19 Feb 2011

Más leña al fuego.

Escrito por: patriciaycesar el 19 Feb 2011 - URL Permanente

El invierno está siendo duro. Hemos pasados varios días con temperaturas bajo cero, días de un viento increíble e incluso algún día de nieve.

Nos hemos tenido que abrigar, sacar del armario gorros y bufanda y calzarnos unas buenas botas.
En nuestras casas las estufas apenas han descansado y se mantienen encendidas día tras día.
Pese al incremento de las modernas calefacciones de gasoil, en Cuevas del Valle, la mayoría de los hogares cuentan con una estufa de leña.
Algunas casas todavía conservan la lumbre baja, aunque son más frecuentes las estufas (más modernas tipo casette, con cristal frontal y ventilador incorporado o algunas más clásicas, redondas con tapadera superior)
De ahí viene la palabra “hogar”, que denomina el sitio de la cocina donde se hacía la lumbre y, por extensión denomina también el sitio más acogedor, la casa o el domicilio.

La previsión de leña ha sido buena (por desgracia, como el fuego arrasó la mayoría del bosque covachero, ahora tenemos leña abundante), pero nos estamos quedando sin piñas… hay que salir a recogerlas.
Las piñas , frutos del pino pinaster, son cónicas de 10 a 20 cm de largo y 4 a 6 cm de ancho cuando están cerradas. y de 8 a12 cm, cuando están abiertas.Verdes al principio para pasar a un marrón rojizo a los 24 meses.
Es una tarea fácil, de la que se encarga toda la familia. Incluso, los niños ayudan en la labor.
De pequeños, salíamos en su busca : a la “Piedra del Gato”, al “Pino Padre”…
En un momento, llenábamos bolsas y sacos, buscando siempre las piñas más grandes y abiertas.
¿Quién no ha vuelto a casa con un par de piñas en las manos después de un paseo?
Es otra de las tareas cotidianas que vamos perdiendo.
Muchos niños creen que las casas se calientan apretando un botón…y se sorprenden viendo una chimenea con la leña ardiendo lentamente…

Sigamos disfrutando del placer de una chimenea con un buen fuego, que nos aporta calor y bienestar.
Ya lo decía Miguel de Unamuno, al amor de la lumbre…

Al amor de la lumbre cuya llama
como una cresta de la mar ondea.
Se oye fuera la lluvia que gotea
sobre los chopos. Previsora el ama

supo ordenar se me temple la cama
con sahumerio. En tanto la Odisea
montes y valles de mi pecho orea
de sus ficciones con la rica trama

preparándome el sueño. Del castaño
que más de cien generaciones de hoja
criara y vio morir, cabe el escaño

abrasándose el tronco con su roja
brasa me reconforta. ¡Dulce engaño
la ballesta de mi inquietud afloja!

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

Anónimo

Anónimo dijo

una de las cosas que mas hecho en falta cuando no estoy en Cuevas en iinvierno es poder estar sentada al calor de la lumbre, tiene un encanto especial.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono