30 Mar 2009

Un "anuncio" de Nescafé, sin nescafé...

Escrito por: La Bombilla el 30 Mar 2009 - URL Permanente

Estaba sola. Había hecho muchos planes, no era habitual poder disfrutar de un fin de semana a solas, así que, se dedicó a hacer lo que de otro modo no podría. Quería recuperar un par de armarios, se había pasado todo el sábado reorganizando, para poder vaciarlos, luego entre los dos días, los había lijado. Acababa de terminar de darles la última mano de barniz al agua. Pensó que se merecía un descanso.

Se asomó a la ventana. Había estado nevando durante todo el día. Ahora a la caída de la tarde, con el sol escondiéndose en el horizonte, dejando un reflejo de múltiples colores cálidos, sobre el manto blanco de la nieve.

Estaba incómoda, necesitaba una ducha. Al terminar se dio cuenta de que la casa se había quedado fría, pero se resistía a volver a poner la calefacción, así que se puso su esquijama, ese que ya estaba para el arrastre, unos calcetines gordos y el jersey andino, que ya no podía sacar ni a la montaña.

Después se fue a la cocina y se preparó un buen chocolate a la taza, de esos que le gustan a ella, “sólido”, con mucho para engorgar, nata, mantequilla, chocolate, un poco de harina, azúcar (moreno), una pizca de sal y una pizca de pimienta. Al llegar a este último ingrediente, sonríe recordando tanto la película como el libro “Chocolat”, dónde lo leyó y le llamó tanto la atención que a la primera oportunidad que pudo, lo probó. El resultado fue espectacular, y desde entonces no había dejado de hacer esta receta.

Luego, ya bien armada con un libro, ese libro que nunca empezaba porque quería poder dedicarle toda su atención, su taza, la de toda la vida, esa que decía “One coffee a Day, keeps Reagan away”, bien arropada, se medio tumbó en el sofá, con la luz cálida de leer, se tapó con la mantita que le devolvieron a la muerte de su abuela y que ella había apreciado tanto, se dispuso a leer. Pensó en lo que estaría haciendo su pareja, que se había ido a ver a su madre, y que se había llevado a sus hijas. Si había algún pero, fue observar ese hueco dónde su gata solía colocarse para acompañarla en estos días, que más parecían una estampa de un anuncio de Nescafé que una situación real.

La intención era buena, pero tras leer un par de páginas, de tomarse casi todo el chocolate, que además tuvo que acompañarse con una cuchara de lo espeso que lo había dejado, fue cayendo en un sopor, que hizo que sucumbiera a morfeo.

Esa fue la escena que se encontraron su marido y sus hijas. La mayor se avalanzó hacia el chocolate, la pequeña, que venía medio dormida, trepó por el sofá y su madre y se acurrucó entre sus brazos, ésta sonrío, le dio un beso, sin ser casi ni consciente, en la cabeza morena de su niña y siguió durmiendo con una sonrisa feliz en su rostro.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01 Nov 2008

Si uno se ofusca, no hay diálogo que valga...

Escrito por: La Bombilla el 01 Nov 2008 - URL Permanente

Paseaba pensativa y triste. ¿Cómo puede cambiar una relación en tan sólo un instante?

Todo empezó de la manera más absurda. Le había acompañado a comprar un bolso para su novia. Estaba preocupado, porque ni le gusta ni se le da bien. Estando en la tienda, se empezó a escuchar algo de jaleo. Una señora estaba protestando porque el día anterior se había llevado un bolso y no se había dado cuenta de que estaba roto. Había venido a cambiarlo, pero se olvidó el ticket y la dependienta, le dijo que sin ticket, no se lo podía cambiar, la señora se volvió y se encontró de cara con un hombre, que le dijo:

- No hay derecho, uno gasta su tiempo, ya podrían tener un poco de consideración.

- Se me ha olvidado el ticket

- De veras no cree que no saben que ese artículo es género suyo. Vamos señora, somos sus clientes, tenemos derechos.

- Ya, pero es que la chica me ha dicho qué sin el ticket…

- Bueno, claro, pero digo yo, que una tienda tan importane como esta con tantas sucursales debería tener una mejor respuesta. ¿O es que acaso prefieren que vayamos a comprar a otra tienda?

Por allí cerca había más personas que se habían empezado a acercar al ir oyendo la conversación. Empezó a subir un murmullo. Mi amigo estaba entre ellos.

