10 Dic 2007

Los cinco perritos de Tatiana...

Escrito por: janpuerta el 10 Dic 2007 - URL Permanente

Tatiana y sus cinco perritos…

Quizás algunos habréis visto la fotografía o parte del texto publicada, pero el mail que recibí de Tatiana este fin de semana me hace volver a publicarlo.

Todo empezó una mañana en que se acerco una niña al ver que estaba haciendo unas fotos cerca de su casa…
.-Señor, señor... mi perrita tiene cinco perritos... podría hacerle una fotografía antes que los demos en adopción?
Una petición venida así, no merece ninguna negativa. Asintió con la cabeza y sus palabras terminaron de convencer a la pequeña de ojos azules y pelo rizado que acababa de ser fotografiada montando una vieja y destartalada bicicleta.
.- Tienen un mes y seis días y me gustan todos… pero no podemos tenerlos. En casa cuesta comer. Y cada vez tienen más hambre.
Le solicitó un viejo paño blanco, y en el se sentaron. Cinco perritos. Una mezcla simpática y expresiva. La ternura y la dulzura. La ausencia de malicia.
.-Cuando pueda Seños, me hace una copia sencilla, pare tener un recuerdo. Solo le puedo pagar veinte centavos de dólar. Es para mi merienda, pero…
Sobre una vieja sabana de algodón, que olía a limpia, los cinco posaron. Jugaron, miraron al objetivo, bostezaron y se durmieron.
Al día siguiente, Tatiana, que así se llamaba la niña, al regresar del colegio, su padre le dijo que mas tarde irían a repartir los perritos. Se le escapaban las lágrimas mientras jugaba con ellos. De regreso a casa, la perrita madre también estaba triste. Tatiana encontró una bolsa en la puerta de casa. Había un álbum de fotografías. Unas cien en total. También había un dólar y una nota que decía… Mañana es un buen día para que invites a merendar a tu hermano y tus padres.
El primero por la izquierda era “Robin”. A su lado “Manchita”. Después “Grande”, seguida de “Wendy” y “Moñita”.

Esta pasado fin de semana recibí en mail de Tatiana que me decía…
Apreciado Señor, tengo que explicarle que el perrito Manchita, que se lo quedo un señor amigo de mi papa, salio sin mirar a la calle y lo atropello un carro.

A parte me contaba cosas del colegio y anécdotas vividas con sus perritos cuando los visitaba una vez por semana.
Personalmente me he sentido mal. Sin saber que decirle muy bien por culpa de la distancia y de la frialdad de un correo electrónico. Y no volveré a pasar cerca de su casa, quizás hasta finales de febrero si las cosas y los vientos son propicios.

Alguna vez os habéis sentido así de mal sin poder hacer nada por culpa de la distancia?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

101 comentarios · Escribe aquí tu comentario

crguarddon dijo

Muchísimas veces...son cosas de la vida y de la distancia. A veces no se pueden remediar.
Preciosos los perritos, y un texto con sabor triste.
Bonito homenaje Jan, Tatiana estaría muy contenta.
Un beso.

elojoqueves dijo

FRente a quienes piensan que la distancia es el olvido, la distancia es el ecuerdo, la presencia del ausente y el calor que no se puede dar. Tu post es de una simpleza que llega a la perfección. Qué decirle a la nena. Tranquilo, está aprendiendo cómo es la vida. Esto le ayudará aser mejor y mayor.
Un saludo

elojoqueves dijo

FRente a quienes piensan que la distancia es el olvido, la distancia es el recuerdo, la presencia del ausente y el calor que no se puede dar. Tu post es de una simpleza que llega a la perfección. Qué decirle a la nena. Tranquilo, está aprendiendo cómo es la vida. Esto le ayudará aser mejor y mayor.
Un saludo

janpuerta dijo

Apreciada “C”…
Pues si… la distancia a veces es un tanto amarga y mas en casos así.
Pero… la vida siempre tiene otras perspectivas de las cosas.
Un fuerte abrazo

Elojoqueves…
Tienes toda la razón, todo es cuestión de aprender. En ocasiones aprendemos ya de muy pequeños que las cosas no siempre terminan como uno quisiera.
Y así crecemos.
Un fuerte abrazo

Bloody dijo

El texto, como cabía esperar viniendo de tí, es precioso. Los perritos son para comérselos.

