07 Abr 2014

BATATING

Escrito por: jecalorena el 07 Abr 2014 - URL Permanente

Si hay algo de lo que los canarios deberíamos pedir perdón dentro de unos años es por haber permitido que la dirección del gobierno de esta tierra se la diera la ingeniería de los pactos políticos a un tipo como Paulino Rivero Baute.

Estas semanas pasadas los ministros, y el propio presidente Rajoy, andan diciendo en cada esquina donde les dejan, que este país se está recuperando. Ayer mismo, "El Luisma" Floriano se atrevía a decir sin ningún recato ésto:

Pues eso. A él y a su troupe se ve que la cosa le va muy bien (Floriano cobra unos 145.000 euros anuales ) así a mi también me iría cojonudamente. Pues eso, que el morenazo correveidile de Rajoy se ve que no pasa mucho por sitios como Cáritas, Cruz Roja o los servicios sociales de los ayuntamientos que se encuentra de camino a su puesto en Génova.

Pero vamos a Canarias. Aquí también el Gobienro utiliza las mismas consignas, y nuestro presidente aprovecha cualquier micro abierto para largar que "todo va a pedir de boca". Es más, habla de que este gobierno de pacto derecha nacionalista -izquierda light, aplica las políticias que le sale del chichi con tal de llevarle la contraria a Madrid, y ya no digamos si es por joder al ministro "Zoria".

Paulino nos regalaba esta soflama en su blog de hoy, que el menda que escribe no lee, más que nada por mantener su salud mental dignamente. Apunten:

¡47 empleos al día!. Saco calculadora rápidamente: 365 días por 47 empleos= 17.155 EMPLEOS al año. Ahora bien, esta impresionante cantidad la divido entre el número de parados que hay registrados en Canarias, 277.498 (a 1 de abril) y resulta que vamos a necesitar unos 16 años para que todos los canarios desempleados estén currando. Quédense con la fecha: AÑO 2030, que es la fecha en que nuestro sauzalero más universal se jubile de la política, si antes no lo impedimos con nuestros votos o con nuestras armas.

Lo más triste de todo ésto es que a día de hoy 6 de cada 10 jóvenes canarios menores de 25 años están desempleados y no tienen ni esperanzas de poder encontrar un empleo, ya no digamos un "empleo digno", que de eso ya no queda)

Ya le he oído decir a algunos jóvenes hoy mismo que se están cuestionando el esfuerzo que están haciendo en estudiar carreras o ciclos superiores cuando no van a encontrar empleo, y el que encuientren aquí será una mierda o se tendrán que ir fuera. Mal asunto.

Con este panorama tan sombrío, tanto Rajoy como Rivero se atreven a hablar de recuperaciones ficticias, de brotes verdes y otras sandeces. Yo por mi parte, cada vez que alguno de estos dos sale a la palestra en la tele, o veo su foto en algún diario, me imagino en su estrado o mesa un buen montón de batatas de Anaga para ilustrar las reiteradas mentiras que nos dicen sin ruborizarce.

Les invito a practicar este sano ejercicio: el batating. FELIZ SEMANA A TODOS.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19 Mar 2014

"Primavera", por Rosa Montero

Escrito por: jecalorena el 19 Mar 2014 - URL Permanente

Me encanta Rosa Montero. Me parece una d elas mejores escritoras que hay ahora mismo en el panorama literario de este país. Si tienen la oportunidad no dejen de leer "Lagrimas en la lluvia ", una estupenda novela que nos narra un futuro no muy lejano y en el que pasan cosas muy intrigantes.

Pero el motivo de este post no es recomendarles lecturas, que me imagino que ustedes tendrán muchas. El verdadero motivo es compartir la columna que publica hoy en El País , que se titula "Primavera", y en ella hace un esquisito retrato de las cosas cotidianas, y es esa Rosa la que más me gusta. Es como si pintara la realidad.

Dice así:

Me gustan los viejos que se sientan en los bancos de la calle con sus pequeños perros repantingados sobre el asiento a su lado, unos animales tan mayores como ellos, igual de cachazudos e impertinentes mirones; los dos, humano y chucho, de vuelta ya de los afanes mundanos, amigos tan íntimos que ya no necesitan hablarse ni ladrarse, porque les basta con saberse juntos y disfrutar tranquilos de la contemplación del río de la vida. Me gustan los bebés que están dando sus primeros pasos y que se acuclillan inestables y alargan la mano con absorto y concentradísimo cuidado para coger una margarita, objeto fabuloso que jamás han visto; su esfuerzo es tal y su lentitud de movimientos tan penosa que parecen astronautas en gravedad cero, y de algún modo lo son, porque esos pequeños exploradores están descubriendo el Cosmos, y esa margarita es más alienígena para ellos que la constelación de Andrómeda. Me gusta que el camello del barrio (un subsahariano) les dé migas de pan a los pajaritos (la vida es poliédrica). Me gusta ver a esas parejas de ancianos que llevan tanto tiempo juntos que se parecen en todo; y que, agarrados de la mano como dos niños, van paseando por las alamedas moteadas de sol con un vaivén gemelo de reúma y de cojera. Me gustan los hombres y mujeres entrados en carnes y en fatiga que, vestidos de deporte, trotan desarboladamente y van más despacio que yo cuando ando despacio, pero que, aun así, se esfuerzan y no se rinden. Me gustan esas parejas de adolescentes fundidas en un beso de tornillo, altos hornos de feromonas, explosivos paraísos de los primeros amores. Me gustan las personas que van por la calle con una especie de alegría en el cuerpo, el puro gozo animal de saberse vivo, y que, cuando cruzan los ojos contigo, te sonríen. Los días buenos espero ser yo también una de ellas.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

