03 Jul 2012

¿A quién acudir en medio de la desesperación?

Escrito por: fjimenez el 03 Jul 2012 - URL Permanente

¿A quién acudir en medio de la desesperación?

Fernando Alexis Jiménez

L

as playas suelen ser atrayentes, sobretodo en las mañanas cuando el sol camina perezoso hacia la cumbre y su calor comienza a bañar el cuerpo como una sábana ligera que sólo podemos percibir cuando nos cubre totalmente.

Ryan Caskey tenía en mente disfrutar la jornada al vaivén de las olas que morían en la playa, y se dejó llevar por las ondulaciones de agua salada que poco a poco lo llevaron mar adentro. Cerró sus ojos para mecerse con desgano.

No recuerda en qué momento, pero cuando tomó conciencia del peligro, estaba a más de un kilómetro de la playa en la que las figuras de hombres y mujeres tenían la dimensión de manchas pequeñas que se confundían con la arena blanca.

Comenzó a nadar, pero pronto perdió las fuerzas. Por momentos lo intentaba, pero el agua lo volvía a arrojar mar adentro.

--Dios mío, ayúdame...—musitó cuando comprendió la gravedad de su situación. Para entonces se dejaba hundir. Por momentos quiso abandonarlo todo y perderse en la profundidad. Pero temía morir. Ese miedo le llevó a intentar sobrevivir a como diera lugar sacando fuerzas de donde no las tenía.

Ryan aguantó tres horas y media. Los minutos se le hicieron eternos. Fue rescatado por una patrulla aérea que lo izó a un helicóptero y le salvó la vida. Desde las alturas pudo dimensionar la enorme distancia que lo separaba de tierra firme.

--Si Dios no me hubiese ayudado, sin duda me habría dejado morir...—explicó al equipo de paramédicos que le atendió minutos después.

En medio de la desesperación

Hay momentos en los que, al igual que Ryan, sentimos que todo está perdido y que no vale la pena intentarlo. Quisiéramos renunciar a todo. Las cosas van mal y cada nuevo esfuerzo termina la desesperanza.

Nos quedan dos opciones: la primera, resignarnos a una situación de crisis permanente, en la que todas las corrientes están en contra de nosotros, y la segunda, depositar nuestra confianza en Dios quien nos lleva de victoria en victoria. La clave es justamente esa: depositar en Él nuestra confianza.

¿Siente que está solo?

Probablemente se encuentra en medio de una situación difícil. Enfrenta problemas con su trabajo, con la familia o donde quiera que desenvuelva. El panorama luce desalentador. Probablemente se siente luchando contra la corriente, totalmente desesperanzada, como si Dios lo deja solo; sin embargo es hora de recobrar el ánimo. Dios está a su lado.

Al referirse al socorro de Dios, el salmista escribió: “Lo verán los oprimidos, y se gozarán. Buscad a Dios, y vivirá vuestro corazón. Porque Jehová oye a los menesterosos, y no menosprecia a sus prisioneros”(Salmo 69:32, 33).

En los momentos de mayor desespero, tal vez porque perdió el empleo, porque las deudas lo agobian, porque reinan los problemas en su hogar o tal vez porque ha roto la relación con sus hijos, es probable que miremos todo ensombrecido a nuestro alrededor. Pero no es hora de rendirnos.

En la Biblia encontramos la promesa de que si buscamos al Señor, El nos ayudará a salir del laberinto. No permita que lo embargue la angustia. Hay salida. Está en Dios. Búsquelo. El responderá a sus oraciones.

Una barrera que solemos levantar en el momento de dirigirnos al Señor, se fundamenta en la convicción de que aún no tenemos una buena relación con Dios. Sin embargo es posible entrar en amistad con Dios, y más que eso, permitirle que guíe nuestros pasos.

¿De qué manera? Pidiéndole que entre a nuestro corazón. Es fácil. Basta con una sencilla oración que puede hacer incluso frente a su computador, pidiéndole a Jesús que more en nuestro corazón. Puedo asegurarle que su vida será transformada.

Hay dos recomendaciones finales. La primera, que haga de la oración un hábito diario para que en un diálogo sincero con Dios, pueda crecer. El está a su lado, lo comprende y quiere ayudarle. No olvide que usted es Su hijo, por la obra redentora de Cristo. La segunda, que lea la Biblia. En la Palabra encontrará mensajes que alentarán su vida hacia el cambio y le mostrarán cómo caminar en el sendero del Señor. ¡Adelante, su vida no será la misma!

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@gmail.com o llamarme al (0057) 317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez – Síganos en www.guerraespiritual.org

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

04 Mar 2011

Cristo lo hace libre de las ataduras

Escrito por: fjimenez el 04 Mar 2011 - URL Permanente

Título: Cristo lo hace libre de las ataduras

Base Bíblica: Salmo 103:1-5

Introducción:

Millares de personas alrededor nuestro están poseídas o atadas por el mundo de las tinieblas. Su lamentable situación, que les sume en prisiones de angustia, dolor y desesperanza, obedece a que abrieron puertas voluntaria o involuntariamente a Satanás y sus huestes. ¿Cuál es el propósito de Dios? Que todos los seres humanos sean libres de las ataduras de maldad. Esa libertad es posible cuando usted y yo asumimos nuestra condición de ministros de liberación. Compartimos las Buenas Nuevas de Salvación, pero también la libertad de toda ligadura.

I. Mediante la Guerra Espiritual traemos libertad a los cautivos y atados por el mundo de las tinieblas

1. Como hijos de Dios no tiene sentido que vivamos bajo posesión o ataduras de Satanás y sus huestes.

1.1. Tenemos autoridad del Señor Jesús para echar fuera demonios y las fuerzas del mal no podrán hacernos daños (Lucas 10:19)

1.2. Ejercemos poder y autoridad para echar fuera demonios en el nombre del Señor Jesucristo (Marcos 16:17; 1 Juan 3:8)

1.3. Renunciamos y luchamos fuera de nuestra vida todo poder del ocultismo.

1.4. Hemos vencido por la sangre del Señor Jesús (Apocalipsis 12.119

2. La Guerra Espiritual se libra en el segundo cielo, donde opera el mundo de las tinieblas.

2.1. El primer cielo es la dimensión en la que nos movemos.

2.2. El segundo cielo alberga el mundo de las tinieblas (Efesios 6.12; Daniel 10:10-14)

a. Desde el segundo cielo Satanás y sus huestes ponen tropiezo a la obra de Dios.

b. Desde el segundo cielo se ejerce el dominio territorial de maldad.

2.3. El tercer cielo es la dimensión de Dios (2 Corintios 12:2-4)

II. Para ser libres de toda posesión o atadura demoníaca, es necesario identificar qué puertas abrimos al mundo de las tinieblas

1. Somos eficaces en la Guerra cuando identificamos cómo se abren puertas para una posesión o influencia demoníaca.

1.1. Por el manejo incontrolado de las emociones y sentimientos.

1.2. Falta de perón, que genera atadura (Mateo 18:34, 35)

1.4. Resentimiento, odio, amargura y venganza.

1.5. Por los dichos de nuestra boca (Proverbios 6:29

1.6. Por los pecados de nuestros ascendientes (Éxodo 34.7)

1.7. Por maldiciones generacionales

1.8. A través de amuletos, símbolos de ocultismo y símbolos religiosos (Deuteronomio 7:24-26)

1.9. Por hacernos partícipes de fornicación, adulterio o perversión.

1.10. Cuando no ejercemos dominio propio y cedemos a la tentación (2 Timoteo 1.7)

2. ¿Tienen nombre los espíritus de maldad?

