22 Jul 2013

Una reforma eléctrica cautiva de paradigmas y de intereses

Escrito por: EUROTOPIA el 22 Jul 2013 - URL Permanente

Es sorprendente constatar las dificultades que encuentra la opinión informada, incluso, expertos de la economía y del derecho, para comprender la cuestión eléctrica. La razón no puede ser otra que la fuerza de los preconceptos con los que se aborda su análisis. Apuntalados por los intereses que protegen, se revelan como paradigmas indestructibles:

El precio de la electricidad sólo puede ser uno porque toda la electricidad, sea cual sea su origen, es idéntica. Y ese precio lo fija un mercado en el que pueden concurrir todos los generadores. Un precio que debe ser el soporte de la retribución de las empresas que la producen y venden.

Este es el paradigma sobre el que ha sido construida la reforma eléctrica que el Gobierno ha aprobado el 12 de Julio de 2013. Sin duda, se trata de un paradigma muy robusto ¿Cómo puede no estarse de acuerdo con principios tan elementales?

Sigue leyendo…

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

30 May 2012

La responsabilidad principal es del Estado.

Escrito por: EUROTOPIA el 30 May 2012 - URL Permanente

NAOTO KAN, primer ministro en japonés en la catástrofe atómica producida el 11 de marzo de 2011 en las centrales nucleares Daiichi en Fukushima, ha reconocido el 28 de mayo pasado, la responsabilidad del Estado japonés y se ha manifestado contrario a la producción de energía a través de plantas nucleares.

Lo ha hecho testificando ante el interrogatorio de una comisión independiente presidida por una comisión independiente presidida por KIYOSHI KUROKAWA, profesor honorario de la universidad de Tokyo. El Sr. Kan ha declarado que “la ley especial sobre catástrofes nucleares no es adecuada para hacer frente a un accidente concreto”… “La primera responsabilidad recae sobre el Estado”, ha concluido.

La falta de preparación del gobierno junto con la falta de comunicación entre la empresa Tokyo Electric Power (TEPCO), gestionaria del complejo nuclear de Fukushima, llevó a una situación de "angustia" de las autoridades centrales. "Nosotros podíamos difícilmente saber lo que estaba sucediendo y nos quedamos totalmente paralizados", dijo el ex primer ministro, y agregó, que tanto los técnicos de TEPCO como los expertos gubernamentales no fueron capaces de explicar lo que estaba en camino de producirse. El Sr. Kan ha admitido en varias ocasiones que las autoridades no habían sido capaces de reaccionar a tiempo.

Varias medidas (retraso en la puesta en marcha de la ventilación para evitar explosiones de hidrógeno, la inyección de agua de mar en los reactores en un intento de enfriarlos, la intención de TEPCO de evacuar el lugar, la negativa a la ayuda técnica de Estados Unidos en los primeros días) son hoy en día criticados, la evacuación como pretendía TEPCO, hubiera sido absolutamente catastrófico.

El testimonio del Sr. Kan que ahora exige el abandono de la energía nuclear, se presenta como una dificultad para el gobierno de su sucesor, YOSHIHIKO NODA, para formular una nueva política energética. Desde principios de mayo, la totalidad de las plantas del archipiélago están paradas, ya sea a causa del terremoto o para el mantenimiento periódico.

Mientras que las eléctricas y la comunidad empresarial insta al Gobierno a reactivar dos reactores en la central eléctrica de Oi en la región de Kansai (oeste de Honshu) amenazando con el riesgo de una nueva ola de deslocalización si sube el precio de la electricidad, las autoridades centrales se enfrentan a la oposición municipal y una parte de la opinión que creen que las condiciones de seguridad no se cumplen para reactivar las plantas.

En una encuesta de la Tokyo Shimbun, publicado en marzo, el 80% de los encuestados estaban a favor de una reducción de la dependencia del archipiélago de la energía nuclear (que cubre el 25-30% de las necesidades de electricidad) y la salida tan pronto como sea posible de la política de energía nuclear.

Kansai Electric en la que la mitad de su electricidad es de origen nuclear, anunció que su capacidad de producción sería un 15% inferior a la demanda. El gobierno que multiplica las advertencias en contra de una escasez de electricidad exige un ahorro de energía durante el verano (debido al uso intensivo de acondicionadores de aire). Las llamadas a un ahorro de energía varian desde 5% a 15% dependiendo de la región.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20 Abr 2012

Rifkin: tenemos un nuevo futuro.

Escrito por: EUROTOPIA el 20 Abr 2012 - URL Permanente

El futurólogo JEREMY RIFKIN (Wikipedia, jeremyrifkin @), director de la Fundación de Tendencias Económicas es un pensador importante de nuestro tiempo. Muchos de sus libros han resultado proféticos, como El fin del trabajo (1996) o La era del acceso (2000). Su último libro, La Tercera Revolución Industrial, es sin duda uno de los más ambiciosos, porque nos da -nada menos- una alternativa de futuro frente a dejarse llevar.

La segunda revolución industrial (1880-2006) ya no es nuestro futuro

Rifkin llega a dos conclusiones. Por un lado, el final de la segunda revolución industrial, basada en el petróleo y los combustibles fósiles. Más que Peak Oil, hemos alcanzado el "el punto culminante de la globalización", según él. No podemos basar nuestro crecimiento en un sistema que va a generar crisis a medida que los combustibles fósiles escaseen.

Incluso la perspectiva de encontrar nuevas áreas de extracción no será suficiente para satisfacer nuestro apetito insaciable de energía. Para él, "!la crisis es el petróleo!" y las consecuencias organizativas que nuestra dependencia del petróleo ha tenido en el conjunto de la sociedad. "Los regímenes de energía determinan la naturaleza de las civilizaciones –su manera de organizarse, de repartir los rendimientos de la actividad económica y del comercio, el ejercicio de la estructura de poder político y las relaciones sociales."

La segunda conclusión, se basa en las seguras consecuencias dramáticas que ha causado esta segunda revolución industrial en la salud de nuestra biosfera. Las paginas que Rifkin dedica a este tema sobre los hallazgos alarmantes y deprimentes, se encuentran similares en todos los libros de los ecologistas aterrorizados. "Durante 450 millones de años, la Tierra ha experimentado cinco olas de la extinción biológica. Después de cada uno de estos golpes, hizo falta cerca de diez millones de años para recuperar la biodiversidad perdida."

Rifkin hace una proposición apasionada. Hace falta detener, invertir y tomar nota de que no podemos descansar el crecimiento, el progreso, el futuro en los combustibles fósiles. Debemos cerrar el paréntesis de depredadores de la segunda revolución industrial y tomar un camino diferente, el de la "tercera revolución industrial", como la denomina. Nuestro futuro debe cambiar su perspectiva, para el idealista y constructivo estadounidense, una nueva perspectiva que nos muestre un futuro accesible para todos. "Cada vez es más evidente que necesitamos una nueva lógica económica nos pueda llevar a un futuro más equitativo y sostenible."

Nuestro futuro es aplicar el modelo distribuido de Internet a la energía y la sociedad en su conjunto

"Ahora estamos en la víspera de una nueva convergencia entre tecnologías de la comunicación y el régimen de energía. La unión de la comunicación por Internet y las energías renovables genera una tercera revolución industrial. El siglo XXI, cientos de millones los seres humanos van a producir su propia energía verde en sus casas, sus oficinas y fábricas, y compartirlas en redes inteligentes, generación distribuida, al igual que ahora están creando su propia información y compartiéndola en Internet."

