06 Ago 2008

La nova campanya de la dreta nacionalista espanyola contra les llengües no castellanes. 05/08/2008.

Escrito por: jordigrau el 06 Ago 2008 - URL Permanente

La nova campanya de la dreta nacionalista espanyola contra les llengües no castellanes. 05/08/2008.

.

El Plural, de paseo por Las Ramblas

¿Está el castellano marginado en Cataluña?

JOSÉ MARÍA GARRIDO

Ni sí, no, sino todo lo contrario. Que la supuesta marginación del castellano en Cataluña es una estrategia político-mediática queda claro a poco que salgamos a la calle. Un paseo por el centro de Barcelona, por ejemplo, nos revela una realidad distinta a la narrada por los diarios conservadores durante este verano: banderas de España, postales de todo tipo con los colores de la insignia nacional, locales comerciales en todos los idiomas... Casos habrá de todos los tipos, pero todo hace pensar que el español no goza de mala salud, como mínimo, en la capital catalana.

En pleno centro de Barcelona, en un quiosco de prensa situado en Las Ramblas, cualquier viandante que lo desee puede comprar una bandera de España con el escudo constitucional, o si lo prefiere, con el dibujo del toro Osborne. Entre los objetos de souvenir a la venta también se pueden encontrar toros en miniatura ataviados con la bandera española, o carteles de la "fiesta nacional".


En otra parte de la ciudad condal, en el Portal del Ángel, los viandantes encontrarán numerosas tiendas que rotulan sus letreros, o anuncian el inicio de la temporada de rebajas, únicamente en castellano. Esta situación también se da, entre otras muchas calles, en Comtal y Carrer de Trafalgar. (Visto en agitadorhomologado.blogspot.com)


No cabe deducir, a partir de aquí, que todo lo narrado por la derecha mediática queda invalidado. Nada más lejos. Pero sí que la realidad varía en función de las fuentes consultadas, y que es preciso conocer las máximas posibles para formarse un juicio. Para eso estamos, entre otras cosas.

jmgarrido@elplural.com

-->

En pleno centro de Barcelona, en un quiosco de prensa situado en Las Ramblas, cualquier viandante que lo desee puede comprar una bandera de España con el escudo constitucional, o si lo prefiere, con el dibujo del toro Osborne. Entre los objetos de souvenir a la venta también se pueden encontrar toros en miniatura ataviados con la bandera española, o carteles de la "fiesta nacional".

En otra parte de la ciudad condal, en el Portal del Ángel, los viandantes encontrarán numerosas tiendas que rotulan sus letreros, o anuncian el inicio de la temporada de rebajas, únicamente en castellano. Esta situación también se da, entre otras muchas calles, en Comtal y Carrer de Trafalgar. (Visto en agitadorhomologado.blogspot.com)

No cabe deducir, a partir de aquí, que todo lo narrado por la derecha mediática queda invalidado. Nada más lejos. Pero sí que la realidad varía en función de las fuentes consultadas, y que es preciso conocer las máximas posibles para formarse un juicio. Para eso estamos, entre otras cosas.

jmgarrido@elplural.com

.

Amenaza con una proposición de ley porque "es obvio que el español está en peligro"

El PP tratará por todos los medios de que "el castellano sea una lengua en uso"

ANDRÉS VILLENA OLIVER

La campaña mediática contra la supuesta marginación del castellano en determinadas comunidades autónomas será llevada al Parlamento por el Partido Popular en septiembre. El vicesecretario de Organización y portavoz del PP, Esteban González Pons, ha anunciado que su partido presentará en dicho mes una propuesta de ley en defensa del castellano que permita "usar con naturalidad la lengua común" y que posibilite, "con el máximo respeto a las lenguas de distintas comunidades autónomas, que el castellano sea una lengua en uso".

En ese sentido, para González Pons, "resulta obvio que el español está en peligro", para lo que se refiere "a algunos ejemplos aparecidos en prensa de Cataluña y el País Vasco, en los que resulta obvio que el español no se utiliza ni se puede utilizar con libertad".