13 Mar 2014

LA MEJORA ECONÓMICA QUE VEN NUESTROS GOBERNANTES

Escrito por: jecalorena el 13 Mar 2014 - URL Permanente

¿Cuántas veces hemos oído durante estas semanas y meses que este país, y en concreto Canarias, había iniciado el camino de la recuperación económica? Ya a mí no me dan los dedos del cuerpo para contarlas.

Les voy a dejar dos simples ejemplos muy cercanos con los que poder ilustrar mejor mis palabras:


Pues eso: cada vez más pobres, con trabajos más precarios, pocos o nulos derechos laborales, horarios infames, sin posibilidad de poder aspirar a tener hijos y viviendas y esas cosas que suelen tener la gente normal y corriente, y quién sabe sin la recompensa futura de tener una pensión digna -en el caso de que podamos trabajar los años mínimos que se nos piden-.

No cabe duda que nos tragamos todo lo que nos dicen, lo digerimos y lo evacuamos como si nada, sin extreñimiento. Ya pocas cosas nos revuelven las entrañas y, llegados a este momento de cansancio, creo que también ya no nos quedan ganas de movilizarnos por nada, de luchar.

De nada ha servido manifestarse o movilizarse. A nuestros gobernantes poco le importan nuestras desesperaciónes, pues ellos tienen la capacidad de aguantar nuestro ruido durante días. Saben que cuando nos cansemos tendremos que volver a nuestras cosas, a intentar sobrevivir y ya está, se habrá pasado el momento de rubor.

Tomen nota de las cosas que dice aquí en Canarias el Presidente Rivero, y como la hemeroteca sigue archivando inmisericordemente todo lo que sale de esa boquita de piñón (se lo robo a mi amigo "La Mirada de Coco", en Facebook, que no se le escapa una):

Me da una enorme tristeza publicar estas cosas, pero es que me da una enorme sensación de impotencia cuando oigo hablar tan alegremente de que "las cosas están mejorando".

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09 Mar 2014

EL ICONO "COMPARTIR" (Y II)

Escrito por: jecalorena el 09 Mar 2014 - URL Permanente

Que vamos camino a una sociedad cada vez más insensibilizada no me cabe ninguna duda, y en esta percepción la palabra “compartir” se ha colado en nuestro día a día como un elemento más de nuestra convivencia.

Hoy en día –y a saber lo que nos espera en un corto futuro- con un aparato que tenga una cámara en la mano preferimos convertirnos, por ejemplo, en pasivos y silenciosos "voyeristas" a intentar solventar activamente un conflicto o una injusticia. Les pongo un ejemplo, de los últimos que ha ocurrido y que ha tenido bastante impacto mediático (Video que adjunto abajo, al final del post).

Sucedió en la ciudad de Sabadell la semana pasada. Una joven estudiante propina una brutal paliza a otra compañera mientras sus amigos, y otros compañeros de instituto, graban impunemente el hecho y lo comparten en las redes sociales.

Acciones como ésta están a la orden del día. En YouTube hay miles de videos de jóvenes, y no tanto, haciendo miles de hazañas o imprudencias que ahora tienen una difusión mayor que hace unos pocos años atrás. Evidentemente las redes sociales se han convertido en el altavoz perfecto para ello.

A ésto hay que sumarle que ya no podemos estar tranquilos en ninguna parte porque cualquiera nos puede estar grabando sin saberlo. Aquí se ampara la gente en que como estamos en un espacio público y abierto no hay ningún tipo de limitaciones. Y ya está. Tan tranquilos.

Que yo vaya a un restaurante y grabe mi plato de comida, lo suba a una red social y le diga a mis seguidores -o amigos- que estoy en tal o cual restaurante comiendo tal cosa es evidentemente asunto mío, y solo yo quedaré como un “papa frita” ante la gente por hacer estas chorradas (o no, que para muchos esto es “democratizar nuestra vida privada”). Sin embargo, que yo esté en un restaurante y alguien le dé por grabar el ambiente del mismo y lo suba a la Red sin pedir permiso a los que allí estamos debería ser considerado una falta grave o un delito, y en muchos sitios ésto no se tiene en cuanta. Aunque se sobreentiende, la gente pasa.

