15 Abr 2013

Las Chorreras.

Escrito por: patriciaycesar el 15 Abr 2013 - URL Permanente

Con la llegada del buen tiempo y tras el paso de las exuberantes lluvias, es el momento de ideal para pasear por Cuevas del Valle y disfrutar de la naturaleza.

Esta vez hemos escogido el “Camino de las Chorreras”. Se trata de una ruta sencilla que transcurre en su totalidad por un camino de fácil recorrido. Salimos desde el aparcamiento-mirador de “Las Quebrás” y empezamos la única subida del paseo. Al llegar arriba encontramos un cruce de camino y escogemos el de la izquierda. Desde aquí llaneamos hasta cruzarnos con el río Herradero y contemplar un hermoso salto de agua conocido como “Las Chorreras”, en algo menos de una hora.

El paisaje durante el camino es bastante desolador porque toda la zona fue afectada por el incendio de 2009. En estos momentos podemos observar algún pequeño pino, piornos y narcisos pálidos como especies más significativas.

Antes de llegar y a la izquierda del camino encontramos unos corrales de piedra, testigos de un pasado de importante actividad ganadera y abandonada en la actualidad.

Es un paseo sencillo, agradable y para disfrutar en familia. Así que desde aquí os animamos a recorrerlo!

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

10 Sep 2012

El Barranco de las Cinco Villas a pie.

Escrito por: patriciaycesar el 10 Sep 2012 - URL Permanente

Pasear es una sana actividad para conocer nuestro entorno. Saliendo desde Cuevas del Valle hemos recorrido en sentido antihorario, la Senda de las Cinco Villas, la mejor ruta a pie para conocer el Barranco.

Se trata de una ruta circular de unos 17 km de longitud; nosotros la realizamos saliendo desde Cuevas del Valle dirección Mombeltrán. Toda el camino está bien señalizado como PCR-AV-49 y salvo en algún punto concreto es difícil despistarse…Parte de está señalización coincide con la recién estrenada ruta GR 180, vía de enlace al GR 10 que atraviesa el Valle del Tiétar, y va desde San Martín de Valdeiglesias hasta Madrigal de la Vera.

Desde Cuevas del Valle, concretamente desde la “Fuente de San Sebastián” salimos por la Calzada Romana y giramos a la izquierda, para continuar nuestro camino entre viñas y olivos, hasta el “Mirador de las Galletas”. Nosotros, que realizamos el camino hace tan sólo unos días, pudimos disfrutar de las uvas a punto de madurar en las viñas y de los higos, en plena producción .Descendemos y cruzamos el Pontón de los Navajos (puente sobre el río Herradero). Aquí podremos contemplar un bonito bosque de rivera: alisos, alacranes (conocido en Cuevas como “Gerihondos” y cuyo nombre científico es Frangula alnus), chopos... A partir de aquí y hasta llegar a “La Villa” (como se conoce aquí a Mombeltrán) el paisaje es desolador, ya que lo que antes era un gran pinar desapareció en el incendio de 2009 y la regeneración a día de hoy es prácticamente nula. En este tramo habremos andado algo más de 5 km.

Atravesamos Mombeltrán desde la parte más alta hasta la más baja y podremos contemplar entre otros el Castillo de los Duques de Alburquerque en lo alto del cerro, la Iglesia de San Juan Bautista (declarada Monumento Histórico Artístico),el Hospital de San Andrés construido en el siglo XVI para atender a los peregrinos camino de Guadalupe… Conectaremos con el Cordel, Cañada Real Leonesa Occidental y tras cruzar el Puente de Sequero comenzaremos a ascender hacia Santa Cruz del Valle. Nos llama la atención las enormes plantas de lúpulo que encontramos. En este punto podemos divisar las ruinas del Convento de Nuestra Señora de la Torre (siglo XVI)

La subida hasta Santa Cruz, de unos 3km, se realiza a través de una bonita trocha empedrada. Atravesamos la población pasando por delante de su Iglesia, cruzando su Plaza Mayor y pudiendo contemplar alguna de las pinturas que nos ofrecen sus fachadas.

