21 Mar 2013

Día del árbol

Escrito por: patriciaycesar el 21 Mar 2013 - URL Permanente

El día 21 de Marzo, primer día de la primavera en Cuevas del Valle y el resto del hemisferio norte, celebramos el Día del Árbol.

Inicialmente fue una recomendación del Congreso Forestal Mundial (1969) y después aceptado por la FAO en 1971 (Organización Naciones Unidas para Agricultura y Alimentación). Ahora la Asamblea General de las Naciones Unidas, lo ha proclamado Día Internacional de los Bosques.

El Día del Árbol tuvo un enorme arraigo hasta principios del siglo XX. Se celebró en todos los colegios amparado por Reales Decretos (1914 y 1918) que regulaban y favorecían esta celebración. Participaban todos los estamentos sociales: niños, maestros, párroco, alcalde… La festividad de este día constituía una excelente herramienta para repoblar y educar.

“se oye una voz vibrante y llena de elocuencia, que pregona la importancia del acto a celebrar. Infunde amor a los árboles, a las flores, a las pájaros; son palabra que ponen de relieve lo mucho que a los árboles deben los pueblos de esta veraz contornada, y aunque no fuese más que por egoísmo por instinto de conservación, hay que querer a los árboles y hay que respetarlos” (La fiesta del árbol en Cuevas del Valle. La Andalucía de Ávila, Abelardo Rivera)

Pese al reconocimiento institucional es una fiesta que ha ido perdiendo fuerza y apenas ya se celebra, aunque los datos son escalofriantes y se calcula que sólo queda el 1% de los bosques que cubrieron hace un par de milenios el continente europeo.

Ahora más que nunca, y en Cuevas del Valle de forma especial, necesitamos tomar conciencia de los valores del árbol (a escala mundial y en nuestro entorno más inmediato).

La plantación de un árbol es una actividad regeneradora y llena de connotaciones positivas para nuestro entorno. Además de aportar un gran valor práctico y simbólico. Entre estos valores podemos destacar que fomenta el conocimiento y el amor a los árboles, la naturaleza y el paisaje, nos acerca a la nuestra cultura y tradiciones, nos conlleva a asumir compromisos, a valorar esfuerzos…

Además no debemos olvidar que la decadencia de los espacios naturales va unida a la perdida de la cultura tradicional y al alejamiento del medio rural.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15 Mar 2013

Renovarse o morir. El injerto.

Escrito por: patriciaycesar el 15 Mar 2013 - URL Permanente

En nuestros huertos abundan los árboles que por enfermedad, variedad del fruto inadecuada, modelado defectuoso de su ramaje, cambio del sistema de riego, etc., deben ser rehabilitados para un mejor uso del mismo. La forma mas común que tenemos y que además respeta el emplazamiento del árbol es el injerto.

El injerto como tal definición es una forma de propagación artificial de los vegetales en el que una porción procedente de una planta (variedad o injerto propiamente dicho) se une sobre otra ya asentada ( patrón, portainjerto o pie), de tal modo que el conjunto de ambos crezca como un solo organismo.

El injerto se realizará entre plantas de la misma especie o entre especies mas o menos afines; como norma general se considera que las plantas con frutos de hueso (albaricoque, melocotón, nectarina, almendro…) se pueden injertar entre sí y lo mismo ocurre con las de fruto con pipas (manzano, peral, membrillo…).

En función de la especie, de la época del año y del tamaño del árbol, usaremos diferentes tipos de injerto de modo que obtengamos el mayor éxito. Clasificamos estas modalidades en injertos de púa en los que la variedad a injertar es un trozo de tallo con una o varias yemas e injertos de yema en los que usamos una sola yema sobre el portainjertos.

1- Injertos de púa:

- Injerto de hendidura: simple o doble según las púas que se usen en un mismo corte. Es sin duda el que más empleamos. Se usa en casi todo tipo de frutales ya sean caducos o perennes y en periodo que va desde mediados del invierno hasta inicio de la primavera.

Para hacer la púa, tomamos una rama de la variedad de mejora y de ella cortamos trozos de unos 5 a 10 cm. Tomamos un trozo y cortamos uno de los extremos en doble bisel dejando la primera yema sobre la “V” de corteza respetada. Los trozos con yema apical (extremos finales) son los más exitosos.