Y alguien, en contraposición, me preguntará: entonces… ¿qué hacemos con imágenes como ésta?:


Se corresponde a una actuación policial en una manifestación, una de tantas que se han producido en este país a lo largo del año pasado. La nueva Ley de Seguridad Ciudadana que se está tramitando en el Congreso las va a prohibir expresamente, con lo que ya no podremos enterarnos de lo que hace la policía o lo que hacen –bien o mal- los manifestantes cuando se producen encuentros como éstos.

¿Dónde está el límite, dónde la diferencia?, ¿Por qué impedimos a cualquier ciudadano compartir públicamente lo que hace un miembro de los cuerpos del Estado –sea bueno o sea malo-¿No se está invadiendo la intimidad por igual? ¿Por qué a unos sí y a otros no?

Yo creo que todo se resume en educación, en enseñar a nuestros hijos y a cualquiera que usa la tecnología disponible cuales deben ser los límites y que cosas se pueden hacer y qué cosas no. Pero como me dice un amigo: ¿Quién le pone puertas al campo? Es imposible.

En definitiva, de momento tendremos que seguir apelando al uso racional y poco más, pues legislar en esta materia, en este inmenso negocio del que hay un enorme beneficio económico, es prácticamente imposible, pues la presión que ejercen las compañías telefónicas y los gigantes digitales pueden con toda lógica y cualquier gobierno.

Repito, ha llegado para quedarse en nuestras vidas la palabra “compartir” y lo ha hecho para bien y para mal, como toda obra humana en la Vida. De nosotros depende que se quede aquí viviendo de manera salvaje.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

07 Mar 2014

EL ICONO "COMPARTIR" (I)

Escrito por: jecalorena el 07 Mar 2014 - URL Permanente

“La telefonía móvil se ha convertido en una parte más de nuestras vidas”. No lo digo yo, lo dicen las compañías telefónicas y todas las demás que giran en torno al gran negocio del comienzo de este siglo.

En España hay más de 50 millones de terminales móviles e Internet se ha trasladado en apenas cinco o seis años de los ordenadores de mesa a los teléfonos, a pesar de tener en este país unos de los accesos a la Red más caro de Europa. Después del teléfono el siguiente paso en la evolución va a ser introducir esta tecnología en los coches y las viviendas, convirtiendo todo en una especie de mundo virtual al que caminamos irremediablemente.

Tal vez en la telefonía también estalle algún día la burbuja tecnológica como ocurrió con la construcción. Hay riesgos que están al acecho de que esto pueda suceder algún día. Mientras esto llega la sociedad evoluciona a pasos agigantados en unas cosas y sigue en la edad de piedra en otras. Podríamos decir que casi todo en esta vida se resume en dinero, y en su búsqueda dejamos muchas cosas por el camino. Es así.

Una de las cosas que vamos derrochando a la velocidad de la luz es el sentido de la intimidad. Hoy, uno de los uso que más se le pide a uno de estos avances tecnológicos que tenemos a nuestro alcance, es que con él se pueda “compartir”.

Para ello se han creado miles de aplicaciones que nos impulsan irrefrenablemente a trasladar a cualquier soporte en Internet cosas que nos pasen o que pasen a nuestro alrededor. La inmediatez y la necesidad de contarles a los demás lo que hemos vivido alimentan el mercado de la venta de móviles, por ejemplo, cada día más. Es como otro círculo vicioso que hemos instaurado entre todos –me incluyo-. Ambas cosas se retroalimentan.

No hace mucho, cuando llegó Internet a nuestras casas, podíamos controlar –más o menos- el uso que hacían los niños del mismo en el ordenador. Un educador hablaba estos días de este tema y se quejaba de como ahora los padres ponemos a disposición de nuestros retoños un Smartphone con conexión a Internet, y que como mucho lo único que podemos hacer es controlar a través de las tarifas que contratemos lo que gastan los chicos. Controlamos el dinero que se gasta, no lo que hacen con él.

Pero vuelvo al concepto “compartir”. Si antes guardábamos celosamente nuestra vida privada y como mucho la retratábamos en las cámaras de carrete y la guardábamos en un álbum, ahora lo guay (no me gusta la palabra, pero recurro a ella porque es la mejor que lo refleja) es poder comunicar a los demás cualquier cosa, sea interesante o no, sea del terreno personal o no, sea intima o no, la protagonicemos nosotros o la protagonicen otros.

Y para hacer efectivo ese deseo irrefrenable de “compartir” nacieron las redes sociales, que han venido muy bien para unas cosas pero que son muy puñeteras para otras. Un ejemplo: Estás en un sitio, tomas una foto, la subes a una red social y la compartes con tus amigos, seguidores o lo que sea. En cuestión de segundos un número incontable de personas se han enterado de lo que has hecho. Pero, ¿la gente se para en verdad a valorar la consecuencia de ese acto?

Tengo un conocido, que sube a una conocida red social cada vez que le parece fotos suyas posando en el interior de su casa. Tengo unas ganas tremendas de decirle: ¿Tú no te das cuenta de las pistas que le estás dando a un posible ladrón enseñándole todos los objetos de valor que tienes?

