10 Jun 2014

Las Ventas: …y el final…el triste final.

Escrito por: Padua el 10 Jun 2014 - URL Permanente

Cuando ayer me disponía a escribir el último artículo sobre San Isidro, me paré en seco y pensé si realmente merecía la pena… ¿Qué voy a decir? ¿Miurada, Rafaelillo, J. Castaño, S. Marín? ¿Repetirme de nuevo? ¿Decir que hubo toros que me gustaron y que fueron verdaderos toros de lidia? ¿Decir que los toreros estuvieron muy por debajo, en ocasiones, de los toros? Dudé, no escribí y hoy con más perspectiva reflexiono.

Está claro y es evidente que ahora mismo hay tres sectores de la fiesta que caminan, caminamos en paralelo:

1.- Los aficionados independientes y que no tienen ningún interés en la fiesta que no sea altruista y su simple y pura afición. Poco a poco se están retirando de los toros, aunque en algunos casos es una verdadera huida a todo correr, ante la imposibilidad de soportar lo que ven cada tarde.

2.- El taurinismo oficial, con todos sus profesionales, sean de la categoría que sean, periodistas, algunos aficionados y algunas peñas…muy variopinto en su conjunto, pero con un punto en común y es que viven de esto, o tienen intereses creados, de uno u otro tipo, en la fiesta.

3.- Por último un público, más o menos aficionado, que no quiere más problemas que ir a la plaza, de vez en cuando, a divertirse y a ver cortar orejas y ni le importan los problemas de la fiesta ni le importa nada más relacionado con ella. Y le da lo mismo que se acabe hoy, que mañana… cuando no haya toros ya irán a otra cosa, aunque sea al tiro al plato…

Ante esto poco podemos hacer, pues hay un sector que es el que sigue dirigiendo los hilos y tejiendo toda la tela de araña que poco a poco hará que la fiesta se acabe, al menos la fiesta que queremos los aficionados, y no es otro que el taurinismo oficial con todos sus estamentos, aunque curiosamente enfrentados entre sí en algunas cosas, pero no en mantener una fiesta artificialmente, una fiesta que está en la UCI, y magnificar los más ridículos acontecimientos y resultados para seguir viviendo de este maltrecho espectáculo.

Tal y como está todo, ya hasta entiendo a algunos toreros, claro… a los de Victorino y a los de Miura… por ejemplo. ¿Van a ser ellos los salvadores de la fiesta?

Si ven borregada tras borregada, en las Ventas, toros de “durse” que decía aquel que deberían haberse ido desorejados por partida doble, y ven a sus compañeros -figuras ellos, se autoproclaman- torear con todas las ventajas habidas y por haber y sin entregarse lo más mínimo, sino quedándose siempre a mitad del camino, con cuatro pasecitos sueltos en medio de una faena de tío vivo, que sube y baja, sin dar el aldabonazo necesario para triunfar de verdad en las Ventas, y ven que aún así, los magnifican, los elevan a la gloria, los santifican, salen por la Puerta Chica, perdón, por la Puerta Grande…. ¿Para qué se van a esforzar estos otros, o a jugar la vida, con un toro de lidia de verdad…sea Victorino, sea Miura?

Los triunfadores, son triunfadores a la mitad. Nunca en esta feria han cruzado esa frontera imaginaria del toreo de verdad, del toreo autentico, de una faena consistente, uniforme de menos a mas, sin altibajos, con pases de lujo, con la muleta adelante, la suerte cargada, rematando como hay que hacerlo… ¡nunca! No hemos pasado, como digo de algunos muletazos sueltos y unas faenitas sin armonía. Y se llevan los premios, como se los llevan toritos endulzados, con castita sí, con cierta bravura, sí, pero no para recompensa…

La honradez hubiese sido dejar todos los premios desiertos ¡todos!, pero no este año sino otros muchos y quizás los toreros, los profesionales, los críticos, se lo pensarían… lo malo es que los premios los dan quienes los dan, o sea ese sector del taurinismo imperante en el cual se retroalimentan entre sí sus componentes.

Que conste que no tengo nada que objetar, como personas, de nadie, porque a nadie conozco ni quiero hacerlo. Mi máxima siempre ha sido la de mantenerme lejos del taurinismo oficial, mantenerme lejos de toreros, periodistas, hoteles, peñas y demás amiguismos y así llevo todo mí vida…por eso no conozco a nadie personalmente. Solo he estado al lado de aficionados independientes y sin intereses que antes había y muchos y de los que mucho aprendí, pero ya quedan muy pocos.

Si conozco a algún torero ha sido por su obra en la plaza y sus libros en mi librería… poco más. Creo que no he chocado la mano de un torero en más de tres ocasiones y porque no me ha quedado más remedio y ¿saben por qué? Por el respeto que les tengo. A pesar de todo me merecen respeto. Algunos mucho, otros no tanto… Pocas cosas, personas y profesiones hay que respete más que a un torero de verdad…y no me va eso de ir de mano en mano y de palmadita en palmadita…no me va.

Pero esto precisamente me da la libertad de decir lo que pienso, que es mi opinión, la que me surge al contemplar y ver un espectáculo o una feria, a pesar de no ser muy mayor, y de haber visto cientos de tardes, miles de toros y muchos toreros, la de un “aficionado cansado”, sí, muy cansado de todo lo que rodea al mundo del toro, pero con más afición que nunca… y mientras el cuerpo y la mente aguanten estaré aquí, en este blog, para decir y transmitir lo que pienso, sin ofender a nadie, sino diciendo y contando lo que veo y lo que creo…

Por todo eso no haré una crónica de los Miuras diciendo que algunos toros buenos y los toreros de aquella manera… No, no tengo moral para hacerlo… mientras se reparten premios injustos y se abren falsas puertas grandes. Allá cada uno con su conciencia. Puede que al menos la taurina, la conciencia taurina, algunos la tengan más negra que la pez. Este Aficionado Cansado la tiene muy tranquila…

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

07 Jun 2014

Las Ventas: interesante corrida de Victorino.

Escrito por: Padua el 07 Jun 2014 - URL Permanente

Al ruedo de las Ventas, salieron ayer seis toros de lidia, con muchas de las cualidades y defectos que se suelen insertar en un animal de su especie. Todos ellos cárdenos, más o menos claros, y por este orden: Madrileño, Escritor, Vengativo, Jaqueco, Majito y Caminero.