NOMBRES DE LOS DEMONIOS

Nombres propios

Son generalmente aquellos que ejercen dominio territorial: Kali (India), Iora (Brasil), Ajenjo, Artemisa (Asia menor), Pele (Hawai), Inti (Bolivia)

Nombres funcionales

Identifican lo que hacen los demonios: espíritu de violencia, espíritu de muerte, espíritu de lascivia, espíritu de avaricia. Los nombres definen su naturaleza específica.

3. Aún quien cree en Dios puede experimentar ataduras so abre puertas al enemigo (Marcos 1:23-26)

2.1. No uno sino varios demonios tenían poseído al himbre (v. 24 a)

2.2. Los demonios reconocieron a Dios (v. 24 b)

2.3. El deseo del Señor Jesús era la libertad de aquél cautivo (v. 25)

III. Batallamos contra el mundo de las tinieblas en la autoridad y poder de Jesucristo

1. Es esencial que la persona poseída o influenciada quiera ser libre.

2. Somos usted y yo quienes, en la autoridad y el poder de Jesucristo, ordenamos a los demonios cómo salir de una persona (Lucas 10:19)

2.1. Si espectacularidad para ser centro de la atención.

2.2. Por eructo, bostezo, tos, estornudo, suspiro—y en algunos casos—por vómito.

3. Hay dos formas de echar fuera los demonios o romper las ataduras en una persona:

3.1. Ejerciendo nuestra autoridad (Marcos 16.17)

3.2. Mediante la renuncia voluntaria de la persona a toda fuerza demoníaca a atadura.

a. Reconociendo el Señorío de Jesucristo.

b. Renunciamos a todo pacto o atadura.

c. Cerramos puertas al mundo de las tinieblas

d. Perdonamos a quienes nos hayan hecho daño

e. Renunciamos a maldiciones y enfermedades generacionales

f. Declaramos sin poder todo sortilegio, superstición, conjuros, hechicería y brebajes.

g. Renunciamos a toda fornicación, adulterio o perversión.

h. Renunciamos al temor (1 Juan 4:18)

i. Renunciamos a pecados ocultos

IV. Es tiempo de levantarnos a librar la batalla contra el mundo de las tinieblas

1. Dios está con nosotros en la batalla que libramos contra el mundo de las tinieblas (Salmo 18:34; 144:)

2. Con ayuda del Espíritu Santo discernimos los espíritus con los que estamos tratando (1 Juan 4:1)

2.1. Estamos alerta porque Satanás es engañador (Juan 8:44; Cf. Juan 10:10 a)

2.2. Satanás y sus huestes tratarán de engañarnos, para entorpecer el proceso de liberación (2 Corintios 11:13-15)

Conclusión:

Como cristianos tenemos autoridad y poder en Jesucristo para ministrar liberación a quienes se encuentran bajo cautividad o ataduras del mundo de las tinieblas. Es necesario que la persona identifique qué puertas abrió al ocultismo. Un segundo elemento es que quiera ser libre, y en tercer lugar, sometimiento a Jesucristo. Rendición total a su Señorío. No podemos eludir el compromiso que tenemos como soldados de Cristo.

© Fernando Alexis Jiménez

Escúchenos de lunes a viernes en www.triunfandostereo.org a las 12:00 m, hora Miami, 1:00 pm, hora de Colombia; 7:00 pm, hora de Barcelona.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

18 Ene 2011

Renunciando a todo pecado que desata maldición

Escrito por: fjimenez el 18 Ene 2011 - URL Permanente

Título: Renunciando a todo pecado que desata maldición

Base Bíblica: Romanos 1:18


Introducción:

¿Quiere ser bendecido?¿Anhela en su corazón que se rompa toda maldición en su vida, y en su familia? Todos lo deseamos. ¿Qué persona no querría ser prosperada? Sin duda, no hay siquiera uno. Sin embargo, para experimenta ese proceso de bendición es necesario que examinemos nuestra vida para descubrir en qué estamos fallando y cuáles son los pecados en los que, de manera voluntaria o involuntaria, participamos. Si nos volvemos a Dios y reconocemos el error, comenzamos a movernos en el terreno de la bendición.

I. El pecado trae maldición al género humano y a la tierra

1. El pecado desencadena la ira de Dios (Romanos 1:18)

1.1. desde el comienzo de la creación, el pecado trajo maldición al hombre y a la tierra (Génesis 3:14, 17, 18)

1.2. La tierra—como nuestro hogar, iglesia y trabajo, entre otros—alojan maldición y pecado (Génesis 4:10, 11; Romanos 8:18-22)

1.3. La maldición por el pecado persiste en el tiempo (Daniel 9:11)

2. Cuando reina el pecado, reina la maldición en las personas y en la tierra (Oseas 4:1-14)

2.1. El pecado detiene las bendiciones (Jeremías 3:2, 3; Esdras 4.15)

2.2. Dios no quiene que persistamos bajo esclavitud y maldición por causa del pecado.

II. Si queremos ser bendecidos, debemos renunciar al pecado

1. Es tiempo de escuchar el llamado de Dios al arrepentimiento (Jeremías 6:17, 18)

1.1. Dios ha venido exhortándonos desde hace mucho tiempo, para que nos apartemos del pecado.

1.2. Si nos sometemos a Dios, nos relevará las consecuencias del pecado.

2. Si nos arrepentirnos y volvernos el corazón a Dios, comienza el proceso de quitarles las maldiciones (2 Crónicas 7:14)

2.1. Debemos humillarnos ante Dios.

2.2. Debemos buscar Su rostro.

2.3. Debemos convertirnos del pecado.

II. El Señor Jesús transforma la maldición en bendición

1. El Señor Jesús por Su poder, deshace las obras del diablo (1 Juan 3.8)

1.1. Ya nuestro Adversario fue juzgado (Juan 16:119

1.2. Por la obra del Señor Jesús, Satanás está destruido (Hebreos 2.14)

2. Dios quiere bendecir a todos los que vienen a Él (Mateo 18:119

3. Como creyentes, debemos movernos en la voluntad de Dios (Juan 9:4)

Conclusión:

Cuando hay pecado en nuestra vida, sembramos las semillas que germinan la maldición. Hay pruebas bíblicas para comprender las terribles consecuencias que desata el pecado. ¡Hoy es tiempo para cambiar el curso de la historia con ayuda de Dios! Es esencial que reconozcamos que pecados que hayamos alojado en nuestra existencia, renunciemos a ellos y nos volvamos a dios. Todo será diferente porque nuestro amado Padre celestial quiere bendecirnos; sin embargo, la decisión de cambio es sólo suya y de nadie más. ¡Decídase ahora para que lluevan sobre su vida, sobre su familia y sobre la obra de sus manos, enormes bendiciones!

