23 Feb 2011

Mi visión del 23-F

Escrito por: José Mari el 23 Feb 2011 - URL Permanente

El 23 de febrero de 1981 me encontraba yo echando una larga siesta, eso me han contado mis padres y tengo que creerles, dado que no he podido encontrar pruebas que demuestren que con un año y medio de edad me estuviera en aquellos momentos dedicando a otra actividad. Posteriormente me he documentado sobre lo ocurrido lo suficiente como para formar mi propio juicio y sacar mis propias conclusiones.

Se ha escrito mucho sobre el 23-F, se han contado distintas versiones, y se ha tendido, sobre todo últimamente, a caricaturizar lo ocurrido aquel día. Cada uno es libre de reírse de lo que quiera, y precisamente por eso, yo no me voy a reír de lo que ocurrió, ni lo voy a minimizar, ni a ridiculizar, ni a restar valor a los acontecimientos ocurridos ni a las personas que se jugaron la vida.

Se han puesto distintos calificativos a lo ocurrido el 23-F: chapuza, opereta, golpe zarzuelero, etcétera. Los calificativos están muy bien, pero lo importante son los hechos, más allá de las versiones de cada uno, y podemos decir, aunque a algunos les interese crear confusión, que hay unos hechos contrastados sobre lo que ocurrió el 23-F que no admiten discusión porque ocurrieron, y lo que ocurrió podrá ser interpretable hasta cierto punto, pero no puede ser negado.

Los hechos del 23-F son los siguientes: una fuerza militar ocupó el Congreso de los Diputados y rodeó el mismo. En ese momento se estaba produciendo la votación de investidura del candidato a presidir el Gobierno. Los ocupantes del Congreso eran un grupo de aproximadamente doscientos guardias civiles a las órdenes del teniente coronel Tejero, y fue rodeado, para proteger a los golpistas que estaban dentro, por policías militares mandados por el comandante Pardo Zancada, perteneciente a la acorazada Brunete. Otra fuerza militar ocupó durante unas horas la sede de la Radio Televisión Española.

En Valencia, el capitán general Milans del Bosch, declaró unilateralmente el estado de excepción, suprimiendo todas las libertades; de reunión, asociación, expresión, manifestación, etcétera, y sacando tanques a las calles de la ciudad de Valencia.

La acorazada Brunete llegó a desplegar tanques para ocupar la ciudad de Madrid, y éstos se dieron la vuelta a su acuartelamiento cuando ya iban de camino a la capital.

Los ocupantes del Congreso tuvieron secuestrado a todo el poder legislativo y al Gobierno en pleno. Sólo quedaban libres segundos puestos de la Administración civil, como secretarios de Estado y subsecretarios.

Los guardias civiles abrieron fuego dentro del Congreso y más concretamente en el interior del hemiciclo, donde se encontraban todos los miembros del poder ejecutivo y legislativo en sus escaños.

El presidente del Gobierno supo mantener la dignidad de su cargo durante el asalto y Gutiérrez Mellado se jugó la vida al enfrentarse directamente con el jefe de los asaltantes. Otros diputados también encontraron valor para estar a la altura del poder de representación que les habían dado los ciudadanos.

Con los poderes legislativo y ejecutivo secuestrados y anulados, sólo una autoridad relevante del Estado tenía capacidad de maniobra: el Rey, jefe de Estado y jefe militar supremo de las fuerzas armadas.

El Rey habló con todos los capitanes generales y les ordenó que se mantuvieran a sus órdenes y del lado de la democracia y la Constitución. Dirigió paso a paso desde la Zarzuela toda la desactivación del intento de golpe, y se mantuvo en contacto también con el gabinete de crisis provisional dirigido por Laína, coordinando con este todas las medidas que se tomaron.

Finalmente, y con la seguridad de que ya la práctica totalidad de los altos mandos militares le estaban obedeciendo a él, es decir, dando la espalda a la intentona golpista, el Rey se dirigió a la nación por televisión y tranquilizó con su mensaje a todos, o a casi todos, porque siempre existen las excepciones.