La última vez que me sentí mal y no pude hacer nada a causa de la distancia (y eran apenas 50 cm) fue en el hospital, con una mujer a la que conocí el día en que fui a recoger los resultados. La diistancia la marcaba el hecho de ser una desconocida, pidiendo a gritos que a alguien le importara lo mal que estaba. Le hubiera dado un abrazo si no fuera por su marido, que la trató como a una mierda. Me sentí fatal, impotente...

Un beso.

janpuerta dijo

Gracias Bloddy...
Uf, mala situación la que planteas. Real y dolorosa a pesar de la corta distancia y es ser desconocida. Pero la mala gente, la percibimos enseguida.
Fatal!
Me sabe mal que te haya traído un mal recuerdo.
Un fuerte abrazo.

Anónimo

Anónimo dijo

Menuda pregunta amigo..La historía es muy bella ...tan linda como triste...sin poder hacer nada yo me he sentdido triste muchas , serían innumerables...pero son todas esas cosas que pasan en el mundo y nos sobrepasan, ..pasando ante nosotros como una nube negra...lo cual no quiere decir que no hagamos aprecio de ellas...

Pero me parece entender que te refieres a cosas mas cercanas , que como en tu caso, también podemos ver y tocar...y nos hacen estremecernos..

En el año 1983, uno de mis alunos ..eran de 2ª de 8 y 9 años , que era gitano..a media mañana se acercó a mi mesa y me dijo..."seño ya no vengo más "...Yo a este niño le tenía un cariño especial..conocía a sus padres..y ellos me querían a mi...conseguí que no faltara a clase ..y era muy inteligenye ..a pesar del ambiente..para mi era una proeza..el interés de este niño..pues en aquellos tiempo si asistían a clase unas cuantas veces al año ...ya era un logro..

Le dije: ¿que me dices sergio? ...tú tienes que estar aquí hasta que acabe el curso ..y además vas a salir en el teatro...

Me miro..y nunca voy a olvidar esa mirada...seño ..no es eso , es que me tengo que ir a Benalua a vivir con mi abuela.....(hizo una pausa)...y continuó: esta mañana , mi madre ha pario a un hermano mio ..y los dos se han muerto ...entonces mi padre ..me ha traido al colegio pa que coma aquí en el comedor ..y no esté en mi casa ..y dice mi padre que el tiene que trabajar y se queda aquí..y nos sosotros nos vamos allí...

Yo no sabía que hacer..me quedé bloqueada...Un compañero se quedó al cargo de la clase ...hablé con el niño , me acuerdo que un rato grande, pero creo que sólo le pude decir palabras vacias...no estaba para nada ...No acertaba a entender...como para ese niño era una anecdota , un hecho extraordinario en su casa , la muerte de su madre...en ningún momento lloró..ni la mencionó para nada......

un beso

Anónimo

Anónimo dijo

Menuda pregunta amigo..La historía es muy bella ...tan linda como triste...sin poder hacer nada yo me he sentdido triste muchas , serían innumerables...pero son todas esas cosas que pasan en el mundo y nos sobrepasan, ..pasando ante nosotros como una nube negra...lo cual no quiere decir que no hagamos aprecio de ellas...

Pero me parece entender que te refieres a cosas mas cercanas , que como en tu caso, también podemos ver y tocar...y nos hacen estremecernos..

En el año 1983, uno de mis alunos ..eran de 2ª de 8 y 9 años , que era gitano..a media mañana se acercó a mi mesa y me dijo..."seño ya no vengo más "...Yo a este niño le tenía un cariño especial..conocía a sus padres..y ellos me querían a mi...conseguí que no faltara a clase ..y era muy inteligenye ..a pesar del ambiente..para mi era una proeza..el interés de este niño..pues en aquellos tiempo si asistían a clase unas cuantas veces al año ...ya era un logro..

Le dije: ¿que me dices sergio? ...tú tienes que estar aquí hasta que acabe el curso ..y además vas a salir en el teatro...

Me miro..y nunca voy a olvidar esa mirada...seño ..no es eso , es que me tengo que ir a Benalua a vivir con mi abuela.....(hizo una pausa)...y continuó: esta mañana , mi madre ha pario a un hermano mio ..y los dos se han muerto ...entonces mi padre ..me ha traido al colegio pa que coma aquí en el comedor ..y no esté en mi casa ..y dice mi padre que el tiene que trabajar y se queda aquí..y nos sosotros nos vamos allí...