Rifkin se basa en su conocimiento de las características de la nueva revolución tecnológica y la de energía renovable para darnos un nuevo reto: el de la energía distribuida. "La división entre las personas de la energía distribuida en una zona abierta común afectará aún de forma más grande [que el intercambio de información]."

Para Rifkin, la estrategia para lograr esto es bastante simple. El plan de batalla se basa en cinco principios:

El cambio a las energías renovables: no tenemos otra opción, el agotamiento de los combustibles fósiles nos conduce a la necesidad de descansar nuestra economía por completo en las energías renovables (de las que excluye la energía nuclear, que considera demasiado peligrosa y demasiado centralizada y, recuerda, que por el momento produce sólo el 6% de la energía mundial con 440 centrales en todo el mundo).

La transformación del parque de viviendas de todos los continentes unidas a micro-producción energética renovable en el mismo sitio; es decir, pasar de una generación de la energía centralizada a la generación de energía totalmente distribuida, ya sea con las turbinas de viento de carácter personal, biogás, energía solar o incluso la acción de la fuerza humana, como se muestra en particular, en los planes estratégicos desarrollados por equipos de cuatro ciudades europeas para apoyar su desarrollo . El modelo energético contra el que lucha Rifkin, no es tanto el de los combustibles fósiles, como el modelo centralizado que desarrollan. Al insistir en una estrategia de generación de energía distribuida y diversa, Rifkin aboga por un modelo diferente de organización económica que funda la propia naturaleza de su estrategia.

El despliegue de la tecnología del hidrógeno y otras técnicas de almacenamiento en cada edificio y toda la infraestructura, para almacenar la energía intermitente. Este es, sin duda hasta ahora una de las debilidades del modelo propuesto por Rifkin: nuestra incapacidad para almacenar la electricidad se ha convertido en un reto de investigación importante, dice el economista, que ya había escrito un libro sobre él en el año 2002. La economía del hidrógeno.

La utilización de la tecnología de internet para transformar la red eléctrica de todos los continentes en inter-red de intercambio funcionando exactamente como internet (cuando millones de edificios produzcan, localmente, una pequeña cantidad de energía, ellos podrán vender sus excedentes a la red y compartir la electricidad con sus vecinos continentales). Rifkin aquí es muy crítico con la estrategia en materia de electricidad, que demasiado a menudo imaginamos un futuro de una red inteligente centralizada en lugar de distribuida. Lo contrario de lo que tenemos que hacer, dice el futurista. La energía distribuida que nos permitirá hacer un salto en la tasa de eficiencia de la producción y transmisión eléctrica, que sigue siendo muy baja desde los años 60. Gran parte de la energía que producimos se gasta en el mismo transporte.

El cambio de los medios de transporte del paso a los vehículos eléctricos o híbridos, capaz de vender o comprar electricidad en una red interactiva continental inteligente.

Esta transición, según Rifkin, lleva en ella la oportunidad de un nuevo desarrollo económico.

Limites y criticas.

Por supuesto, en contra de esta visión se desataron críticas de a veces un poco prematuras, que parece no tan fácil de organizar o poco realistas para muchos. Sabemos que en los debates, son difíciles de desentrañar los argumentos sobre la posibilidad o la imposibilidad de reemplazar nuestra generación actual de electricidad por las alternativas o renovables, sobre las dificultades en el almacenamiento de energía en las fronteras de un futuro para todo el transporte eléctrico... A las cifras presentadas por Rifkin, otros avanzarán otras cifras, por supuesto. Los defensores de la energía nuclear y el petróleo, contaran otras cosas ("En los últimos años, las grandes compañías petroleras han dedicado sus esfuerzos en una meta: sembrar la duda y el escepticismo de la opinión pública sobre el cambio climático En resumen en el período 2009-2010, el petróleo, el carbón y la electricidad han gastado $ 500 millones en conspiraciones para impedir el paso a una legislación sobre el calentamiento global.").

El modelo cooperativo y distribuido de internet que él intenta aplicar a la energía y a toda la economía, en si no es distribuido y cooperativo como él dice. Hasta la fecha, Internet sigue siendo una innovación que ha recuperado en gran medida la centralización y la competencia, que incluso en su infraestructura tiene un modelo energético muy poco eficiente.

Pero en realidad no es así de hecho.

A pesar de todas las críticas que se pueden hacer con este plan, Rifkin ofrece un relato poderoso, capaz de contar la historia de una nueva revolución económica y explicar cómo todas las iniciativas tecnológicas y comerciales, aparentemente aleatorias, podrían ser parte de un amplio plan estratégico. Rifkin ofrece un buen plan de desarrollo económico que puede crear miles de empresas distribuidas y no sólo un plan de subvenciones publicas. Ofrece un futuro, cuando la actual crisis (económica, ecológica, social...) y las perspectivas futuras de nuestra economía fósil no proponen ninguna, con excepción de otra inminente crisis más grave que la que conocemos. La fuerza de Rifkin es proponer una visión, donde otros no la tienen, donde la crisis destruye a todos. Y es aquí donde se diseña una perspectiva estimulante: nos ofrece un futuro, un futuro en el que los ecosistemas deben sustituir al mercado, donde la distribución y la cooperación deben sustituir a la centralización y la competencia. ¿Cómo puedes no querer entrar?

Colaboración en lugar de competición, co-creación en lugar de militarismo.

Para Rifkin, nuestro futuro depende de la cooperación y la co-creación. Y es esta visión que, demasiado rápidamente esboza en el libro, que nosotros podemos desear desarrollar. Rifkin nos invita a hacer de la innovación social, en todas partes, para desarrollar la participación efectiva de todos en este futuro. A refutar la centralización. Él rechaza también los proyectos centralizados de redes inteligentes, como el desarrollo de los principales actores del desarrollo eléctrico pero sin duda su crítica podría extenderse a otros proyectos similares que pueden tener para el futuro de la ciudad, el transporte, etc. Nuestro futuro depende de las redes inteligentes distribuidas. La electricidad no debe ir del productor al consumidor, sino de todos a cada uno, al igual que las mallas de una red de punto a punto.


"
La relación antagónica entre vendedores y compradores dio paso a una relación de cooperación entre proveedores y usuarios. El interés propio es sustituido por el interés común. La propiedad intelectual se ve eclipsada por un nuevo énfasis en la apertura y la confianza colectiva. Si usted lo prefiere la transparencia es clave hoy por una sencilla razón: cuando uno aumenta el valor de la red, no se empobrece personalmente, se enriquece a todos, porque las ganancias de todos los nodos son iguales en el esfuerzo común. (...) Por lo tanto, el acceso a amplias redes mundiales se convierte en un valor tan importante como los derechos de propiedad privada en los siglos XIX y XX."

