26 Jun 2008

Contrastes en el Congreso

Escrito por: Fernando Blázquez el 26 Jun 2008 - URL Permanente

Ayer la Ministra de Igualdad, Bibiana Aído, defendió en la inauguración de una jornadas parlamentarias sobre el papel de la mujer en la Alianza de Civilizaciones algo fundamental. Sí, sí. Aunque parezca extraño no habló sobre bibliotecas sólo para mujeres con libros sólo de mujeres que sólo puedan sacar con su carnet de miembras. Ayer se puso seria y denunció la absoluta discriminación y el completo desprecio de la cultura musulmana por la mujer. Decía Bibiana, cargada de razón, que "no tienen por qué ser protegidas" prácticas culturales que vulneren los derechos humanos. A lo que yo añadiría: ni respetadas. Ni protegidas ni respetadas. Mis razones ya las dejé claras en un artículo de noviembre pasado y no quiero repetirme. Minipunto para la ministra.

Ahora bien, ¿quién escribe las notas que lee Aído ante los medios? A ver, ¿quién? ¿O es que, acaso -y visto lo visto-, todavía le dejan improvisar? Ayer, siguiendo la tradición, inventó un nuevo palabro aunque la línea varió un poquito, toda hay que decirlo. Habló de culturas 'inferiorizadas', cuando lo lógico, según su razonamiento, hubiera sido hablar de culturas 'inferioras', pero bueno. Se ruega, por segunda vez y por favor, que los asesores de la ministra la insten a dejar de inventarse palabras.

Sin salir del Congreso, seguiremos la crítica por una medida buena y por una medida estúpida. La buena, que la Comisión de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca aprobó una proposición no de Ley de CiU para retirar, en el plazo de tres años, todas las bombillas incandescentes. Este tipo de bombillas desprenden el 90% de la energía que utilizan en forma de calor -no en forma de luz-, y el ahorro supondrá la reducción de las emisiones de dióxido de carbono en 6,5 toneladas anuales. Bravo.

La estúpida, el apoyo de la Cámara Baja al proyecto Gran Simio. Los orangutanes y demás seres goriláceos -y encima sin saberlo, los pobres- tendrán reconocidos derechos hasta ahora exclusivamente humanos. Es curioso que nosotros, los homo sapiens sapiens, tengamos reconocidos derechos a la par que deberes y la élite simiesca sólo tenga derechos. Quiero creer que esto se hace porque la Ley de Protección Animal no los amparaba. ¿O sí? Me pregunto si, a partir de ahora, si un bonobo mata a un chimpancé pagará su pena en prisión. Desde luego, habrá que sacarlos a todos de los zoos, valwos, y faunias y dejar que campen a sus anchas por las ciudades y pueblos de España. ¡Qué indignidad estar dentro de jaulas donde los niños humanos van a darte de comer! Pero también, digo yo, deberán cotizar a la Seguridad Social. Lo que podría haber sido una mera anécdota llevada al Congreso por grupos ecologistas, y apoyada por nacionalistas, se ha convertido en una tomadura de pelo en cuanto el Partido Socialista reveló su voto positivo.

Ay, los nacionalistas... los mismos que, preguntados por el resultado que esperaban en la Eurocopa soltaron perlas como "no puedo apoyar a Euskadi, así que entre las cuatro selecciones que quedan, yo me quedo con Rusia" (Íñigo Urkullu) o "ya he dicho abiertamente que prefiero que gane la Eurocopa Turquía" (Joan Puigcercós). Pues ya lo siento, Joan, pero va a ser que no. Y luego dicen que somos nosotros los que desprendemos odio hacia sus regiones... y lo que te rondaré, morena.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

22 comentarios Escribe tu comentario

Paco Cuéllar

Paco Cuéllar dijo

Sr. Blázquez:
¿Porque habla usted de lo que no sabe?. Me estoy refiriendo a lo del Proyecto Gran Simio.
Si usted no sabe hablar de una idea si no es en clave política es porque, sencillamente, el tema le viene grande.
¿No le parece importante que un país como España esa el priero que lleva los derechos más allá de la especie umana?. Individuos como usted siempre han existido. Si, por ejemplo, cuando se empezó a querer extender los derechos más allá de la raza blanca, o cuando se empezó a querer extender los derechos más allá del género masculino.
En todo tiempo han habido adelantados a su tiempo y los atrasados a su tiempo. Usted es de los segundos.
Mire, NO todos los humanos tienen derechos y deberes. Los niños, los muy anciano, los que padecen alguna deficiencia psíquica, por ejemplo, tienen derechos SIN deberes, ¡faltaría mas!. No es obligatorio tener deberes para poder disfrutar de derechos.
Y, efectívamente, La ley de Protección Animal no los ampara; porque solo ampara a los animales de compañía. Ni la Ley de Fauna, Flora y Espacios Naturales, porque no pertenecen a nuestra fauna.
Respecto a las demás idioteces que siguen en ese impagable párrafo... oiga ¿usted no tiene sentido del ridículo?. ¿No le da vergüenza esa exibición de ignorancia y estupidez?

Fernando Blázquez dijo

No pienso eliminar su comentario, señor Paco Cuéllar, porque, desde luego, le retrata. Ahora, bien tampoco pienso tolerar insultos en mi propia casa.