Yo no sabía que hacer..me quedé bloqueada...Un compañero se quedó al cargo de la clase ...hablé con el niño , me acuerdo que un rato grande, pero creo que sólo le pude decir palabras vacias...no estaba para nada ...No acertaba a entender...como para ese niño era una anecdota , un hecho extraordinario en su casa , la muerte de su madre...en ningún momento lloró..ni la mencionó para nada......

un beso

blasftome dijo

Las señales de humo, primero; el correo, después, y más tarde el teléfono trataron (creo) de evitar que la distancia fuera un problema. Creo que ninguno de ellos ha cumplido la misión.
El relato, por otra parte, es MUY EMOTIVO, digno de un "lobo de mar".
Abrazos, viajero.

janpuerta dijo

Tremendo lo que cuentas Lola... Tremendo.
Estas cosas si que te dejan sin palabras. Además la solución suele ser completamente nula. Nadie entiende nada y nadie quiere entender.
Muchas gracias de corazón por acercarte aquí con ese recuerdo tan entrañable como triste.
Un fuerte abrazo!

Apreciado Blas…
Es lo que tiene el moverse mucho. Uno hace de las distancias una manera de sentir experiencias, pero a la vez la misma distancia genera unas ausencias complejas.
Todo lo que no sea piel con piel suele ser de distancia.
Un fuerte abrazo

celia-lor dijo

¡JO!, jan que tengo las hormonas desviadas hoy y me he emocionado leyendo el post, sobretodo porque hoy ainhoa al venir del cole me dijo que había una foto de un perrito que regalaban porque no lo podían tener y la niña me decia "mami yo quiero quedarme con él pobrecito" pero es que tengo tres gatos, un rotwaille (nunca se como escribirlo) y un pez, y vivimos en un piso, lo cual ya me fastidia por Roy, mi perriño, que es tan bueno como grande, los nenes tienen una mano especial con los bichos, en fin despues de ver la foto me quedaría con los cinco perritos de Tatiana, y si me he sentido alguna vez mal por culpa de la distancia te dire que sí, hace poquito aún con un amigo de la comunidad, la impotencia de no poder expresar exactamente lo que quieres por esta frialdad de la red, aunque con blogs como el tuyo parece que podemos tener un poquito de corazoncito. Un bquiño.

janpuerta dijo

Difícil solución cuando un niño quiere otro imposible para una casa.
Ya sabes, Celia… Sabias palabras y mucha comprensión para salir del atolladero.
La distancia de la comunidad no seria tanta si todos nos pudiéramos encontrar y vernos, pero el trecho que nos separa a veces es realmente insalvable.
La buena voluntad, siempre tendría que imperar por delante de cualquier tema. Y no solo cuando se acerca la navidad.
Un fuerte abrazo

monicalamberti dijo

Seré burra, no sé, pero hay mas perros que me inspiran mas ternura que ciertos seres humanos.
Besos

aojnauj dijo

Buen texto Jan, triste como dicen muchos pero emotivo...
Un abrazo

janpuerta dijo

A eso le llaman sensibilidad.
y cuídala que también es bueno el tenerla.
Sin olvidar la otra.
Un fuerte abrazo Mónica

janpuerta dijo

Gracias Juanjo...
En ocasiones la tristeza también es emotiva.
Un fuerte abrazo

guendy dijo

Muchas veces Jan, muchas me he sentido mal sin poder hacer nada por culpa de la distancia, la historia que hoy nos cuentas es admirable y tierna. Me he puesto en la piel de los dos, se también perfectamente cómo se sintió Tatiana, pues he tenido la suerte de vivir siempre entre esos seres maravillosos que les llamamos “perros”, para muchos entre los que me incluyo, se ha convertido en una forma de vida en la medida que estos animales ocupan un estado sin precedentes entre los miembros de mi casa, quienes disfrutan de cada momento de esa devoción incondicional que nos brindan; un Golden Retriever, un Fox Terrier y un Pastor Alemán, me han hecho en ocasiones un hombre muy feliz, y estando fuera, en la distancia les he echado en falta al igual que a las personas a las mas quiero. Lo que comenta Lola, es otra historia, de esas que te encogen el corazón.
Un fuerte abrazo Jan. ¿recibiste mi correo?.