Para preparar el pie, procedemos a cortar (con sierra o navaja según el grosor) la rama patrón a la altura deseada y en ángulo de 90º. El corte debe ser muy limpio, no astillando la madera ni levantando la corteza y siempre usando material desinfectado. Sobre ese corte se coloca la navaja en horizontal y se presiona su parte posterior para ir abriendo una hendidura de unos 2 ó 3 centímetros de longitud a lo largo del patrón.

Introducimos las púas en la hendidura golpeando suavemente el extremo superior (en púas apicales no se puede golpear) de modo que la corteza del patrón coincida con la corteza de la púa, dejando la primera yema hacia el exterior. Una vez terminada la colocación lo afianzamos con una tira de tela anudada para que no se seque.

- Injerto de corteza o corona: Se usan una o varias púas sobre un mismo patrón a finales del invierno y en primavera. Es la forma más común de injertar nuestros olivos.

Las púas se prepara con un único corte en bisel en el extremo del injerto y al patrón tras el corte a 90º se le hacen cortes longitudinales de 2 a 4 centímetros (según las púas) sólo afectando al espesor de la corteza.

Se insertan las púas con el lado biselado hacia la madera del patrón y se ajustan con tela. Sobre ello se puede poner una tira ancha de plástico que cubra todo el injerto y rellenarlo de tierra de modo que la desecación sea difícil.

2- Injertos de yema

- Injerto en “T. Se hace sobre la mayoría de nuestros árboles (y de elección en rosales) desde la primavera hasta el otoño, es decir cuando la corteza se separa fácilmente de la madera de las ramas.

A la variedad le sacamos una yema con un corte de media elipse haciendo fuerza lateral con el dedo para que suelte de la madera.

El patrón se prepara haciéndole un corte en el espesor de la corteza en forma de T del tamaño de la yema a injertar. Con la punta de la navaja separamos ligeramente los bordes del corte he insertamos la yema. Una vez ajustada, la rodeamos con tela. Es importante que a los 15-20 días lo revisemos y cortemos la tela para que no estrangule el injerto.

Si el injerto es exitoso podemos cortar (si nos interesa) la parte superior del pie a partir del injerto.


- Injerto en canuto. Se realiza en primavera. Es el más usado en injertos de castaño.

La variedad consiste en un anillo circular completo de corteza, con una yema y abierto en la parte posterior.

El patrón se prepara realizando dos cortes perpendiculares a la rama y paralelos entre si con una distancia entre ellos igual al anillo creado y retirando esa sección de corteza. Colocamos el anillo sobre la zona del patrón sin corteza y rodeamos de tira de tela. El patrón y el anillo de corteza han de tener iguales diámetros. De esta forma aumenta considerablemente la superficie de contacto y, por tanto, las posibilidades de éxito.

Estos son los injertos más comunes que hacemos en Cuevas del Valle y los que más satisfacciones nos dan y son técnicas muy variables de modo que cada uno las modifica según su experiencia.

Creednos que cuando conseguimos sacar adelante alguno de estos injertos experimentamos una increíble satisfacción.

.


Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15 Dic 2012

Un día de aceitunas.

Escrito por: patriciaycesar el 15 Dic 2012 - URL Permanente

El mes de Diciembre es el mes de las aceitunas en Cuevas del Valle. En estos días se oye por las calles: “¿vas de aceitunas?”, “ ya me quedan pocas” o “este año ni para pagar al molino”…según se le vaya dando a cada uno.

Ir de aceitunas es una labor transformada en costumbre y que pese a los nuevos tiempos se ha mantenido casi intacta durante decenas de años. Constituye el final del ciclo productivo del olivar cuyas labores comenzaron meses atrás con la poda y quema del ramón, abonado-estercolado, desbrozado y rastrillado.

Cargamos los cubos, seras, varas, el pájaro, escobas, mallas, sacos, cuerdas…y buena comida y bebida.

Si el suelo está bien preparado (aplicado con la rastrilla, dejándolo llano y con hierba muy corta) se avarean las olivas y se barren conjuntamente las caídas de modo natural y las tiradas con vara. Si por el contrario no se ha preparado previamente el terreno, tendremos que recoger a mano una a una las aceitunas caídas por si solas y colocar lonas bajo la oliva, avarearla y recoger la lona cual redes de pesca.