¿Por qué compara a los simios con aquellos que no son de raza blanca o con las mujeres? Mejor dicho: ¡¿cómo es posible que compare a los simios con los que no son de raza blanca o con las mujeres?! Yo no le llamaré individuo, porque para mí usted es una persona. Mire usted, me parece fantástico que se proteja a los simios, a los delfines o al escarabajo pelotero si no se ha hecho aún. Pero no reconociéndoles derechos humanos. Esa no es la forma. Si no es así -lo desconozco-, que se amplíe la Ley de Protección Animal.

¡¿Cómo que los niños, los ancianos y los que padecen "alguna deficiencia psíquica" no tienen deberes?! ¿Acaso un niño de 12 años, un anciano de 80 o un desequilibrado mental puede ir por la calle matando gente sin que tenga consecuencias? ¿Pero dónde vamos a llegar? Todos los ciudadanos -y no lo digo yo, lo dice la Constitución Española, lo dice la Declaración Universal de los Derechos Humanos-, repito: TODOS los ciudadanos tienen derechos y deberes. Otra cosa es que las leyes encuentren determinadas condiciones como atenuantes de las penas.

Y no, sentido del ridículo ninguno. Ni mucho menos. Y menos frente a gente que antepone el insulto a la razón.

casajuntoalrio dijo

El monito que vive en la casa junto al rio se suma al comentario de Paco.
Salud y buen día

Fernando Blázquez dijo

¿A los insultos también, casajuntoalrio?

Bien, bien. Nos vamos retratando todos...

Paco Cuéllar

Paco Cuéllar dijo

Sr Blázquez, usted no se entera de nada. Yo no he comparado simios con negros ni mujeres (aunque si lo hubiese hecho tampoco pasa nada porque TODOS somos simios; si, ya sabe, todos somos animales, mamíferos, primates, SIMIOS, HOMÍNIDOS y nuestra especie se denomina Homo sapiens y esto es desde que lo estableció Linneo hace 200 años y se explica en 2º de ESO). Pues, como le decía, yo no he comparado a simios con negros o mujeres; sino a los que siempre se han resistido a que se extiendan los derechos más allá de los hombres, los blancos, los humanos, etc
Tambien se equivoca con las obligaciones de niños, ancianos y disminuidos; ninguno de ellos tiene la obligación de pagar impuestos ni van a la carcel. Es más ¿como dice que los animales no tienen obligaciones?; un perro de caza tiene la obligación de cobrar las piezas y si no lo hace tiene pena de horca; una vaca tiene la obligación de dar leche y si no la da tiene pena de muerte, etc, etc.
Como ve, le acabo de rebatir los argumentos sin insultos. No me hace falta; está usted en mi terreno y aquí le doy un baño sin pestañear.

Fernando Blázquez dijo

Paco Cuéllar,

pues para no hacerle falta los insultos , en el primer comentario le han salido que ni pintados. Vamos, ni ensayando le hubieran quedado mejor. Y ahí quedarán, por los siglos de los siglos.

Sí. Ancianos, niños y dismunuidos no van a la cárcel, pero tienen la obligación de no matar, de no robar... en definitiva, de ser HUMANOS.

Con respecto a las vacas, supongo que será usted vegetariano. Aunque, claro, hay teorías que dicen que las plantas también se estresan y sufren... nada, nada... a suerito de por vida.

¿Baño? ¿Se viene conmigo a celebrar la victoria de España?

Fernando Blázquez dijo

¿Y su terreno cuál es? ¿El de los derechos de los monos?

LA CUCARACHA

LA CUCARACHA dijo

¿Quien hablará en mi nombre?

¿Quién defiende mis derechos?

Perseguida por ser quien soy. Por hacer lo que “debo hacer”. Por nacer, crecer y multiplicarme.

¡¡¿Yo no tengo derechos?!!

No , no crean que estoy sola. Somos muchas especies atacadas immisericordemente. Muchas las perseguidas y exterminadas de todos los ordenes zoologicos y botanicos.

¡¡Que pena que las cosas humanas se muevan al son de sus gustos y necesidades!!

¡¡Que pena no ser un Gran Simio (Supongo que pequeño también me valdría)!!

¡¡ Que pena no ser osa asturiana a lo Paca y Tola que, hasta novio les llevaron!!

¡¡Cuánto daría por ser Lince en peligro de extinción y no “Blatta Orientalis de Cafetería”!!

Compañía y comida no me faltan pero… ¡¡Que vida tan arrastrada!!

Por cierto. Ayer el dueño fumigó y se llevo por delante a una multitud de familiares.

Parece ser que seguía no se que normas de sanidad. No se que “contra” de ley que, parece, obliga a exterminarnos.

¡¡Libertad y Derechos para TODOS los animales!!

¡¡Y PLANTAS!!... Me susurra esa ortiga

Fernando Blázquez dijo

¡Bravo! ¡Bravísimo!

Sólo puedo deshacerme en aplausos.

Plas, plas, plas, plas, plas...

