20 Jun 2009

¿Qué que debo llevar en la mochila?

Escrito por: danogor el 20 Jun 2009 - URL Permanente

Primer paso importante. Está claro que vais a estar un tiempo dependiendo de lo que metáis dentro de tu mochila y eso puede induciros a pensar que cuantas más cosas llevéis, mejor. Pues no, mal. Precisamente por tener que recorrer largas distancias con un exceso de peso en la espalda podéis llegar a tener problemas que enturbien vuestro viaje. Es importante que penséis que no vas a la Pasarela Cibeles, vais a hacer turismo mochilero, por eso tenéis que ser muy sensatos con la cantidad de ropa que os lleváis. Informaos de las temperaturas de los sitios a los que vais a viajar y en base a ello preparad sólo la ropa necesaria. Lo que nuestras abuelas denominarían ropa de quita y pon, es lo más práctico.

Un pequeño listado de lo imprescindible:

Ropa ligera: pantalones de hilo, faldas, camisetas, bañador, pantalones cortos, ropa interior… Si vais a destinos fríos, os recomiendo camisetas térmicas, que calientan y pesan poco, y forros polares de montaña.

Kit de aseo: En poco espacio se puede tender todo lo necesario para asearse. Lo primero es dar un besito de despedida a vuestro champús para pelos grasos, anticaída, cabello quebradizo y a al gel de baño con propiedades relajantes y demás moñadas. Os presento al jabón de glicerina, un clásico conocido por nuestros abuelos con ph 5.5 (neutro) y propiedades higiénicas excelentes, además con una pastilla tienes cubierto todo el viaje.

Una esponja pequeña nunca viene mal y para secarte lleva una toalla de manos de las pequeñas, te seca y no ocupa mucho. No os digo nada sobre peines, desodorantes, cepillo de dientes y esas cosillas mínimas para la higiene. Un consejo, elegid sólo las cosas que puedan entrar en una pequeña bolsa de aseo. Importante: llevaos unas chanclas finas para meteros en la ducha, los hongos siempre buscan nuevos huéspedes. No os olvidéis del papel higiénico.

Kit de lavandería: Está claro que si lleváis poca ropa tendréis que lavarla. Para eso os presento a otro viejo amigo de las abuelas: el jabón lagarto. Funcional y en algunos casos perfumado, ideal para vuestras necesidades. No tendréis la suavidad de Mimosín aromas pero tendréis la ropa limpia. Y os preguntaréis ¿dónde la seco? Pues fácil, llevaos una cuerdecita larga que pese poco para hacer colgar la ropa, en cuanto al tendedero, lo tendréis que improvisar sobre la marcha, ya se os ocurrirán ideas.

Kit de alimentación. Depende del presupuesto y del modo en el que vais a viajar. Si pensáis comer en restaurantes, saltaos este apartado, si os vais a buscar la vida os recomiendo que llevéis un camping gas que puede solucionaros la papeleta en más de una ocasión. Podéis llevar el aceite de oliva en una botella de plástico pequeña (las de Coca-cola de 50 cl son ideales) y la sal en un el clásico papel de aluminio. La cubertería corre de vuestra cuenta, aunque una navaja multiusos adecuada soluciona mucho, que lleve abrelatas y abrebotellas.

Botiquín. Si hay algo que se cumple en todos los seres humanos es que somos torpes. Las caídas, los tropiezos, la diarrea, los cortes, los mareos y el dolor de cabeza pueden aparecer a lo largo del viaje. Por ello es importante que llevéis seguro médico o tarjeta sanitaria europea y, además, algunos fármacos para paliar los efectos a corto plazo. Por eso es recomendable llevar paracetamol, Ibuprofeno (os recomiendo Espidifren), antihistamínicos, Fortasec (para la famosa diarrea del viajero) antigripales, betadine, vendas, esparadrapo, tiritas y, por supuesto, los fármacos especiales que necesitéis. Si vais a sitios donde el sol pega, es conveniente un protector solar.

Para dormir. Lo básico es saco y esterilla. Si viajáis en verano hay unos sacos de 0 grados, que tienen el tamaño de un melón pequeño. Son los mejores para este tipo de viajes.