domingo-puerta dijo

Comprendo la impotencia que experimentas, amigo Jan, pero hay situaciones que escapan a nuestro control por el simple hecho de que no gozamos del don de la ubicuidad. Tu historia, humana e intensa como todas las que nos trasladas, me hablan de un Jan enorme de corazón y rico en bondad y generosidad. Me hablan de un tipo de categoría 10, de un tipo que sufre por el que sufre, empático como pocos "al otro", al prójimo, así que en ese aspecto no debes disgustarte y debes pensar que si no es en febrero será en junio o en octubre, eso qué más da, pero a fe que la vida te llevará de nuevo cerca de Tatiana y podrás confortarla y arroparla como tú sólo sabes. Tu grandeza humana, amigo Jan, por muchas distancias que haya, no te la quita nadie y eso bien que lo sabe Tatiana y, si me permites la licencia, nosotros.

José Ignacio Izquierdo Gallardo dijo

Un texto lleno de sentimiento y un poquito de amargura. La distancia es un elemento más que nos hace no poder realizar las cosas que deseamos cuando alguien nos necesita. A veces, también sirve de excusa para no hacerlas y otras, aunque estemos muy cerca no las hacemos. Un abrazo.

guillen dijo

Claro que sí, creo que casi todo el mundo ha tenido experiencias así: visitar algún sitio (o que te visiten), coger cariño a gente especial y no volver a verlos jamás, y sentirte mal por ello, porque no puedes volver a este sitio y abrazar (aunque sólo sea eso) a esas personas que durante un tiempo alegraron tu corazón.
Hay una familia en Nantes, que me acogió en su casa como una más, a la que quiero visitar desde hace tiempo, pero la economía no acompala, y loas añoro mucho. A veces me sorprendo pensando qué estarán haciendo ahora mismo.
Besos, Jan.

Milano dijo

...estas pequeñas historias sirven para recuperar las esperanzas en el ser humano, tan absortos como estamos en crueldades que ya no nos incordian ni la vista ni el oído ni las entendederas. Un abrazo, JanPuerta

Narcisodelirio dijo

Excelente post Jan.

Salud compañero.

Angel Pasos dijo

Estupenda foto y una historia entrañable. Un saludo.

sailingalea dijo

eso de estar lejos y no poder ESTAR con la palabra, con el tacto, cerca de quien lo necesita es lo que más me duele del viaje que queremos emprender... pero no se puede estar cerca de todos los que queremos si al vivir plenamente vamos dejando trocitos de corazón por donde vamos...
cuando vivía en Ecuador llamaba por teléfono a mi sobrinilla, entonces con 5 años, y le pedía que me abrazara muy muy fuerte a través del teléfono... ella hacía fuerza, yo le decía que no tanto que me estaba ahogando... y ella se moría de la risa y yo podía -de verdad que sí- verla abrazando, podía sentir el abrazo
ahora estoy de nuevo aquí y recibo los abrazos de mis niñas -ya son dos las sobris- a puñaos, y las escucho cuando lloran y comparto sus risas...
pero ahora cada mes llamo a mi familia de acogida de Quito y Anita, a pesar de sus ya 16 años, y yo que ya paso de los 40 nos matamos a llorar porque estamos lejos, y ella me quiere contar no se qué de un chico pero no por teléfono sinó al oido, metiditas las dos en la misma cama...
yo creo que como no podemos estar en todos sitios aprendemos a transmitir el afecto a los que están lejos, por teléfono, por mail, por papel o simplemente por el pensamiento
o eso espero conseguir cada mes cuando cuelgo el teléfono y sé que Anita está allá echándome de menos

yo también te escribí un correito sobre el Alea... no sé si lo habrás recibido

beos

elefanteblancoster dijo

Ya se sabe que dicen que la distancia es el olvido, pero en un lugar como este la distancia parece ser todo lo contrario: la cercanía, el agrado, la comunicación. Y una persona como tú nos lo demuestra casi a diario.

Me ha emocionado profundamente tu relato y has conseguido que oyera la voz de Tatiana y sintiera el calor de la piel de sus perritos.