Se pueden hacer todas las especulaciones del mundo y divulgar todos los bulos que se quieran, pero estos hechos son innegables y están contrastados, es decir ocurrieron. Cada uno los puede calificar como quiera: opereta, chapuza…

Para mi son un patrimonio histórico que tendrá siempre nuestro país en su memoria colectiva y de los que no tenemos por que enorgullecernos pero tampoco avergonzarnos, simplemente recordarlos, aprender de ellos y mantenerlos muy presentes para que nunca más se repitan los errores que los propiciaron o causaron.

Mientras, los caricaturistas, por supuesto, pueden continuar con sus caricaturas, pero a mí los tanques y las pistolas puestos al servicio de la involución y del fascismo nunca me parecerán cosa de broma.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

11 Sep 2009

Una pesadilla sobre fosas comunes y cunetas olvidadas

Escrito por: José Mari el 11 Sep 2009 - URL Permanente

La pasada noche sufrí una desagradable pesadilla; retrocedí hasta la época de la dictadura franquista y me encontré en mis sueños con unos descendientes del poeta Federico García Lorca pactando con el régimen fascista la exhumación de los restos mortales de Lorca para trasladarlos a otro lugar.

Afortunadamente, esto no fue más que una simple pesadilla, pero la mayor sorpresa fue cuando desperté y contemplé la realidad de cómo la única preocupación de los descendientes del poeta actualmente parece ser evitar a toda costa que se abra la fosa donde supuestamente se encuentra el y otras víctimas del bando golpista. Es decir los familiares que quedan de Lorca defienden que los restos de este continúen en el lugar en el que sus verdugos decidieron arrojarlo, después de asesinarlo.

Se puede ser traidor a muchas cosas; traicionar a amigos, traicionar a la democracia o traicionar a unos valores. Pero lo más bajo que hay, a mi juicio, es traicionar a tus propios muertos, a tus difuntos.

Pero Lorca no fue la única víctima del franquismo o del bando franquista en la guerra civil, hubo muchas más, y casi todas continúan hoy donde las dejaron sus asesinos después de matarlas. Un juez que intentó abrir el camino para que esta injusticia indigna de un país democrático sea reparada ha sido imputado por el tribunal supremo acusándole de prevaricación.

Cuarenta años tuvo por delante el dictador y las familias de los muertos sublevados para enterrarlos dignamente y darles infinidad de honores y homenajes. Por cierto, seguramente inmerecidos para alguien que ha luchado, al fin y al cabo, contra las libertades.

Para mi, por muchas transiciones que hayan hecho y de las que presuman, a este nuestro país solo podrá considerársele un régimen plenamente democrático cuando se haya dado sepultura dignamente de una vez por todas a todos esos cadáveres que fueron arrojados como perros en las cunetas, campos y caminos de España. Cualquier otra cosa solo servirá para seguir alimentando la infamia fascista que dio lugar a que se les asesinara vilmente y se arrojaran sus cuerpos donde están ahora. La misma infamia que permite que un juez justo, cosa rara en este país, lo de juez y justo me refiero, sea imputado por intentar cerrar este capítulo cruel y malvado de nuestra historia que ha permitido que a los que asesinaron a tantas personas y a la propia democracia se les tratase con todos los honores y los que combatieron por la libertad y por la España democrática todavía hoy se encuentren olvidados, bajo tierra en fosas comunes.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19 Jun 2009

Los asesinos de ETA siguen asesinando...

Escrito por: José Mari el 19 Jun 2009 - URL Permanente

Los asesinos de ETA continúan asesinando y ojalá me equivoque, pero seguramente los que los justifican seguirán justificándolos, los que no condenan el terrorismo mantendrán su posición de no condenarlo y los que se preocupan más por los asesinos que están en la cárcel que por las víctimas que están en el cementerio continuarán en la misma línea.

De alguna manera tampoco es tan sorprendente, se puede considerar ley de vida. Cada uno en función de su ética y de su escala de valores se posiciona donde quiere estar y los hechos también ayudan a colocarnos a cada uno en nuestro sitio. La vida no deja de ser una continua elección y siempre hay que optar por algo, o por estar con los asesinos o por estar con las víctimas, o por estar con la justicia o con la injusticia, con la democracia o con el totalitarismo, con los derechos y con las libertades o con el crimen y la extorsión, con la cultura de la paz y del respeto o con la cultura de la muerte, la sangre y el odio. Cada persona libremente elige estar donde quiere y con los que quiere y con los que se identifica.