Esto no es intrascendente, por supuesto. Tenemos que reafirmar el papel de los nuevos comunes, Rifkin insiste. "Nuestras ideas de la propiedad son tan inseparables de las nociones tradicionales de poder y exclusión que es difícil imaginar que existía un derecho de propiedad más viejo que el que las personas han disfrutado durante siglos: el derecho a acceder a a una propiedad en común - por ejemplo, la de navegar por un río, alimentándose en un bosque local, caminar por un sendero en el campo, pescar en un arroyo cercano y reunirse en una plaza pública Esta vieja idea de la propiedad como derecho de acceso y la inclusión se ha ido marginando progresivamente en la era moderna, donde las relaciones de mercado han dominado y donde la propiedad privada ha sido definida como "la medida del hombre "(...). Cuando una gran parte de la vida económica y social se lleva a cabo en el origen de los bienes comunes de recursos abiertos, la propiedad intelectual se convierte, a efectos prácticos, un convenio obsoleto que no sirve para nada."

Es nuestro modelo de vida lo que debemos cambiar.

Más allá de la transición económica y energética que él propone, la propuesta de Rifkin es eminentemente política. Para él, tenemos que reformar nuestras estructuras y formas de pensar. Esto no es tanto un reto económico que debemos conseguir, mas una transición civilizadora. Debemos pasar de una sociedad centralizada a una sociedad colaborativa. Cambiar de régimen energético supone cambiar la estructura misma de la organización política y social de nuestras sociedades.

Sin decirlo claramente (esto puede ser el tema de su próximo libro), Rifkin destila la idea de que tenemos que cambiar las formas de representación y participación de los ciudadanos. Para leerlo, donde siempre desea alimentar la visión que nos propone Rifkin, en los ejemplos inspiradores que están basadas en la cooperación y co-creación de nuestro futuro, en lugar de la espera de soluciones venidas desde arriba.

El desafío más grande de la visión de Rifkin, no es que la sociedad no los comparta, no se trata de no conseguir un amplio consenso sobre los objetivos y los propósitos de su visión, pero que nuestros representantes políticos y empresariales siguen defendiendo, en nombre de sus intereses. Es eso lo que cuenta, por último, refiriéndose, largamente a sus discusiones con los líderes del mundo y a su dificultad para convencer a algunos de nuestros gobernantes para cambiar el modelo. O pasar de una centralidad que se aprovecha a un reparto más “lateral”, distribuido, descentralizado... es una perspectiva que no se gusta a los líderes mundiales, ni mucho menos. Como él mismo señala en detalle: "los que son abastecidos por la extracción de los combustibles fósiles" están predispuestas a funcionar de forma centralizada. "Si la era industrial se centró en los valores de la disciplina y el trabajo duro la autoridad jerarquica, la importancia del capital financiero, los mecanismos de mercado y las relaciones de propiedad privada, la era cooperativa favorece el juego creativo, interactivo punto a punto, el capital social, la participación comunitaria y en el acceso abierto a las redes globales ". Baste decir que hay un mundo para ir de uno a otro.


Además, lo que más va a sorprender al lector francés de este libro, es la ausencia de nuestros representantes políticos e industriales de este debate. Mientras Rifkin ofrece una defensa de Europa, el único francés que se menciona en las 300 páginas del ensayo de Rifkin es CLAUDE LENGLET, quien fue director de investigación de los programas europeos de
Bouygues Immobilier, que desde entonces ha dejado la empresa, obviamente. ¿Dónde están los líderes de la FED? ¿Renault? ¿Total? ¿France Telecom? ... ¿Dónde están los políticos franceses? A diferencia de los alemanes, no estuvo representada en las mesas redondas de los líderes mundiales dice Rifkin. Ninguno se ha unido a la Tercera Revolución Industrial propuesto por Rifkin. ¿Por qué?


Como él mismo dijo en una entrevista en Le Figaro: "
Francia es un país centralizado Esta ventaja del pasado se ha vuelto contra él al dirigirse a la tercera revolución industrial:. Debe pasar al modelo colaborativo necesarias para una transición exitosa. Alemania está mucho mejor preparada: es un país descentralizado, una federación de regiones. Sería irónico que Francia, que ha creado la escala pertinente para la tercera revolución industrial, a saber la Unión Europea, fracase. Sin embargo, un cambio del pensamiento político es necesario."


La evolución aún más difícil si miramos más de cerca el "
lado burlesco en el infame sistema de puerta giratoria, donde los altos ejecutivos de empresas privadas de energía y altos funcionarios del estado cambian de sombrero y de oficina en una especie de torbellino", bromeó Rifkin. El futuro no es tanto la competencia, el militarismo de Estado que la colaboración y la co-creación. Él aquí defiende una “sociedad lateral", es decir, una sociedad donde el poder es compartido entre todos sus miembros y no sólo para el provecho de algunos.
Por supuesto, Rifkin quizás está un poco equivocado cuando habla un poco con aire de suficiencia, la empatía (que tenía el tema de su anterior libro Una nueva conciencia de un mundo en crisis). Tiene un poco más de poesía, es un poco más fácil hablar del amor que nos tiene que llevar los unos a los otros. Como si de repente la sociedad lateral fuera a juntarnos a todos de los brazos los unos con los otros en un vasto abrazo de generosidad desinteresada.

"La lucha entre los viejos intereses del poder jerárquico de la segunda revolución industrial y los intereses emergentes del poder lateral de la tercera, crea una nueva división política, reflejado en la competencia de las fuerzas que se disputan el control de la economía. Una nueva historia se escribe ante nuestros ojos, y cuando nos adentramos aún más en la nueva era, esta volverá a lanzar la refundación de la idea que nosotros tenemos de hacer política", dice el futurista oponiendo a " las personas e instituciones que piensan en términos de jerarquía, de barreras y de propiedad, a los que piensan en términos de la lateralidad, la transparencia y apertura."


El pensamiento jerárquico de organización, no se adapta a la necesaria transformación. Es por eso que fracasó durante varios años en proporcionar soluciones a las crisis que estamos viviendo y los que nos quedan por delante.


Esto significa que el futuro depende de nosotros para defenderlo, para alcanzarlo. Fuera de una posición de consumidor y de espectador de la política, para alcanzar una posición de actor. Y Rifkin tiene razón, Internet sin duda nos da los medios, pero no es suficiente.


Tenemos un futuro nuevo, pero al ver las declaraciones de los candidatos a la elección presidencial, nadie que lo defienda. Porque nadie pone en cuestión el futuro debido a su misma candidatura. Este futuro no se ve como una figura de guardián de funcionamiento jerárquico de nuestra sociedad, sino una organización más lateral, donde cualquier acción pública, finalmente sea más compartida, para ser mejor llevada y más aceptada por la sociedad en su conjunto. Rifkin nos da realmente un futuro, pero un futuro que, como todos los futuros, requiere una revolución en las actitudes para convertirse en un proyecto social.


Hubert Guillaud

También puedes leer en este Blog:

¿Quién pondrá el cascabel al gato energético?

Escrito por: EUROTOPIA el 12 Feb 2008

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

11 Abr 2012

A más cómo, menos por qué.

Escrito por: EUROTOPIA el 11 Abr 2012 - URL Permanente

El historiador RONALD WRIGHT tiene razón al afirmar que <<estamos a mitad de camino hacia la inteligencia: listos; pero raramente sabios>>. Aunque tiene más de cien mil años de edad, el homo sapiens sólo se encuentra a mitad de camino hacia la inteligencia.

