14 Ene 2012

¿Haber sido DROGODEPENDIENTE facilita AYUDAR A OTROS?

Escrito por: Manolo Romero y Joan Carles March el 14 Ene 2012 - URL Permanente

La respuesta a la pregunta es SI, y nuestra experiencia nos dice que si se trabaja bien en la selección y formación, puede ser CLAVE de éxito.

Ejemplos en los que hemos trabajado:

  1. Captación de pacientes del Proyecto PEPSA de heroína
  2. Intervención en poblaciones excluidas ligadas al sida y las drogas en ciudades europeas
  3. Proyecto en jóvenes transeuntes
  4. ...

La generosidad y la solidaridad, más que el derecho a una retribución por su trabajo, es el motor que mueve a que personas que han sufrido un problema o siguen inmerso en él, pongan al servicio de personas que ahora lo padecen su conocimiento y experiencia. Su labor callada y de segunda fila es de por sí impagable”…

Desde hace algunos años, en las investigaciones o intervenciones que tenían como objetivo el conocimiento de poblaciones “ocultas”, uno de los problemas que con más frecuencia nos encontrábamos era la dificultad para acceder a dichas personas. Ello por la necesidad de obtener informaciones claves que nos aportaran las respuestas básicas a fin de lograr que las hipótesis y objetivos de las investigaciones pudieran ser realizadas con datos fiables y veraces, así como con la calidad y garantía que favorecieran el logro inicial propuesto.

A partir del inicio de la década de los 80 y como consecuencia de la grave situación provocada por el SIDA entre poblaciones en su mayor parte afectadas por problemas de drogodependencias, la necesidad de generar comportamientos y conductas más seguras ante una enfermedad donde los hábitos y conductas inadecuadas eran las que en mayor medida contribuían a su expansión, hace que comenzaramos a leer con interés las primeras experiencias de colaboración de voluntarios afectados por dicha enfermedad.

De esta época es cuando podemos obtener las primeras referencias de investigaciones y/o intervenciones* donde la participación de “iguales” fue clave en el logro de los objetivos que proponían dichos proyectos. Entre estas experiencias pioneras, las realizadas en New York por Sam Friedman con el fin de reducir las conductas riesgo entre homosexuales (1984) . En nuestro país, las estrategias para llegar a los colectivos de UDVP llevadas a cabo por el Ayuntamiento. de Barcelona en Ciutat Vella (1990) , incluye en su proyecto extoxicómanos, que con el fin de reducir daños, intercambian jeringuillas, promueven conductas salubristas en el consumo, derivan a los dispositivos asistenciales y nos hacen ver su valor como motores que favorecen cambios. Estas iniciales experiencias podemos considerarlas como las primeras acciones realizadas por ex toxicómanos. Su facilidad de penetración en el medio, y el conocimiento que del problema y las personas tenían, han sido un referente para las organizaciones e instituciones que pretendíamos buscar formulas y soluciones basadas en estrategias que permitieran “romper los muros que nos separaban de ellos”.

La consecuencia: permitir el acercamiento a personas cuyo denominador común era el alejamiento de los recursos socio-sanitarios y la falta de motivación para acceder a los beneficios que la sociedad del bienestar han ido creando para el grueso de la población general.

De aquí que previamente al inicio de las tareas que dentro del diseño se haya considerado idóneo para ser realizado por “los iguales”, debe seguirse unos pasos que abarcan desde la adecuada selección de las personas, hasta la elemental formación sobre los contenidos, los problemas, habilidades de comunicación con los individuos que los padecen, etc.

Hablar de los requisitos necesarios para que un determinado grupo de voluntarios sea seleccionado con el fin de realizar las labores diseñadas en un proyecto, es amplio. Entre otras características mencionaremos tres básicas:

- Conocer o poseer ascendencia sobre la población diana objetivo de la investigación.

Haber tenido relaciones o ser conocedores del problema bajo cuya situación vamos a trabajar.

Considerar que volver a tomar contacto ya sea con determinadas personas como con sus problemáticas más extremas, no debe poner en peligro el proceso en que “el igual” se encuentre y que pueda colocar en riesgo desde su integración social hasta un posible avance en su normalización general (ej. Haber conseguido abandonar el consumo de drogas, encontrarse en una situación de integración y normalización social avanzada, etc.)

Detectadas las necesidades y deficiencias de este colectivo en cuanto a información sobre el reto que nos ocupa, se requerirá una formación global especialmente relacionada con la problemática objeto de nuestra intervención.

Las actividades que en el conjunto de un proyecto serán responsabilidad de estos, determinarán con más exactitud la elección de los mismos. El grado de conocimiento, su nivel de relación con la población con la que desarrollarán su trabajo y una suma de requisitos que en conclusión serán de un mayor grado de exigencia según el tipo de responsabilidades y objetivos que asuman con la población diana del proyecto.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario

Manolo Romero y Joan Carles March

ver perfíl

Amigos

Fans

  • saludesvida
  • Jacinto Riera Vila

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):