20
Feb 2013

#24h24p Enfermería y su papel clave en la heroína terapéutica

Escrito por: manolo-y-joan-carles el 20 Feb 2013 - URL Permanente

Hace 10 años, empezábamos en Granada el ensayo clínico de heroína . En esta época empezamos la formación de los profesionales que iban a trabajar en el proyecto. Y seguidamente empezó la captación de pacientes. Y fue en agosto cuando empezamos.
En el equipo, hubo muchas personas clave y sobre todo quiero destacar el papel de enfermería, no sólo en ese momento inicial, sino a lo largo de estos casi 10 años de atención a pacientes que habían fracasado en tratamientos anteriores. Un proyecto de los pocos que ha habido en el mundo, después de Suiza y Holanda y antes de Alemania, Canadá y de nuevo Reino Unido.

¿Cómo se hace esta relación entre enfermería y pacientes que van a tomar un medicamento llamado heroína en un centro específico para ellos?

En el tratamiento de sustitución de opiáceos, enfermería construye y proporciona
la relación terapéutica primaria y principal y la atención a los pacientes.

A pesar de su contribución esencial para el tratamiento de la fármaco-dependiente
pacientes, se sabe poco acerca de su trabajo en la sustitución de la heroína de enfermería.

El objetivo es describir la enfermería acciones previstas en el cuidado de los pacientes en la PEPSA (experimental programa de medicamentos recetados en Andalucía, España). El estudio se realizó en el Centro para la prescripción de diacetilmorfina dentro del contexto de un ensayo clínico heroína, en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada, España.

El equipo de enfermería era responsable de la atención global para el paciente,
centrándose en sus necesidades. La Atención proporcionada a cada paciente fue individualizada, con la comunicación verbal como principal herramienta para facilitar un intercambio bidireccional de información entre la paciente y la enfermera de cuidados.

El protocolo de actuación de enfermería comprende la administración y supervisión del tratamiento y otras medidas destinadas a reducir los daños, alentando
hábitos saludables, junto al seguimiento del paciente y asesoramiento.

El proceso general incluye:
  • admisión del paciente
  • evaluación de su / su estado de salud general
  • aplicación del tratamiento, y
  • la evaluación del paciente una vez se inyecta la diacetilmorfina.
El cuidado de los pacientes que son adictos a las drogas proporcionadas por enfermería exige una relación que garanticer una atención perfecta. Esta relación
debe orientarse a fomentar y mantener la comunicación terapéutica.
Esta relación implica que las enfermeras utilicen como HERRAMIENTAS:
  1. la empatía
  2. laescucha activa
  3. la asertividad
  4. la aceptación
  5. el respeto
  6. ofreciendo consistente información y
  7. evitando un enfoque crítico.
En esta relación, las enfermeras intentaron:
  • motivar el cambio
  • la detección y la disponibilidad
  • el refuerzo positivo de los cambios realizados,
  • y siempre respetando el paciente.
En este proyecto se determinó que la enfermera es un elemento central en la
programas donde los pacientes reciben la prescripción de heroína bajo supervisión,
en particular, y en otros tratamientos de sustitución en general.

La relación de la enfermera con pacientes que son adictos a medicamentos tendrá un gran impacto en el paciente, por el grado de confianza conseguido. Esta relación en gran medida se basa en trabajar sus actitudes, creencias e interacciones y por la capacidad de forjar relaciones efectivas con los pacientes. Por consiguiente, una combinación de ambos factores condiciona el grado de profesionalismo y, como resultado, profesional de éxito.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

27
Nov 2012

Yo acuso: Annie Mino y la metadona

Escrito por: manolo-y-joan-carles el 27 Nov 2012 - URL Permanente

Annie Mino, investigadora suiza que ha trabajado en el tema de la heroína y la metadona, hace unas reflexiones duras que vale la pena leer:

1. Yo acuso a los especialistas, a los políticos y a los periodistas que discuten sobre las drogas y sus consecuencias sin diferenciar en sus afirmaciones entre las verdades y las mentiras. Las afirmaciones terroríficas que cuentan sobre el opio y sus derivados son contradictorias respecto de los datos científicos comprobados desde hace tiempo.

Estas pamplinas tienen como objetivo evitar el consumo de drogas, pero nos impiden sobretodo ayudar a los drogadictos.

2. Yo acuso a los gobiernos que han prohibido y prohíben aún el uso de la metadona y el reparto de jeringuillas impidiendo ayudar a personas en riesgo por ello, el sida, la hepatitis contagian a individuos que estarían preparados si se les ofreciera los medios para luchar con nosotros contra la propagación de estas enfermedades. A causa de ello, unos consumidores de drogas que podrían ser ayudados se ven abocados a la ley de la calle, a la miseria, a la violencia y a la muerte.

3. Yo acuso a los terapéutas que se niegan a escuchar a un toxicómano si no se arrepienten antes (bajo extorsión). Ellos proyectan sobre los toxicómanos su propia incapacidad en lugar de una ayuda personalizada y adaptada a su realidad. Cuentan con la complicidad de jueces y policías obligándoseles a someterse a terapias que de otra forma no aceptarían. Finalmente son incapaces de tratar a sus pacientes “de igual a igual” y confunden “terapia” con “moralidad”.

4. Yo acuso a los héroes de la lucha contra la droga de dirigir en realidad una guerra sin cuartel contra los drogadictos En un siglo de prohibición, los traficantes no han dejado de engordar y enriquecerse. Por el contrario, han sido los toxicómanos los que se han visto atrapados en la miseria, la delincuencia, la malnutrición, las sobredosis y el sida. La guerra contra la droga no se ha dirigido especialmente contra los traficantes, que además de peligrosos acumulan aún más poder. Mientras los consumidores, viven en su mayor parte, en el último lugar entre los “enfermos urbanos”.