Ana Mato
Más lejos aún llega la vicesecretaria de Organización popular, Ana Mato, que culpa directamente a los socialistas y al presidente Zapatero de esta situación: "Los socialistas están tendiendo hacia el nacinalismo más excluyente" y están "poniendo más trabas para que el castellano se utilice en una comunidad autónoma y haya igualdad de derechos". "Ahí, el presidente del Gobierno tiene una grave responsabilidad porque Zapatero tenía la obligación de posibilitar que todos los padres y todos los niños puedan aprender el castellano en los colegios catalanes".

"Bilingüismo integrador"
Según Mato, la proposición de ley va en la línea de recoger "el deber de todos los españoles de conocer el castellano" y de apostar también por un "bilingüismo integrador" en las comunidades con lenguas cooficiales -en las que el PP no forma parte del Gobierno regional-.

Una oportunidad
Esta preocupación genovesa por el castellano coincide con una campaña veraniega orquestada principalmente por el diario El Mundo y por los medios que participan de su engranaje mediático-propagandístico. La derecha ha visto, por tanto, la posibilidad de hacer una oposición parlamentaria en este campo. Apoyos mediáticos no les van a faltar.

-->

En ese sentido, para González Pons, "resulta obvio que el español está en peligro", para lo que se refiere "a algunos ejemplos aparecidos en prensa de Cataluña y el País Vasco, en los que resulta obvio que el español no se utiliza ni se puede utilizar con libertad".

Ana Mato
Más lejos aún llega la vicesecretaria de Organización popular, Ana Mato, que culpa directamente a los socialistas y al presidente Zapatero de esta situación: "Los socialistas están tendiendo hacia el nacinalismo más excluyente" y están "poniendo más trabas para que el castellano se utilice en una comunidad autónoma y haya igualdad de derechos". "Ahí, el presidente del Gobierno tiene una grave responsabilidad porque Zapatero tenía la obligación de posibilitar que todos los padres y todos los niños puedan aprender el castellano en los colegios catalanes".

"Bilingüismo integrador"
Según Mato, la proposición de ley va en la línea de recoger "el deber de todos los españoles de conocer el castellano" y de apostar también por un "bilingüismo integrador" en las comunidades con lenguas cooficiales -en las que el PP no forma parte del Gobierno regional-.

Una oportunidad
Esta preocupación genovesa por el castellano coincide con una campaña veraniega orquestada principalmente por el diario El Mundo y por los medios que participan de su engranaje mediático-propagandístico. La derecha ha visto, por tanto, la posibilidad de hacer una oposición parlamentaria en este campo. Apoyos mediáticos no les van a faltar.

    .

    "Uno de cada dos españoles opina que el sistema autonómico hace peligrar la unidad del país"

    Dentro de su campaña veraniega de “chequeo” a la democracia, el diario de Pedro J. publica una encuesta de Sigma Dos con la que concluyen que...

    ELPLURAL.COM

    Dentro de su campaña veraniega de “chequeo” a la democracia, el diario de Pedro J. publica una encuesta de Sigma Dos con la que concluyen que “nada menos que uno de cada dos españoles sostiene que el sistema autonómico crea más problemas de los que ha solucionado al aumentar las desigualdades y al poner en peligro la unidad del país”. La solución: plantarse ante “el chantaje histórico de los nacionalistas” y “replantear el proceso de descentralización poniéndole límites”.

    Pedro J. sigue auscultando en el período estival el estado democrático del país, y si hace unos días descubrió que los GAL siguen siendo un “infame baldón con el que carga nuestro sistema”, ahora carga contra el Estado autonómico.

    Desigualdades económicas y sociales
    Así, una encuesta da pie a incluir el editorial con el título La inquietante mala imagen del Estado de las Autonomías, donde en tono alarmante se advierte de que “nada menos que no de cada dos españoles sostiene que el sistema autonómico crea más problemas de los que ha solucionado, al aumentar las desigualdades económicas y sociales entre regiones –así lo cree un 49,9%- y al poner en peligro la unidad del país –así opina un 50,3%-.”

