14 Jun 2010

Kick-Ass

Escrito por: Marina Sanmartin el 14 Jun 2010 - URL Permanente

Me gustaría ser Hit Girl y manejar una navaja mariposa con la impunidad de quien se esconde detrás de una peluca violeta. La sangre a cámara lenta flotaría a mi alrededor; pequeñas gotas, como pompas de jabón, arrebatando la vida de alguien, provocando la ausencia y el silencio en esta habitación con eco de vientre de ballena.

¿Cuánto tiempo más?

Hoy por la tarde, se ha desatado la tormenta e Iñaki y yo, refugiados en el kebab de Jacometrezo, justo debajo del plasma encendido en el que empezaba Amar en tiempos revueltos, nos hemos contado nuestra última semana: mi firma en la feria, al lado de Adriansens; su Día en blanco, la estela interminable de la purpurina abandonada por las antenas de Deborah… y mientras charlábamos, por encima de su hombro, veía las rachas de lluvia azotando temerarias las marquesinas de los autobuses, derrotando paraguas, apagando la luz de la sobremesa y volviendo el cielo gris, como de última hora; un cielo de fin del mundo, sin piedad para nadie, reacio como yo a otro verano.

He tenido la sensación de que viajábamos huyendo, en un barco sin costa a la vista, más allá de todos los puertos,

porque no iré a ninguna parte.

Ayer, en el cine con Jorge, inmersa en Kick-Ass, se me ocurrió que las historias inacabadas no son más que cadáveres con los que cargamos a cuestas. Nos resistimos a enterrarlas, a escuchar el último golpe de arena sobre la tumba y salir del cementerio sin mirar atrás. Abandonados en la nieve, con las manos vacías, nos mantenemos vivos alimentándonos de nuestros recuerdos en descomposición. Son lo único que nos queda en un paraje de kilómetros y kilómetros de blanco hiriente.

No resucitarán.

La plaza de Callao, cuadrada y peatonal, se ha quedado desierta en segundos. La gente ha corrido a refugiarse bajo las cornisas, en las escaleras breves del cine Capitol. Mis bailarinas se han empapado al instante; el pelo, la chaqueta,

la ciudad,

el edificio de la Fnac, como un mascarón de proa, batiéndose contra las olas gigantescas, monstruos crueles, fauces terribles de dragón.

Hay un filtro hostil en mis ojos resecos, cierta tendencia a la languidez, a dejarse morir delante de un te de hierbabuena en la plaza Matute, repasando con Silvi la misma mano de la partida, una y otra vez.

Quiero salvarme. Yo soy también la que se ríe en la butaca de los Ideal, la misma que recorre el Retiro aprovechando los rayos furtivos de este esquivo sol de primavera. Soy la que vuelve a casa con Ana y Javi después de una tarde eterna en la librería; la que se toma una caña en la Cruz Blanca con Calamar.

Mis días están llenos de nombres y promesas, de flores rojas.

Si presto atención, si me quedo quieta, si aprendo a no esperarte, las piezas se ordenaran para mostrarme el mensaje secreto.

Y me salvarán.

________________________________

¡Sigue a La Fallera Cósmica en Facebook! Pincha aquí.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

8 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Alberto Gualde

Alberto Gualde dijo

Muy hermoso.

Muy intenso.

Muy vívido.

Marina Sanmartin dijo

Gracias, Alberto. Si no has visto la peli, merece la pena. Bienvenido!

Alberto Gualde

Alberto Gualde dijo

La veré en cuanto la traigan por aquí. Me gusta el comic de Marvel que la origina.

Abrazo.

Alberto

sara campoconico

sara campoconico dijo

ME GUSTO, ME GUSTÓ MUCHO, MUY INTENSO, BIEN VIVIDO, HERMOSO COMO TODO
LO QUE LOGRO LEER DE MARINA.......... FELICITACIONES.

ANDO EN BUSCA DEL LIBRO "MUJERES CUENTISTAS" , DONDE SÉ QUE HAY RELATOS DE MARINA SAN MARTÍN.

sara campodonico
Ecuador

sara campodonico
Ecuador

sara campoconico

sara campoconico dijo

ME GUSTO, ME GUSTÓ MUCHO, MUY INTENSO, BIEN VIVIDO, HERMOSO COMO TODO
LO QUE LOGRO LEER DE MARINA.......... FELICITACIONES.

ANDO EN BUSCA DEL LIBRO "MUJERES CUENTISTAS" , DONDE SÉ QUE HAY RELATOS DE MARINA SAN MARTÍN.

sara campodonico
Ecuador

Marina Sanmartin dijo

¡Gracias, Sara! Comentarios como el tuyo siempre sirven de estímulo. Un fuerte abrazo. Me alegro de que te gusten los cuentos.

envoltura

envoltura dijo

Entre lo positivo de la lluvia está que limpia las calles, purifica el ambiente, despeja los paseos, da una libertad que cuesta conseguirla de otro modo ayudando a pensar o a no cavilar... es muy suave tu lectura. Saludos.

Marina Sanmartin dijo

Uy! Estamos conectados todos a la vez. Un saludo casi en directo... y, aunque no tiene nada que ver, FUERZA A LA ROJA. Por aquí no hemos perdido la fe! Envoltura, me alegro de estar por aquí simultáneamente.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Marina Sanmartin

La Fallera Cósmica

Las palabras que pronunciamos no siempre suenan como creemos. Es posible que haya tantos idiomas como hombres, tantas gramáticas como centímetros de piel. ¿Y si las claves para llegar hasta nosotros se hubieran perdido en el momento en que nos hicieron daño por primera vez? Quizás entonces, en un intento por permanecer a salvo, permitimos que cayeran al abismo a la velocidad con que perdimos la inocencia. Es así como nos protegimos, pero también como nos quedamos solos.

MEJOR BLOG NACIONAL DE CREACIÓN LITERARIA 2010. PREMIOS REVISTA DE LETRAS

SI TE GUSTA ESTE BLOG, TE GUSTARÁN ESTOS LIBROS:
El amor que nos vuelve malvados. Ed. Principal de los Libros. Marzo 2014
La Clave Está En Turgueniev. Ed. Eutelequia. Octubre 2012
La Fallera Cósmica. Ed. Baile del Sol. Noviembre 2010
Antología Mujeres Cuentistas. Ed. Baile del Sol. Noviembre 2009
La Vida Después, relatos de Marina Sanmartín. Ed. Baile del Sol. Mayo 2009

CONTACTA
lafalleracosmica@yahoo.es

ver perfil »

La Fallera Cósmica en Twitter

    Fans

    Suscríbete

    Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):