© Fernando Alexis Jiménez – Email pastorfernandoalexis@hotmail.com

Website www.estudiosbiblicos.jimdo.com y Blog http://estudiosdeguerraespiritual.blogspot.com

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

13 Dic 2010

La tentación: causas y efectos en la vida del cristiano

Escrito por: fjimenez el 13 Dic 2010 - URL Permanente

La tentación: causas y efectos en la vida del cristiano

Fernando Alexis Jiménez

Lectura Bíblica: Marcos 1: 12, 13

1. Objetivos

1.1. General

1.1.1. Que el cristiano pueda identificar qué es y cómo afecta la tentación su crecimiento espiritual.

1.2. Específicos:

1.2.1. Que al terminar la lección, el creyente tenga claro cómo identificar la tentación.

1.2.2. Que al terminar la lección, el cristiano comprenda cómo se produce y de qué

1.2.3. Que al terminar la lección, el creyente sepa cómo vencer la tentación.

2. Introducción:

Con demasiada frecuencia olvidamos que la tentación aparece en cualquier momento y si le damos lugar, nos conduce al pecado y produce un serio deterioro en nuestra vida espiritual. Ignoramos que el enemigo de los creyentes, Satanás, es perseverante en su propósito de generar tentaciones. Y más grave aún: nuestro egocentrismo y autosuficiencia nos llevan a olvidar que como seres humanos, somos frágiles y en cierta medida nos inclinamos a la tentación y al pecado.

3. Desarrollo del tema:

1. Cuando desarrollamos una íntima relación con Dios, su Espíritu nos guía (v.12)

Aunque nuestro enfoque central es definir ¿Qué es la tentación? No podemos ignorar el profundo significado que encierra el versículo, y su aplicación en la vida práctica. Es indiscutible que alejados de Dios, las decisiones que adoptamos se inclinan al frascazo. Pero si en nuestra cotidianidad consultamos al Todopoderoso sobre qué hacer, El a través de Su Espíritu, nos orientará sobre el camino y la actitud más aconsejables.

a. ¿Usted se deja guiar por el Espíritu de Dios?

b. ¿ A quién consulta sus decisiones?¿A Dios o al ser humano?

2. En las tentaciones somos probados y vencemos o sufrimos la derrota.(v.13)

Una definición sencilla de tentación, la encontramos en el Diccionario:”Sentimiento de atracción hacia una cosa prohibida. Deseo. Sujeto que induce o persuade”. Si el concepto lo trasladamos a la vida cristiana, entendemos que tentación es la inclinación que sentimos de trasgredir los preceptos que Dios nos dejó marcados en Su Palabra: la Biblia.

a. ¿Ha experimentado de cerca la tentación?

b. ¿Cuáles son en su criterio las tentaciones más frecuentes?

c. ¿Qué hace o a quién recurre cuando es tentado?

3. Con ayuda de Dios es posible vencer la tentación (v.19).

La Biblia plantea que todos los seres humanos enfrentamos el peligro de ser tentados (Mateo 26:41; Marcos 14:38; Lucas 22:40). Pero el apóstol Pablo explica que si buscamos a Dios para que nos fortalezca en la tentación, podemos vencer. Precisa: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis resistir” (Romanos 10:13).

a. Una idea errada que Satanás coloca en nuestras mentes es que la tentación es más fuerte que nuestra voluntad. Sin embargo el apóstol Pedro deja sentado que si clamamos al Señor, en el momento de crisis, podemos vencer: “...sabe el Señor librar de la tentación a los piadosos..”(2 Pedro 2:9 a).

b. Para evitar que la tentación tome fuerza una vez se incuba en nuestra mente, es importante someter los pensamientos a Dios, pidiendo Su ayuda. Jamás olvide que las grandes batallas, frente a la tentación, se libran en la mente: “Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo”(2 Crónicas 10:5).

Dios es quien debe tomar control de nuestra mente.

4. Conclusión:

Si dependemos del Señor Jesucristo, podemos vencer la tentación. Si permanecemos unidos a El, es fácil identificar cuando vienen factores tentadores que nos pueden llevar al pecado. Estar asidos de la mano del Señor se constituye en una excelente oportunidad para avanzar y crecer en nuestra vida espiritual.

5. Tareas para la semana

5.1. Orar a Dios por el crecimiento de nuestra membresía en la célula.

5.2. Orar porque Dios respalde y fructifique el trabajo de evangelización en nuestra ciudad.

Material elaborado desde el Ministerio de Evangelismo y Misiones “Heraldos de la Palabra. Autor: Ps. Fernando Alexis Jiménez

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

16 Nov 2010

Recuérdele a Satanás que está vencido…

Escrito por: fjimenez el 16 Nov 2010 - URL Permanente

Título: Recuérdele a Satanás que está vencido…

Base Bíblica: Efesios 6:10-12



Fernando Alexis Jiménez



Introducción:

Libramos una lucha constante contra un mundo espiritual de maldad. En muchas ocasiones nos enfocamos en estrategias para el crecimiento financiero, el afianzamiento del movimiento profético y apostólico, la aplicación de principios para el crecimiento de la iglesia y sinnúmero de temas, que sin dejar de ser importantes, no dejan de lado un aspecto fundamental: la guerra espiritual. Olvidamos por ejemplo que ay espíritus de maldad que atacan al individuo especialmente asediando su mente, corazón y boca.

Por este motivo, el cristiano no puede asumir una actitud pasiva porque Satanás no desmaya en su propósito de generarnos conflictos en todos los ámbitos de nuestra vida. La batalla debe ser constante, resistiendo en el poder de Jesucristo, quien no solo venció a las fuerzas del mal sino que además nos dio la autoridad para vencer.

I. Libramos la batalla contra Satanás y su muy bien estructurada jerarquía demoníaca.

1. A través de gobernadores, principados y potestades, Satanás ejecuta sus maquinaciones.

2. A través de los gobernadores, el enemigo afecta la voluntad, opinión y acciones de otros.

2.1. Desde el Edén cuando influyó en Adán y Eva, Satanás ha engañado y motivado elecciones y acciones equivocadas en las personas.

a. Influye en los pensamientos.

b. Influye en las circunstancias.

2.2. Satanás aprovecha las grietas en los muros para manipular, asediar, oprimir y ejercer influencia.

23. Se ven afectadas las instituciones, la familia y las relaciones interpersonales.

¿Cómo vulnera Satanás los muros?

a. A través de un liderazgo sin Dios. No se ejerce autoridad.

a.1. Es necesario orar por las autoridades (1 Timoteo 2:1, 2)

a.2. No respetar a las autoridades, ayuda en los planes de Satanás.

b. A través de la negligencia al no ejercer apropiadamente el liderazgo.

c. A través de la rebeldía (1 Samuel 15:23 a)

2.4. Estamos llamados a hacer vallado mediante oración intercesora (Ezequiel 22.30; 13:4, 5)

3. A través de principados nuestro adversario Satanás ejerce dominio territorial.

3.1. El ejército de Satanás tiene un plan específico para cada país, región, ciudad o barrio.

a. La cartografía espiritual reviste singular importancia.

b. No podemos ni debemos ignorar las particularidades de cada territorio.

3.2. Satanás se pone alerta cuando reclamamos territorios en oración.

a. Satanás tiene una estrategia para cada grupo humano.

b. Es esencial que asumamos un plan estratégico de intercesión por regiones y grupos humanos.

