01 Jun 2014

EL ARTE EN LA ÍNSULA DE DON QUIJOTE: MI PRÓXIMA CITA ARTÍSTICA

Escrito por: jecalorena el 01 Jun 2014 - URL Permanente

Mi próxima cita con las exposiciones la tengo el día 12 de junio que viene. Será en Gúimar, junto a otros artistas (pintores,escultores y escritores) formaré parte del proyecto "El arte en la ínsula de Don Quijote", que impulsa el Instituto Mencey Acaymo, el Ayuntamiento gúimarero y la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias.

Este proyecto forma parte de la idea puesta en marcha por un guanchero, José Felipe García Silva, que trabaja allí como profesor y que en 2005 consiguió para Tenerife la mayor colección de ediciones del Quijote escritas o editadas en las más diversas lenguas del mundo. El Instituto cuenta con un museo único, y este proyecto en el que me han invitado tan amablemente a participar, forma parte de un segundo impulso que se le da ampliándolo con una colección permanente de artes plásticas y literatura.

Entre los pintores habrá obra original de Fernando Álamo, Lola del Castillo, Facundo Fierro, Gonzalo González, Pepa Izquierdo o Elena Lecuona. Y entre los escritores que aportan textos a dicha exposición estarán: Sabas Martín, Pedro Guerra, Fernando Delgado, Víctor Álamo, Juan Cruz Ruiz, Luis Ortega Abraham o Cirilo Leal, entre otros.

La exposición permanecerá abierta del 12 de junio al 2 de julio en la casa conocida como la Fonda Medina (calle Obispo Pérez Cáceres, 18), de lunes a viernes de 10 a 13 horas y de 17 a 20 horas. Los sábados, de 10 a 13 horas.
La obra que presento es un trabajo en técnica mixta y se titula: "El camino".

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09 Abr 2013

Homenaje a un hombre imprescindible: Pepe Cañada

Escrito por: jecalorena el 09 Abr 2013 - URL Permanente

Este viernes, día 12 de abril de 2013, a las 19:30 horas, en el Casino de La Guancha un grupo de amigos y vecinos del pueblo rendirán un merecido reconocimiento y homenaje a la memoria y obra de José Hernández Luis, popularmente conocido como Pepe Cañada.

Pepe Cañada fue, entre otros oficios, concejal del Ayuntamiento guanchero de 1979 a 2007, toda una vida dedicada al servicio público. Nacido en la popular zona de La Cañada, Pepe tuvo una infancia y juventud complicada en unos tiempos en los que subsistir en este pueblo era una faena muy dura, máxime si se nacía en una familia humilde, como así era en la inmensa mayoría de guancheros.

Pepe trabajó, como así lo hicieron muchos niños, ayudando en las labores del campo, y quizás de esa dura enseñanza se forjó el carácter laborioso de este guanchero. Sus ganas de salir adelante y el inmenso amor a su pueblo, necesitado por aquellos años de muchas infraestructuras le hicieron participar en política, pues desde un primer momento siempre tuvo claro que desde ahí se pueden hacer muchas cosas. Y tantas que hizo…

Hace unos meses, un grupo de amigos se reunieron para intentar poner en marcha un reconocimiento a este humilde trabajador del pueblo. De varias reuniones salieron las distintas iniciativas que conformarían el acto que se ha preparado para este viernes. El mismo contará con la presencia de -a buen seguro- numerosos vecinos que convivieron con él, de los trabajadores que tuvo a su cargo, de los compañeros de partido que vivieron con Pepe los tiempos de la política delante y detrás de la barrera, y por supuesto del Ayuntamiento guanchero, que también ha querido sumarse al acto.

En el acto se hará un recorrido por su vida y obra y hablarán de su persona amigos y compañeros diversos que tuvieron la suerte de trabajar y convivir con él. Desde este blog quiero hacer llegar a su familia mi más profundo agradecimiento por permitirme participar también en este homenaje, que bien hubiésemos querido muchos, que hubiese sido en vida, pero ya se sabe, a veces nos empeñamos en no hacer estas cosas cuando realmente quien las puede disfrutar no está presente, pero en fin, somos así.

Invitados quedan al acto, y recordar las palabras que esta mañana dijo Juan Rodríguez en la entrevista que le hicieron en Radio La Guancha: “Cañada era un hombre imprescindible”. Desde luego que sin su trabajo no sería posible entender muchas cosas de las que disfrutamos en este pueblo hoy. Para descubrirlas les invito a venir. Merecerá la pena y Maxi, David, Jose y Nuria lo agradecerán.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

04 Abr 2013

LA FUENTE DE LA GUANCHA (Por D. Hipólito Sinforiano Mesa)

Escrito por: jecalorena el 04 Abr 2013 - URL Permanente

Los aborígenes nivarienses se batían heroicamente contra las tropas invasoras de Lugo.

Varios cantones o menceyatos habían tenido que capitular y rendirse al aventurero.

Las noticias más estupendas circulaban de boca en boca entre aquellos hombres recios y valerosos, llenos de santo entusiasmo de la Patria, enamorados de la augusta libertad de su suelo que peligraba por momentos...

Ya habían sometido al paradisíaco Valle de Taoro, y la avalancha conquistadora coronaba las alturas de Tigaiga. Los indígenas temblaban de ira muriendo en empeñados combates trabados cuerpo a cuerpo. Los bravos conquistadores no cejaban en su empeño de dominación completa de la Isla.

