31 Mar 2012

UN LARGO SUEÑO DE TREINTA MIL AÑOS

Escrito por: Estrella Cardona Gamio el 31 Mar 2012 - URL Permanente

Cómo se ve que nuestros tiempos son diferentes. La Bella Durmiente de Perrault "sólo" durmió cien años y se ha convertido en un ser mítico, pero, claro, es un cuento, ¿qué hubiera escrito el mismo autor, recopilador más bien si hemos de ser exactos, de haber sabido entonces que había quien aventajaba a su heroína, y que no era humana precisamente?

Supongo que, a fuer de escritor, y basándose en la noticia, la hubiera transformado en otro cuento, porque elementos existen para hacerlo; la noticia resulta casi increíble, y sin embargo cierta aunque con sus variantes respecto al cuento clásico, cómo no podía ser de otra manera.

Para empezar no es una Bella Durmiente, son varias y no son humanas sino vegetales y su largo sueño ha durado nada más, ni menos, que la friolera de 30000 años.

Hace mucho tiempo leí que se habían descubierto en una tumba egipcia, varias semillas del tiempo de los faraones y que se plantaron a ver que sucedía, y no pasó gran cosa porque las matas resultantes nacieron y murieron sin pena ni gloria, pero ahora ha sido diferente.

Y tan diferente. Las semillas dormían un congelado sueño en el ártico dentro del escondrijo de una previsora ardilla que, desgraciadamente para ella, nunca llegó a comérselas. Pasaron los años. Transcurrieron los siglos, los milenios, y las semillas, con la vida suspendida en su interior, ajenas a lo que sucedía en torno suyo -luchas, guerras, desastres-, mientras nacían y morían civilizaciones, en fin, lo acostumbrado que hemos dado en llamar "hechos históricos", dormían tranquilamente en una pequeña eternidad sin ver, ni oír, ni saber nada que turbase su paz interior de durmientes perfectas. Transcurrió el tiempo sin ser medido y un remoto día llegaron los príncipes azules convertidos en científicos rusos, las descubrieron y las despertaron, y las durmientes semillas que habían hibernado 30000 años en el noroeste de Siberia germinaron, empezaron a echar hojas, tallos, y más tarde, siguiendo su programa, flores. Sencillas flores blancas (la foto de prensa salió en blanco y negro) de cinco pétalos, muy normales, o sea nada prehistóricas, nada extrañas, que si no fuera por lo que sabemos, nadie hubiera podido señalarlas con el dedo como si se tratara de fenómenos de feria.

Supongo que estas flores, las más viejas del planeta, el único cambio que deben haber notado, a menos que estén en un invernadero especial, es que el clima no es el que era.

Me gustaría saber cuáles fueron sus sueños durante tan largo lapso de tiempo; no son androides para soñar con ovejas eléctricas, ¿en qué soñaron en realidad?...

Sea lo que fuere, bienvenidas al 2012.

UN LARGO SUEÑO DE TREINTA MIL AÑOS Copyright 2012 Estrella Cardona Gamio

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

vegalonso dijo

Un curioso suceso que ya había leído y que acabas de recordar con una poética reflexión.
Un abrazo Estrella

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Estrella Cardona Gamio

Estrella Cardona Gamio, escritora

Soy Licenciada en Bellas Artes y autora de novelas, relatos y cuentos infantiles, también he sido miembro de la Asociación Española de Periodistas y Corresponsales, y he colaborado en prensa muchos años con artículos temáticos y relatos cortos. Asimismo he colaborado en radio con programas temáticos propios. Mi primera novela fue auto publicada en papel, hace años, El otro jardín. En 2006 publiqué en el mes de marzo, un libro de relatos, La dependienta con una editorial madrileña, coedición. En 1999, mi hermana María Concepción montó el sello editorial C. CARDONA GAMIO EDICIONES (que comenzó on line en noviembre de ese mismo año). A partir de 2006 hemos ido publicando en papel, impresión bajo demanda, el manual Taller libre de literatura, en 2007 Adriel B. -la novela de una alcohólica-, La trampa de ser mujer -manual para recobrar la autoestima perdida-. En 2008, El abrigo de Clark Gable y otros relatos y, el infantil, El abuelo que no sabía explicar cuentos. A finales de 2009 una novela de humor, La canción de la manzana, con prólogo de Mikel Urmeneta. En diciembre 2011, La otra vida de T. Loure. Desde el 28 de abril del 2012 estamos en Amazon Kindle ampliando horizontes.

ver perfil »

Tags

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):