Paco Cuéllar

Paco Cuéllar dijo

Sr Blázquez, ahora en serio: Dejemos de lado la chirgota facilona. Voy a resumirle en que consiste el Proyecto Gran Simio (aún a riesgo de errar cuando se simplifacan las cosas)
Hasta el año 1997 los científicos, por comparación anatómica habían considerado que chimpancés, gorilas, orangutanes y bonobos pertenecían a la familia de los póngidos; mientras que el hombre se encuentra solo en la familia de los homínidos ya que otros homínidos como los neandertales, erectus, habilis, australopithecus, etc se han extinguido.
Pero resulta que, como la ciencia no tiene nada de dogmática, está en continua revisión de posibles errores: así que, aprovechando los avances que estaba permitiendo la genética, revisó esta clasificación (antes había revisado la clasificación de las aves) descubriendo:
1.- las especies más cercanas al hombre son los chimpancés y los bonobos
2.- ¡Sorpersa! la diferencia entre los genes del hombre y el de los chimpancés o bonobos ronda tan solo el 1% (incluso la hemoglobina humana es identica a la de estas dos especies)
3.- ¡Sorpresa! la diferencia entre los genes de un chimpancé y un gorila es del 2,3%; o sea, hay más diferencia entre un chimpancés y un gorila, que entre un chimpancé y un humano; de hecho la hemoglobina del chimpancé no es igual a la del gorila.
4.- La diferencia genética entre un chimpancé y un orangután es del 3,6%.
Conclusión 1ª - Entre humanos, chimpancé, gorilas, orangutanes y bonobos, el animal más diferente es el orangután
Conclusión 2ª- La clasificación en la que chimpancés, bonobos, gorilas y orangutanes formaban la familia de los póngidos es errónea. Estos debido a la demostrada cercanía que tienen con el hombre deben formar parte de su familia zoológica; la de los HOMÍNIDOS (vulgarmente conocidos como grandes simios).
De repente, la ciencia reconoce que el humano no es la última especie de su familia, si no que tiene otros homínidos.
Si la cercanía de estos homínidos no humanos es alta con los humanos aún es más alta con neandertales, erectus, habilis, australopitecus, etc. De hecho, un chimpancé tiene la misma estatura que un australopitecus y su cerebro es mayor (australopitecus 300 g, chimpancé-bonobo 350 g).
Recientemente se han encontrado en Indonesia restos fósiles de un homínido hasta ahora desconocido al que han llamado Homo floresciencis que tenía la estatura de un chimpancé y un cerebro ligeramente inferior.
¿Que quiere decir todo esto?. En lenguaje llano, que la ciencia reconoce que chimpancés, bonobos, gorilas y orangutanes como "hombrecillos prehistóricos". ¿Pero de qué nos extraña? los pueblos que llevan siglos conviviendo con ellos ya los reconocen como tales: Orangutan significa en malayo "hombre (sabio) de la selva" y chimpancé significa en congoleño "hombre de broma"; los Fang de Guinea Ecuatorial les llaman "hombres feos".
La cucafrachas no están lo suficientemente cerca para ser consideradas homínidos.
Ahora bien, sabido que estos simios son homínidos, ¿como deberíamos tratarlos?
Un neandertal es ¿animal o persona?
Un erectus es ¿animal o persona?
un australopitecus es ¿animal o persona?
un chimpancés es ¿animal o persona?
En general, los homínidos ¿son animales o personas?
Si en una selva remota encontrásemos al Yeti o al Bigfoot y descubriésemos que en realidad se trata de un neandertal o un erectus ¿Estaríamos en nuestro DERECHO de matarlo, capturarlo, exhibirlo en un circo, en un zoo, vender sus hijos a otro zoo?
Proyecto Gran Simio (o Proyecto Homínido, en lenguaje científico) no quiere que se trate a los chimpancés, bonobos, gorilas, orangutanes, neandertales, erectus, etc como humanos ya que no lo son; si no como himínidos que si que son.
Dudo que un neandertal tenga la capacidad para disfrutar del derecho a voto, al trabajo, a la libertad de expresión; pero estoy seguro que tiene capacidad para disfrutar del derecho a la vida, a la libertad y a no ser torturado.
Eso es lo que Proyecto Gran Simio quiere para todos los homínidos (o grandes simios).
Por favor, no haga trampas dialécticas presuponiendo que todos los humanos son buenos y dignos de derechos y que los no humanos son todos malos e indignos incluso del derecho a la vida. Le voy a poner un ejemplo muy claro (no puedo ser más claro).
Imaginemos un homínido humano famoso encarcelado; por ejemplo Josu Ternera
Imaginemos un homínido NO humano famosos encarcelado; por ejemplo Copito de Nieve.
¿Quien tiene más DERECHO A LA LIBERTAD?
Según su lógica, el humano, Josu Ternera.
Según el PGS, el no humano. Copito de Nieve; pero NO porque seamos unos fanáticos que preferímos soltar a un gorila antes que a un humano; sino porque preferimos soltar a un inocente sobre un culpable. Eso se llama no se especista; no discriminar por motivos de especie.

ZENON

ZENON dijo

¿Derechos? ¿Deberes? ¿Inocentes, Culpables, Buenos, Malos…?

En mi modesto entender creo que en algún lugar del camino hemos perdido el norte.

Ya que estamos imaginando, imaginemos.

Imaginemos un mundo en donde no hay vida inteligente tal y como nosotros la entendemos.
En este mundo existen el mismo tipo de seres vivos que en nuestro planeta. Están todos menos los humanos. Están, por supuesto, Gorilas, Bonobos y demás grandes simios. Pues bien.

Ningún animal, planta u otro tipo de ser vivo podría esgrimir ningún tipo de derecho, Incluido el derecho a la vida, y si tendría, en cambio, aunque incapaz de darse cuenta, multitud de obligaciones.

Un Gorila que tuviese ante si el último ejemplar de cierto tipo de lechuga, se la zamparía sin más solo por no dar tres pasos y coger otra de otra especie. Sería causa de la extinción de la pobre verdura pero NO CULPABLE. Tampoco la lechuga es INOCENTE de nada. En ese “¿paraíso?” tales conceptos NO PUEDEN EXISTIR y, de hecho no existen.

Ese mundo no esta muy lejano. Ese mundo se llama Tierra y es este en el que vivimos. Todos esos conceptos, todos esos DERECHOS de los que hablamos son inherentes al ser Humano.
Aparecen con la inteligencia y son nuestra gracia y responsabilidad.

SOLAMENTE nosotros somos buenos o malos, inocentes o culpables y tenemos obligaciones en relación con unos derechos que nos PRESUPONEMOS.

El respeto a los animales no es un derecho de estos y si un DEBER NUESTRO. No en consideración a SU DIGNIDAD y si en consideración a NUESTRA DIGNIDAD.

Solo el hombre es SUJETO DE DERECHOS, los animales son OBJETOS DE DERECHO.

Es en consideración a mi dignidad y a la dignidad de la Cucaracha que me permití hacer el anterior comentario.

El tema es, no obstante, muy discutido y aunque yo estoy donde estoy; Os enlazo un artículo muy interesante sobre el tema.

http://www.grupologosula.org/dikaiosyne/art/dik137.pdf

Saludos

Paco Cuéllar

Paco Cuéllar dijo

¡En hora buena, Zenón!, aunque usted y yo discrepemos, ¡este si que es un debate de nivel y no la patochada que ha escrito el señor Blázquez y origen de estos comentarios.
Y respecto a su comentario, no estoy de acuerdo porque, por desgracia no estamos en el mundo que se imagina, en el que, efectivamente, no hacen falta ni tienen sentido derechos y obligaciones; estamos en este, en un mundo donde hay una especie animal llamada homo sapiens con un poder desmesurado respecto a las demás, con capacidad de aniquilarlas y con ello aniquilarse a sí mismo (Petra, Isla de Pascua, Anasatis y otros modelos abundan en el planeta). Por ello y porque como bien dice, el concepto de DERECHO es inherente al ser humano, los propios humanos tenemos que ponernos limitaciones a nustra capacidad de matar y destruir; y un buen camino es reconocer derechos a otras especies y asumir el deber de respetarlos.
Saludos.

Antonio Rodríguez Rubio.

Antonio Rodríguez Rubio. dijo

El gran simio.
He leído que la diferencia en el ADN entre el chimpancé y el humano es del 1 %. ¡Ahí masdao!. ¿Y con la mosca del vinagre?.
Lo mismo estoy equivocado, pero es parece ser que fue la ameba la causante de toda vida terrestre.
El sapiens sapiens, se diferencia de los otros homínidos en la capacidad de raciocinio. Que tiene la capacidad y muchas veces no utiliza, claro. Hubo una foto de tres individuos de raza humana en unas islas que no creo que tengan capacidad de raciocinio, o si la tienen, no la utilizan. Creo que es su instinto depredador lo que los lleva a eso.
Me parece estupenda la disertación en clave de ensayo puesta anteriormente. Pero por mucho que queramos, el mono, es mono. O vamos a la sabiduría popular: "Aunque la mona se vista de seda, mona es y mona se queda".
Los homínidos, deben ser protegidos como toda forma de vida y si no lo hacemos, ese 1 % de diferencia con el chimpancé, desaparece. El lince ibérico, debe ser protegido de su extinción. Como al mono, claro.
La vaca, el pollo o el cerdo, no son monos. No hay granjas de monos. A los primeros, los criamos para nuestro consumo, a los segundos, no. O si. Se ha venido investigando con monos enfermedades que son propias de humanos. Pero..., se está trabajando en los cerdos para que esas investigaciones se hagan sobre estos animales. Pero..., es que los cerdos, son tontos con avaricia.
¿Y si las investigaciones se hicieran con condenados muerte por ejemplo?, pos mu fácil, los defensores de los hombres se nos echarían encima.
Una cosa es defender al humanos hasta de sus propias agresiones y otra es defender a los homínidos. Defender a los homínidos dentro de un orden y un género animal, que es lo que son. Que como he puesto más arriba, hay humanos con menor capacidad intelectual que los monos.

Antonio Rodríguez Rubio.