Si el otro día en el post, Idea ¿Qué idea?, recogía la importancia del convencimiento para transmitir ideas creativas según el físico JORGE WAGENSBERG; en el de hoy, traigo su opinión respecto a la inteligencia individual en su libro de aforismos, A más cómo, menos por qué;

concibe la sostenibilidad como la salvación de la colectividad, pero la inteligencia colectiva se las arregla para demostrar que la sostenibilidad no es sostenible. El ser humano es individualmente inteligente y colectivamente imbécil.

Aporía. Pero todo lo humano se construye en lucha contra lo aporético. Nada más humano que reconocer la aporía y sin embargo no cejar en el empeño por superarla.

Antes del estallido de la crisis el director de la Plataforma Solar de Almería, DIEGO MARTÍNEZ, observa en una entrevista que el principal problema asociado con la energía es <<el consumo; desmedido; nuestro estilo de vida lleva aparejado un brutal consumo de recursos naturales>>, entre ellos los energéticos. Sin embargo y de forma estupefaciente, añade luego: <<Puedo imaginar un futuro donde el problema energético esté resuelto mediante plantas de fusión sobre la Tierra, complementadas con la planta de fusión que hay en el Sol>>

Qué incoherencia. ¿El problema es el consumo desmedido y sugerimos como solución suministro sin límite, alimentando las fantasías de esa panacea tecnológica que sería la generación de electricidad con fusión nuclear? Es como pretender curar a un diabético a base de multiplicar su ingesta de azúcar. Ay, qué proclive parece el Homo sapiens a los cortocircuitos mentales…

Desarrollo sostenible: están los que desean desarrollo entendido convencionalmente (como crecimiento del PIB) y a la vez sostenibilidad. No se dan cuenta de que desean un imposible concebido en esos términos, <<desarrollo sostenible>> es un oxímoron, una expresión contradictoria. Y estamos quienes deseamos a la vez desarrollo humano (una insuficiente aproximación al cual ofrece el Índice de Desarrollo Humano de NN UU) y sostenibilidad, aspiraciones que no son contradictorias. Pero debe de quedar claro que si <<desarrollo>> se entiende de forma convencional, entonces no hay posibilidad ninguna de desarrollo sostenible.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

29 Dic 2011

Naomi Klein – Entrevista en Democracy Now

Escrito por: EUROTOPIA el 29 Dic 2011 - URL Permanente

“Los manifestantes buscan un cambio en la calle porque saben que no vendrá de las urnas”

El mes pasado, la reconocida periodista y escritora Naomi Klein estuvo en Washington, D.C., donde fue detenida junto a más de 1.000 personas cuando participaba en una campaña de desobediencia civil que duró dos semanas frente a la Casa Blanca. Dicha campaña se organizó para manifestarse contra el proyecto de construcción del oleoducto Keystone XL, que transportará petróleo desde los campos de arena alquitranada en Canadá hasta las refinerías ubicadas en la costa del Golfo de México.

Lo más importante en el mundo

Discurso pronunciado el 6 de octubre por la escritora y periodista canadiense NAOMÍ KLEIN en Zuccotti Park –hoy Plaza de la Libertad-, ante millares de indignados de Wall Street.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15 Sep 2011

Un ‘green new deal’ para Europa

Escrito por: EUROTOPIA el 15 Sep 2011 - URL Permanente

Hoy el analista político JUAN IGNACIO CRESPO en un artículo en El País, titulado, El abismo puede esperar, decía al respecto de la falta de liderares:

‘Curiosamente, quienes echan de menos un liderazgo decidido a veces son los mismos que detectan un déficit democrático en las decisiones, quizá sin caer en la cuenta de que una y otra cosa van en relación inversa: a mayor liderazgo menor participación democrática (que no sea de pura ratificación de lo que el líder propone).’

Pero lo que más me sorprende es que estemos atentos a lo que dicen líderes europeos con fecha de caducidad como Merkel o Sarkozy, o peor aún caducados como Aznar o Gonzalez.

Tanto Sarkozy, pero especialmente Merkel, están perdiendo todas las elecciones, frente a socialdemócratas, verdes y socialistas.

Especialmente dolorosa fue la perdida en marzo el poderoso Estado de Bade-Wurtemberg, -el más rico de Europa- que controlaba desde hacía 60 años, a manos del dirigente verde WINFRIED KRETSCHMANN, que gobierna en coalición con los socialdemócratas, pero el partido de ANGELA MERKEL registró hace un mes el peor resultado de su historia en las elecciones regionales de Mecklemburgo- Pomerania Occidental, región de la canciller alemana, donde los socialdemócratas (SPD) consolidaron su primera posición y los verdes irrumpieron en el parlamento por primera vez a costa del (CDU) y liberales (FDP), y en febrero perdió Hamburgo, segunda ciudad-estado de Alemania.

Ahora el domingo próximo tenemos las elecciones en la primera ciudad-estado, donde veremos de cuanto verde se tiñe la roja Berlín, o sí algunos alternativos optan por posturas como el Partido Pirata.

Por eso deberíamos estar más atentos a lo que estos líderes y partidos, si como dicen lo que Alemania propone es lo que se hace en Europa. Así lo entienden los ‘mercados’ de ahí las prisas de la reforma constitucional en España. Como dice Crespo para acabar su artículo:

‘Y volviendo a los gobernantes, ¡pobres!, a los que todo analista que se precie quiere teledirigir: la solución al problema que tiene la zona euro, una vez que el Tribunal Constitucional alemán ha excluido la utilización de eurobonos, pasa por la monetización parcial de la deuda griega que tendrá que hacer el BCE. Lo que terminará generando inflación, que es el remedio indoloro contra la imposibilidad de pagar las deudas. Es tan viejo el remedio que ya en la Biblia el Libro del Eclesiástico decretaba que "cada siete años perdonarás lo que otros te deban". Así en la Tierra como en el euro.’

Y en España, donde nunca hemos reducido el déficit democrático respecto al resto de Europa, parece que vamos a tener opciones al margen de las del Satatu Quo y de las nacionalistas (españolistas o periféricas). Ayer publicaron un articulo, los que parece van a ser esa otra alternativa más orientada al medio ambiente.

De la indignación al compromiso

Hay alternativas más justas y eficaces. Como incrementar los ingresos con una fiscalidad dirigida a los que más ganan, más tienen y más contaminan. O reducir gastos militares, eclesiásticos y de infraestructuras ruinosas

JUAN L. DE URALDE, INÉS SABANÉS, MÓNICA OLTRA, JOAN HERRERA, DAVID ABRIL, MARIO ORTEGA 14/09/2011

Asistimos a una crisis mucho más profunda que la crisis financiera. Es la crisis de un modelo de desarrollo ambientalmente insostenible, de un modelo económico socialmente injusto y de un modelo político en el que los partidos gobernantes, supeditados a los poderes económicos, han pervertido la esencia de la política y de la democracia -que, no olvidemos, significa gobierno del pueblo- cambiando el gobierno de la ciudadanía por el de los mercados financieros. Tenemos la convicción de la necesidad de una renovación radical de la política, en España y en el mundo, para regenerar la democracia y hacer que la economía esté al servicio de las personas de acuerdo con las necesidades reales de la sociedad y los límites de la biosfera. Estamos en ello.

