19 Feb 2012

Trabajar en equipo valdría por 2 en el programa de metadona #24h24p

Escrito por: Manolo Romero y Joan Carles March el 19 Feb 2012 - URL Permanente

Un aspecto que determina en gran medida no solo la motivación y actitudes de los profesionales, sino también la calidad de la atención, es el nivel de organización y coordinación de los distintos equipos de trabajo que participan en el Programa de Tratamiento con Metadona. Por lo general, casi todos los profesionales entrevistados presentan una valoración positiva al respecto.

Es éste el caso del personal integrado en los equipos terapéuticos y en dispositivos de acogida como los pisos de apoyo al tratamiento y la reinserción y los centros de día. Esta situación se ve facilitada por el hecho de que:

por lo general se trata de equipos pequeños

realizan su actividad en recursos específicos de drogodependencias

con un reparto claro de responsabilidades y tareas

una persona asignada a la coordinación del equipo y

una planificación de reuniones periódicas o a demanda para discutir e intercambiar información sobre los usuarios/as acogidos al recurso.

Sin embargo, son estas condiciones que no suelen darse en los equipos que realizan la dispensación en los centros de salud, con el impacto negativo que ello conlleva sobre los resultados del Programa de Metadona. La ausencia de una organización y unas directrices claras se reflejan en las diferencias de los distintos centros en la organización de la dispensación. Mientras que en algunos centros todo el personal de enfermería dispensa de acuerdo a los usuarios/as asignados por el sistema de cupos, en otros esta labor corresponde a una o varias profesionales que se van turnando con las desventajas que ello conlleva para conocer y hacer un seguimiento más cercano de los usuarios/as.

Esta falta de coordinación y trabajo en equipo se asocia igualmente con episodios de violencia e intimidación. Según los testimonios recogidos, al no existir unas pautas comunes de actuación, unas directrices compartidas entre todos los profesionales del centro, algunos usuarios/as aprovechan la situación para manipular al personal que dispensa.

“Es verdad que son un grupo de usuarios manipuladores y claro, si no se unifican criterios desde la asistencia que se dan en un centro de salud, por ejemplo los horarios, pues ellos saben a quien tienen que ir para conseguir lo que quieren. Si hay un criterio común y seguimos todos una misma pautas de atención, pues no van a manipular a nadie (...) Ese es el punto de partida, en que si ya eso no funciona, es una bola en la que hay una desorganización, que el usuario, por sus características, va a aprovecharse de eso también, porque manipulan mucho” (DUE).

“Es totalmente diferente en un centro de salud que tenga un persona que es la responsable y se los conoce a todo; imagínate un centro de salud, hoy la da uno, mañana otro, pasado otro... política de ellos, yo hoy la doy, yo no le doy mas explicaciones. Pues si entre ellos si hay información, pero claro es mas manipulable que hoy a ti, “oye si ayer me hicieron esto, tu porque no me lo haces?”. Se permite la manipulación y con el tiempo ellos consiguen un beneficio... por eso es necesario la supervisión” (Médico)

Por otro lado, salvo casos puntuales, todas las enfermeras entrevistadas coinciden en señalar las dificultades que afrontan a la hora de conseguir el apoyo de otros profesionales del centro. Se hace especial énfasis en la falta de implicación, en general, de los médicos, un hecho que se percibe como una importante barrera a la hora de garantizar un seguimiento adecuado y una atención sanitaria integral acorde con los objetivos del programa.

“Y a lo largo de estos años, pues el voluntarismo de los profesionales es lo que ha funcionado simplemente, entonces sí ha habido centros en donde el médico se ha implicado un poco más, pero por lo general no quieren ni saber sobre el tema. ...es difícil cuando a este tipo de usuarios/as la atención tiene que ser multidisciplinar, entonces si tú detectas un problema pero después no hay colaboración por parte del médico de cabecera que tengan asignado.” (DUE)

A juicio de algunas enfermeras entrevistadas, todas estas limitaciones han llevado a que la calidad de la atención dependa básicamente del voluntarismo y la motivación individual del personal de enfermería, antes que a la labor de todo un equipo de trabajo. Todo ello, con el riesgo de desgaste personal y profesional que de hecho se refleja en la mayoría de los testimonios recogidos entre las enfermeras consultadas.

“si es por la iniciativa de una persona o dos, no se consigue nada y termina quemándose la persona, que es lo que ha ocurrido en estos años que se empezó a dispensar metadona en los centros de salud. Entonces ha habido personas que han tenido que claudicar porque al final no han encontrado apoyo del equipo (...) no se puede atender un grupo de usuarios/as que tiene una multipatología que tiene una problemática social, y sobretodo enfermedad mental, si durante años no se ha intentado solucionar y darle salida a los problemas de salud y sociales que tenga este grupo de usuarios/as” (DUE)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live
Centro Drogadiccion

Centro Drogadiccion dijo

Estoy muy de acuerdo con este artículo es muy interesante.

Escribe tu comentario

Manolo Romero y Joan Carles March

ver perfíl

Tags

Amigos

Fans

  • saludesvida
  • Jacinto Riera Vila

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):