Aparejos varios. Hay que ser un poco boy scout. Así que algunos objetos no están de más:

- Cuaderno de bitácora. ¿No vais a escribir sobre lo que vais viendo?
- Un buen libro también acompaña durante el viaje.
- Baraja de cartas para jugarse quién friega los platos
- Linterna
- Candado para disuadir a los cacos
- Móvil y cargador
- Cámara de fotos
- Mini kit de costurero: aguja e hilos
- Mochila pequeña o bolso para cuando podáis dejar la mochila aparcada.
- Chubasquero, en ocasiones llueve.

¿Ya tenéis la mochila lista? Perfecto, entonces sólo queda una cosa. Subíos a una báscula y después pesad la mochila. Si el peso de ésta supera el 10% del vuestro, quitad cosas o vuestra espalda se resentirá. Si pesáis 60 kilos, vuestra mochila debe pesar 6 o menos.

Con esto vais servidos, al respecto de la documentación y el dinero, ni se os ocurra llevarlo en la mochila. Todo eso debe estar siempre con vosotros en una riñonera por ejemplo. Si se os ocurre algo más decídmelo, soy humano y yerro.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

05 Jun 2009

La mejor forma de visitar la Torre Eiffel de París

Escrito por: danogor el 05 Jun 2009 - URL Permanente

Dicen que París es la ciudad del amor. Para mí es la ciudad del frío seco en marzo y del olor a crepe.

La televisión se ha encargado de asociar la capital gala con su símbolo, la Torre Eiffel. Este coloso de hierro de 325 metros de altura y más de 7000 toneladas, fue levantado por Gustav Eiffel y su séquito de anónimos obreros, en 1889. La excusa para semejante derroche férreo, fue la conmemoración del centenario de la Revolución Francesa.

La idea no satisfizo las aspiraciones de la población gala que no llegó a simpatizar con el monstruo metálico. Por ello, las autoridades decidieron desmontar la Torre Eiffel en 1900, tras la Exposición Universal, que ese año acogía París.

Contra todo pronóstico, fueron los militares los que salvaron del monumento; descubrieron que la altura de la torre era un lugar excelente para colocar antenas y radios. Hecho, la Torre Eiffel quedó a salvo.

Cualquiera de arrastre sus pies por París está obligado a visitar al gigante de hierro, reconvertido en orgulloso símbolo de Francia. Ahora se cuentan historias más interesante y misteriosas sobre la Torre Eiffel. Bajo sus bases se construyó en la Segunda Guerra Mundial un bunker que recorre las entrañas de los Campos de Marte. Además, se pueden ver salas secretas, que no son más que la sala de máquinas.

La mejor forma de ver la Torre Eiffel

Cuando fui a París, lo que más me impresionó fue divisar la torre Eiffel desde Place du Trocadéro. Bajamos en la estación de metro de Trocadéro, dirigiéndonos hacia la plaza pegados a una línea de edificios que no permitían ver el horizonte. Al entrar en la plaza, se yergue imponente la Torre Eiffel, como un titán a punto de golpearte. En ese momento el cuerpo reacciona desencajando la mandíbula al tiempo que los ojos vibran en sus cuencas. Bueno, quizás me haya sobreemocionado, la cuestión es que resultan impresionante las vistas que ofrece la Plaza de Trocadero, con la Torre Eifel de fondo. Es foto que todo turista quiere plasmar con su cámara.

La mejor hora para ir a ver la Torre es al amanecer, debido a la afluencia de turistas. Con poca gente, tendrás que esperar menos tiempo si quieres subir al monumento. Otra modalidad, para los que no quieran invertir su dinero es subir 300 metros, es esperar a la hora mágica, la puesta de sol. El inmenso horizonte se va apagando como una llama moribunda, proyectando la esbelta sombra de la Torre Eiffel sobre los Campos de Marte. Cuando el último hilo de luz se extingue, la Torre Eiffel se ilumina ofreciendo una explosión de luz que recubre de belleza nuestra mirada…No sé que me pasa hoy, pero menuda pastelada acabo de escribir, qué asquito me doy. Lo que quiero decir es que al atardecer todo es más impresionante, y cuando se hace de noche, se ilumina la Torre Eiffel como si fuese una caseta de tómbola.