Me decía, “la verdad es que no hay derecho, imagina que me pasa eso a mi, vamos, yo ni loco me voy sin cambiar el bolso.”

Le miré de hito en hito. “Hombreee, si traes el ticket, no pasa nada, te lo cambian.”

-¡Mira! - me dijo exaltándose más - todos somos trabajadores, deberíamos ayudarnos y no pisarnos. Esta tienda tiene mucha pasta, que ponga los medios, que proyecte un plan a seguir, pero que no dejen que es señora tenga que venir más veces.

Mientras nosotros hablábamos, el ruido era mayor. Había una chica, recién contratada, tenía un contrato por seis meses y no sabía como reaccionar. Lo peor de todo era qué su jefa no estaba, así que no tenía a quien acudir. La chica se puso nerviosa.

- ¡No se devuelve!

- ¿Por qué no, a ver, no ves que es una norma absurda?

- Estoy haciendo lo que me han dicho, así que no se cambia

El grupo se iba exasperando, cuanto más se empecinaba la empleada en seguir las normas, más se iba enfadando el grupo y más “piropos” le dedicaban. Que si no sabía pensar, que si no sabía decidir, en fin, que esa su actitud, se iban a ir a otra tienda y a esta no volverían hasta que les pidieran perdón

A un lado, un señor contemplaba la escena con una media sonrisa. Observaba con placer, la que se estaba organizando. De éstas, quizá consiguiera convencer al dueño del local, que se lo alquilara a él.

Y mi amigo y yo, pues eso, terminamos enfadados, porque ninguno de los dos, éramos capaces de entender los argumentos del otro. Hubo silencios incómodos, hubo alguna que otra palabra más gruesa y sobre todo hubo mucha ofuscación. Y sí, sigue siendo mi amigo, pero ya, pues ya, no es lo mismo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

03 Jun 2008

La familia...no deja de ser la familia...

Escrito por: La Bombilla el 03 Jun 2008 - URL Permanente

Hoy me he acordado de mis tíos y no puedo dejar de contar algo de ellos.

Bueno sí, le dio un ataque... ejem... un ataque de risa. No había manera de levantarla y he pensado que esto seguro que era algo digno de contar en el blog. Así que rauda y presurosa, he entrado en el blog. No he tardado en “loguearme”, bien, primer paso dado, segundo, cuando he ido a crear artículo, no ha tardado en cargar y yo ya tan emocionada, me he puesto con lo de mi tía.

Y joé, tan bien me había salido de un tirón que me he acordado de que allí estaba también mi tío, fino como un espárrago, queriendo ayudarle a levantarse, oyeeeeee, que imposible, de verás, él lo intentaba pero mi tía no podia ayudar, por que sus risotadas hacía que se moviera para todas partes y no podía dirigir su fuerza hacia la misma dirección desde la que tiraba mi tío.

Él que en general es muy serio, le decia que tenía que ayudarle, con la cara de pocos amigos, la miraba pero tras el tercer intento, se ha dado cuenta de lo absurdo de la situación, así que ha empezado a sonreir, lo ha intentado otra vez pero al ser imposible, se ha caido encima de mi tía contagiado por la misma risa y claro yo allí, viéndolo todo, que no sabia si llorar o reir.

Pensaba que si me acercaba no iba a poder ayudar, y cuando les vi a los dos por allí riéndose como nunca, me acordé de la última vez que había visto reir a mi tío.

Era un día de sol, mi hermano y yo le habíamos robado el coche, y como no, cuando uno hace cosas de esas, pues lo estampamos contra un árbol.

Uffff, el miedo era mucho, pero llegamos allí, con una cara tan compungida, que pensamos que quizá así nos castigarían pero que no serían tan duros. Mi tía se puso echa una energúmena, según nos echaba la bronca llegó mi tío, que en cuanto se dio cuenta de la situación, se acercó a su mujer y le dijo algo al oido.

Ella primero se quedó desconcertada y simplemente se calló. Nosotros estábamos más asustados que nunca, nos volvimos a nuestro tío pensando que si ella había sido dura, él sería la hostia, jojojo, pero según le miramos estaba descojonándose de risa. No entendíamos nada. Llegó, nos dío mil pesetas a cada uno (fue hace mucho, claro) y nos dijo que podíamos irnos al cine y tomarnos unas hamburguesas.