El avareado lo suelen realizar los miembros mas experimentados de la familia ya que él depende en gran medida la cosecha del año siguiente: si se hace bruscamente se romperán los brotes que florecerán el próximo año. Las variedades de aceituna mas habituales son la gordera, menuera, cornatillera y de la Granja.

Las aceitunas caídas y tiradas al suelo se barren “al aire”(superficialmente, para no arrastrar mucha broza) formando montoncitos que se cargarán en cubos y se llevarán al pájaro. Este artilugio consta de un cajón metálico rectangular de unos 150 por 50 cm con suelo de barillas de alambre con separación entre ellas de unos 0,5 cm. Termina en forma de embudo con una trampilla. Se sustenta en cuatro patas, estando las traseras mas elevadas que las anteriores para que las aceitunas rueden. El funcionamiento es simple, se vuelcan los cubos llenos de l aceitunas barridas en la parte superior del pájaro y se van zarandeando suavemente para que caigan las hojas, ramas, hierbas y piedras entre los alambres dejando las aceitunas limpias en la parte inferior, en la zona mas estrecha. Abrimos la trampilla e irán cayendo a la “sera” y de ahí al saco que cerraremos atándolo con cuerdas. En el pájaro suelen colocarse las mujeres y los niños de la casa y no por ser leve trabajo sino por su extrema delicadeza.

Los sacos se acarrean hasta los coches y de ahí a la almazara donde se pesan para calcular la cantidad de aceite que corresponda.

Es una labor de gran esfuerzo por las técnicas y dureza por la época del año, pero de gran recompensa por los buenos ratos en familia, la comida campera y el excelente aceite que esta tierra nos ofrece.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

10 Oct 2012

Desgranar judías.

Escrito por: patriciaycesar el 10 Oct 2012 - URL Permanente

Han pasado más de cuatro meses desde que sembramos las judías blancas, pintas, carillas y este año como novedad judías de Tolosa.

Lejos quedan los escardados, riegos, colocar las jarpas, liar las guías… ahora tocan otras tareas tan delicadas o más si cabe que las anteriores. Cada dos o tres días (según el tiempo) tenemos que visitar el sembrado y recoger las vainas de judía que estén bien secas. Más tarde, en casa, se extienden sobre sábanas al sol para que se terminen de secar, recogiéndolas cada noche y por supuesto si llueve.

Con el calor se van abriendo las vainas y soltando las judías. Al terminar el día, normalmente después de cenar, se desgranan en casa. Antes se formaban auténticas reuniones familiares para este fin, auque cada vez se siembra menos y se reducen más las actividades familiares. Cada variedad presenta una dificultad diferente, así las judías blancas y las carillas presentan unas vainas más blandas (lo que facilita la tarea) que las judías de color.

Después las semillas se aventan (se lanzan de un cubo a otro desde lo alto) para que las cascarillas, hierbas y polvo se vuelen, para ello aprovechamos los ratitos de aire, que de eso nos sobra en Cuevas…

La siguiente tarea es “escoger”, y apartar las “pipas” defectuosas (con agujero de orugas, cutícula abierta…) y conservar las seleccionadas guardándolas en frascos de cristal para su consumo o su futura siembra.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

30 Sep 2012

Las Presas de Cuevas.

Escrito por: patriciaycesar el 30 Sep 2012 - URL Permanente

Como si de un sistema arterial se tratase, todo el término municipal de Cuevas del Valle está recorrido por canalizaciones de agua de riego denominadas presas.

Las presas “nacen” de arroyos o fuentes y pueden estar precedidas de una poza (pequeño embalse de agua).

El uso de este agua esta regulado por turnos (días concretos por fincas y regantes) o por orden de solicitud. El mantenimiento de estas estructuras corre a cargo de los regantes de modo que unos días antes del inicio de la temporada de riegos se avisa (normalmente por bando municipal) para que los usuarios colaboren en su limpieza o restauración.

La mayoría de la presas son excavaciones en la tierra, otras se han reforzado de cemento, algunas se han entubado y muy pocas se conservan de piedra.