Compartimos la visión de quienes consideran que la izquierda ahora gobernante tiene un problema mucho más grave que el del avance electoral de la derecha, que es su falta de horizonte y su incapacidad de imaginar otra receta que la de aceptar las presiones antisociales y degradar los derechos públicos y las condiciones laborales. A su vez, hoy no basta con las opciones tradicionales a su izquierda que no solo no han llegado a recoger el voto ofendido sino que han envejecido como alternativa. Si queremos ir más allá, no solo queremos detener a la derecha, sino también cambiar la izquierda.

Porque las respuestas del siglo pasado no sirven para el siglo XXI y porque a los ideales solidarios hay que sumar nuevos valores: la equidad entendida como igualdad de oportunidades y protección social; el ahorro, la mesura y la eficiencia en el uso de los recursos; la responsabilidad para con las personas y la sociedad, con los animales y con las generaciones futuras; el equilibrio en las relaciones con la naturaleza; la independencia de las instituciones públicas respecto a los poderes económicos; la gestión transparente, honesta y eficiente de lo público al servicio de la ciudadanía, la democracia participativa y deliberativa; el pacifismo activo... para abrir caminos hacia otro proyecto realista de sociedad y de civilización en el que sea posible la convivencia pacífica y el bienestar humano para toda la población, ajustando el desarrollo a los límites físicos y biológicos del planeta, en un mundo que, aunque no perfecto, sea viable para todos y más justo.

Estos valores, sobre los cuales debería ser posible encontrar en la sociedad un amplio entendimiento -más allá de las percepciones ideológicas tradicionales-, deberían configurar una línea de salida concreta a la crisis económica actual, que no solo ha provocado ya cinco millones de desempleados en nuestro país y 200 millones en todo el mundo, sino que amenaza con desmantelar el Estado de bienestar, los derechos laborales y la protección social en Europa y con arruinar las perspectivas de una globalización equitativa a escala mundial.

Esa salida es posible: hay otras alternativas más justas y eficientes para superar la crisis. Alternativas como incrementar los ingresos con una adecuada fiscalidad dirigida a los que más ganan, más tienen y más contaminan; modulando la reducción del gasto reduciéndolo de las subvenciones a las actividades contaminantes, de las inversiones en infraestructuras ruinosas -AVE sin pasajeros, aeropuertos sin aviones, autopistas solitarias-, de los gastos militares y eclesiales, etcétera... en vez de quitárselo a los pensionistas o a los empleados públicos, que educan a nuestros hijos, curan a nuestros enfermos y cuidan a nuestros mayores.

Las empresas, por su parte, lo que realmente necesitan no es más flexibilidad para despedir, sino más crédito para producir y contratar.

Es otro enfoque, perfectamente viable. Es necesaria una nueva política económica que tenga como objetivo la creación de empleo, especialmente en la economía verde y en los servicios sociales.

Pero este nuevo enfoque requiere abrirse camino a escala europea, porque no hay soluciones Estado por Estado. No habrá protección de la sociedad frente a los mercados financieros mientras no haya una respuesta diferente de las autoridades europeas: solo una mayor unidad política, económica y fiscal europea -con bonos europeos para una financiación de las deudas soberanas a menores tasas de interés y a más largo plazo, con una agencia europea de calificación y con una tasa a las transacciones financieras- impedirá que el manejo de la deuda griega y la de los demás países periféricos por parte de los mercados financieros acabe por llevar al euro al colapso y a Europa a la ruina.

Los Verdes europeos, con los que nos identificamos, se están batiendo en el Parlamento Europeo por soluciones similares y han propuesto un green new deal para Europa, porque solo la economía verde y baja en carbono permitirá avanzar hacia otro modelo productivo y de consumo frente a una crisis que no es solo financiera y económica, sino también energética, climática y ecológica.

La peculiar situación española, con un desempleo insoportable, aconseja emprender esa dirección. Posibilidades no faltan: España cuenta con un potencial extraordinario en el desarrollo de las energías renovables, con la mayor superficie cultivada de agricultura ecológica, con capacidades tecnológicas en sectores emergentes, con excelentes profesionales en salud, investigación científica y educación, con una sociedad civil emprendedora... que podrían llevar a construir un desarrollo diferente y con pleno empleo. Pero con trabajos menos vulnerables y más sostenibles: solo las actividades generadoras de empleos verdes, como las energías renovables, la agricultura ecológica, el transporte sostenible, la rehabilitación de edificios, etcétera... podrían generar dos millones de nuevos empleos e importantes beneficios sociales, ambientales y económicos.

Recientemente, el autor de ¡Indignaos!, Stéphane Hessel, nos decía que ahora es el momento de pasar de la indignación al compromiso, cada quien desde su ámbito. Quienes suscribimos este artículo lo hacemos desde el ámbito de la política. Hemos acogido receptivamente las movilizaciones sindicales contra la reforma laboral, las reflexiones y propuestas de las gentes de la cultura y escuchado con atención las demandas indignadas de las plazas tras el 15-M, con las que coincidimos. Pensamos que no solo deben cambiar las políticas, sino también la política. Hacen falta reformas electorales y constitucionales de gran calado, una nueva transición para una mejor representación de la ciudadanía, más activa y directa, el fin del bipartidismo y de la partitocracia, un nuevo empoderamiento popular y un republicanismo participativo en el que el poder esté más repartido, con partidos más democráticos, transparentes y refractarios a la corrupción, con organizaciones sociales y ciudadanas más representativas y con más poder de consulta, control y codecisión, donde la iniciativa legislativa popular y los referendos locales, autonómicos y estatales sean instrumentos habituales y normalizados de ejercicio de la democracia... Una democracia que no lo fíe todo a lo representativo, sino que para ganar legitimidad se le añadan instrumentos de democracia participativa y deliberativa.

El desafío no es menor. El momento histórico y la demanda de la sociedad nos exigen algo nuevo e intentarlo hacer en el sentido más amplio y unitario posible. En este contexto queremos contribuir dinamizando un amplio movimiento político que promueva salidas viables, y, por tanto, distintas de la crisis que padecemos, en clave de equidad social, sostenibilidad ambiental y de mayor democracia. Queremos contribuir a construir un nuevo espacio político plural que ofrezca un cauce de participación a las personas que no se resignan a contemplar pasivamente esta situación; especialmente, queremos crear un espacio de activismo político para las generaciones emergentes y de construcción de alternativas para todas las personas que estén dispuestas a comprometerse generosamente para encontrar, individual y colectivamente, soluciones de actualidad a los desafíos de nuestro tiempo. Ese es nuestro compromiso.

Juan López de Uralde, EQUO, comisión promotora; Inés Sabanés, EQUO; Joan Herrera, secretario general de ICV; Mónica Oltra, diputada de las Cortes Valencianas por Compromís; David Abril, secretario general de Iniciativa Verds (Baleares) y Mario Ortega fue coordinador de Los Verdes de Andalucía.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12 Sep 2011

Eco-socialismo o barbarie

Escrito por: EUROTOPIA el 12 Sep 2011 - URL Permanente

Cartas al director El País

LAURA MáIZ TOMé - A Coruña - 06/09/2011

"En estos últimos tiempos, es cierto, la izquierda muchas veces ha desfigurado las líneas de su rostro", escribía Sophía de Mello, en julio de 1976... y es verdad que desde entonces, no ha dejado de hacerlo.