Mejor lo dejo aquí, no vaya a ser que me de por escribir empalagoso. Gavioootaas, gavioootaaas. ¡Feliz viaje!

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01 Jun 2009

Consejos sobre Edimburgo

Escrito por: danogor el 01 Jun 2009 - URL Permanente

ANTES DE IR

Lo más importante que os tenéis que llevar es el abrigo. Aunque ya te habrás informado, te recuerdo que no sólo hay frío, también humedad. Estaría bien que llevases algún abrigo con stopwind o alguna camiseta térmica.

TRANSPORTE:

Desde el aeropuerto, tienes dos posibilidades para ir al centro de Edimburgo: Taxi que es la opción más cara; autobús, la opción recomendable. El ticket de los autobuses cuesta 1 libra con veinte céntimos. Es muy importante que lleves dinero suelto porque los conductores no devuelven cambio, además, no sirve de nada protestar, es una costumbre aceptada por todos los autóctonos. A la hora de comprar los billetes de autobús tienes varias opciones: el ticket de ida, el de ida y vuelta y el pase de un día. El de ida y vuelta es muy útil porque te despreocupas de comprar un billete de vuelta para volver al aeropuerto. El Billete de un día cuesta dos libras y media, y te permite subirte a todos los autobuses que quieras durante un día. Está bien de precio pero Edimburgo se recorre a pie.

Taxis: No son muy caros y suelen ser buenos con los turistas. En la parte de atrás caben hasta cinco personas. Lo que te puede desorientar son el salto de tarifas, no te preocupes, todo va regulado por un taxímetro que se puede ver desde la mampara de protección.

PRIMEROS PASOS POR EDIMBURGO

El autobús te dejará en un puente, cercano a un centro comercial, que une las dos partes en las que se divide Edimburgo: New Town y Old Town. Una de las cosas que más llama la atención, aparte del frío, la humedad, y el musgo que trepa por las paredes de los edificios, es que los coches circulan por la izquierda. Hay que tener mucho cuidado con eso. Al principio confunde. Otra cosilla, los pasos de cebra no están pintados. Para ir a tu hotel, tienes que ir hacia la parte alta de la ciudad. Otra opción es ir al punto de información turística que queda cerca de la parada del 100. Allí puedes coger información sobre excursiones ysobre la ciudad.

TURISMO POR EDIMBURGO

Sin duda, lo más bello de Edimburgo es la Royal Mile, la avenida principal del Old Town que conecta el castillo con el Palacio de la reina. Pasear por allí supone viajar por un túnel del tiempo a la edad media, vivir una aventura en tiempos de príncipes, princesas y malvados sátrapas corrompidos por sus propias ambiciones. Hay algunas historias que van a intensificar tu gusto por la capital escocesa. Te recomiendo que comiences por el final del trayecto, es decir por el Palacio de la Reina. Del palacio, poco te puedo decir, bueno, que tiene una fuente muy chula en el centro del la plaza. Seguimos por la Royal Mile, encontramos un edificio muy vanguardista que se da de mamporros con la tónica general de Edimburgo, Es el Parlamento escocés, donde se dar de tortas los políticos escoceses. El diseño del edificio es de un arquitecto español, manda huevos.
Seguimos andando por la Royal Mile, a cada lado del paseo verás tiendas de artículos escoceses para turistas. No te molestes en comparar precios, todas las tiendas pertenecen al mismo dueño. Al tipo se le ocurrió hace un par de años vender faldas escocesas, gorras, boinas y sudaderas, y prosperó.

A estas alturas, tendrás la mandíbula desencajada de tanta belleza. Déjate llevar. Así, caminando, caminando, llegarás a una fastuosa catedral. Se trata de la catedral de Sant Giles. Frente a su pórtico principal hay una bonita fuente y a unos metros, un corazón de piedra en el suelo sobre el que tendrás que escupir para obtener suerte. Qué costumbre más extraña, ¿verdad? La costumbre de escupir la iniciaron los presos que iban a prisión, por el camino escupían sobre el corazón como muestra de su mala suerte. Ahora se recuerda ese gesto pero con un sentido totalmente contrario.

