27 Feb 2013

Una búsqueda personal: ser feliz

Escrito por: fjimenez el 27 Feb 2013 - URL Permanente

Una búsqueda personal: ser feliz

Fernando Alexis Jiménez

I

magínense por un instante un pueblecito pequeño en el que todo resulta tan familiar, que aún sin despertar el día ya todos saben qué le ocurrió a los vecinos de enfrente y a los que residen dos casas más allá. Y por esa proximidad que ha eliminado diferencias culturales, económicas y raciales, pronto se enteran que el boticario trajo de la ciudad una urna en la que dice guardar la “piedra de la felicidad”.

--Vendí todo lo que tenía y la compre—explica a los visitantes al tiempo que comparte su esperanza de que ahora sí terminen sus problemas.

Alguien se anima: “Yo quiero una” y otro más le sigue, y en cuestión de horas todos tienen su propia “piedra de la felicidad”. Es así como en menos de dos semanas no hay hogar donde no se exhiba una, y ansían que llegue el atardecer para sentarse en torno al altar que le han construido.

--Es eficaz-- comentan sin dejar de sonreír porque esa es la misma actitud que vieron en el notario, en el tendero y en el único médico del poblado.

Sin embargo un día cualquiera uno de los parroquianos comenta que la piedra no ha traído mayores cambios a su familia, salvo que para comprarla, vendió todas sus propiedades y ahora le toca redoblar esfuerzos para conseguir el sustento.

--Ya no soy feliz—admite--. Creo que era más feliz cuando podía hacer las cosas que antes--,y aleja de su rostro todo asomo de sonrisa porque está cansado de fingir lo que no siente.

Sus frases son corroboradas por otro, y otro más, y pronto --como en una romería-- decenas de personas van camino del basurero a arrojar las piedras, las que antes de llegar la noche se convierten en un montón y se erigen como el monumento a una insaciable búsqueda de la realización personal.

De regreso a la cotidianidad, alguien comparte:-- Me dijeron que en un pueblo cercano encontraron la fórmula para la felicidad--. Y comienza de nuevo el ciclo casi con iguales características que experimentaron cuando renunciaron a todo lo que poseían para comprar la piedra...

Una búsqueda personal

Este breve relato que conservo desde cuando cursaba teología en el Seminario, me llevó a reflexionar en la incesante búsqueda de realización que acompaña a decenas de personas.

Ese afán tiene varios nombres. Para algunos es la “felicidad”, para otros “paz espiritual”, hay quienes le pusieron el rótulo de “buenas relaciones con Dios” y otros más “alcanzar metas en la vida”.

Cualquiera que sea la etiqueta, expresa la ansiedad que nos despierta ver transcurrir los días sin que nada extraño ocurra para despertar un día y descubrir, aterrorizados, que poco a poco nos hacemos viejos sin que hayamos hecho algo que valga la pena o que al menos deje huellas en los demás. Eso es tanto como transitar por la existencia sin “Pena ni gloria”.

Esta condición se refleja en la vívida descripción que hace Job cuando escribe:El minero ha puesto fin a las tinieblas: hurga en los rincones más apartados, busca piedras en la más densa oscuridad. Lejos de la gente cava túneles en lugares nunca hollados; lejos de la gente se balancea en el aire. De sus rocas se obtienen zafiros, y en el polvo se encuentra oro. Abre túneles en la roca, y sus ojos contemplan todos sus tesoros. Anda en busca de las fuentes de los ríos, y trae a la luz cosas ocultas.”(Job 28:3, 4, 6, 10, 11. Nueva Versión Internacional).

El protagonista del relato bíblico encarna a muchos de nosotros, ocupados tal vez en hallar algo que le otorgue sentido a la vida. Sin embargo tropezamos con una enorme desilusión al descubrir que aquello en que creíamos encontrar la fuente de la paz, la realización personal o lo que muchos denominan “felicidad”, no es más que un espejismo.

En mi vida he acompañado como espectador a decenas de condiscípulos que dijeron en algún momento: “Ahora sí encontré el camino que debo seguir”, y comenzaron el sendero para hallarlos, después de algún tiempo, dando vueltas en el mismo lugar, sin que hayan logrado nada extraordinario salvo que se esforzaron sin resultados.

Ahora ¿Qué sigue?

Leí hace pocos días la historia de un evangelista en China que tras dedicar sus esfuerzos a predicar, caer prisionero y fruto de las torturas quedar casi inválido, oraba a Dios en medio de su desesperación para reclamarle que lo había engañado. “Me prometiste una vida plena y mírame como estoy”, repetía en la soledad de su celda. ¿Cuándo vio la respuesta? El día en que dejó de hacer las cosas a su manera y se sometió a Dios. Fue en ese instante cuando abrió el corazón al mover del Señor. Y las cosas cambiaron.

Igual situación comparten millares de seres humanos que consideran resueltas sus dificultades una vez aceptan al Señor Jesucristo. Desean una transformación rápida, como si estuvieren preparando un café instantáneo y no sujetos a la realidad de que experimentan el proceso de transformación propio de una vida en la que –con ayuda de Dios—deben producirse cambios.

En su desconcierto son semejantes a quien expresa desolado: Pero, ¿dónde se halla la sabiduría? ¿Dónde habita la inteligencia? Nadie sabe lo que ella vale, pues no se encuentra en este mundo. «Aquí no está», dice el océano; «Aquí tampoco», responde el mar. No se compra con el oro más fino, ni su precio se calcula en plata.”(vv. 12-15).

¿Por qué tropezamos con un enorme muro en nuestro propósito de cambio? Por dos razones elementales. La primera, aspiramos cambiar a fuerza de voluntad. Y segundo, queremos una transformación con nuestros métodos y no sometiéndonos al tratamiento de Dios, el cual no entendemos fácilmente pero resulta más eficaz que cualquier otro.

Dios nos muestra el camino

A Pablo lo encontré nuevamente el fin de semana en una iglesia en la que prediqué. Nos conocimos hace un buen tiempo cuando él cursaba estudios en el Seminario católico de Santiago de Cali mientras que yo avanzaba mi formación en el Seminario evangélico.

--Pensé encontrarte en una parroquia pero no aquí—le dije sin ocultar la sorpresa que me despertó verlo alabando a Dios y con una Biblia.

--Yo también pensé que algún día sería párroco, pero cuando busqué a Dios con el corazón y no con las emociones, me cambió la ruta—respondió. Está próximo a recibir la ordenación pastoral en la Alianza Cristiana y Misionera.

Sus palabras me quedaron sonando: ”... busqué a Dios con el corazón y no con las emociones ...”. Igual con usted y conmigo. Si volvemos la mirada a Dios encontraremos un sendero diferente, el que nos lleva a la auténtica realización, al equilibrio personal, a encontrarle sentido a nuestra existencia. A este aspecto se refería el célebre pensador y matemático Blas Pascal al decir: “Es el corazón el que experimenta a Dios y no la razón”.

El texto que pudimos apreciar hoy en el capítulo 28 del libro de Job, dice que Dios Cuando él establecía la fuerza del viento y determinaba el volumen de las aguas, cuando dictaba el decreto para las lluvias y la ruta de las tormentas, miró entonces a la sabiduría y ponderó su valor; la puso a prueba y la confirmó. Y dijo a los mortales:«Temer al Señor: ¡eso es sabiduría! Apartarse del mal: ¡eso es discernimiento!»”(Versículos 25-28).

Observe que transcurrieron veintiocho versículos antes de hallar la verdadera fórmula hacia la plenitud del género humano Y dijo a los mortales: «Temer al Señor: ¡eso es sabiduría! Apartarse del mal: ¡eso es discernimiento!»”(Versículo 28).

Si está peregrinando en la búsqueda de un sentido para vivir, lo felicito. Sólo cuando despertamos a la realidad podemos admitir errores y coincidir en el hecho de que transitar el sendero equivocado no lleva más que a la frustración.

Pero sus días pueden ser diferentes. Basta que le abra las puertas al Señor Jesucristo y le permita que obre en su ser. El dijo: Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo.”(Apocalipsis 3:20).

Nuestra sincera recomendación es que le abra las puertas de su corazón a Jesucristo. Puedo asegurarle que transformará todo su ser. Sólo Él puede hacerlo y hoy es el día oportuno para que tome esa decisión.

No dudo que experimentará transformaciones en su existencia. Si le asalta alguna inquietud, escríbame ahora mismo a webestudiosbiblicos@gmail.com o llámenos al (0057)317-4913705

© Fernando Alexis Jiménez

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01 Feb 2013

Planeando sacar a Satanás del territorio

Escrito por: fjimenez el 01 Feb 2013 - URL Permanente

Planeando sacar a Satanás del territorio

Fernando Alexis Jiménez

C

on mucha frecuencia recibo cartas de todos los países solicitando orientación respecto a cómo emprender la guerra espiritual específica en un territorio. Mi respuesta invariablemente se enfoca en tres direcciones: la primera, oración para ser guiados por Dios; la segunda, identificar el sitio a intervenir y, la tercera, desarrollar el mapeo espiritual, o cartografía.

Es la forma más eficaz de recobrar los territorios que por años ha estado gobernando el mundo de las tinieblas. Y es cierto: no todos se pueden involucrar sino aquellos que están comprometidos con el Reino de Dios.

Comparto con usted algunas consideraciones que, sin duda, le resultarán muy útiles:

Un poder que “golpea” soterradamente

El satanismo es una ingeniosa invención de los escritores de guiones cinematográficos. Les permite hacer películas cada vez más taquilleras.” Contundente. Seguro. Contradictor. Escéptico. El crítico literario hablaba en televisión ante una audiencia de millares de personas en los Estados Unidos. Muchos de los televidentes se limitaron a asentir con la cabeza, testimoniando su acuerdo con aquella afirmación.

Es lo mismo que ocurre con muchas personas en todo el mundo. Consideran que la existencia de Satanás y su cohorte de demonios se circunscriben a mitología con demasiada inventiva. “Inconcebible que en pleno siglo veintiuno, cuando el hombre avanza a pasos agigantados descubriendo las maravillas del universo”, argumentó un científico al desestimar la solidez de de fundamentos bíblicos que refieren la existencia milenaria del ocultismo, y restar importancia a los cultos satánicos que abundan por doquiera.

Pero, ¿es esto así? Sin duda que no. Satanás es real y libra una enconada batalla para evitar la expansión del Reino de Dios.

Uno de los escritores más rigurosos del Nuevo Testamento, el médico Lucas a quien se atribuye la redacción del Evangelio que lleva su nombre, escribió que el “…Espíritu de Dios llenó a Jesús con su poder. Y cuando Jesús se alejó del río Jordán, el Espíritu lo guió al desierto. El diablo lo llevó a un lugar muy alto. Desde allí, en un momento, le mostró todos los países más ricos y poderosos del mundo, y le dijo:--Todos estos países me los dieron a mí, y puedo dárselos a quien yo quiera. Yo te hará dueño de todos ellos, si te arrodillas delante de mí y me adoras.”(Lucas 4:1-7, Traducción en Lenguaje Actual)

El pasaje encierra varios aspectos de interés alrededor del dominio que ejerce Satanás sobre los territorios y las personas. Aprendemos, primero, que el Adversario es real, y viene a tentarnos aprovechando cualquier circunstancia en nuestra vida. El pecado es el que le otorga “derecho legal” para influenciar sobre el género humano y la tierra.