Avanzaban por los antiguos parajes cubiertos de maleza y llenos de emboscadas donde hoy se asienta Icod el Alto y Portalina. Hasta las orillas del mar que rugía alborotado desflechándose en los negros arrecifes de la costa llegaba el frondoso bosque por cuyos intrincados laberintos vagaban plácidamente los guanches primitivos.

Los ganados andaban desperdigados por lomas y collados faltos de quien los guiase, pues todos los hombres útiles y hasta los ancianos, peleaban fieramente por la defensa del sagrado suelo profanado por gentes de otras tierras.

Las mujeres e hijos de aquellos valerosos paladines habían huido a los sitios más ocultos, lejos de las miradas osadas de los hombres extraños que avanzaban tierra adentro. Temblaban de emoción haciendo los más raros comentarios ante aquellos insólitos acontecimientos que venían a turbar de un modo tan amargo y trágico el curso sosegado de sus existencias puras y apacibles. Habían subido a la airosa montaña conocida actualmente por Cerrogordo.

Desde aquella altura dominadora olían los lúgubres sonidos de las caracolas de guerra llamando desesperados al combate allí donde más empeñada era la lucha. Y durante las noches negras de interminable angustia observaban las antorchas de reflejos sangrientos que corrían cerros arriba, o bien se apagaban y reaparecían de nuevo en convenidas señales. El viento cantaba en los tupidos pinares de las cumbres y montes, como si entonase tristes letanías presagiadoras de sucesos luctuosos para la raza...

El terrible y viejo Echeide, guarida tenebrosa del guayota infernal parecía manifestar su odio y su rencor lanzado aquellos días de epopeya roncos y prolongados estruendos y rugidos amenazantes, derramando por sus flancos encendidos ríos de lava que se retorcían como rojas serpientes asoladoras. De su cúspide soberana surgía negro penacho de humo cual gigantesca cimera que obscurecía la risa azul del cielo, tiñéndolo de reflejos ignescentes la horrible fragua del cráter rugidor.

Desde allí se contemplaba el grandioso a la vez que amedrentador espectáculo que sobrecogía de espanto y terror a las pobres mujeres que impetraban de los dioses protectores misericordia para tanta desgracia...

Los hombres morían en el llano defendiendo palmo a palmo el suelo de sus antepasados. Arriba el volcán pretendía también desgajar la isla, destruir el territorio donde se sustentaban ellos y sus ganados. ¡Oh, y mil veces mejor sería que antes de ser esclavos desapareciera todo bajo una ola de fuego purificador!...

Al llegar los conquistadores al barranco que hoy divide la jurisdicción guanchera de la Rambla, el Capitán de una compañía de exploradores sorprendió a una hermosa aborigen de rubia y ondulada cabellera, ojos de dulce mirar y mejillas de rosa, que muy ajena a los sucesos llenaba tranquilamente su cántaro en la clara linfa de un manantial rodeado de zarzales y barbuzanos.

-¡He descubierto la Fuente de la Guancha!, exclamó jubilosos el soldado de Lugo en presencia de la turbada joven, que se deslizó fugitiva como una gacela por entre el follaje temblador, dejando triste y pensativo al bizarro jefe, que se prendó instantáneamente de la belleza fascinante de la doncella.

De aquí el origen del nombre del este pueblo tinerfeño, que yace olvidado, arriba, entre verdes montañas cultivadas con amor por sus moradores, ostentando con orgullo un nombre netamente guanchinesco.

Hipólito Sinforiano González Mesa La Guancha, a 1 de enero de 1921

Publicado en el periódico La Comarca

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

03 Abr 2013

GALERÍA DE PERSONAJES GUANCHEROS: DON HIPÓLITO SINFORIANO GONZÁLEZ MESA

Escrito por: jecalorena el 03 Abr 2013 - URL Permanente

Hoy me gustaría empezar a poner en valor a personajes singulares y destacados del municipio guanchero, en unos años en que este pueblo no era precisamente muy conocido. Todos los días nos tropezamos, caminamos o nos encontramos con nombres en nuestras calles o avenidas que nuestros jóvenes no conocen la importancia que tuvieron para este municipio. Hombres principalmente (pues las mujeres también han sufrido en nuestro pueblo un secular olvido), que han escrito páginas de la historia popular más reciente y que no deben ser olvidados.

No estaría por demás que nuestro ayuntamiento acometiera una campaña informativa con cartelería diversa sobre la historia de esas personas para el general conocimiento, o en todo caso que alguien se animara a escribirla para al menos tenerla en un solo lugar físico, no como ahora que está desperdigada en papeles y escritos sueltos.

Voy a empezar esta especial cruzada con un guanchero que conocemos muchos de nosotros a diario porque su nombre figura en sendas placas de una de las avenidas principales del casco. Se trata de Don Hipólito Sinforiano González Mesa.

En este guanchero descubrimos al primer habitante del pueblo que intentó sacar del aislamiento cultural, social y económico a La Guancha, describiendo en artículos periodísticos su entorno, sus singularidades y, especialmente, su aislamiento.

Don Hipólito Sinforiano era un hombre muy culto para una época en que La Guancha era un pueblo aislado y en el que costaba mucho llegar a él. La gente de la época decía que había leído muchas veces El Quijote y se desbordaba hablando de las obras literarias de don Benito Pérez Galdós y otros escritores nacionales y extranjeros en tantas tertulias. Llegó a escribir bastante sobre las cosas del pueblo, sus fiestas patronales y costumbres de la región en el periódico La Prensa (hoy El Día), que fundó D. Leoncio Rodríguez, dirigiéndolo en el periodo comprendido entre 1939 a 1953.