Los seis tuvieron interés, unos más que otros y destacaría al segundo, Escritor, por el conjunto de su comportamiento, y como un toro de fiereza el quinto de la tarde. La fiereza no hemos de olvidar que es un componente de la bravura. Por eso quien suscribe, en octubre de 2009, escribió en este mismo blog unas notas sobre el comportamiento y las características del toro de lidia de las cuales entresaco este párrafo:

“La bravura es ya un concepto muy amplio: es el todo en el toro de lidia, por eso cuando nos referimos a él le llamamos "toro bravo". La bravura encierra varias cualidades y hay diversas opiniones al definirla, si bien creo que son en el fondo muy parecidas, no obstante yo me inclino por afirmar que bravo es el toro fiero que acomete con fijeza. Si éste no es fiero no servirá para la lidia y por lo tanto se parecería más a un toro domesticado, pero si no tiene fijeza, no sería bravo.

La fiereza y la fijeza fueron cualidades de casi todos los toros que se lidiaron ayer en Las Ventas. Por eso el público no se aburrió y por eso los toreros anduvieron de aquella manera acostumbrados a las “borregadas” que generalmente se sueltan por esas plazas de Dios y en muchas tardes, también en Las Ventas.

Otro concepto que recogíamos en esas notas a las que hago alusión es el de la casta y decíamos:

“La casta es el concepto base del toro de lidia. Es su origen, su linaje...Para entendernos el toro de lidia tiene casta de eso...de lidia y como tal son todos sus componentes. Se dice de un toro descastado cuando no reúne ningún ingrediente o muy escasos de los que son naturales en el toro. Desde aquí se admiten muchas variantes pues puede, por ejemplo, un toro tener casta y mansear en ciertas fases de la lidia.

Ayer los toros también tenían casta.

Todo esto no quiere decir que los “Victorinos” que vimos ayer reuniesen hasta el extremo todas las cualidades propias del toro de lidia y toro bravo. Si hubiese sido así en alguno, sin duda se hubiese premiado con la vuelta al ruedo… cosa que no ocurrió porque ninguno la mereció. Ninguno fue tan completo, ni tan redondo su comportamiento en el ruedo venteño como para obtener algo más destacado que no fuesen aplausos u ovaciones. El mayor defecto que apreciamos es que alguno de ellos no humilló lo suficiente, aunque si lo hizo algún otro.

Pero esto no empaña en absoluto una corrida de toros que lo fue y mucho para el aficionado y menos para los toreros de ahora, poco acostumbrados a ver al toro de lidia en su plenitud.

Uceda, Ferrera y A.Aguilar, no nos hicieron recordar a toreros como Andrés Vázquez, Ruiz Miguel, J.L Palomar o al mismo Esplá…esto por citar solo a algunos… de los muchos que se han enfrentado con éxito a los Victorinos.

Me imagino porque no he leído nada, a los profesionales de la pluma taurina, tirando por los suelos la corrida de toros… y presionando al ganadero para que tenga que doblegarse a sus opiniones, como suele ser costumbre en ellos cuando sale el toro autentico en Las Ventas. Por cierto, volvemos a hacer la pregunta del millón: ¿cuándo hablaran claro y franco los ganaderos…? Lo mismo cambiaban muchas cosas en la fiesta. Pues los únicos que hablan y mucho son los toreros y los ganaderos cuando lo hacen, siempre están cohibidos y mirando bien lo que dicen por si molestan…

Por si a alguien le sirve les diré que el ganadero ayer se pudo sentir contento y si bien tendrá que mejorar algunas cosas, cierto es que sus toros se parecieron y mucho a otras “victorinadas” que a lo largo de la historia de la ganadería hemos presenciado.

Cumplieron en general, sin destacar en exceso, los picadores que hicieron su labor cuando los toros fueron, también en general, con prontitud y fiereza al caballo.

A partir del cuarto toro, los toreros, viendo el cariz que tomaba la corrida ya no se esmeraron tanto en colocar al toro bien frente al caballo y nos trataron de mostrar más sus defectos que sus cualidades…

Algunos pretendieron empezar doblándose por bajo, más bien macheteando, a algún toro, con lo cual lejos de domeñarlo, le enseñaron a hacer lo que no debía… A estos toros hay que hacérselo todo despacito y muy pensado, porque son toros muy “listos” que no admiten tropelías ni tonterías…

En algún caso vimos como se le quitaba la muleta de la cara, cuando había que dejársela puesta y un sin fin de incongruencias propias de, como hemos dicho, toreros que no están muy acostumbrados a ver este tipo de toros saltar a un ruedo.

El quinto, Majito, un toro con una preciosa estampa y de los que hacía muchos años que no habían salido en Las Ventas, cogió dramáticamente al banderillero-puntillero de la cuadrilla de Ferrera, Manolo Rubio. Cuando el burel ya estaba en el suelo echado y a punto de apuntillarle, su fiereza y su bravura salieron del fondo de su casta y al ver ante si al puntillero, y conforme se levantaba, lo empitonó volteándolo y siguió con saña su cuerpo en el suelo. Resultó herido y lesionado grave.

Y aquí se produjo un hecho oportunista de Ferrera que no me gustó. Cogió la puntilla, cuando retiraron al banderillero y el toro se volvió a echar, e intentó apuntillarlo sin éxito. ¿A cuento de qué venía esa historia? ¿Un matador tenía que hacerse puntillero –casi matarife- en un ruedo como el de Madrid? Que yo sepa aparte del puntillero de plaza y corrales –por cierto infrautilizado al máximo- había otros dos banderilleros que podían apuntillar al toro, como así se hizo después.

Este toro, como todos, murió con la boca cerrada y luchando hasta el ultimo momento por defender su vida, sin rendirse ante la muerte.

Poco le puedo decir de las faenas de los toreros, por que ya se las pueden imaginar con lo que vengo diciendo y prefiero no entrar en detalles.

Terminar pidiendo más corridas de toros como las de ayer que nos mantuvieron con todo el interés del mundo la mirada en el ruedo y un último párrafo de las notas que hemos venido citando y que hace alusión a la muerte del toro bravo, y que por cierto alguno de los de ayer murió así:

“El lidiador (…) pasará por última vez los vuelos de su muleta ante el toro, burlando su postrera embestida y éste, en los medios, sucumbirá con la misma fuerza que embistió, con su boca cerrada, su cabeza, aún, enhiesta y arrogante y el único signo de debilidad será, acaso, una lagrima escapada, imperceptible para todos, excepto para su torero.”

************

* Fotos de J.M.R.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

06 Jun 2014

Las ventas: muletazos sin rematar y otras modas.