    “Chantaje nacionalista”
    El diario tiene un tratamiento para este “inquietante” problema: “En lugar de ensayar saltos y huidas hacia adelante y de seguir consintiendo por más tiempo el chantaje histórico de los nacionalistas, tal vez ha llegado el momento de replantear el proceso de descentralización proponiéndole límites”.

    El preludio del Estatut
    El “chequeo” de Pedro J. promete detectar nuevas enfermedades patrias. La alarma sobre el Estado de las Autonomías parece un buen preludio para el capítulo de mañana: “Financiación autonómica/A la sombra del Estatut”.
    -->

    Pedro J. sigue auscultando en el período estival el estado democrático del país, y si hace unos días descubrió que los GAL siguen siendo un “infame baldón con el que carga nuestro sistema”, ahora carga contra el Estado autonómico.

    Desigualdades económicas y sociales
    Así, una encuesta da pie a incluir el editorial con el título La inquietante mala imagen del Estado de las Autonomías, donde en tono alarmante se advierte de que “nada menos que no de cada dos españoles sostiene que el sistema autonómico crea más problemas de los que ha solucionado, al aumentar las desigualdades económicas y sociales entre regiones –así lo cree un 49,9%- y al poner en peligro la unidad del país –así opina un 50,3%-.”

    “Chantaje nacionalista”
    El diario tiene un tratamiento para este “inquietante” problema: “En lugar de ensayar saltos y huidas hacia adelante y de seguir consintiendo por más tiempo el chantaje histórico de los nacionalistas, tal vez ha llegado el momento de replantear el proceso de descentralización proponiéndole límites”.

    El preludio del Estatut
    El “chequeo” de Pedro J. promete detectar nuevas enfermedades patrias. La alarma sobre el Estado de las Autonomías parece un buen preludio para el capítulo de mañana: “Financiación autonómica/A la sombra del Estatut”.

    .

    Pide a los de Rajoy que, frente a la crisis, «arrimen el hombro» en lugar de insultar.

    LUIS CALVO - Madrid - 05/08/2008 21:40

    "Es un debate artificial". Ayer, por enésima vez, el PSOE trató de devolver a la realidad la campaña conservadora en "defensa de la lengua común". En este caso fue la secretaria de organización socialista, Leire Pajín, quien se encargó de contestar a las declaraciones del PP.

    El lunes, el portavoz conservador, Esteban González Pons, aseguraba en Valencia que el castellano corría "peligro" en algunas comunidades. Pajín, valenciana, se sintió aludida. "Yo vivo en Valencia, he aprendido el valenciano en la escuela, hablo por supuesto castellano, y lo hablo indistintamente, de forma natural, como la gran mayoría de los ciudadanos de esa tierra", respondió.

    Más dura que de costumbre, Pajín advirtió a los conservadores que mantienen la estrategia equivocada. "A los españoles no les gusta que se utilice la convivencia o la lengua, que están perfectamente regladas y que se hablan con normalidad absoluta en este país, como un arma política para intentar arrancar un puñado de votos", les recriminó.

    Pajín ni siquiera quiso valorar la proposición de ley al respecto que el pasado domingo anunció la vicesecretaria de Organización del PP, Ana Mató. "No convirtamos en un debate partidista la convivencia plural" y "el privilegio de conocer distintas lenguas", zanjó.

    La número tres socialista salió también en defensa del equipo económico del Gobierno. El martes, tanto González Pons como la diputada del UPyD, Rosa Díez, dudaron de la capacidad del ministro Solbes. Mientras que el primero pidió que el Ejecutivo se libre de "inútiles", la Díez, menos sutil, tachó de "lerdo" al vicepresidente económico.

    Pajín aseguró que cada uno elige la forma de hacer política y algunos prefieren el insulto frente a los argumentos. Para el PP, un consejo: Abandonar las descalificaciones y "arrimar el hombro" contra la crisis.