Con don Leoncio Rodríguez, el fundador de dicho periódico mantuvo una buena amistad y siempre que la ocasión se le brindaba pedía en escritos publicados en dicho diario la construcción de la carretera que nos sacaría del secular aislamiento en que desde siempre habíamos vivido, uniéndonos con el Valle de La Orotava e Icod.

También son muy conocidas sus colaboraciones de manera ininterrumpida durante cuatro años en el semanario “LA COMARCA” (nacido el 20 de marzo de 1919 en Icod de los Vinos) que refleja en sus páginas noticias de carácter nacional o internacional, también se abordaba la sociedad, la economía, la cultura de los pueblos de la zona de aquel entonces, y en él se prestaba una especial atención a los temas comarcales como, por ejemplo, las pobres estructuras sanitarias y educativas que existían, visitas institucionales, acuerdos plenarios, obras, etc. Dicho semanal fue puesto en marcha, entre otras personas, por D. Emeterio Gutiérrez López, padre del conocido poeta icodense Emeterio Gutiérrez Albelo.

En nuestro siguiente post vamos a publicar una de esas colaboraciones con el semanario La Comarca (edición nº 92) del 8 de enero de 1921. Se trata de una alegoría poética sobre La Fuente de La Guancha firmada el 1 de enero de ese mismo año. Posteriormente rescataremos del recuerdo otras interesantes colaboraciones, especialmente fijándonos en la que tiene que ver con la reivindicación de la carretera de La Guancha.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

27 Nov 2012

ORQUESTA LOS TAMARINDOS, MÚSICA Y SABOR LATINO

Escrito por: jecalorena el 27 Nov 2012 - URL Permanente

El pasado día 17 de noviembre de 2012, el barrio de Santa Catalina y el Ayuntamiento guanchero rindieron un emotivo homenaje a la ya desaparecida orquesta Los Tamarindos. A propuesta de la comisión de fiestas de este año varios miembros de esta afamada orquesta guanchera decidieron reunirse de nuevo -veintidós años después- y volver a recordar viejos tiempos.

La plaza de Santa Catalina y su fiesta fue el escenario elegido para este reencuentro que se estuvo preparando un par de meses, pues varios de sus músicos –que ya no están en activo- necesitaron un poco de tiempo para poder poner los dedos y las gargantas a punto para volver a interpretar aquellas canciones que tanto hicieron bailar a la gente en numerosas verbenas.

Esa noche, Vicente Falcón Abreu, Matías Afonso Martín, Josefa Falcón Abreu, Pedro Pérez Pérez, José Manuel Hernández García, Jesús Rodríguez García, Juan Luis Gutiérrez León, Carlos Gutiérrez León, Juan Luis León, Martín Morales Domínguez y Juan Manuel Herrera Hernández subieron en el escenario y nos devolvieron tres décadas atrás.

La plaza a reventar, aunque el tiempo no ayudó, pues estuvo lloviendo antes y durante la actuación. El numeroso público resguardado bajo una carpa instalada en la plaza disfrutó en primer lugar de un pequeño fotomontaje proyectado en una pantalla y después de las canciones: pasodobles, rancheras, cumbias y sus conocidos popurrís, que deleitaron a un público eminentemente mayor y no tanto, que vino de distintos puntos de la isla para el evento, pues no se lo quería perder.

Pero vamos a hablar un poco de la fructífera carrera de esta importante orquesta guanchera que dio mucho que hablar en los años setenta, ochenta y parte de los noventa, y nos hizo disfrutar con su estupenda música verbenera.

Recupero una entrevista para el periódico municipal “El Quiosco” del año 2004, que realicé a Matías Afonso Martín –trompeta-, que desde sus inicios formó parte de la orquesta casi hasta su definitiva disolución.

Dice asi:


-¿Quiénes fueron los primeros Tamarindos?

-En un principio fuimos varios los que empezamos a organizarnos y vernos para formar el conjunto. Cuando ya lo tomamos en serio, nos quedamos solo cuatro: Tenti -que tocaba la guitarra de punteo-, Juani, el de Natividad - batería-, Toño -el bajo eléctrico- y yo que tocaba la guitarra rítmica-. Tenti cantaba al principio. Más tarde se incorporó Pepa (Josefa Falcón). Por aquella época era de las pocas mujeres que estaban por aquí en estos menesteres. Era muy buena y tocaba la guitarra estupendamente.

(Una de las primeras formaciones de Los Tamarindos posando en la playa de Las Aguas)

-¿Cómo surgió el nombre?

-Se le ocurrió a Juani, el de Victoria. Estábamos intentando formar un conjunto musical, pero orientado hacia la música de baile, y como siempre en estas cosas tienes que buscar un nombre que suene bien, que guste. Empezamos a formar nombres con las primeras letras de los nuestros, pero al ver que no salía nada interesante, a Juani le vino a la cabeza la canción de “los tamarindos del monte...”., nos gustó como sonaba, y “Los Tamarindos” se quedó.

-¿En qué año se formó el conjunto?

-Allá por 1975.Yo tenía 27 años y ahora tengo 58. Yo estuve unos veinte años en grupo y orquesta.

-¿Qué tipo de música hacían?