Si continúas avanzando, verás en la acera de la derecha una estatua donde suele tocar la aita un escocés, vestido con el traje regional. Un apunte sobre las faldas escocesas o kilt. La comenzaron a llevar los hombres porque llovía mucho, y de esta forma, evitaban mojarse los bajos de la ropa. La leyenda que reza que debajo de la falda no hay nada es cierta. Más fresco. Si te fijas bien, verás algún escocés vestido de esta guisa. Seguramente acuda a una reunión familiar (boda, bautizo) o a algún evento de etiqueta; el kilt es el traje de gala escocés. Además, verás que llevan un cinturón con un escudo, es el símbolo familiar, o mejor dicho, el símbolo del clan al que pertenece. ¿No te suena esto a Braveheart? ¡Liiiiiiiiibeeeeertaaaaaaaad!

Frente a la estatua del gaiteiro escocés, verás un bar haciendo esquina y un par de cabinas telefónicas. He de decirte que te encuentras en un lugar de ajusticiamiento público. En ese bar ahorcaban a los ladrones, pecadores y herejes. Seguro que un escalofrío recorrerá tus huesos cuando estés allí.

Seguimos por la Royal Mile, fíjate bien en pequeños pasadizos que se abren a los lados de la avenida, son los close, callejones. Ya que estoy hablando de esto, voy a contarte los secretos más oscuros de Edimburgo: desde la Royal Mile sale uno de los callejones más siniestros de la ciudad, el Mary King´s Close. Edimburgo, ciudad de misterios, de sombras, de leyendas y de fantasmas, fue arrasada en el siglo XVII por la peste bubónica. Tanta eran las personas que morían cada día de este mal que tuvieron que enterrar a los muertos en fosas comunes simplemente forrados con mantas pues la madera para los ataúdes se había acabado.

El Mary King’s Close, el callejón de Mary King, se convirtió en uno de los principales focos, seguramente por la pobreza, por el hacinamiento de sus habitantes y por lo fácilmente que esta plaga pasaba de unos a otros. Una vez la peste bubónica apareció en esta calle corrió como un reguero de pólvora. Las escenas que allí se vivieron pronto se tornaron desgarradoras. Cada día eran más los que aparecían tambaleándose por las calles con manchas negras sobre la piel, los ganglios terriblemente inflamados y el cuerpo cubierto de llagas dolorosas. Entonces, presas del miedo a un contagio masivo e imparable, las autoridades locales decidieron ir levantando muros que apartaran esta humilde calle del resto de los habitantes de la ciudad, y con ella a todos los enfermos de tan terrible y contagiosa enfermedad. Mary King’s Close terminó convirtiéndose en una serie de callejones oscuros subterráneos bajo las calles empedradas por las que paseaban despreocupados los que gozaban de buena salud. Y tanto trabajo tenían siempre los sepultureros que muchas de esas fosas ni siquiera eran profundas así que, debido a la natural putrefacción del cuerpo humano tras la llegada de la muerte, la contaminación del agua que por vía subterránea circulaba por la urbe era inevitable. Fueron pasando los años, Edimburgo siguió creciendo, y más muros se fueron levantando para mantener este lugar ya maldito fuera la construcción de una nueva y floreciente ciudad. Pero no pudieron borrarla de la memoria colectiva, ni evitar que toda una serie de historias sobre almas surgieran y se mantuvieran en el tiempo.

Con un poco de suerte te encontrarás ya en el patio que da pie al Castillo. Ha terminado el recorrido por la Royal Mile, eso sí, no te olvides de contemplar Edimburgo desde la altura del Castillo. Resulta una vista única.

No te aflijas pensando en la vuelta. Hay varias cosas que se pueden hacer desde el castillo. Si tienes suerte, la puerta del camino que baja hasta el jardín de Prince Street. Es un recorrido abrupto pero muy bello. Otra opción es encaminarte hacia el Grassmarket, una calle en la que también se procedía a ejecutar los condenados. Dejando atrás el perfil tétrico de Edimburgo, podrás avanzar desde esta calle a otra característica: Victoria Street. Es corta pero encantadora. Los colores de los edificios forman un crisol multicolor que recuerda a Amsterdam. Con ese abanico cromático es natural que los comercios que abren allí sus puertas tengan un corte vanguardista o vintage, dependiendo de la tienda. Por cierto, ya que estás en esta calle, ¿No te apetece ver el pub en el que Rowling comenzó a escribir la saga de Harry Potter? El bar se llama Elephant House y está en la calle George IV Bridge.

