11 Ago 2011

LA CIUDAD DE LOS CASTILLOS DEL FIN DEL MUNDO

Escrito por: igoarinon2n el 11 Ago 2011 - URL Permanente

Tras 30 años de andar por el mundo medio en cueros de día, embozada con la manta viajera durante los sueños, no podía resistir por más tiempo los embates de aquel viento gélido ni el andar de una pieza como momia aymara.

Así decidí mudarme a la cuna de las lluvias.

Otra noche en Puerto Montt, esta vez en la llamada Vista Hermosa. Empinada siniestra cuesta entre las tinieblas, bella vista que sería antes del rascacielos y la simpatía… ¿Se le habría agriado el carácter a la doña?

“Miren la habitación, el baño. Si aceptan el precio, se inscriben y me pagan ahora mismo. El desayuno a las siete.” Todo seguido, a las once de la noche.

Los sueños… amenizados por los quejidos de las ánimas…mas tarde comprendería que era zona de amores libres automovilísticos.

¡Ya a VALDIVIA! Cuatro horas de Tur-Bus a 4000 pesitos para irme entrenando.

VALDIVIA, la teutónica. VALDIVIA, la amada de Don Pedro.

VALDIVIA, la deseada por holandeses y corsarios de su majestad británica. VALDIVIA, la defensora del FIN DEL MUNDO. Valdivia, la olvidada, la destruida, la quemada.

VALDIVIA, LA RENACIDA, sede de la Universidad Austral, reino de los jóvenes.

Llueve a mares por la calle Anwandter en búsqueda de La Casita. Tras varias tentativas termino en casa de unos “libaneses” que me acogen con los brazos abiertos pero no me dan la llave de la casa (¡). Buen desayuno servido por la un tanto hermética madre de la casa Anwandter. “Este es un lugar para chilenos, estudiantes, gente de vacaciones”. Apunta como excusándose mientras pone en la mesa su “KUCHEN”. “Estamos cerca de la plaza de armas y el río CALLE CALLE esta bajando esa cuestita. Les gustara".

Pareciera que el sol iba a escuchar por fin mis gritos desaforados. “No mas lluvia, por favor. Un rayo tuyo y te prometo que no me quejaré mas cuando vuelva a tu reino”, insistía una y otra vez mientras me ataba las botas inquisitoriales.

Bajo a la COSTANERA PRAT, el Calle Calle va emergiendo de sus sueños de espuma.

Camino por el MERCADO FLUVIAL entre choros, machas, merluza negra y el omnipresente congrio, acompañados de los frutos de la tierra, piñones de ARAUCARIA, los dorados PEHUE, avellanas de cáscara negra, castañas, tomates, algas… Los LOBOS MARINOS han colonizado esta parte del río Valdivia y reclaman su pitanza con gruñidos porcinos enderezándose prodigiosamente sobre su cola. ¡Muerden!



La catedral se alza donde perecieron las 15 anteriores dicen que por indios, por temblores, por incendio y hasta por tromba de agua, erguida, orgullosa, pero no me llama y me doy media vuelta hasta ISLA TEJA, feudo de los “alemanes”. Restaurantes, fabricas de cerveza, mansiones, clubes, colegio alemán alemán, Universidad y museos y tantos y tantos árboles de hojas cobrizas, amarillas, verdeadas, marrones a un tris de la muerte, esmeralda brillante pulidas por la lluvia, hojas.

“Abren a las cuatro el Museo Antropológico”. Precisa la mujer que lleva el cafecito del museo Philippi y me dispongo a esperar frente al río. Un pie, el otro, una gigantesca ARAUCARIA, husmeo por los ventanales del porche, doy media vuelta y descubro a una pareja pelando la pava en medio del follaje. Mis “amigos” jardineros me hacen un gesto de complicidad y entiendo que es el “director” del museo.



Ya casi las cinco abandono la casa del prócer Maurizio van de Maele abrumada por tanto amor.

Una legión de madres recogen a los planchados alumnos del colegio alemán, mientras un “roto” va probando todas las puertas de los coches con sorprendente pachorra. ¡Clac, clac! Tu negocio no es para este día.

Andando, andando me llego a la lavandería de Walter Schmidt y platico un buen rato con el señor que atiende en las horas muertas. Es de origen asturiano y me cuenta las peripecias de su familia, de sus viajes por todo Chile, de los alemanes prepotentes, del “crudito”…famoso en el café Hausmann, del chocolate supremo de Entrelagos.



No tiene prisa mi buen amigo pero a mí el chocolate me ha puesto chili en la planta de los pies (es un eufemismo) y me despido disparada.

Es un salón de té el Entrelagos, con gran ventanal y restaurante y, lo mejor, una grandiosa chocolatería donde media docena de magos dan forma al líquido cremoso, brillante y profundo que surge de las maquinas como por milagro.

Fijación del PASAJE SAN GINES, me digo. Deleitémonos con el chocolate especial caliente de la casa. Con la más pura receta familiar. Espero ya a las puertas del paraíso, y aparece el camarero impoluto, planta su taza, planta su platillo con lo que aparenta ser un dulce bombón generosísimo, “esto si es hidalguía” y a punto de darle mi bendición bajo la vista y me tropiezo con una leche inmaculada. ¡Yo que la odio!

Reclamo y el impasible me explica con desgana que debo pelar la barrita e introducirla en la leche, revolviéndola suavemente por tres minutos. ¡De-li-cio-so!

El estómago se me revuelve, tío. Y me aguanto las ganas de gritarle por este mi craso error, sólo mío.

¿“Chocolate caliente especial de la casa ENTRELAGOS”? Pregunta primero.

En el SANTO PECADO me desquitaría.

La boca del río y su castillo sería para mañana.

FOTOS: Cortesia de GOOGLE

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de igoarinon2n

DESDE LA INDIA 2

Para recordar, para revivir, para sonar...Yo
Para compartirlo con vosotros, amigos

ver perfil »

Tags

Fans

  • A.R. (Tucho) Novoa
  • JRC.
  • Agueda Conesa Alcaraz
  • Carlos M. Corchado
  • sce
  • Katerina Kliwadenko Richaud

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

del.icio.us

Oops! Este módulo parece que todavía está sin configurar..