24 May 2009

LA LLAVE DE LA ESCUELA.

Escrito por: fernandomaria el 24 May 2009 - URL Permanente

"Estudia no para saber algo más sino para saber algo mejor"

Séneca.

La escuela de mi pueblo estaba situada a las afueras del mismo. Conservo con detalle aquella imagen del aula de los niños, pues no era mixta.
Pequeños pupitres de madera en los que los pupilos de don Antonio, el maestro, se sentaban para recibir los conocimientos más elementales para su formación. Enfrente, la mesa del maestro con la esfera y unos cuantos libros forrados en papel, los "libros del conocimiento"; entre ellos uno de lecturas, a su espalda un gastado encerado.
Pequeños escolares que allí empezaban su formación mientras sus padres se dedicaban a las labores del campo. A media mañana del aula salían los pequeños alumnos, muchos para poderse llevar a la boca un humilde, pero sabroso, trozo de pan con chocolate y correr, correr con el ansia propia de niño detrás del balón: era la hora del recreo. Don Antonio los observaba paseando de un lado para otro mientras, inconscientemente, jugueteaba con la llave de la escuela que llevaba entre sus manos, aquella llave grande que abría la puerta de acceso
a la rudimentaria aula, para muchos la única que pisarían en su vida.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

51 comentarios · Escribe aquí tu comentario

NuriaNómada dijo

Me hubiera gustado tener un profesor como tú...Los pupitres, el pan con chocolate, los juegos...son pedazos de la infancia de todos nosotros, que has dibujado con palabras.
Tú tienes la llave, Fernando. Un beso.

fernandomaria dijo

Gracias, Nuria. Y a mi me encanta sentir, aunque sea de lejos, tu AMISTAD.
Otro beso para ti.

segundosombra12 dijo

Muy bonita la semblanza que dibujas,fernandomaría, llena de nostalgía y sabiduría. Un saludo cordial

fernandomaria dijo

Hola Segundo, agradezco tus palabras y me alegro que te gustara. A partir de ahora nos veremos para compartir opiniones.
Un abrazo.

justindbf dijo

Nos hablas del tiempo en que siendo muchacho ibas a la escuela;
ese tiempo que querríamos volviese...
De las ilusiones, de los sueños que llevábamos por delante...
de los pájaros y árboles con nidos,
de las luciérnagas, que creíamos estrellas aterrizadas.
!qué grande y pequeño era nuestro mundo,
Has cabía bajo el cielo...!
Un abrazo

justindbf dijo

quería poner...
"hasta cabía bajo el cielo..."
un abrazo.

fernandomaria dijo

Ya te entendía Justi aunque no hicieses la aclaración.
Era un tiempo como el que tu describes, y era también una época en la que los alumnos tenían "hambre de saber" y se atendía a las explicaciones del maestro, aquellos que veíamos como sabios porque sabían de todo. A aquellos maestros los recuerdo con cariño y agradecimiento, no en vano nos dieron lña base de nuestro conocimiento.
Estupendas palabras, las tuyas, que quedan aquí escritas.
Un abrazo.

Blueve dijo

Como siempre que leo tus relatos me traes al recuerdo olores y sabores de mi propia infancia, ahora el regusto a pan con chocolate y el recreo...Tengo una pregunta ¿ tu pupitre tenia tintero? Yo lo use poco pero recuerdo perfectamente el agujerito a la derecha -como no?- en la madera...
Gracias por recrear mi mente con esas imágenes tan bellas, Un beso de domingo.