Antonio Rodríguez Rubio. dijo

El gran simio.
He leído que la diferencia en el ADN entre el chimpancé y el humano es del 1 %. ¡Ahí masdao!. ¿Y con la mosca del vinagre?.
Lo mismo estoy equivocado, pero es parece ser que fue la ameba la causante de toda vida terrestre.
El sapiens sapiens, se diferencia de los otros homínidos en la capacidad de raciocinio. Que tiene la capacidad y muchas veces no utiliza, claro. Hubo una foto de tres individuos de raza humana en unas islas que no creo que tengan capacidad de raciocinio, o si la tienen, no la utilizan. Creo que es su instinto depredador lo que los lleva a eso.
Me parece estupenda la disertación en clave de ensayo puesta anteriormente. Pero por mucho que queramos, el mono, es mono. O vamos a la sabiduría popular: "Aunque la mona se vista de seda, mona es y mona se queda".
Los homínidos, deben ser protegidos como toda forma de vida y si no lo hacemos, ese 1 % de diferencia con el chimpancé, desaparece. El lince ibérico, debe ser protegido de su extinción. Como al mono, claro.
La vaca, el pollo o el cerdo, no son monos. No hay granjas de monos. A los primeros, los criamos para nuestro consumo, a los segundos, no. O si. Se ha venido investigando con monos enfermedades que son propias de humanos. Pero..., se está trabajando en los cerdos para que esas investigaciones se hagan sobre estos animales. Pero..., es que los cerdos, son tontos con avaricia.
¿Y si las investigaciones se hicieran con condenados muerte por ejemplo?, pos mu fácil, los defensores de los hombres se nos echarían encima.
Una cosa es defender al humanos hasta de sus propias agresiones y otra es defender a los homínidos. Defender a los homínidos dentro de un orden y un género animal, que es lo que son. Que como he puesto más arriba, hay humanos con menor capacidad intelectual que los monos.

Dar que hablar

Dar que hablar dijo

Un bonobo jamás mataría a un chimpancé, que ignorante. Ellos culturalmente (pues tienen cultura) solucionan sus conflictos haciendo el amor, en cualquiera de sus versiones, por lo que hubiera sido más acertado poner que se sumergirian en una orgía sin fin, claro que algunas de sus prácticas sexuales están penadas en ciertos países, no rompe con su razonamiento...
Señor Fernando Blazquez, se ha metido usted en camisas de once varas. Con su comentario no hace otra cosa que gala de una terrible ignorancia y un desprecio manifiesto por cualquier forma de vida distinta a la humana. No estamos solos!
El concepto de "si lo toco, es mío" es muy primitivo. Hasta que punto podemos eticamente disponer de vidas que no son nuestras? Ya no somos el centro del Universo. Basta ya de esta visión tan antropocéntrica del mundo.

Fernando Blázquez dijo

"Un bonobo jamás mataría a un chimpancé". Partiendo de que eso no es cierto... lo demás se cae por su propio peso.

¿Alguien puede dar una visión estrictamente científica? ¿Hay por ahi algún profesor de... no sé, Ontogenia y Filogenia que dé una visión sin insultos de por medio?

ZENON

ZENON dijo

Perdón por la tardanza pero me “lié” con el futbol y otra “discusión” sobre banderas e himnos.

Siento no ser nada de lo que Fernando demanda pero, estoy más cercano a su opinión que a la de los demás contertulios.

Cuellar. SI estamos en ese mundo que imaginaba. Es este mismo en el que estamos. Si quitas al ser humano, TODOS los demás seres vivos viven en ese mundo. Un mundo SIN DERECHOS pero con obligaciones.

Todos los animales o plantas están obligados a multitud de cosas. Una de las más significativas sería la necesidad de alimentarse. No obstante esa necesidad, ningún ser vivo tiene DERECHO a su alimento. Si se alimenta sobrevive, sino muere. Así de simple, así de… ¿Cruel?... No. ASI DE NATURAL.

Hablamos de similitudes en el ADN pero… En esto pasa como con lo de los “Limites” en matemáticas. Por mucho que nos aproximemos siempre falta un poco y en ese poco esta el meollo del asunto. En ese poco se abre un abismo que, hoy por hoy, no podemos explicar ni saltar. En ese abismo se encuentra LA INTELIGENCIA.

Preguntas si un Neardental un Erectus un Chimpancé son animal o persona y mí respuesta es: Si es inteligente; persona. Si no lo es, animal.

Esto nos metería en un nuevo dilema ¿Qué es ser inteligente? Pero dejemos esto y vamos al tema de los grandes simios.

Afirmar que los Bonobos tienen cultura me parece mucho afirmar y, como con lo de la inteligencia, nos llevaría a nuevas discusiones.

Preguntas del tipo ¿Podemos éticamente disponer de vidas que no son nuestras? Solo la pueden hacer, y responder, seres inteligentes. Mi respuesta es SI. No solo podemos, sino que DEBEMOS. Estamos obligados como el resto de los animales e incluso muchas plantas, ha hacerlo.

La diferencia esencial es que nosotros somos CONSCIENTES de todo ello y por ello somos RESPONSABLES.

Y SI. Mientras sigamos siendo la única forma de vida INTELIGENTE conocida SOMOS EL CENTRO DEL UNIVERSO. Es mas, el Universo entero entra y esta en nuestro cerebro.
Del mundo solo se puede tener una VISION humana los demás seres no son conscientes del mundo y, mucho menos, del Universo.

Es posible que Fernando Blazquez se haya metido en camisa de once varas, pero no por lo que apunta “Dar que hablar” y si por la complejidad del tema.

Un saludo

Juan Luis

Juan Luis dijo

A esta discusión, por otro lado muy interesante, le sobran los insultos y la ¿prepotencia? del señor Cuéllar que tampoco es una lumbrera que digamos. Ahí va otra opinión para acabar de liarla.
En primer lugar quiero mostrar mi simpatía al Proyecto Gran Simio, pero no estrictamente por las razones que aduce el amigo Cuéllar, porque siguiendo con su razonamiento llegaríamos a los derechos de la cucaracha, con la que compartiremos todavía un gran número de secuencias genéticas. Mi simpatía deriva de que somos la conciencia de la naturaleza, empezamos a saber que la pérdida de la biodiversidad es una tragedia y nos sentimos obligados a evitar que desaparezcan nuestros parientes más próximos. Téngase en cuenta que tanto gorilas como chimpancés y orangutanes son especies amenazadas de las cuales apenas quedan unos cientos de miles. Por lo demás las cosas serían muy distintas si estos animales fuesen abundantes, y más aún si nos creasen problemas o supusiesen una amenaza para los humanos. En suma, me apunto a defender el derecho a la supervivencia de todas las especies que existen en el planeta, aunque sólo sea porque la trama de la vida mantiene un equilibrio cuya ruptura puede tener consecuencias imprevisibles.
En segundo lugar, presumo que ninguno de los opinantes (en particular el Señor Cuellar que tanto acusa y ofende) ha participado en el proyecto genoma humano o genoma chimpancé, por lo que no sabrá responderme a la ardua cuestión de si esa mínima diferencia, digamos un 1,5% del genoma, significa que sólo el 1,5% de nuestros genes son diferentes o que todos nuestros genes son diferentes en un 1,5%. Porque no es lo mismo, ¿verdad? Por otro lado ¿qué pasa con el resto del genoma? Como el Sr Cuéllar ignora, hay trabajos muy recientes y sesudos, publicados el las mejores revistas, que ya han hecho aproximaciones al tema, situando la diferencia en un 5% aproximadamente.
Es muy probable que la defensa del Proyecto Gran Simio se sustente más en que el genoma estos animales pueda sernos de ayuda un día ante cualquier amenaza para nuestra especie que en otros motivos. También me parece muy importante que los estudios de todo tipo sobre la biología o el comportamiento de los chimpancés, su genética, su sistema nervioso o inmunológico son una fuente esencial de conocimiento para saber lo que somos (nosotros somos primates tanto como ellos homínidos, y lo primero es más relevante) ya que tales estudios no se pueden llevar a cabo en humanos, y sería absurdo prescindir de una fuente de conocimiento fundamental.
Dios nos libre del fundamentalismo ecologista! y ojalá aprendamos a conservar la vida y las condiciones del planeta.
En cuanto a la cuestión de los derechos y deberes, tiene razón a mi juicio el amigo Fernando.
Un saludo

ZENON

ZENON dijo

Como decía, en algún lugar hemos perdido el norte.

Digo esto pues no soy a “conjugar” estas dos noticias en mi cabeza

http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008070300_50_653162__UltimaPagina-Agonia-mortal-urgencias

http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008070300_41_653052__Occidente-osezna-Villarina-hirio-caida-segun-cuidadores-Cabarceno

La pobre señora de la primera noticia TENÏA DERECHOS y los “INHUMANOS” ANIMALES que la dejaron morir OBLIGACIÓN de atenderla.

El pobre osito de la segunda NO TIENE ningún DERECHO ni los HUMANOS que le recogieron o aquellos que lo cuidan, ninguna OBLIGACION de hacerlo ¡¡SALVO OBLIGACIÓN MORAL!!

¡¡POR ESO SON, SOMOS HUMANOS!!

Debemos exigir responsabilidades a los primeros; Incluso podríamos establecer una ley que NOS OBLIGE con el oso (De hecho las hay) y dado el caso exigir luego responsabilidades. Esto no es lo mismo que decir que el osito tiene derecho a… como la señora tiene derecho a…
Los animales no tienen derechos NOSOTROS SI.

Aunque abunden los “animales” indignos de llamarse hombres, como los de la primera noticia.

Animales incluso con ¡¡DOCTORADO EN MEDICINA!!

Hasta otra

ZENON

ZENON dijo

No tenía intención de volver por este foro, visto como el Sr. Blazquez se “pone de lado” cuando las cosas no caminan por “su” vereda (Tema Israel, por ejemplo). Pero me encontré con esto por la red y no puedo menos que añadirlo en el tema de los primates

http://www.diariosdelasestrellas.com/

“…Los bonobos son los animales favoritos de los progres: no tienen guerras tribales como los chimpancés, son vegetarianos, están dirigidos por las féminas y se pasan el día practicando el amor libre. Son la muestra viviente del paraíso en que se convertiría nuestra sociedad si hiciéramos caso a feministas, ecologistas, vegetarianos, pacifistas…

La única pega es que ni siquiera los bonobos son esos pacíficos folladores que creíamos. Resulta que prácticamente todo lo que sabemos de los bonobos se debe a la observación de unos 200 individuos en cautividad. Y claro, en cautividad, con la comida asegurada, sin motivos para pelearte con otros bonobos y sin tele para entretenerte, lo único que puedes hacer para divertirte es andar todo el día revolcándote por ahí con la primera mona que se pone a tiro. Y si te pasas el día así, luego ya no tienes ganas de nada, ni de hacer guerritas con los vecinos, ni de intentar que las monas te obedezcan, ni nada.