En definitiva, me acuso a mí misma: de los errores de razonamiento, las convicciones ciegas y los errores terapéuticos que describo en este libro y que son también los míos. Los admito demasiado tarde y bajo la presión del sida. Hoy sé que la solidaridad que se ha establecido entre los consumidores de drogas y nosotros puede transformarse en nuestro mejor activo. Los toxicómanos, contrariamente a lo que se cree, están listos para hacer su trabajo.¿Y nosotros?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20
Nov 2012

Puede desaparacer “Hogar 20”, Asociación de ayuda a los drogodependientes y sus familias

Escrito por: manolo-y-joan-carles el 20 Nov 2012 - URL Permanente

El otro día nos mostraron una carta dirigida por HOGAR 20 (Asociación de ayuda a los drogodependientes y sus familias) en la que se describe la situación crítica por la que está pasando ésta ONG y que puede llevarle a cerrar sus puertas después de casi 30 años de atención a los colectivos más desfavorecidos y excluidos de la ciudad de Granada. Por tanto, una nueva noticia tenemos sobre que “otro dispositivo asistencial cierra” lo cual puede parecer casi normal entre la destrucción masiva de entidades, asociaciones, programas, etc. a la que estamos asistiendo.

Cuando en 1983 las drogas ya se estaban convirtiendo en las compañeras habituales de miles de jóvenes, en Granada al igual que en el resto de España, los drogodependientes eran derivados a los servicios psiquiátricos de la sanidad pública. Aún no existían ni programas ni proyectos públicos que dieran respuesta a aquellos primeros toxicómanos y como casi en todo lo relacionado con éste problema y en estos primeros años, fue la iniciativa privada la que dió, no solo los primeros pasos, sino además la metodología y creación de estrategias coordinadas para la atención integral a los drogodependientes.

Para los que pueden desconocer quiénes son y qué ha hecho Hogar 20 en estos años, hay que saber que es un asociación que ha tenido un peso muy importante en Granada. Esta asociación, creada por un grupo de jóvenes universitarios, marcó el camino a seguir y vio rápidamente que el consumo de drogas era el inicio y la consecuencia de factores que iban más allá del discurso del “vicio” y “viciosas” con que se adjetivaba a las personas afectadas y creó una estructura médico social que aún hoy sigue siendo válida.

La Asociación Hogar 20 fue un referente de cómo la iniciativa privada sin ánimo de lucro podía atender al sector de la sociedad más desfavorecido con el apoyo solidario de decenas de personas y empresas apoyando económicamente los programas y proyectos que con ilusión y la dedicación total que sus voluntarios ponian.

Aquellas cenas que durante años y con el fin de recaudar fondos se celebraban en “El caballo Blanco” a las que acudían cientos de donantes y colaboradores fueron todo un símbolo de lo que la solidaridad de una ciudad podía lograr.

Durante estos años, el crecimiento de esta asociación y su marcado carácter solidario y de compromiso por los desfavorecidos dió lugar a que sus campos de actuación fueran mas allá de las toxicomanías para ayudar en todo lo relacionado con la pobreza social y económica. Comedores sociales, pisos de acogida, comunidades terapéuticas, centros de día, atención a enfermos de sida, escuelas de familia, etc. fueron creados para paliar y dar respuesta a todo aquel que necesitase una mano.

Hogar 20, además de marcar un estilo de atención directa y “con corazón”, dio la oportunidad a decenas de profesionales a adquirir una formación y experiencia que dio como resultado, en unos años en los que no existía enseñanza reglada sobre estos problemas, a que los primeros y actuales Centros de Atención a las Drogodependencias se nutrieran de profesionales bien preparados en el abordaje de dicha problemática.

La depresión actual por la que esta pasando nuestro país donde casi nada ni nadie se está salvando” ( excepto los de siempre ), no puede ser un motivo para que un hecho tan grave como dramático (la posible desaparición de Hogar 20) pase desapercibida y hasta vista con naturalidad.

Los miles de granadinos a los que han ayudado durante años, las decenas de profesionales que se han dejado su tiempo, su saber y hasta su dinero y el ingente esfuerzo que Hogar 20 ha hecho por mejorar la vida de los más débiles no puede finalizar así.

Esa “carta” en la que piden ayuda urgente debe tener una respuesta solidaria de Granada y los granadinos. Ellos la han dado casi durante 30 años.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08
May 2012

Con 20 años, barata y funciona ¿Quién es?

Escrito por: manolo-y-joan-carles el 08 May 2012 - URL Permanente

Un nuevo informe del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, publicado recientemente, en el que hemos tenido una aportación, confirma la eficacia del tratamiento con heroína como medicamento.

Pero hoy hablamos de SUIZA, uno de los padres que tuvimos en nuestra experiencia andaluza (la madre era holandesa):

1. Pionero en el campo, Suiza autorizó a los primeros tratamientos por inyección de heroína bajo supervisión médica, en 1994.

2. La proliferación de virus del sida, en medio de las crecientes tasas de consumo de heroína, explica el cambio de paradigma hecha por las autoridades suizas en la década de 1990. Su objetivo es prevenir o limitar los daños causados ​​por la toma de las drogas.

3. El tratamiento está autorizado por el referéndum, que se votó por dos tercios de la población helvética en 1999. Sólo el Partido Conservador y la Unión Democrática del Centro consideraron que la iniciativa era demasiado cara y poco incentivadora para dejar de consumir drogas.

4. El primer centro se inauguró en Ginebra en 1995. Enmarcado por un equipo multidisciplinario de psiquiatras, enfermeras y trabajadores sociales, el adicto tiene que inyectarse su dosis de heroína, tres veces al día, en un entorno altamente regulado y esterilizada por completo.Así, su salud física y mental mejora y el consumo disminuye.

5. Los criterios de selección son estrictos: ser mayor de edad, consumidores de heroína inyectada por lo menos durante dos años, y ser resistentes al tratamiento convencional de sustitución con metadona.

6. La experiencia es considerada concluyente por casi dos tercios de los adictos que participan en los tres primeros años. De hecho, la mayoría de ellos, se convierten en empleables, han encontrado alojamiento y recuperado su salud. La mortalidad asociada, por su parte, ve significativamente reducida. Así, desde 1994, fortalecido por su éxito, las autoridades sanitarias suizas han seguido aplicando el programa y ampliado las instalaciones. Suiza tiene más de veinte años hasta la fecha con el programa de heroína.