Un abrazo muy fuerte.

janpuerta dijo

Guendy…
Apreciado José Luís. He recibido el correo y espero poder contestarte esta noche mía. Que será primera hora tuya.
Lo que cuentas aquí, es una gran verdad. La nobleza sin freno de un perro debería de servirnos de espejo y ver como somos en realidad.
De esta manera mejoraríamos mucho como personas. A veces no se si es mejor ser irracional o estar del lado de los que piensan.
Un fuerte abrazo

Apreciado Domingo…
Gracias por esos ánimos. Uno suele saber por que pasos ha de volver. Y se que volveré si no hay cambios de ruta de ultima hora que todo puede ser. Hasta la fecha siempre que he vuelto a encontrarme con un personaje de los míos ha sido algo muy especial y entrañable. Historias que me hacen crecer como persona. Y por eso las cuento. Algunos se que no las entenderán nunca… pero he de intentarlo.
Un fuerte abrazo Domingo.

Pues razón no te falta José Ignacio.
Por eso siempre es positivo que cuando algo ofreces, tienes que seguir hasta el final ese camino. Una especie de código de honor interno. Como en la senda de los samuráis.
Un fuerte abrazo

janpuerta dijo

Apreciada Guillen…
Es bueno recordar a esas personas, aunque la economía no nos acompañe. El pensar es tenerlas mas cerca. Siempre habrá una oportunidad para ello.
Cuando involucras tu vida a una historia que alguien te cuenta, terminas por vivirla como ellos la han vivido.
Un fuerte abrazo

Apreciado Milano,
Gracias por tu visita. Ojala sirvieran para eso que comentas. Que mas podría pedir. Nada me haría estar mas satisfecho de estos ratos.
UN fuerte abrazo

Gracias Narciso…
De todo corazón amigo.

sanfranciscomar2 dijo

Este post me llega muy profundo, es una sensacion por desgracia muy familiar para mi, es una forma de hacernos ver lo que queremos o lo que no.
Besotes

janpuerta dijo

Amigo Ángel,
Gracias por tus palabras.
Un abrazo

Canovas…
Gracias también amigo…
Un fuerte abrazo

Sailingalea
Es entrañable lo que cuentas. Imagino esa sensación de abrazo al vacio pero sintiendote muy cerca.
Describes unas sensaciones que me son familiares pero las veo muy lejanas en mi caso. La distancia a veces nos juega esa mala pasada de hacernos sentir mas lejos de lo que realmente están ciertas personas.
He de contestarte tu correo. A ver esta noche que el cielo esta en calma y se avecina una travesía tranquila.
Un fuerte abrazo

janpuerta dijo

Elefanteblancoster…
Pues si… tienes razón. La distancia suele ser mala consejera. Aunque a veces estamos tan cerca que damos por sentado muchas cosas con un silencio que no es precisamente muy bueno compartir con quien tenemos al lado.
Hablar, conversar, compartir las emociones y las tristezas me hacer ver en positivo el día mas gris de esta vida.
Y seguimos andando, navegando y aprendiendo de nuestras propias reacciones.
Un fuerte abrazo

APRECIADA Mar, espero que si alguna lágrima salga por esos vivos ojos, sirvan para recordar la felicidad.
Un fuerte abrazo

jose-gila dijo

Texto ,foto y comentarios maravillosos. Un abrazo

janpuerta dijo

Gracias José,
me alegra saber que es de tu agrado.
Un fuerte abrazo

kovalam90 dijo

Un sentido relato Jan... ¡cuantas veces he sentido lo mismo! Vivo a distancias de avión de mi familia por lo que cada vez que oigo a mi madre preocupada o triste, cada vez que me gustaría dar un abrazo a mi hermana, cada vez que quisiera comerme a besos a alguna de mis sobrinas... tengo que aguantarme.
Y a veces es duro y la impotencia muy grande
Cuando mi hermano tuvo el accidente de tráfico que casi lo mata tardé 2 días en poder ir ¿te imaginas que 48 horas pasé? Y no por él, que no se enteraba de nada sino por los que aguardaban a la puerta de la UVI.