4. A través de las potestades o fortalezas opera por medio de pecados que gobiernan sobre las personas.

4.1. Cuando practicamos pecado deliberadamente abrimos puertas al adversario.

a. Debemos evitar la influencia que ejerce en nuestro entorno.

b. Orar específicamente contra las potestades.

c. resistir la potestad que quiere ejercer dominio.

d. En el nombre de Jesucristo echamos fuera demonios (Marcos 16.17)

5. A través de los mundos espirituales de maldad, que generan fortalezas de mentira e impiden que se propague la maldad (Efesios 6:12)

5.1. El enemigo ciega el entendimiento de los incrédulos (2 Corintios 4:4)

5.2. Mediante doctrinas de engaño Satanás mantiene en las redes y bajo ataduras al mundo (1 Timoteo 4.1)

II. El cristiano debe ejercer autoridad como soldado de Jesucristo

1. Mediante la obra del Señor Jesús en la cruz, tenemos autoridad sobre toda fuerza de maldad (Colosenses 2.15)

1.1. Jesucristo tiene ahora las llaves de la muerte y el Hades (Apocalipsis 1.189

1.2. Jesucristo le quitó al diablo la autoridad que le confería el pecado del hombre (Juan 3.8)

a. Por la obra del Señor Jesús los cautivos tienen ahora libertad (Luchas 4:18, 19)

b. Hay oportunidad para los esclavos de Satanás (Hechos 10:38)

b.1. Ahora el cristiano tiene el compromiso de ministrar liberación (Marcos 16:17, 18)

b.2. Hemos sido librados del dominio de las tinieblas y estamos ahora en el reino de Jesucristo (Colosenses 1:13, 14)

b.2.1. Cada quien decide: Se queda en el reino de la maldad o acepta su condición en Cristo para entrar en el reino de Jesucristo.

b.2.2. Mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo.

b.2.3. La Biblia enseña que debemos resistir al diablo (Santiago 4:7; 1 Pedro 5:9).

1.3. Es imperativo que ejerzamos la autoridad que nos dio cristo (Lucas 10.19)

a. Si no reprendemos al diablo ni lo hacemos retroceder, no se irá.

b. No podemos marginarnos de la batalla que enfrentamos.

2. Hay cinco formas mediante las cuales, según la Biblia, debemos ejercer autoridad:

2.1. Ministrar liberación en el nombre del Señor Jesús (Marcos 16.17)

2.2. Fundamentándonos en la palabra de Dios (Efesios 6.17)

2.3. Movernos en el poder del Espíritu Santo (Hechos 1:8; Mateo 12:28)

2.4. Cubrirnos con la sangre del Señor Jesucristo (Apocalipsis 12.11)

2.5. Por medio de nuestro testimonio (Apocalipsis 12:119

3. Hay cinco áreas en las que Satanás nos ataca (2 Corintios 12.10)

3.1. Capitaliza nuestras debilidades.

3.2. Propicia afrentas en contra nuestra.

3.3. Genera necesidades, especialmente de carácter material.

3.4. Articula persecuciones en contra nuestra.

3.5. Propicia que enfrentemos períodos de angustia.

III. ¿Cómo hacemos guerra espiritual?

1. El cristiano debe librar la batalla contra Satanás.

1.1. La oración del creyente puede mucho (Santiago 5:16)

1.2. Mediante rechazar el pecado que abre puertas al enemigo (Efesios 4:27)

1.3. Como lo hicieron Josué e Israel, recobrar territorios para el Señor (Josué 6:1-20)

1.4. Dependencia de Dios (Salmo 34:19) quien nos libra (proverbios 3:5, 6)

2. El cristiano debe prepararse para dar la batalla:

2.1. Orar siempre (1 Tesalonicenses 5:17)

2.2. Prepararnos para el ayuno (Isaías 58:6)

Conclusión:

El poder de Jesucristo es el que nos permite vencer. Él ya venció a Satanás; nos corresponde a nosotros someternos a Dios, resistir al diablo y él huirá de nosotros como enseñan las Escrituras (Santiago 4.7). Si ignoramos las maquinaciones de nuestro adversario espiritual, toma ventaja. Es un lujo que no podemos permitirnos, ni ahora ni nunca. Sobre esa base, es menester orar y mantenernos alerta para no dar ninguna oportunidad al diablo y a sus huestes. Recuerde siempre: Satanás está vencido y nos corresponde apropiarnos y ejercer la autoridad que recibimos del Señor Jesucristo. En Él somos más que vencedores.

© Fernando Alexis Jiménez – (0572)317-4913705

Email pastorfernandoalexis@hotmail.com

Website www.heraldosdelapalabra.org y MEDITACIONES DIARIAS en www.adorador.com/meditaciones

Más artículos de Guerra Espiritual aquí

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

27 Oct 2010

El ministro de liberación espiritual y su equipo

Escrito por: fjimenez el 27 Oct 2010 - URL Permanente

Título: El ministro de liberación y su equipo

Base Bíblica: Lucas 9:1; 10:17; 9:49

Introducción:

Entre tanto la iglesia de Jesucristo asume una actitud pasiva, el mundo de las tinieblas gana terreno. Esa razón es más que suficiente, para constituirse en imperativo de trabajar procurando que los cautivos por Satanás y sus huestes sean libres. No damos la batalla en nuestras fuerzas, sino en el poder, autoridad y unción de Cristo. Cada alma que llevamos a la libertad, gracias al mover de Cristo, es una vida para el Reino de Dios que asegura su eternidad en la presencia del Señor. Es tiempo de desarrollar nuestro trabajo: librar la batalla contra las fuerzas de lo oculto, para guiar hombres y mujeres a la libertad que hay en Jesús el Señor.

I. El ministro de liberación se rodea de un equipo de hombres y mujeres de oración y consagración.

1. Los ministros de liberación trabajan con un equipo que acompaña, respalda y apoya en intercesión.

1.1. Dios tiene muchas formas para ministrar liberación. Un ejemplo es la relación del rey Saúl y el joven David (Cf. 1 Samuel 16:13,14, 23).

a. Dios no está sujeto a un solo método para manifestar su gloria (1 Corintios 12:11)

b. La diversidad de formas como Dios opera, derriba todo orgullo que podamos tener respecto a que sabemos todo (Lucas 10:20)

c. En algunos casos será necesario ayuno y oración para romper cadenas (Mateo 17:21 y Marcos 9:29)

1.2. El Señor Jesús tenía en sus discípulos un equipo que le ayudó a ministrar liberación (Cf. Lucas 9:1; 10:17; 9:49).

1.3. En el Nuevo Testamento los apóstoles Pedro y Pablo, y al evangelista Felipe –que siempre trabajaron en equipo, no como un solo hombre—estuvieron inmersos en batallas contra el mundo de las tinieblas.(Hechos 5:16; 8:7; 16:18; 19:12).

2. El ministerio de liberación es para todos los discípulos de Jesucristo. (Marcos 16:17).

2.1. Los ministros de liberación no trabajan solos. (Marcos 6.7)

2.2. El Señor Jesús envió equipos de dos, a quienes les dio autoridad y poder (Marcos 6.7)

a. En el poder de Dios podemos hacer huir al mundo de las tinieblas (Deuteronomio 32.30)

b. La autoridad, poder y unción se fortalecen en una vida de intimidad con Dios.