7. Presenta beneficios reales observados en términos de costes económicos. A pesar de su facturación importante - de 12 000 a 20 000 euros al año para un paciente para el tratamiento con prescripción de heroína frente a 1 500 a 3 000 para la metadona - los estudios han demostrado una reducción en los costes relacionados con el encarcelamiento y los procedimientos penales.

8. En 2011, casi 2.500 adictos a la heroína pueden recibir tratamiento en los pocos países que permiten esto.

9. En España, solo es posible en Granada, con unos excelentes resultados

10. En España, es necesario avanzar investigando con heroína oral

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

24
Ene 2012

¿“La locura de las drogas”?. La Patología Dual.

Escrito por: manolo-y-joan-carles el 24 Ene 2012 - URL Permanente

Domingo 22 de Enero, 11 de la noche. TV2 nos ofreció un programa sobre drogas, centrado en un diagnóstico, la patología dual, del que creemos es la primera aproximación digna a una enfermedad de la que solo se ha hablado en los círculos profesionales de la sanidad, pero de la que no se ha informado apenas en las dos últimas décadas a los cientos de afectados y sus familias y por ende a la sociedad en general.

Todos o casi todos los que hemos recorrido el camino de las adicciones como protagonistas o profesionales hemos convivido con el problema desde diferentes enfoques. Hace años que llevamos hablando de una patología que a pesar de su gravedad ha sido en muchos casos una excusa suficiente para “no saber que hacer” con ese gran número de dependientes a los que los distintos programas de afrontamiento de las drogodependencias daban por fracasados y a los que eufemísticamente denominaban de “baja exigencia” que era como decir: “ lo único que podemos hacer con este toxicómano es darle lo que nos pida y de paso intentar que viva lo mejor posible y sobre todo que deje vivir a los demás”.

Durante años, solo unos pocos profesionales vieron que detrás de estos fracasos, además de factores sociales, existían problemas psiquiátricos que en algunos casos originaban una mayor “vulnerabilidad” de los pacientes ante la realidad de que mientras unos consumidores, después de “probar” daban por finalizada su relación con el mundo de las adicciones, otros, posiblemente de sus mismas características sociales y educacionales, no salían nunca de la bien llamada “puerta giratoria” por la que muchos de ellos se han paseado durante años por el triangulo: consumo, tratamiento y recaída. Y vuelta empezar.

La falta de coordinación entre los profesionales de la salud mental y de drogodependencias, enviándose pacientes de unos a otros como si se tratase de dos personas con enfermedades radicalmente opuestas, dieron y siguen dando lugar a un peloteo del que además de llegar a faltar a las mismas normas básicas de la ética médica, solo sirve para alargar el problema y en casos, agravarlo.

Un ejemplo: los profesionales de un centro de tratamiento de las toxicomanías, con un programa experimental y novedoso, ante la frustración por la falta de resultados con determinados pacientes drogodependientes y con síntomas evidentes como alteraciones de la personalidad, violencia contra sí y su entorno y fracaso global, los remitían a la tercera planta (salud mental) desde la baja donde se encuentra dicho dispositivo. Cuando el paciente presentaba su “volante” al especialista médico que le iba a atender, devolvía el mismo con el informe de dos líneas en el que expresaba que “ese no era el problema (salud mental) y que su lugar para ser atendido era tres plantas mas abajo”. Ni una llamada entre los profesionales, ni un pequeño intercambio de opiniones cuando los dos recursos estaban separados por 1 minuto.

En definitiva, dos caras ( dependencia y enfermedad mental) de una misma moneda con un solo valor sin entrar en qué fue lo primero, si el huevo o la gallina.

De todas formas, el programa de TV2 cumplió con creces con el objetivo que pretendía: difundir e informar de un problema que de forma tímida pero en aumento, está siendo tratado como lo que es.

PERO (así de grande, o más debería ser) seguimos después de tantos años viendo y oyendo como los tópicos sobre las drogas y los drogodependientes venden en los medios informativos. Imágenes de una terapia en un centro que atiende a pacientes con patología dual, en la que personas del mismo sexo bailan “agarrados” bajo el título de “la locura de las drogas” sin explicar el contexto en el que realizan ese “ejercicio” induce al prejuicio. “Expertos” que dicen que “estos sí son enfermos y no viciosos”, psiquiatras que alejándose de un lenguaje llano y entendible para los televidentes, exponen la situación de un paciente como si de una sentencia judicial se tratara. Frente a la mirada anterior algunas excepciones, como las lúcidas aportaciones de Miguel Casas, médico psiquiatra y experto en drogodependencias.

Esta vuelta a la necesaria cooperación entre salud mental y drogodependencias nos recordó que entre finales de los años 70 y mediados de los 80, ante el avance y gravedad de las consecuencias del consumo de drogas y la falta en esos momentos de políticas que abordaran el problema, los primeros toxicómanos eran atendidos por psiquiatras como enfermos mentales.

Aunque se ha hablado poco de esos años y cuando se ha hecho ha sido para criticar el trato de “locos” a los drogodependientes, hay que recordar que fueron ellos los primeros en comenzar a utilizar medicamentos como la metadona, que con el tiempo se han visto casi imprescindibles, en especial en el caso del consumo de heroína y sus variantes.

En definitiva, el programa televisivo nos ha mostrado la cruda realidad de la enfermedad mental asociada al consumo impulsivo de drogas, independientemente de de si la adicción fue consecuencia de una enfermedad mental o ésta fue una consecuencia del abuso de drogas. La realidad es que el enfermo debe ser tratado mediante programas integrales, tanto farmacológicos como con abordajes terapéuticos sin dejar de considerar que la enfermedad sobrevivirá en la mente del paciente una vez que este haya abandonado el consumo de drogas. En estos casos el seguimiento deberá de continuar durante años e incluso de por vida. La enfermedad mental, visualizada mediante brotes psicóticos, esquizofrenias, trastornos de la personalidad, etc. será la herencia que el consumo de drogas, especialmente cocaína y LSD, ha dejado. Es lo que por error y desconocimiento, nos ha llevado a considerar que la adicción a las drogas debe ser controlada de por vida. Ya vemos que no es así en todos los casos. Son las lesiones cerebrales las que requerirán de un tratamiento a largo plazo y en casos, crónico.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14
Ene 2012

¿Haber sido DROGODEPENDIENTE facilita AYUDAR A OTROS?