Otra de las calles que no te puedes perder es Cockburn Street. Es la calle alternativa de Edimburgo con tiendas muy especiales.

Supongo que a estas alturas estarás cansado de tanto andar, pues te recomiendo que te tomes una pinta en cualquiera de los bares que encontrarás bajando por North Bridge.

Cambiamos de tercio para marcharnos al New town. Las autoridades tuvieron la sapiencia de mantener, en la medida de lo posible, la tónica clásica de Edimburgo a esta parte de la ciudad. Es la zona de los negocios y las compras. La calle más importante es Prince St. Una gran vía a la escocesa. Tiendas de todo tipo se van diseminando por las fachadas de los edificios. Un consejo, no dejes que los escaparates te distraigan y contempla la belleza del castillo que podrás ver de frente, junto al monumento a Sir Scott, ennegrecido por el paso del tiempo pero, sin duda, de una belleza extraordinaria. Por cierto, Sir Scott fue un poeta que transcendió hasta héroe nacional.

No te olvides de tener a mano el plano. Busca un riachuelo que fluye por el New Town. Junto al Museo Escocés de Arte Moderno, nace un camino precioso que bordea el río (También hay un cementerio de los que ponen los pelos como escarpias pero no es en el que yace David Hume). Termina en un barrio rico que tampoco te puedes perder. Esto no viene en las guías pero te aseguro que impresiona. Por cierto, no te asustes si crees haber visto a Harry Potter, los niños visten unos uniformes de colegio muy peculiares.

Las dos cimas de Edimburgo merecen ser vistas: Una es el Arthur´s sit. Dice la leyenda que desde allí vio el rey Arturo cómo sus tropas doblegaban a las huestes escocesas. Se trata de un volcán que ya no está activo, lo reconocerás porque se ve desde el palacio de la Reina. Es la cima más alta y presenta una superficie horizontal. Desde allí puedes ver Edimburgo como si se tratara de una maqueta a escala. El ascenso es duro pero merece la pena.

La segunda de las cimas es la de Calton Hill, donde podrás ver la otra cara de Edimburgo y la cima de Arthur´s sit. Allí hay un monumento nacional a Atenas, un pequeño Partenón sin terminar. Al bajar esta cima estarás cansada. En la calle regent hay un pub que se llama Regent con muy buen ambiente. Puedes tomarte ahí un refrigerio. Otra opción es ir al cementerio de Calton Hill donde está la renombrada tumba de David Hume.

DÓNDE Y QUÉ COMER

No podemos negarlo, venimos del país con la mejor cocina del mundo, cualquier peculiaridad culinaria extranjera jamás hará sobra a la rica cocina española. Concretamente, la cocina escocesa, es un ejemplo de lo que no se debe hacer nunca con unos fogones y una cazuela. Como en todas partes, los escoceses tienen su plato típico, en Edimburgo se llaman Huggies, un combinado parecido a la morcilla acompañado de puré de patata y crema de verdura. Otro de los bombazos gastronómicos de Edimburgo es el Fish and Chips. Un nombre exótico para bautizar lo que viene siendo un filete de pescado Pescanova con patatas fritas. Lo curioso es que a los escoceses les encanta este plato.
La parte más clave es elegir el lugar donde celebrar la pitanza. Te voy a recomendar un lugar imprescindible. Está en la calle George St. y se llama Standing Order. Lo peculiar de este garito es que fue otrora el banco nacional de Edimburgo y ahora se ha convertido en un bar –restaurante lujoso pero económico. Aquí puedes degustar los famosos haggies al tiempo que te remojas los labios con una pinta de cerveza. No te olvides de cotillear todas las habitaciones del bar, no puedes dejar de ver la fastuosa caja fuerte de la última sala.