Lo cierto es que, hemos aprendido muy rápido a “compartir”, pues la tecnología cada día es más sencilla de comprender y usar por cualquiera, pero creo que nos hemos dejado por el camino algunos conceptos muy básicos. Parece que se nos ha olvidado de repente poner en marcha todos los mecanismos que usábamos cuando guardábamos celosamente nuestra intimidad.

Una amiga me decía estos días que ella se había comprado un buen teléfono móvil pero que no pensaba usar las redes sociales pues no quería estar expuesta a que se conociera su vida privada. “No importa, -le dije-, no te preocupes, ya la pondrán otros por ti en la Red. Cuando menos te lo esperes te enterarás que tus hijos salen en determinadas fotos en Facebook o en Twitter porque fulano o mengano ha decidido “compartirlos” sin tu permiso.

(CONTINUARÁ)

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

04 Mar 2014

LA TOLERANCIA A LA CORRUPCIÓN

Escrito por: jecalorena el 04 Mar 2014 - URL Permanente

No se si ustedes al igual que yo se habrán preguntado alguna vez por qué, a estas alturas, seguimos siendo tan tolerantes con un problema tan grave como es el de la corrupción política.

Muy frecuente es ver a gente que se regodea de haber escamoteado a Hacienda dinero que no declara o como, por ejemplo, nos alegramos cuando alguien nos devuelve dinero de más. Si ese dinero nos lo da un banco ya es el el novamás.

Cada día estoy más convencido que los asuntos que tienen que ver con el dinero los medimos empleando el rasero que más nos pueda convenir o no. Gracias a esa conveniencia amparamos o defendemos según que cosas.

Estos día apareció publicada una interesante encuesta en el el periódico La Opinión, que se titulaba: . En el mismo se podían extraer unas interesantes conclusiones que resumen lo que les comento: todo se tolera o defiende en función de nuestros intereses o ideas, englobando en ellos también, por supuesto, los de tipo político.

El artículo es éste y lo comparto con ustedes.

(PACO NIEBLA/EFE) Pallerols, Palau, Gürtel, Filesa... ¿Por qué los repetidos casos de corrupción que salpican a muchos partidos no se traducen en castigos electorales? Un estudio de la UAB ha demostrado que los simpatizantes de las formaciones políticas aplican un doble rasero a la hora de tolerar estas actuaciones.

El profesor de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) Jordi Muñoz ha explicado a Efe que el resultado de la investigación, elaborada a través de una encuesta a 2.000 españoles, indica que los ciudadanos usan habitualmente una doble vara para medir los casos de corrupción en función de sus simpatías políticas.

En la investigación, en la que también han participado la politóloga del CSIC Aina Gallego y la profesora Eva Anduiza, los autores se inventaron una noticia sobre un caso de corrupción, inspirada en un caso real, de un alcalde que había favorecido a unos familiares para colocarlos en su ayuntamiento con empleos diversos.

"Preguntamos a los ciudadanos que valoraran la gravedad del caso de corrupción, un caso bastante estándar, y variábamos la filiación política del alcalde aleatoriamente de forma que a veces coincidía con la simpatía del encuestado y otras no", ha explicado Muñoz.

Antes de preguntarles por su impresión del caso, la encuesta preguntaba a los interlocutores sobre sus simpatías políticas, y así pudieron "comparar las respuestas ante el mismo caso cambiando al alcalde de partido".

"Las respuestas fueron diferentes si el encuestado simpatizaba con el mismo partido del alcalde, si era de otro partido, o si no tenía preferencias", ha explicado el profesor de Ciencias Políticas.

El estudio, cuyo resultado publica la revista "Comparative Political Studies", se limitó a estudiar la tolerancia ante los casos de corrupción de los que decían simpatizar con el PP, PSOE o no tener ninguna simpatía política.

Por eso, de las 2.000 encuestas se descartaron 400 que afirmaron votar a otros partidos y "porque, por ejemplo, un simpatizante de IU no es tan rival para uno del PSOE como lo es uno del PP".

El resultado fue que "los ciudadanos perciben la gravedad del mismo caso en función de si está protagonizado por su partido preferido o por otro", ha explicado Muñoz (Valencia, 1979).

"Los que se declaran simpatizantes del PSOE lo ven menos grave si el caso está protagonizado por el alcalde socialista que si es del PP, y los del PP menos grave si es popular, pero los del partido conservador se muestran más tolerantes con el caso si el alcalde es de otro partido diferente a PSOE y PP", ha afirmado Muñoz.

Además, el estudio ha demostrado que la aplicación del doble rasero a la hora de juzgar los casos de corrupción disminuía a medida que los encuestados tenían una mayor formación política.


A más formación, menos tolerancia

"Esta doble vara de medir es mayor entre la gente que tiene menos sofisticación política. A medida que están más informados políticamente crece su intolerancia a la corrupción y es igual de intolerante si es de los suyos como si es de los otros. El doble rasero es más evidente en las personas menos formadas".

Para saber su grado de formación política, la encuesta incluyó preguntas como: ¿En qué año se aprobó la Constitución Española? o ¿quién gobierna en Cataluña?.