Escrito por: manolo-y-joan-carles el 14 Ene 2012 - URL Permanente

La respuesta a la pregunta es SI, y nuestra experiencia nos dice que si se trabaja bien en la selección y formación, puede ser CLAVE de éxito.

Ejemplos en los que hemos trabajado:

  1. Captación de pacientes del Proyecto PEPSA de heroína
  2. Intervención en poblaciones excluidas ligadas al sida y las drogas en ciudades europeas
  3. Proyecto en jóvenes transeuntes
  4. ...

La generosidad y la solidaridad, más que el derecho a una retribución por su trabajo, es el motor que mueve a que personas que han sufrido un problema o siguen inmerso en él, pongan al servicio de personas que ahora lo padecen su conocimiento y experiencia. Su labor callada y de segunda fila es de por sí impagable”…

Desde hace algunos años, en las investigaciones o intervenciones que tenían como objetivo el conocimiento de poblaciones “ocultas”, uno de los problemas que con más frecuencia nos encontrábamos era la dificultad para acceder a dichas personas. Ello por la necesidad de obtener informaciones claves que nos aportaran las respuestas básicas a fin de lograr que las hipótesis y objetivos de las investigaciones pudieran ser realizadas con datos fiables y veraces, así como con la calidad y garantía que favorecieran el logro inicial propuesto.

A partir del inicio de la década de los 80 y como consecuencia de la grave situación provocada por el SIDA entre poblaciones en su mayor parte afectadas por problemas de drogodependencias, la necesidad de generar comportamientos y conductas más seguras ante una enfermedad donde los hábitos y conductas inadecuadas eran las que en mayor medida contribuían a su expansión, hace que comenzaramos a leer con interés las primeras experiencias de colaboración de voluntarios afectados por dicha enfermedad.

De esta época es cuando podemos obtener las primeras referencias de investigaciones y/o intervenciones* donde la participación de “iguales” fue clave en el logro de los objetivos que proponían dichos proyectos. Entre estas experiencias pioneras, las realizadas en New York por Sam Friedman con el fin de reducir las conductas riesgo entre homosexuales (1984) . En nuestro país, las estrategias para llegar a los colectivos de UDVP llevadas a cabo por el Ayuntamiento. de Barcelona en Ciutat Vella (1990) , incluye en su proyecto extoxicómanos, que con el fin de reducir daños, intercambian jeringuillas, promueven conductas salubristas en el consumo, derivan a los dispositivos asistenciales y nos hacen ver su valor como motores que favorecen cambios. Estas iniciales experiencias podemos considerarlas como las primeras acciones realizadas por ex toxicómanos. Su facilidad de penetración en el medio, y el conocimiento que del problema y las personas tenían, han sido un referente para las organizaciones e instituciones que pretendíamos buscar formulas y soluciones basadas en estrategias que permitieran “romper los muros que nos separaban de ellos”.

La consecuencia: permitir el acercamiento a personas cuyo denominador común era el alejamiento de los recursos socio-sanitarios y la falta de motivación para acceder a los beneficios que la sociedad del bienestar han ido creando para el grueso de la población general.

De aquí que previamente al inicio de las tareas que dentro del diseño se haya considerado idóneo para ser realizado por “los iguales”, debe seguirse unos pasos que abarcan desde la adecuada selección de las personas, hasta la elemental formación sobre los contenidos, los problemas, habilidades de comunicación con los individuos que los padecen, etc.

Hablar de los requisitos necesarios para que un determinado grupo de voluntarios sea seleccionado con el fin de realizar las labores diseñadas en un proyecto, es amplio. Entre otras características mencionaremos tres básicas:

- Conocer o poseer ascendencia sobre la población diana objetivo de la investigación.

Haber tenido relaciones o ser conocedores del problema bajo cuya situación vamos a trabajar.

Considerar que volver a tomar contacto ya sea con determinadas personas como con sus problemáticas más extremas, no debe poner en peligro el proceso en que “el igual” se encuentre y que pueda colocar en riesgo desde su integración social hasta un posible avance en su normalización general (ej. Haber conseguido abandonar el consumo de drogas, encontrarse en una situación de integración y normalización social avanzada, etc.)

Detectadas las necesidades y deficiencias de este colectivo en cuanto a información sobre el reto que nos ocupa, se requerirá una formación global especialmente relacionada con la problemática objeto de nuestra intervención.

Las actividades que en el conjunto de un proyecto serán responsabilidad de estos, determinarán con más exactitud la elección de los mismos. El grado de conocimiento, su nivel de relación con la población con la que desarrollarán su trabajo y una suma de requisitos que en conclusión serán de un mayor grado de exigencia según el tipo de responsabilidades y objetivos que asuman con la población diana del proyecto.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

18
Dic 2011

Un poco de historia del PROGRAMA de METADONA

Escrito por: manolo-y-joan-carles el 18 Dic 2011 - URL Permanente

En España los problemas asociados al consumo de opiáceos surgieron de forma más tardía que en otros países europeos, en parte debido a los rápidos cambios sociales y políticos que caracterizaron la transición democrática. Es a finales de los 70, y como consecuencia de la expansión del VIH entre la población inyectora de opiáceos y los actos delictivos cometidos por un sector de esta población debido a la falta de recursos económicos, cuando se hace visible en la sociedad el alcance de las consecuencias de un consumo problemático de opiáceos.

En la primera parte de los 80, como consecuencia del dramático incremento en el consumo de heroína en España y ante la necesidad de desarrollar un marco normativo que regulase la prescripción de metadona, se aprueba la primera norma mediante la Orden Ministerial del 23 de Mayo de 1983 para la prescripción y dispensación de metadona.