Citaremos a continuación las más importantes de las decenas que tenemos (o teníamos…):

  • Presa del Cerro Piquena. Nace del Arroyo Piquena y riega desde Prao Grande hasta Los Corrales. Presenta zonas originales de piedra. Está en desuso.
  • Presa de los Llanos. Se toma del Arroyo del Puerto el Pico (nuestro río) a la altura del Puente Primera. Riega fincas de Los Llanos y Las Huertas.
  • Presa La Madre. Nace en la unión del Arroyo Piquena y el del Puerto el Pico. Es una de las más importantes por longitud y zonas de riego considerándose la arteria principal del riego de los huertos que rodean al núcleo urbano. Riega Las Huertas, Los Mondaeros, Puente la Peña, Los Olivares, Huertos del Cruz, Los Chorros, Los Callejones, Las Añaillas, Los Palos…
  • Presa del Puente. Se toma del A. del Puerto el Pico bajo El Puente, en el centro del pueblo. Se une (si se precisa) con la presa La Madre cerca de Los Olivares. Riega huertos del Puente la Peña, Olivares, del Cruz, Chorros, Callejones, Añaillas…
  • Presa de las Hondarizas. Nace del A. del Puerto el Pico en la Chorrera de las Hondarizas y riega Hondarizas y Pasaeras.
  • Presa de la Pesquera la Loba. Se coge del A. del Puerto del Pico en la Pesquera la Loba. Se riegan Los Molinos y Los Callejones.
  • Presa de los Hornamochos. Nace del Arroyo del Horcajo a la altura de la Chorrera Anise. Riega Vallacebros y Hornamochos.
  • Presa de Las Sereares (Heredades). Se toma del Arroyo del Herradero a la altura de la Fuente del Herradero. Se riegan Sereares, Abadejos, Collaritos, Parieras…
  • Presa de Las Helechosas. Inicia en A. del Herradero. Riega Helechosas y Navajos.
  • Presa de Praohornos. Surge del A. del Herradero a la altura de la finca de Tío Castor y riega Zahurdones, Abadejos,…
  • Presa Cachavena. Se toma del Arroyo Mariblanca. Tiene una gran poza en su inicio ( la Poza Cachavena). Riega Morañegas, Pinchilla…

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

10 Sep 2012

El Barranco de las Cinco Villas a pie.

Escrito por: patriciaycesar el 10 Sep 2012 - URL Permanente

Pasear es una sana actividad para conocer nuestro entorno. Saliendo desde Cuevas del Valle hemos recorrido en sentido antihorario, la Senda de las Cinco Villas, la mejor ruta a pie para conocer el Barranco.

Se trata de una ruta circular de unos 17 km de longitud; nosotros la realizamos saliendo desde Cuevas del Valle dirección Mombeltrán. Toda el camino está bien señalizado como PCR-AV-49 y salvo en algún punto concreto es difícil despistarse…Parte de está señalización coincide con la recién estrenada ruta GR 180, vía de enlace al GR 10 que atraviesa el Valle del Tiétar, y va desde San Martín de Valdeiglesias hasta Madrigal de la Vera.

Desde Cuevas del Valle, concretamente desde la “Fuente de San Sebastián” salimos por la Calzada Romana y giramos a la izquierda, para continuar nuestro camino entre viñas y olivos, hasta el “Mirador de las Galletas”. Nosotros, que realizamos el camino hace tan sólo unos días, pudimos disfrutar de las uvas a punto de madurar en las viñas y de los higos, en plena producción .Descendemos y cruzamos el Pontón de los Navajos (puente sobre el río Herradero). Aquí podremos contemplar un bonito bosque de rivera: alisos, alacranes (conocido en Cuevas como “Gerihondos” y cuyo nombre científico es Frangula alnus), chopos... A partir de aquí y hasta llegar a “La Villa” (como se conoce aquí a Mombeltrán) el paisaje es desolador, ya que lo que antes era un gran pinar desapareció en el incendio de 2009 y la regeneración a día de hoy es prácticamente nula. En este tramo habremos andado algo más de 5 km.

