03 May 2009

Un par de propuestas utópicas

Escrito por: José Mari el 03 May 2009 - URL Permanente

Voy a dedicar este post a realizar dos propuestas que soy consciente de su muy difícil realización, pero aún así, como me parece que pueden llegar a tener cierto interés procederé a formularlas. Ambas tienen que ver con la estructura gubernamental.

¿Por qué no incluir el ministerio de defensa dentro del departamento de Asuntos Exteriores? Esta sería la primera de mis propuestas. No me refiero a suprimir los ejércitos ni revoluciones por el estilo. Lo que quiero decir, es que a estas alturas del siglo XXI el ejército ya lo usamos casi siempre dentro del contexto de misiones internacionales a las órdenes o bien de la ONU o de la Alianza Atlántica. Por ello, cada vez tiene menos sentido la existencia de unas fuerzas armadas como departamento aislado que va por su cuenta y toma decisiones por su cuenta, cuando actualmente casi todo lo que tiene que ver con los ejércitos se encuentra en el marco de la diplomacia y de las misiones internacionales y de los tratados y acuerdos con el fin de consensuar y acordar planes de defensa entre varios países.

Además, tenemos un ejemplo cercano que demuestra que la coordinación entre la diplomacia y la defensa tiene que ser cada día más perfecta. Precisamente, el anuncio de la retirada de Kosovo no fue un ejemplo de buen hacer en este sentido. A mi juicio, no debería haberse tomado esa decisión ni haberse anunciado de esa manera sin la autorización expresa de Exteriores. Pero no sólo no ocurrió esto, si no que prácticamente a la diplomacia se la dejó al margen de esta importante decisión y de su comunicación.

En mi opinión, en los tiempos que corren la defensa no sólo no puede estar al margen de la diplomacia, si no que creo que debería estar sometida a las órdenes y los criterios estratégicos de la diplomacia.

La defensa de un país creo que sería más eficaz si se enmarcara dentro de la política exterior del Estado en cuestión.

Esto no tendría por qué ir en detrimento de los recursos y los presupuestos para defensa, es más, incluso mirado fríamente podría redundar incluso en su beneficio. En el sentido de que dentro de un departamento ministerial la materia de defensa está más expuesta a la luz y escrutinio públicos y a la presión mediática, sin embargo, como una Secretaría de Estado dentro del ministerio de Asuntos Exteriores, podría pasar más desapercibida y ello daría más facilidades para tomar ciertas decisiones controvertidas o impopulares. También para dotar a la defensa de los recursos que necesite, sin tener que estar tan pendiente de la repercusión mediática y de la imagen de los ejércitos como habría que estarlo si tuvieran categoría de departamento ministerial.

Por otra parte, el hecho de que el CNI pasara a depender de Exteriores no sería algo contra natura, ya que en casi todos los países los servicios de inteligencia han estado desde siempre muy vinculados a las embajadas y a la diplomacia.

Siempre se ha reivindicado por algunas personas y grupos sociales y políticos que las Instituciones Penitenciarias pasen a depender de Justicia en vez del departamento de Interior, que es del que dependen actualmente. Pues bien, yo daría un paso más allá y propondría que se integren dentro de los Asuntos Sociales o la política social, que es como se llama actualmente dentro del Departamento de Sanidad. Esta sería la segunda de mis irrealizables ideas.

¿Los motivos? “Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social y no podrán consistir en trabajos forzados. El condenado a pena de prisión (…) En todo caso tendrá derecho a un trabajo remunerado y a los beneficios correspondientes de la Seguridad Social, así como al acceso a la cultura y al desarrollo integral de su personalidad” (Constitución española. Artículo 25.2)

Yo creo que esto es política social, es decir la reeducación y reinserción social, el derecho a un trabajo y el acceso a la cultura y al desarrollo integral de la personalidad son políticas sociales, no son policiales ni tampoco judiciales.

¿Y que hacemos con los terroristas y con el crimen organizado? Pues aparte de lo mismo que con el resto de presos, por razones de seguridad del Estado sería conveniente que una comisión interministerial entre los ministerios de política social, justicia e interior se encargara de hacer un seguimiento más estrecho y minucioso de este tipo de internos. Pero sin renunciar a la misma política de reinserción que con el resto, porque en la reinserción o se cree o no se cree, no vale lo de para unos si y para otros no. Además, sería inconstitucional que no tuvieran iguales derechos que los demás presos.

Respecto a los internos en general, que pueblan las prisiones españolas, pienso que esa política social de la que he hablado antes sería más coherente y también más eficaz desarrollarla desde su ministerio correspondiente, que no es otro que el de política social, que ahora está junto con sanidad, pero que en otros momentos podría estar perfectamente unido al departamento de trabajo y tampoco pasaría nada.

En definitiva, yo pienso que adscribir las Instituciones Penitenciarias al ministerio de política social no sería más que una medida orientada a dar la respuesta más adecuada a las necesidades y derechos de este sector de la población, teniendo en cuenta el sentido que la propia Constitución otorga a las penas privativas de libertad.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

6 comentarios · Escribe aquí tu comentario

emilio

emilio dijo

Yo apoyo tus propuestas que, por otra parte, no me parecen tan utópicas.
PD. En cuanto a los impuestos directos, por supuesto.

José Mari dijo

Gracias por la visita, Emilio.
A mi si me parecen utópicas, por lo menos a corto y medio plazo, pero bueno, la esperanza es lo último que se pierde...
En cuanto tenga un ratín me paso a debatir por tu blog, a ver si has vuelto a postear.

Un abrazo.

Coyote dijo

La verdad es que has clavado tus propuestas que me parecen muy apropiadas, la primera la veo más cercana si cabe que la segunda y las razones que expones son contundentes en la actual situación a fin de cuentas los conflictos se resuelven via diplomacia.
La segunda la veo más complicada, me gusta eso de la comisión interministerial pero veo realmente utópico que algún día dependan de Asuntos Sociales, aunque el salto cualitativo de Interior a Justicia sería un logro.
Un abrazo

José Mari dijo

Hola Coyote

Me alegro de que te parezcan bien las propuestas. Las he hecho precisamente porque creo que si se llegaran a realizar serían útiles y aunque como tú comentas la segunda es si cabe más difícil de que prospere que la primera, creo que sería un logro muy importante. El cambio de Interior a Justicia, como tú apuntas, podría ser un primer paso interesente.

Un abrazo.

cata dijo

Unos temas peludos (sobretodo la segunda propuesta) Parece que hay movimientos encaminado a ello... no perdamos la esperanza... Besitos

José Mari dijo

Hola Cata

Tardaremos varios años en ver esos cambios, si es que alguna vez los llegamos a ver.
Como tu dices, la esperanza es lo último que se pierde, yo tampoco quiero perderla, excepto a Espe Aguirre, a este si que la quiero perder de vista y cuanto antes, jeje

Besos!!

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de José Mari

Desde mi trinchera

He creado este blog con la única finalidad de escribir unas reflexiones sobre temas de actualidad que me parezcan interesantes. Es simplemente un medio más para poder hacer uso de mi derecho a la libertad de expresión.

También vosotros podéis ejercer vuestra libertad de expresión enviando los comentarios que os parezcan sobre cada post. Lo único que pido es que siempre se hagan con respeto o como mínimo con tolerancia a las ideas y opiniones de los demás.

Evidentemente el de la foto no soy yo, es mi amigo Epi, que generosamente me ha prestado su imagen para la cabecera del blog y para ser mi avatar. Epi representa un poco, la parte de niño que todavía llevo dentro –aunque me afeito desde hace varios años- y que deseo conservar.

Desde mi trinchera… En realidad se trata de una metáfora de mi independencia intelectual e ideológica. Puede que esté más cercano a unas determinas ideas de la izquierda o el centro izquierda, pero ante todo, quiero salvaguardar como valor principal mis propios principios y puntos de vista sobre las cosas. Es decir, a la hora de ponerme a escribir no tengo interferencias partidistas de ningún tipo y procuro decir siempre lo que pienso, con respeto, pero sin renunciar a expresar sinceramente mi visión de los asuntos que me interesan.

Soy y me considero un habitante del planeta Tierra. Pero también soy universal, por ejemplo, en el blog tengo una sección de Vaticanismo –ahora mismo sólo tiene cuatro post pero irá aumentando- donde intento analizar lo que hacen y dicen los moradores del planeta Vaticano. Es curioso, uno siempre imagina a los habitantes de planetas lejanos más avanzados científica e intelectualmente, pero estos llevan miles de años de retraso respecto a nosotros…

En definitiva, pretendo que este sea un espacio, ante todo, de libertad y pluralidad.

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

ElPais.com Ultima Hora

Esperando Contenido Widget ...

ElPais.com Madrid

Esperando Contenido Widget ...

ElPais.com Viñetas

Esperando Contenido Widget ...

Feevy