Con el paso del tiempo, hemos cedido en demasiados principios, hemos abandonado ideas, y otras, admitámoslo, han quedado obsoletas. Por lo que una vez alcanzado este punto de crisis de proyecto, en pleno siglo XXI, ha llegado la hora de reformular nuestro programa, renovarlo y enriquecerlo con conceptos e ideologías propias de nuestra era, como son la sostenibilidad y el ecologismo. Ya es hora de que miremos más allá, como hizo Albert Einstein en 1949, cuando escribió que "el verdadero propósito del socialismo es superar y avanzar más allá de la fase depredadora del desarrollo humano".

En España, el socialismo, tan solo tiñó de verde su programa como mera estrategia electoralista. Porque a la hora de la verdad, los propios socialistas-ecologistas vimos sorprendidos, cómo se aprobaba por real decreto la subvención del carbón y cómo la Ley de Energías Renovables nunca se llegó aprobar, cómo se fusionaron el Ministerio de Medio Ambiente con el de Medio Rural y Marino, y cómo el cierre de Garoña nunca tuvo lugar.

En definitiva, vivimos defraudados, cómo en los últimos ocho años el socialismo no logró interiorizar y hacer suyas nuestras preocupaciones, y descubrimos que el verde no era más que un color vacío, utilizado a través del marketing para vender una imagen falsa de un partido.

Se ha dicho muchas veces desde la derecha, que los ecologistas somos verdes por fuera y rojos por dentro. Personalmente, como socialista y ecologista, pienso que el verdadero cambio que salvará a la izquierda, tan solo llegará, cuando demostremos en la política y en nuestros actos, que somos realmente rojos por fuera y verdes por dentro.

EL PAÍS –Comunidad Valenciana.

ADOLF BELTRAN 10/09/2011

Necia la socialdemocracia que no supo entender que la idea de lo sostenible es, ya hace tiempo, algo más que un lema de hippies y ecologistas; mucho más, desde luego, que un componente cosmético de la política. Y necios seremos los ciudadanos si nos vemos a salvo de cualquier responsabilidad, por vaga que sea, y nos refugiamos en la quejosa exigencia de "que lo arreglen ellos". Pagar las deudas y reactivar la economía sin llevar al caos el modelo social y de bienestar es, aquí y ahora, una ecuación complicada que no se resolverá con recetas o demagogias. La necedad es un lujo que tampoco podemos permitirnos.

La necesidad no tiene amo

EL PAÍS -Sociedad

RAFAEL MÉNDEZ - Madrid - 12/09/2011

La Confederación Hidrográfica del Ebro, del Ministerio de Medio Ambiente, ha abierto una investigación para determinar si la central nuclear de Garoña (Burgos) calienta el río Ebro más de lo permitido. La investigación parte de una denuncia de Greenpeace, que hace meses contrató a una empresa para medir la temperatura del agua junto a la central y ha encontrado picos de hasta 30 grados, cuando la concesión solo permite a la planta devolver el agua tres grados más caliente que a la entrada. La central afirma que tiene todo en regla y que una empresa realiza controles periódicos sin que haya detectado anomalías.

Medio Ambiente investiga si Garoña calienta el río Ebro

Greenpeace denuncia que el embalse junto a la central llegó a 30 grados

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

30 Jun 2011

De Fukuyama a Fukushima

Escrito por: EUROTOPIA el 30 Jun 2011 - URL Permanente

El principal problema que van a tener los defensores de la sociedad industrial –no solo los liberales- va a ser su postura frente a la energía atómica tras la catástrofe de Fukushima.

El día 22 de este mes ULRICH BECK, publicaba en el artículo ‘Por qué renuncia Alemania a la energía nuclear’: “Es irracional respaldar esta energía tras Fukushima. Lo seguro es que habrá otro accidente en alguna central” y una semana después ‘La crecida del Misuri alcanza una central nuclear en Nebraska’

En este caso el desastre natural que ha producido el problema no ha sido tan importantes, la crecida de un rio y la causa, la simple rotura de un muro de contención –que supongo estaría sobredimensionado dado el riesgo de la instalación que protegía- el problema ha sido el mismo en los dos casos, la falta de suministro eléctrico para la refrigeración del reactor.

Son patéticas las alusiones a este tema de estos defensores de la vuelta a la sociedad industrial, dicen (siempre en tercera persona y como primicia) un periodista (como toda argumentación) que ‘Merkel y Alemania no cumplirá la renuncia a la energía nuclear’ o ‘las energías renovables son muy caras y no las podemos pagar’ o frente a mi argumentación ‘Sin tetas (nucleares) no hay paraíso (neoliberal).’que están de acuerdo en el 80% (claro el de la cola de Pareto, yo preferiría que estuvieran de acuerdo en el 20% determinante).

Como dice Ulrich ‘La nuclear solo puede ser cada vez más cara; las renovables, más baratas’ y:

Quien critique el abandono de la energía nuclear por parte de Alemania podría ser víctima del error de la oruga: cuando se encuentra en plena metamorfosis, la oruga podría lamentar la pérdida del capullo que la envuelve porque aún no percibe la mariposa de la energía renovable en la que se está convirtiendo.

En el artículo se recoge también el aspecto fundamental de mi defensa de las energías renovables y de mi oposición a la nuclear, antes de los aspectos de seguridad:

La energía nuclear es jerárquica y antidemocrática. Exactamente lo contrario puede decirse de las energías renovables, como la eólica o la solar. A quien obtenga su energía de una central nuclear se le cortará el suministro eléctrico si no paga la factura. Nada semejante puede ocurrirle a quien obtenga su energía de placas solares instaladas en su casa. La energía solar hace a la gente independiente. Está claro que esta libertad de la energía solar pone en cuestión el monopolio energético de la energía nuclear. ¿Por qué los estadounidenses, británicos y franceses, que tanto valor atribuyen a la libertad, son ciegos a estas consecuencias emancipadoras del vuelco energético?

Pero el problema energético es similar al financiero e igual de global y en Europa, de la misma forma hay países con más o menos posibilidades de cumplir sus viejos compromisos adquiridos de moratoria nuclear. España entiendo que en este sentido mantiene una buena posición, gracias a la apuesta por las renovables (aunque parece que no muy eficientemente) del gobierno de Zapatero en la época del boom, aunque no se atreviera pinchar la burbuja, Francia parece que va a tener más problemas por su gran dependencia.

Por eso de la misma manera que en la crisis financiera, va haber que establecer algún tipo de rescate energético, de equilibrio, porque la crisis energética va a afectar de la misma forma al euro, a la seguridad y al medioambiente de forma global y se debe considerar de forma holística, considerando también los aspectos éticos, financieros, energéticos y alimentarios.

Otros post referentes a ULRICH BECK en EUROTOPIA.

UN NUEVO MUNDO FELIZ

El fin de las soberanías.

NUCLEARS; mai més

migraciones, riesgo y cosmopolitismo

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

22 Jun 2011

La Quiebra del Capitalismo Global: 2000-2030

Escrito por: EUROTOPIA el 22 Jun 2011 - URL Permanente

Crisis multidimensional, caos sistémico, ruina ecológica y guerras por los recursos

Preparándose para el inicio del colapso de la Civilización Industrial

El inicio del fin de la energía fósil: una ruptura histórica total.