Pero ahora resulta que un primatólogo alemán se ha ido al Congo a ver qué hacen los bonobos en libertad (http://blog.wired.com/wiredscience/2008/10/free-loving-hip.html ), y ha descubierto que no solo cazan y comen carne, sino que incluso comen otros monos.

Y claro, esto no puede ser. Si ya ni siquiera los bonobos son vegetarianos pacifistas y feministas ¿qué nos queda?

Yo, por mi parte, propongo montar una reserva con lo más selecto de nuestra gente de la cultura, donde tengan barra libre de tofu y verduras, donde la jefa de la tribu sea una mujer y puedan dedicarse a no hacer nada más que follar entre ellos. Si los bonobos no están dispuestos a servir de ejemplo, que sean nuestros artistas e intelectuales los que marquen el camino…”

Zenon

Zenon dijo

Después de taaaanto tiempo

¿Alguien puede dar una visión estrictamente científica? ¿Hay por ahi algún profesor de... no sé, Ontogenia y Filogenia que dé una visión sin insultos de por medio?

Le responde Fernando Savater

Contra los animalistas

Hace poco, en las preguntas que inevitablemente siguen a una conferencia como la muerte sigue a la agonía, una señora me preguntó con cierta beligerancia: «¿no cree usted que los animales también tienen derechos humanos?». Le contesté que, en efecto, si los animales tuviesen derechos, éstos deberían ser humanos, porque no existen los «derechos animales». Y además también tendrían deberes humanos y podríamos hacerles reproches morales si no los cumpliesen a nuestra satisfacción. Bien pensado, sería cruel complicarles tanto la vida a los pobres bichos.
Por lo general, los animalistas -como la señora que me interpeló- creen defender una ética cercana a la naturaleza y alejada de prejuicios teológicos, pero lo cierto es más bien lo contrario, o sea: que tienen una perspectiva de la naturaleza moralizante y antropomórfica. En la naturaleza existe una pugna entre necesidades opuestas pero ningún ser tiene la obligación de renunciar a lo que inmediatamente le conviene en nombre de un principio superior, que es precisamente lo que suele pedir la moral. Incluir a los animales en el ámbito ético como sujetos sería borrarles del proceso evolutivo natural y convertirles en humanos disfrazados; si en cambio somos los humanos quienes tenemos obligaciones morales respecto a ellos, nos autoproclamamos conciencia universal y guardianes responsables del resto de la naturaleza. Vamos, un caso único: mayor antropocentrismo, imposible.
La perspectiva ética se basa en el reconocimiento de lo humano por lo humano, es decir, en distinguir a los humanos de los demás seres naturales y asumir obligaciones respecto a ellos que no tenemos frente al resto de lo que existe. No se trata de que seamos los mejores ni los dueños del mundo: sólo consiste en reconocer prácticamente que somos importantes para nuestros semejantes y que compartimos un sentido simbólico, no meramente zoológico, que nos damos unos a otros. A ese sentido compartido solemos llamarle la dignidad humana y los derechos humanos son su codificación civil.
Hay dos formas de malograr esos derechos: la primera, reservándoles para sólo unos cuantos humanos y excluyendo a los demás, por razones raciales, ideológicas o lo que fuere; la otra, extendiendo tales derechos hasta que difuminen el perfil humano y lo confundan con cualquier otro animal, aunque no esté dotado de razón simbólica ni de libertad.
Estoy de acuerdo en que debemos evitar el maltrato de los animales, no porque tengamos la obligación moral de respetarlos sino por respeto a nuestra propia dignidad, que incluye la compasión y rechaza la crueldad. También por estética, ya que no hay nada de peor gusto que disfrutar causando dolor porque sí. Ahora bien, maltratar a un animal quiere decir tratarlo como no corresponde a su condición: lidiar en la plaza a una oveja, comernos al gato que nos acompaña o intentar obtener leche de las ratas. Pero no hay maltrato en utilizar a ciertos animales de acuerdo con el fin para el que han sido criados e incluso 'diseñados' por nosotros: proporcionarnos alimento, prestarnos su fuerza o fascinarnos con la bravura que ponen al luchar. Es cierto que la masificación industrial hace la vida productiva de cerdos o gallinas mucho más incómoda de lo que pudiera ser. algo que también padecen millones de humanos por motivos parecidos. En ese sentido, los que tienen mejor suerte son los toros bravos y los caballos de carreras porque pertenecer al mundo del espectáculo siempre tiene algo de aristocracia y sus existencias compensan ocasionales penalidades con grandes privilegios. Si se cerraran plazas e hipódromos, su destino vital no mejoraría sino que estarían condenados a la extinción. Y en el caso de las reses bravas, al sacrificio masivo: nunca perecerían tantos toros, vacas y novillos como si un dia se suprimiesen todos los espectáculos taurinos.
La actitud pretendidamente moralista que obliga a la ética a juzgar nuestras relaciones con todos los seres vivos y no sólo con nuestros semejantes no amplía la moral sino que la aniquila. Algunos maestros de ética, con Santo Tomás a la cabeza, recomiendan renunciar a la crueldad con los seres irracionales no por una obligación estrictamente moral con ellos sino porque el hábito de desdeñar el sufrimiento de los animales que nos acompañan nos empeora, es decir nos predispone a comportarnos también brutalmente con nuestros congéneres. Siguiendo este plausible criterio, es razonable celebrar que en nuestro tiempo se haya desarrollado una mayor sensibilidad en el trato con las bestias y hasta con el resto de la naturaleza, de la cual formamos parte si no ética al menos biológicamente. Pero ello no nos impone el deber de abandonar nuestros hábitos de vida, sean alimenticios o lúdicos, lo cual acarrearía repercusiones graves tanto sociales como económicas.
Por lo demás, quizá convenga 'normalizarnos' un poco dentro del conjunto de los seres naturales. Entre los hombres hay humanistas pero entre los animales no hay 'animalistas': sigamos su ejemplo.