En esta zona de George St. Hay infinidad de restaurantes de todas las nacionalidades: italianos, griegos, españoles, chinos, árabes, pakistaníes…¡Anda! Me acabo de acordar de una curiosa excursión gastronómica. Si vas por South Bridge hasta Nicolson St por la acera de la izquierda verás un Lidl. Para ahí y dirígete a la acera de enfrente por el paso de peatones que está en un cruce. Sigue de frente por la calle que sale perpendicular a Nicolson St, dejando atrás el Lidl verás un callejón y un cartel que dice “cocina de la mezquita”. ¡Sorpresa! Te acabo de lleva a una mezquita árabe donde venden comida para comer allí, pasando frío y calamidad, o bien para llevar (puede ser un buen plan para cenar en el hotel) es comida árabe y pakistaní con muy buen precio. Además, puedes tomarte una pinta en cualquiera de los bares de la calle (El de la puerta roja es más agradable y típico)

SALIR DE COPAS

Edimburgo es la ciudad en la que se escribió el Dr Jekyll y Mr Hyde. No es casual. Esta historia es una alegoría de la vida de los escoceses. Por la mañana son tranquilos, respetuosos y amables pero por la noche se convierten en borrachos dispuestos a sacar los puños por cualquier cosa. Es digno de ver. Anécdotas a parte, la noche edimburguesa es muy interesante. Los bares y pubs están en cualquier esquina del barrio viejo. Lo que se suele beber es cerveza en pinta a un precio que va desde las tres libras a las cuatro. Si no quieres dejarte tu sueldo, no trates de tomar copas. De hacerlo te sentirás estafada porque para beber una copa normal debes pedir una doble. Ahí lo dejo. Estamos en Edimburgo, la capital de Escocia, lo suyo ya que has viajado hasta allí es ir a pubs en los que toquen música folck en directo: tipos con gaitas, tabores y flautas, al más puro estilo celta. Para esto te dejo una lista de los mejores sitios:

El pub Royal Oak de Infirmary Street es el lugar idóneo para ver a algunos de los grandes nombres de la música folclórica entonando canciones o marcando el ritmo. Whistlebinkies en South Bridge tiene grupos todas las noches hasta las tres de la mañana. También puedes ver a los artistas folclóricos que tocan regularmente en Sandy Bell’s de Forrest Road, o en Hebrides Bar de Market Street y en Biddy Mulligan’s de la plaza de Grassmarket. De todos, el más recomendable es el Sandy Bell´s.

Si lo que buscas es una noche más glamourosa, pega un salto al New Town y recorre la calle George St. Es la zona vip de Edimburgo. Allí puedes visitar el Opal Lounge donde acuden famosos y adinerados, algo así como el palacio de Gabiria o la Joy Eslava en Madrid. Otras opciones son el Sygn de Charlotte Lane es un bar con tendencia minimalista o el Oloroso de Castle Street con unas vistas increíbles del castillo de Edimburgo.
Con todo lo que tienes que hacer, no me voy a enredar más en la noche, eso sí, te digo que en la mayor parte de los garitos te dejan pagar con tarjeta y suelen cerrar a las tres o a la una.

DETALLES

Si compras dos cosas y sueles usar las manos para remarcar que quieres dos, nunca muestres las uñas, haz el símbolo de victoria, si lo haces levantando el dedo índice y el anular mostrándoles las uñas, le habrás dicho: que te jodan, es lo mismo que cuando nosotros enseñamos el dedo del medio, ya sabes.

En Edimburgo no hay pájaros, hay cuervos, termina siendo algo normal aunque al principio asusta.

No olvides que puede lloverte en cualquier momento, lleva un chubasquero siempre.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

26 May 2009

¿Qué documentos debo llevar en un viaje?

Escrito por: danogor el 26 May 2009 - URL Permanente

Cuando se va a hacer un viaje es imposible quitarse de la cabeza lo que se va a ver y a hacer en el país que visitemos. Buscamos información sobre destinos turísticos, zonas de interés, transporte por el país, lugares en los que dormir, etc. Luego, cuando estamos en el aeropuerto a punto de embarcar, nos dicen que nuestro pasaporte está caducado y tenemos que ir corriendo a la comisaría para sacarnos uno nuevo. Estoy seguro de que más de uno se ha quedado en tierra por ese motivo. Yo lo he vivido, aunque afortunadamente era un viaje a un país de la UE y sirvió el DNI.