"Lo que queríamos saber es la respuesta de los electores a la corrupción, por qué los electores perdonan la corrupción y no la castigan suficientemente, y ahora sabemos que funciona este doble rasero partidista, en el que los votantes distorsionan la percepción de la realidad", ha señalado Muñoz.

"Es como cuando se produce una falta al borde del área, que unos ven penalti a favor de su equipo y los rivales dicen que ha sido fuera", ha puesto como ejemplo el investigador, que también ha señalado la influencia sobre los electores de la información que transmiten los medios de comunicación sobre los casos de corrupción.

"La gente muy informada es menos propensa a perdonar la corrupción, pero la credibilidad que le dan a la información de los medios también está mediatizada. Si la acusación de corrupción la hace un diario no afín a su ideario político, la persona tiende a pensar que es una fabulación de la oposición. Esto funciona mucho a nivel municipal", ha afirmado Muñoz.

Según Eva Anduiza, "el principal mecanismo que ampara esta relativa tolerancia parece ser el intercambio implícito: buena gestión y captación de recursos a cambio de un castigo electoral limitado para los corruptos".


Visto pues cuál es el mecanismo que empleamos, concluyo diciendo que muy difícil va a ser que algún día lleguemos a actual libremente y sin ningún tipo de influencia. Seguiremos tolerando la corrupción, salvo que los casos sean tan flagrantes que nos pongamos todos de acuerdo en castigar a éste o al otro partido sin mediar ideologías personales.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08 Feb 2014

Estado de malestar

Escrito por: jecalorena el 08 Feb 2014 - URL Permanente

, ese es el nombre de la persona que envió la siguiente carta al director de el diario El Pais. Fue publicada el día 6 de febrero pasado. Resume perfectamente el estado de malestar en el que estamos metidos. Pero mejor que yo, lo cuenta ella en su reflexión de la que me hago eco como ya lo he hecho con otras opiniones.

Dice así:

Les escribo, queridos señores, para matar el hambre de madrugada. Sí. Tengo 41 años. Estoy en esa franja de edad invisible para ustedes. Por alguna oscura razón, a pesar de sus leyes, y Constituciones, sobrevivo gracias al arroz blanco, al amor materno y a la amistad. También por pequeños trabajos en eso que ustedes llaman “economía sumergida”.

A mí difícilmente me verán llorando por televisión porque no tengo hijos ni suficiente valentía para hacerlo. Pero sí tengo a veces hambre, insomnio y horror de pedir lo que, para mí, constituye un derecho sagrado en toda democracia que se precie: comida. Son ustedes poco dignos, caballeros. Cuando regresen a Europa para hablar de macroeconomía, piensen dos veces antes de decir que España ha hecho los deberes. Esta carta se escribe para engañar el estómago, recuérdenlo. Esta carta es el saldo pendiente de una ciudadana a la que se le está agotando el arroz y la paciencia. No sonrían tanto, queridos dignatarios, porque son los abuelos quienes apuntalan el país con sus pensiones y ayudan a que no se desplome; no son ustedes. Son indignos de una España llena de gente fuerte y agradecida a pesar del abandono y la corrupción. Con el hambre ya cargamos unos pocos. Tengan ustedes la decencia, al menos, de cargar con la vergüenza para hacernos el peso algo más llevadero.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19 Ene 2014

Amor o codicia (Por: Elvira Lindo)

Escrito por: jecalorena el 19 Ene 2014 - URL Permanente

No me gustaría que se perdiera en la inmensidad de Internet la columna que hoy escribe Elvira Lindo en el periódico El Páis y que titula: Amor o codicia. Creo que resume perfectamente el estado de descomposición en el que se encuentra, no solo una de las infantas del Reino, sino la Monarquía en su mayor parte, que intenta salvar los muebles apoyada en la figura, aún sin manchar, del Príncipe Felipe.

Sin más preámbulos, les invito a leerla y entenderán por qué la defensa de Doña Crstina dijo que "Lo que la Infanta hizo lo hizo por amor ", o algo así. A esas alturas, y en los tiempos en que sigue viviendo la Monarquía en España y en Europa (después nos quejamos de la Iglesia), es lo más normal del mundo someterse a las decisiones del hombre de la casa, como antes.

Dice así:

Amor o codicia

De aquí a que la infanta Cristina haga el paseíllo, exterior o intrauterino, lo habremos dicho todo. Habremos dicho tanto y tan confuso que cuando esto acabe, los opinadores recordaremos que teníamos razón aunque no sepamos muy bien lo que habíamos defendido. Cuando el pastel se descubra y sepamos lo que va a ser de uno y lo que será de la otra, los hay que dirán: “no, si yo ya…”, o los que añadirán: “no, si ya yo…”. De aquí a que la Infanta se vea en ese trance que jamás ella imaginó para sí, la institución monárquica habrá estado en boca del pueblo soberano: en bares y mercados, en tertulias televisivas, que vienen a ser lo mismo; en taxis y en peluquerías, y en tertulias televisivas, que para el caso vienen a ser lo mismo. Así que antes de que este asunto llegue a cualquiera que sea su final, quiero dejar aquí mi particular visión de los hechos. Las cosas, por escrito.