zar-linda dijo

En mi escuela íbamos niños y niñas, no seríamos más de una decena de niños, como para separarnos. Mis recuerdos son exactamente a los tuyos, además la estufa de leña, que imagino que en tu escuela también habría
Creo que por algún sitio yo escribí algo sobre los pupitres de madera, con el agujero para el tintero, sería en algún comentario... lo digo por lo que comenta Blueve.
Mi pupitre sí que lo tenía.
No recuerdo la llave, pero como la de tu escuela, sería de hierro grande, como la de la casa de mi abuela, para aquella pesada puerta de madera, con claveteado de metal.
Pocos años después, la escuela desapareció. Ya no quedaban niños en el pueblo.
Fernando, ¡qué recuerdos!. Un beso.
Estrella

emilio

emilio dijo

¡Qué buena cita, Fernando, para abrir tu escrito! Si pudieramos convencer a unos cuantos burócratas de enmoquetados despachos!
Ahora que se está insistiendo en la lectura, que los chavales tengan presentes estas citas de los clásicos, no sería ninguna tontería.

fernandomaria dijo

Hola Blueve, sí, sí que tenía el agujero del tintero que mencionas y el pupitre era de aquellos que tenían la tapa que se levantaba, pero yo, al igual que tú lo utilicé casi nada...es que somos "muy jóvenes".
Gracias a ti, amiga, por dejar tus palabras escritas.
Otro beso grande para ti..."con sabor a chocolate".

fernandomaria dijo

Hola, Emilio. Burócratas, despachos....que bajen del "cielo enmoquetado". A veces, amigo Emilio, me gustaría ser un maestro de aquellos, aunque sólo fuera porque los alumnos escucharan. La lectura, ese gran caballo caballo de batalla; recuerdo con ocho o nueve años alguna frase que nos decían: "la catedral de Burgos es ojival", o con "K" se escribe "Kilimanjaro", hoy se las digo yo y ya te imaginas las preguntas que me harían.
Tendría que volver a las aulas mucho más estudio de las humanidades.

Un saludo, colega.

blasftome dijo

Si, creo que es un poco tu niñez pero también la de muchos que te leemos.
Un abrazo, joven (bueno, tal vez no tanto).

fernandomaria dijo

Hola, Estrella. Así era la llave de hierro y grande, la estoy biendo. Por eso puse la imagen en el escrito. Te diré que mis hijos me regalaron un llavero con una reproducción, en pequeño, de aquellas llaves, y es el que uso y siempre me acuerdo de aquella. Además, y es curioso, tengo oido muchos comentarios acerca de aquellos maestros y muchos se llamaban "don Antonio", al igual que era típico que los curas se llamasen "don José". Cosas de la vida.
Como digo al contestar a Blueve, mi pupitre también tenía tintero; somos de una generación..."todavía en lo mejor de la vida".
Un beso, Estrella.

fernandomaria dijo

Hola Blas, "siempre jóvenes" porque nuestro espíritu es así. Está claro lo que tú dices, somos muchos los que pasaríamos por vivencias iguales o muy parecidas.
Un abrazo, viajero insatisfecho.

merhum dijo

Hola, Fernando. Mi colegio aún existe, pero afortunadamente ha cambiado algo. En él sólo estábamos juntos en la clase de párvulos, pero las niñas a un lado y lo s niños a otro. Después nos segregaban y no coincidíamos ni en el recreo. Me enseñaron mucho, pero soy muy crítica con los métodos, el sexismo y el ideario, supuestamente laico. Tengo mejores recuerdos del insti, aunque era sólo femenino. Las maestras que tuve en el colegio eran jóvenes, no les exigían titulación, sólo a los maestros que daban clase a los niños...Bueno esto daría para mucho. ¡Qué sabio era Séneca! Por cierto aquí los maestros siguen siendo D. Antonio o D. Pepe y a los profesores del insti nos tutean. Un abrazo

fernandomaria dijo

Hola Merhum, así que a las maestras no les exigían titulación..."tela marinera". Yo me fui después para los Maristas, y fue una experiencia horrorosa, luego cambié para el instituto, "el primero mixto de Lugo", era algo increible sentarte con chicas después de ver tanta sotana, imagínate.
Y me hace gracia lo que cuentas acerca del "don" a los maestros y maestras, ya ves a los demás nos tutean.
En fin que podríamos estar horas escribiendo acerca de aquel tiempo de "mayor juventud", porque jóvenes aún lo somos.
Gracias por tu visita y que tengas un buen comienzo de semana.
Un beso.

paco-nadal dijo

Hola Fernando. Esa imagen que recreas se puede ver aún en muchas escuelas de África o de Asia. Los mismos niós, la misma rusticidad de instalaciones, el mismo trozo de pan... el mismo maestro volcado con sus alumnos y su kisión pedagócica. Es enternecedor y muy instructivo ver esas escuelas y pensar que no están tan lejos de nosotros. Un abrazo

troyano99 dijo

Precioso Fernando.

Que buenos recuerdos trae la niñez... cuanto valoraban ese trozo de pan con chocolate que dices... cuanto valoraban jugar un rato con una vieja pelota... cuanto valoraban, esos niños de antaño, cualquier cosa... ellos si que daban a la vida el valor que merece, y sabían disfrutarla. Que respeto le tenían a un profesor... y a una norma... cuanto tendrían que aprender los niños de hoy de los de ayer.

Un abrazo amigo.

crguarddon dijo

Fernando, eres un especialista en recrear el color, el sabor y el aroma de los recuerdos, esos recuerdos imborrables de la infancia que todos guardamos bajo llave, y tú, con tu llave maestra, los recuperas para el presente para todos nosotros.
Un beso grande.

Coyote dijo

Como decir tanto con tan breves palabras. tienes el don de hacernos vivir esas experiencias y eso no es nada sencillo. Como ya te han dicho recreas habilmente el recuerdo, el colegio, el recreo (valga la redundancia) y el profesor. Creo que las aulas de ahora son tan diferentes como los tiempos y te seré sincero, se que en algunos aspectos hemos ganado pero en otros estoy seguro de que no. Y lo siento.
Un abrazo

arice39 dijo

Muy linda la historia que relatas con esa ternura que contagias!. Yo que te voy a decir mi niño... ainsss... estudié en un colegio de "mon-jas jas jas jas" ..... No había mas que niñas....los niños ni de coña ¡¡eso era pecao jajajajaja....

Y las llaves? ande habrá condio la Madre superiora esa llave que nunca vimos???

Un abrazo

helena dijo

Querido Amigo, gracias por el regalo que me has hecho hoy....

Un besazo.

Vivi dijo

Mi querido Fernando: De esa escuela egresó un ser humano como tu, deberíamos volver a aquellas escuelas, esas que formaron tantas personas valiosas. Creo que a través de tu relato estuve yo allí y le vi el rostro a Don Antonio y hasta sentí el sonido de la llave que jugueteaba en manos de su custodio. Un abrazo amigo lejano, desde este Sur, y un abrazo a tu tierra (casi mía también) Vivi

Ilona Gogh dijo

Entrañables recuerdos descritos con tanta ternura que sólo pueden salir de boca de un maestro
como tú, Fernando, que guarda sus recuerdos de su primera escuela, sitio donde ya llevabas tus primeras inquietudes de aprender...Muestra de ello es esa réplica de llave..., la llave de la sabiduría que llevas siempre contigo, cual amuleto.
Mi primera escuela, siendo en la capital, tal vez era algo diferente, pero tampoco fue coeducacional en los primeros grados..., hasta un poco más tarde, y los pupitres también llevaban tintero...imprescindibles para aprender a escribir con buena caligrafía con aquellas plumas de punta ancha...Ays...¡qué recuerdos!
Gracias por hacernos revivir aquellos tiempos, mucho menos ostentosos.
Mis abrazos de siempre...

cata dijo

Que recuerdos más agradables que nos cuentas... Besitos

Lita Gomez dijo

Te echaba de menos querido amigo, no se como lo haces pero me transporta al pasado