Segundo, el Enemigo espiritual tiene dominio sobre las naciones. Ata a los hombres y mujeres a los deseos de la carne, lo que a su vez le confiere poder (Cf. Romanos 13:14, Gálatas 5:18; 1 Pedro 1:13-15; 2:11)

Aprendemos, en tercer lugar, que el dominio del ejército satánico es evidente en todas las naciones; cuarto, que él—nuestro Acusador—tiene poder que si bien es limitado, es poder al fin y al cabo. Él lo transfiere a quienes le sirven. Un joven pactó con él por chicas y popularidad en la universidad. Y sí, obtuvo lo que pidió. No obstante, sólo disfrutó unos cuantos meses de los privilegios porque Satanás comenzó a reclamarle la vida. Lo atormentaba día y noche con ideas suicidas. El joven universitario no soportó la enorme presión y terminó por quitarse la existencia.

Recuerde que el diablo sólo vino a “robar, matas y destruir”(Cf. Juan 10:10 a) Lo que comenzó como un juego inofensivo, terminó en tragedia.

Peleando la batalla del lado de Dios

Satanás no quiere ceder ni un centímetro de los territorios sobre los que hoy tiene dominio. Despliega todo su ataque contra todo propósito de ganar almas para el Reino de Dios. La oposición la desata desde el reino de las tinieblas.

El apóstol Pablo se quejó de la fuerte oposición de un hombre que estaba al servicio del enemigo espiritual, como se infiere por sus acciones; por ese motivo, escribió a su discípulo Timoteo: “Cuídate Alejandro, el herrero, pues me ha hecho mucho daño y está en contra de lo que enseñamos. Pero yo se que el Señor Jesús habrá de castigarlo.”(2 Timoteo 4:15, 15. Traducción en Lenguaje Actual)

Durante el ministerio terrenal del Señor Jesús los tropiezos por el cumplimiento de su misión fueron permanentes. ¡Satanás no se iba a quedar quieto! Mientras que muchos cristianos descuidan su vida espiritual, el Enemigo trabaja veinticuatro horas al día, siete días a la semana, los trescientos sesenta y cinco días del año.

“Un día Jesús subió a una barca con sus discípulos, y les dijo:<<Vamos al otro lado del lago>>. Entonces partieron, y mientras navegaban Jesús se quedó dormido. De pronto se desató una tormenta sobre el lago, y el agua empezó a meterse en la barca. Los discípulos, al ver el grave peligro que corría, a gritos despertaron a Jesús:--¡Maestro, Maestro, nos hundimos!--. Jesús se levantó, y ordenó al viento y a las olas que se calmaran.”(Lucas 4:22-24, Traducción en Lenguaje Actual)

El Maestro iba en dirección a Gadara, ciudad sobre una de las márgenes de Galilea, que era un territorio en el que Satanás había establecido una fortaleza demoníaca.

Estoy convencido que la tormenta se produjo como consecuencia de un ataque del Adversario. Recuerde que, aunque limitado, él tiene poder, el mismo que le concede el pecado del género humano.

¿Cuántas acciones encaminadas a predicar las Buenas Nuevas de Jesucristo enfrentaron oposición en el reino de las tinieblas? Sin duda muchas. Es una realidad que, además de mantenernos alerta, debe llevarnos a estar prendidos de Dios en oración. Jamás olvide que usted y yo libramos nuestras batallas contra el mundo de lo oculto, no en nuestras fuerzas sino en el poder de Dios. ¡Él nos asegura la victoria!

Sin temor a las reacciones del enemigo

Un experimentado estratega militar relataba que la forma más contundente y eficaz para destruir el ejército contrario se fundamentaba en conocerlo en detalle y atacar sus puntos neurálgicos. “Es necesario adentrarse en el territorio enemigo para asestarle duros golpes”, explicó.

Como cristianos comprometidos, usted y yo estamos en la línea de batalla. Somos guerreros espirituales. No olvide que Satanás tratará de impedir a toda costa que invadamos con el Evangelio transformador de Jesucristo, las áreas geográficas sobre las cuales gobierna.

Tras el incidente en el mar de Galilea, el Señor Jesús arribó a Gadara, ciudad en la que el Adversario tenía una verdadera fortaleza. Inmediatamente le salió al paso un endemoniado. “Ese hombre no vivía en una casa, sino en el cementerio, y hacía ya mucho tiempo que andaba desnudo… Cuando ese hombre vio a Jesús, lanzó un grito y cayó de rodillas ante él. Entonces Jesús ordenó a los demonios que salieran del hombre, pero ellos gritaron:--¡Jesús, Hijo del Dios Altísimo!¿Qué vas a hacer con nosotros? Te rogamos que no nos hagas sufrir!(Lucas 4:26-29, Traducción en Lenguaje Actual)

¡Satanás pone tropiezos! Olvida que Cristo lo venció en la cruz, y en medio de su tozudez, persiste desplegando ataques contra el Reino de Dios.

Cuando Jesús les ordenó que salieran del hombre, “los demonios le rogaron a Jesús que no los mandara al abismo, donde se castiga a los demonios. Cerca de ahí, en un cerro, había muchos cerdos comiendo. Los demonios le suplicaron a Jesús que los dejara entrar en esos animales, y él les dijo permiso.”(Lucas 8:31, 32, Traducción en Lenguaje Actual)

¿Cuál era el motivote aquellos seres inicuos? Quedarse en Gadara, que consideraban territorio de su propiedad. Dominaba sobre sinnúmero de per4sdonas hasta tal punto que, una vez libertado aquel hombre y tras precipitarse los cerdos endemoniados en el mar, “…los habitantes de la región de Gerasa le rogaron a Jesús que se fuera de allí, porque tenían mucho miedo.”(Lucas 4:37, Traducción en Lenguaje Actual).

Nuestro enemigo espiritual ejerce dominio sobre áreas geográficas específicas. Usted y yo, como cristianos comprometidos, estamos llamados a recobrar esos territorios. Lo hacemos extendiendo el Reino de Dios mediante la proclamación del Evangelio.

Es una arremetida que emprendemos mediante oración y la identificación de los puntos donde opera el mundo de las tinieblas. Batallamos en oración y clamor, y tenemos asegurada la victoria.

El mapeo espiritual, como se denomina a la cartografía, debemos realizarlo de una búsqueda sincera de Dios.

Si tiene alguna inquietud, por favor, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@gmail.com o llamarme al (0057) 317-4913705

© Fernando Alexis Jiménez

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01 Dic 2012

El papel de la cartografía en la Guerra Espiritual

Escrito por: fjimenez el 01 Dic 2012 - URL Permanente

El papel de la cartografía en la Guerra Espiritual

Fernando Alexis Jiménez



N

inguno de los asistentes—alrededor de cien personas—quería perder detalle de la conferencia. Llevábamos dos horas y, a pesar de tener agotado el tema central, nadie quería que concluyéramos la jornada. “¿Usted cree en la validez de la cartografía espiritual?--me preguntó desde el fondo del auditorio un joven quien se identificó como director del grupo de alabanza de su congregación--. Personalmente creo que es fanatismo”, dijo.

Le expliqué que la cartografía no es un fin sino un medio a través del cual identificamos qué tipo de fortaleza de maldad estamos enfrentando cuando desarrollamos acciones de evangelización y siembra de nuevas iglesias.

El interrogante de aquélla persona no es el único que he escuchado al dictar talleres o conferencias. Es recurrente. Muchos de los líderes de la iglesia cristiana, en general, todavía se resisten al tema de la Guerra Espiritual y desestiman el que se haga mapeo para identificar espíritus territoriales. Es comprensible esa reticencia, más en un mundo que todo quiere racionalizarlo y encontrar explicaciones al por qué ocurren las cosas.

Hace poco un estudiante de quinto año de teología me decía que “las posesiones diabólicas no existen; son manifestaciones de esquizofrenia”. Por años, pensé igual cuando estaba cursando la carrera en el Seminario Bíblico. No obstante, mi perspectiva cambió cuando debí enfrentar a los demonios durante mi ejercicio ministerial.

La Cartografía espiritual: una estrategia

En esencia, la Cartografía es una estrategia. Nos permite identificar los espíritus que gobiernan territorios, para emprender acciones orientadas a destruir sus fortalezas. Es algo que debemos investigar más antes que temerle o desestimarlo. Traigo a colación las palabras de la autora y conferencista cristiana, Jill Martin Rishe, cuando plantea: “El ocultismo merece un sano respero, pero no es algo por lo que el cristiano deba tener miedo.”(William Martin. “El ocultismo y su reino”. Grupo Nelson Editores. EE.UU. 2009.Pg. 7)

El proceso de Cartografía comienza con un trabajo concienzudo orientado a identificar los lugares de concentración religiosa, de ocultismo, entre otros aspectos. Eso demandará tiempo de oración e investigación. Los registros históricos, libros, recortes de periódicos e incluso, referencias orales sobre las tradiciones culturales, religiosas e incluso, manifestaciones artísticas. Todo esto es importante.

Igualmente se debe hacer una relación de los fenómenos sociales prevalentes: violencia, drogadicción, alcoholismo, hechicería, prostitución, violencia intrafamiliar, alta accidentalidad, índices de suicidios y aspectos que resultan importantes cuando desarrollamos un trabajo de evangelización y siembra de nuevas iglesias.

Esta información es valiosa. Incluso, entre más puntual sea, mejor. Es decir, en mapas identificar dónde se encuentran las iglesias—de la confesión que sean—los establecimientos públicos donde se propicia la perdición y la inmoralidad, casas donde se practica la brujería o se expenden drogas. Ese es un paso fundamental.

Ya sabemos, a partir de los elementos que recogemos, contra qué fuerzas de maldad enfrentarnos. Es esencial, recuérdelo, el trabajo de Cartografía espiritual, porque se convierte en uno de los pilares para desalojar las huestes territoriales.

Desaloje a las huestes territoriales

Un ejemplo del dominio territorial por parte de Satanás y sus huestes, lo encontramos en Éfeso, durante el período en el que el apóstol Pablo desplegó una prolongada acción evangelística que describe el libro de los Hechos, capítulo 19. “Entró Pablo en la sinagoga, y por tres meses continuó hablando denodadamente, discutiendo y persuadiéndoles acerca del reino de Dios” (Hechos 19:8. La Biblia de las América)

Es natural que el mundo de las tinieblas se iba a oponer y su reacción se puso en evidencia a través de quienes se oponían a la proclamación del Evangelio. Los espíritus de maldad temblaban ante la posibilidad de que se produjera un avance del Reino de Dios: “Pero cuando algunos se endurecieron y se volvieron desobedientes hablando mal del Camino ante la multitud, Pablo se apartó de ellos llevándose a los discípulos, y discutía diariamente en la escuela de Tirano” (Hechos 19:9. La Biblia de las Américas)

Es evidente que si procuramos establecer una iglesia donde por años han dominado huestes territoriales, además de enfrentar ataques físicos y espirituales, usted hallará un terreno árido.

En ese orden de ideas y tomando como fundamento la cartografía espiritual, si usted conoce qué legiones de maldad operan en la zona, podrá enfrentarlas eficazmente. Puede echar fuera los espíritus por su nombre o haciendo alusión a su función. Recuerde que en usted opera el poder y la autoridad de Jesucristo.

La Guerra Espiritual debe ser sostenida y perseverante

Es evidente que el apóstol Pablo sabía a qué y a quiénes se estaba enfrentando. La Biblia registra que la oposición y ataques fue algo constante: “Esto continuó por dos años, de manera que todos los que vivían en Asia oyeron la palabra del Señor, tanto judíos como griegos. Y Dios hacía milagros extraordinarios por mano de Pablo, de tal manera que incluso llevaban pañuelos o delantales de su cuerpo a los enfermos, y las enfermedades los dejaban y los malos espíritus se iban de ellos.”(Hechos 19:10-12. La Biblia de Las Américas)

Pablo no se amilanó. Sabía que la lucha no iba a ser fácil, pero se sostuvo, perseverando en las batallas contra las huestes que dominaban ese territorio. Era consciente que no estaba solo. Dios estaba con él y lo respaldaba con señales y milagros.