En 1985 se creó el Plan Nacional sobre Drogas con el objetivo prioritario de organizar y consolidar una red de servicios asistenciales que atendiese y diese cobertura a las personas con problemas de drogodependencias. También se crearon los planes autonómicos de drogas con el fin de facilitar la planificación y provisión de recursos en cada comunidad autónoma.

Posteriormente se aprueba la segunda normativa reguladora mediante la Orden Ministerial del 31 de Octubre en la cual se establece el marco jurídico de participación de las comunidades autónomas en los Programas de Tratamiento con Metadona (PTM). Con esta norma se establece que sólo los centros públicos oficialmente acreditados para el tratamiento de toxicomanía podían prescribir metadona.

A principio de la década de los 90, después de un largo periodo de intervención asistencial, se planteó la necesidad de reconducir los objetivos y estrategias del Plan Nacional de Drogas tras constatar:

- un volumen importante de toxicómanos que fracasaban en los programas libre de drogas,

- un notable deterioro social y sanitario entre los usuarios/as seropositivos,

- una alta prevalencia de otras enfermedades infectocontagiosas como la tuberculosis y la hepatitis B/C y

- la efectividad de los programas de reducción de daños para combatir la morbilidad y mortalidad asociadas a la infección del VIH.

El resultado fue un cambio de orientación hacía estrategias de reducción de daños en el abordaje de la toxicomanía y una diversificación de la oferta asistencial incorporándose nuevas alternativas terapéuticas en el tratamiento de la adicción a opiáceos. Se amplió la oferta de los programas de tratamiento con metadona y se flexibilizaron los criterios de admisión mediante la aprobación de una nueva normativa en el Real decreto 75/1990.

Apenas existen datos fiables que permitan conocer los índices de prevalencia del consumo de heroína en España. Las encuestas domiciliarias, de escasa fiabilidad en este ámbito, arrojan una prevalencia anual inferior al 1/100. Otras estimaciones realizadas en Barcelona y Madrid mediante la técnica de captura-recaptura, arrojan unas cifras de prevalencia correspondientes al período 1990-1993 y para el grupo de edad de 15-54 años, de 7.2-11/1000 en Barcelona y 14.1/1000 en Madrid (Domingo et al., 1998; EMCDDA 1999). Otras estimaciones más recientes realizadas a nivel nacional mediante los métodos indirectos propuestos por el Centro Europeo para la Vigilancia de las Drogodependencias (EMCDDA), registran una prevalencia de 4.29 y 5.48/1000 en 1999 para la población entre 15-64 años.

En el año 2001 se registraron en España 49.376 admisiones a tratamiento por abuso o dependencia de sustancias psicoactivas excluidos alcohol y tabaco. Como en años anteriores, la mayor parte de estas admisiones a tratamiento se debieron a la heroína (68.3%), un porcentaje mucho menor si se consideran únicamente los casos sin tratamiento previo (42.4%). Sin embargo, a partir de 1996 se registra un importante descenso en el número de admisiones a tratamiento por dependencia a la heroína, un descenso asociado a la caída en el número de personas admitidas por primera vez en la vida. En concreto, se ha pasado de 46.635 admisiones en 1996 a 32.305 en 2001 (de 16.647 a 7.461 en primeras admisiones a tratamiento). Probablemente este descenso se debe en gran parte a la expansión de los PTMs, en tanto que éstos retienen a numerosos usuarios y disminuyen por tanto su rotación por los distintos servicios asistenciales (Observatorio Español de Drogodependencias –OED-, Informe 2001).

El perfil básico del usuario de heroína en España apenas ha cambiado en los últimos años. Según los datos del OED, los heroinómanos que iniciaron tratamiento en el 2001 eran en su gran mayoría varones (84.9%) con una edad media de 33.1 años (31.4 entre aquellos admitidos por vez primera a tratamiento) y una edad de inicio en el consumo alrededor de los 20 años. Por otro lado, se mantiene un perfil caracterizado por un bajo nivel educativo y una elevada incidencia de desempleo. En el año 2001, casi un 40% del total de personas en tratamiento tan solo había completado estudios de primaria y un 60% se encontraba en paro.
En cuanto a las pautas del consumo actual de heroína, se detecta una clara tendencia hacia el policonsumo. En el año 2001 las drogas secundarias más frecuentes en los 30 días previos a la admisión fueron la cocaína (71%), el cánnabis (34.7%), el alcohol (25.1%), y los hipnóticos y sedantes (20%). La heroína fue la droga secundaria en un 12.2% de los casos admitidos por abuso de cocaína. La vía de administración predominante es la pulmonar (65%) seguida muy de lejos por la parenteral (26.1%). Se mantiene por tanto el descenso en la vía intravenosa tanto entre pacientes con tratamientos anteriores, como entre aquellos admitidos por primera vez. Este descenso se refleja igualmente en el número de personas que se habían inyectado en los 30 días previos a la admisión a tratamiento, el cual ha pasado de representar un 40% en 1996 a un 23.5% en el 2001 (OED, Informe 2001). En los últimos cinco años el aumento en la vía pulmonar ha jugado un papel central en la reducción de la prevalencia por Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) entre los Usuarios a Drogas por Vía Parenteral (UDVPs).

Tendencias como la caída en la demanda de tratamientos por heroína y el incremento en la edad media al mismo tiempo que la edad de inicio se mantiene relativamente estable y podrían indicar que el número de nuevos usuarios de opiáceos está en descenso en España. Se espera que en los próximos años se mantenga la tendencia descendente en el consumo inyectado de heroína, si bien la caída de los precios en el mercado, la menor percepción de riesgos asociados al consumo o cualquier otro factor emergente, podrían suscitar un renovado interés entre nuevos grupos de usuarios. En la actualidad, la organización y estructura básica de los PTMs está en manos de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional de Drogas, dependiente del Ministerio de Sanidad. Éste se coordina con las distintas Comunidades Autónomas, encargadas de poner en marcha los programas de atención a las drogodependencias.