janpuerta dijo

Kovalam90
Me imagino esa sensación de impotencia ante la UVI. Y nada se puede hacer en esos momentos. Pase algo parecido hace unos años.
Estas sensaciones a veces nos hacen culpabilizar de algo que sencillamente ha sucedido. No hay que buscarle mas vuelta. Y eso realmente es muy difícil de aceptar.
Un fuerte abrazo

corsgentil dijo

Preciosa historia, Jan, preciosa. Yo no creo que debas sentirte mal porque el regalo que le hiciste a tatiana, el álbum, seguramente será para ella un gran tesoro y lo abrazará intensamente como si de verdad estuvieras tú a su lado. Quédate con eso, seguramente la próxima vez que la veas ya le sabrás transmitir lo que sientes por ella. Te veo capaz, muy capaz, después de leer tus palabras. Un beso, te lo mereces.

aránzazu dijo

yo sí me he sentido un poco así, cuando pasan los días y días y no vienes por mi blog a verme. te echo de menos.
besito.

volvoreta-tcb dijo

No dejes de contestar a Tatiana, jan. Ella acortó la distancia hacia tí escribiéndote y contando cómo iban los perritos a los que, además de fotografiar, contribuíste a construir su cariño hacia ellos. Lo peor de la distancia es la impotencia, la ausencia de gestos, miradas, abrazos y besos. Los homos somos homínidos acostumbrados a comunicarnos intensamente hasta con señales de humo, no hace tanto de eso. Figúrate lo que que nos hemos sofisticado que, casi a tiempo real, puedes darle una enorme alegría a la chiquilla. En el fondo es que echas de menos a la cativa, a los perros y al emotivo momento que te hicieron vivir, seguro. Un abrazo.

janpuerta dijo

Apreciada Corsgentil...
Moltes gracies...
La vida a veces te da unas sorpresas increíbles. No sabemos como y pasamos de una lagrima que se escapa a un ramillete de olores dispersos que nos sitúan de nuevo en el camino.
Suelo dejarme llevar por las emociones del momento. Vivo todo lo que me sucede, en primera persona y sin coraza capaz de aguantar tanta sensación. Por eso, lo primero que me pasa por la cabeza lo plasmo en un papel. Nunca directamente en un documento Word.
Le he enviado a Tatiana, esta noche este post, tal como le hice llegar el que publique en su día. Mañana, seguramente se le escaparan unas cuantas lagrimas al revisar su correo, pero al ver que tantas personas saben de ella y sus cinco perritos, incluido “Manchita”, será una niña feliz, llena de recuerdos, ilusiones... sueños y realidades como esta.
Un fuerte abrazo

janpuerta dijo

Mi querida Aránzazu...
Razón no te falta. La tienes toda y ahora mismo he ido a ver en un principio los cuadros de Julio Romero de Torres y voy a seguir con los juegos malabares, algo que necesitare para dormir.
Los últimos días han sido movidos en muchos aspectos.
En fin... espero no dejarme mas la llave de tu casita de palabras mágicas en el camarote antes de salir a las viejas calles del puerto.
Un fuerte abrazo

janpuerta dijo

Mi querida Volvoreta, hoy mismo le he enviado a Tatiana una copia del post con vuestras palabras. También se lo he contado a Corsgentil. Pero a parte de la frialdad de un correo que en este caso seguro que lo recibirá con mucha calidez… no dejare de visitarla en el próximo año.
Tienes razón en eso que cuentas… cada vez que dejo atrás a una persona que me ha hecho vivir de una manera intensa un momento, una parte de mi se queda ahí, esperándome de nuevo. No se cuantas partes me faltan ni cuantas recuperare. Pero están ahí. Y me siento bien, cuando comparto algunas historias y vuestros comentarios me hacen ver esos detalles. Quizás algunos ya los se… pero ver que otras personas lo siente bien, confirman mis pasos.
Un fuerte abrazo

treintaytrespalabras dijo

Confió mas en mis perros que en ciertos humanos, ellos nunca me mienten y aunque no hablen les vasta la mirada para decirme que quieren estar conmigo.

treintaytrespalabras dijo

"que así se llamaba la niña" ¿Que ha muerto la niña?

Blueve dijo

Dicen que "los niños nacen instintivamente arrugados.Saben en lo más hondo de susu huesos lo que está bien y lo que hay que hacer al respecto. Se trata de algo innato" - Mujeres que corren con Lobos, Clarissa Pinkola Estés-. Creo que Tatiana no se sentiría bien sabiendo que sus noticias no son motivo de alegría para ti, los niños parten de la nobleza de sus corazones desde donde comparten todo absolutamente todo lo que les ocupa, piensa en sus carita escribiendo el mail, y la espera de pensar en la tuya cuando lo leías...