Atravesamos Mombeltrán desde la parte más alta hasta la más baja y podremos contemplar entre otros el Castillo de los Duques de Alburquerque en lo alto del cerro, la Iglesia de San Juan Bautista (declarada Monumento Histórico Artístico),el Hospital de San Andrés construido en el siglo XVI para atender a los peregrinos camino de Guadalupe… Conectaremos con el Cordel, Cañada Real Leonesa Occidental y tras cruzar el Puente de Sequero comenzaremos a ascender hacia Santa Cruz del Valle. Nos llama la atención las enormes plantas de lúpulo que encontramos. En este punto podemos divisar las ruinas del Convento de Nuestra Señora de la Torre (siglo XVI)

La subida hasta Santa Cruz, de unos 3km, se realiza a través de una bonita trocha empedrada. Atravesamos la población pasando por delante de su Iglesia, cruzando su Plaza Mayor y pudiendo contemplar alguna de las pinturas que nos ofrecen sus fachadas.

Desde Santa Cruz caminamos hacia San Esteban del Valle unos 4 km por un camino tradicional que atraviesa una zona de pinar y discurre de nuevo entre castaños, viñedos y olivares. Podemos apreciar multitud de “casillas” construidas en granito. Cabe destacar entre estos extensos viñedos, la variedad, única en la zona, de uva legiruela (aquí llamada jiruelo).

Pasamos por delante de la Almazara la Moraleda, de la Sociedad Cooperativa San Pedro Bautista (aceite de nuestra tierra con la calificación de virgen extra) y casi en frente vemos la Ermita de San Andrés (s. XVI) desde donde podemos contemplar una hermosa panorámica. Antes de llegar a la población, pasermos delante de su rollo jurisdiccional (1693).

Atravesamos el bello pueblo de San Esteban del Valle con su iglesia en lo alto (Iglesia de San Esteban Protomártir, siglo XV) y contemplamos su arquitectura tradicional, las Cuevas del Arroyo, su Pilón, La Audiencia, La Capilla de San Pedro Bautista construida en la casa natal del Santo, el Parque de Cuatro Caminos (estatua de bronce dedicada al santo) y el Parque Don Felipe Robles Dégano (estatua dedicada al filólogo ilustre nacido en el pueblo y una fue realizada con una escultura de A. Teno ).Seguiremos dirección a Villarejo del Valle, pasando por el Parque de la Chocolatería y atravesando la Garganta Juarina, por la Piscina Natural. Este año debido a la sequía sin uso. Caminaremos otros 3 km por un camino tradicional, algunas veces empedrado y seguiremos acompañados de vides y olivos principalmente.

Pasaremos muy cerca de la Piscina Natural de Villarejo, que merece una visita, de hecho el camino pasa justo debajo de ella.

Recorremos la parte baja del pueblo y también veremos su Iglesia Parroquial, de San Bartolomé, del siglo XV y desde el Mirador de la Mesita del Calvario, contemplaremos otra bonita panorámica del Valle.

Dejamos atrás este pueblo y en apenas 2,5 km llegaremos a Cuevas del Valle, punto de inicio. Continuamos caminando entre olivares y viñedos, cruzaremos el hermoso Puente del Chorro y dejaremos nuestro recuerdo floral en “El Zapatito”.
Tras cruzar la carretera llegaremos al punto de partida.

Miscelánea:

- Un gran paseo donde podemos contemplar el duro trabajo de nuestros antepasados, construyendo paredes y paredes de piedra para poder mantener sus cultivos en diferentes bancales (en Cuevas se denominan tableros, aunque en cada pueblo tiene un nombre diferente) y como esto ha transformado el paisaje: pastos, olivos, frutales, viñedos y castaños conviven con robles, quejigos, alisos…

-La ruta no atraviesa Cuevas del Valle, aunque no hace falta decir que la visita es Obligada.

-Ya hemos explicado que la señalización del camino es buena, aunque como no se ha concluido las tareas de limpieza tras el incendio debemos sortear varios pinos caídos…

-Durante casi todo el camino se divisamos el magnífico Torozo y los Riscos del Tío Pasito.

-La belleza y el encanto de la arquitectura tradicional de cada pueblo es indudable.


¡Disfrutad!

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

21 Jun 2012

Jarpas y estacones.

Escrito por: patriciaycesar el 21 Jun 2012 - URL Permanente

En horticultura se denominan tutores mayores y tutores menores pero en Cuevas del Valle a las cañas o estacas que se clavan al pie de una planta para mantenerla derecha en su crecimiento las denominamos jarpas y estacones.