Escrito por: Padua el 06 Jun 2014 - URL Permanente

Esta isidrada venimos observando que hay algunas modas… por ejemplo: los vestidos de torear, casi todos rematados en blanco, el toreo de abajo a arriba y sobre todo lo mal que se rematan los pases o mejor que no se rematan siquiera.

Todo ello no es óbice para que, como ayer, algún torero salga a hombros por la puerta grande. Una puerta ya demasiado pequeña…

Los toros de El Puerto de San Lorenzo, algunos en tipo y otros mucho menos, uno devuelto y otros flojotes, dieron juego para el torero, y sobre todo para el toreo actual, aunque algunos mansearon en el caballo o lanzaron algún que otro arreoncillo contra las cabalgaduras y contra todo lo que se meneaba, pero sin que ello constituyese un autentico peligro. Solían cambiar para bien, en banderillas –ya saben lo importante que es este tercio para el comportamiento de los toros- y les venía ese punto de castita que les conducía a que se quedasen para la muleta bastante aceptables, haciendo que parte del público los aplaudiese en el arrastre… ¿Por qué…?

Padilla, que banderillea sobrio y con cierto clasicismo, con la muleta no llega a los tendidos madrileños. Cosa inexplicable porque no hace nada más, ni nada menos que sus compañeros, pero no llega…Ayer muy perfilero, al hilo del pitón, sacando la mano…En fin ya saben…como los demás.

El Cid, es otro cantar. Sería para hacer un análisis profundo sobre él. Insisto en que a este torero le ha inundado un miedo atroz al toro, que trata de disimular, pero que le conduce a torear así, o sea como él no toreaba antes y como no se debe torear.

Qué gran faena a su primero si todo lo que hizo lo hubiese hecho bien, o sea toreando cruzadito, echando la muleta adelante, adelantando la pierna, pasándoselo cerca (o sea arrimándose), terminando los pases y rematando atrás, y no hubiese estado con esa inseguridad que le caracteriza últimamente y toreando por correspondencia o mejor “on line” que dice mi amigo, porque el toro apenas lo olía… de lo lejos que se lo pasaba…En el otro de forma parecida.

Luque es un torero al que le gusta poco la mano izquierda, al menos en Las Ventas, y quizás por eso tira la espada, a veces, cuando torea con la derecha… teniendo en cuenta, además, que practica mucho el toreo accesorio, el de adorno, y menos el fundamental. Presentaba ayer la muleta totalmente de pico, casi vertical a la cara del toro y luego con la derecha toreaba de esta manera estandarizada que ahora se hace tanto.

Es verdad que al echarse la mano a la izquierda, sobre todo en el primero, dibujó un par de naturales o tres de bella ejecución y remate… y poco más. Luego los adornitos.

Empezábamos hablando de que no se rematan los pases y a fe que así sucede en muchos casos. Ayer tanto el Cid como Luque los remataban en cualquier sitio…en las nubes, enganchados en los pitones del toro, dejando el pase abierto y sin cerrar… esto aunque se liguen los pases, el aficionado lo percibe y se da cuenta de que se dan medios pases, de mala manera y a veces parece que con prisas, por esto de no “enfriar” al público…

El público, que paga y sostiene la fiesta, en su mayoría en Las Ventas, poco le importa el toreo bueno, ni la colocación de la espada, ni nada de nada… Con pedir orejas con el clinex y conseguir que se abra esa Puerta Grande, chica ya, tiene bastante y los toreros dirán: ¿Para qué me voy a esforzar y hacer otra cosa…? Y llevan razón: si con cualquier cosita les basta para que parezca que han hecho la hazaña del siglo. Eso si, pasado mañana pregunte usted por ahí y a ver quien se acuerda de una sola de las faenas de Puerta Grande de esta feria… ni uno…


*Fotos: J.M.R.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

05 Jun 2014

Las Ventas: triunfo del Rey Juan Carlos en la corrida de Beneficencia.

Escrito por: Padua el 05 Jun 2014 - URL Permanente

El Rey se despidió ayer de Las Ventas, como tal. Se cortaba la coleta como Rey en la corrida extraordinaria de Beneficencia. Y a fe que obtuvo un clamoroso triunfo. Fueron varios minutos de una cerrada y estruendosa ovación a su llegada, que no dejaron siquiera escuchar el himno. Al final fue despedido con otra atronadora ovación.

Estoy seguro de que muchos de los que estábamos y aplaudimos no somos monárquicos en sí mismos, ni mucho menos, pero hemos sido Juancarlistas –vivimos la transición con intensidad- y consideramos que la monarquía en España, en general, ha sido de una gran utilidad para el pueblo español, al menos hasta ahora. En el futuro lo veremos…pero ayer a quien teníamos en el palco era a Juan Carlos, Jefe de Estado, en el que su balanza personal desde su cargo institucional, se inclina muy claramente hacia el lado positivo.

Otra cosa es que en mi corazón luzcan otros colores de bandera que quizás en algún momento sean los que luzcan en las barandillas de las plazas de toros.


No obstante, el Rey hizo durante muchos años grandes e importantes faenas que en su mayoría hay que reconocerle y ha cosechado sonoros triunfos. Otra cosa es que algunos y algunas por su edad no hayan sido conscientes del todo. Otra cosa es que en similitud con algunos toreros haya tenido un declive y se haya retirado más o menos a tiempo. En todo caso ha sido un “toreo” arriesgado el suyo, que ha tenido arte y ha despreciado a veces la técnica, dando emoción y riesgo a sus faenas. Digamos que en la mayor parte de su carrera ha practicado el toreo autentico, el toreo puro y hondo… por eso ayer veintitrés mil almas, de todas las edades y condición, se lo agradecieron.

Visto quien era el maestro ayer, los demás –Juli, Fandiño y Talavante- casi parecían sobresalientes, y no muy aventajados, pero lo que más me apena es que no encuentro palabras para decirles hoy algo nuevo, distinto a lo que vengo escribiendo en este largo periplo ferial de San Isidro, 2014.

Los de Alcurrecen, se fueron en algunos casos sin torear. Sí, es verdad que alguno estaba invalido –el primero debió ser devuelto- y que otros tuvieron poca fuerza, pero si la emoción que a los toros les faltaba la hubiesen sabido o hubiesen querido poner los toreros, los resultados serían muy distintos.

¿Se imaginan si las decenas de muletazos que dio El Juli en su primero y muchos otros de su segundo, hubiesen sido muletazos auténticos, dados con la verdad que el toreo atesora, con la autenticidad que el aficionado espera, con la emoción y el riesgo que son consustánciales con la fiesta? ¿Se imaginan? ¡Qué distinto hubiese sido todo!