Desde Santa Cruz caminamos hacia San Esteban del Valle unos 4 km por un camino tradicional que atraviesa una zona de pinar y discurre de nuevo entre castaños, viñedos y olivares. Podemos apreciar multitud de “casillas” construidas en granito. Cabe destacar entre estos extensos viñedos, la variedad, única en la zona, de uva legiruela (aquí llamada jiruelo).

Pasamos por delante de la Almazara la Moraleda, de la Sociedad Cooperativa San Pedro Bautista (aceite de nuestra tierra con la calificación de virgen extra) y casi en frente vemos la Ermita de San Andrés (s. XVI) desde donde podemos contemplar una hermosa panorámica. Antes de llegar a la población, pasermos delante de su rollo jurisdiccional (1693).

Atravesamos el bello pueblo de San Esteban del Valle con su iglesia en lo alto (Iglesia de San Esteban Protomártir, siglo XV) y contemplamos su arquitectura tradicional, las Cuevas del Arroyo, su Pilón, La Audiencia, La Capilla de San Pedro Bautista construida en la casa natal del Santo, el Parque de Cuatro Caminos (estatua de bronce dedicada al santo) y el Parque Don Felipe Robles Dégano (estatua dedicada al filólogo ilustre nacido en el pueblo y una fue realizada con una escultura de A. Teno ).Seguiremos dirección a Villarejo del Valle, pasando por el Parque de la Chocolatería y atravesando la Garganta Juarina, por la Piscina Natural. Este año debido a la sequía sin uso. Caminaremos otros 3 km por un camino tradicional, algunas veces empedrado y seguiremos acompañados de vides y olivos principalmente.

Pasaremos muy cerca de la Piscina Natural de Villarejo, que merece una visita, de hecho el camino pasa justo debajo de ella.

Recorremos la parte baja del pueblo y también veremos su Iglesia Parroquial, de San Bartolomé, del siglo XV y desde el Mirador de la Mesita del Calvario, contemplaremos otra bonita panorámica del Valle.

Dejamos atrás este pueblo y en apenas 2,5 km llegaremos a Cuevas del Valle, punto de inicio. Continuamos caminando entre olivares y viñedos, cruzaremos el hermoso Puente del Chorro y dejaremos nuestro recuerdo floral en “El Zapatito”.
Tras cruzar la carretera llegaremos al punto de partida.

Miscelánea:

- Un gran paseo donde podemos contemplar el duro trabajo de nuestros antepasados, construyendo paredes y paredes de piedra para poder mantener sus cultivos en diferentes bancales (en Cuevas se denominan tableros, aunque en cada pueblo tiene un nombre diferente) y como esto ha transformado el paisaje: pastos, olivos, frutales, viñedos y castaños conviven con robles, quejigos, alisos…

-La ruta no atraviesa Cuevas del Valle, aunque no hace falta decir que la visita es Obligada.

-Ya hemos explicado que la señalización del camino es buena, aunque como no se ha concluido las tareas de limpieza tras el incendio debemos sortear varios pinos caídos…

-Durante casi todo el camino se divisamos el magnífico Torozo y los Riscos del Tío Pasito.

-La belleza y el encanto de la arquitectura tradicional de cada pueblo es indudable.


¡Disfrutad!

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20 Jul 2012

El Torozo.

Escrito por: patriciaycesar el 20 Jul 2012 - URL Permanente

El Torozo se levanta majestuoso sobre Cuevas del Valle y preside la vida del Barranco de las Cinco Villas. Se trata deuna mole de granito de 2.026 m, situada en el macizo oriental de la Sierra de Gredos, que aunque oficialmente no pertenece al término municipal de Cuevas, nos acompaña, como testigo inmóvil, día y noche.