Otro aspecto relevante es que los espíritus se sometían a la autoridad con la que el apóstol ejercía su ministerio. Dicen las escrituras que “…se iban de ellos”, con lo que se pone en evidencia algo importante: Numerosas personas, sino muchas, estaban atadas por los espíritus que ejercían dominio territorial, y en el poder de Jesucristo eran liberadas.

En el mundo de las tinieblas saben quién es quien

Con frecuencia escucho a infinidad de conferencistas e incluso, cristianos que están vinculados a algún ministerio, pontificando alrededor de la Guerra Espiritual. Posan de saber mucho, pero en medio del diálogo descubre uno que no han profundizado en el tema y hablan sin saber a qué se refieren. Esa es la razón por la que haya tanta renuencia de muchos no creyentes al tema de la liberación espiritual, porque abunda información sin fundamento bíblico.

Lo cierto es que en el mundo de las tinieblas saben quién es quien. Allá lo conocen a usted. Sabe si es un hombre o mujer de oración, o simplemente se fundamento en conocimientos sin que sus palabras estén respaldadas por una vida de compromiso con Jesucristo.

Pablo fue testigo de este hecho y tuvo conocimiento de cómo los ministros sin fe ni fundamento, quedaban en vergüenza en la ciudad de Éfeso: “Pero también algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, trataron de invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os ordeno por Jesús, a quien Pablo predica. Y siete hijos de un tal Esceva, uno de los principales sacerdotes judíos, eran los que hacían esto. Pero el espíritu malo respondió, y les dijo: A Jesús conozco, y sé quién es Pablo, pero vosotros, ¿quiénes sois? Y el hombre en quien estaba el espíritu malo se lanzó sobre ellos, y los dominó y pudo más que ellos, de manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos. Y supieron esto todos los habitantes de Éfeso, tanto judíos como griegos; y el temor se apoderó de todos ellos, y el nombre del Señor Jesús era exaltado. ”(Hechos 19:13-17. La Biblia de Las Américas)

Por favor, tome nota del hecho de que los demonios sabían quién era Pablo, así como saben quién es usted y quién soy yo, y si ejercemos la autoridad de Jesucristo en nuestro ministerio.

La toma de territorios ocupados

Ocupar territorios por muchos años en poder del mundo de las tinieblas, no será tarea fácil, pero no podemos eludirla. Una vez tenemos identificados lugares de prostitución, bares, cantinas, clubes nocturnos, saunas masculinas, centros de espiritismo, casas donde habitan brujas, quirománticas o hechiceras así como expendios de drogas y moteles donde se practica el adulterio y la fornicación, sabemos adónde dirigir nuestras oraciones para que esas fortalezas de maldad caigan por tierra.

Tenga presente que a los representantes de Satanás deberá enfrentarlos. Ellos no se quedarán quietos. Pablo y sus colaboradores experimentaron fuertes ataques, no solo contra su integridad física sino fortaleza espiritual: Por aquel tiempo se produjo un alboroto no pequeño por motivo del Camino. Porque cierto platero que se llamaba Demetrio, que labraba templecillos de plata de Diana y producía no pocas ganancias a los artífices, reunió a éstos junto con los obreros de oficios semejantes, y dijo: Compañeros, sabéis que nuestra prosperidad depende de este comercio. Y veis y oís que no sólo en Éfeso, sino en casi toda Asia, este Pablo ha persuadido a una gran cantidad de gente, y la ha apartado, diciendo que los dioses hechos con las manos no son dioses verdaderos. ” (Hechos 19:23-26. La Biblia de Las Américas)

Un ministro de liberación debe estar preparado. Como soldado en la guerra, no puede esperar que lo tomen desprevenido. Recuerde que nuestras armas contra las tinieblas, son espirituales: la oración y el ayuno. No vamos a enfrentar a los demonios de otra manera (2 Corintios 10:4).

No olvide que nuestros adversarios espirituales de maldad, no se quedarán quietos: Y la ciudad se llenó de confusión, y a una se precipitaron en el teatro, arrastrando consigo a Gayo y a Aristarco, los compañeros de viaje de Pablo, que eran de Macedonia.”(Hechos 19:29. La Biblia de Las Américas)

¿La clave? No desprendernos de la mano de Dios. Si perseveramos en Él y con Él, tenemos asegurada la victoria.

Transcurrido no mucho tiempo después, Éfeso llegó a ser una iglesia sólida, con cristianos que comprometieron sus esfuerzos en la extensión del Reino de Dios. Eso demandó, por supuesto, compromiso y perseverancia de los creyentes de la región. Satanás fue desalojado, pero estos cristianos siguieron firmes, dando la batalla y ganando almas para Cristo: También muchos de los que habían creído continuaban viniendo, confesando y declarando las cosas que practicaban. Y muchos de los que practicaban la magia, juntando sus libros, los quemaban a la vista de todos; calcularon su precio y hallaron que llegaba a cincuenta mil piezas de plata. Así crecía poderosamente y prevalecía la palabra del Señor. ” (Hechos 19: 18-20. La Biblia de Las Américas)

Hoy día, en todo el mundo, las experiencias toman los mismos fundamentos que asumieron los cristianos del primer siglo. El ministro cristiano, Luciano José García Marín, ha sido uno de los abanderados de la Guerra Espiritual en Junín de los Andes, en el tema de Cartografía y Guerra Espiritual.

Una experiencia práctica con Cartografía espiritual

Un documento que publicó ampliamente en Internet, reseña que su lucha comenzó al tomar conciencia de la prevalencia de la idolatría en la zona. Por años han estado presentes las tradiciones de la cultura de los indios Mapuches. Ellos adoran al dios Ngenechen e invocan, en sus ceremonias, los espíritus del este, oeste, norte y sur. Sus líderes espirituales son las machi o curanderas. Los pobladores les creen y las siguen.

Los creyentes desarrollaron estrategias de oración y la toma del territorio, ungiendo las calles y centros de convergencia de público. Incluso, clamaron en sector como el río Chimehuin, el cerro media luna, el cerro de la cruz y frente a la imagen del Gauchito Gil, declarando la victoria de Cristo y reclamaron que cayeran a tierra las fortalezas de maldad. Una avanzada que tomó no solo meses sino años, como lo describe García Marín.

Usted y yo estamos llamados a extender el Reino y la Cartografía espiritual constituye una valiosa ayuda que no podemos, ni desestimar ni desconocer.

¿Ha desarrollado acciones concretas para derribar fortalezas de maldad en el barrio, la ciudad o la provincia que habita?¿Tiene identificadas qué fuerzas de maldad operan en su zona?¿Cuando ha librado batallas de guerra espiritual ataca directamente los espíritus por sus funciones o nombres o da “golpes al aire”? Por favor, que estos interrogantes le lleven a reflexionar sobre su compromiso en la extensión del Evangelio.

Si usted lee estos temas por primera vez, desearía preguntarle: ¿Ya recibió a Jesucristo como Señor y Salvador? Por favor, no dilate esa decisión. Es fundamental que le abra las puertas de su corazón a Cristo. Puedo asegurarle que su vida experimentará cambio, pero además, asegura la vida eterna. No dilate esa decisión. Reciba hoy a Jesús como Señor y Salvador.

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirnos a webestudiosbiblicos@gmail.com o llamarnos al (0057)317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

04 Nov 2012

¿Qué atrae a las personas a las sectas satánicas?

Escrito por: fjimenez el 04 Nov 2012 - URL Permanente

¿Qué atrae a las personas a las sectas satánicas?

Fernando Alexis Jiménez



E

l templo era moderno, llamativo, sujeto a la arquitectura del momento. Una fachada llamativa, a la que generalmente confluían los comentarios más generosos de los turistas, a lo que se sumaba el diseño audaz de puertas y ventanas con perfiles de aluminio. Reluciente. Llamativo. Acogedor. Cómodo.

Sin embargo la estructura apareció toda pintada con inscripciones agresivas, pintadas con aerosol, y que se atribuía un grupo de jóvenes satanistas en Los Ángeles, California.

El incidente hizo recordar un reciente operativo policial, que tuvo amplio despliegue en los medios de comunicación, y que se realizó en La Paulina de Montes de Oca, Costa Rica, puso en evidencia una creciente adoración de lo oculto por parte de una juventud rebelde, que encuentra en el satanismo una forma de expresar su inconformidad con los principios y reglas impuestos por la sociedad.

Las prácticas de los jóvenes, no solo en Centro sino en Norte y Suramérica, incluyen profanación de tumbas y de lugares donde se congregan cristianos. Es su forma de manifestar aversión a todo aquello que tiene directa relación con la fe, con Cristo, con la Salvación.

Una peligrosa y creciente epidemia



Millares de personas en todo el mundo están cayendo presa de la atracción que despierta lo oculto…

La mayoría de los jóvenes que terminan inmersos en sectas satánicas, encuentran en esos grupos un espacio liberador, fundamentalmente, de aquello que consideran ataduras morales, de las convenciones sociales y de los códigos represivos. En los grupos, la práctica de desórdenes sexuales y de ritos repugnantes (descuartizar animales, beber su sangre, etc.) produce una liberación de las prohibiciones aprendidas en la niñez.

Si algo me atraía del “grupo” era que encontraba la aceptación que no me brindaban mis padres; jamás me recriminaban. Otro aspecto es que se hacían cosas locas, las que ninguno de mis amigos imaginaría en la universidad. Cuando se descubrían las profanaciones y todos en el campus hablaban de lo arriesgados de quienes lo habían hecho, interiormente sonreía y sentía que era más audaz que todos ellos juntos”, me compartió un joven rescatado por Jesucristo de una secta demoníaca. Luis Carlos tiene hoy 26 años y está terminando una carrera de ingeniería.

Pero no solamente los jóvenes sucumben ante la tentación, también los adultos. Generalmente la secta satánica es un espacio cerrado, minoritario, en el que convergen personas reunidas con el objeto de adorar al demonio a quien consideran un ser con poderes sobrenaturales capaces de intervenir en el mundo.

¿De dónde provienen sus integrantes?

Los jóvenes que integran las sectas satánicas suelen ser principalmente chicos con trastornos psicológicos y un profundo rechazo ante todas las instituciones sociales establecidas familia, iglesia, el Estado y todo cuanto les representa autoridad.

Son frecuentes en estos jóvenes la depresión, el consumo de alcohol y drogas, elementos que llevan a un estado de esquizofrenia o paranoia. Es necesario señalar que el peligro de estas patologías es el hacerse evidente sólo en su estado más avanzado, por lo que su detección no es fácil a primera vista.



Tan sólo en Europa se estima que un millón de personas forman parte activa de sectas satánicas…

Las reuniones, a las que concurren no solamente jóvenes sino muchos adultos, se caracterizan por la realización de ritos que no son más que parodias del rito cristiano. Como características privativas de ellas podemos mencionar la adoración cultica a satanás, "la inversión del orden sagrado ortodoxo", enseñanza esotérica, "la trinidad demoníaca (la Bestia, el Anti-cristo, el Falso Profeta)"y la alteración de oraciones y credos cristianos.