3. Los miembros del equipo de liberación deben estar en consonancia con requisitos trazados por las Escrituras (1 Timoteo 3.1-12)

3.1. En su vida de testimonio:

a. Hombres y mujeres sin tacha

b. Un hogar establecido

c. Tener dominio propio

d. Respetable

e. Hospitalario

f. Sin vicios

g. Sin codicia ni avaricia

3.2. En su vida espiritual:

a. Que busque a Dios

b. Que no abra puertas al mundo de las tinieblas

c. Que tengan fe

d. Que tenga autoridad espiritual (Hebreos 1:8; Hechos 19:13-17)

e. Conciente de la autoridad espiritual que proviene de Dios (Hebreos 11:6).

e.1. La falta de fe pone tropiezos a la liberación (Cf. Marcos 9:18b, 19, 23, 24; Marcos 6:5, 6; Mateo 17:19, 20).

e.2. La fe mina el poder del mundo de las tinieblas (Cf. Hechos 3:16)

II. El equipo de liberación ministra en la unción y poder de Dios

1. El equipo de liberación viste la armadura de Dios (Cf. Efesios 6:13-18).

2. El equipo de liberación utiliza la Palabra de Dios con autoridad (Cf. Lucas 4:32; Mateo 8:16)

3. El equipo de liberación ejerce su autoridad espiritual al echar fuera el mundo de las tinieblas (Lucas 4.36)

4. El equipo de liberación procura más y más de la unción de Dios (Isaías 10:27)

4.1. Aunque tenemos la unción del Espíritu Santo, procuramos cada día Su llenura.

4.2. La unción rompe los yugos

a. Bajo la unción del Espíritu Santo echamos fuera demonios (Mateo 12:28)

b. La unción de Dios testimonia nuestra autoridad y permanencia en Dios (Hechos 10.38)

5. El equipo de liberación es conciente de su misión y tarea (Lucas 4.18).

III. El ministro de liberación y su equipo son concientes de la necesidad de mantener intimidad con Dios

1. Es necesario buscar la dirección de Dios en nuestro andar diario (Juan 8:47 a; 1 Corintios 12:1-11).

1.1. Dios nos revela con qué caso estamos luchando en cada caso específico

1.2. Dios nos concede el discernimiento (Hechos 16:16-18).

1.3. Destruimos toda fuerza de maldad por la sangre de Cristo que nos redimió (Colosenses 1:14; Hechos 20:28; 1 Corintios 6:19, 20; 1 Timoteo 2:6; Apocalipsis 12:11).

2. La persona sobre la que se va a ministrar liberación debe recibir preparación.

2.1. Concientes del poder liberador de Jesucristo (Cf. Mateo 12:13-45)

2.2. Concientes de la necesidad de renunciar al mundo de las tinieblas

2.3. Concientes de la necesidad de permanecer firmes en Cristo (Lucas 11:24-26).

a. Ayuda el que reciban instrucción bíblica

b. Ayuda que se les brinde acompañamiento permanente antes y después de la liberación

3. Como ministros de liberación instruimos sobre el Evangelio de Cristo.

3.1. Que las personas renuncien y rompan toda atadura del ocultismo (Levítico 19:31; Zacarías 10:2)

3.2. Que las personas renuncien a toda maldición (Gálatas 3:13, 14a).

3.3. Que las personas renuncien a todo lo oculto (2 Corintios 4.2)

3.4. Que las personas renuncien a todo pecado (1 Juan 1.9)

Conclusión:

Como cristianos comprometidos, estamos llamados a proclamar el Reino de Dios pero también a ministrar liberación a los cautivos. En muchos casos resulta importante que guiemos a la persona que pide ser ministrada, en textos bíblicos como Números 23:21-24; Hebreos 2:14, 15; Lucas 10:17-19; Marcos 16:17 y Santiago 2:19. Resulta aconsejable que memoricen estos pasajes. El propio Señor Jesús nos lo enseñó durante su ministerio terrenal. Nos movemos en la autoridad y el poder de Dios y en ese poder y autoridad, rompemos toda atadura de Satanás y sus huestes. Por la sangre preciosa de nuestro amado Salvador, tenemos asegurada la victoria. ¡Hoy es el día para ver cómo—en la unción, poder y autoridad de Jesucristo—caen fortalezas de maldad! Usted es el hombre y mujer llamados a ejercer el ministerio.

© Fernando Alexis Jiménez – Contacto (0057)317-4913705

Email pastorfernandoalexis@hotmail.com

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

29 Sep 2010

Mantenga a Raya a Satanás y sus huestes...

Escrito por: fjimenez el 29 Sep 2010 - URL Permanente



Título: Expulse a Satanás de su territorio

Base Bíblica: Efesios 6:12; Mateo 6:10; Ezequiel 4:1-3


Introducción:

Los cristianos estamos llamados a batallar contra las fuerzas del mal, y más que eso: a obtener la victoria. En ese proceso, una herramienta eficaz la constituye la cartografía espiritual. Sirve como punto de apoyo para hacer más eficaz la tarea de evangelización. Adicionalmente, nos permite identificar las dimensiones física y espiritual del mundo en el que nos movemos, para que sea real y no “como parece ser”.

Ya en el Antiguo Testamento hay registros primarios de la cartografía espiritual (Ezequiel 4:1-3). Está probado por la arqueología. Luego desde ese período de la antigüedad, 1.500 a.C. ya se conocía de la eficacia de la cartografía.

I. La cartografía espiritual: herramienta eficaz para recuperar territorios que nos robó Satanás

1. La cartografía espiritual es una herramienta valiosa en la guerra espiritual a nivel estratégico (Efesios 6:12)

1.1. Permite identificar principados y potestades que ejercen influencia sobre regiones y sus habitantes.

a. El término “cartografía espiritual” comenzó a acuñarse en la década de los noventa.

b. Tiene fundamentos bíblicos y teológicos.

c. Es guiada por el Espíritu Santo.

d. Torna más eficaz la oración profética.

1.2. Sirve como punto de apoyo para hacer más eficaz la tarea de evangelización.

1.3. La cartografía identifica las dimensiones física y espiritual del mundo en el que nos movemos, para que sea real y no “como parece ser”.

2. Con la cartografía espiritual contribuimos al plan divino que procura el establecimiento del Reino de Dios entre nosotros (Mateo 6:10)

2.1. Hay una estrecha relación entre la disposición de un pueblo en oración, y el gobierno de Dios.

a. Si se hace la voluntad de Dios en la tierra, los perdidos se salvan.

b. Si se hace la voluntad de Dios en la tierra, hay bendiciones, los enfermos reciben sanidad, hay justicia y disminuyen los índices de violencia.

2.2. Los objetivos de la oración profética ofensiva contra las fuerzas del enemigo se torna más eficaz.

a. Desarrollamos la capacidad de escuchar a Dios.

b. Tenemos mayor comprensión de la batalla que estamos librando.

3. En el Antiguo Testamento hay registros primarios de la cartografía espiritual (Ezequiel 4:1-3)

El diseño se hizo en el año 1.500 a.C. en tablillas de arcilla.