Voy a hacer un listado de los documentos que se deben llevar antes de salir de viaje, nunca está de más:

DNI: fuera de España, el Documento de Identidad es válido en todos los países de la zona Schengen. Puede sustituir al pasaporte en Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, República Checa, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Rumania, Suecia y Suiza. Antes de nada, mira bien cuándo caduca.

Pasaporte: imprescindible si tienes pensado salirte de la lista de países de la zona Schengen, aunque seguramente lo sepas, se saca en las comisarías. Si no has hecho los deberes y te ves sin pasaporte antes de embarcar, las comisarías de los aeropuertos, abiertas 24 horas, pueden hacerte el favor pero sólo lo hacen en caso de urgencia. Lo mismo de antes, mira cuándo caduca.

Visado: imprescindible cuando quieres salir fuera de la Unión Europea a países con los que España no tenga acuerdos en este sentido. Para sacarlo tendrás que desembolsar una cantidad de dinero, que como todo, varía según el país. Lo puedes sacar en el consulado del país en España, aunque si vas a ir contratando los servicios de una agencia de viajes es probable que lo gestionen ellos mismos. Cada país impone sus propias normas para la obtención del visado, pero de eso ya te informarán cuando vayas a sacártelo.

Tarjeta sanitaria europea: Si vas a viajar a la zona Schengen, no vas atener ningún problema en este sentido. Basta con que acudas a cualquier Centro de Atención e Información de la Seguridad Social del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Allí te tramitan la Tarjeta Sanitaria Europea que te permite obtener los servicios de salud fuera de España.

Seguro Médico: muy recomendable y, en muchas ocasiones, imprescindible para sacarte el visado. Para no pillarte los dedos es conveniente un seguro amplio que incluya hospitalización y repatriación, sale más caro pero a tus familiares les dejarás más tranquilos. Antes de Obtener el seguro, infórmate en el Instituto Nacional de la Seguridad Social sobre los posibles convenios entre España y el país al que vas a viajar.

Carnet de conducir internacional: Si tener pensado ponerte al volante en el país al que viajes, debes sacarte el carnet de conducir internacional para aquellos países que están fuera de la zona Schengen. Se tramitan en la Jefaturas Provinciales y Locales de Tráfico.

Carnet de alberguista internacional: Todo mochilero debe llevar su carnet de alberguista internacional para poder dormir en los albergues. Puedes sacártelo en la mayor parte de los albergues de International Hostelling, pero más vale prevenir que dormir en la calle.

Carnet internacional de estudiante: te permite obtener descuentos en transportes, alojamientos, entrada en museos, etc. Se obtiene en los Servicios de Juventud de las Comunidades Autónomas.

Si se os ocurre algún documento más, si encontráis algún error o se os ocurre algún consejo, por favor, dejad un comentario que si algo bueno tiene Internet es poder modificar la información.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de David Nogales

El Mochilista

Cansado de la vida mongólica de los Fruitis, sobre todo, harto del agonías de Gazpacho, decidí recorrer mundo. Viajar me ha hecho descubrir muchas cosas que daba por hecho y eran completamente erróneas. He convertido mitos y leyendas en verdades y he deshecho prejuicios. Desde hace unos años soy adicto al viaje y necesito, cada cierto tiempo, salir con una mochila al hombro para descubrir un nuevo país.

ver perfil

Tags

Amigos

  • nachoherrero
  • cauci66
  • NuriaNómada
  • Daniel Yáñez González-Irún
  • Anna G. P.
  • juanmanuel
  • jubis
  • juan-manuel-jimenez-garcia
  • Daniel Yáñez González-Irún
  • David Torres Bosque
  • jose-sanro
  • cattieblack
  • Simpa de JMC S.J.
  • cardenoli

Fans

  • Francisco Arias Solis
  • Tucho Novoa
  • j-enrique
  • VerdeÁfrica
  • carloshistorias
  • Andreas Knoop Wundenberg
  • apolvorinos
  • Joaquin

Ídolos

  • cowabunga
  • antoniomorenocasero
  • blasftome

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

TxT