Si quisiéramos hacer una clasificación de estos grupos, podríamos decir que hay algunas variables: las "sectas Luciferinas" que creen que Lucifer ha sido tratado injustamente por el cristianismo, ya que él es el símbolo del conocimiento y la sabiduría siendo por lo tanto la verdadera luz; buscan el poder, el dinero y las influencias; le siguen las organizaciones simplemente conocidas como satanistas conformadas por individuos de nivel intelectual medio-alto, normalmente profesionales o empleados de mandos medios conocedores de distintas materias esotéricas. Su fuerte es todo lo que guarde relación con la astrología y la magia.

Otras ramas de estas practicas que atraen muchos adeptos son "La iglesia de satán" y el "El templo de Seth". A los "Adoradores de Seth" o "Amigos de Lucifer" se les considera las sectas más peligrosas. Se les ha relacionado constantemente con secuestros, abusos sexuales, inducción a suicidios e incluso a homicidios. Son característicos de ellas las muestras de "fidelidad y dignidad" como el secuestro de cadáveres, el beber sangre, la exposición sexual y actos tan aberrantes como la necrofagia y la necrofilia.

Asedio creciente del ocultismo

Hoy día muchos niegan la existencia de un mundo oculto. Consideran que se trata de mera superstición en un siglo en el que los avances científicos sorprenden cada vez por su ingeniosidad. Y mientras cierran los ojos a la realidad, se abren a corrientes filosóficas y de pensamiento que encierran mucha maldad. Sutilmente la perversidad está tomando fuerza en nuestra sociedad.

La Iglesia cristiana debe levantarse en batalla, recordando que en la lucha que libramos contra el mundo de las tinieblas, tenemos asegurada la victoria, como enseña el pastor, autor y conferencista Luis Enrique Kike Escobar: “Algunos de quienes declaran con sus labios la victoria final y definitiva de Cristo se enfrentan a la furia de los más terribles ataques de Satanás. No obstante, su fe no vacila, lo cual es resultado de una vivificante relación con Cristo Jesús. Aquí radica la esencia de la confesión de fe, basada en la Palabra de Dios y en la Sangre del Cordero, cuya victoria ha provisto la eterna derrota de Satanás” (Kike Escobar. “La oración de autoridad”. Seminario de Guerra Espiritual. Emporio Producciones. Colombia. 2012. Pg. 37)

Aun cuando el enemigo parezca ser muy poderoso, realmente no es tan fuerte como parece porque Cristo lo venció. Y la Iglesia debe hacer acopio de esa autoridad espiritual. El enemigo ataca, sin embargo los cristianos debemos permanecer alerta. Tenemos claro que “... no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”(Efesios 6:12).

¿Cómo hacerle frente? Con oración y una estrecha relación con el Señor Jesucristo. La Biblia dice: “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros”(Santiago 4:7). Recuerde: Con el poder de Dios ¡Tenemos asegurada la victoria!

Es cierto que el enemigo está golpeando duramente a nuestra juventud y a personas adultas con vacíos en su mundo interior, pero no podemos darnos por vencidos. Tenemos asegurada la victoria y debemos movernos en esa dimensión de poder divina. Orar y actuar. Allí está la clave. Es menester que recobremos los territorios en los que, por años, ha tenido dominio nuestro Adversario espiritual.

Si aún no lo ha hecho, hoy es el día para que reciba a Jesucristo en su corazón como su único y suficiente Salvador. Puedo asegurarle que es una decisión de la que jamás se arrepentirá. Recuerde que Cristo nuestro amado Señor es quien nos lleva a experimentar crecimiento personal y espiritual. Produce transformación en nuestra forma de pensar y de actuar.

Si tiene alguna inquietud, por favor, no dude en escribirnos apastorfernandoalexis@gmail.com o llamarnos al (0057)317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez –

Síganos en www.estudiosbiblicos.jimdo.com

Twitter @oraciondepoder

Facebook http://facebook.com/fernandoalexis.jimenez

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

31 Ago 2012

Posesión o influencia demoníaca: Usted corre peligro

Escrito por: fjimenez el 31 Ago 2012 - URL Permanente

Posesión o influencia demoníaca: Usted corre peligro

Fernando Alexis Jiménez



E

l servicio cristiano estaba muy concurrido. Simón, el diácono, calculó que habría 800 personas en el auditorio. El calor era insoportable y aunque estaban funcionando todos los ventiladores, la brisa artificial a duras penas cubría un segmento de los concurrentes. Pese a la incomodidad, la predicación mantenía absortos a todos.

--Padre, ordeno en el Nombre de Jesús que todo espíritu de maldad salga ahora mismo--, dijo el pastor desde la plataforma.

Esas pocas palabras desencadenaron una tormenta y en varios lugares se manifestaron personas afectadas por los demonios.

Simón y otras muchas personas no entendían por qué razón muchos de los cristianos de muchos años de pronto convulsionaban la y cambiaban la voz.

--¿Cómo puede ocurrir esto?—le comentó a su esposa aquella noche mientras tomaban la cena, visiblemente preocupado.

Sin duda usted habrá escuchado o presenciado casos así. Y surgen muchas preguntas, apenas natural: ¿Qué ocurre con el cristiano cuando está ante ataques de los demonios que lo oprimen?¿Puede conservarse la liberación?¿Si pecar, un cristiano puede ser oprimido por el mundo de las tinieblas?

Los demonios al ataque

Aun cuando seamos cristianos, el enemigo está buscando a quién destruir (Cf. 1 Pedro 5:8; Juan 10:10 a). Por ese motivo, no podemos descuidarnos.

Quizá usted me dirá: “Es imposible que el Adversario espiritual cause daño a un creyente”. Es el argumento de infinidad de personas que, una vez se convierten a Cristo, consideran tener a disposición un seguro contra influencia demoníaca. ¡Tremendo error!

Al respecto, John Eckardt, reconocida autoridad en el tema de la guerra espiritual, señala que: “Los demonios pueden habitar en aquellas áreas particulares de la vida del cristiano y, sin embargo, los demonios no pueden habitar dentro del espíritu del cristiano, porque es donde Jesús y el Espíritu Santo habitan. Luego, cuando nosotros decimos que un cristiano está poseído o demonizado, no decimos que un cristiano puede tener demonios en su espíritu, pero esa persona puede tener demonios en partes del ama y cuerpo físico”( ¿Cómo ministrar liberación?. John Eckhardt. “¿Puede un cristiano tener un demonio?”. Editorial Certeza. EE.UU. 2005. Pg. 34)

No olvide que los seres humanos nos componemos por tres partes claramente definidas por el apóstol Pablo cuando escribió sobre espíritu, alma y cuerpo (Cf. 1 Tesalonicenses 5:23)

El Señor Jesús aludió a la necesidad de no dejar que nuestro ser quede sin protección una vez se produce la liberación de espíritus demoníacos: Cuando un espíritu maligno sale de una persona, va al desierto en busca de descanso, pero como no lo encuentra, dice: “Volveré a la persona de la cual salí”.”(Lucas 11:24. Nueva Traducción Viviente)

Si el cristiano persiste en pecar, está abriendo puertas al mundo de las tinieblas. Él es muy astuto y no desperdicia oportunidad.

Conozco de personas que incluso están en el liderazgo, que reinciden en consultar pornografía, mantener romances, han caído en adulterio o incluso, en medio de la desesperación por alguna situación crítica, consultaron el horóscopo, la carta astral o el tarot. ¡Abrieron puertas a Satanás y sus secuaces! Y nuestro opositor, genera influencia, angustia y desasosiego en quien incurre en esta situación.

Usted se preguntará, Y ¿qué de aquellos que sin pecar, se ven oprimidos por el enemigo espiritual? Puede obedecer a traumas de la niñez o quizá momentos que marcaron la vida de creyente y que, en el momento de la conversión, no fueron atendidos. No se les ministró y siguen latentes, causando problemas.

Ese hecho constituye una oportunidad de oro para el mundo de las tinieblas que genera opresión. Nuevamente es a John Eckhardt a quien cito para ayudar a dilucidar el tema:

“Personalmente no tengo tanto problema con la palabra poseído como algunos cristianos lo tienen. De hecho, para mí la palabra demonizado suena peor. Cuando miré la palabra poseído, una definición, simplemente significa ocupado. Mi conclusión es que si un demonio ocupa tu talón, ocupa parte de ti. Esto no significa que ocupa tu espíritu, alma y cuerpo. Si ocupa una pequeña porción, tal como un órgano físico en tu cuerpo, o un espíritu de enfermedad, luego hay parte de posesión en algún grado”(¿Cómo ministrar liberación?. John Eckhardt. “¿Puede un cristiano tener un demonio?”. Editorial Certeza. EE.UU. 2005. Pg. 33)

Es necesario renunciar a toda puerta abierta al mundo del ocultismo antes de conocer a Cristo. La persona debe ser consciente del peligro que corre y proceder a la respectiva renuncia.

Mantenernos en intimidad con Dios

Si usted fue liberado de posesión demoníaca, ahora en su condición de cristiano debe permanecer asido de la mano de Dios. No se descuide.

El Señor Jesús enseñó que: De modo que regresa y encuentra que su antigua casa está barrida y en orden. Entonces el espíritu busca a otros siete espíritus más malignos que él, y todos entran en la persona y viven allí. Y entonces esa persona queda peor que antes”(Lucas 11:25, 26. Nueva Traducción Viviente)

Recuerdo el caso del líder de jóvenes en una congregación a la que me invitaron para dictar una conferencia sobre Guerra Espiritual. El chico relató que antes de conocer a Cristo había practicado actos de inmoralidad. “Aun cuando camino con Cristo hoy día, las tentaciones son muy fuertes”, relató.

Es evidente que el enemigo espiritual querrá seguir poniendo tropiezo. Por ese motivo, bajo ninguna circunstancia podemos descuidarnos; antes bien, es aconsejable mantenernos unidos a Dios en oración y en la meditación de Su Palabra. Nos asegura protección frente a los ataques reiterados de las tinieblas y las tentaciones que pone a nuestro paso. Es cierto, no las podemos evitar, pero fortalecidos en el Señor, podemos vencer.

Posesión o influencia

Una persona que no tiene a Cristo Jesús en su vida, está expuesta a la posesión demoníaca. No podemos olvidar que por estar distanciado de Dios, abre puertas de múltiples maneras a lo oculto y en general, al mundo de las tinieblas.

En el caso del creyente, si abre puertas nuevamente, se desencadena una opresión demoníaca. El enemigo toma ventaja. Primero inunda la mente con pensamientos de maldad con el fin de ir ganando terreno. ¡No podemos descuidarnos jamás!

El Señor Jesús nos delegó una tarea: recobrar esos territorios donde hoy domina el enemigo espiritual y ministrar libertad a los cautivos: “Estas señales milagrosas acompañarán a los que creen: expulsarán demonios en mi nombre y hablarán nuevos idiomas… ”(Marcos 16:17. Nueva Traducción Viviente)

No olvide que tenemos autoridad para echar fuera demonios. Es una tarea que nos delegó Jesucristo, dándonos poder para ministrar. Además, el enemigo espiritual está vencido.

A propósito: Hoy es el día oportuno para que le abra las puertas de su corazón a Jesucristo. Puedo asegurarle que jamás se arrepentirá. Él será quien transforme todo su ser. No deje pasar este momento y recíbalo en su corazón como su único y suficiente Salvador.