    .

    El análisis -

    Rajoy teme más a Ramírez que a la verdad

    ¿Por qué Aznar no exigió a Pujol cambiar leyes que, dice ahora El Mundo, perjudican al español?

    El portavoz del PP, Esteban González Pons, ha anunciado que en septiembre su partido presentará una propuesta de ley en defensa del castellano. “Resulta obvio –ha subrayado González Pons- que el español está en peligro”, tanto en Cataluña como en el País Vasco.

    Pero si, en verdad, el castellano peligra en ambas comunidades, no se acaba de entender que los populares –ardorosos adalides del patriotismo hispano- se hayan tomado esta cuestión lingüística con tanta y tanta pachorra.

    Idilio con Pujol
    Peor todavía. Cuesta entender que, en lo tocante al idioma, José María Aznar no aprovechara su idilio con Jordi Pujol y con Xabier Arzallus para imponer a CiU y al PNV -como condición sine qua non del pacto de 1996- una mayor potenciación del castellano en Cataluña y en Euskadi.

    “¡Habla como quieras!”
    No fue así. El PP pasó sin inmutarse de uno de sus más clásicos gritos de guerra -“¡Pujol, enano, habla castellano!”- a una admonición casi romántica: “¡Pujol, guaperas, habla como quieras!”. Y resulta necesario recordar que la legislación lingüística de aquella época –con CiU en la Generalitat- era prácticamente igual que en la actualidad y que tantos sarpullidos está provocando precisamente ahora.

    Desde la óptica genovesa
    Puede argumentarse -desde la óptica genovesa- que quien se encontraba en 1996 contra las cuerdas era Aznar y que, por consiguiente, carecía de fuerza a la hora de aliarse con los nacionalistas catalanes y vascos [y también con los nacionalistas canarios].

    Principios y valores
    Puede aceptarse desde luego tal razonamiento, aunque su asunción nos conduciría de inmediato a poner en muy legítima duda el célebre latiguillo de cualquier pepero que se precie: “Nosotros, sobre todo, somos gentes de principios y valores, y nunca renunciaremos a ellos”. Entre esos “principios y valores” se halla -siempre a punto- su exaltación emocionada de España, de sus símbolos y de su idioma”.

    Ediles de Gijón
    ¿O es que Aznar optó por la Moncloa a costa de contribuir a la paulatina marginación del castellano? ¿Tenían razón, por consiguiente, algunos ediles de Gijón cuando –según una grabación difundida hace pocos días por la SER- se decían entre ellos: “La verdad es que estamos en un partido político y el fin primordial del partido, y hay que decirlo y dejarnos de demagogias (…), es ganar y hay que ganar como sea”?

    Con la llave en su mano
    En 2000, Aznar consiguió mayoría absoluta. No dependía ni de Pujol ni de Arzallus. Es más, era Pujol el que, desde las elecciones catalanas de 1999, dependía del PP. Con el voto de los diputados autonómicos populares, Pujol alcanzaba la mayoría absoluta. También lo podía conseguir con ERC, pero el líder convergente decidió seguir bailando con Aznar. Lo hizo sin que –con la llave de la gobernabilidad en su mano- el entonces presidente del Gobierno le obligara a modificar las leyes lingüísticas nocivas para el español.

    Otros episodios relevantes
    La pachorra o la indiferencia del PP incluye otros episodios relevantes. En Galicia –también situada en el punto de mira de los actuales bravos defensores del castellano-, el Gobierno presidido, durante 16 años, por Manuel Fraga Iribarne, fundador del tinglado, fomentó el conocimiento del gallego y legisló con cierta firmeza en este sentido. Igual podría decirse de las Islas Baleares, donde sucesivos Gobiernos del PP han emulado –con más o menos intensidad- la política lingüística catalana. Y no es muy diferente lo que sucedió en la Comunidad Valenciana, primero con Eduardo Zaplana y después con Francisco Camps.