-Como éramos músicos de banda cuando llegaban los carnavales y fin de año necesitábamos hacer una música más pachanguera, más bailable, entonces Tenti comenzó a tocar el saxofón y yo tomé la trompeta. Ya la cosa sonaba más a orquesta. Fue cuando empezamos a tocar las canciones de moda, esas que cantábamos en el verano, o que sacaban los artistas más conocidos. Le hacíamos pequeños arreglos.

-¿Dónde empezaron a ensayar?

-Siendo conjunto, fue en casa de Tenti. Más tarde nos trasladamos a casa de mis padres, en la parte baja.

-¿Cómo se las arreglaban para conseguir equipos de sonido para hacer sonar los instrumentos?

-Con gran esfuerzo compramos los primeros. Eso sí, cada uno se compró el suyo. En un par de meses y con unas cuantas tocatas se pagaron los gastos.

-¿Dónde fueron los primeros actuaciones?

-Empezamos en Tegueste y en el Bar Cañadas, en La Esperanza. El que más nos ayudó a buscar salida fue un tal Alberto, que trabajaba en los sindicatos en Santa Cruz. Gracias a sus contactos, y a nuestras primeras actuaciones, íbamos defendiéndonos.

-¿Las tocatas eran en locales cerrados o en abierto?

-Casi siempre en casinos, aunque también tocamos al aire libre, en plazas.

-¿Cuánto tiempo duró la primera formación?

-Duró más de dos años. Como grupo fuimos hasta Lanzarote. Allí tocamos en el Casino Torrelavega.

-¿Cómo se pasó a la segunda etapa?

-Se fueron unos y se incorporaron otros. En el mundo de las orquestas y los grupos es así. Los primeros que se marcharon fueron Tenti y Toño, que fue sustituido por Martín -el del Lomo, de Santa Catalina-. Estuvo un chico de Los Realejos, llamado Lolo y Cheché, el de Santo Domingo. Después vinieron Juanjo -de El Amparo- y Benito -de Icod-, que tocaba el órgano. No logramos estabilizarnos y hubo un medio parón de unos cinco meses hasta que se incorporó Mime. Con él, y su entusiasmo, se volvió a armar la orquesta. Entonces hablamos con Suso -un chico de Las Aguas que le gustaba cantar, y se echaba sus isas en los bailes con otras orquestas y grupos-, Memelo también de Las Aguas, y que tocaba el bajo eléctrico. Al principio, hacía la segunda voz-, Pedri -el de Larita, que tocaba la batería-, Benito y Pauli -el de Mina, que tocaba la guitarra eléctrica- . Llegado ese momento nos trasladamos a ensayar en el salón de mi casa. Fue el comienzo de una etapa fructífera. Llegábamos a ensayar todos los días.

-¿Qué música se hacía?

-Estaba cambiando la música. Básicamente teníamos que hacer merengue, cumbias y salsa. Había que tocar también la música de actualidad, y tocar las canciones de moda: cosas de Georgie Dann, canciones del verano, etc. Nos gustaba además sacar canciones y temas viejos, sobre todo, pasodobles. Llegábamos a tener hasta siete en el repertorio. Otra cosa que nos caracterizaba era la interpretación de popurrís de canciones. Era en las entregas de bandera donde mejor sonaban y donde más animaban.

-¿Salieron de la Isla en esa época?

-Sí. Fuimos dos veces a La Gomera. Allí tocamos en La Lajita. También fuimos al Casino de Santa Cruz de La Palma. Estuvimos nuevamente en Lanzarote: Torrelavega, Femés, San Bartolomé y Tías. Los viajes los aprovechábamos al máximo. Estábamos varios días tocando en diferentes lugares. Llegamos a estar hasta once días fuera en Carnavales.

-¿Cómo se preparaban los repertorios a interpretar?

-Ya los preparábamos en el local de ensayo. Según a dónde fuéramos llevábamos los repertorios. De todas formas, según fuera el baile y el ambiente que hubiera, se iban tocando las piezas. Si la cosa estaba buena, se ponían las de actualidad para animar más. En esto de la música de baile había que adaptarse al ambiente y a lo que la gente te pedía que tocaras.

-¿Cuánto se cobraba en una tocata?

-Al principio, se cobraba como si trabajáramos en una noche una semana de trabajo, más o menos. Más tarde, debido a la competencia, sacábamos menos dinero. Los últimos años de vida de Los Tamarindos llegábamos a cobrar unas ochenta mil pesetas. No compensaba el dinero. Cuando éramos cinco era rentable, entre ocho era más a repartir.

(Primer y único casette que grabó la orquesta con estudios Manzana)

-¿Qué equipos tenían?

-Imagínate, comparado a lo que se usa hoy, no estaba mal pero habían cosas mejores. Empezamos con un Dinacord de 80 vatios. Luego se compró uno de 400. Luego mesas mezcladoras. El sonido lo hacíamos nosotros mismos. No teníamos técnicos como hoy. Allí en la plaza se tocaba una pieza al principio y se corregían los fallos de sonido. También sobre la marcha se hacían mejoras o se corregían cosas.

-¿Para salir a tocar cómo llevaban las cosas?

-Mime llevaba su furgoneta. Allí iban los instrumentos y nosotros. Estaba todo tan medido y calculado que hasta un atril tenía su sitio exacto, y no otro, para que cupiera perfectamente. El que nos veía podía pensar que teníamos un plano hecho. Estaba todo milimetrado.

-¿Recuerdas anécdotas o curiosidades simpáticas?