Las jarpas las colocamos para encauzar todas las variedades de judías de mata alta: fréjoles tiernos, judías blancas, pintas, de color…Las de mejor calidad son las de los rebrotes jóvenes de sauce (de 2 a 3 cm de diámetro y unos 2 metros de longitud) cortados en invierno y dejados secar sobre una superficie plana, pero también se obtienen de ramas de castaño, de piorno, pinos jóvenes, cañas, etc. Antes de su colocación en el terreno (Junio-Julio) hay que sacarles punta, operación que requiere gran destreza ya que un mal afilado complicaría el clavarlos en la tierra así como el mantenimiento de la estructura en el futuro (en Cuevas cuando hace viento lo hace de verdad…). La forma de colocarlas en el terreno es variada, se puede poner una aislada en cada “puesto” de plantas lo que favorece el tránsito y la recolección de los frutos o bien asociar varias jarpas atándolas en el extremo superior para formar una especie de “chozo” lo que da mayor estabilidad al conjunto. Cuando la planta desarrolla sus primeros “hilos” (guías) tenemos que enrollarlos, con sumo cuidado, entorno a la jarpa y así conduciremos su crecimiento.

Los estacones son utilizados en los huertos para mantener el desarrollo de matas más bajas: tomates, pimientos y berenjenas. Los mejores proceden de troncos jóvenes de castaño rajados longitudinalmente con maestría, obteniendo unos 6 estacones de un tronco con diámetro de 15 cm. y 1 metro de longitud. De igual manera también se usan ramas rectas de pino, sauce, roble, caña,…pero con mayor diámetro que la jarpa (5 cm). Los estacones se colocan individualmente al lado de cada mata atándolas con cuerdas a medida que la planta toma altura.

Una vez terminado el ciclo de las plantas, jarpas y estacones se arrancan, limpian y apilan sobre una superficie seca y plana para su uso en la siguiente temporada. Normalmente se aprovechan el 80 % de los usados el año anterior.

La obtención y el uso de jarpas y estacones en nuestros huertos confirma lo inteligente de la economía rural sostenible.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09 May 2012

Tareas de Mayo en los huertos.

Escrito por: patriciaycesar el 09 May 2012 - URL Permanente

La primavera ya esta consolidada en Cuevas del Valle. Mayo es un mes luminoso y cálido (ya ha pasado el riesgo de heladas) y vemos como las tareas aumentan en nuestro huerto.

Después del estercolado y arado, las primeras hortalizas que se siembran son patatas, cebollinos y lechugas. También les faltará poco a tomates, pimientos, berenjenas, calabazas, pepinos o judías que llevan en los semilleros desde el mes de Marzo. Estos semilleros los preparamos a partir de las semillas que reservamos de los mejores frutos de la cosecha del año anterior. Es conveniente variar cada cierto tiempo (dos o tres años) la “línea genética”, por lo que se recomienda intercambiar semillas o plantones con otros hortelanos.

También es época de inicio de plagas, así que echamos mano de los insecticidas y, sin abusar, “regamos” los frutales que para entonces ya tienen la gran mayoría los frutos cuajados.
Otra tarea de este mes, es revisar los injertos que se hicieron meses atrás: valorar si son viables, cuales se respetarán en un futuro para dar forma al árbol…¡no es nada fácil!



En cuanto a las flores, que no deben faltar en todo huerto, es el momento de sembrar bulbos de floración veraniega como dalias, gladiolos, iris y lirios. No os imagináis la satisfacción de llevar a casa unos tomates, pimientos, judías … adornados con un ramo de bellas flores.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

27 Feb 2012

Compañeros de faena.

Escrito por: patriciaycesar el 27 Feb 2012 - URL Permanente

En Cuevas del Valle todo son “cuestas arriba”. El magnífico diseño del valle se plasma en las calles del municipio y en sus fincas de cultivo aledañas convirtiendo los traslados a pie en duros ejercicios y mas aún si vamos acompañados de carga, cosa frecuente ya que si no son sacos de castañas, son de aceitunas, cajas de uva o de higos o cargas de leña, heno, “agujuos”…

Esta circunstancia obligó a la mayoría de las familias covacheras a tener un animal de carga en sus cuadras. Lo más frecuente eran burros y burras, pero también mulos, mulas (cruce de yegua y burro), yeguas y caballos.