La distancia es un mal de nuestro tiempo, antes seguramente la gente no podía tener la posibilidad de tener amigos de sitios tan lejanos, ahora tenemos esa gran suerte, yo desde siempre he padecido esta " buena suerte", te explico : entre tener que elegir si prefiero tener a mis seres queridos , amigos etc...lejos a no tenerlos o no haberlos conocido me quedo con la primera opción, estoy orgullosa de que existan en mi vida, aun en la distancia, y sabes? les pienso a veces mirando al cielo o a las estrellas o a la luna o a una nube me descubro pensando en alguno de ellos y les pienso más profundamente con la certeza de que ellos en este momento están pensando en mi, nada más poderoso que la mente, nada más veloz que el pensamiento, nada más curativo que el amor.

Bonito texto, preciosos perritos y hermosa reflexión. Un abrazo de aproximación.

janpuerta dijo

Apreciado treytaytrespalabras...
El instinto de los animales hace que sean nobles por naturaleza. Hay de todo en la viña de la vida.
Tatiana, se llama la niña y ella esta bien de salud, aunque tenga el corazón lleno de lagrimas.
Un abrazo.

janpuerta dijo

Apreciada Blueve…
El análisis que haces de la distancia es como un alegato a no estar solo. Y estas en lo cierto. Mas dale un beso al cielo esperando que esa sensación le llegue a una persona lejana pero querida que tener que besar el silencio de las sombras que nunca conocimos.
Solo tener la certeza que en algún lugar alguien esta pensando en nosotros aunque solo sea por un instante en mantener viva una llama esencial para ambos.
Un fuerte abrazo por aproximación.

Luis Domínguez dijo

Gracias por tu espacio, un remanso de sensibilidad y buen gusto en medio del caos. Creo que los cachorrillos despiertan en un niño una ternura especial por innumerables motivos, de los que voy a espigar algunos: esa peculiar incapacidad de sonreír de los animales nos los presenta como seres esencialmente serios o incluso tristes, aun en sus juegos, y eso suscita melancolía, sentimiento noble y bello; también en cuanto nacen parecen, a diferencia del total desvalimiento de los humanos, tener que valerse por sí mismos de golpe y porrazo: hala, a caminar ellos solitos recién nacidos. El niño que ve todo eso, siente un estremecimiento tan profundo de su sensibilidad en ciernes que el caso de Tatiana hay que entenderlo como un verdadero desgarro. Un abrazo.

janpuerta dijo

Apreciado Luís...
Haces un interesante reflexión desde el punto de vista infantil. Muy acertada bajo mi criterio, independientemente de lo sucedido a Tatiana.
En pocas palabras sintetizas esa esencia. Ese mundo a veces imaginario que es capaz de generar un niño por la inocencia de sus acciones.

Después del caos, viene la calma. En el mar pasa lo mismo. Una gran tempestad viene de improviso. Como de puntillas para no despertar tus instintos de supervivencia vitales. Si eres capaz de pasar la tormenta, todo vuelve a ser un remanso de calma.
Un fuerte abrazo amigo.

ahankara dijo

Entrañable y tierna historia. Yo si he sentido la distancia y no poder hacer nada para ayudar o contribuir a amainar un día de amargura, así que por muchos adelantos tecnológico que haya y que parece que acorta las distancias, nada puede sustituir a un deseado abrazo en algún momento. Un saludo.

janpuerta dijo

La tecnología nos lo acerca todo un poco, pero el calor de la piel o el contacto en directo con una sonrisa son sensaciones insustituibles.
Un fuerte abrazo Ahankara

migapan dijo

Jo! me he quedado tocada y sin saber que decir...
Un abrazo.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de janpuerta

PHOTOPRESS

Nací en la España de la posguerra. Aquella donde sonreír era el mejor de los regalos. Pantalones cortos y una bata de colegial. Travesuras que nunca fueron gamberradas... Llamar a una casa y salir corriendo, nadar en el río cuando los peces aun vivían en el, merendar pan del día anterior, unas gotas de aceite i un poco de chocolate si había… los tiempos cambian y los recuerdos están ahí. Me hubiese gustado ser fotógrafo en esa época.

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):