    Nada menos
    O sea, que estando nada menos que “el español en peligro”, el PP ha tenido que secundar al partidito de Rosa Díez, por cierto donde ha empezado ya la rebelión a bordo a causa de la falta de democracia interna, de manera que cabría evocar aquello de “aún no asamos y ya pringamos”. Y el PP ha obedecido también –como en los buenos y no tan viejos tiempos- el cornetín de órdenes que, con tanta soltura, hace sonar Pedro J. Ramírez.

    Allá él
    El centrismo de Rajoy no ha sido capaz de vencer la tentación de seguir practicando la catalanofobia como método de cocear a José Luís Rodríguez Zapatero en el culo de la mayoría de ciudadanos catalanes. Allá él y su mezquina idea de España. Allá él y su clamoroso desconocimiento de la realidad catalana. Afirmar que el castellano está relegado en Cataluña es una falsedad descomunal. Como lo es decir eso respecto a Euskadi. Pero Rajoy se fía más de Ramírez que de la realidad. O, dicho de otro modo, teme más a Ramírez que a la verdad.

    Amigo y subordinado
    El mismo Ramírez que –“hay que ganar como sea”- lanzaba, hace doce años, todo tipo de flores al catalán, cuando trataba por todos los medios de que su amigo y, en el fondo, subordinado Aznar fuera presidente. El mismo Ramírez que, desde el 10 de marzo de 2008 hasta que se firmó el armisticio entre las dos facciones del PP, puso a caldo cada día a Rajoy, procurando derrocarlo de su pedestal de líder moderado. Otra paradoja: Rajoy ni es líder ni es moderado.

    Enric Sopena es director de El Plural

    -->

    Pero si, en verdad, el castellano peligra en ambas comunidades, no se acaba de entender que los populares –ardorosos adalides del patriotismo hispano- se hayan tomado esta cuestión lingüística con tanta y tanta pachorra.

    Idilio con Pujol
    Peor todavía. Cuesta entender que, en lo tocante al idioma, José María Aznar no aprovechara su idilio con Jordi Pujol y con Xabier Arzallus para imponer a CiU y al PNV -como condición sine qua non del pacto de 1996- una mayor potenciación del castellano en Cataluña y en Euskadi.

    “¡Habla como quieras!”
    No fue así. El PP pasó sin inmutarse de uno de sus más clásicos gritos de guerra -“¡Pujol, enano, habla castellano!”- a una admonición casi romántica: “¡Pujol, guaperas, habla como quieras!”. Y resulta necesario recordar que la legislación lingüística de aquella época –con CiU en la Generalitat- era prácticamente igual que en la actualidad y que tantos sarpullidos está provocando precisamente ahora.

    Desde la óptica genovesa
    Puede argumentarse -desde la óptica genovesa- que quien se encontraba en 1996 contra las cuerdas era Aznar y que, por consiguiente, carecía de fuerza a la hora de aliarse con los nacionalistas catalanes y vascos [y también con los nacionalistas canarios].

    Principios y valores
    Puede aceptarse desde luego tal razonamiento, aunque su asunción nos conduciría de inmediato a poner en muy legítima duda el célebre latiguillo de cualquier pepero que se precie: “Nosotros, sobre todo, somos gentes de principios y valores, y nunca renunciaremos a ellos”. Entre esos “principios y valores” se halla -siempre a punto- su exaltación emocionada de España, de sus símbolos y de su idioma”.

    Ediles de Gijón
    ¿O es que Aznar optó por la Moncloa a costa de contribuir a la paulatina marginación del castellano? ¿Tenían razón, por consiguiente, algunos ediles de Gijón cuando –según una grabación difundida hace pocos días por la SER- se decían entre ellos: “La verdad es que estamos en un partido político y el fin primordial del partido, y hay que decirlo y dejarnos de demagogias (…), es ganar y hay que ganar como sea”?