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirnos a pastorfernandoalexis@gmail.com o llamarnos al (0057)317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez – Síganos en www.guerraespiritual.org

Twitter @oraciondepoder

Facebook http://facebook.com/fernandoalexis.jimenez

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Posesión o influencia demoníaca: Usted corre peligro

Escrito por: fjimenez el 31 Ago 2012 - URL Permanente

Posesión o influencia demoníaca: Usted corre peligro

Fernando Alexis Jiménez



E

l servicio cristiano estaba muy concurrido. Simón, el diácono, calculó que habría 800 personas en el auditorio. El calor era insoportable y aunque estaban funcionando todos los ventiladores, la brisa artificial a duras penas cubría un segmento de los concurrentes. Pese a la incomodidad, la predicación mantenía absortos a todos.

--Padre, ordeno en el Nombre de Jesús que todo espíritu de maldad salga ahora mismo--, dijo el pastor desde la plataforma.

Esas pocas palabras desencadenaron una tormenta y en varios lugares se manifestaron personas afectadas por los demonios.

Simón y otras muchas personas no entendían por qué razón muchos de los cristianos de muchos años de pronto convulsionaban la y cambiaban la voz.

--¿Cómo puede ocurrir esto?—le comentó a su esposa aquella noche mientras tomaban la cena, visiblemente preocupado.

Sin duda usted habrá escuchado o presenciado casos así. Y surgen muchas preguntas, apenas natural: ¿Qué ocurre con el cristiano cuando está ante ataques de los demonios que lo oprimen?¿Puede conservarse la liberación?¿Si pecar, un cristiano puede ser oprimido por el mundo de las tinieblas?

Los demonios al ataque

Aun cuando seamos cristianos, el enemigo está buscando a quién destruir (Cf. 1 Pedro 5:8; Juan 10:10 a). Por ese motivo, no podemos descuidarnos.

Quizá usted me dirá: “Es imposible que el Adversario espiritual cause daño a un creyente”. Es el argumento de infinidad de personas que, una vez se convierten a Cristo, consideran tener a disposición un seguro contra influencia demoníaca. ¡Tremendo error!

Al respecto, John Eckardt, reconocida autoridad en el tema de la guerra espiritual, señala que: “Los demonios pueden habitar en aquellas áreas particulares de la vida del cristiano y, sin embargo, los demonios no pueden habitar dentro del espíritu del cristiano, porque es donde Jesús y el Espíritu Santo habitan. Luego, cuando nosotros decimos que un cristiano está poseído o demonizado, no decimos que un cristiano puede tener demonios en su espíritu, pero esa persona puede tener demonios en partes del ama y cuerpo físico”( ¿Cómo ministrar liberación?. John Eckhardt. “¿Puede un cristiano tener un demonio?”. Editorial Certeza. EE.UU. 2005. Pg. 34)

No olvide que los seres humanos nos componemos por tres partes claramente definidas por el apóstol Pablo cuando escribió sobre espíritu, alma y cuerpo (Cf. 1 Tesalonicenses 5:23)

El Señor Jesús aludió a la necesidad de no dejar que nuestro ser quede sin protección una vez se produce la liberación de espíritus demoníacos: Cuando un espíritu maligno sale de una persona, va al desierto en busca de descanso, pero como no lo encuentra, dice: “Volveré a la persona de la cual salí”.”(Lucas 11:24. Nueva Traducción Viviente)

Si el cristiano persiste en pecar, está abriendo puertas al mundo de las tinieblas. Él es muy astuto y no desperdicia oportunidad.

Conozco de personas que incluso están en el liderazgo, que reinciden en consultar pornografía, mantener romances, han caído en adulterio o incluso, en medio de la desesperación por alguna situación crítica, consultaron el horóscopo, la carta astral o el tarot. ¡Abrieron puertas a Satanás y sus secuaces! Y nuestro opositor, genera influencia, angustia y desasosiego en quien incurre en esta situación.

Usted se preguntará, Y ¿qué de aquellos que sin pecar, se ven oprimidos por el enemigo espiritual? Puede obedecer a traumas de la niñez o quizá momentos que marcaron la vida de creyente y que, en el momento de la conversión, no fueron atendidos. No se les ministró y siguen latentes, causando problemas.

Ese hecho constituye una oportunidad de oro para el mundo de las tinieblas que genera opresión. Nuevamente es a John Eckhardt a quien cito para ayudar a dilucidar el tema:

“Personalmente no tengo tanto problema con la palabra poseído como algunos cristianos lo tienen. De hecho, para mí la palabra demonizado suena peor. Cuando miré la palabra poseído, una definición, simplemente significa ocupado. Mi conclusión es que si un demonio ocupa tu talón, ocupa parte de ti. Esto no significa que ocupa tu espíritu, alma y cuerpo. Si ocupa una pequeña porción, tal como un órgano físico en tu cuerpo, o un espíritu de enfermedad, luego hay parte de posesión en algún grado”(¿Cómo ministrar liberación?. John Eckhardt. “¿Puede un cristiano tener un demonio?”. Editorial Certeza. EE.UU. 2005. Pg. 33)

Es necesario renunciar a toda puerta abierta al mundo del ocultismo antes de conocer a Cristo. La persona debe ser consciente del peligro que corre y proceder a la respectiva renuncia.

Mantenernos en intimidad con Dios

Si usted fue liberado de posesión demoníaca, ahora en su condición de cristiano debe permanecer asido de la mano de Dios. No se descuide.

El Señor Jesús enseñó que: De modo que regresa y encuentra que su antigua casa está barrida y en orden. Entonces el espíritu busca a otros siete espíritus más malignos que él, y todos entran en la persona y viven allí. Y entonces esa persona queda peor que antes”(Lucas 11:25, 26. Nueva Traducción Viviente)

Recuerdo el caso del líder de jóvenes en una congregación a la que me invitaron para dictar una conferencia sobre Guerra Espiritual. El chico relató que antes de conocer a Cristo había practicado actos de inmoralidad. “Aun cuando camino con Cristo hoy día, las tentaciones son muy fuertes”, relató.

Es evidente que el enemigo espiritual querrá seguir poniendo tropiezo. Por ese motivo, bajo ninguna circunstancia podemos descuidarnos; antes bien, es aconsejable mantenernos unidos a Dios en oración y en la meditación de Su Palabra. Nos asegura protección frente a los ataques reiterados de las tinieblas y las tentaciones que pone a nuestro paso. Es cierto, no las podemos evitar, pero fortalecidos en el Señor, podemos vencer.

Posesión o influencia

Una persona que no tiene a Cristo Jesús en su vida, está expuesta a la posesión demoníaca. No podemos olvidar que por estar distanciado de Dios, abre puertas de múltiples maneras a lo oculto y en general, al mundo de las tinieblas.

En el caso del creyente, si abre puertas nuevamente, se desencadena una opresión demoníaca. El enemigo toma ventaja. Primero inunda la mente con pensamientos de maldad con el fin de ir ganando terreno. ¡No podemos descuidarnos jamás!

El Señor Jesús nos delegó una tarea: recobrar esos territorios donde hoy domina el enemigo espiritual y ministrar libertad a los cautivos: “Estas señales milagrosas acompañarán a los que creen: expulsarán demonios en mi nombre y hablarán nuevos idiomas… ”(Marcos 16:17. Nueva Traducción Viviente)

No olvide que tenemos autoridad para echar fuera demonios. Es una tarea que nos delegó Jesucristo, dándonos poder para ministrar. Además, el enemigo espiritual está vencido.

A propósito: Hoy es el día oportuno para que le abra las puertas de su corazón a Jesucristo. Puedo asegurarle que jamás se arrepentirá. Él será quien transforme todo su ser. No deje pasar este momento y recíbalo en su corazón como su único y suficiente Salvador.

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirnos a pastorfernandoalexis@gmail.com o llamarnos al (0057)317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez – Síganos en www.guerraespiritual.org

Twitter @oraciondepoder

Facebook http://facebook.com/fernandoalexis.jimenez

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

24 Jul 2012

De la demencia a la posesión demoníaca: una frontera muy frágil

Escrito por: fjimenez el 24 Jul 2012 - URL Permanente

De la demencia a la posesión demoníaca: una frontera

muy frágil

Fernando Alexis Jiménez





L

a concentración de un centenar de espectadores en la sala de cine de la zona metropolitana de la Autora, en Denver, se vio interrumpida por los fogonazos intermitentes que provenían del arma de James Holmes. No parecía real, sino la escena de una película de terror, salvo que el sonido de los disparos era ensordecedor y el olor a pólvora invadía el ambiente.

--Era un verdadero infierno. No podía creerlo. Por un instante, pensé que mi vida había llegado a su fin--, relató un hombre de 32 años a la CNN.

Los hechos ocurrieron a la medianoche del jueves 19 de julio cuando se estrenaba la nueva película de la saga de "Batman".

Cuando el presunto sicópata compareció ante el tribunal, no se inmutó al escuchar las acusaciones de la Fiscal del distrito, Carol Chambers. Testigos relataron que el joven, a menudo con la mirada perdida, se mostró ajeno a lo que sucedía en la sala del tribunal.

Los especialistas coinciden en asegurar que en el hombre se presentan características propias de asesinos en serie: suelen ser solitarios, lo cual hace más difícil definir su perfil cuando recién logran sus trágicos cinco minutos de fama. Muchos aseguran que no se explican por qué lo hicieron, e incluso, testimonian que olvidan lo que hicieron. Incluso en esta época de redes sociales, Holmes no aparece en Facebook, LinkedIn, MySpace o Twitter.

Holmes estudiaba medicina y viene de una familia cristiana practicante. Su madre es enfermera y su padre, gerente de una compañía de programas informáticos.

Nació en San Diego, California hace 24 años, y al momento de cometer el crimen múltiple concurría a la Universidad de Colorado, donde se había matriculado para un doctorado en el programa de neurociencias en el otoño de 2011, pero lo abandonó sin motivo aparente.

La Universidad de California, en Riverside, confirmó a la cadena de televisión CBS que Holmes se graduó de neurociencias en 2010. Lo describieron como un estudiante brillante y aparentemente con un futuro prometedor.

Una mente enferma

Al momento de protagonizar los hechos, James Holmes usó un chaleco antibalas, una máscara antigás, dos armas largas y una pistola. Lo tenía todo cuidadosamente planeado. Excepto una multa por exceso de velocidad, no tenía antecedentes en el FBI ni se le asoció con grupos extremistas.

Es descrito como un tipo tímido, solitario, pulcro y de pocas palabras. No había prestado servicios en las Fuerzas Armadas.

Cuando fue arrestado no se resistió y advirtió a la policía que su apartamento tenía una trampa explosiva. Es lo único que dijo, desde entonces no volvió a hablar con los investigadores o miembros de las fuerzas de seguridad.

El joven vivía 6 km del cine, en un apartamento en el tercer piso de un edificio, donde se encontraron numerosas botellas conectadas con cables de un modo tan sofisticado, que según la policía podría haber causado una terrible destrucción.

Un residente de la cuadra declaró al diario Los Angeles Times que ni él ni sus vecinos lo conocían y que la mayoría de los residentes son inquilinos que no se relacionan entre ellos. El periódico Daily News reproduce testimonios de algunos vecinos que describen a Holmes como "tranquilo y bonachón", pero otros afirman que no respondía cuando lo saludaban. Compró legalmente todas las armas que usó en el cine, aunque no mostraba indicios de ser violento.

Según la agencia EFE, varios testigos aseguraron que Holmes vestía de manera similar al antagonista de Batman en la película que proyectaban, llamado Bane, que tiene el rostro cubierto por una máscara y amenaza con detonar una bomba en la ciudad.