3.1. Una comprobación radica en los hallazgos que hicieron arqueólogos, de la ciudad de Nipur, antigua Sumeria.

3.2. La ciudad de Nipur tenía un espíritu territorial al que llamaban Enlil o dios del aire.

3.3. Al igual que en Nipur, en La Plata (Argentina) las calles no fueron diseñadas en el sentido norte-sur, sino en diagonales, coincidiendo con los símbolos de la francmasonería.

a. Con la cartografía espiritual se ponen al descubierto técnicas, estrategias y armas de nuestro enemigo espiritual.

b. Se puede golpear más eficazmente a las estructuras y fortalezas de maldad.

c. Al frente de guerra espiritual son llamados los fuertes y valientes, no los temerosos (Deuteronomio 20:8)

c.1. Cuando se ponen al descubierto las estrategias del enemigo, es más fácil avanzar en planes de evangelización.

c.2. Ponemos freno a las agresivas acciones de engaño y dominación territorial de nuestro adversario espiritual (Apocalipsis 12.12)

II. Es hora de dar la batalla, al poner en evidencia las estrategias, técnicas y armas del adversario espiritual.

1. La iglesia de Jesucristo en todo el mundo está llamada a desenmascarar las obras del diablo.

1.1. La cartografía espiritual permite identificar lo que permanece oculto y pasa inadvertido.

1.2. Las fortalezas espirituales de maldad quedan al descubierto (Cf. Daniel 10:19-24)

1.3. Se conoce más acerca de cuál es la naturaleza del adversario (Ezequiel 29:12-19)

2. Es necesario realizar un diagnóstico para determinar el grado de dominio que ejercen las fuerzas de maldad en un territorio.

2.1. Es evidente que en ciertos momentos, cruzamos fronteras invisibles cuando entramos en territorios dominados por la maldad.

2.2. Fenómenos por encima de lo natural y previsible en un país, una región o una ciudad, evidencian que hay dominio territorial por parte del enemigo.

3. ¿Cómo se evidencia que hay una fortaleza ejerciendo dominio en un territorio?

3.1. Cuando hay abierto dominio de la maldad sobre circunstancias y la voluntad de las personas.

3.2. Cuando hay un abierto rechazo al evangelio.

3.3. Cuando se transmite el dominio territorial de maldad, de generación en generación, a través de ceremonias y festividades que mezclan lo religioso con lo pagano.

3. El dominio territorial de maldad tiene dos herramientas para su expansión:

3.1. Mediante la proclamación masiva de filosofías con trasfondo ocultista.

3.2. A través de prácticas y/o actividades que seducen la carne: bajas pasiones, lujuria, drogas, deportes extremos que ponen en peligro a sus practicantes y ritos ocultistas, entre otros.

III. La cartografía espiritual ayuda a desarrollar una guerra espiritual ofensiva

1. La guerra espiritual debe ser ofensiva, y no circunscribirse al plano defensivo.

1.1. Es necesario reconocer que hay dos dimensiones: la material (visible) y la espiritual (invisible)—2 Corintios 4:18.

a. Comprender esta realidad evita que experimentemos desánimo (versículo 16)

b. La batalla espiritual nos permite tener éxito en el ámbito físico.

c. Cuando reconocer la naturaleza de la batalla que libramos y en qué dimensiones se produce, es más fácil romper las cadenas de opresión del enemigo sobre las almas que perecen.

d. El pecado del género humano lleva a su degradación y abre las puertas al enemigo (Romanos 1:18-32)

1.2. Desde el mundo espiritual de maldad, Satanás ciega a las personas para que no crean el Evangelio.

2. Satanás se aprovecha de la ceguera espiritual del género humano.

2.1. Conduce al hombre a la idolatría (Jeremías 2:27)

a. El adversario se glorifica cuando le idolatran (Éxodo 20.3, 4)

b. La maldad ciega y domina al hombre (Cf. Jeremías 3.1)

c. Producto del pecado y la idolatría que generan impacto en el ámbito espiritual, la tierra resulta contaminada (Jeremías 3:9)

2.2. La cultura de los pueblos ha sido corrompida por Satanás y se convierte en instrumento para afianzar las fortalezas territoriales de maldad.

a. Nuestra meta es bloquear las obras de Satanás, mostrar la gloria de Dios y no condenar o bloquear la cultura.

b. Es importante vigilar qué tipo de información recibimos, así esté amparada por la cultura.

2.3. A través de la cartografía espiritual identificamos espíritus y potestades territoriales.

a. Diagnosticamos influencia y daños causados a una comunidad.

b. Dirigimos la batalla de una manera más eficaz (2 Corintios 10:4, 5)

Introducción:

A pesar de la andanada contra la cartografía espiritual, que en muchos círculos cristianos se desestima, resulta real y eficaz cuando se busca en su fundamento bíblico, y se procede a atacar de frente a las huestes espirituales de maldad. En esencial, aprendemos que la guerra espiritual debe tener un carácter ofensivo, y no circunscribirse al plano defensivo. Esta batalla se libra en dos dimensiones: la material (visible) y la espiritual (invisible)—2 Corintios 4:18.

Si comprendemos la naturaleza de la guerra en la que nos encontramos inmersos, podemos ser más eficaces en los ataques. Es importantísimo que nos mantengamos alerta ya que Satanás ciega a las personas para que no crean el Evangelio.

2. Satanás se aprovecha de la ceguera espiritual del género humano. Nuestra meta es bloquear las obras de Satanás, para alcanzar la victoria plena.

© Fernando Alexis Jiménez

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

28 Sep 2010

Tomando autoridad sobre las fuerzas del mal

Escrito por: fjimenez el 28 Sep 2010 - URL Permanente

Título: Tomando autoridad sobre las fuerzas del mal

Base Escritural: Marcos 9:14-29

I.- El mundo de las tinieblas es real (vv.17-22).

1.- Satanás pone tropiezo al cristiano

2.- ¿Qué ocurre con las ataduras demoníacas?

a.- Se manifiestan cuando hay indefensión (v.21).

... Era un niño apenas, un adolescente de doce años.

b.- Genera enfermedad y opresión mental (vv. 17, 18, 20).

c.- Busca destruir la creación de Dios (v.22).

II.- Debemos tomar autoridad en Jesucristo

1.- ¿Qué roba nuestra autoridad?

a.- Que no la conozcamos e ignoremos.

b.- El temor de apropiarnos de la autoridad contra el demonio.

c.- La falta de santidad y comunión con Dios.

d.- La falta de fe en el poder de esa autoridad (v.19).

...En el plano material

...En el plano espiritual

e.- El demonio capitaliza el temor o falta de autoridad (v.18 b).

2.- El reino de las tinieblas tiembla ante Jesucristo (v.20).

a.- No puede resistir el poder de Dios.

b.- La luz acaba en tinieblas

c.- El demonio se pone en evidencia (v.20)

d.- Toda atadura se rompe ante el poder de Dios (v.20).

III.- Jesucristo nos llama a recuperar la autoridad

1.- Si tenemos fe, nada será imposible (v.23).

2.- Debemos pedir a Dios que nos fortalezca en nuestra fe (v.24).

3.- En el nombre de Jesús debemos impartir las órdenes con autoridad (v. 25 a).

4.- Debemos cerrar puertas para evitar las retaliaciones (v. 25 b).

5.- Si resistimos al diablo, huirá de nosotros (v.26 Cf. Santiago 4:7).

Conclusión:

En los aires se libra una batalla. Las fuerzas del mal operan en procura de poner tropiezos al cristiano. Pero también, el poder y la autoridad que nos otorgó Jesús, el Señor, derriba todo propósito de Satanás y sus huestes. Es necesario que los cristianos nos desenvolvamos con en ese poder y autoridad.