Besos

gillhooley dijo

Tremendo el encabezamiento, Fernando, porque, en efecto, estudiamos para saber mejor, pero a costa, quizá, de una excesiva especialización que nos comparte y estanca en ámbitos de conocimiento faltos muchas veces del necesario aireo. No digamos de las lagunas que genera esa dedicación intensiva.
Pero bueno esto es otra cuestión, lo que encuentro más entrañable de tu homenaje a la escuela, al maestro y a los niños aprendices de sabios potenciales, es, de nuevo, la atmósfera, el olor del chocolate, los gritos y polvaredas levantadas por las carreras y, cómo no, esos dedos juguetones del maestro con una llave que quizá ha perdido parte de su color por el polvo de la tiza.
Penuria, escasez, pero ilusión y vitalismo a raudales. Y un profesional apasionado por la transmisión del conocimiento.
Enhorabuena por la remembranza.
Un abrazo.

fernandomaria dijo

Me alegro de que escribas y cuentes lo que tú llevas visto por esos mundos que tan bien conoces. Te diré que una de mis ilusiones sería, aunque fuese sólo un mes, dar clase a alumnos así, que tuviesen interés por saber, por conocer más allá de lo que ven. Supongo que será porque me encanta el oficio de la enseñanza y necesito sentirme más util. En el "primer mundo" está todo muy viciado.
Un fuerte abrazo, Paco.

fernandomaria dijo

Efectivamente, Troyano, cuánto tendrían que aprender. El progreso es indudablemente bueno, cómo no, pero se con él se han abandonado muchas cosas entre ellas el respeto. Se confunde el respeto tal vez con represión, y no es así. Una cosa es que hoy te traten de tú en el aula, y otra es que intenten reventarte una clase...y yo eso no lo consiento, ni tengo por qué. La Educación está mal, y mientras no se nos den más atribuciones seguirá igual. Hay mucho que mejorar.
Te agradezco tu comentario.
Un abrazo.

fernandomaria dijo

Gracias, Carmen. Ya sabes que me gusta mucho recordar, tal vez porque aquella época me marcó mucho para bien, por el ambiente en el que viví...y lo que hago es sacarlas del baúl y comentarlas a vosotr@s porque muchos tendríais vivencias parecidas.
Recién llegado a Lugo de la montaña te mando otro beso enorme para ti.

fernandomaria dijo

Hola, Coyote. Te agradezco la sinceridad porque yo soy de la misma opinión. Se ha pasado de un extremo a otro y se ha olvidado el "término medio", y así nos va y las estadísticas ya vemos que nos lo recuerda. En fin, yo por mi parte seguiré intentando que atiendan a lo que les puede ser útil el día de mañana, ese que piensan que tarda mucho en llegar y está a la vuelta de la esquina.
Un abrazo, amigo.

fernandomaria dijo

¿La llave? Seguro que la tenía la superiora debajo del hábito...pero tú no miraste, ja, jaa.
Gracias por la visita, amiga canariona.
Un beso.

fernandomaria dijo

Gracias a ti, Helena, por tu amistad.
Otro besazo desde Lugo.

fernandomaria dijo

Hola Vivi. Me alegro, como siempre ver tu visita. Por supuesto que esta tierra también es tuya, ya sabes que sí. Tal vez conocieras a un "don Antonio" ahí en tu tierra; seguro que los hubo y los hay.
Desde la otra orilla, "dende esta miña terra nai" te envío un beso grande.

fernandomaria dijo

Gracias por tus palabras, amiga Ilona. De lo único que puedo presumir es de que siempre tuve buena memoria, por eso ahora recuerdo con detalle.
El tintero, los cuadernos de caligrafía...¿La caligrafía? eso hoy ya no existe...y la ortografía menos. Sólo te contaré que tengo un conocido que da clase en quinto de carrera de Lengua y Literatura y suspende a los alumnos por "faltas de ortografía", y es que a lo mejor no leen...¿Habrán elegido bien la carrera?
Gracias por la visita y lo que cuentas de tu escuela.
Un besazo.