La clave es que en España siempre acabamos discutiendo sobre lo accesorio y tendemos a obviar lo fundamental. Ahora andamos a vueltas con el paseíllo de la Infanta. Una España dividida: los que quieren evitárselo y los que se toman como algo personal el que esta señora vaya por la calle para que se la pueda increpar. Yo no he entendido jamás a los que acuden a los juzgados para insultar a los imputados o a los acusados. Si por mí fuera, le evitaría a cualquiera el trago. No me gusta ese espectáculo medieval que nos remite a un pueblo brutal celebrando la pena del otro. Pero lo que es terrible es que dediquemos tanta energía a un detalle que nos aleja del asunto fundamental.

Da la impresión de que en la Casa Real se educó a los descendientes de una manera desigual

Aquí lo que ha habido es un problema de educación, lo cual, lo sé, podría parecer una obviedad hablando de España, pero no lo es tanto si las protagonistas son mujeres que han tenido la posibilidad y también la obligación de adquirir una cultura excelsa. Da la impresión de que en esa casa, que es la Casa Real, se educó a los descendientes de una manera desigual, siguiendo criterios contradictorios y rancios: por un lado, hubo un esmero en la educación del Príncipe, que por varón era el que estaba destinado a reinar; por otro, se descuidó la formación de las dos chicas, que en mayor o menor medida también tendrían que representar a su país en actos institucionales. Obtuvieron sus privilegios como princesas, pero no hasta el punto de saber elegir maridos que no fueran rapaces y aprovecharan su nueva situación para beneficiarse de la manera más marrullera posible. Les faltaron lecciones de ética, algo más allá de vestir un traje largo en fiestas de la aristocracia europea o de presidir actos de caridad. Tenían que haber sabido que su posición estaba condicionada por el servicio a su país y que si ese servicio fallaba o se vulneraba, no habría pueblo que aprobara una institución basada en los vínculos de sangre. Quien más necesitaba la asignatura de Educación para la Ciudadanía eran ellas, amén de otros representantes públicos.

Como nunca hablo en tertulias y similares, hace un tiempo que en los pasillos de mi casa me oyen rumiar la siguiente teoría: la única manera que tenía esta señora de cumplir con la patria que le paga, con la institución a la que representa, y de demostrar su inocencia (no hablo de inocencia penal, sino ética) era haberse separado de su señor esposo desde el primer momento y haber renunciado a su título de Infanta. ¿Cómo ha podido seguir apoyando a quien se supone que puede echar por tierra una institución a la que ella debía lealtad desde la misma cuna? El amor no es compatible con eso. Y un abogado aduciendo las razones del corazón, en este caso en particular, es patético. Quien tuvo el derecho a paralizar una ciudad como Barcelona para que la vitorearan el día de su boda ha de tener después la decencia de renunciar a sus privilegios cuando se hace público que ese señor que eligió para pasear de su brazo era un farsante que se dedicaría a transformar el presunto amor en pingües beneficios.

Alguien debería explicarle a la Infanta que, más allá de sus responsabilidades ante la justicia, está la falta de ejemplaridad en su comportamiento

Alguien debería explicarle a la Infanta que, más allá de sus responsabilidades ante la justicia, está la falta de ejemplaridad en su comportamiento. Alguien debería reprocharle a sus educadores, fueran quienes fueran los que se encargaron de una formación tan coja, que a las mujeres, por muy alta que sea su cuna, ya no se nos educa como a señoritas del XIX, cuyo encanto estaba basado en la ignorancia de esos burdos asuntos con los que las demás nos manchamos las manos todos los días, apechugando por fortuna con las consecuencias de nuestros actos. Ya no hay lugar para la mujer que se hace la tonta, menos aún para aquellas a quienes la vida les proporcionó tantas posibilidades de conocimiento.

Permanecer junto a un hombre que timó al Estado, gracias a que algunos miembros de la clase política perdieron el culo por meterle dinero en el bolsillo, es aprobar su falta de decencia. ¿No hay nadie en todo ese equipo de asesores, viejos profesores o jefe de la Casa que tenga el coraje de explicarle que esto no es una conspiración contra ella, sino que es la consecuencia de un mal comportamiento? ¿Se lo han dicho sus padres?

Porque ahí radica todo. Nunca es tarde para corregir a quien fue educada de manera tan arcaica que aún no sabe distinguir en la mirada de un hombre lo que es amor y lo que es codicia.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

10 Ene 2014

GENTE QUE SE DESNUDA POR AYUDAR

Escrito por: jecalorena el 10 Ene 2014 - URL Permanente

Primero que nada disculpen que haga humor con estas cosas, pero quien me conoce sabe que no lo hago con mala intención, solo que a veces me apoyo en él para dar pie al desarrollo de temas que considero muy serios. Ya se sabe que si no desnudamos un poco nuestra dura realidad, y la de muchos que nos rodean, la vida sería menos llevadera.

