16 Abr 2012

En manos de locos

Escrito por: Natalia Marcos el 16 Abr 2012 - URL Permanente

¿Y si alguien con poder, con mucho poder, perdiera la cabeza? ¿Y si esa persona fuera un general estadounidense en plena guerra fría? ¿Y si, como consecuencia de esa paranoia particular la guerra pasara a estar al rojo vivo?

A Stanley Kubrick no se le ocurrió otra cosa que ponerse a pensar en estas cosas en el año 1964, y de esas ideas surgió i¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú, una despiadada sátira que tiene al peligro atómico y la guerra fría como protagonistas. A través de una serie de personajes, a cada cual más pintoresco, Kubrick retrata una situación que no por alocada y desquiciada resulta menos probable. Porque esas cosas pueden ocurrir: que un general se obsesione con que los soviéticos están tratando de envenenar a los estadounidenses a través de los fluidos, que por un mecanismo de seguridad no haya forma de echar atrás la orden de ataque y que... ¿Para qué contar al detalle un guion que funciona a la perfección? Titulada en su versión original Dr. Strangelove or how I learned to stop worrying and love the bomb (ahí queda eso), la cinta nos lleva a través de una serie de situaciones surrealistas que producen el agobio en un espectador que ve cómo los hados se han conjugado para que no haya solución al problema: un ataque sin motivo alguno que puede tener catastróficas consecuencias.

Peter Sellers, que se mete en la piel de tres de los personajes principales, da una lección magistral de interpretación acompañado por un impecable George C. Scott, otro militar que, lejos de ayudar a que el problema se solucione, complica todavía más el asunto. El filme consiguió las cuatro candidaturas a las principales categorías de los Oscar: Mejor película, director, actor (Peter Sellers) y guion.

Divertida a la vez que preocupante. No sabes si reír o llorar. Pero, ante todo, una excelente película, un clásico que demuestra la pericia del director y de los actores y que nos deja diálogos como este a través del famoso teléfono rojo:

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

Anónimo

Anónimo dijo

¿ En manos de lokos?
En manos de los mercados . No se sabe qué es exactamente eso de los "mercados" ,pero no se habla de otra cosa en cualquier rincón que dé para comentarios . Los mercados nos traen , los mercados nos llevan , y a la primera de cambio la Bolsa se asusta y la Prima se dispara .
¿ Qué se traen exactamente entre manos los mercados ?
Bueno... ¿ Y si la paranoia general cayera del cielo convertida en un extraterrestre kabreado que suena como un "bark"?
Algo así es lo que ocurre en la última americanada que ha incorparado al mundo del cine a la guerrera Rihanna.
No hay que preocuparse en exceso por si se le cae un tornillo a cualquier cerebro del universo y la guerra amenaza con su discurso ,porque para eso está Papá americano ,para que el mundo no sufra ni un rasguño.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Natalia Marcos

De cine

Películas interesantes, prescindibles y obras maestras, junto con avances de lo que podremos ver en la gran pantalla en el futuro.

ver perfil »

En Twitter (@cakivi)

    Natalia en Flickr

    Mis críticas en Muchocine.net

    EL PAÍS en Facebook

    ELPAIS.com on Facebook

    Tags

    ElPais.com Cultura

    Esperando Contenido Widget ...

    Suscríbete

    Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):