-Nunca hubieron grandes problemas, ni nos pasaron cosas extraordinarias. Lo más gracioso era cuando algún cantante se le olvidaba la letra de la canción o te pegabas alguna pifia con los instrumentos. Siempre te las arreglabas para que no se notara mucho.

-¿Con el paso de los años se hizo necesario incorporar nuevos músicos?

-Llegado ya los últimos años de la orquesta quisimos ampliar, más que nada para dar más lleno y más ritmo. Fue cuando entró José Luis Ravelo, que es hoy director de la Banda de San Juan, tocando la percusión y Eugenio Benito Pérez Pérez, que tocaba el saxo tenor. Eugenio arreglaba temas y eso fue una ventaja. Tenía buen oído. Incluso vino un chico de San José que tocaba el trombón.

-¿Porqué decidieron dejar la orquesta?

-En mi caso personal fue por la incompatibilidad trabajo-música. Había muchas tocatas y no podía llevar las dos cosas a la vez. Había que estar hasta tarde tocando e ir a trabajar al día siguiente como si nada. El cansancio fue haciendo mella. En la última etapa, los primeros en irnos fuimos yo, y al año siguiente Mime. La orquesta continuó, pero poco a poco se disolvió, y varios de los músicos que habían, José Luis, Eugenio y Memelo formaron la Orquesta “Puerto Rico”, que ensayaban en Las Rosas. Los demás no continuaron con la música.


Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02 Mar 2010

En el adiós a Román Reyes González: un buen hombre

Escrito por: jecalorena el 02 Mar 2010 - URL Permanente


Tengo en mis manos en estos momentos el libro que en su día escribió Salvador Pérez sobre los 25 años del Instituto de La Guancha. En él, en la página 259, miro y remiro tu foto. Es así, como estás retratado allí, como quiero recordarte para siempre.

Por más que le doy la vuelta, no sé cómo nos has podido hacer esto. Cómo nos has dejado en la estacada así, sin despedirte. Arrancado por una muerte violenta que tu nunca mereciste. Aquí nos quedamos con dos palmos en la cara, con el cuerpo frío y el corazón destrozado. Aquí se quedan, sin esperarlo, tu esposa y tu hija que no encuentran consuelo al que agarrarse, y no sé si lo encontrarán mientras dure sus existencias.

¿Y qué me dices de todos nosotros?: familiares, vecinos, amigos, profesores, alumnos, y tanta gente que te conocía y te valoraba, no solo por lo que hacías, sino por lo que eras. Todos los que durante tantos años tuvimos la enorme suerte de poder compartir contigo toda esa enorme humanidad que llevabas por dentro y por fuera, nos quedamos huérfanos de ti.

Si cierro los ojos oigo claramente el traquetear del kilo de llaves que siempre llevabas colgando del cinto de tu pantalón, como si de un San Pedro terrenal te trataras. Sabías abrir todas las puertas habidas y por haber, y en el Instituto –tu segunda casa- sabías encontrar siempre la solución exacta a cualquier problema que se presentara. ¡Dónde encontrará Jerónimo a otro como tú!

Y es que los que te conocimos sabíamos que desde los claros del día entrabas y salías, subías y bajabas sin descanso por aquellas interminables escaleras y esos kilométricos pasillos del centro. En cada cosa donde hubiera un problema y una solución, estabas tú: que si una cisterna rota, que si una puerta que no cerraba, que si aquel proyector que se le quemó la lámpara. Y nunca una mala cara, un mal gesto. Siempre, siempre, una actitud positiva ante la adversidad. Un auténtico estilo de vida.

Ahora, de buenas a primeras, un mal paso, unas malditas planchas que el viento te preparó como trampa, una de tantas averías a las que voluntariosamente siempre acudías a reparar, te ha llevado por delante. Nos has dejado justo en el sitio y en el lugar al que dedicaste tantos años de tu vida. ¿No pudiste esperar un poco más? ¿No pudiste prepararnos para tu partida?

Y es que antes de comenzar tu etapa en el Instituto, no puedo olvidar que, conmigo y otros tantos, te formaste en la escuela del Ayuntamiento, y juntos aprendimos el oficio y la máxima aquella de tener que buscarnos la vida para hacer de todo y ser aprendices eternos de cualquier oficio. ¡Qué buenos ratos pasamos juntos!

No tengo palabras para expresar lo que siento, de verdad. Se me hace un nudo en la garganta y las lágrimas las tengo a punto de rebozarme los ojos. Tú, que no te diste nunca importancia, porque siempre fuiste un tipo modestamente trabajador y no buscabas protagonismos, nos has paralizado hoy la vida. ¿Te imaginas lo que han llorado y van a seguir llorando la inmensa mayoría de los alumnos del centro? ¿Esos mismos a los que reprendías y al tiempo les hacías reconsiderar sus comportamientos? ¡Cómo te supiste empapar del espíritu del enseñante!

Tuve la suerte de trabajar contigo en la última reforma que se le hizo al Casino hace dos años. Muchas tardes pintando juntos y retocando cada detalle para lograr que aquella primigenia casa de cultura y encuentro de nuestra gente no cayera en las garras del cierre. Román se subía a las escaleras, al andamio, al techo y trepaba con un control extremo. Sabía siempre lo que hacía, y eso me gustaba, pues en ese tiempo comprendí que los años se podían llevar con entusiasmo y espíritu. Gracias a Dios me dio tiempo de copiarte ese espíritu siempre positivo, que en ti se convertía en virtud, pues ya a uno –querido amigo- le chirrían algo ya los rodillas, y a veces el pesimismo nos pesa más de la cuenta.