En nuestro discurrir por la vida vamos poco a poco realizando un retrato de nosotros mismos con nuestros actos, con nuestras palabras, con nuestros silencios… Nuestro comportamiento nos va definiendo. Hasta el que no quiere definirse se termina definiendo, es inevitable, ya que la propia indefinición es una muestra del modo de ser.

Hoy los asesinos han matado a otra persona ¿Cómo puede alguien llegar a odiar tanto para creer que puede disponer de la vida de otro ser humano? No hay nación, no hay patria, por importante que sea, que esté por encima de la vida de un ser humano, que justifique matar a una persona. En democracia no cabe el terrorismo y no hay excusas para asesinar, por mucho que algunos se empeñen en buscarlas.

Los propagandistas del crimen podrán hacer toda la propaganda que quieran, podrán inventar justificaciones y excusas, manipular la realidad e incluso inventar una paralela, nos repetirán sus argumentos panfletarios una y otra vez y nos leerán sus folletines para intentar confundirnos, pero no hay confusión posible, porque los asesinos siempre serán asesinos y las víctimas siempre serán víctimas mientras haya asesinos dispuestos a matar.

Quiero expresar también toda mi solidaridad con la familia de esta última víctima, con su viuda, con sus hijos y con todos sus parientes, amigos y allegados que han perdido, o mejor dicho, les han arrebatado vilmente a su ser querido.

Al parecer y según se ha informado en diversos medios de comunicación, unos testigos que pasaban por la zona del atentado oyeron gritos pidiendo socorro de la víctima que se encontraba dentro de su vehículo, porque el coche se incendió como consecuencia de la explosión. Habrá que esperar a que se completen las investigaciones, pero por las características del atentado, posiblemente la causa de su muerte inmediata no fueron sus graves heridas si no las quemaduras que sufrió por el incendio del vehículo, que era inevitable, porque la bomba-lapa estaba colocada al lado del depósito de gasolina.

Y que todavía haya gente que justifique estos actos o se muestre indiferente hacia ellos y hacia las víctimas… ¡¡puaj!! ¡¡que asco!!

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de José Mari

Desde mi trinchera

He creado este blog con la única finalidad de escribir unas reflexiones sobre temas de actualidad que me parezcan interesantes. Es simplemente un medio más para poder hacer uso de mi derecho a la libertad de expresión.

También vosotros podéis ejercer vuestra libertad de expresión enviando los comentarios que os parezcan sobre cada post. Lo único que pido es que siempre se hagan con respeto o como mínimo con tolerancia a las ideas y opiniones de los demás.

Evidentemente el de la foto no soy yo, es mi amigo Epi, que generosamente me ha prestado su imagen para la cabecera del blog y para ser mi avatar. Epi representa un poco, la parte de niño que todavía llevo dentro –aunque me afeito desde hace varios años- y que deseo conservar.

Desde mi trinchera… En realidad se trata de una metáfora de mi independencia intelectual e ideológica. Puede que esté más cercano a unas determinas ideas de la izquierda o el centro izquierda, pero ante todo, quiero salvaguardar como valor principal mis propios principios y puntos de vista sobre las cosas. Es decir, a la hora de ponerme a escribir no tengo interferencias partidistas de ningún tipo y procuro decir siempre lo que pienso, con respeto, pero sin renunciar a expresar sinceramente mi visión de los asuntos que me interesan.

Soy y me considero un habitante del planeta Tierra. Pero también soy universal, por ejemplo, en el blog tengo una sección de Vaticanismo –ahora mismo sólo tiene cuatro post pero irá aumentando- donde intento analizar lo que hacen y dicen los moradores del planeta Vaticano. Es curioso, uno siempre imagina a los habitantes de planetas lejanos más avanzados científica e intelectualmente, pero estos llevan miles de años de retraso respecto a nosotros…

En definitiva, pretendo que este sea un espacio, ante todo, de libertad y pluralidad.

ver perfil »

Tags

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

ElPais.com Ultima Hora

Esperando Contenido Widget ...

ElPais.com Madrid

Esperando Contenido Widget ...

ElPais.com Viñetas

Esperando Contenido Widget ...

Feevy