Pero el comisionado de Policía de Nueva York, Raymond Kelly, declaró que Holmes tenía el cabello teñido de rojo y se definió como el "guasón, enemigo de Batman (Joker)", el villano de la película anterior, quien precisamente en una escena hace explotar un hospital a control remoto, aunque tenía el pelo teñido de verde. Si bien no se ha determinado un motivo para el ataque, el mismo guarda asombrosas similitudes con escenas, no sólo de la nueva película de "Batman", sino de las anteriores.

En "El Caballero Oscuro Renace" (The Dark Knight Rises), un villano enmascarado encabeza un grupo de asesinos en un estadio de fútbol repleto de gente y ataca con pistolas y explosivos. En otra escena, la matanza colectiva ocurre en la Bolsa de Valores.

¿Demente o poseído por el demonio?

Aun cuando los especialistas vuelcan sus esfuerzos a explicar el por qué actuó así James Holmes, hay quienes discuten que obedezca a demencia.

--Ese hombre está es poseído por los demonios—explicó a CNN una mujer que rayaba los cincuenta años y cuyas palabras provocaron en los presentadores del noticiario, un gesto de admiración, como si estuvieran escuchando un disparate.

Pero, ¿está lejos de la realidad la afirmación de esta mujer? Sin duda que no. La Biblia registra casos de personas que tenían un comportamiento autodestructivo y dañino hacia los demás, que tenían una motivación central: la posesión o influencia demoníaca.

Un ejemplo lo representa la escena en la que un hombre pidió liberación para su hijo, evidentemente gobernado por una entidad maligna: “Al pie del monte, les esperaba una gran multitud. Un hombre vino y se arrodilló delante de Jesús y le dijo: «Señor, ten misericordia de mi hijo. Le dan ataques y sufre terriblemente. A menudo cae al fuego o al agua. Así que lo llevé a tus discípulos, pero no pudieron sanarlo».”(Mateo 17:14-16. Nueva Traducción Viviente)

Otra versión presenta así el incidente: Cuando llegaron a donde estaba la multitud, un hombre se le acercó, se arrodilló delante de él, y le dijo: «¡Señor, ten compasión de mi hijo! Es lunático, y padece muchísimo. Muchas veces se cae en el fuego, y muchas otras en el agua. Lo he llevado a tus discípulos, pero no lo han podido sanar.»(Mateo 17:14-16. Reina Valera Contemporánea)

El término que se traduce como lunático, que en la Nueva Traducción Viviente refiere a que “le dan ataques y sufre terriblemente”, toma origen en la palabra griega seleniázomai. Vertido al español es “alguien loco, alunado, sin control”.

Observe que al perder el control, actuaba sin medir las consecuencias. Procuraba causarse daño, que es una característica propia de quienes están bajo posesión o influencia demoníaca.

Ahora, el asunto es que muchas personas hoy consideradas esquizofrénicas, en realidad obedecen a un influjo o gobierno de los demonios en su mente.

Ahora, qué es la esquizofrenia. De acuerdo con la definición de la Organización Mundial de la Salud se trata de un “grupo de psicosis en las que se presenta una deformación fundamental de la personalidad, una distorsión característica del pensamiento, una sensación de ser dominado por fuerzas extrañas, delirios que pueden ser extravagantes, percepción perturbada, anormalidades en el afecto que no se ajusta a la situación real y autismo. Sin embargo, se mantienen usualmente una conciencia clara y una capacidad intelectual intacta…”.

No desconocemos que existan trastornos clínicos comprobados por irregularidades en el funcionamiento cerebral, pero también es importante considerar que en la persona esté gobernando un demonio o demonios (Griego dimónionà deidad, entidad sobrenatural, ser demoníaco).

Comportamientos anormales

Muchas personas evidencian comportamientos anormales como consecuencia de la operación de demonios en sus vidas. Para que eso ocurra, necesariamente debieron haber abierto puertas al mundo de las tinieblas, la más frecuencia, mediante la comisión de pecados deliberados, recurrentes y que atentan contra fundamentos morales: perversión sexual, prácticas de brujería, hechicería, santería y satanismo, entre otros.

Cuando el rey Saúl pecó, dejó abierto un acceso a la influencia demoníaca, como lo describen las Escrituras: Ahora bien, el Espíritu del Señor se había apartado de Saúl, y el Señor envió un espíritu atormentador. Algunos de los siervos de Saúl le dijeron: —Un espíritu atormentador de parte de Dios te está afligiendo. Busquemos a un buen músico para que toque el arpa cada vez que el espíritu atormentador te aflija. Tocará música relajante, y dentro de poco estarás bien. Y cada vez que el espíritu atormentador de parte de Dios afligía a Saúl, David tocaba el arpa. Entonces Saúl se sentía mejor, y el espíritu atormentador se iba.”(1 Samuel 16:14-16, 23. Nueva Traducción Viviente)

Respecto al tipo de dolencia que lo afectaba, muchos coinciden en asegurar que podría tratarse de un comportamiento bipolar, estados de depresión agudos o comportamientos violentos. Lo que sí es probable es que no haya sido Dios mismo quien envió ese demonio.

La palabra espíritu que se utiliza en el texto, es el término hebreo rúakj, que vertido al español es “viento, estado de exaltación, ira, ánimo exaltado, enojo, ira”.

Es evidente que el comportamiento del rey Saúl obedecía a un influjo espiritual, muy común en nuestros días.

Un hombre a quien se le ministró liberación, testimoniaba en la iglesia sobre el cambio que se produjo en su estado mental. “Para conciliar el sueño debía consumir medicamentos, lo mismo que calmantes para no caer en estados depresivos. Cuando reconocí pecado de inmoralidad en mi vida y volví mi vida a Cristo, fui libre. Hoy experimento una nueva vida”, dijo.

Cuide su mente, filtre sus pensamientos

La mente es fundamental. Constituye el centro de nuestro ser. Es esencial que cuidemos todo cuanto procesamos en ella, como advierte el proverbista: “Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida.”(Proverbios 4:23. Nueva Traducción Viviente)

En este pasaje, corazón proviene del término hebreo leb, que se refiere a “sentimientos, intelecto, centro de cualquier cosa, decidir, entendimiento, pensamiento”, como explica la Concordancia Exhaustiva Strong. Es evidente entonces que corazón no es el músculo fundamental del ser humano sino la mente. Y el autor sagrado es claro al recomendar que cuidemos nuestra mente porque ejerce influencia directa en nuestros pensamientos y acciones.

¿Qué recomiendan las Escrituras para mantener salud mental? En esencia dos cosas:

1. Renovar nuestra mente

El apóstol Pablo escribió: No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.”(Romanos 12:2. Nueva Traducción Viviente)

Salta a la vista que una sanidad interior y mental, está directamente relacionada con una transformación de nuestra forma de pensar. Distanciarnos de todo comportamiento pecaminoso, volvernos a Dios y caminar en Él, nos asegura equilibrio.

2. Poner filtro a nuestros pensamientos

Es necesario que reconozcamos qué dejamos procesar en nuestra mente. Quien cae en la pornografía no puede esperar que sus acciones estén al margen de la inmoralidad. Igual quien abre puertas al mundo de las tinieblas mediante prácticas ocultistas. Se verá dominado por el reino demoníaco.

El apóstol Pablo escribió a los creyentes de Filipos: “Y ahora, amados hermanos, una cosa más para terminar. Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza. ”(Filipenses 4:8. Nueva Traducción Viviente)

Si nuestros pensamientos son sometidos a Cristo y rechazamos abiertamente todo aquello que sabemos conduce a la contaminación, seguramente nuestro comportamiento será modificado y hallaremos paz mental y espiritua.

Muchos de quienes son catalogados como enfermos mentales, en realidad están bajo posesión o influencia demoníaca.

En la Iglesia de la que soy ministro oficial, ministramos liberación a una joven a la que habían llevado a establecimientos siquiátricos sin encontrar cura: tras asistir a sesiones espiritistas, experimentó cambios en su comportamiento. Introducía puntillas en su nariz y en el ombligo, hasta causarse daño.

Tras ministrársele liberación, fueron rotas las ataduras. En cierta ocasión mientras estaba comprando víveres en un almacén, una joven me llamó por el nombre. Tuve que admitir que no la reconocía. “Soy la joven que se intentó suicidar varias veces y se causaba daño. Después de aquella liberación, mi vida cambió”, me dijo.

Yo estaba sorprendido. Se veía de qué manera Cristo Jesús estaba obrando en su vida. No estaba demente, como decían sus padres, sino bajo posesión demoníaca. Y ahora, ¡era libre!

Es probable que no haya recibido a Jesucristo en su corazón. Recuerde que esa es la decisión más importante en la vida de todo ser humano. Si no lo ha hecho, hoy es el día para que lo haga.

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@gmail.com o llamándonos al (057)317-4913705

© Fernando Alexis Jiménez - Síganos en http://estudiosbiblicos.jimdo.com

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09 Jul 2012

Rompa las maldiciones en su vida y de su familia

Escrito por: fjimenez el 09 Jul 2012 - URL Permanente

Rompa las maldiciones en su vida y de su familia

Fernando Alexis Jiménez





S

i algo no podía creer Raquel, era que su situación de salud y la crisis económica que se agudizaba cada día más, obedeciera a prácticas muy lejanas de ocultismo. “No creo que haya relación entre una cosa y otra”, aseguró con un gesto de escepticismo que guardó por mucho tiempo.

Ese día, fue el fin del diálogo, que se reanudó dos semanas después cuando regresó a la iglesia. Estaba desesperada. La situación iba de mal en peor. “Creo que ahora sí no encuentro salida para la situación”, se quejó.

Al comienzo no reconocía haber cometido ningún error. “Soy buena persona—dijo--. No le hago mal a nadie, si alguien necesita le ayudo… No sé qué pude hacer hecho mal”.

Revisando su vida reconoció que, en cierta ocasión y cuando sospechaba que su esposo le era infiel, consultó una adivina. Incluso, le hizo un “trabajo” procurando que nadie lo robara de su lado. Incluso pidió que su cónyuge “no le diera un peso a su amante” y aseguró que esto fuera así mediante un conjuro.

Aunque la situación se resolvió, en apariencia, y el marido regresó a casa, la crisis económica tocó a las puertas y enfermedades inexplicables.

Renunciar a todas sus prácticas ocultistas y confesar a Jesucristo en su vida como Señor y Salvador, fue el camino para romper las maldiciones que pesaban sobre su existencia y las de su familia.

Maldiciones sobre la salud, la economía y la vida espiritual

No se imagina cuántas personas escriben diariamente pidiendo oración por sus vidas y liberación de maldiciones sobre su salud, economía y espiritualidad. Son infinidad. ¿La razón? Esas personas abrieron—de manera voluntaria o involuntaria—puertas a las maldiciones y sus consecuencias trascienden la distancia, el tiempo y la ubicación.

Aun cuando usted se vaya a vivir a otra ciudad, tenga otro trabajo o incluso, tenga a disposición los mejores médicos especialistas, las consecuencias producto de haber sido maldecido por obrar contrario a la voluntad de Dios, persistirán.

Por favor, no me malentienda: Nuestro Padre celestial no es un Dios empecinado en “pillarlo” cometiendo errores para castigarlo. Definitivamente no. Sin embargo, si anhelamos recibir de Él bendiciones en todas las áreas de nuestra existencia, lo mínimo que le debemos es fidelidad, y esta lealtad ase expresa en el cumplimiento de sus mandatos.