Hoy estoy jodido. Desde que mi amigo Suso me llamó al móvil y me dio la noticia te confieso que se me ha quedado un vacío en el alma. Hacerme mañana a la idea de que no te voy a encontrar más ni en tu Asomada, ni en el Centro se me hace duro. El único consuelo que hallo es saber que supiste sacarle todo el jugo a la Vida mientras fue tuya, pudiste disfrutar de la práctica de la música, de las tablas de San Andrés, de una buena cerveza y de todas aquellas actividades sociales que se organizaban en el pueblo: carnavales, deportes, fiestas, y muchas que tuvimos la oportunidad de encontrarnos.

Llegado este momento solo te pido un último favor, amigo. Ahora que estás allá arriba, saluda a mi padre. Recuerdo que me decías siempre que con él compartiste largas jornadas de trabajo levantando el centro cultural de Santo Domingo. Dile que aquí estamos todos bien. Sé que es una mentira, pero no quiero que piense que nos quedamos tristes por él y por ti.

Intentaremos seguir siendo felices, tal y como tu querías, pero si deseamos fervientemente que nos dejes apropiarnos para nuestros corazoncitos, si nos lo permites, esa rotunda sonrisa que solo tú sabías dibujar en tu cara, y con la que nos llenabas el alma, esa misma alma y esa misma memoria que no borrarán nunca la presencia entre nosotros de un buen marido, de un buen padre y de un buen amigo llamado Román Reyes González. Un tipo irrepetible y único.

Descansa en paz.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09 Jul 2009

Bene Fuentes o una vida dedicada a comunicar (I)

Escrito por: jecalorena el 09 Jul 2009 - URL Permanente

Considero a Bene Fuentes una de las mejores personas que conozco: honesta, sincera, trabajadora y sobre todo buena persona.

La vida le ha dado algún susto pero con muchas ganas ha logrado sobreponerse y ahí la tenemos diariamente cumpliendo con la misma ilusión del primer día su labor de productora en Antena 3 Canarias.

Un buen día salió de esta Guancha a probar fortuna en eso de la radio y le fue tan bien que dió el salto a la tele. Desde entonces ha hecho un poco de todo. Su saber estar y conocimientos le convierten en la persona referente en su medio. Sobradamente se lo ha ganado.

Cada año tenemos la suerte de que presente algún acto en las fiestas patronales. Tengo la suerte de oirle dar el mejor pregón que se ha hecho en los últimos tiempos en las fiestas patronales, y mira que ya van unos cuantos.

Este video es de una entrevista que se realiza en el www.blogoferoz.com y lo cuelgo para disfrute general. Lástima que la gente buena se marche de La Guancha. Será porque aquí no hay ideas para lograr contar con el asesoramiento o la presencia más habitual en la vida social del pueblo de profesionales que podrían aportar sus conocimientos para lograr mejores cosas para esta vecindad. O quizás no se quiera.

Una vez le oyeron decir a un conocido concejal local que no se pegaban carteles de la Bajada de las Hayas fuera del municipio porque se podía llenar de gente el pueblo... Sin comentarios. ¡Se imaginan a personajes así montando una Feria como las de los años 80!

Con gente así no podemos pedir peras al olmo. Menos mal que nos quedan los buenos. Gracias Bene.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01 Jul 2009

Entrevista a Jerónimo Morales, director del IES La Guancha (o la Universidad del Norte)

Escrito por: jecalorena el 01 Jul 2009 - URL Permanente

Hablar del IES La Guancha es hacerlo de Jerónimo Morales Barroso (La Guancha, 1953). Desde la misma creación del centro, en 1979, él ha tenido mucha culpa del devenir de esta infraestructura al servicio de la enseñanza que hoy, sin discusión, se cons idera modélica. En esta entrevista aborda proyectos; dificultades que se encaran y se resuelven y lo esencial que resulta el esfuerzo de muchas personas puestas de acuerdo para lograr un mismo fin: mejorar la formación de los jóvenes.

- En abril recibió la Cruz de Alfonso X el Sabio. ¿Qué le ha supuesto a nivel personal y profesional tal reconocimiento?

"Un estímulo por el intenso trabajo realizado durante los 30 años que ahora cumple el instituto; y un mérito que, siempre lo subrayo, no es mío, sino de toda la comunidad educativa".

- Este IES es un referente en el ámbito de la educación, en general, y de la formación profesional, en particular. ¿Qué se ha logrado desde 1979 hasta hoy?

"El que sea pionero en muchas facetas, por la diversidad de enseñanzas que imparte. El profesorado y el personal de administración y servicios ha sido esencial para ello. Ésta es una comunidad viva, con inquietudes, como demuestra el que, estando en un pueblo de algo más de 5.000 habitantes, hemos llegado a tener 1.200 alumnos. También queremos dar respuesta a lo que nos pide la sociedad y mantener un vínculo con organismos como el Ayuntamiento o la Consejería de Educación".

- Y en el plano personal, ¿de qué manera se enriquece su vocación docente en todo este tiempo?

"La vida me ha enseñado que lo más importante es aprender a escuchar. Y yo he aprendido mucho. Tanto, que la dinámica del instituto me hace cada día una persona diferente. Este objetivo personal se plasma, por ejemplo, en el proyecto que presento para encarar cada curso. No es un proyecto de Jerónimo, sino del consenso y la búsqueda de la implicación del profesorado, el consejo escolar, la asociación de madres y padres y otras muchas personas".