fernandomaria dijo

Me agrada saber que te resultan agradables.
Un beso para ti también...y gracias por la visita.

fernandomaria dijo

Pues que sepas que yo también te echaba de menos.
Un beso, amiga Lita.

fernandomaria dijo

Hola, gillhooley. Comparto tu opinión, se tiende demasiado a la especialización y se descuida el saber general. Es fácil comprobar esto hoy en día.
Mencionas palabras clave para mi: ilusión y transmisión del conocimiento. Y es que el profesor puede tener mucho interés por transmitir su conocimiento, pero si el alumno no tiiene interés por adquirirlo y preguntarse el porqué de las cosas creo que se puede hacer poco para que la enseñanza funcione adecuadamente. Y esto sabes que ocurre con asiiduidad en las aulas de hoy. Espero que cambie.
Gracias por la visita y por tus palabras.
Un abrazo.

pipedi15 dijo

¡Qué importante la enseñanza! Qué huellas dejan los profesores!...
Entre mis mejores amigos se encuentran varios profesores (de los de vocación!) y siempre aprendo algo nuevo con ellos. He colaborado en algún colegio como profe de apoyo y monitora con los peques (de 3 a 6 años)
Adoro los niños! De ellos sí que aprendo!!
Estoy empezando en esto de los blogs y he visto muchos de los comentarios que haces a mis nuevos amigos. Me han gustado y he pasado a visitar tu blog, voy poco a poco, pero, como le he dicho a Estrella hace un rato, me ha gustado pasear por tu blog, encuentro muy importante, e interesante, todo lo que en él dices (y que he podido leer hasta el momento) y me gustaría quedarme mucho leyéndote...
Un abrazo
Pilar

fernandomaria dijo

Gracias, Pilar, por brindarme tu amistad, la cual acepto encantado. Ya veo que te gusta la enseñanza infantil, tal vez la más importante y la más laboriosa de todas.
Gracias por tus amables palabras y desde ahora cuenta con un amigo más.
Un beso.

buscopeterpan dijo

Bonito detalle en el que te has fijado: esa llave con la que jugueteaba el maestro, consciente de su poder...
Hoy en dìa, la llave del conocimiento està mucho menos concentrada, con internet y todas las facilidades de las que disponen los estudiantes.
Aunque una guìa, una orientaciòn, nunca viene mal. Siempre que no sea imposiciòn, claro.
Un beso..

pipedi15 dijo

Gracias a ti! Estoy totalmente de acuerdo contigo, importante, laboriosa y agotadora! Los 'locos bajitos' son incombustibles... Ahora tengo una pequeña muestra de casi 3 años (nieta) que acapara casi todo mi tiempo. Es otra de las 'profesiones' más bonitas del mundo... La de abuela!
Me encantan los aforismos, espero poder tener más tiempo para ir pasando todos los que tengo en borradores..
Ayer escuché esta frase sobre un libro que estaban presentando titulado: 'Educar sin gritar', no recuerdo el nombre del autor en este momento, pero dijo una frase muy interesante que estoy recordando en este momento que hablamos de enseñanzas... 'Con la palabra se aprende, pero el ejemplo arrastra' Cuánta verdad en ello!
Yo hoy en agradecimiento por tu amistad, te dejo la que dijo Séneca:
'Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos' Lucio Anneo Séneca

Buscaré alguna más para otro día que pase a leerte.
Gracias y un beso.
Pilar

fernandomaria dijo

Hola, Buscopeterpan. Me agrada tu visita, como siempre. Los tiempos han cambiado, es lógico, pero siempre me gustó la figura de aquellos maestros. Coincido en que nunca se debe imponer nada, pero me agradaría que hubiese más entusiasmo por saber...todo iría mejor, sobre todo para los alumnos.
Un beso con mis mejores deseos.

