14 Ago 2012

Prinsengracht 263, Amsterdam.

Escrito por: Germán el 14 Ago 2012 - URL Permanente

Otto Frank comprendió realmente la personalidad de su hija pequeña después de volver de Mauthausen a Amsterdam y leer el diario que se había salvado por casualidad después del arresto. Se sorprendió de la inteligencia y profundidad de Anne. La muchachita menuda, de pelo negro y ojos grandes llena de tics infantiles llevaba tan secretamente como su diario una precocidad intelectual que hoy día sigue llamando la atención. Resulta curioso observar que de todos los museos que he visitado en Amsterdam sea éste el que tiene una cola de visitantes más larga.

Los últimos días de Anne en Bergen-Belsen le dejan a uno pensando hasta qué punto pueden llegar las cosas. Quedan todavía testimonios que la recuerdan enferma, famélica e irritable, sin pelo y sin ropa. Ella era una niña de 15 años recién cumplidos y aquel entorno con semejante escasez, frío invernal y barbarie estaba por encima de sus posibilidades de supervivencia. Murió poco después que su hermana por tifus o algo parecido.

Estaba en la cola preguntándome de todos modos de qué se murió realmente Anne, y entonces se me han ido las ganas de entrar. Me he salido con mi mujer y nos hemos ido a callejear un poco por los alrededores. Me he dado cuenta de que las cosas estaban más o menos como cuando entonces en ese barrio antiguo, el canal, los edificios por fuera, la iglesia, la plaza y todo lo demás. Y mientras nos alejábamos me he girado para ver de lejos la puerta del número 263 de Prinsengracht y me he imaginado el ruido de las botas de la policía entrando aquel 4 de agosto de 1.944 y subiendo apresuradamente por las escaleras en busca del escondrijo de aquella familia.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

dezabaleta dijo

Has sabido transmitir la tensión que tuvo que suponer semejante drama.

Saludos
Mark de Zabaleta

limonynubes dijo

Bergen-Belsen fue creado como otros muchos lugares terribles para destruir a la Humanidad. Hemos estado tantas veces al borde del precipicio que sospecho que alguien cuida de nosotros.

Germán dijo

Oiga, que sospechar no es creer.

limonynubes dijo

La última tarde de Agosto no es el momento más propicio para rescatar a Tomás de Aquino, santo por cierto ... y hasta filósofo; hay sospechas, y hasta sospechas fundadas, como hay orgasmos y orgasmos placenteros digo yo, pero todo se fundamenta en la razón y al de Aquino le pareció que la Razón toda no tenía otro sentido que el de hacernos creer. ¿Se puede creer en algo irracional?

Yo creo que este asunto es mejor tratarlo en Septiembre.

Germán dijo

Ya estamos en septiembre. Tiene que haber algún tipo de relación entre lo rápido que pasó el verano y cómo se nos acortan ahora los días en este septiembre de nuestras vidas. Déjeme aclararle que es perfectamente posible creer en algo irracional. Lo veo cada día, sucede a todas horas. No me diga que España no es un buen ejemplo, en muchos sentidos en este principio de siglo tan decepcionante.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono