13 Abr 2014

EL TEIDE AMANECE NEVADO

Escrito por: jecalorena el 13 Abr 2014 - URL Permanente

Una foto mía ilustra hoy la noticia que aparece en la versión digital del Diario de Avisos del Teide con una nueva nevada. Tomada esta mañana mismo, a primera hora, y con un cielo impresionantemente azul y limpio.

Gracias a mi amigo Vicente Pérez Luis por citarme. A Vicentito lo vi crecer como periodista en potencia -sus maneras apuntaba allá por la década de los años 90-, y hoy es uno de los pilares en la redacción del Decano de la Prensa de Canarias (Y lo más que me gusta es que es vecino nuestro, de Buen Paso).

del Decano de la Prensa de Canarias.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

16 Mar 2014

EL GRAN BAILE DE LAS OLAS: EL CHARCO DEL VIENTO (Suplemento El Viajero-El País)

Escrito por: jecalorena el 16 Mar 2014 - URL Permanente

El suplemento El Viajero de el periódico El Pais, publica hoy un interesante reportaje titulado "El gran baile de las olas", en el que hace un recorrido básicamente por los mares y las olas más bravías de nuestro país y el disfrute de poder contemplarlas como un espectáculo más.


Con el título de "Bajo El Teide", en nuestra isla su autor Guillermo Essaín, se detiene en el Charco del Viento guanchero y hace una breve crónica de cómo llegar a esta bonita cala de Tenerife, sus excelencias y por qué la ha elegido como referente de esos mares duros y bravíos de nuestro país y por qué es un auténtico espectáculo contemplarlo en los meses de invierno.

Les adjunto el recorte de prensa, pues de momento, no se ha publicado en su versión digital.

(Vista aérea del Charco del Viento)

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12 Feb 2014

Las medianías del futuro

Escrito por: jecalorena el 12 Feb 2014 - URL Permanente

Hace un par de semanas una amiga, enamorada como el que escribe de este pueblo, me envió el enlace a esta noticia que quiero compartir con ustedes. Se trataba de una nota de prensa publicada en el periódico El Día 25 de mayo de 2005, en la que se anunciaba la presentación de un proyecto de recuperación de la zona rural de La Guancha - San Juan de la Rambla, pueblos que como muchos saben, comparten recursos comunes, aunque desde mi humilde punto de vista no trabajan lo suficientemente unidos para el desarrollo de esta zona.

Les invito a leer esta noticia en la que se dibujan una serie de iniciativas que podrían ser útiles todavía hoy en día, pues tienen mucho recorrido, y podrían aportar otras posibilidades de empleo en esta zona, cosa tan necesaria.

Las medianías del futuro

El Estudio de Arte y Arquitectura In Situ, de Claudia Collmar, presentó ayer en Las Palmas de Gran Canaria un proyecto para recuperar las medianías de San Juan de la Rambla y La Guancha y adaptarlas al futuro. La iniciativa prevé introducir una agricultura ecológica y de calidad, con nuevos cultivos como el bambú o el aloe vera, y crear un balneario termal en la corona forestal, un museo del agua, una red de senderos temáticos y un centro de formación e investigación agrícola.

Esta iniciativa, cuya ejecución carece de presupuesto y depende del interés de las administraciones públicas, está incluida en el Programa Piloto para la Protección, Gestión Integrada, Rehabilitación y Valorización Sostenible del Paisaje de las Islas de la Macaronesia (Paisagem), promovido por la Unión Europea.

Este proyecto piloto para el área de las medianías altas de ambas localidades plantea una nueva ordenación ambiental y paisajística, "con el fin de conservar el medio ambiente de las zonas rurales y, al mismo tiempo, potenciar la economía agrícola".

Las propuestas que recoge este proyecto contemplan actuaciones para conservar y actualizar este paisaje agrícola, manteniendo sus terrazas de cultivos y creando una nueva imagen para los próximos 20 años. "De manera que se conserve el papel del paisaje como portador de una identidad económica, ecológica, visual y psicológica", subrayan los redactores.

Como la agricultura es la identidad principal del paisaje, se han estudiado nuevas posibilidades de cultivos que se basan en las características climáticas y topográficas de la Isla y que se organizan en franjas horizontales que pueden aportar una nueva imagen a la comarca.

Dentro de este paisaje renovado, se propone crear una red de senderos temáticos para deportistas, discapacitados, amantes de la naturaleza o personas interesadas por la gastronomía y el vino.

En la zona de costa se apuesta por nuevos cultivos como el bambú, con utilidades en la construcción; el aloe vera, con uso medicinal y cosmético, y la jatropha, un sustitutivo del petróleo. En las medianías bajas se propone concentrar las viñas y los cítricos; los pequeños huertos familiares de permacultura, una forma de plantación más ecológica y menos laboriosa, y la introducción de plantas medicinales, "con muchas posibilidades de exportación en el mercado europeo".

En las medianías altas se plantea la plantación de árboles frutales de hoja caduca, como los manzanos, en combinación con las papas. El objetivo es crear una imagen paisajística "de gran belleza en primavera y otoño, que pueda servir como atracción para los amantes del turismo rural". Las manzanas se pueden comercializar para el consumo directo de la fruta o en forma de zumos o sidra. En la zona de transición con la corona forestal se reforestaría con especies propias de la laurisilva.

El Museo del Agua, que es una propuesta del Ayuntamiento de La Guancha promovida por el PSOE hace varios años, estaría ubicado en un solar situado entre el casco urbano y la zona rural, según la intención de este equipo de arquitectos. A su juicio, el agua es un asunto "existencial para las Islas y la agricultura y, desde hace siglos existen muchas tradiciones y técnicas diferentes para recoger el agua subterránea o superficial que podrían mostrarse en este espacio museístico". Este centro ofrecería visiones sobre diferentes aspectos relacionados con el agua: consumo, ecología, historia o tratamiento local.

Collmar destaca que el centro de formación e investigación de agricultura ecológica y permacultura "daría una respuesta directa a una zona que carece de educación y formación profesional en el sector agrario. Es necesario trasmitir una nueva conciencia, nuevos conocimientos y técnicas, sobre todo referentes al campo de la sostenibilidad, así como un pensamiento competitivo para reactivar la profesión y adaptarla a los tiempos".

El centro se organizaría como un campus agrícola, con superficies de cultivos de enseñanza y de investigación, intercalados con pequeños estanques de agua de lluvia, laboratorio, invernadero, aulas, auditorio, zona de exposiciones, cafetería y estancias para los visitantes. Los diferentes usos estarían repartidos e integrados en el bosque de laurisilva.

El balneario paisajístico natural de Lomo Colorado pretende posibilitar el disfrute público de una galería de agua caliente en la corona forestal, "con una intervención puramente paisajística, con pequeñas instalaciones artísticas de disfrute del agua a lo largo del camino hacia la galería".

Las Jornadas Técnicas Finales del Proyecto Paisagem estuvieron presididas por el viceconsejero regional de Ordenación Territorial, Fernando González, quien destacó la labor de estudio e investigación realizada por los cuatro equipos redactores. Paisagem incluye este proyecto piloto para Tenerife y otras tres iniciativas para Lanzarote, Gran Canaria y La Palma.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

28 Ene 2014

LAS LOCERAS DEL FARROBO (Parte II)

Escrito por: jecalorena el 28 Ene 2014 - URL Permanente

Las alfareras de La Guan­cha cumplieron un importante cometido, en el marco de una colectividad esencialmente campesina. Su papel dentro del amplio ámbito de la Cultura Canaria está ahí, y lo está con sus múltiples y sugestivas va­loraciones en las que los térmi­nos "ritual" y "sabiduría cam­pesina" se evidencian y hasta se confunden: localización de los materiales (en sitios con­cretísimos), construcción de los hornos alfareros, conoci­mientos e instrumentos trans­mitidos matrilinealmente...

"Hace setenta años atrás habían siete alfareras. Mi abuela hasta cuando se quedó ciega los hacía". Tiempos des­pués, "las cosas cambiaron" y la alfarería dejó de practicarse en el Farrobo y en la mayor parte de los alfares canarios. Desapareció y no se hizo lo más mínimo para salvar una actividad hoy tan añorada— de tradición aborigen, tan apega­da a nuestra Cultura.

Nuestro reto al noble y culto pueblo de La Guancha, surge en unos momentos en que -a pesar de la progresiva toma de identidad del pueblo canario- continuamos contemplando cómo nuestra artesanía conti­núa agonizando mientras pro­ductos procedentes de todas partes del mundo (debido en buena medida a la inoperancia de los organismos competen­tes) se imponen en los merca­dos insulares. En nuestras ma­nos estriba buena parte del triunfo. No es suficiente con salvaguardar los hornos cerá­micos que aún se mantienen en pie (sólo dos) y con crear un Museo de Etnografía con anti­guos enseres de la comarca. En el Farrobo viven aún des­cendientes de aquellas artesa-nas, algunas de las cuales dis­ponen de los conocimientos necesarios para poder impartir las enseñanzas -que hace ya años que aprendieron- en los actuales centros docentes y culturales de La Guancha, en cuyo Casino hemos vibrado de entusiasmo en repetidas oca­siones, le sobra en cantidad. El agradecimiento de la cultura canaria será inmenso.

(Delfín Bello Alonso, último alfarero ya fallecido de La Guancha. Nuestro recuerdo para él)

EL AUTOR: MANUEL JUAN LORENZO PERERA

Es un antropólogo, historiador y folclorista canario, nacido en Icod de los Vinos, Tenerife. Maestro por la antigua Escuela Normal 'lagunera', se doctoró luego en Geografía e Historia por la Universidad de La Laguna con su tesis Estudio etnohistórico del pastoreo en la Isla de El Hierro(1992). Imparte clases en la Facultad de Educación de la Universidad de La Laguna y dirige el Grupo Folclórico del Centro Superior de Educación de la Universidad de La Laguna. Editor desde 1993 de la Revista Tenique (Revista de Cultura Popular Canaria) y desde 1995 director del Aula Cultural de Etnografía de la Universidad de La Laguna. Muchas de estas tareas las comparte con su esposa Maria Dolores García Martin. Es uno de los principales investigadores de la tradición oral en Canarias.

Ha asistido a Congresos sobre Folklore y Cultura Tradicional. Ha publicado numerosos artículos sobre dichos temas y es autor, entre otros, de los siguientes libros: “El Folklore de la isla de El Hierro”, “Los cochineros de Icod el Alto”, “¿Qué fue de los Alzados Guanches?”, “Medicina Popular Canaria (I La figura del curandero)”, “La cerámica popular de la isla de El Hierro”, “La fiesta de San Juan en el Puerto de La Cruz”, “Estampas etnográficas de Teno Alto”, “La tradición oral en Canarias”, “Las fiestas de El Amparo”, “El queso herreño (elaboración e historia)”, “Matar la culebra: una tradición canaria de origen afro-cubano”, “Recuperación de costumbres y tradiciones de la Isla de La Gomera”, “Estampas Etnográficas del Noroeste de Tenerife”, “La anguila (pesca y aprovechamiento en las Islas Canarias)”, “El pastoreo en El Hierro (la manada de ovejas)”, “Las coplas de años nuevos de Arure”, “Los colmeneros (historia y tradición de la Apicultura en Tenerife)”...




Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

26 Ene 2014

LAS LOCERAS DEL FARROBO (Parte I)

Escrito por: jecalorena el 26 Ene 2014 - URL Permanente

Hablando con algunos jóvenes del pueblo hace ya cierto tiempo descubrí que son muchas las cosas que se ignoran sobre nuestro pasado, y que lo que aprenden en los colegios o institutos apenas sirve para hacerse un retrato robot de lo duro y complicado que fue sobrevivir en estas islas hace más de setenta años, y más en un pueblo aislado como fue La Guancha hasta que llegó la primera carretera.

Me decían algunos que ellos pensaban que nuestros abuelos iban a las tiendas y allí compraban, por ejemplo, el menaje necesario para la cocina o la comida que se consumía en casa. Me hacían justo el dibujo de lo que ven hoy a su alrededor.

Al más puro estilo abuela cebolleta les comentaba que La Guancha era algo así como el IKEA de la época, y que aquí se fabricaban prácticamente todos los enseres que se necesitaban en la cocina, desde los bernegales para guardar el agua, hasta las ollas para cocinar o los platos para comer, y ya no hablemos de todo lo que se sembraba para comer.

Y es que cuentas hoy estas cosas y la gente joven no se las cree, se piensan que este mundo de comodidades ha existido desde siempre. Nuestra gente mayor, que ya va quedando poca, atesora el testimonio oral de una época de miserias en las que había que inventarse todo para salir adelante, y esa sabiduría irremediablemente se perderá para siempre si no actuamos a tiempo para -al menos- poder dejar algo de constancia de su existencia.

En La Guancha llevamos ya más de veinticinco años, y dos alcaldes, intentando darle forma a un museo etnográfico que no termina de plasmarse, ya no tanto porque no haya un local para hacerlo -que lo hay-, sino más bien por falta de verdadera voluntad en ponerlo en marcha, y el tiempo sigue pasando y nuestros mayores -los que nos pueden dar los datos para documentarnos- se están yendo.

Estos días, repasando antiguos documentos sobre el pueblo, encontré un escrito en uno de los periódicos que se publicaron en las recordadas Ferias de La Guancha. El artículo fue publicado en el año 1988 por el prestigioso investigador y profesor universitario Manuel Juan Lorenzo Perera y se titulaba "Las loceras del Farrobo".

Como ese artículo en papel se perderá para siempre en los archivos de las pocas casas que lo puedan tener, y suponiendo que al profesor no le importará que se publique en la Red, me he tomado la molestia de subirlo a este blog para darlo a conocer para toda esa gente joven que no puede vivir de espaldas al pretérito de su pueblo, pues como bien es sabido: "quien no conoce su pasado no puede construir su futuro". Vaya desde aquí mi humilde reconocimiento a todas esas personas que han dedicado parte de su tiempo por recuperar y dejar para el resto de generaciones venideras la memoria dispersa de La Guancha.

El escrito dice así:

LAS LOCERAS DEL FARROBO

Antes de que se abrieran las primeras galerías guancheras -cuyo infrahumanismo, acen­tuado por repetidas defuncio­nes de mineros, sigue estando a la orden del día- las gentes del Farrobo se abastecían con el agua proporcionada por Las Fuentitas, emplazada a más o menos distancia en sus proxi­midades: Los Chorritos, Caga­lera, Chupadero, Derriscadero, Don Bruno y Fuente Gran­de. El caserío era conocido más allá de los límites de La Guancha, merced a las activi­dades desarrolladas por sus loceras, quienes ofrecían sus ollas, bernegales, tiestos, en los pueblos de la Isla Baja, Icod, el Lance y buena parte del Valle de La Orotava.

La masa para modelar las piezas cerámicas era el resul­tado de mezclar -puestas de rodillas en el suelo y sobre una tabla— "barro de loza", agua y arena volcánica. El barro de lo­za o masapé, iban a buscarlo a San José "en la misma plaza, en la propiedad de José María. Barro loza quiere decir que no sirve para más nada, pa´plan­tas no sirve". En la cueva de Frontón -cejo de grandes pro­porciones emplazado en la margen izquierda del barranco del Salto del Frontón- obte­nían la "arena", labor que no se llevaba a cabo con el barro lo­za, quitándose las piedrecillas que pudieran presentar duran­te el amasado de la pasta. El transporte de materiales ("en burro o a cuestas") -incluido el agua, la leña y el almagro- era una de las tareas que den­tro de la alfarería podían de­sempeñar los hombres. El al­magre añadido -antes de la cochura- sobre las superficie de las ollas y tallas, sobre todo de estas últimas, tenía por ob­jeto hacer ganar en impermea­bilidad a los recipientes desti­nados a contener agua; lo re­cogían a pesar de su abundan­cia en las inmediaciones del pueblo, en la cumbre: "A Las Manchas", invirtiéndose todo un día en la operación, "iban a la madrugada y venían al atar­decer".

Después de sobado el ba­rro, "se dejaba y al día siguien­te se chispiaba con agua; a los dos o tres días se trabajaba". La técnica empleada -muy si­mular a la que encontramos en los restantes alfareros cana­ríos- se corresponde con la del jurdido o añadido, consis­tente en ir superponiendo "pelotitos" sobre una base, gene­ralmente circular. Aparte de las manos, los únicos instru­mentos empleados -guarda­dos celosamente y transmiti­dos de padres e hijas- son los callados de mar, utilizados co­mo alizadores y el "cacho de arco": "Pa´recortarla, pa´empa­rejarla", es decir, para igualar las paredes de las vasijas.

Seis hornos llegaron a ha­ber en El Farrobo, todos de ex­quisita belleza. El interior del horno se caldeaba hasta que se quedara encarnado; al día siguiente se colocaba la loza y la leña, determinándose el punto de cocción por el color rojizo que presentaban las pie­zas, las cuales permanecerán dentro del horno dos o tres días, hasta que se enfriaran.

Las loceras del Farrobo o al­gunos de sus allegados varo­nes, procedían posteriormen­te, a llevar a cabo la venta de tallas de anchos bordes (algu­nas de enormes dimensiones), tostadores, "sajumerios", or­zas. Se encaminaban en oca­siones, "hasta Buenavista y hasta Las Arenas del Puerto", espacios que, respectivamen­te, solían cubrir olleras de Arguayo (Santiago del Teide) y La Victoria de Acentejo. Las farroberas transportaban la mer­cancía a la cabeza, en el inte­rior del denominado "cesto de loza": "Eran cuadrados, cabía un tostador grande dentro de ellos, llevaba mi madre seis". Los hombres lo hacían en una albardilla de saco -con pino­cha- a la espalda. A lomos de bestias, lo único que podían transportar eran las tallas: "Mi padre fue una vez con bestia. Una bestia llevaba dieciseis ta­llas de veinte y pico litros cada una".

(Tallado de madera obra del tallador Pablo Marrtín Abrante, que representa el trabajo de la alfarería de El Farrobo: la confección de la cerámica y el trabajo de cocinarla en el horno. Puerta principal del Taller de Artesanía de La Guancha)

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15 Ene 2014

ÑAMES: UN MANJAR POCO CONOCIDO

Escrito por: jecalorena el 15 Ene 2014 - URL Permanente

Una vez que hemos dejado atrás la Navidad, y que es en esa fecha cuando más se degusta este producto local, no me gustaría dejar pasar la ocasión para traer a este blog un artículo de opinón que apareció en el periódico El Día , escrito por Ángel Hernández.

Se trata de una semblanza muy corta pero bastante sustanciosa sobre los ñames . Hace ya cierto tiempo escribí algo relativo a esto y hablaba en ese post de cómo se preparaban (Santa Catatlina y los ñames de Francis, el del parque ).

Citaba en esa ocasión a mi vecino Francis Hernández y a los hijos de Bernardino -el del Parque-, como las últimas personas que iban quedando por esta zona baja de La Guancha que los preparaban.

Afortunadamente la tradición no se pierde y podemos ver ñames guisados en nuestras ventas y supermercados desde mediados del mes de Noviembre, fecha natural cuando se cosecha este tubérculo, y que por ejemplo, en las fiestas del barrio de Santa Catalina, forman parte imprescindible en las comidas de familia.

El artículo en cuestión que les comento sitúa sus datos en el vecino pueblo de San Juan de La Rambla, donde también pervive este arte culinario. Dice así:

ÑAMES, DE LOS BARRANCOS Y LAS HUERTAS A LA MESA

Hasta hace relativamente poco tiempo, los ñames crecían de manera silvestre en los cauces de los barrancos, junto a los nacientes en altitudes no superiores a los 300 metros sobre el nivel del mar, en las islas más occidentales. Su recolección se producía desde mediados de diciembre hasta febrero. Ahora se puede conseguir este manjar en cualquier época del año.

Es la isla de La Palma quien mantiene una producción constante, pero en el norte de Tenerife también se empieza, desde hace poco tiempo, a cultivar con proyección de futuro.

A ser posible el ñame se siembra en terreno llano, y fundamental que tenga humedad permanentemente; siembras este año y hasta dentro de dos no recogerás cosecha alguna, comenta Félix Pérez Mesa en la finca "El Riego", zona baja de Icod de los Trigos (Icod el Alto)

Se guisan en bidones. Los tradicionales tienen una capacidad de 200 litros. El combustible que se emplea es la leña. Se comienza a dar fuego a primera hora de la mañana y durante seis o siete horas hay que estar alimentando el fuego constantemente.

El proceso de guisado es lento y constante. La cocción elimina el efecto urticante de las toxinas.

En el fondo del bidón y en los laterales se colocan engazos de viñedo, o en ocasiones ramas de brezo; para que el ñame no esté en contacto directo con la superficie metálica del bidón y no se peguen ni deterioren y estropeen. Se les añade asimismo un trapo amarrado, con cenizas de madera y tejos molidos o tierra de almagre, en su interior, con la finalidad de que el tubérculo pierda su color blanquecino y se enriquezca su sabor.

El guisado de las primeras cinco o seis horas se hace con fuego más o menos vivo, con el fin de que el ñame largue las babas.

Durante este tiempo para facilitar la eliminación de algunos compuestos urticantes, se va añadiendo agua. Si el agua no está templada el ñame se engruda, perdiendo calidad:.

Existen diferentes criterios sobre la temperatura del agua a añadir. Unos dicen que hay que salarla a razón de 1/2 kilo para 25 litros de agua, según explica Pepe Quintero, nacido y vecino del núcleo poblacional de El Rosario -San Juan de la Rambla- verdadero maestro en el guiso de los ñames y de otros tubérculos como el Aro.

No es necesario removerlos, añade Pepe, durante el guisado. Se debe colocar encima unas hojas, de ñamera, y un saco limpio y mojado, para evitar que se desequen por encima y que se ennegrezcan.

Para su ingesta se aderezan con sal, o con azúcar. En el caserío de Teno Alto se toman acompañados de queso blanco y miel, un verdadero manjar.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15 Dic 2013

A VUELTAS CON LAS "DÉCIMAS DE LA GUANCHA", DE JOSÉ FÉLIX NAVARRO

Escrito por: jecalorena el 15 Dic 2013 - URL Permanente

Después de "limpiar", creo que la palabra "organizar" es la más tediosa que hay. Admiro realmente a aquellas personas que tienen la santa paciencia y oficio, y hasta el don, de la organización: biblotecarios, archiveros, etc. Es un gran trabajo, sin cuya presencia creo que se colapsaría el mundo y no exagero.

Todos los medios de comunicación tiran de hemerotecas, por ejemplo, para elaborar sus informaciones, y en el terreno más cercano, en las cosas más pequeñas de nuestra vida, creo que todos nosotros también echamos mano de nuestros recuerdos para dar continuidad a la creación de nuestro día a día. En este terreno, es nuestro cerebro el que se encarga de esta cuidadosa labor de archivo, por eso cuanto más lo tengamos entrenado, mejor.

Estos días pasados he estado organizando cosas, emulando a los más aguerridos archiveros, y me he encontrado con unos viejos discos de vinilo. No son muchos, unos doce, pero suficientes como para mimarlos convenientemente buscándoles un lugar provilegiado entre todas las estanterías.

Entre esos discos estaba el primero que editó nuestro grupo guanchero de folklore Abruncos. Lo conservo muy bien y suena perfectamente en el tocadisco que aún funciona, aunque ya arrastra alguna mota de polvo que hace saltar la aguja en algún surco. Les adjunto la foto de la portada que se sacaron en la parte alta de nuestro pueblo, con nuestro Teide detrás, como fiel notario de todo lo que pasa en la Isla.


Entre todas las canciones que se grabaron allá por el año 1990 bajo el sello del Centro de la Cultura Popular Canaria figura una que me parece muy especial. Se trata de las Décimas a La Guancha del poeta andalúz José Félix Navarro y que fueron musicadas por el músico icodense Agustín Aguiar.

Estos días tuve la oportunidad de hablar con la viuda de Don Félix Navarro, Dña. Nieves González, una buena mujer icodense que conoció al poeta aqui en nuestra tierra y que se marchó ya hace muchos años a Andalucía.

La razón de la conversación venía a cuento de mi interés por crear para nuestro pueblo una serie de conjuntos escultóricos o recordatorios -vamos a llamarlos así-, donde se recoja y se exponga para general conocimiento de quienes nos visitan lo que han escrito sobre La Guancha importantes escritores que han pasado por nuestro pueblo, y también donde se pueda exponer lo que han escrito -y escriben en la actualidad- otras personas de La Guancha, que no por menos conocidos deben tener también su oportunidad para dar a conocer su trabajo.

Sigo detrás de la pista de otros escritores para formar esa galería de poemas o prosa basada o inspirada en la historia o vida de La Guancha, y a medida que vaya encontrando cosas ya iremos compartiéndola para conocimiento de todos ustedes.

Por lo pronto les dejo con las DÉCIMAS DE LA GUANCHA de José Félix Navarro, del que sigo ampliando su biografía, que es poca -por no decir escasa-, y que bueno sería que tuviera más presencia en Internet para que llegara su memoria y su trabajo a más gente.

DÉCIMAS DE LA GUANCHA

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02 Dic 2013

LA NECESARIA PUBLICACIÓN DE NUESTRA HISTORIA

Escrito por: jecalorena el 02 Dic 2013 - URL Permanente

Ordenando fotos estos días me encontré con esta joya tomada en las Ferias de La Guancha del año 1985. En ella se aprecia que la plaza del mismo nombre no estaba aún construída, tendría que llegar el año 1987 para que este emblemático lugar del pueblo se abriera al público y al establecimiento de los primeros comercios siguiendo el concepto de espacio comercial común.


La instantánea recoge un momento de una trilla tradicional realizada por caballos en una era improvisada. En el costado Este podemos ver un corral de cabras debajo de un pequeño cobertizo, y en la avenida Don Hipólito Sinforiano hay vehículos de la época, destacando una furgoneta de venta de perros calientes y hamburguesas.

Sobre la realización de Las Ferias nada quedó escrito. Desde que se comenzaron a celebrar allá por el año 1966, siendo alcalde D. Antonio Reyes, y que culminaron en el año 1988 por José Grillo, todo lo que aconteció en ellas pasará al recuerdo. Se podrá encontrar -suponemos- algun material en el archivo municipal o en el de algunas personas que participaron en la organización de las mismas y que deben tener cientos de documentos escritos y gráficos de enorme valor.

La Guancha necesita su Historia, pues muchas cosas han acontecido en este pequeño municipio durante tantas décadas y siglos. Una parte de esa bibliografía la tienen en su cabecita nuestros mayores, que cuando se vayan se la llevarán a la tumba y la perderemos para siempre.

Si hoy contamos con un libro sobre la Banda de música es porque Salvador Pérez y otros guancheros se pusieron en la labor de poder plasmarla en papel y dejarla para las futuras generaciones. Pero Salvador no es el único que tiene mucho material sobre la Historia de La Guancha, hay varios maestros y particulares que también disponen de interesantes trabajos y documentos que, si alguien no le da el empujoncito que necesitan, quedarán guardados en cajones o estanterías a la merced del polvo y la humedad.

Por ello necesitamos que no solo sean las instituciones las que impulsen estas publicaciones, necesitamos también que estas personas se decidan a hacerlas realidad y no guardárselas para sí.

Una amiga me preguntaba estos días pasados por qué estaba publicando fotos antiguas del pueblo cuando nadie lo hacía, todo el mundo se las guardaba, las escondía. Yo le respondí que me parecía una postura egoísta quedarme para mi único disfrute unos documentos gráficos tan importantes y que todos tenemos derecho a tenerlos, a compartirlos, a vivirlos, pertenecen a la colectividad.

En una sociedad tremendamente egoísta en la que vivimos hasta la Histoia es castigada con estos sentimientos. Un pueblo que obra de esta manera no merece respeto. Un pueblo que comparte su pasado y su presente es digno de todo reconocimiento, es libre y también es más sabio.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01 Nov 2013

Santa Catalina en los años 80

Escrito por: jecalorena el 01 Nov 2013 - URL Permanente

Allá por mediados de los 80 hice esta foto del barrio desde lo que la gente conoce como "la casa del cura" (Pablo Batista), en la carretera que va de San Juan de La Rambla a San José.

Aunque no ha cambiado demasiado, si es verdad que han desaparecido muchos terrenos que antes estaban en cultivo con plataneras, se han construído nuevas viviendas y muchas de sus casas ya no son de color blanco -como se pintaba en aquella época-, ahora los colores han invadido las paredes.

Teníamos nuestra fuente -quizás en el mismo lugar donde estuvo cuando llegaron los primeros colonos grancanarios-, y estrenábamos la carretera general, con lo que el tráfico por la antigua carretera, que iba por Los Alcaravanes, dejó de ser la principal y unica que por la parte de la costa se usaba para ir de Icod al Valle.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

10 Oct 2013

PERDIENDO NUESTRO PASADO

Escrito por: jecalorena el 10 Oct 2013 - URL Permanente

La banda de Cornetas y Tambores ya no existe. Treinta años después, el entorno de la plazoleta de Doña Ángeles Machado, está casi igual y muchos de los que están aquí tocando y desfilando son padres y madres.

Una foto de nuestro pasado que ojalá se pudiera recuperar, pues afición a la música en nuestro pueblo hay mucha, basta con ver la escuela y la banda de música local. Solo falta esa "varita mágica" que haga posible recuperar algo parecido a ésto.

Cuando hablo de recuperación también lo hago en alusión a muchas cosas del pueblo que se nos van perdiendo o ya se han perdido y que no se podrá dejar constancia de que existieron, porque no hubo ninguna iniciativa individual o colectiva por dejarlo plasmado para futuras generaciones. Estamos fallando.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de jecalorena

Desde La Guancha: visto y oído

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

ElPais.com Ultima Hora

Esperando Contenido Widget ...

ElPais.com Cultura

Esperando Contenido Widget ...

ElPais.com Sociedad

Esperando Contenido Widget ...

Flickr

RSS

Oops! Este módulo parece que todavía está sin configurar..

ElPais.com Vídeos

Esperando Contenido Widget ...