18 Sep 2011

"NIEBLA", LA CHILENA Y LA PLAYA DE LOS ENAMORADOS

Escrito por: igoarinon2n el 18 Sep 2011 - URL Permanente

Volviendo de la Isla TejaIsla Teja vine a parar frente al kiosquillo de turismo de Valdivia, ascendida a capital de Los Ríos. Dos jóvenes entusiastas de las bellezas de la región me hacen recordar otros funcionarios de turismo, tan poco conocedores y menos dotados de paciencia y amor a la tierra.

Me recomiendan visitar el MUSEO DE SITIO CASTILLO DE NIEBLA MUSEO DE SITIO CASTILLO DE NIEBLA, de la Pura y Limpia Concepción de Monfort de Lemus, y, dicho así de una tirada me deja anonadada y pienso que me están tomando el pelo. ¡Pero no!

“Llévese estos mapas y este folleto editado por el Ministerio de Educación sobre la exposición que tiene lugar estos días. Es fácil llegar a Niebla, el autobús numero 20 sale cada 10 minutos y pueden también visitar la Isla Mancera y las playas oceánicas. El pescado es excelente.”

Aquí voy ahora en este bus “local”, de 300 pesos hecho puré, o más bien trizas habría que decir. Es la primera vez que me veo rodeada de agujeros y muelles emergentes y ventanillas insubordinadas. Hasta el que vende los billetes parece sacado de otro mundo, sucio, grosero, prepotente con las viejillas mestizas que vuelven del mercado con flamantes y olorosos apios. Es un autobús “privado”, de alguien que tiene esa concesión, de alguien bien colocado. ¡En verano es un gran negocio!

Sigue la lluvia terca, me siento como Dafne, como si de un momento a otro me fueran a brotar ramitas de laurel de todos los poros de mi cuerpo. En la mitad del camino, un rayo de sol atraviesa la bruma y de un lanzazo nos libera de las nubes opresoras. ¡Que sinfonía de verdes! ¡Que alegría de vivir hasta en la mas humilde de las hojas! Hasta los helechos parecen sonreír abanicando a los troncos dorados.

Un maestro pensionista con su apio me recomienda irme primero hasta el castillo de Niebla, después se puede volver a pie, comer por el camino, bajar a las playas y tomar el lanchón que va la Isla Mancera. Así se hará, pienso, por aquello de la solidaridad profesional.

“De puerta abierta, el diablo se vuelve” o algo de eso oí alguna vez en uno de mis viajes, pero para mi no cuenta y atravieso el portón sin vigilante con el corazón y el paso ligero.

Este fuerte del siglo XVII, construido por presidiarios “beneficiados”, defensor de Valdivia de los piratas/corsarios ingleses/holandeses en la bahía de Corral se ha convertido en prado, prado esmeralda con algunos cañones dormidos.

Subo a lo alto del promontorio, el ventarrón amenaza con convertirme en una pseudo Remedios la Bella. El río Valdivia, el Tornagaleones, la inmensidad del Océano Pacifico, el puerto de Corral, donde nació la primera acería de América del Sur en lo que fuera fuerte de los huicas, la Isla Mancera, la playa de Los Enamorados tendida bajo los acantilados.

Mientras avanzo hasta el galpón restaurado, puedo escuchar los picos de los presidiarios luchando sin aliento contra la CANCAGUA, contra las casi 450.000 toneladas de esa piedra que removieron y cortaron a mayor gloria del Rey.

La exposición es magistral: gigantescos murales, fotos, dibujos, cartografía de época, diagramas, cartas de Valdivia, planos de las fundaciones, plantas, barcos, animales…





Voces destempladas de mujer me vuelven a la realidad. Una “excursión” de pensionistas invade el recinto y escapo.


No hay ni un alma camino (supongo) a la playa. En un recodo, frente al mar, dos viejas mendigas están repartiéndose su botín de comida. Deliciosa sonrisa de dientes podridos, invitación generosa al ágape aplastrurriado de la de la pañoleta verde.

“No baje a la playa, en invierno es peligrosa. No hay más que perros rabiosos abandona-dos. Desde aquí se ve perfectamente, puede sentarse”. Explica la más leída, pañoleta rosa a la cabeza.

Declino el honor y me despido efusivamente y echo a andar seguida de una manada de perros de variado pelaje. No están famélicos así es que deduzco que los “invisibles” los atienden. Doblo una esquina atraída por las voces y risas infantiles del recreo de una escuela y veo que han pintado un sobrecogedor mural en recuerdo de la maestra BERNARDINA, desaparecida durante la dictadura de Pinochet.


Paso el puerto y como a pie de carretera obedeciendo a un escrito prometedor que luego se reveló engañoso. Don Fausto (el “Infausto” debiera decir) me encandiló con su pescadito fresco, su ensaladita de apio y papas regalo de la casa y al final me dio la puntilla en la cuenta: el agua y el café eran de 5 estrellas. ¡El muy taimado!

Camino un buen rato para rentabilizar la estafa “nieblera” aspirándoles la energía de los árboles y finalmente me digo que media hora de conversación con Don Fausto bien valía la pena.

Paro otro 20 que viene de CURIÑANCO, nostálgico de veranos, y me dejo mecer como fakir hasta Valdivia.

TUR-BUS me llevaría en 11 horas paralelo a la Cordillera de la Costa hasta VALPARAISO de buena mañana.


FOTOS: Cortesia de GOOGLE

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de igoarinon2n

DESDE LA INDIA 2

Para recordar, para revivir, para sonar...Yo
Para compartirlo con vosotros, amigos

ver perfil »

Fans

  • A.R. (Tucho) Novoa
  • JRC.
  • Agueda Conesa Alcaraz
  • Carlos M. Corchado
  • sce
  • Katerina Kliwadenko Richaud

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

del.icio.us

Oops! Este módulo parece que todavía está sin configurar..