En una excursión de dificultad media(desnivel de unos 600m) se puede subir hasta su cumbre, nosotros, empezamos desde el Puerto del Pico. El camino (señalizado como PR-AV-37) parte por detrás del bar-restaurante La Parada del Arriero, y empezamos a subir rodeados de piornos florecidos. Tras unos 20 minutos de ascenso, nos encontramos con un pequeño refugio con una fuente (seca en este momento ), se trata del Refugio de la Albujea. Desde aquí sale un pequeño sendero hacia la derecha, usado por los escaladores, que buscan las paredes verticales de la parte baja de los Riscos de Villarejo (existen mas de 40 rutas de escalada en El Torozo). Tras una hora de ascenso, llegamos a un llano donde encontramos a la derecha la Fuente del Cerro Pedrique (hasta hace poco señalizada con un letrero de forja, del que en la actualidad solo quedan unos restos) y podremos contemplar hacia el oeste La Mira y Galayos, al norte los pueblos de San Martín del Pimpollar, Hoyuelos (Hoyos de Miguel Muñoz), Hoyocasero y Navalosa.

Un poco más adelante encontramos otra fuente, la Fuente de las Belesas (esta si que permanece identificada) y antes de girar a la derecha llegaremos a una pradera y un nuevo Refugio, el de los Cervunales, cercado de madera, con dos mesas de granito y
una fuente. Subiremos, ya entre piedras por una cresta, perfectamente señala con hitos de piedra, hasta el punto geodésico . Las vistas desde allí son indescriptibles, impresionantes.

Si el día es claro veremos hasta las antenas de TV de Navacerrada, El Almanzor, las Cinco Villas...

Para afrontar el descenso, en lugar de darnos la vuelta, seguimos por el mismo sendero hacia la derecha, que baja de forma mas rápida y directa, hasta el llano del camino principal (entre ambas
fuentes).

El Torozo es uno de los ejemplos más claros del dimorfismo de la Sierra de Gredos, su cara norte presenta una suave pendiente comparada con la abrupta cara sur, de hecho, a cualquier habitante del Barranco le habrá sorprendido, al subir por primera vez, la suave cara norte comparada con el escalón casi vertical, que acostumbramos a ver desde nuestros pueblos.


Una excursión perfecta, pues a pesar de salvar un importante desnivel, el camino esta muy bien trazado, el acceso es asequible, está bien indicado, tiene agua, vegetación y fauna fácilmente visible y unas vistas inolvidables. No lo dudéis, merece la pena.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

25 Mar 2012

Ruta Calzada Romana-Camino de los Arrieros.

Escrito por: patriciaycesar el 25 Mar 2012 - URL Permanente

Una de las mejores maneras de disfrutar de la primavera es pasear por Cuevas del Valle. Por todos es conocido los beneficios que reporta esta actividad, además de poder disfrutar del entorno, observar la fauna y flora de la zona...

Hoy daremos un paseo entre los términos municipales de Cuevas y Villarejo del Valle. Empezaremos la ruta por la Calzada Romana, desde la ermita de San Antonio dirección Puerto del Pico. Subiremos por “el Cordel” y antes de llegar a “Vuelta Llana” abandonaremos este camino, al empezar las curvas cerradas, (concretamente en la primera que gira a la izquierda) nos desviaremos por el camino que sale a nuestra derecha. En este pequeño claro hay un nacimiento de agua, donde crece boruja. Aquí empieza un largo descenso que terminaremos en el “Pino Padre”. Este es el denominado “Cordel de Villarejo” o “Ruta de los Arrieros”. La primera parte, conserva un buen empedrado, similar al de la Calzada, donde podremos observar alguna alcantarilla y algún “miliar” que ayudaba a los arrieros que subían por aquí ,desde Villarejo hacia al Puerto del Pico ,cargados con sus productos a no perder el camino durante el duro invierno.

En todo este trayecto podemos contemplar preciosos ejemplares de enebro. Los enebros son arbustos de fácil identificación, que crecen como auténticas bolas porque sus ramas nacen de todas las alturas y sus hojas son muy punzantes. Sus frutos son bayas esféricas verdes que pasan a un color marrón-violáceo cuando maduran.

Poco a poco van desapareciendo las piedras del suelo, y a los lados del camino de arena, surgen los pinos resineros.

Seguimos bajando y contemplando preciosas vistas de Cuevas del Valle. Casi al final de la bajada, a la derecha, encontramos un tramo en el que el pinar desaparece. Son “Los Quemaillos”, que como su nombre indica, es una zona que ha sido quemada en varias ocasiones. Ahora sólo hay zarzas, piornos y algún pequeño pino que ha salido adelante de las repoblaciones realizadas.