A finales del año pasado, y el otro atrás también, vivimos sorprendidos de la enorme cantidad de calendarios solidarios que aparecieron. Eran en su mayoría almanaques reivindicativos y estaban protagonizados por todo tipo de colectivos sociales o laborales: bomberos -quizás los más famosos-, policías, maestros, madres de alumnos, personal de empresas privadas, etc.

Todos ellos, evidentemente, más que ensalzar las virtudes de los cuerpos -salvo el de los bomberos, obviamente- lo que buscaban era una foto reivindicativa para captar la atención sobre un problema. Con su venta se sufragaron esas iniciativas y su edición sacaron de un apuro a muchos de ellos.

Este año me ha llamado la atención que apenas han sido noticia porque no aparecieron en los medios de comunicación, y eso que habían razones de peso más que nunca para solicitar o pedir dinero para solucionar problemas a través de esta idea. Cosa extraña.

Sin embargo estos días leyendo un medio digital me encontré con éste que me llamó poderosamente la atención, y pensé que quizás resumía o aglutinaba lo que pudo haber sido de nuevo un boom de calendarios solidarios.

Pues eso. Un grupo de doce empresarios se solidariza con la gente que más lo necesita y deciden embarcarse en esta aventura, que por lo que cuenta uno de ellos "era más necesaria que nunca".

Yo soy de los que piensan que las instituciones no pueden mantener del todo a la sociedad que las sustentan. Los impuestos que se recaudan y el dinero que se pide prestado a los bancos apenas da para mantener los servivios públicos en perfecto estado todo el año, y en las Adminstraciones pequeñas -es el caso de los Ayuntamientos- se sabe mucho de ello, por esto creo que estas iniciativas son importantes: que la sociedad se organice para conseguir por sus propios medios cosas es muy necesario, pues nos vamos olvidando (la memoria es muy frágil) que hace apenas un par de años- en los que no había nada- éramos los vecinos los que a través de asociaciones, sociedades u otros colectivos organizábamos, por ejemplo, la vida cultural de muchos pueblos y solucionábamos solidariamente y en silencio las estrecheces de muchas personas.

Hoy, afortunadamente, fruto también de las necesidades, han vuelto a surgir con fuerza estos movivmientos civiles, y ahora las asociaciones se han transformado o han derivado en Ong´s, que con su desinteresado trabajo apoyan el trabajo de los servicios sociales que prestan las administraciones locales.

Con gente en pelota -o casi- en los calendarios, o con gente que organiza actividades diversas seguimos tirando para adelante. Ojalá estas iniciativas no existieran pues se entendería que estaríamos viviendo en un Estado en el que todos nuestras necesidades estarían cubiertas, pero desgraciadamente no es así, y el rumbo que lleva el barco donde vamos no apunta nada bueno.

A toda esa gente que es capaz de sentarse en la punta de de la chimenea de su bar con una pata de jamón como Juan Eugenio Carrera, GRACIAS. Todos esos héroes anónimos de cientos de calendarios han demostrado que también se puede ayudar de la manera más sencilla y natural.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

04 Ene 2014

Escraches (Por Javier Gallego)

Escrito por: jecalorena el 04 Ene 2014 - URL Permanente

¡Púdrete 2013! Así empezaba yo despidiendo al año pasado y empezando este particular éste en el que se nos anuncia la recuperación económica, y el retorno a nuestras vidas de hace unos años. Sin embargo creo que todos, o casi todos -mejor-, sabemos que eso no va a ser así tan fácil.

Lo que ya no vamos a poder recuperar será nuestra dignidad, esa misma que perdimos desde que el Estado en acción conjunta con los poderes económicos -bancos, fondos de inversión, mercaderes, etc- decidieron tomarnos el pelo, pero a lo grande, y de paso quitarnos todo aquello que en la calle les habíamos ganado.

Pero mejor que yo, lo escribe en su columna titulada "Escraches" el periodista Javier Gallego, que en su programa Carne Cruda de la Cadena Ser (programa que les recomiendo) nos despieza nuestra realidad con todo lujo de detalles. Dice así:

Escraches

Nos habéis perseguido a todos. Primero fuisteis a por los jubilados pero como vosotros tenéis la jubilación asegurada, no os importó hacerles daño. Después fuisteis a por los enfermos, los discapacitados, los dependientes y como vosotros no tenéis problemas de dinero, no os importo cargar a las familias con un peso que no pueden soportar. Entonces fuisteis a por los funcionarios, los médicos, los profesores. Fuisteis a por nuestra sanidad y a por nuestros colegios porque vosotros tenéis los vuestros asegurados. Protestamos y no os importó enviarnos a los antidisturbios a que nos hicieran daño.

No os importó que hubiera millones de parados y fuisteis también a por ellos. Les quitasteis un pedazo de lo poco que les queda y les gritasteis que se jodan en mitad del Parlamento. Y empezasteis a jodernos a todos los demás, a la cultura, a los mineros, a todos los contribuyentes. Fuisteis a por todos nosotros y no os importó hacernos daño para no hacérselo a los vuestros. Los bancos vinieron a por nosotros y vosotros nos quitasteis los cuatro cuartos que nos habían dejado en los bolsillos. Ellos nos robaban, vosotros hacíais negocio con nuestro dinero. Volvimos a protestar y nos disteis la espalda de nuevo.