Zenon

Zenon dijo

mas sobre el tema:

http://www.elcomercio.es/v/20110929/opinionarticulos/nueva-conciencia-20110929.html

Nueva conciencia
JOAQUÍN FUERTES

Suelo estar casi siempre de acuerdo con Fernando Savater y, cuando no lo estoy, examino mis carencias intelectuales y filosóficas, situándolas a distancias siderales del gran filósofo y escritor. Su tribuna del pasado domingo, 'Contra los animalistas', la inicia con la pregunta que le hizo una mujer sobre los derechos humanos, que también tienen los animales. Le respondió Savater que, en efecto, si los animales tuvieran derechos deberían de ser humanos, puesto que ellos no acostumbran a plantearse entre sí derechos, y si los humanos les conceden esos derechos, tendrían inmediatamente que plantearles deberes.
Hace años, otra señora, en el parque de Moreda de Gijón, me preguntó por una nieta, y al decirle que había estado enferma, ella equilibró enseguida la balanza diciendo que el suyo también había estado malito, y que era recientemente cuando había comenzado a salir a la calle. Aunque haciéndome cargo de la soledad de muchos humanos, que les obliga a aferrarse a lo que hay, no pude dejar de sentir una extrema repugnancia, porque el «suyo» era un perro, que quería poner al mismo nivel que una persona, dando por sentado que las preocupaciones por un enfermo deberían ser idénticas las suyas que las mías. Son los mismos que le dicen al perrito «ahí llega papá», o dialogan con él sobre las conveniencias de dejar de correr para no fatigarse. El hecho de equiparar la salud de un perro con la salud de un niño es algo que puede concernir a un tratamiento veterinario y sociológico, pero en realidad sólo pertenece a la historia universal de la infamia.
Les debo a los animales una gran parte de lo que soy. De niño me alimentaron con la leche natosa de vacas de montaña, estando a punto de matarme por excesos de grasa, pero de ello ni las vacas tuvieron la culpa, ni los humanos que ignoraban los efectos. Con la venta de terneros y jamones me vistieron y trataron de instruirme, sin demasiado éxito; pero aquí estoy. He tratado de devolverles, a los animales, algo de cuanto he sido, ayudando a parir a una yegua en apuros, sacando a una novilla empotrada entre rocas o haciéndole el favor a una ardilla -que arrastraba las patitas traseras- de matarla. No hay acto de amor más hermoso que el del jinete que desenfunda el revólver para librar al caballo herido de la agonía.
En realidad, estos animalistas a los que se refiere Savater tienen una conciencia antropomórfica que deriva en una nueva teología. Esto es, quieren convertir a los animales a su imagen y semejanza, sermoneándolos para que se muestren con su misma ética y atiborrándolos de comida para que luzcan parecida panza que los humanos. Lo que se ve hoy por los parques y aceras no es el can estilizado y cazador de antaño, sino algo parecido a un cerdo de engorde con correa. Como los extremos se tocan, según dicen, este afán de manipular a los bichos no está alejado de la crueldad de las llamadas fiestas populares. El perrito besuqueado y el toro ensangrentado son las dos caras de esa moneda, Eros y Thánatos, con la que el hombre expresa la frustración del amor y el miedo a su propia muerte. No está muy alejado el pedir derechos humanos para un animal del afán de maltratarlo en cualquier fiesta de pueblo, argumentando que eso es cultura y tradición.

Escribe tu comentario

Si prefieres firmar con tu avatar, haz login

Sobre este blog

Avatar de Fernando Blázquez

Uno de tantos

24 años, salmantino. La informática fue mi primera elección. Luego me di cuenta de que necesitaba dedicarme a algo más "humano". Lo intentaremos con el periodismo.

ferblazrom@gmail.com

ver perfil

Dice Benedetti que...

no te quedes inmóvil al borde del camino [...] no te salves ahora ni nunca. No te salves [...]

Pero si pese a todo no puedes evitarlo [...] y te salvas, entonces no te quedes conmigo.

Ídolos

  • echevarria
  • QUINO Y ANA
  • lola-gj47
  • rusbel

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):