Por: RAMÓN FERNÁNDEZ DURÁN, Ecologistas en Acción

Introducción

El “mundo de 2007” se ha acabado, ya no existe como tal, ni volverá jamás. Es un “mundo” que se está deshaciendo poco a poco ante nuestros ojos, pero sin darnos cuenta. Estamos en un punto de inflexión histórica. Una bifurcación de enorme trascendencia de la que todavía no somos conscientes. O tan sólo mínimamente. Se están produciendo ya profundas mutaciones económicas, geopolíticas y culturales, muchas de ellas de carácter todavía subterráneo, que irrumpirán con fuerza en la superficie en las próximas dos décadas, pero que aún permanecen ocultas, sobre todo para los que no las quieren ver. La gran mayoría de las sociedades del mundo, condicionadas por los mensajes que les transmiten sus estructuras de poder y la Aldea Global. Si bien en algunas sociedades esas transformaciones están emergiendo ya con una fuerza inusitada: las revoluciones y rebeliones generalizadas en todo el mundo árabe, un espacio de importancia estratégica mundial, lo que ha hecho entrar en crisis profunda un orden petrificado durante más de 50 años, generando derivas y consecuencias imprevisibles. Pero las fuerzas que van a sacar bruscamente las mutaciones a la luz y las van a intensificar aún más se están fraguando rápida e intensamente en la trastienda, pues no se han mostrado todavía tampoco de forma abierta e intensa, salvo para una exigua minoría social que las quiere ver. Y esas fuerzas no son otras que el progresivo agotamiento de los combustibles fósiles o el principio del fin de la era de la energía barata, al menos en un primer momento, pero también los límites ecológicos planetarios al despliegue “sin fin” del actual Capitalismo Global y la Civilización Industrial.

Límites tanto de inputs (agotamiento de recursos) como de outputs (saturación y alteración de los sumideros) planetarios, lo que está implicando una catástrofe ecológica sin precedentes en la Historia de la Humanidad, que se va sumando cada día con más fuerza a los desequilibrios internos en ascenso, económicos y sociopolíticos, que genera el despliegue (y las crisis) de las fuerzas capital a escala mundial. Sin embargo, van a ser los límites ecológicos, en concreto el agotamiento de recursos, y muy especialmente de combustibles fósiles, los que sin duda van a poner fin a esta carrera desenfrenada. Y no las contradicciones internas que induce el actual modelo, como hasta ahora pensaban algunos. O eso parece. Incluso aunque el Capitalismo Global haya ido gestando una estructura social mundial que simula que no pertenece a la misma especie, el Homo sapiens, pues las diferencias entre sus miembros son tan acusadas que parece como si correspondieran a individuos de especies distintas. Es decir, la división salvaje que ha creado entre centros y periferias, propietarios y no propietarios, y especialmente entre rentistas, asalariados, trabajadores por cuenta propia y excluidos totales.

Durante el periodo excepcional entre el derrumbe del “Imperio Oriental del Socialismo Real” (1989-91) y la crisis de Wall Street (2007-2008), pareció que el “Imperio Occidental” se consolidaba y ampliaba su alcance a escala mundial definitivamente, inaugurándose una especie de Vacaciones de la Historia, en presente continuo. Un sistema industrial más ágil, high tech, flexible, consumista, “democrático” y glamuroso era capaz de imponerse y engullir a otro más torpe, burocratizado, con escasez de bienes y servicios, fuertemente represivo y sobre todo gris. El Fin de la Historia, lo denominó Fukuyama (1992), para caracterizar el triunfo planetario del Capitalismo Global de corte liberal-occidental. Pero todo fue un espejismo temporal propiciado por más de veinte años de energía barata, es más, muy barata, el periodo de coste energético más bajo de la Historia, como resultado de la caída espectacular de los precios de petróleo desde los ochenta (Fdez Durán, 2008; Greer, 2009); lo que también propició la incorporación clave de la China “comunista” al nuevo Capitalismo Global, reforzando la mundialización. Es más, sin la incorporación de la nueva Fábrica del Mundo (y todas las periferias del Sur Global), y su inmensa, barata y superexplotada fuerza de trabajo, así como sus abundantes recursos de todo tipo, el nuevo Capitalismo Global no hubiera sido factible. Y tampoco sin la nueva y cuantiosa mano de obra inmigrante barata que se trasladó a los países centrales desde la Periferia, y a otros centros emergentes del Sur Global. Todo ello permitió también destruir el poder obrero en los espacios centrales, junto con la conquista del alma propiciada por la Sociedad de Consumo y la Aldea Global.

Sin embargo, la crisis financiera mundial con epicentro en Wall Street, vino a mostrarnos que todo era más bien un simulacro pasajero, por su consistencia evanescente, aunque eso sí con tremendos impactos reales, como veremos. En este sentido, podemos decir que la crisis de Wall Street está siendo para el Capitalismo Global lo que la Caída del Muro de Berlín fue para el Socialismo Real. La chispa que ha activado una dinámica de crisis global multidimensional y creciente y dispar desmoronamiento societario, que se venía incubando ya desde hacía años. Podríamos decir que, como poco, desde el inicio del nuevo milenio, en torno al 2000. En cualquier caso, como apuntaremos, la quiebra del Capitalismo Global y el consiguiente colapso progresivo de la Civilización Industrial no será un proceso repentino, tipo Hollywood, sino que será un lento proceso, con altibajos, pero también con importantes rupturas, que se ha iniciado ya y es imparable (Greer, 2008).

ÍNDICE

I.- El inicio del fin de la energía fósil: una ruptura histórica total

1. Introducción

2. Un ejercicio de política-ficción, pero con mucha dosis de realidad

3. La Crisis del actual Capitalismo Global empieza ya en torno al 2000

4. Pico del Petróleo y consecuencias de la nueva Era del declive energético

5. Incapacidad física de cerrar las fauces del cocodrilo (oferta y demanda energética)

6. Imposibilidad tecnológica de “ensanchar los límites” ecológicos planetarios

7. Crisis Energética, Cambio Climático y Colapso Ecológico: un triángulo diabólico

8. Quiebra de la reproducción social y crisis de los cuidados, los grandes olvidados

9. Entre “Salvar el Planeta” del nuevo Capitalismo Verde y el Business as Usual

10. Crisis sistémica, explosión y desequilibrios demográficos y guerra por los recursos

11. 30 años perdidos y “Un Mundo Lleno” con reducidas opciones de futuros posibles

12. Derrumbe financiero-corporativo, ruptura de la globalización y quiebra geopolítica

13. ¿Hacia Nuevos Capitalismos de Estado Regionales Planetarios, luchando entre sí?

14. Nuevo orden geopolítico, guerras por los recursos, caos sistémico y quiebra de Estados

15. Inicio del Largo Declive de la Civilización Industrial, peligros y potencialidades

16. Los “Dioses” de la Modernidad en crisis, pero todavía no terminal

17. Los nuevos mitos de la Postmodernidad, apoyados por la Sociedad de la Imagen

18. ¿Sobrevivirá la Aldea Global y el Ciberespacio a la Quiebra del Capitalismo Global?