- ¿Percibe grandes diferencias entre aquellos alumnos de los orígenes y los de hoy en día?

"El cambio del alumnado refleja el cambio social. Tenemos la misión de formar de la mejor manera posible a los estudiantes, resolver, en la medida de nuestras posibilidades, cuestiones como el absentismo o el desarraigo familiar. En esta labor gozamos de buena salud, pues, entre otras cosas, poseemos un departamento de orientación bastante inquieto".

- Por definición, los alumnos, aprenden, pero ¿qué enseñanza saca usted de los estudiantes?

"Que la juventud es más sana de lo que algunos piensan, y que los docentes tenemos que acercarnos más a ella, escucharla y dialogar. La integración del alumno es fundamental, y también la de sus familias. La Consejería realiza un proyecto para las familias al cual, además de las instituciones de enseñanza también se suman los ayuntamientos. Por ahí debemos caminar".

- En tantos años vinculado al IES La Guancha habrá vivido todo tipo de experiencias. ¿Qué ha sido lo mejor y peor de esta trayectoria?

"Me quedo con la colaboración del personal. Los profesores que han pasado por La Guancha son los que mejor han ’vendido’ el proyecto. Nuestro instituto ha ido creciendo, y en ese proceso han creado unas raíces muy fuertes con los guancheros. Esto es lo que te anima a seguir afrontando problemas y buscar soluciones. Existen momentos difíciles, pero se han resuelto de forma favorable. También es cierto que no todo el mundo está a gusto en un mismo sitio, y que entre tantas personas que han trabajado aquí, algunas se integran menos".

- ¿Cuál sería hoy, a su juicio, el mensaje que debería trasmitir un docente a un alumno?

"Que planifique su tiempo, que no se trata sólo de ir a clase y estudiar. Porque a menudo se aprueba pero no se aprende. El objetivo último es que aproveche las experiencias y oportunidades del proceso formativo, que trabaje con alegría y que vea la recompensa a ese esfuerzo".

"Que ningún alumno se quede atrás"
Al ser preguntado acerca de los retos que encara en la actualidad el IESLa Guancha, Morales habla de proyectos estratégicos iniciados años atrás pero en constante renovación. "Una gran parte de nuestro trabajo -explica- se centra en buscar que el alumno mejore su rendimiento, y que, pese a las dificultades, ninguno se quede atrás". De igual manera, el director del centro destaca las iniciativas dirigidas a que éste "se abra" a la sociedad en la que se encuentra con iniciativas como la biblioteca pública y escolar. "Con la aplicación de normas de calidad como ISO 9001:2000 o EFQM (European Foundation for Quality Management) -detalla- queremos mejorar nuestra comunicación interna y externa, que las familias vean el instituto como algo propio, que se incremente la participación y, esto también es importante, acercar el uso de las nuevas tecnologías".

(Fuente: http://www.diariodeavisos.com/diariodeavisos/content/275205/)

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

21 Abr 2009

Jerónimo Morales Barroso. alma mater educativa de La Guancha

Escrito por: jecalorena el 21 Abr 2009 - URL Permanente

Este próximo viernes, el municipio de La Guancha dará un nuevo salto en la historia. Día a día, muchas personas de una manera anónima van escribiendo las páginas de un libro llamado pueblo, que enclavado en este norte de Tenerife verde y tranquilo, tiene aspiraciones de hacerse oír. Un pueblo, que por la calidad de sus infraestructuras y servicios, tiene las mismas oportunidades que tienen las capitales, pues aquí, radica entre otros, quizás el Centro de educación más importante de la isla.

Jerónimo Morales Barroso recibirá la Orden Civil de Alfonso X El Sabio, a propuesta, entre otros del Colegio Oficial de Doctores y Licenciados de Filosofía y Letras y en Ciencias, y un nutrido grupo de personas –docentes y no docentes-, que han impulsado esta iniciativa y reconocen en este guanchero de 53 años una vida dedicada, en cuerpo y alma a uno de sus bienes más queridos: su instituto.

La Universidad del Norte, que así se conoce este centro fuera de nuestras fronteras, cumplió el año pasado 25 años de vida y en todo ese tiempo, Jerónimo ha sido la piedra filosofal sobre la que se ha apoyado, junto al trabajo de otras personas anónimas, instituciones y entidades, gran parte del peso de la educación de esta isla. Su denodada implicación le han elevado a obtener una de las distinciones más importantes del país, avalada por el mismísimo Rey Don Juan Carlos y de eso debemos sentirnos muy orgullosso.

Muchos sabemos que las primeras luces que se encienden en el pueblo son las del instituto. Jerónimo llega el primero y se marcha el último. Muchos guancheros y no guancheros sabemos que a el se debe el salto de calidad, no solo en las instalaciones (una de las mejores de Canarias) sino en la enseñanza que se imparte en el instituto, saliendo sus alumnos al mercado laboral perfectamente cualificados en lo académico y en lo humano.

La Guancha debe mucho a Jerónimo y a todo ese extraordinario grupo de profesores y personal laboral que diariamente trabajan en el instituto, pues bien es sabido que muchos docentes piden que se les destine al Instituto guanchero, y eso ya se sabe, por algo será.