Pero no, no fue así, volvimos al toreo vulgar, al toreo despegado, al toreo técnico… a ese toreo pueblerino y festivalero, en el que no nos sentimos identificados una mayoría de aficionados y por supuesto no quien esto suscribe…

Iván Fandiño se nos embarullo, otra vez, en algunos momentos de su faena. Una mezcla de tremendismo con un toreo poco identificable, nos llevaba constantemente a la desazón y el desconcierto. Fandiño acompañaba el viaje, movía la muleta… pero eso no es torear. A algunos toreros se lo he preguntado y a éste lo hago hoy: ¿quo vadis Iván Fandiño?

De Talavante diremos sencillamente que no estuvo… o quizás el no se encontró y si eso ocurre con uno mismo, pues imagínense lo que se transmite a los demás…Confuso, sin ideas ni ganas, diga él lo que diga, deambuló por la plaza con más pena que gloria.

Orejas con clinex.

Éste hubiese sido el título que debería haber encabezado este humilde artículo, pero como es lógico, ante el acontecimiento histórico de ayer, ha tenido que relegarse a un segundo plano. Me explicaré.

El clinex es muy útil, pero al contrario que el pañuelo tiene unos fines muy definidos….y no tan amplios como los del pañuelo de siempre. Aparte de ser de papel y romperse con facilidad… Las orejas de Las Ventas, este año, se vienen pidiendo en su mayoría con clinex y ahí pueden ver el valor que tienen. Es toda una metáfora de la importancia de las orejas en Las Ventas en esta feria. Orejas con clinex…se piden y luego se tiran al cesto del olvido…como los pañuelos de papel.

La de El Juli, otorgada cuando el toro ya era arrastrado y sin mayoría apreciable, indignó a buena parte de los aficionados e incluso del público asistente, que recriminó al presidente y chifló al matador, sin que éste, como en el suele ser habitual, se sintiese lo más mínimo incomodo…La autoestima de este torero es muy alta, tanto que llega a ser insultante e irrespetuosa para la afición.

Lo más importante, por tanto, el corte de coleta de un “maestro” que ha procurado siempre torear con mucha verdad y que quizás haya esperado demasiado para retirarse, a pesar de los muchos percances que fuera de su profesión “torera” ha tenido en los últimos años.

¡Adiós Juan Carlos, Rey, Jefe de Estado durante muchos años, aficionado, torero…! ¡Te deseamos lo mejor en tu retirada de los ruedos! Ojalá que todos los problemas de España tengan solución y los de la fiesta también. Los ciudadanos y ciudadanas lo conseguiremos. No lo dudes, torero.



******************

* Fotos de J.M.R.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

04 Jun 2014

Las Ventas: otras dos orejas regaladas.

Escrito por: Padua el 04 Jun 2014 - URL Permanente

Ayer corrida de Adolfo Martín. “Los adolfos” los llaman muy familiarmente algunos aficionados. Alguno flojo se hubiese protestado con insistencia si no hubiese pertenecido a esta ganadería.

Para torear estos toros se trajo por parte de la empresa a Antonio Ferreras, a Diego Urdiales y a Perera.

De Ferreras poco hablaremos pues solo sobresalieron sus pares de banderillas, algunos espectaculares, pero la gran mayoría a toro pasado. Aclaro porque me doy cuenta de que muchos no saben lo que es esto. Se trata de que cuando el torero cuadra para clavar los palos, el toro ha pasado ya su cabeza, o sea que no lo hace en la cara plenamente. Hay muchos niveles de “toro pasado” como podrán comprender. Alguno de Ferrera fue descarado y otros más disimulados. Ni que decir tiene el mérito a toro pasado se pierde totalmente.

Diego Urdiales sabe hacer el toreo y ayer en el quinto toro sacó algún muletazo de bella factura. Una pena que hiciese algo raro con la muleta. Unas veces se la quitaba al toro de la cara, con lo cual éste no repetía y otras parecía pararlo presentándosela muy en corto. Creemos que fue un buen toro que tuvo una embestida más que aceptable, pero pensamos que el torero, o no supo acoplarse a su embestida o quizás le pesó un poco la sensación de riesgo que debía dar ese toro al ponerse delante de él, aunque tampoco hizo nada especial que transmitiera un peligro rotundo.

A Perera le tocó el mejor toro de la tarde y excepto uno o dos muletazos, me quedo con un natural, lo demás que hizo fue todo aquello que no se debería hacer en Las Ventas si quieres que te den dos orejas en una faena. El toro era para conseguir esos trofeos y los consiguió sin que la segunda la llegase a pedir prácticamente nadie, pues con la petición de la primera, el presidente sacó las dos veces el pañuelo seguidas… con lo cual algunos se quedaron con el pañuelo en la mano pidiendo la segunda ya concedida…

La faena de Perera no tuvo la más mínima uniformidad. Toreó muchas veces de abajo a arriba y rematando los pases soberanamente mal. Una vez arriba, otra de un latigazo, otra enganchado, en medio otra… La faena no tuvo ni unidad, ni continuidad, ni armonía de tipo alguno. Solo algún muletazo suelto y para mi, como he dicho, uno.

En ocasiones echó la pata atrás, se puso al hilo, otras se ciñó más al toro…en fin que ni el aficionado peor de la plaza puede decir que esa faena fuese de dos orejas…Eso si supongo que los que viven de esto aprovecharán estas cosas para magnificarlo todo y proclamar algo excepcional que no existió de ninguna manera, creánme.

Estoy dispuesto a sentarme con quien quiera para ponernos delante del vídeo de ayer y ver la faena de Perera. Así veremos por arte de qué y de quién se le podía conceder esas dos orejas. Les aseguro que mañana nadie se acordará ya de la irregular y cambiante faena que Perera hizo a Revoltoso el toro de Adolfo Martín, el mejor de la tarde.

(Recomiendo que miren mi artículo anterior en el que describo lo que debería ser una faena de dos orejas en las Ventas).

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02 Jun 2014

Lo que debería ser una actuación de dos orejas en Las Ventas.

Escrito por: Padua el 02 Jun 2014 - URL Permanente

(Por motivos personales y familiares estoy unos días, hasta mañana que regresaré, apartado de la feria de San Isidro y aprovecho para escribir el artículo que tengo pendiente, como compromiso con “una paisana”…Se trata de explicar que es lo que para mí debe hacer un torero para cortar dos orejas en Madrid.

Si bien leyendo los 330 artículos del blog El Aficionado Cansado cualquiera puede enterarse de cual es mi exigencia para esto, no obstante y con gusto le dedico este artículo a esta aficionada anónima)



Qué es una faena de dos orejas en Las Ventas.

Como valorar lo positivo para la concesión de estos máximos trofeos.

En la plaza de toros de Las Ventas, la que siempre ha sido la primera plaza del mundo, ahora lo empiezo a dudar, dos orejas es el máximo premio y trofeo que se puede obtener. Es casi como ganar la champions en fútbol o la copa del mundo en el campeonato de selecciones. En Madrid, difícil, muy difícilmente, se concede un rabo que sería un premio ya superextraordinario y las dos orejas son lo máximo natural a través de su historia.

Por tanto ya hay un motivo fundamental para considerar y ver como debería ser, no la faena, sino la actuación de un torero para obtener lo que debería ser un preciadísimo trofeo, hoy tan devaluado en esta plaza y en tantas otras.

Desde pequeño me enseñaron, las revistas, los periódicos, los programas radiofónicos y luego de mayor los viejos aficionados de la plaza de Madrid, que tanto respeto merecen –los aficionados de verdad digo- que las orejas en Madrid se conceden por el conjunto de su actuación en un toro y a veces como compensación en uno de ellos por la gran labor con los dos en suerte, aunque en el otro haya perdido algún trofeo por la espada…pero ya ha salido una palabra esencial: conjunto. Conjunto de su actuación, sobresaliendo especialmente en la faena de muleta y con la suerte suprema.

Por eso no es del todo correcto el título de “faena” de dos orejas. Más bien sería conjunto de actuación de dos orejas.

Dos orejas hay que concederlas, cuando un torero está como tal desde que se abre el portón de cuadrillas, dirige la lidia con gran corrección, lleva artísticamente y de forma eficaz al toro al caballo, interviene en los quites con resultado artístico y desde que recibe al toro lo hace con el capote, con lances fundamentales y de adorno con perfección, emoción y por lo tanto con sensación única de riesgo, toreando hacia delante, ganando terreno y sin retrasar disimulada o indisimuladamente la pierna contraria –sin echar la pata atrás- como viene ocurriendo en el noventa y nueve por cien de los casos durante esta feria.

Para eso habría sido necesario que al ruedo salte un toro integro, con unas mínimas exigencia de trapío e integridad, propias de la primera plaza del mundo.

Después se continuará con la faena de muleta propiamente dicha. Y aquí todo tiene que ser de una gran perfección y verdad. En todo conjunto puede haber algún altibajo o algún pequeño contratiempo que desmerecerá más o menos la labor del torero en función del nivel impreso al resto de la faena.

Para eso hay que comenzar desde el principio en el terreno adecuado, vigilar posibles querencias que deslucirían el trasteo y en su caso corregir de forma inmediata, para cambiar de terreno o de lugar en la plaza, como se ha hecho siempre, para lograr el máximo rendimiento del toro.

Una vez conseguido esto, es importante que surja espontáneamente la inteligencia del torero y comienza su faena de la forma que considere oportuna, pero dentro de la lógica del toro que tiene delante y de las circunstancias que concurre entre toro y torero.

Desde luego son fundamentales términos como la colocación, la distancia, la presentación de la muleta y el cite, para después el remate del pase o muletazo que se está llevando a término.

Ha de ser la base de la faena el toreo fundamental, o sea el pase natural, el redondo o el derechazo y el obligado, o sea el de pecho…que de forma natural llega un momento en que el torero tras varios muletazos –ideal cinco o seis mínimo- se verá “obligado” a vaciar la salida del toro por delante con el pase de pecho, del que por cierto hay muchas modalidades, en unos casos con más verdad y autenticidad que en otros.

Pero todo este trasteo fundamental deberá ir aderezado por la colocación y el remate, con emoción, con sentimiento y con esa sensación de riesgo permanente que en el toreo existe cuando no se utilizan las ventajas.

Se puede torear abierto el compás, con los pies juntos y desde luego en la primera posición hay que cargar la suerte, dejar caer todo el peso sobre la pierna que se echa adelante sin retrasar la otra pierna nunca…El torero debe estar más o menos cruzado según lo requiera la distancia y la embestida del toro, pero nunca al hilo del pitón, aplicando esa técnica del destoreo, que tanto criticamos. El toro debe pasar razonablemente cerca, todo lo que sea posible, de los muslos y del cuerpo del torero, y se le debe dejar en el sitio justo para volver a comenzar el pase siguientes sin apenas moverse el matador…dando series largas y terminando como hemos dicho con el de pecho o cualquier otro pase de elección para el adorno… Por supuesto el natural y el derechazo debe hacerse de arriba abajo y nunca al revés, otra cosa es que por las condiciones del toro, se puede llevar la muleta muy baja o un poco menos baja.

No son despreciables los pases de adorno variados como colofón e incluso pases de castigo, sobre todo al final de la faena, para preparar al toro para la muerte si no se la pide de forma natural en algún momento del trasteo.

Todo ello debe ir de una manera uniforme, sin grandes altibajos y como todas las faenas importantes debe ir de menos a más, culminando en lo más alto del nivel artístico y de emoción de la labor torera.

La suerte suprema ejecutada correctamente, frente al toro, no al hilo de él, en la suerte precisa –natural o contraria- preferiblemente en la natural, excepto que las condiciones del toro requieran otra cosa, para posteriormente dejar la espada en el hoyo de las agujas, sin salirse de la suerte y sin que el matador tire la muleta como recurso ventajista para distraer al toro.

Naturalmente esto puede tener algunos matices, pero en líneas generales es lo exigible. Digamos que la perfección, sino absoluta, si a un nivel muy alto, como mínimo algo que se pueda calificar entre nueve y diez, o sea un sobresaliente.

Hay algo fundamental que tener en cuenta y son las condiciones naturales del toro que se esté lidiando. Todo hay que juzgarlo en función del toro y de su comportamiento, pero este no nos debe ocultar en absoluto la actuación del torero.

Puede ser que no todo sea tan perfecto por la fiereza o las condiciones difíciles y extremas del toro, que sin duda aumentarán la emoción y el riesgo, y por tanto quizás la perfección artística pueda bajar de alguna manera, pero se supliría en este caso por la emoción y el peligro real que conllevaría toda la labor torera.