19. Fin a la expansión del “Yo” en las nuevas Sociedades de Masas multiculturales

20. 2010-2030: De la generación del 68 a la generación “más preparada de la historia”

21. Caminando sin hoja de ruta hacia el 2030, pero mirando también por el retrovisor

22. Catástrofe, crisis del discurso dominante y oportunidad de transformación

23. La urgencia de cambiar y ampliar nuestras estrategias de intervención socio-política

24. Una relación conflictiva y compleja con el Estado y la Metrópoli

25. Guerra y Patriarcado, problemas de especie a resolver para subsistir humanamente

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

27 May 2011

La economía azul

Escrito por: EUROTOPIA el 27 May 2011 - URL Permanente

Entrevista a GUNTER PAULI, economista y polifacético empresario, creador de la economía azul

Hay futuro

Viene de Alemania, va para Japón (los gobiernos de ambos países están estudiando con Pauli alternativas a la energía nuclear). Hace un alto en Barcelona para charlas con los estudiantes del Instituto de Arquitectura Avanzada de Catalunya. Y es un gusto escucharle en estos tiempos de crisis. PAULI ha dejado atrás la economía verde, inviable por costosa, y propone copiar a la naturaleza para alcanzar la eficacia. Los cien proyectos empresariales que ya están funcionando (recogidos en La economía azul, Tusquets) y que abarcan variados sectores de la economía demuestran que es posible un modelo empresarial sostenible y competitivo, con beneficios ambientales, financieros y sociales.

Monté mi primera empresa en Tokio en 1981 y le siguieron doce más, pero a los 37 años lo vendí todo para dedicarme al diseño de un nuevo modelo económico.

La economía azul.

Sí. La economía verde requiere que las empresas inviertan más y los consumidores paguen más para conseguir lo mismo a cambio de preservar el medio ambiente. La economía azul consiste en entender los desechos como recursos y busca soluciones inspiradas en el diseño de la naturaleza.

¿Cómo se gestó?

En 1994 fui invitado a Japón para diseñar un nuevo modelo económico sin emisiones ni basura tres años antes del protocolo de Kioto, porque yo acababa de realizar la primera fábrica ecológica del mundo en Bélgica, una fábrica de detergentes sin desechos.

¿Por qué lo vendió todo?

Visitando al proveedor en Indonesia de mi materia prima, ácidos grasos de la palma africana, vi que los agricultores estaban destruyendo la selva para plantar grandes extensiones de palma.

Destruían el hábitat del orangután para mantener limpios los ríos de Europa.

Exacto, por eso he querido demostrar con éxito que hay maneras de aplicar la física, la química y la biología con materiales renovables y mediante prácticas sostenibles, tal como hacen los ecosistemas. La economía azul se basa en la regeneración.

¿Por ejemplo?

Soy responsable del primer hospital autosuficiente, en agua, alimentos y energía, en Colombia. Ideé la primera y más grande fábrica ecológica del mundo con el techo de pasto para controlar la temperatura.

En la Exposición mundial de Hannover (2000) construyó un pabellón de bambú.

4.500 palos de bambú de nueve metros para tener una muestra de esa maravilla arquitectónica: el acero vegetal. Hay mil millones de personas que viven en casas de bambú, pero piensan que es símbolo de su pobreza. En realidad, es un material de excelente calidad, plenamente sostenible y resistente a los seísmos. Lo que quiero es provocar un cambio en la sociedad, y para eso se necesitan modelos.

Bien, pues deme modelos.

En lugar de construir tu casa puedes cultivarla. Con 100m2 puedes sembrar bambú y en tres años tendrás 65 varas para hacer una casa de dos pisos con balcón por 1.500 euros. En el sur, donde se necesita el mayor volumen de construcción, hay bambú en más de 100 países.

Mucho mejor que ladrillo y uralita.

En el 2005 creé las primeras oficinas inspiradas en la cebra: el juego del negro y blanco mejora la temperatura de los edificios, refresca en verano (baja la temperatura cinco grados) y conserva el calor en invierno. Es el símbolo de la eficiencia energética.

Increíble.

Como está hay cien ideas más aplicadas a muy distintos campos y puestas en práctica.

¿Y de dónde las ha sacado?

Pase tres años con 82 científicos. Así obtuve los diseños de sistemas integrados que me permitían no tener ni basura ni emisiones. A partir de ahí fundé en 1994 la Zero Emissions Research & Initiatives, red global de mentes creativas con más de 3.000 científicos. Yo me encargo del modelo de negocio.

¿Competitivo y ecológico?

A base de innovación hemos demostrado que lo mejor es a menudo lo más barato. No aguanto la lógica de que la comida basura sea la más económica y la que es saludable la más costosa. Todos mis proyectos son económicos, sostenibles y sociales.

Deme más ejemplos.

De las cápsulas de café ingerimos el 2%, el resto es desecho, toneladas, y el café es el segundo producto intercambiado en el mundo tras el petróleo. Hace 15 años iniciamos un programa de cultivo de hongos tropicales (que son muy saludables) de gran calidad en desechos de café a un precio supercompetitivo. Hoy tenemos a 15.000 personas cultivándolos. Además…

¿Hay más?

... El desecho de café es muy rico en aminoácidos esenciales, excelente para las gallinas y para piensos de gatos y perros. Mi filosofía es trabajar con lo que tenemos: ya tenemos el desecho de café (me pagan para que me lo quede) y cultivamos un hongo que en teoría es muy costoso mucho más barato y también más rápido gracias a la cafeína.

Más.

En las ciudades tenemos dos problemas: la necesidad de depurar las aguas, lo que cuesta dinero, y los vertederos de basura, que también cuestan dinero. Con la basura orgánica tratamos el agua y producimos biogás convirtiendo dos costos en un ingreso. Aprovechando una estructura que ya existe generamos agua potable, biogás y compost. En Seúl vamos a obtener 400 millones de metros cúbicos al año de biogás y también lo estamos poniendo en marcha en Suecia.

¿Podremos librarnos de las nucleares?

Eso pretendemos hacer en Alemania y Japón gracias a innovaciones que hacen mucho más efectiva la energía solar, los aerogeneradores y la depuración de agua, y que producen electricidad a menos de un céntimo de euro, mientras que las nucleares están vendiendo a 5,6 el kilovatio. Así obtendremos más energía de la que se está produciendo hoy en Alemania.

Principio del formulario

Final del formulario

Visto en La Vanguardia 25/05/2011

The Green School

Escrito por: EUROTOPIA el 12 Mar 2011 - URL Permanente

LOS 12 PRINCIPIOS DE LA QUÍMICA VERDE / BIOMÍMICA

Escrito por: EUROTOPIA el 01 Ene 2008 - URL Permanente

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de EUROTOPIA

EUROTOPIA

Aquest es el primer Blog que escric, encara que no es la primera experiència, ja al principi dels noranta un grup d’amics varen crear en Valencia una BBS (Bulletin Board System), que varen enllaçar en xarxa amb les principals ciutats espanyoles i posteriorment amb Internet, però el meu interès en les xarxes socials em ve de l’interès des dels anys setanta per la Cibernètica com a filosofia científica i no com a seudo-ciència estrictament mecanicista, reaccionària i inútil.
Si trie de vegades el català, es com a agraïment a la cultura catalana i a Barcelona, ciutat en la que vaig viure com a estudiant al final dels seixanta, aleshores refugi de la cultura progressista espanyola, en temps de foscor i dictadura
.

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Twitter

    RSS

    Oops! Parece que este módulo no está bien configurado o su fuente de datos no está disponible..