Si tiene alguna inquietud, por favor comuníquese al (0057)317-4913705 o al email pastorfernandoalexis@hotmail.com

© Fernando Alexis Jiménez

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20 Sep 2010

Atamos a Satanás para extender el Reino de Dios...

Escrito por: fjimenez el 20 Sep 2010 - URL Permanente

Título: Atando al hombre fuerte para extender el Reino de Dios

Base Escritural: Marcos 3:20-30

Introducción:

El mundo de las tinieblas gobierna sobre el mundo a raíz del pecado del género humano. Logramos avanzar en la medida en que se tiene un encuentro personal con el Señor Jesús, las personas reciben a Cristo como su Salvador personal y viven conforme a Su voluntad. En esa dirección los cristianos reconocemos la lucha que libramos contra Satanás y sus huestes, pero lo hacemos no en nuestras fuerzas sino en el poder y autoridad de Cristo.

I. Un cristiano comprometido crece en nuevas dimensiones en la vida con Dios (vv. 20, 21)

1. Un cristiano comprometido vivencia su fe. Su testimonio atrae vidas que ansían cambio y crecimiento (v. 20)

a. Predicamos con los hechos.

b. Hay un mundo sin esperanza que anhela la vida que tenemos hoy.

2. Vivir a Cristo siempre encontrará oposición (v. 21)

a. Quienes no conocen los secretos de Dios, no comprenden nuestra nueva vida.

b. Un cristiano comprometido siempre será cuestionado por quienes dicen vivir la fe, pero sin compromiso.

II. Satanás tiene cegados a muchos para que no descubran la forma como él opera en la dimensión espiritual (v. 22)

1. Aún los religiosos desconocen la realidad de la lucha que se libra entre el mundo físico y el mundo de las tinieblas (v. 22 a.)

a. Satanás y sus huestes son hábiles para desviar nuestra atención.

b. Los religiosos buscan una explicación a todo lo que ocurre y está por fuera de su nivel de comprensión.

2. Aún los religiosos desconocen cómo opera el mundo de las tinieblas (v. 22 b.)

a. No basta con ser religioso para tener revelación del mundo de las tinieblas.

b. Dios nos revela y muestra cómo opera el mundo de las tinieblas.

III. El mundo de las tinieblas contra el que luchamos, está sólidamente articulado (vv. 23-25)

1. Satanás no lucha contra sí mismo. Los cristianos en cambio, sí se enfrentan entre sí (v. 23)

a. En la medida que no haya unidad de los cristianos, Satanás gana ventaja (v. 23)

b. Satanás sabe dónde está la debilidad de la iglesia, y se aprovecha. La división de los creyentes es una de sus estrategias (v. 24)

2. Contrario a lo que erróneamente creen los cristianos, la solidez del mundo de las tinieblas hace más complicada la batalla (v. 25)

a. El Señor Jesús nos enseñó la necesidad de permanecer unidos.

b. La única forma de pelear contra el mundo de las tinieblas es manteniéndonos sólidos (v. 26)

IV. Tomamos control del mundo de las tinieblas, en la medida que atamos al hombre fuerte (vv. 27-30)

1. Es necesario tomar control sobre el dominio del hombre fuerte (v. 27 a.)

a. Sólo podemos tomar dominio sobre el hombre fuerte, cuando en nosotros como creyentes hay:

a.1. Autoridad de Cristo. La ejercemos.

a.2. Íntima relación con Dios, a través de la oración.

b. Para avanzar en la extensión del Reino de Dios debemos recobrar terrenos hoy en manos del mundo de las tinieblas.

2. Los cristianos tenemos el poder y la autoridad para doblegar el dominio de las tinieblas.

3. Blasfemar contra el Espíritu Santo es blasfemar contra Dios mismo (v. 28)

a. Dios perdona nuestros pecados, pero no blasfemar contra Él (v. 28)

b. Es necesario discierne el poder de Dios y cuánto se obra no en el poder de Dios sino en el de la maldad o en la carne (vv. 29, 30)

Conclusión:

En el poder y autoridad de Cristo atamos al hombre fuerte y recobramos el control de territorios y personas que han estado atadas por mucho tiempo, debido al pecado. Cuando libramos las batallas contra el mundo de las tinieblas, de un lado neutralizamos sus acciones pero, de otro, ganamos terreno en el que se predicarán las Buenas Nuevas de Salvación. Recuérdelo siempre: en Cristo tenemos asegurada la victoria.

© Fernando Alexis Jiménez – Contacto (0057)317-4913705

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01 Sep 2010

¡A la batalla! Alcanzando la victoria en la guerra espiritual.

Escrito por: fjimenez el 01 Sep 2010 - URL Permanente

Título: ¡A la batalla! Alcanzando la victoria en la guerra espiritual.

Base Bíblica: Efesios 6:10-20

Introducción:

Los cristianos nos encontramos en medio de una batalla que se libra en los aires, de la cual muchos no tienen conciencia o temen enfrentarla. No obstante, la Biblia es muy clara cuando nos enseña que no podemos rehuir el compromiso y librar la guerra espiritual con las armas de las que disponemos y que provienen de la obra redentora del Señor Jesucristo y que nos garantiza la victoria. Tomar la decisión de batallar y vencer, o someternos a la opresión y ataques de las fuerzas del mal, es nuestra y nada más que nuestra. ¡Es hora de acometer la batalla!.

I.- ES NECESARIO COMPRENDER LA BATALLA ESPIRITUAL QUE LIBRAMOS

1.- Actitudes comunes frente a las actividades del demonio:

a.- Ignorarle, pensando que así no se meterá con nosotros.

b.- Dejarlo quieto, pensando que se cansará de hostigarnos y se irá.

c.- No siquiera mencionarlo al demonio para que no se “incomode”.

2.- El enemigo conoce más de nosotros de é. Por esa razón es nuestro “acusador” delante de Dios (Hechos 19:13-16; Apocalipsis 12:10 Cf. Zacarías 3.1)).

a.- Satanás conoce si tenemos autoridad.

b.- La Biblia nos revela quién es, qué hace y cuáles son las estratagemas de Satanás, para ayudarnos a enfrentarlo.

b.1.- Es hora de romper toda atadura de miedo (Salmo 23:4).

b.2.- El Señor Jesús derrotó todo poder de las tinieblas (Hebreos 2:14, 15).

c.- La autoridad está ligada a la fidelidad a Dios.

3.- La lucha contra Satanás y sus huestes no da tregua.

II.- ES NECESARIO CONOCER A QUIEN ESTAMOS ENFRENTANDO

1.- Satanás aprovechar cualquier oportunidad para presionarnos (1 Pedro 5.8).

a.- Satanás busca poner tropiezo (Marcos 1:12, 13).

b.- Satanás busca ponernos en condición de vulnerabilidad (Job 1:6-12)

b.1.- Satanás busca robar, matar y destruir (Juan 10:10).

b.2.- Satanás ataca sorpresivamente (Lucas 10:18)

2.- Satanás mantiene una estructura de gobierno y ataque unida (Lucas 11:17-19).

Satanás gobierno sobre países y ciudades (Mateo 4.8, 9).