Lo que no puede ser valorado positivamente

Lo que nunca puede ser premiado con dos orejas son tres buenos naturales sueltos, aislados en medio de la faena, y unos adornitos en medio de 30 o 40 muletazos, con muchas irregularidades, muchas, como la de Talavante o como la de Perera, que fue una faena pulcra, correctita, pero nada más, y además todo ello plagado de altibajos de enganchones y con un toreo de abajo arriba. No se pueden dar orejas echando la pata atrás, ni cuando cabe otro toro imaginario entre el toro y el torero, o cuando el pico de la muleta presentada en forma de cuchara se lleva al otro pitón y se presenta de esa manera…menos cuando en vez de rematar en el lugar preciso, se queda el muletazo sin rematar o se echa al toro fuera…lejos de la circunscripción del torero.

Tampoco se pueden dar dos orejas si la lidia ha sido un desastre por culpa del matador, si con el capote se ha toreado poco y mal, si se mata defectuosamente, si se transgreden las normas básicas del toreo y los cánones… creo que queda todo muy claro.

Por todo lo expuesto concluimos con que la gran mayoría de las “dos orejas” concedidas en los últimos años en Las Ventas, no son un premio justo, ni correcto, ni ajustado a la exigencia y el nivel que la primera plaza del mundo debe tener. Si Las Ventas se devalúan, el toreo entero lo hace también.











*Fotos de J.M.R.


Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

29 May 2014

Las Ventas: dos corridas en una.

Escrito por: Padua el 29 May 2014 - URL Permanente

No, no hay doble intención en el título. Es que me propuse escribir un artículo sobre dos corridas de toros a la vez, de dos festejos seguidos… y ver las diferencias y establecer algunas comparaciones.

Ayer salieron por la puerta de chiqueros toros de Baltasar Ibán, de procedencia propia, y el día anterior los morlacos eran de Fuente Ymbro – corrida que sustituía a la de Pereda anunciada- y su procedencia es Domecq.

Toros muy diferentes, muy distintos, pero al fin y al cabo toros de lidia. Las dos tuvieron algunas cosas en común: algún toro muy flojo. Y las dos tuvieron algunos toros que podrían haberse ido sin alguna oreja al desolladero.

Unos con más casta, los de Iban, y otros con menos los de Fuente Ymbro…pero ni unos ni otros redondearon uno u otro festejo…Y los de uno y otro fueron ovacionados en el arrastre en varias ocasiones.

Dentro de su tipo, unos y otros considero que estuvieron bien presentados sin más, alguno cornalón, tanto de una como de otra ganadería… en eso se parecieron bastante.

Y ahora vienen los toreros… ¡ay los toreros! Ayer le decía a mi amigo al salir de los toros: “ya no se que decir de los toreros porque o me lo invento o es que se parecen todos tanto en lo que hacen en el ruedo...”

Algún avisado dirá: “claro, lo que hacen todos es torear…”. Eso es lo malo es que yo no lo veo así. Están en el ruedo y aparentemente torean sí, pero ¿se puede llamar a eso toreo? ¿o más bien es dar pases, dar un montón de muletazos, correr la mano y aprovechar viajes y embestidas…? ¿es eso toreo también?

Alguien habla ya de toreo moderno, pero yo me niego a ver esto así. No hay toreo moderno que valga. El toreo es toreo, ahora y siempre y el toreo llega al fondo del corazón del aficionado o no llega…el toreo se hace bien, colocado en el lugar apropiado, cumpliendo una serie de requisitos, llevando al toro toreado y por donde tiene que ir, o no es toreo, ni moderno, ni nada… y entonces es destoreo…es un toreo prefabricado, técnico, ventajista, estandarizado…

Si se retrasa la pierna constantemente, si el torero se poner a correr entre pase y pase, si se mete el pico en forma de cuchara con la muleta retrasada, si se torea de abajo a arriba, si la colocación es en esa línea, al hilo del pitón, donde el toro pasa muy despegado de la figura del torero, si no se remata, si se le echa para afuera constantemente… etcétera, eso no puede ser toreo moderno, ni toreo, ni nada… eso es lo contrario al toreo autentico, al de verdad.

Curiosamente de los tres toreros de cada día –de los seis- podríamos decir que practicaron en líneas generales ese tipo de toreo, unos con algunos matices y otros sin matices de tipo alguno. Pero fíjense que lo más preocupante es que la catalogación en el mundo del toro de unos y otros es totalmente distinta.

Los toreros de Fuente Ymbro, Uceda Leal, Curro Durán y Matías Tejela, podríamos encuadrarlos en eso que llamamos toreros de arte, sobre todo los dos primeros, y los de ayer que eran Robleño, Bolívar y Rubén Pinar, serían toreros, sobre todo los dos primeros, encuadrados en corridas supuestamente duras y serían toreros “poderosos”.

Pues bien, unos y otros hicieron este tipo de toreo que decimos. Es verdad que Uceda puso matices y los “defectos” no eran tan acusados en algunas fases de sus faenas, sobre todo en la primera, pero desde luego tampoco hizo el toreo autentico, con un buen toro.

Hoy por hoy el único toreo que se hace más o menos correcto es el de adorno el que no es fundamental. Trincherillas, trincherazos, pases de la firma, del desprecio, remates por bajo, etcétera, suelen llegar al público de ahora e incluso levantarle de los asientos, pero ¿y el toreo fundamental? ¿dónde están los naturales…?

Con el toreo de capa pasa un poco igual. Si algún torero en esta feria se ha “atrevido” a dar unas verónicas, siempre o casi siempre, ha sido retrasando la pierna en el momento del embroque…y con muy poca pureza. Las chicuelinas más o menos despegadas, y cualquier otro pase superficial y de adorno sí que se practican con frecuencia y también levanta a un público que hoy ya parece haberse olvidado de una verónica según mandan los cánones.

En definitiva, dos ganaderías muy distintas con cosas muy parecidas y seis toreros de distinto encuadre y personalidad que coinciden, con toros distintos, en practicar el mismo tipo de toreo, o sea el destoreo, esa suma de muletazos y más muletazos –a veces muelen a los toros- estandarizados, como de “fábrica”, pensado, para sumando ventajas, disminuir los riesgos y la emoción, y eso siempre a riesgo de que el riesgo siempre existe cuando hay un ruedo y un toro con cuernos. Pero no se trata de eso.

Se trata de un riesgo racional y torero, y de una emoción que surja del fondo de los pliegues del capote o la muleta, de la muñeca del matador, de la composición de su figura, de su corazón torero y del nuestro de aficionados, de los hilos de su traje que los pitones deshilachan sin apenas darse cuenta, en cada natural, en cada redondo, en cada muletazo…rematados detrás de la cadera, con la muleta plana… como en un viaje de sueño…donde el arte surge y el toreo se hace caricia, y la vista se nubla con los ojos envueltos en agua, hasta perder la noción de lo que ocurre y sentir que en el ruedo hay un toro que embiste y un torero que nos sumerge en el más placido de los estados, mientras el vello se endereza y el corazón parece pararse…como parará el torero la embestida del toro en cada pase guiado por el cetro de su mando y el abandono corporal de su arte.