El camino termina uniéndose al de “los Rozos de Villarejo” y nosotros seguiremos hacia la derecha para terminar el paseo al llegar al “Pino Padre”.

En todo el recorrido podemos apreciar la gran biodiversidad de la zona y contemplar tomillos, escobas blancas y piornos, endrinos, saúcos, cantuesos…Con un poco más de atención observaremos huellas de corzo y jabalí, veremos alguna ardilla y contemplaremos aves como mirlos, gorriones, grajillas o zorzales.

Si ya habéis disfrutado de este paseo contadnos vuestra experiencia y si no lo habéis hecho todavía, ahora es un buen momento…

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

07 Dic 2011

Belenes covacheros.

Escrito por: patriciaycesar el 07 Dic 2011 - URL Permanente

Estamos ya a las puertas de la Navidad y según dice la tradición hay que montar el belén el día 8 de diciembre, día de la Concepción.

Nosotros, este año nos hemos adelantado un poco…

Queríamos recuperar la tradición, últimamente olvidada, de colocar un belén en sitios emblemáticos de Cuevas del Valle. Hace años el grupo “Las Morillas” y otros covacheros se encargaban de llevar uno a La Rubía, a Las Morillas o al Pino Crispín…Nos parece un hecho muy emotivo y quisimos recobrarlo!

.Decidimos colocar dos belenes: uno en La Rubía y otro en los Chozos de las Morañegas.

Así, el día 6 de diciembre subimos a La Rubía, con temperatura agradable y rodeados de cabras monteses, ascendimos por la barrera desde el Puerto del Pico. Arriba, poco a poco, se va recuperando el aspecto de pradera, tras la devastación del incendio. Decidimos colocar nuestro nacimiento dentro un tiesto resinero a los pies de uno de los grandes pinos silvestres que se salvaron de las llamas.

Por la tarde y acompañados de familiares y amigos fuimos hasta los Chozos de las Morañegas y en el interior de uno de ellos dejamos el otro nacimiento.

La tradición de montar un belén para celebrar la Navidad se remonta en torno al 1226 y se le atribuye a San Francisco de Asís. Después, en el siglo XV se popularizó.

La artesanía belenista muestra auténticas obras de arte, que es un placer contemplar, especialmente para los niños que quedan boquiabiertos al ver alguno de estos belenes.

En Cuevas del Valle, cabe destacar el que montaba Daco en el portal de su casa y que era maravilloso, increíble, con tanta paciencia y trabajo salido de sus manos…

Había otros que también eran dignos de admirar como el de “tío Bautista” con sus grandes figuras y hasta noria de agua…o el de la familia Pecci.

En los últimos años se expone durante la Navidad,en el Santuario de San Pedro de Alcántara , en Arenas de San Pedro, un belén hecho por Rafa y en el que se representa a Cuevas del Valle como el pueblo de Belén.

¡Es una maqueta navideña de Cuevas!

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

03 Dic 2011

Paseo entre setas.

Escrito por: patriciaycesar el 03 Dic 2011 - URL Permanente

Las setas han formado parte de nuestras vidas desde tiempo remotos. Se utilizaron como alimento, como remedios de enfermedades o como alucinógenos en fiestas y ceremonias. Conocida es la afición de griegos y romanos a algunos de estos manjares. Hasta pasada la Edad Media los hongos estuvieron envueltos en secretos y hoy en día nos sigue sorprendiendo su aparición en el campo.

Por suerte, y aunque las lluvias han sido escasas y tardías, este otoño hemos podido disfrutar, una vez más, del maravilloso mundo de las setas.

Hemos salido a dar un paseo por Cuevas del Valle y estos son algunos de los ejemplares que hemos podido fotografiar:

Oreja de Judas, auricularia auricularia-judae, se trata de una seta con forma de oreja arrugada y tacto aterciopelado, de consistencia gelatinosa. Se deshidrata en ambiente seco y recupera sus características con la humedad.

Crece sobre árboles vivos o muertos, en lugares húmedos y generalmente en otoño.