En el caso de España, la implantación de forma general de este fármaco no se produce hasta principios de la década de los 90. A finales de la década de los 90 más de 60.000 personas habían iniciado este tratamiento en España, y unas 300.000 personas en la UE. Datos más recientes de España muestran un incremento, en el año 2002, donde los usuarios/as atendidos en los recursos específicos para drogodependientes dentro de los programas de tratamiento con metadona fueron 90.488.

En Alemania, la evolución del número de usuarios/as adscritos a los PTM se ha incrementado, pasando de unos 1.000 en el año 1991, a 20.000 en 1998. Un año más tarde, en 1999, esta cifra se ha doblado, siendo la estimación total de usuarios/as en la actualidad en torno a los 45.000.

Los Programas de Tratamiento con Metadona (PTM) en Alemania tienen dos características principales:

Los profesionales de medicina de familia (GP: general practitioners) están autorizados para la prescripción de fármacos

de sustitución a pacientes con dependencia a opiáceos. Solo hay algunas clínicas adicionales implantadas en las ciudades grandes para la provisión de PTM en aquellos/as pacientes que tienen dificultades para acceder a los GP.

Atención psicosocial es ofertada desde diversas instituciones dando cobertura a diferentes necesidades de los/as pacientes. Según los resultados obtenidos en el trabajo de campo realizado en este estudio en las ciudades de Bremen y Berlín, los beneficios generados por los PTM son notables. Entre otros, son importantes las mejoras obtenidas en la salud física y psicológica de los pacientes. De igual modo destacar los procesos de re-integración social desarrollados Sin embargo también hay que tener en cuenta el importante incremento del número de pacientes en los últimos 10 años, y la influencia de este hecho en las áreas de intervención y en calidad de las mismas.

En Reino Unido los tratamientos de sustitución se han convertido en una estrategia importante dentro de los tratamientos para la dependencia a opiáceos. La National Treatment Agency es la encargada del desarrollo, expansión y la mejora de la calidad de los tratamientos

La recomendación nacional es desarrollar éstos tratamientos de manera que toda persona con dependencia a opiáceos pueda acceder a ellos. Los servicios de salud y servicios sociales son proporcionados de forma separada, aunque gran parte de los servicios de drogodependencias son suministrados por los servicios de salud mental donde se llevan a cabo "counselling" y otras formas de apoyo y evaluación alrededor de temas de salud mental, las cuales que son integradas dentro de la red local de provisión de servicios. Los servicios de salud mental se integran principalmente con los servicios sociales, pero no con los servicios para drogodependencias. En cuanto a la vivienda, ocupación y aptitudes, si bien no siempre tienen cobertura dentro de los servicios de los PTM, éstos son atendidos en otros lugares.

En el Reino Unido, según datos para el año 1996, la cifra registrada sobre consumidores/as de metadona alcanzaba los 18.617. Aunque los datos más recientes manejados por la Home Office no dejan claro si la metadona es prescrita o conseguida a través de otras fuentes ilícitas, si hay un reflejo claro de la expansión en la provisión de los servicios médicos en la prescripción de ésta.

En la actualidad, los tratamientos con metadona se constituyen en una de las alternativas más extendidas para el tratamiento de la dependencia a opiáceos y una de las más estudiadas.

En la mayor parte de la Unión Europea, desde hace algo más de 10 años, se han ido desarrollando políticas públicas desde diversas áreas, tanto sanitarias como asistenciales, como respuesta a la problemática de las drogodependencias. El objetivo último ha sido acercar a los diferentes colectivos de usuarios/as de drogas (adolescentes, sin techo, prostitutas, etc.) un abanico cada vez más amplio de recursos, incluyendo programas para la reducción de riesgos asociados al consumo (salas de inyección, canje de jeringuillas, etc.). En cuanto a la organización y funcionamiento de los PTM en la UE, existen diferencias interregionales, en aspectos sociales, legales, políticos, éticos, entre otros, así como de forma más concreta y específica, la filosofía que avala estas intervenciones, el planteamiento de los objetivos y el propio diseños de los programas

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15
Nov 2011

Más narcosalas y proyectos de heroína = menos delincuencia

Escrito por: manolo-y-joan-carles el 15 Nov 2011 - URL Permanente

La heroína como medicamento es buena para quitar delincuencia de las calles. Recuerdo escenas que son explicativas en sí mismoas, como un jefe de la polica nacional de Granada felicitaba a uno de los pacientes del PEPSA o la invitación que hizo en un bar un paciente a un policia que lo había detenido hacía años y que se quedó impresionado de cómo estaba. Y tambén recuerdo los planes de Tony Blair de poner de nuevo en marcha los proyectos de heroína ingleses para atajar el incremento d ela delincuencia.

DOS ASPECTOS DESTACABLES del proyecto de heroína PEPSA que demuestra los efectos beneficiosos del medicamento heroína en los temas de la delincuencia:

1. Los días de actividades delictivas de las personas que etuvieron en el proyecto con el medicamento heroina pasaron de 11,55 al mes al incio, a 0,62 a los 9 meses cuando terminó el ensayo clínico: UN VERDADERO ÉXITO, 18, 34 veces más. Y además los delitos eran de menor impotancia al final.

2. La policía quiere que se mantenga la Narcosala de Madrid por el valioso papel en la resolución de conflictos delictivos, muertes violentas, desapariciones y todo tipo de casos relacionados con la investigación policia. IMPRESIONANTE

Estas cifras y palabras nos acercan a La Historia de Julián. Memorias de heroína y delincuencia de Juan F. GAMELLA transcurre entre los años 1977 y 1987 y tiene como único protagonista principal a Julián, un chico madrileño. Y cuenta en él cosas como: "Poco a poco Julián entraba en una dinámica de delincuencia y marginación; los pequeños robos y hurtos cada vez eran mayores, más generalizados y frecuentes. Rápidamente comenzaron a robar coches y pequeños comercios. El dinero lo repartían y lo gastaban en alcohol y drogas. Robaban para divertirse ya que no tenían necesidades económicas". Y alrededor de los factores como la ruptura de vínculos sociales, los factores ambientales, los criminógenos, el aprendizaje por imitación y la anomia-tensión son caldo de cultivo para que se genere una conducta delictiva basada en la violencia y el robo.
Y este entorno, según Oriol Romani sirve como excusa para instaurar leyes destinadas a controlar a los jóvenes (donde algunos viven bajo una subcultura delictiva juvenil) y de esta manera, mantener la seguridad ciudadana. La idea del modelo clásico es que el sujeto empieza consumiendo drogas y luego, para comprar estas drogas acaba delinquiendo.