Como nota final quiero destacar en los dos días a un banderillero, con pundonor y torería, que se llama Ángel Otero. Que cunda su ejemplo.

*fotos de JMR

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

27 May 2014

Las Ventas: productos de “fábrica”, menos uno…

Escrito por: Padua el 27 May 2014 - URL Permanente

La novillada de ayer resultó con algunas variantes respecto al cartel original. No vino Martín Escudero, parece ser que lesionado en el campo, y en su lugar lo hizo Román. Completaban la terna, Gonzalo Caballero y Posada de Maravillas, torero de dinastía, nieto de Juan Posada.

La ganadería titular de Guadaira fue completada con tres novillos de Montealto. Todo Domecq. Unos y otros desiguales de presentación, peso y juego. Por cierto, un novillo de Montealto al que se le ponía en el color de su capa castaño listón, creo, desde mi colocación y percepción en la plaza, que más parecía mulato que castaño…y el listón, claro, sí que lo llevaba. Lo de la denominación de los pelajes del toro bravo parece una tontería pero ya he dicho otras veces que eso como todo, en Madrid y en las plazas importantes, hay que cuidarlo especialmente.

La primera reflexión es el “percance” y la caída del cartel de Martín Escudero. Aunque desconozco las circunstancias exactas de este caso, he de decir que sinceramente no sé si es bueno tanto entrenamiento como hacen los toreros hoy día y de forma especial los novilleros. Otra cosa que ha cambiado… algunos parece que se preparasen para unas pruebas físicas en vez de para torear en Madrid. No dudamos de la importancia de una buena forma física pero del silencio a la trompeta hay un trecho.

La segunda es que uno sale de las novilladas con la sensación de un futuro pobre, en cuanto a recambios en la fiesta y en el escalafón de los toreros.

Ayer Román me gustó menos que el día anterior, bastante menos. Desde luego como torero no me dice gran cosa…No obstante solo lo he visto dos veces y habrá que verlo alguna más. Esto es la fiesta. Mientras unos apenas tienen oportunidades, a otros les sobran…sin saber muy bien los motivos.

Gonzalo Caballero, parecía sabérselas todas y daba la sensación de que hasta se le quedaba pequeña la novillada. En su primero tuvo al público jaleándole de aquella manera buena parte de la faena, mientras el hacía ese toreo que parece ya prefabricado y estandarizado. Muy despegado, mucho pico y sin ninguna emoción. No cortó una de esas orejitas al uso en Las Ventas, porque no mató bien al burel.

El que más ilusión despertó en este aficionado fue Posada en su primero, pues si bien no supo vencer las dificultades de su novillo y fue muy irregular, le veíamos algo distinto. Una personalidad y unos detalles que podrían cuajar en el futuro en un torero. No parecía que estaba dentro de “la fábrica” de productos al uso que tenemos en todas partes, en cuanto a la forma de hacer el toreo. Pero lo vemos frágil. En ese punto en que no se sabe para que lado tirará. Ayer, entre otras cosas, le faltó quizás más arrojo novilleril.

Hasta hace poco estas cuestiones, a veces, se resolvían, por su entorno más cercano, con la cruda verdad de su actuación por delante, y con un buen enfado en el hotel… Hoy, se hace con una falsa palmadita en la espalda y un “vamos para adelante” como si nada hubiese pasado…y creo que en el caso de este aspirante a torero, si que pasó algo ayer. Pero claro así nos va. En el último que tampoco le dio grandes facilidades, anduvo muy perdido.

Es una pena que novilleros que despiertan algún interés especial en el aficionado se queden en el camino… ¿por qué? Imagino que aparte de lo expresado serán muchos los factores que influyan. Por desgracia, en ocasiones, se suelen quedar fuera de las plazas de toros aquellos que no vienen de “fábrica” que mantienen su personalidad, que tratan de hacer el toreo bueno y de verdad… mientras siguen toreando aquellos que practican la superficialidad y el destoreo cada tarde, llevando a los ruedos esa forma de torear “preparada”, estandarizada, con todas las ventajas que este mundo taurino actual les da.


*Fotos de Padua

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

24 May 2014

Las Ventas: Puerta Grande de Perera.

Escrito por: Padua el 24 May 2014 - URL Permanente

Sí, ayer se abrió de nuevo la Puerta Grande de las Ventas. Siempre he dicho que una faena de puerta grande se debe quedar grabada en el aficionado para la posterioridad y por lo tanto debe llegar al núcleo mismo, al corazón, de la afición de cada uno.

Ni la primera faena premiada con dos orejas, me acordaré de ella pasado mañana y mucho menos de la segunda –arrimón pererista- obsequiada con una orejita.

No es menos cierto que Perera hizo una faena en su primero merecedora de una oreja, una oreja de las de antes y de las de siempre en Las Ventas, pero no dos de las de ahora… premio excesivo…

Estuvo bien en algunas fases de la faena, el torero extremeño, y como decía nuestro compañero de tantos años de abono, Rafa, estuvo bien a secas y muy pulcro, pero sin emocionarnos, sin llegarnos al fondo. Si apuntamos un poco más llegamos a lo que decía Roberto y no era otra cosa que la falta de remate en muchos de los muletazos, que los dejaba como a medio y sin rematar… A su favor diremos que a veces templó bien.

En definitiva otra vez un premio excesivo para una correcta actuación de Perera. A pesar de todo ayer fue de las veces que mejor lo he visto.

No así El Juli que pasó bastante desapercibido, ni Manzanares que se ha autoproclamado el rey del toreo despegado y superficial. Bonita figura –tiene arte- bonitos los muletazos, pero con tan poca verdad y tantas ventajas que ya saben ustedes lo que hasta hace nada se le gritaba a un torero que hiciese lo que Manzanares hizo ayer: ¡ventajista! …claro que ahora lo dices y lo mismo se movilizan cinco o seis números de policía y te sacan del tendido detenido… ¡A saber!

Los toros de Victoriano del Río –demasiada agua al vino- salieron desiguales de todo y algunos embestían con más o menos casta, segundo y tercero, y otros pues estaban muy flojos y de hecho uno de ellos se devolvió por un sobrero de Zalduendo impresentable para esta plaza.