Jerónimo se emocionará este viernes calladamente cuando reciba la medalla nacional de manos de la Delegada del Gobierno, de la Consejera de Educación regional y de la propia Alcaldesa, y la celebrará con todas aquellas personas que le deben, y le debemos, una parte importante de nuestra educación.

Por todos los méritos contraídos y por otros que a buen seguro te quedan por conseguir, recibe Jerónimo el abrazo más cariñoso de varias generaciones de guancheros y canarios que hemos tenido la suerte de poder ver en vida como se te reconoce tu trabajo y esfuerzo diario.

Enhorabuena, amigo.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

11 Nov 2008

Pedro Francisco González Pérez, un campeón a dos ruedas

Escrito por: jecalorena el 11 Nov 2008 - URL Permanente

Vaya por delante que no puedo hacer una nota neutra sobre Pedro porque en primer lugar es una buena persona, de esas pocas que te puedes encontrar por ahí. Aunque ya se sabe que, la amistad es muy amiga de la sinceridad, pero esta no se lleva bien con la imparcialidad, y eso condiciona bastante las palabras.

Hoy llegó a mis manos el número 7 de la revista Tangentes, que es algo así como una publicación mensual independiente del norte de esta isla. En su portada venía el guanchero, y santacatalinero para más seña, Pedro Francisco González Pérez –Pedro-, (para los amigos), al que se le realiza una amplia entrevista de sus logros, y se desvelan muy amenamente algunas cosas de su vida personal.

Decir en primer lugar que, me alegro enormemente que un joven (porque Pedro en su cuarentena sigue siendo joven) nacido en una familia humilde, hermano de otros cuatro chicos (en esa casa su madre Yaya viene a ser como una nota de color) haya logrado, con no poco esfuerzo, alcanzar el éxito y el reconocimiento después de más de media vida dedicada al deporte en general, y al ciclismo en particular.

Con lo choteada que está esta profesión, para los que tienen la fortuna de dedicarse profesionalmente a ella, alcanzar desde el amateurismo lo que el ha alcanzado es casi un imposible, y eso solo se logra con sacrificio, mucho sacrificio.

Pedro ha sido proclamado, en el mes de junio pasado, campeón de España de Ciclismo Master 40 campeón de España de Ciclismo Master 40 . Luchando contra viento y marea en Murcia, y batiéndose contra una pléyade de buenos y experimentados corredores alcanzó una meta soñada, ser el mejor.

Hoy en día, en que miramos a la juventud (no voy a decir a toda, porque mentiría) y vemos en ella una total carencia de valores y un nulo sentido de la obtención de los logros a través del sacrificio, me alegra enormemente que este chico, teniendo que atender su trabajo (su supermercado) y robándole tiempo a su familia (esposa y dos hijos) se haya superado a si mismo y ponga el pabellón de esta tierra bien alto. También es verdad que viene de otra época en la que, precisamente en una familia numerosa, había que partirse la espalda con el sudor para ganarse lo que quería. Y de eso, él sabe algo.

No le quitemos tampoco mérito al resto de sus hermanos. Desde su preparador físico Carlos, hasta los otros dos, Juan y Susi (amantes estos del deporte de la aventura y los duatlones, entre otras pruebas), todos tienen el mérito del profundo y sincero amor a lo que hacen. Para ellos, no solo son los logros, las metas, los premios, o los trofeos, es el deporte en sí como forma o estilo de vida.

Recientemente a Pedro se le ha realizado un pequeño reconocimiento en su pueblo natal, La Guancha, promovido por el club ciclista local, y en el que se le hizo entrega de unos detalles. Uno si echa de menos que este chico guanchero no haya tenido más apoyo municipal, pues aunque ha hecho carrera por la zona capitalina y tiene su residencia en el municipio de El Sauzal (corre con patrocinio del Ayuntamiento sauzalero), si hubiera sido un detalle haberle llamado, sentarse con el y brindarle apoyo, bien en metálico, bien en materiales, etc. A veces no solo es el dinero, son también los gestos. Pero, esa es otra historia. En este pueblo cuántos talentos se pierden por falta de apoyo.

Insisto en que si Pedro va a seguir corriendo –que lo hará-, creo que desde la corporación local se le debería llamar y negociar con el alguna forma de patrocinio, pues en este pueblo no abundan precisamente los campeones de España. Todo no puede ser baloncesto y fútbol. También hay otros chicos que practican otros deportes y son muy buenos (motos, coches, etc.) y necesitan un empujoncito.

Me alegro Pedro por ti, pues estoy plenamente convencido que te lo mereces. Ánimo y a seguir entrenando, pues todavía pueden llegar nuevos triunfos. Por lo pronto, uno de ellos será defender tu título nacional el año que viene. ¿No estaría mal que La Guancha pudiera solicitar la organización del Campeonato Nacional? ¿No les parece? Bueno, a lo mejor peco de ambicioso, pues aquí nunca está la cosa bien como para embarcarnos con aventuras como esta. Estamos condenados a cositas pequeñas, pero el derecho a soñar no nos lo quitan a los que queremos cosas grandes e importantes para La Guancha. Al menos yo lo creo así.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de jecalorena

Desde La Guancha: visto y oído

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

ElPais.com Ultima Hora

Esperando Contenido Widget ...

ElPais.com Cultura

Esperando Contenido Widget ...

ElPais.com Sociedad

Esperando Contenido Widget ...

Flickr

RSS

Oops! Este módulo parece que todavía está sin configurar..

ElPais.com Vídeos

Esperando Contenido Widget ...