Dios enseñó a Su pueblo Israel y también a nosotros hoy: No se hagan ídolos, ni levanten en su tierra imágenes talladas ni columnas sagradas ni piedras esculpidas para rendirles culto. Yo soy el Señor su Dios…Sin embargo, si no me escuchan ni obedecen todos estos mandatos, y si rompen mi pacto al rechazar mis decretos, al tratar mis ordenanzas con desprecio y al rehusar obedecer mis mandatos, yo los castigaré. Traeré sobre ustedes terrores repentinos: enfermedades debilitantes y altas fiebres que harán que sus ojos fallen y que su vida se consuma poco a poco. Sembrarán sus cosechas en vano porque sus enemigos se las comerán. Me volveré contra ustedes, y sus enemigos los derrotarán. Aquellos quienes los odian los gobernarán, y ustedes huirán, ¡aun cuando nadie los esté persiguiendo”(Levítico 26:1, 14-17. Nueva Traducción Viviente)

Una mujer vino en procura de orientación y oración. Padecía diversas dolencias, a las que los médicos no encontraban explicación, al tiempo que su economía iba en picada. “Todo cuanto emprendemos termina en derrota”, se lamentó.

Al revisar su vida reconoció que, en su juventud, iba donde brujas que le adivinaran el futuro y le recomendaran riegos para la prosperidad. En esas prácticas invirtió mucho dinero, el mismo que ahora le estaba haciendo falta.

Sólo cuando admitió delante del Señor su pecado al abrir puertas al ocultismo, renunciar voluntariamente a esas actividades y cerrar puertas, pudo recibir sanidad y emprender un camino firme hacia la bendición. Encontró que en Jesucristo sí hay prosperidad auténtica y no la que ofrecen el adversario espiritual, Satanás y todas sus huestes.

Maldiciones generacionales

Cuando decididamente pecamos contra Dios, las maldiciones nos golpean directamente, pero más grave aún: toman un carácter generacional y alcanzarán a nuestros hijos y toda la descendencia.

La advertencia que Dios Padre hizo a los israelitas y también a nosotros es muy clara: “Y si a pesar de todo esto, todavía me desobedecen, los castigaré siete veces por sus pecados. Quebrantaré su espíritu orgulloso al hacer que el cielo sea tan rígido como el hierro y la tierra tan dura como el bronce. Todo su trabajo será en vano, porque la tierra no dará cosechas y los árboles no producirán fruto. Si aun así permanecen hostiles conmigo y rehúsan obedecerme, aumentaré siete veces el desastre a causa de sus pecados.”(Levítico 26:18-21. Nueva Traducción Viviente)

Un profesor de matemática de una conocida universidad, en Santiago de Cali, mostró escepticismo frente a los temas espirituales; no obstante, cuando comprobó todo lo encierra, reconoció el error de abrir puertas al ocultismo. “Jamás imaginé que el asunto fuera tan serio”, me dijo.

Nuestro amoroso Creador promete bendiciones las que sin duda alcanzamos cuando caminamos conforme a Su voluntad; la decisión de recibir maldiciones es de cada uno de nosotros: “Deben guardar mis días de descanso y mostrar reverencia por mi santuario. Yo soy el Señor. Si siguen mis decretos y se aseguran de obedecer mis mandatos, les enviaré las lluvias de temporada. Entonces la tierra les dará sus cosechas y los árboles del campo producirán su fruto. La temporada de la trilla continuará aun después del comienzo de la cosecha de la uva, y la cosecha de la uva continuará aun después de la temporada de la siembra del grano. Comerán hasta saciarse y vivirán en seguridad dentro de su tierra.”(Levítico 26:3-6. Nueva Traducción Viviente)

¿Desea prosperidad? Todos, sin duda. ¿Anhela una buena salud? No puedo encontrar quien no la quiera. ¿Bendiciones para su familia y sus generaciones siguientes? Sin duda que sí. La solución entonces, estriba en volver la mirada a Dios y permitirle que gobierne nuestra vida y familia.

¿Cómo romper las maldiciones sobre nuestra vida?

Cuando descubrimos que las maldiciones a las que nos encontramos expuestos, son el fruto de la desobediencia a Dios abriendo puertas al ocultismo y la inmoralidad, es necesario un sincero arrepentimiento.

Un segundo paso es la confesión de nuestro pecado delante del Señor. Eso incluye no solo los errores propios sino los de nuestros ascendientes. Es la forma de renunciar definitivamente a toda maldición en la que incurrieron nuestros antepasados.

Nuestro Padre celestial instruyó claramente sobre los pasos que deben rodear toda renuncia a las maldiciones: “Sin embargo, al fin mi pueblo confesará sus pecados y los pecados de sus antepasados por traicionarme y por ser hostiles hacia mí. A pesar de todo esto, cuando estén desterrados en la tierra de sus enemigos no los despreciaré ni los rechazaré por completo. No cancelaré mi pacto con ellos destruyéndolos, porque yo soy el Señor su Dios. Por amor a ellos me acordaré de mi antiguo pacto con sus antepasados, a quienes saqué de la tierra de Egipto a los ojos de todas las naciones, para ser su Dios. Yo soy el Señor” (Levítico 26:40, 44, 45. Nueva Traducción Viviente)

Sólo cuando nos volvemos a Dios, vienen las bendiciones. Él nos ama y desea lo mejor para nosotros y debemos caminar en Su voluntad, en la certeza de que Él trae abundancia y prosperidad, la misma abundancia y prosperidad que quizá por otros medios—entre ellos el ocultismo—procuró alguna vez.

¿Mora Cristo en su corazón? Si no es así, permítale al Señor Jesús que entre en su vida. Puedo asegurarle que transformará todo su ser. No deje pasar esta oportunidad. Hoy es el día para recibir Jesús como Señor y Salvador.

Si tiene alguna inquietud, por favor, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@gmail.com o puede llamarme al (0057)317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez – Síganos en www.guerraespiritual.org

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02 Jul 2012

¿Es posible romper el poder de un maleficio?

Escrito por: fjimenez el 02 Jul 2012 - URL Permanente

¿Es posible romper el poder de un maleficio?

Si alguien nos hace algún maleficio, ¿Es posible romper su poder?¿Qué hay de malo en arrojarlo al río?¿Acaso el agua no rompe el poder de la maldición?

Fernando Alexis Jiménez





N

o sabía cómo deshacerse del muñeco de tela, algo de cabello humano, una cinta morada y dos medallas que encontró enterrado en su el jardín, un domingo, mientras podaba el césped. Su vecina le recomendó que lo arrojara a la basura. “Al fin y al cabo la maldición que encierra ese fetiche, se irá a quién sabe dónde”.

Un compañero de trabajo le dijo que lo arrojara lo más lejos que pudiera. “Te vas en el auto, fuera de la ciudad, y lo arrojas”, le explicó. Por su parte, una persona a la que consideró seria y a quien consultó el asunto, le dijo que lo mejor sería tirarlo al río. “La corriente de agua se llevará todo lo malo”, precisó.

Por más de dos meses Rubiel no sabía cómo manejar el asunto, e incluso, hay quienes aseguran que tenía aquella “cosa” en una cajita de madera, que refundió en el cuarto de los elementos viejos y en desuso, en el sótano de la enorme casa.

El uso de maleficios y fetiches

Uno de los elementos que utiliza el ocultismo, son las maldiciones y hechizos, que materializan a través de muñecos o envoltorios, llamados también “entierros”. Los utilizan por igual brujas, hechiceros y los practicantes del vudú.

Recuerde que todo toma forma en las antiguas culturas Caldea y Babilonia. Los caldeos residieron en la llanura aluvial de lo que hoy se conoce como Babilonia y alcanzaron extraordinarios avances en las matemáticas y la astrología.

En Babilonia, potencia mundial que contaminó el mundo con sus prácticas, había más de cincuenta templos ocultistas de acuerdo con las excavaciones arqueológicas de los últimos setenta años. Adoraban al dios Meroduk y por igual, imágenes del sol y la luna y a tres demonios conocidos como Labartu, Labarsu y Akthasu. Cabe anotar que tenían particular interés en la adivinación, como una de sus prácticas ocultistas más fuertes.

Estas y otras culturas antiguas encontraban poder en objetos o imágenes y, con el paso de los siglos, fue en África donde se afianzó la creencia de que a través de fetiches se podía hacer mal a alguien a quien se consideraba “enemigo”. Esta actividad se desarrolló más a través del vudú. Tiene fuerza en Haití, Cuba, Brasil y Estados Unidos, específicamente en Miami.

¿Qué hacer con los fetiches?

La Biblia –el libro de los triunfadores—es enfática en instruir sobre la necesidad de deshacerse de objetos que traen maldición (hebrero kjerém - anatema). Los capítulos 6 y 7 del libro de Josué hablan específicamente sobre la necesidad de deshacerse de tales objetos, cualquiera que sea su condición.

Nuestro Padre celestial advirtió al pueblo de Israel, lo que aplica también a nosotros hoy, sobre la importancia de quemar ídolos y elementos utilizados por el ocultismo: “Quema sus ídolos y no codicies ni la plata ni el oro que los recubre. No te los lleves contigo, o se convertirán en una trampa para ti, porque son detestables al Señor tu Dios. No traigas a tu casa ninguna clase de objetos detestables porque, si lo haces, serás destruido, igual que ellos. Aborrece por completo esas cosas, porque están apartadas para ser destruidas.”(Deuteronomio 7:25, 26. Nueva Traducción Viviente)

El fuego debe destruir tales elementos—dice la Biblia--, y no debe quedar nada de ellos. Si no lo hacemos, los fetiches traerán destrucción física y espiritual.

Sobre esa base, no está bien arrojarlos a la basura, fuera de la ciudad o a un río, como se aconseja hoy día. Es necesario que los objetos de maleficio sean quemados, literalmente. No deben quedarse con nosotros.

Deshacerse del mal

En las Escrituras encontramos abundante información sobre la necesidad de destruirlos. Un segundo caso, bastante específico, lo encontramos durante el tiempo que el apóstol Pablo predicó en Éfeso. Recuerde que en esta metrópoli se adoraba a Diana, un demonio que ejercía dominio territorial en el área geográfica de aquella región.

El libro de los Hechos en el capítulo 19 relata que el apóstol debió pasar dos años librando una tremenda batalla espiritual, al tiempo que evangelizaba. Además de críticas y oposición, fue blanco de persecución. Satanás y sus huestes no querían soltar el dominio de una ciudad donde se practicaban lo que se llama hoy magia negra y adivinación, al tiempo que en las ceremonias ocultistas de adoración, se realizaban hechizos orientados a procurar beneficios en materia de salud, prosperidad e incluso, la relación matrimonial.

La batalla de Pablo fue dura, pero muchos de quienes practicaban el ocultismo, se convirtieron a Cristo y dice el relato que: “Muchos de los que llegaron a ser creyentes confesaron sus prácticas pecaminosas. Varios de ellos, que practicaban la hechicería, trajeron sus libros de conjuros y los quemaron en una hoguera pública. El valor total de los libros fue de cincuenta mil monedas de plata” (Hechos 19:18, 19. Nueva Traducción Viviente)

Los efesios no guardaron ni se deshicieron superficialmente de los objetos asociados al ocultismo, sino que los quemaron. No había otra opción. Lo tenían claro.

Igual hoy, si encontrara algún elemento a través del cual estén procurando hacerle daño, es necesario que lo destruya, y en oración, declare que su vida, la de su familia y sus propiedades, son guardadas por Dios. Nuestro amoroso Padre celestial establece círculos de protección alrededor nuestro (Cf. Job 1: 10).

Dios quiere bendecirlo… Deshágase de lo que acarrea maldición… Hoy es el día para hacerlo. Igual, hoy es el día para que reciba a Jesucristo como Señor y Salvador. Basta que lo reciba en su corazón con una sencilla oración. Puedo asegurarle que su vida experimentará transformación.