No queríais ver cómo la gente saltaba por las ventanas o se colgaba del cuello. Los bancos que nos habían puesto la soga iban a por los que menos tenían y les dejasteis hacer. Dejasteis que se aprovecharan con las preferentes de los más indefensos y vulnerables y jamás perseguisteis a los timadores. Dejasteis que algunos se quitaran la vida angustiados por su desahucio. Les empujasteis al vacío sin mover un solo dedo y permitisteis que pelotones de policía siguieran sacando a la gente de sus casas a empujones. Podríais haberlo evitado pero seguíais mirando para otro lado.

Los jueces españoles y el tribunal europeo han decretado que las hipotecas españolas son ilegales y abusivas y a ninguno de los dos les habéis hecho caso. Miles de personas en la calle y un millón y medio con su firma, os han pedido parar esta sangría y habéis tratado de escaparos de ellos. Nos disteis unas medidas insuficientes que no sirvieron para nada y ahora nos volvéis a ofrecer un simulacro de solución en diferido. Os pedimos pan y nos dais migajas. Os pedimos ayuda y nos dais antidisturbios. Os pedimos que nos echéis una mano y nos la echáis al cuello.

Ahora van a por vosotros y reclamáis que os amparemos pero ya no queda casi nadie de nosotros que lamente lo que os está pasando. Os toca sentir lo que sienten los perseguidos. Ahora nos pedís la justicia que vosotros nos habéis negado. Invocáis la democracia que habéis destruido y el respeto que no nos tenéis. Exigís que se respeten los derechos que no habéis respetado. Llamáis terroristas a los que os persiguen pero sois vosotros los que los habéis aterrorizado. Nos llamáis golpistas mientras nos moléis a golpes. Hay que ser muy miserable para llamar acosador al acosado.

Seguid así. Seguid dando la espalda a la realidad, seguid llamándonos criminales en lugar de ciudadanos. Seguid aumentando la pobreza, la desigualdad y el paro. Seguid dejando que a la gente la estafen, la echen a la calle y los ladrones anden sueltos. Seguid haciendo un escrache masivo a la población y acabaréis sufriendo un escrache masivo y violento. No es una amenaza, es una advertencia de lo que, desgraciadamente, podría pasar.

Ahora solo van a por vosotros pero mañana irán a por vuestra seguridad, la seguridad que les habéis negado, y a por vuestros privilegios, a por el dinero que les habéis quitado, los coches en los que huis de nosotros, las casas que tenéis y que ellos han perdido, el bienestar que les habéis arrebatado. Querrán infligiros el mismo dolor que le habéis causado. Y a nadie le importará si os hacen daño porque el daño que habréis hecho nos habrá anestesiado a todos. Serán tan violentos como lo habéis sido vosotros. Se saltarán tantas leyes como vosotros habéis violado. Serán peligrosos porque están desesperados. Y serán incontrolables porque no tendrán nada que perder.

Vosotros se lo estáis quitando todo. Vosotros sois los responsables de lo que os pase. Os lo merecéis. Vosotros no sois las víctimas, sois los culpables, sois la causa de los escraches que estáis padeciendo. Vosotros sois el escrache de este país. Le habéis hecho un escrache a esta democracia hasta obligarla a huir por patas. Nos habéis hecho escraches cada vez que nos reuníamos en las plazas y en las calles. Le habéis hecho decenas, cientos de escraches a los ciudadanos a golpe de porra, recorte, insulto y decretazo.

Sois vosotros los que permitís el acoso a los ciudadanos de una banca miserable que impone una ley injusta. Sois vosotros los que dejáis que miles de familias sean humilladas delante de sus vecinos, que sus casas sean señaladas con una cruz de "desahuciado" en la puerta, que queden marcados como parias y excluidos, que ancianos, niños, enfermos y gente sin recursos estén sufriendo la derrota, la violencia policial y la vergüenza pública. Sois vosotros los que lleváis más de cuatro años haciéndonos un escrache tras otro, los que lleváis años huyendo de los que ahora os persiguen, los que estáis empujando a miles de personas por un barranco por el que os acabarán arrastrando, los que estáis provocando una pobreza, un odio y una desesperación que puede acabar estallando.

Si dejáis que eso ocurra, recordaréis el último verso del poema de Niemöller: “Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar”. Nadie protestará porque os estaremos persiguiendo todos.

Y termino ilustrando este post con una viñeta de El Roto, que resume perfectamente en imágen la columna de Javier Gallego.


Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de jecalorena

Desde La Guancha: visto y oído

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

ElPais.com Viñetas

Esperando Contenido Widget ...

ElPais.com Ultima Hora

Esperando Contenido Widget ...

ElPais.com Cultura

Esperando Contenido Widget ...

ElPais.com Sociedad

Esperando Contenido Widget ...

Flickr

RSS

Oops! Este módulo parece que todavía está sin configurar..

ElPais.com Vídeos

Esperando Contenido Widget ...

EL PAÍS en Facebook

ELPAIS.com on Facebook