Aparejar a uno de ellos desde la cabeza hasta el rabo es un complejo ritual y más aún hacerlo bien, no sea que a mitad de camino y en una de nuestras cuestas, la carga vaya a tierra… Comenzamos con la cabezada y el ramal, para un correcto manejo del animal. Sobre la piel del animal se extiende el “sudaor” (tela de lona), encima se colocan los lomillos (rollos de lona rellenos que protegen el espinazo), sobre ellos las mantas (una o varias), la “enjalma” (colchoneta rellena de paja), encima la “sobreenjalma” (con la “tranca” o “tarre” que pasa por las nalgas del animal) y por último la cubierta (de esparto, goma…). Todo el conjunto se sujeta con la cincha (de cuero o lona) que se anuda firmemente. En función de la carga a acarrear se coloca sobre el aparejo serones (de mimbre, esparto o goma), aguaderas (de esparto o mimbre) o los sacos (de castañas, aceitunas, patatas…), la leña, los agujuos…

Los animales se suelen albergar en cuadras próximas a las casas o en la parte baja de las mismas y se alimentan de la siega de la hierba y el heno, cereales y piensos comerciales. También se suelen dejar en los mismos “praos” en semilibertad obteniendo varios beneficios: autoalimentación, limpieza de fincas y estercolado.

La mejora de las calles y de los accesos a las zonas de cultivo, ha mermado (hasta casi su extinción) la población de estos animales, de modo que en la actualidad no quedan más de 4 ó 5 en nuestras cuadras; han sido desplazados por todoterrenos, tractores con remolque y quads (una pena).

Sería tarea de todos y con beneficio común volver a ver a esos compañeros de faena por nuestras calles y caminos.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08 Nov 2011

Castaños.

Escrito por: patriciaycesar el 08 Nov 2011 - URL Permanente

La cultura del castaño estuvo muy arraigada en numerosos pueblos de España debido a la producción alimento para el hombre y el ganado, con la ventaja de que podía conservarse gran parte del año. Además proporcionaba madera, leña y otros utensilios. Por eso, muchas aldeas se asentaban alrededor de bosques de castaños, que protegían y conformaban bellos paisajes.

Nuestro pueblo está rodeado de preciados castaños, que ahora en pleno otoño tiran sus erizos repletos de castañas al suelo y transforman el color de sus verdes hojas dentadas en tonos ocres y marrones, para después también caer. Hasta hace poco se pensaba que el castaño fue introducido en la Península Ibérica por los romanos, pero hoy sabemos que ya había castaños antes, aunque no se injertaban ni se cultivaban.

Desde principios de los años 80 “la tinta” está acabando de forma lenta y agónica con ellos. Es una enfermedad causada por un hongo microscópico, que provoca caída de las hojas, marchitamiento de las ramas, impide la maduración del fruto y provoca grietas y manchas en la corteza.

De hecho, la producción de castañas en Cuevas del Valle ha disminuido desde un millón de kilos a apenas unos doscientos mil. Es un problema complejo pues no sólo se trata de una pérdida económica: conlleva el abandono de más fincas rústicas, la degradación de un ecosistema, la pérdida de biodiversidad…Sin olvidar que los castaños constituyen un auténtico cortafuegos natural (mucho de ellos frenaron el avance de las llamas en el último gran incendio).

Se está luchando contra dicha enfermedad, pese a obtener una lenta y pobre recompensa. Se han injertado, se han plantado nuevos castaños resistentes…pero sin obtener grandes logros.

El castaño es un árbol generoso y monumental, del que nos hemos aprovechado en multitud de ocasiones a lo largo de la historia. Su madera es muy apreciada en la construcción (rollos de castaños para vigas), para fabricar muebles, para la talla de objetos decorativos, para fabricar cestos y banastas…

Su fruto no es menos valioso, de hecho, una de las “cosas” más conocidas de Cuevas del Valle, son sus castañas.

Las castañas constituían la base de la alimentación europea hasta mediados del siglo XVI cuando empezaron a perder su protagonismo, con la llegada de nuevos productos como la patata o el maíz y se consumían asadas, secas o en forma de harina para preparar pan.

En la actualidad se consumen crudas,asadas y cocidas (calbotes y picones, para los covacheros), como guarnición de diferentes carnes en forma de puré, en multitud de postres,en almíbar…

¡Debemos aunar esfuerzos para salvar estos magníficos árboles que tanto bien nos aportan!.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live