Es comestible y muy apreciada en la cocina oriental.

Boletus pinophilus, se conoce simplemente como hongo. Su sombrero es de color caoba y pie grueso y más claro.

Como su nombre indica, el boletus pinícola crece en pinares, preferiblemente entre pinos adultos.

Se le considera muy buen comestible

¡El ejemplar de la foto era un auténtica maravilla!

Macrolepiota procera, conocida en Cuevas como “seta de las viñas” o “seta de la anilla”. Presenta un gran sombrero de color marrón pálido cerrado, que se abre con el tiempo y con una mancha continua sobre el ápice, alrededor del cual aparecen escamas concéntricas. Sus láminas son libres y apretadas y presenta un característico anillo doble en el pie.

Crece en diferentes suelos, en claros de los bosques, junto a los caminos…

Es comestible y muy apreciada en todo el Valle del Tiétar.

Coprinus comatus, conocida como matacandil o barbuda. En San Esteban del Valle se le llama “galipiorno”. Es una seta pequeña de forma cilíndrica cubierta de escamas. Tiene láminas muy apretadas que pasan del blanco al rosa y después al negro por la maduración de las esporas.

Crece en suelos bien abonados, jardines, borde de caminos escombreras…

Es comestible, aunque se debe cocinar nada más recolectar.

Phallus impudicus o falo, por su peculiar forma. Aparece con forma de huevo y una vez maduro se rompe. Crece en bosques y jardines. Tiene un olor intenso, que atrae a los insectos, lo que facilita la dispersión de las esporas.

No tiene interes como comestible.

Mycena es un grupo de setas pequeñas de forma acampanada que se caracterizan por sus esporas de color blanco y un pie frágil y delgado. Se trata de un género que abarca más de 500 especies, por lo que su identificación es compleja.

Geaustrum vulgarum o estrella de tierra, es una seta curiosa que pertenece al grupo de los gastereomicetos, ya que producen las esporas en el interior y se abren cuando están maduras para ser liberadas al exterior.

Crecen en otoño sobre la tierra o entre los agujuos. No es comestible.

Lycoperdon perlatum, o pedo de lobo, es una seta pequeña y globosa que pasa de color blanco a marrón al madurar, que crece en bosques (encinas y pinares) y claros. Las esporas maduran dentro del hongo y una vez completada la madurez, cuando se pisa se dispersan millones de esporas en forma de una nube oscura, como una pequeña explosión.

Es comestible aunque apenas tiene interés culinario.

Por cierto, en Cuevas, existe una sociedad micologica, Amagredos, que realiza cursos y jornadas micológicas de modo anual para facilitar a los aficionados el reconocimiento y aprovechamiento de los diferentes tipos de setas

No debemos olvidar nunca que las setas desempeñan un importante papel en el ecosistema y por lo tanto, debemos cuidarlas y repetarlas, sin destrozar aquellas que no queramos recoger.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

22 Sep 2011

Senda de las Morañegas.

Escrito por: patriciaycesar el 22 Sep 2011 - URL Permanente

Gracias a la labor de la Mancomunidad de las Cinco Villas se han recuperado varios caminos tradicionales en Cuevas del Valle.

Nos animamos a recorrer la “Senda de las Morañegas” pese a que el paisaje nada tiene que ver con el de hace un tiempo, pues esta zona se quemó en el incendio forestal de 2009.

Arrancamos desde la fuente de la Cañada y subimos rápidamente hasta llegar a la altura del “Corral de Claudio”. Seguimos una senda por el pinar (que en la actualidad está intransitable por pinos caídos y montones de ramas) y con mucho trabajo llegamos al “Corral de Tío Abraham” encontrándonos con pilas de madera de los pinos quemados allá donde miremos.

Tras pasar “Prao Calvo” llegamos a una isla verde, un paraíso en este camino. Todavía queda una parte de nuestro pinar, de nuestro río, como si nada hubiese pasado. Cruzamos el río y miramos el río de aguas cristalinas como si fuese un oasis.

Caminamos entre fincas de castaños. Muchas de estas, siguen estando en pleno rendimiento sobre todo estos días en temporada de riegos antes de la recogida de las castañas.