Otras historias de heroinómanos:
En casos como el de Paco y Manuel (nombres figurados), pacientes del PEPSA, se producen robos desde el inicio. En la carrera se produce una intensificación de los actos delictivos que lleva consigo un continuo ir y venir a la prisión. Paco celebra su 21 cumpleaños en la cárcel en donde ya había estado en dos ocasiones. Desde entonces su carrera delictiva se intensifica, y se observa difícil de romper, asociada en todo momento al consumo de heroína:

Para Paco, que ingresa en prisión por primera vez muy joven, la vida en un centro penitenciario supone un aprendizaje de estilos y trucos para robar. Este aspecto produce un empeoramiento en su calidad de vida ya que se pierden vínculos con la vida normalizada. Supone aprender y mantener conductas delictivas que abocan a una mayor exclusión social.

Los delitos cometidos en la época de consumo más intensivo de heroína tienen consecuencias a largo plazo. De hecho, entre alguna de las personas entrevistadas, las causas judiciales actuales derivan de esos delitos, lo que hipoteca su futuro y, como veremos, complica las posibilidades de tratamiento y de inserción social:

Pero, las actividades delictivas, según los resultados de los instrumentos de evaluación del ensayo, se reducen de forma importante desde el mes anterior al inicio del ensayo hasta los 3 primeros meses de tratamiento y hasta los 9 meses al finalizar el ensayo.

Algunos datos más del ensayo clínico de heroína:
- El grupo control (metadona) reduce las actividades delictivas 1,6 veces en los tres meses de tratamiento.

- El grupo experimental (heroína + metadona) reduce 4,04 veces las actividades delictivas a los tres meses de tratamiento.
- El resultado global a los tres meses es que el grupo experimental reduce las actividades delictivas 3,86 veces más que el grupo control.

¿Y en la NARCOSALA?

La narcosala del poblado de Las Barranquillas, en Villa de Vallecas,y todas sus instalaciones son una especie de oasis en mitad de la nada que dan cobertura a un centenar de personas cada día: 36.000 al año en la actualidad. Allí, los toxicómanos, además de analizar la sustancia que van a consumir —y evitar con ello sobredosis mortales— y de recibir todo tipo de atención sanitaria —metadona incluida—, socioeducativa y derivación hacia otros dispositivos de reducción del daño, cuentan con un centro de emergencias en el que pueden asearse, lavar sus ropas, comer cuatro veces al día y dormir: hay 40 camas. Disponen también de biblioteca y de zonas comunes en las que ver la televisión y charlar, además de leer la prensa o libros en la biblioteca.
El cierre de la pionera y polémica narcosala por razones presupuestarias(sólo?), por parte del Gobierno regional de Madrid que ha decidido que el dispositivo de venopunción pase a la historia el próximo 31 de diciembre, ha generado que agentes de la policía nacional de la zona han remitido una carta a la gerente de la Agencia Antidroga, para que se reconsidere la decisión.
¿Y elllo por qué? Para ellos, el centro, además de ser un referente médico, ejerce un valioso papel en la resolución de conflictos delictivos, muertes violentas, desapariciones y todo tipo de casos relacionados con la investigación policial. Además, presta apoyo judicial y destacan su importante labor preventiva y humanitaria; unos aspectos que, de su eliminación definitiva, no podrían desempeñarse.Dicen que tendría que continuar; de lo contrario, se perdería toda referencia institucional y legal en el lugar, además de la atención sanitaria y de urgencia, esencial para ese tipo de población.
Y es que los proyectos de reducción de daños y prevención de riesgos obtienen uns resultados que sin duda deberíamos continuar, seguir, avanzar, mejorar, ....

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09
Jul 2011

La voz de los Usuarios sobre el TRATO en el programa METADONA

Escrito por: manolo-y-joan-carles el 09 Jul 2011 - URL Permanente

PALABRAS QUE CURAN, TRATO QUE FAVORECE LA ADHERENCIA; COMUNICACIÓN QUE ACERCA, ESCUCHA QUE ATIENDE,.....

En general ninguno de los usuarios/as duda de la capacitación de los profesionales que los/as atienden. Consideran que los estudios y titulación que poseen les capacita para desempeñar el puesto que desempeñan. Así pues consideran que están atendidos por profesionales perfectamente formados y cualificados.

“¿Confías en el trabajo que ellos hacen contigo? Pues... pues sí. Sí porque... si han estudiao”

Esta confianza en la capacitación de los profesionales a cargo del Programa de metadona (PTM) no solo es consecuencia de la titulación que éstos profesionales posean, sino que para los/as usuarios/as también tienen en cuenta los años de experiencia trabajando y la habilidad de estas personas a la hora de hacer preguntas, plantear opciones de tratamiento, etc. Todo esto sirve para darles prestigio y confianza entre las personas con las que trabajan.

¿Crees que tienen bastante información para responder a tus preguntas?

Sí, si, a mí me lo explican a mí todo”.

En líneas generales, la relación establecidad con los profesionales del PTM es valorada positivamente. Esta valoración favorable, correlaciona positivamente con la frecuencia de las interacciones. Así pues, los profesionales que recibenuna calificación más satisfactoria, son aquellos con los que los/asusuarios/as mantienen un contacto más frecuente. En general, se trata del médico y de la psicóloga.

