en las orejas y más sarpullido en las ingles. y hubiese ganado. volvería a tener mi mano y quizá la del apostante iluso amputada colgada de un clavo oxidado en mi pared del pasillo. fue alto, alto. me gusta esta palabra. alto. suena a grandeza, a conseguirlo. suena bien. suena a poder, a volver y vencer. pero lo que más me gusta es ver que en mi vida ninguna de las palabras que suenan a esto o a algo parecido tienen algún escollo de ello. es como oir la voz de frank sinatra cantando new york new york en su cama llena de sida y pulmones alquitranizados. alto en mi vida viene a sonar algo así como a vértigo, abismo, barranco, cuneta, lodazal, piedras puntiagudas esperándo sedientas a que saltes y no calcules. sí, creo que me quedo con este último, el portazo de salida antes de dar en la diana de mi caja torácica.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20 Jun 2010

huida 14.

Escrito por: daniela el 20 Jun 2010 - URL Permanente

el golpe ha sido fuerte. colisión frontal múltiple y ningún paño de sangre en el cristal. el problema se encuentra en este espejo al que miro. vuelvo a despertar por la necesidad fisiológica de despertar. pero, dios, cómo desearía no hacerlo. el cristal que no muestra la profundidad del accidente, que jamás verá nada de lo hondo que ha calado todo esto. lo peor del asunto es que hay personas que son peor que este espejo. al menos éste deja entrever el despojo de rostro que me acompaña. las personas-espejo se crean esa imagen según su estado de egosincracia. apoyada con las manos en el marmol de la pica y acercándome más de lo que debería a ese reflejo para poder detallar algo más en una mirada vacía, encuentro algo que no había visto antes. lágrimas? esto es nuevo. finalmente resultará que no soy un manojo de basura andante, puede que dentro de este vertedero hayan tirado un corazón a pilas no recargables, con fecha de caducidad y duración determinada.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live