    Con la llave en su mano
    En 2000, Aznar consiguió mayoría absoluta. No dependía ni de Pujol ni de Arzallus. Es más, era Pujol el que, desde las elecciones catalanas de 1999, dependía del PP. Con el voto de los diputados autonómicos populares, Pujol alcanzaba la mayoría absoluta. También lo podía conseguir con ERC, pero el líder convergente decidió seguir bailando con Aznar. Lo hizo sin que –con la llave de la gobernabilidad en su mano- el entonces presidente del Gobierno le obligara a modificar las leyes lingüísticas nocivas para el español.

    Otros episodios relevantes
    La pachorra o la indiferencia del PP incluye otros episodios relevantes. En Galicia –también situada en el punto de mira de los actuales bravos defensores del castellano-, el Gobierno presidido, durante 16 años, por Manuel Fraga Iribarne, fundador del tinglado, fomentó el conocimiento del gallego y legisló con cierta firmeza en este sentido. Igual podría decirse de las Islas Baleares, donde sucesivos Gobiernos del PP han emulado –con más o menos intensidad- la política lingüística catalana. Y no es muy diferente lo que sucedió en la Comunidad Valenciana, primero con Eduardo Zaplana y después con Francisco Camps.

    Nada menos
    O sea, que estando nada menos que “el español en peligro”, el PP ha tenido que secundar al partidito de Rosa Díez, por cierto donde ha empezado ya la rebelión a bordo a causa de la falta de democracia interna, de manera que cabría evocar aquello de “aún no asamos y ya pringamos”. Y el PP ha obedecido también –como en los buenos y no tan viejos tiempos- el cornetín de órdenes que, con tanta soltura, hace sonar Pedro J. Ramírez.

    Allá él
    El centrismo de Rajoy no ha sido capaz de vencer la tentación de seguir practicando la catalanofobia como método de cocear a José Luís Rodríguez Zapatero en el culo de la mayoría de ciudadanos catalanes. Allá él y su mezquina idea de España. Allá él y su clamoroso desconocimiento de la realidad catalana. Afirmar que el castellano está relegado en Cataluña es una falsedad descomunal. Como lo es decir eso respecto a Euskadi. Pero Rajoy se fía más de Ramírez que de la realidad. O, dicho de otro modo, teme más a Ramírez que a la verdad.

    Amigo y subordinado
    El mismo Ramírez que –“hay que ganar como sea”- lanzaba, hace doce años, todo tipo de flores al catalán, cuando trataba por todos los medios de que su amigo y, en el fondo, subordinado Aznar fuera presidente. El mismo Ramírez que, desde el 10 de marzo de 2008 hasta que se firmó el armisticio entre las dos facciones del PP, puso a caldo cada día a Rajoy, procurando derrocarlo de su pedestal de líder moderado. Otra paradoja: Rajoy ni es líder ni es moderado.

    Enric Sopena es director de El Plural

    .




















    Compartir

    • Eskup
    • Tuenti
    • Meneame
    • Bitacoras
    • iGoogle
    • My Yahoo
    • My Live

    Sobre este blog

    Avatar de jordigrau

    Ara

    Jordi Grau i Gatell (València, 1957). Fill d'exiliats catalans arribats a la capital valenciana a la postguerra. Casat, amb un fill. Professor de català d'IES a València. Bloc des de l'esquerra, l'anticlericalisme i l'ateisme, centrat en el País Valencià i en les polítiques depredadores del PPCV, en la Memòria Històrica i en l'actualitat política general espanyola, amb documentalisme sobre la política espanyola i valenciana. L'opinió, si no sempre explícita, és òbvia i es dedueix de la tria de temes i textos. Allò que escrigui en obrir el post soldrà estar en català, llengua oficial i pròpia del País Valencià i meva. Llengua en què penso i sento. I estarà en la variant catalana de Barcelona de casa meva, que és la dels meus pares i avis.

    ver perfil »

    Ídolos

    • tangorasta
    • Vecino de la comunidad

    Suscríbete

    Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

    ElPais.com Ultima Hora

    Esperando Contenido Widget ...