fernandomaria dijo

Bienvenida de nuevo, Pilar. "Abuela", que gran cosa y que palabra tan bonita. Ojalá llegue yo a serlo porque me vuelven loco los niños, esos "locos Bajitos". Así que ahora tienes trabajo doble, pero ya te imagino disfrutando y presumiendo, como debe ser.
En cuanto a las citas, ya ves que me encantan. Gracias por lña cita que me dejas, la cual incluiré en mi archivo.
Otro beso para ti.

carmen-frei dijo

En casa de mis abuelos, en un pueblecito de Teruel, todavía hay llaves como ésta. :-)
ME has traído a la memoria los relatos de la escuela de mi madre.
Y claro, he pensado inevitablemente en una preciosa historia de Manuel Rivas y no menos bella película, "La lengua de las mariposas".
Pero, sobre todo, me has hecho sentirme melancólica de un tiempo que ya no existe. Cuando los alumnos reverenciaban al maestro, cuando sabían lo que era el respeto por alguien que quería transmitirles la grandeza del saber y el amor por la cultura y la ciencia.
Gracias por tus palabras.

Un besote

fernandomaria dijo

Hola, Carmen. Qué libro y qué buena película la de Manolo Rivas. Para que sepas su título en gallego aquí te lo dejo "A lingua das Bolboretas". "Boloboreta" una palabra para mi muy bonita, es como llamamos a las mariposas.
Aquel tiempo ya es pasado, efectivamente. Siempre me gustó la imagen del maestro de escuela y el gusto con el que explicaban a aquelos alumnos que atendían con interés a los "rudimentos del saber". Hoy echo en falta el respeto y el interés en el aula.
Gracias a ti por dejar aquí unos minutos de tu tiempo.
Un beso.

* Hace un par de años visité Teruel, y me enamoré de él.

carmen-frei dijo

Fernando, como no te vas a enamorar de Teruel, TERUEL es mucho!! :-)
Oye, qué bonito, porque la palabra mariposa me gusta mucho, en todos los idiomas. Le he hecho algún homenaje en algún post. Mariposa, borboleta en portugués, brasileño y en gallego tan parecida!! :-)

Oye, de qué das clase? y dónde vives? tas también por el mundo? :-)
Acabo de ver una película muy emotiva y optimista, El sistema, un documental sobre un maestro, músico, gran persona, Jose Antonio Abreu, de Venezuela. Sobre educación, niños y futuro. Tienes que verla. Luegome dices. :-)

Besos

fernandomaria dijo

Teruel ya te dije que nos había encantado, es una preciosidad. Es muy cómoda de visitar porque al ser pequeña vas andando a todos los lugares...y tiene tanto que ver. Aquí en la comunidad ya le dediqué un escrito y puse el maravilloso techo de la catedral. En fin que tengo ganas de volver y acercarme a Albarracín.
Soy gallego, de Lugo y aquí vivo también cómodamente. Y mi especialidad es la de Inglés, así que ya ves compartimos el gusto por las lenguas.
Tomo nota de las película que me dices para verla; yo te dejo el título de un libro de Manolo Rivas, si es que no lo leíste ya, que se titula "El lápiz del carpintero", en gallego "O lapis do carpinteiro".
Bueno, Carmen "libre", thanks a lot for your visit.
Un bico. (beso en gallego)

vicentafabuel dijo

La llave de la escuela: todo un símbolo de la llave del saber. ¿Quién tiene hoy en día ea llave? Dudo mucho que la figura del maestro moderno, aún siendo entrañable en muchos casos, se halle revestida del halo de aquel lejano maestro que no sólo se limitaba a enseñar, sino que era una verdadera fuente de vida para sus pupilos. Besos.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

fernandomaría

Avatar de fernandomaria

Punto de vista.

Profesor, amante de las lenguas, de la Institución Libre de Enseñanza, de la libertad y políticamente defensor de la República.

ver perfil »

Tags

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):