¿Sabes el miedo que da, cuando los adultos dejan de comportarse como deben? Tiempo después, nos enteramos. Mi tío quería librarse de ese coche, pero le era muy caro llevarlo al desguace. De aquel modo le habíamos resuelto la situación bastantee más barata... así que cuando mi hija se va refunfuñando... ¡¡¡no hay quien entienda a estos adultos!!!, siempre me surge una sonrisa de oreja a oreja.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

26 May 2008

El Síndrome de la Página en Blanco

Escrito por: La Bombilla el 26 May 2008 - URL Permanente

Su vida estaba arrinuada, era periodista. Siempre se había reido de todo eso que decían o llamaban "el síndrome de la página en banco". Pero ahora estaba para todo menos para risas. No podía ser verdad, le bullían muchas historias por la cabeza, pero en cuanto se ponía delante del ordenador adíos inspiración. Lo había intentando todo, PC, máquina de escribir, cuaderno. Nada, tres líneas y ya está. Era incapaz de seguir.

Se sirvió un whisky, ni borracho era capaz de escribir nada. Prácticamente empapado en alcohol y lágrimas, se quedó dormido.

-Shhhhh, se ha dormido, no hagais ruido.

- Con el pedo que tiene, a este no le despierta ni el tato.

- Joder, no te ensañes, sabes que está así por nuestra culpa, así que déjalo estar y ven que tenemos que trabajar.

- Eh, vale, si a mi me da igual, pero eso sí, como sigamos así, este se nos suicida, creo que hemos elegido mal.

- ¿Cómo que elegimos mal?, está dando sus frutos, ¡no puede escribir nada!

- Ya, pero calculamos mal, parece que es lo único que tiene, si no le dejamos volver a hacerlo pronto se tirará por una ventana, te lo digo yo,

- Es muy posible, pero algo tendremos que hacer, fíjate para lo que estaba utilizando su don. No hace más que tergiversar sus informaciones para conseguir llevar al público dónde él quiere. Se está beneficiando de la desgracia ajena, además de ayudar a sus amigos a conseguir un poder que le quitaron los votantes.

- No es más que un carroñero.

- Ya, pero fíjate, está así de jodido, porque no puede seguir enriqueciéndose con la desgracia ajena.

- ¡Un momento, todo el mundo quieto parado!, nosotros estamos aquí, porque mantiene y se ha ridiculizado de nuestra razón de ser.

- ¡Qué bonito que te ha quedado eso! ¿Ahora nos lo explicas?

- Sabes perfectamente que el "Síndrome de la Página en Blanco" es nuestro medio para "decir" al sujeto en cuestión que podría escribir mucho mejor, que se está dejando devaluar en sus escritos y que ha de esforzarse si de verdad ama la escritura. Por eso, le quitamos la inspiración inmediata, para que cuando se siente a escribir, tenga que forzarse más y así sacar lo mejor de si mismo.

- Ah, ¿y qué hacemos cuando tenemos un caso como este? yo no quiero que se dedique a escribir mejor, si lo que hace es esto

- Y tampoco vamos a llevarle al suicidio, sería por muy podrida que tenga el alma, nosotros somos "una ayuda" no unos ejecutores. En teoría somos duendes buenos.

- Pero sabes que no podemos irnos sin más, es algo que tiene que vencer él mismo, ahora estamos en un callejón sin salida

- Es la misma conciencia del escritor la que nos llama al darse cuenta de que pierde calidad. Pase lo que pase, el único que tiene la clave, para superarlo todo, su bloqueo sus miserias, es él mismo...

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de relatos

Narra tú:

Este blog es un blog abierto para toda La Comunidad, para todos aquellos que quieran contarnos una historia a los demás, pero una historia corta, muy corta.. entre cuatrocientas y quinientas palabras...¡ah y en cualquier lengua oficial de este Reino! no vale ni el chino mandarín ni el inglés de Su Majestad Graciosa...

La operativa, sencilla: a través de contactos envías el email con el cual estás dado de alta en un blog de La Comunidad, se te autoriza, y a partir de ahí via libre para escribir lo que quieras y cuando quieras... aunque eso si, el cuanto hay que mirarlo un poco ¡Ahí está la gracia!

ver perfil »

Fans

  • estaporllegar
  • rodyrivas
  • Ricardo Gonzalez
  • amatetonta
  • el beidani salaheddine

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):