“¿Y eso lo has hablado con ella? Con la psicóloga. Si yo hablo muchísimo con ella, me sincero de todo, de todo, incluso de relaciones personales, sexuales, yo lo hablo con ella, yo no me corto. Me ha dado esa confianza, eso es lo que tiene, para hablarlo y bueno yo le hablo todos los temas, todo, todo...y hay veces que me ha dado alguna sugerencia. Porque el psicólogo no es un psiquiatra, hay mucha diferencia, el psicólogo te ofrece recursos y tal...y luego algunos lo aceptas y tal...”

Los usuarios/as perciben que son escuchados y que su situación y problemática les interesa a los profesionales que les atienden.

“Se llegan a interesar más, porque por ejemplo la psicóloga mía, yo me desahogo mucho, pero soy yo no más que hablo, ella habla muy poco, se me han acabado los argumento, yo soy una persona que habla bastante, pero hay veces que me he quedado sin argumentos y me quede mirándola y ella a mi y hasta que digo, bueno ya está, se acabo y ya está. Pero bueno he llegado y te puedo decir que me he puesto a llorar delante de ella, como un niño chico, porque he llegado muy derrotado, porque yo me quedé sin trabajo por el tema Metadona, otra vez me quede sin trabajo en un bar, porque se enteraron que estaba con las monjas y me derrotó, se me vino el mundo abajo y me ha hecho bien llegar ahí, que me escuchara y me entiendes, por no hacer una locura, que menos mal me había dado a porir y ponerme una sobredosis ni nada de eso. Hay mucha gente que busca el problema para ira drogarse, yo no hasta ahora no lo he hecho, me entiendes...”

“¿Y le escuchan? Sí, me escuchan”.

En cuanto a la confifrncialidad no existen dudas con respecto a la privacidad de su caso. Las personas consultadas confían en que hablarán entre los profesionales del equipo aquellas cuestiones referentes a su caso que sean necesarias para su tratamiento. No creen que se hable de ellos fuera del centro y con otros fines distintos a los terapéuticos.

“¿Piensas que tratan tu caso con confidencialidad? Hombre yo creo que sí, que hasta ahora si he querido un informe o algo he tenido que ir yo personalmente y firmar y demás, o sea que...”

“¿Cómo percibes que tratan la confidencialidad de tu caso? ¿Crees que hablan entre ellos? No, no creo, es que no lo sé. Bueno, pues hablarán, pues mira ésta está bien, ésta estará mal, digo yo. Pero ya está”.

El trato es calificado siempre de amable y educado. Tanto con los usuarios y usuarias como con sus familiares. Dentro de esta dimensión son muchos/as los usuarios/as que tienden a identificar un trato positivo con el hecho de que se haya sido solícito con sus demandas y se les haya prestado la ayuda requerida.

“Te iba a preguntar sobre el trato con el grupo aquí de profesionales, ¿qué opinión tienes tú de cómo te tratan, si están preparados para atender a los pacientes, en general? Pues sí, un trato amable y cordial y luego pues son profesionales”.

“Y en cuanto al trato que recibe, tanto en el centro como aquí, ¿qué opina? Yo, cuando he pedido ayuda, me han asistido. Yo a veces he estado para que me ayuden y a veces he estado con muchos jaleos y no he querido ni ayuda. Pero creo que aquí me han dao la ayuda que he pedido. A veces hasta más”.

De otro lado, también se valora el hecho de que se les trate con ningún tipo de recelo y se sientan libres del estigma típicamente asociado a la toxicomanía. Este tipo de actitudes por parte de los profesionales consiguen que los/as usuarios/as se sientan con mayor autoestima y, en definitiva, mejor.

“¿La actitud que ellos tienen, el trato hacia ti como es? Yo creo que bastante buena, incluso hay te dan te hacen sentirte como persona, ellos intentan ante todo devolverte la autoestima, convencerte de que realmente eres persona y de que no te importe lo que diga la gente, porque cuando vea a una chavala joven como tu o como tal, que van con nosotros a acompañarnos a los sitios, que no les importa acompañarnos a ir a un teatro con nosotros, que se montan en el autobús con nosotros, así eso te da fuerza, y cuando te dicen que tiene plata o así, Y cuando tu dices ¿yo yonqui? Te dicen no tu no eres un yonqui, tú eres una persona que ha pasado por un problema de droga, igual que el otro es ludópata o no sé...”

En cuanto a la comunicación que los profesionales del progtrama mantienen con los/as usuarios/as de éste, se hace notar especialmente la buena disposición por parte de todos los miembros del equipo para resolver cualquier duda o cuestión que se les plantee. No obstante, esta actitud receptiva ante las demandas de los/as usuarios/as hace que la principal vía de comunicación activa sea la que se establece desde el paciente hacia el profesional y no tanto que las consultas sean realizadas a requerimiento de los miembros del equipo terapéutico y siguiendo un programa establecido que permitiese llegar a todos por igual.

“Y en general son amables, el trato que recibes... Sí, ya digo ahora mismo todo lo que he pedido así, informes y demás que he necesitado, incluso aplazar alguna cita por esto que estoy en el curso de vehículos pesados y demás, si he tenido que aplazar una cita he llamado y no ha habido ningún problema. Como hace poco que ha empezado el curso, me dijeron ahora cuando ya sepas los horarios que tienes pues nos llamas para tener una nueva cita y demás, en ese sentido bien. No me han puesto ningún impedimento al contrario, son bastantes flexibles...”

También en relación a la comunicación, y a fin de aumentar su efectividad, se valora positivamente el hecho de que la información que los/as profesionales ofrecen esté adaptada al nivel educativo de los/asdistintos/as usuarios/as.

“Los consejos que le ofrecen, ¿le son fáciles de entender? Según la cultura que tengas, así te hablan. Yo soy una persona que me salí muy joven del colegio, aunque también he estado en varios sitios, por mi trabajao... Pero ningún problema.Y si no lo entiendo pregunto”. “Sí, son muy atentos. Y si una persona no tiene un nivel de cultura muy alto, se amoldan a la cultura que tengan. Sí, son buena gente”.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Manolo Romero y Joan Carles March

ver perfíl

Tags

Amigos

Fans

  • saludesvida
  • Jacinto Riera Vila

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):