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirnos pastorfernandoalexis@gmail.com o llamarnos al (0057) 317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez - Síganos en www.estudiosbiblicos.jimdo.com

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

17 Jun 2012

¿De dónde viene nuestra autoridad espiritual?

Escrito por: fjimenez el 17 Jun 2012 - URL Permanente

¿De dónde viene nuestra autoridad espiritual?

Fernando Alexis Jiménez





E

l día que Laura dijo que, según la Biblia, los cristianos tenían autoridad sobre el mundo de las tinieblas, su compañera del grupo de oración la llamó aparte y la invitó a no seguir hablando de esos temas. “No podemos creer lo que andan diciendo muchos por ahí—le explicó--. Nuestra denominación no anda persiguiendo demonios, así es que no te metas en esa dirección”

Dos días después la llamó el pastor. Su voz sonaba ceremoniosa, excesivamente lenta, como midiendo cada una de sus palabras. “Leonor, creo que lo mejor es que deje de estar leyendo esos libros que me han dicho, consulta con frecuencia, y de ver tanto programa de televisión orientado por fanáticos”, le dijo.

Sin embargo, cada vez que iba a la Biblia se encontraba con un tema recurrente: la liberación de los endemoniados y la sanidad de los enfermos. Subrayó en su ejemplar de las Escrituras todas las escrituras que hablaban sobre el particular. Día a día se iba convenciendo más.

Y su gran oportunidad vino cuando visitó a una vecina en el hospital. La mujer estaba gravemente enferma. Había consultado médicos y como no lograron identificarle una dolencia específica, fue donde un brujo que le recomendó unas aguas de colores, envasadas en botellas de cristal. Leonor oró por ella y, horas después, el médico le dio de alta.

Cierto día cuando enseguida de su apartamento se libraba una batalla campal en una pareja de jóvenes esposos, ella oró desde su habitación y pronto la calma reinó entre los vecinos.

¡Comprobó la realidad de la autoridad espiritual! Y la sigue poniendo en práctica. Hoy forma parte de un ministerio de oración, intercesión y liberación. ¡Dios responde con poder a su clamor!

¿Estás ejerciendo la autoridad de Cristo en su vida?

La batalla contra el mundo de las tinieblas es real. No es una invención evangélica sino tangible. La podemos apreciar en todo cuanto ocurre. Y el propósito de Satanás y de sus huestes es generar ataques permanentes contra los creyentes (1 Pedro 5:8).

Un reconocido teólogo, el doctor Scofield, asegura que “Después de la caída del hombre, Satanás comenzó su larga lucha contra la obra que Dios realiza a favor de la humanidad, lucha que aún continúa en nuestros días…”(Biblia Anotada de Estudio Scofield. Publicaciones Españolas. 1994. Nota a Apocalipsis 20:10. Pg. 1307)

Ahora, ¿qué debemos hacer? Ni siquiera pensar en asumir una posición pasiva, sino activa, confrontando al mundo diabólico (Cf. Santiago 4:7). Y para lograrlo eficazmente, debemos hacer acopio de nuestra autoridad espiritual.

Le invito para que leamos un pasaje revelador del Evangelio cuando un nutrido grupo de discípulos de Jesús regresaban tras cumplir su misión: Cuando los setenta y dos discípulos regresaron, le informaron llenos de alegría: —¡Señor, hasta los demonios nos obedecen cuando usamos tu nombre! —Sí —les dijo—. Vi a Satanás caer del cielo como un rayo. Miren, les he dado autoridad sobre todos los poderes del enemigo; pueden caminar entre serpientes y escorpiones y aplastarlos. Nada les hará daño.”(Lucas 10:17-19. Nueva Traducción Viviente)

Los servidores del amado Maestro estaban felices de conmover el mundo de las tinieblas en el Nombre de Jesús. Y Él les advirtió que mientras que ellos estaban predicando, Satanás estaba librando contra ellos, tremendos ataques.

Igual con usted y conmigo como guerreros espirituales. Enfrentamos ataques del mundo de las tinieblas. No es algo esporádico sino permanente; esa es la razón por la que debemos mantenernos en intimidad con Dios en oración.

Un segundo aspecto relevante: Jesús les dijo que ellos—y por ende nosotros hoy—tenemos autoridad espiritual para confrontar y vencer sobre el mundo de las tinieblas. Es algo maravilloso porque el poder divino está con nosotros.

¿Autoridad de Dios o de los hombres?

Curiosamente los primeros cristianos dependían enteramente de Cristo en el desarrollo de su ministerio; hoy, dependemos de los títulos y de la experiencia que se deriva de los libros. El problema radica en que el conocimiento intelectual no tiene poder contra el mundo de las tinieblas sino la autoridad que se deriva de nuestra dependencia del Señor Jesús. Él es quien nos asegura la victoria en la lucha contra Satanás y sus huestes.

En usted hay autoridad. Usted fue concebido para vencer sobre las tinieblas y como tal, debe moverse: prendido de la mano de Cristo porque Él es quien nos concede el poder.

¿Y cómo expulsamos los demonios? No hay un Manual específico que –como si fuera el vademécum de un médico—nos diga qué hacer en cada caso. No. Usted y yo expulsamos los demonios en el Nombre de Jesucristo: Cierto día, cuando íbamos al lugar de oración, nos encontramos con una joven esclava que estaba poseída por un demonio. Era una adivina que ganaba mucho dinero para sus amos. Ella seguía a Pablo y también al resto de nosotros, gritando: «Estos hombres son siervos del Dios Altísimo y han venido para decirles cómo ser salvos». Esto mismo sucedió día tras día hasta que Pablo se exasperó de tal manera que se dio la vuelta y le dijo al demonio que estaba dentro de la joven: «Te ordeno, en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella». Y al instante el demonio la dejó.”(Hechos 16:16-18. Nueva Traducción Viviente)

Observe que tras la aparente buena y oportuna confesión del demonio sobre el poder que asistía a los discípulos, se escondía la oposición del mundo de las tinieblas. Y Pablo lo entendió. Y en el Nombre de Jesucristo, sin hacer mayor espaviento, echó fuera la entidad demoníaca que estaba en la joven.

Si usted tiene que hacer ruido y gritería procurando que un demonio deje libre a una persona, es porque no tiene o no está ejerciendo la autoridad de Cristo en su vida. Recuerde que estamos enfrentando un mundo de maldad bien articulado, y por tal motivo, es esencial que tengamos y ejerzamos la autoridad (Lucas 11:18, 19)

Tenga presente que cuando militamos como guerreros espirituales, enfrentamos los ataques de nuestro adversario espiritual (Lucas 11:18; Cf. Efesios 2:2; Juan 14:30). No obstante tenemos asegurada la victoria porque en Cristo tenemos autoridad espiritual (Lucas 10:19), para enfrentar y vencer sobre el mundo de las tinieblas así como para ser protegidos de sus ataques.

Enfrentando la oposición

Ejercer la autoridad de Cristo, nuestro amado Señor y Salvador, nos enfrentará a la oposición incluso de quienes aseguran creer en Dios. ¿Recuerda al Señor Jesús? Las autoridades religiosas de su época lo acusaban, y cuestionaban su autoridad espiritual: “Mientras Jesús caminaba por la zona del templo, los principales sacerdotes, los maestros de la ley religiosa y los ancianos se le acercaron. —¿Con qué autoridad haces todas estas cosas? —le reclamaron—. ¿Quién te dio el derecho de hacerlas?... ”(Marcos 11:27-33. Nueva Traducción Viviente)

¿Enfrenta oposición?¿Le critican por estar inmerso en la oración, intercesión y guerra espiritual? Es previsible. No se sorprenda: Los guerreros espirituales se someten a sus pastores y autoridades de la iglesia, pero al mismo tiempo: son sensibles a la voz de Dios para librar las batallas.

A nuestro amado Salvador, el ejercer su autoridad divina, le llevó a enfrentar las trampas de los líderes religiosos de la época (Cf. Marcos 12:13-17), pero Él seguía firme en su ministerio. Él fue enfático en decir que su autoridad—como la que nos confirió a usted y a mí—proviene del Padre celestial: “Jesús se acercó y dijo a sus discípulos: «Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra.”(Mateo 28:18)

No se desanime si lo atacan. Recuerde que tales ataques provienen del mundo de las tinieblas que utiliza instrumentos humanos para poner tropiezo contra el ministerio que el Señor Jesús nos ha llamado a desarrollar.

¿Cómo mantenemos esa autoridad de Cristo en nosotros? Nuestra autoridad se fundamenta en caminar de la mano del Señor Jesucristo (Juan 15:5) y la autoridad permanece en la medida en que permanecemos prendidos de la mano de Cristo.

La conferencista y autora internacional, Doris Wagner señala que “En mi experiencia, he encontrado demonios de duda e incredulidad y, aunque parezca mentira, están ligados frecuentemente a espíritus religiosos tales como de legalismo, de idolatría, de religiones falsas y masonería… La incredulidad realmente limita lo que Jesús quiere hacer…” (Doris Wagner. “Cómo ministrar liberación”. Editorial Peniel. Argentina. 2005. Pg. 23)

El enemigo querrá robarle autoridad mediante la incredulidad; sin embargo, no ceda a la tentación. Tenga la firme convicción de que la autoridad de Cristo está en su vida.

Estamos llamados a vencer. Tenga presente –en todo momento—que como los primeros discípulos, los guerreros espirituales predican el Evangelio, ministran sanidad a los enfermos y liberación a los cautivos espirituales (Mateo 10:5-8).

No renuncie a su papel protagónico en la guerra espiritual

Cada cristiano tiene un papel protagónico en la extensión del Reino de Dios, que debe asumir. No podemos eludir esa encomienda. No obstante, sabemos que es una tarea que enfrentará oposición del mundo de las tinieblas.

Ante los ataques permanentes, de los que debemos ser conscientes, es necesario que estemos dispuestos a resistir el avance de Satanás y sus huestes. Lo hacemos en nuestra condición de guerreros espirituales, que caminan diariamente prendidos de la mano del Señor Jesús.

Si libramos eficazmente la batalla contra el reino de las tinieblas es gracias a la autoridad que nos dio el Señor Jesús (Marcos 6:7), y como discípulos del Señor Jesús cumplimos la misión de destruir las obras del diablo (1 Juan 3: 8)

A propósito, ¿Ya recibió a Jesucristo como su Señor y Salvador? Lo digo porque quizá llegó a esta página apenas hoy y tiene inquietud. Lo animo ha abrirle las puertas de su corazón. Puedo asegurarle que tener a Cristo en nuestra existencia, es la mejor decisión que podemos tomar porque emprendemos un nuevo camino en nuestra vida personal y espiritual.

Si tiene alguna inquietud, por favor, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@gmail.com o llamarme a (0057)317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez -Síganos en www.estudiosbiblicos.jimdo.com

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

ESTUDIOS BIBLICOS DE GUERRA ESPIRITUAL

Avatar de fjimenez

.

¡Bienvenido al sitio más completo de la Internet con Estudios Bíblicos de Guerra Espiritual!

ver perfil »

SUSCRIBASE A LA REVISTA EMAIL

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Fans

  • Zahira Rosales Cala
  • ivette-duran
  • saludesvida

Ídolos

Amigos

JESUCRISTO TE HACE LIBRE

Satanás y sus huestes podrán general maldad en el mundo, pero nuestro amado Señor Jesucristo trae libertad a las almas. ¡Recíbalo hoy en su corazón! Es la mejor decisión que podrá tomar y que le asegura un presente de victoria y vida por la eternidad.