Tarde agradable de temperatura en la que pudimos hablar de toros y toreros con Rafa…que no viene a los toros todo lo que sería deseable para nosotros y recordamos muchas cosas del toreo de años atrás. Hablamos de su familia y especialmente de sus padres, a los que desde aquí mandamos, Jacinto y yo, un cariñoso recuerdo con un abrazo.

*Fotos y efectos de J.M.R.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

23 May 2014

Las Ventas: tres naturales grabados en la retina.

Escrito por: Padua el 23 May 2014 - URL Permanente

Si, tres, fueron tres, tres naturales excelentes o sea como es el toreo de verdad, el autentico… el de siempre, el eterno…

Los dio Talavante en su primer toro, en una tarde de gran expectación, por los Morantistas y también por Talavante que tiene muchos seguidores en esta plaza.

Morante ayer tenía pocas ganas de arriesgar con los toritos de Montalvo, que salieron en algún caso un tanto deslucidos. Cortitos y algunos creo que sin trapío para la primera plaza del mundo, que dicen…

A su último toro no quiso ni verlo y en medio de una gran bronca cayeron al ruedo un bote, por la manera de caer parecía vacío, y una almohadilla. ¿Qué he dicho? ¡Oh delito infame! Inmediatamente la policía, al menos cinco números dedicaron una buena parte del festejo a identificar y perseguir a tan grandes “delincuentes”…¡Qué ridículo me parece esto! No es que yo apruebe el lanzamiento de objetos al ruedo, pero en medio de una bronca de estas características parece algo ridículo perseguir al lanzador con ese despliegue de medios y de esa manera. Ahora a los aficionados además nos han convertido en chivatos, pues tenemos que delatar al que se le va la mano…

En este espectáculo todos los espectadores somos sospechosos para la autoridad, sobre todo si protestamos, nos quejamos o gritamos…Cualquier día nos darán unas normas de “urbanidad y comportamientos taurinos”, editadas y encuadernadas, en las que se nos diga el volumen del chiflido, el tipo de chiflidos permitidos, la intensidad de las palmas de tango, la postura a guardar, o los momentos en los que podemos reconvenir o no al torero… ahí está la idea…ya saben a trabajar en el manual…que aquí “hasta el más tonto hace relojes”.

Eso sí a quien echa toros inválidos, a quienes se mofan del público desde el ruedo, a aquellos que incumplen sistemáticamente el reglamento, se considera que son profesionales a los que se respeta profundamente. Los delincuentes estamos en los tendidos, sobre todo en algunos en especial. Nada de aficionados, ni público, delincuentes que pagamos y mantenemos este espectáculo. Espero que se haya seguido con el mismo énfasis que a esos espectadores, el expediente y la consiguiente multa al picador que en ese mismo toro, salió hasta los medios dando picotazos al toro… en una escena antirreglamentaria y fuera de lugar totalmente.

Pero volviendo a la lidia propiamente dicha, y sin hacer especial mención a Finito de Córdoba que ahora que caigo creo que estuvo también por el ruedo en dos toritos, uno de ellos sobrero de Núñez del Cuvillo con el que el torero no hizo nada destacable, diré que Talavante, como pueden ya imaginar, nos dejó lo mejor de la tarde y probablemente de la feria, pero que una figura no puede hacer muchas cosas de las que él hizo ayer. Trataré de explicarme.

La faena de los tres naturales, la de su primer toro, fue una faena desdibujada, intermitente, sin ideas y sin continuidad… los excelsos naturales surgieron en una tanda de las últimas y como un oasis en medio del desierto de su trasteo…

Sinceramente pienso que el planteamiento que hizo Talavante en sus faenas debió ser otro distinto, para eso es figura, con más continuidad y con un argumento sólido que la condujese de principio a fin. No valen excusas del viento, había terrenos en los que estaban los papelillos sin moverse, ni la de que el toro se rajase más o menos… Estamos en Madrid, torero, aunque muchas veces no lo parezca.

En el último fue peor. No debió gustarle el morlaco y anduvo de aquí para allá, sin centrarse ni llegar a hilvanar una mínima faenita. Y todo ello con un silencio en la plaza que imponía y que a muy pocos toreros se le dedica. Por eso, este joven torero, ayer debió de dar más, mucho más y entregarse del todo aunque la que hubiese abierto no hubiese sido la puerta grande precisamente… pero hay otras que también dan la gloria…

Siguió por el contrario las pautas y los consejos del taurinismo actual y no arriesgo más que lo justo y preciso. ¿O ni eso?

Un cartel como el de ayer, con unos toritos así y con una expectación tal, traducida en ese silencio eclesial que impresionaba, bien merecía algo más, quizás bastante más…pero no llegó.

Los naturales siguen ahí en la retina y los veo de vez en cuando.

Por cierto que ayer le decía a mi compañero de abono, mi amigo de siempre y de la vida: “me alegro mucho de que al menos pase esto de vez en cuando, pues a veces pienso que he perdido la sensibilidad para apreciar el toreo y cuando veo torear así – aunque solo fuesen tres naturales- y noto que se me remueve algo por dentro, que el vello se me empieza a erizar y que estoy a punto de levantarme del asiento, me noto en paz consigo mismo y me doy cuenta de que sigo siendo el de siempre, un aficionado sensible, muy sensible al buen torero al toreo de verdad…”

Mi termómetro, por ahora, sigue sin fallarme.

*Fotos y efectos de J.M.R.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de Padua

El aficionado cansado

Es un Blog sobre la fiesta de los toros, vista desde la perspectiva de un aficionado cansado, pero no de los toros ni de la fiesta sino de las cosas, las personas y los medios que las rodean.

ver perfil »

Citas

Que no decaiga el empeño, que el mundo siempre abre un camino hacia la puerta honesta del que cree y goza por lo que hace. (Abel Desestress)

Amar a los toros es, cada tarde, a eso de las cinco, creer en los Reyes Magos e ir a su encuentro. (Jean Cau: Las dos orejas y el rabo).

No me duelen los actos de la gente mala, me duele la indiferencia de la gente buena. (Martin Luther King)

Tags

Amigos

  • José Mari
  • rosajc
  • Patita de Goma
  • abel-desestress
  • admin-elpais
  • Lucía Angélica FOLINO
  • Topi
  • Manuel Mora Morales
  • JRC.
  • tiopesao
  • dumara2004
  • mano-negra
  • Karina. Jorge Juan Joyeros

Fans

  • cauci66
  • anlopezco
  • esperanzajz

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

ElPais.com Cultura

Esperando Contenido Widget ...

Feevy