Cruzamos otro arroyo, pero aquí la senda desaparece y optamos por seguir los caminos creados por los desmontes y así, entre restos de pinos quemados llegamos hasta las “Tumbas Moras”.

Se trata de un conjunto de tumbas construidas con piedras clavadas en el suelo y con una tapa formada por una lancha de piedra. A pesar de que todos las conocemos como “Tumbas Moras”, no se sabe con certeza a que época corresponde, pero puede pensarse que se trata de una necrópolis medieval (posiblemente entre los siglos XII y XIII). Un poco más arriba y saliéndonos unos metros de la senda encontramos otra tumba, escavada en una gran piedra donde se aprecia la forma de una persona. Esta tumba no fue acabada.

Tras pasar la “Cachavena”, que cubre de agua todo el camino llegamos hasta los “Chozos de las Morañegas”. Los chozos son unas viviendas, normalmente de pastores, construidas con piedra, rollos de pino o de castaños y un tejado de piornos. Se utilizaron hasta los años 50, pues en la época de verano varias familias trasladaban aquí su residencia. Los que vemos en la actualidad acaban de ser reconstruidos pues los anteriores también fueron pasto de las llamas.

Si andamos un poco más entre los robles nos encontramos una era, que no es otra cosa que un círculo de piedras donde se trillaban los cereales. Ahora toda la zona está rodeada de árboles, pero hace años era una zona de cultivo.

El paseo es agradable, hemos andado unos cinco kilómetros y volveremos por el mismo camino.

Hemos tenido la suerte de ver numerosas aves a lo largo del camino, las que más llaman nuestra atención son el águila calzada y los abejarucos.

¡Un paseo lleno de historia covachera que os animamos a recorrer!

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

18 Abr 2011

Excursión al Risco de las Morillas

Escrito por: patriciaycesar el 18 Abr 2011 - URL Permanente

Desde Cuevas del Valle se observa la silueta de Gredos impasible a nuestras rutinas diarias. Desde el Puerto del Pico hacia el oeste se encuentran las cumbres del Risco del Duque, La Casa ( 1848m), Risco Gordo, Risco del Biezo (1987m), La Fría (1985m) y el Risco de las Morillas ( 1998m).

Hemos realizado la ascensión al Risco las Morillas (1998m) desde el Collado de la Centenera,

El Risco de las Morillas se trata de una cumbre poco conocida, de hecho, ninguna de las veces que hemos subido, hemos visto a nadie…

Salimos por la pista forestal de arena, que sale desde la carretera del Arenal y nos lleva hasta el refugio de las Campanas. En las últimas vueltas se asoma alternativamente al oeste (valle del Arenal, la Mira…) y al este ( Barranco de las Cinco Villas, el Cabezo, el Torozo…)

Al llegar al refugio, cogemos el camino de la izquierda y seguimos bajo la Peñita Arenas, que nos muestra su cara más espectacular.

Tras cruzar el río Zarzoso (aquí sólo es un arroyo), aparecen trozos de camino empedrado ( recuerdo de otro tiempos) hasta llegar al Puerto del Arenal en un ascenso bastante suave ( ¡ qué gran trazado!).

Continuamos hacia la derecha, al Collado de la Sillita y enfilamos el último trecho hasta las Morillas rodeados de piedras de formas curiosas y manadas de cabra montes.

Las vistas desde arriba son alucinantes, si tenemos la suerte de que no haya nubes…se aprecia todo el Barranco de las Cinco Villas , el embase del Rosarito, el Torozo ,la Fría..

Esta zona también se quemó en el incendio forestal de 2009 así que el aspecto de la ruta ha variado bastante. Han desaparecidos los pinos del principio del camino, los grandes piornos, los hermosos brezos…

Por suerte esta primavera empiezan a verse los primeros brotes verdes y pudimos apreciar: brezo, boruja, margaritas serranas, narcisos de roca e incluso alguna seta! La pradera del Puerto del Arenal estaba repleta de narcisos de las nieve y azafrán de Gredos… un auténtico regalo para nuestros ojos.

No lo dudéis, una excursión increíble!

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live