3.- Satanás pervierte la enseñanza de verdad (2 Corintios 11:13-15).

a.- Satanás roba la palabra sembrada y ciega a las personas (Marcos 4:14, 15).

b.- Satanás utiliza incluso a personas que jamás imaginaríamos, para engañarnos (Mateo 16:21-23)

c.- El antiguo ocultismo Satanás lo difunde como la Nueva Era (Deuteronomio 18:10- 12)

4.- Satanás ataca tres áreas de nuestra vida: la mente, el corazón y la lengua.

a.- La mente.

a.1.- Origen de los pensamientos.

a.1.1.- Pensamientos propios.

a.1.2.- Pensamientos que siembra el enemigo.

a.1.3.- Pensamientos que provienen de Dios.

a.2.- Debemos evaluar qué pensamientos anidan en nuestra mente (Filipenses 4.8 Cf. Proverbios 12:5)

a.2.1.- Nuestros pensamientos determinan nuestras actuaciones (Proverbios 23:7 a).

a.2.2.- Solamente Dios conoce nuestros pensamientos (Salmo 7:9 b Cf. Jeremías 11:20)

a.2.3.- Debemos llevar todo pensamiento cautivo a Cristo (2 Corintios 10:3-5).

a.3.- Hay dos fortalezas que nos tornan vulnerables:

a.3.1.- Pensamientos de inferioridad.

a.3.2.- Pensamientos de condenación.

b.- El corazón:

b.1.- Satanás ataca nuestros sentimientos y emociones afectando nuestras actitudes.

b.2.- Es necesario guardar nuestro corazón de todo mal (Proverbios 4:23).

b.3.- Tres actitudes que abren puertas al enemigo:

b.3.1.- El orgullo.

b.3.2.- La incredulidad.

b.3.3.- El miedo.

c. La boca:

c.1.- Nuestra boca puede ser instrumento de destrucción en manos del diablo.

c.1.1.- Las palabras edifican o destruyen (proverbios 18:26).

c.1.2.- Las palabras pueden ser guiadas por el Espíritu Santo.

c.1.2.1.- Debemos medir el alcance de lo que decimos (Salmo 141.3)

c.1.2.2.- Bendecir o maldecir, la decisión es nuestra (Santiago 3:10 Cf. Mateo 15:18).

III.- ES NECESARIO DISPONERNOS PARA LA BATALLA ESPIRITUAL

1.- Cuatro pasos previos a la confrontación espiritual:

a.- Orar antes de actuar.

b.- Resistir al demonio y tomar autoridad sobre él (Efesios 6.10).

c.- Reconocer que la lucha es de carácter espiritual.

d.- Permanecer firmes, sin flaquear en la fe.

2.- Tener claro que hay fuerzas del bien y de maldad:

a.- Fuerzas de maldad en el mundo espiritual (Efesios 6:12 Cf. Daniel 10:12, 13, 20).

a.1.- Gobernadores. “Puertas del Hades!(Mateo 16.18), desde donde se gobierno a los pueblos.

a.1.1.- Si se “agrietan” los muros, abriendo puertas al enemigo, él se aprovecha.

a.1.2.- Es necesario orar por nuestros gobernantes para que Dios los guíe en sus decisiones (1 Timoteo 2:1, 2 Cf. Ezequiel 22:30).

- Es necesario pedir perdón si nos rebelamos contra nuestros superiores en los niveles secular y eclesial (1 Samuel 15:23 a Cf. Romanos 13:1-3).

a.1.3.- Es necesario “reedificar” los muros en el liderazgo, el gobierno, la familia etc. (Ezequiel 13:4, 5).

a.2.- Potestades. Espíritus territoriales.

a.3.- Potestades. Fortalezas. Géneros de maldad.

a.3.1.- ¿Qué hacer5?

a.3.1.1.- Evitar frecuentar lugares de influencia de maldad.

a.3.1.2.- Identificar y orar específicamente contra las potestades.

a.3.1.3.- Permanecer firmes en la oposición.

a.4.- Huestes espirituales.- Mienten e impiden la propagación de la verdad (2 Corintios 4:4 Cf. 1 Timoteo 4:1-3).

a.4.1.- Cuatro elementos que golpean a los demonios:

a.4.1.1.- La vida de pureza en el cristiano.

a.4.1.2.- La intercesión.

a.4.1.3.- La evangelización.

a.4.1.4.- La humildad y fidelidad delante de Dios.

a.5.- Espíritus malignos. Se interesan por bloquear la vivencia del individuo.

IV.- ES NECESARIO TOMAR Y EJERCER AUTORIDAD EN JESUCRISTO

1.- El pecado llevó al género humano a la pérdida de autoridad (Romanos 5.12).

2.- Por la obra redentora del Señor Jesucristo, las fuerzas de maldad fueron derrotadas.

a.- Satanás ya no tiene poder legítimo ni control (Juan 3.8)

b.- Satanás perdió el poder sobre la muerte (Apocalipsis 1.18).

c.- Satanás no puede seguir atando a las personas, a menos que estén sin Cristo Jesús o abran puertas al enemigo (Lucas 4:18, 19 Cf. Hechos 10:38)

3.- Por la obra redactora del Señor Jesucristo tenemos autoridad de echar fuera demonios (Marcos 16:17, 18).

a.- El Señor Jesucristo libró de todo dominio del enemigo (Colosenses 1:13).

b.- El poder de dios en nosotros es más fuerte que cualquier amenaza del enemigo (Juan 4:4).

c.- Si ejercemos autoridad en Jesucristo, el enemigo no nos podrá hacer daño (Lucas 10:19).

d.- No basta con reconocer que tenemos autoridad. Es necesario ejercerla.

4.- Cinco principios para ejercer autoridad en Jesucristo:

a.- Usar el nombre del Señor Jesucristo al batallar contra las tinieblas (Marcos 16:17).

b.- Usar la Palabra de Dios (Efesios 6.17).

c.- Movernos en el poder del Espíritu Santo (Mateo 12.28).

d.- En el poder de la sangre del Señor Jesucristo (Apocalipsis 12:11).

e.- Guardando el testimonio de vida (Apocalipsis 12:11).

Conclusión:

En la medida que demos la batalla en Jesucristo el Señor, tomando la autoridad que Él nos aseguró por su obra de redención en la cruz donde se venció el obrar de las huestes de maldad, podremos no solo frenar el avance de Satanás sino además, ponerlo en huida, resistiéndole firmemente en todo momento. Como cristianos estamos llamados a dar la batalla, teniendo la certeza de que en Jesucristo somos más que vencedores.

© Fernando Alexis Jiménez

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

ESTUDIOS BIBLICOS DE GUERRA ESPIRITUAL

Avatar de fjimenez

.

¡Bienvenido al sitio más completo de la Internet con Estudios Bíblicos de Guerra Espiritual!

ver perfil »

SUSCRIBASE A LA REVISTA EMAIL

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Fans

  • Zahira Rosales Cala
  • ivette-duran
  • saludesvida

Ídolos

Amigos

JESUCRISTO TE HACE LIBRE

Satanás y sus huestes podrán general maldad en el mundo, pero nuestro amado Señor Jesucristo trae libertad a las almas. ¡Recíbalo hoy en su corazón! Es la mejor decisión que podrá tomar y que le asegura un presente de victoria y vida por la eternidad.