17 Feb 2010

Generación Sí-No

Escrito por: joseangelgonzalo el 17 Feb 2010 - URL Permanente

Últimamente no dejo de ver o escuchar en los medios un gran número de etiquetas para diseccionar a los jóvenes, etiquetas muchas veces lanzadas por sociólogos que buscan más un reconcimiento mediático que una verdadera explicación a cualquier fenómeno generacional.

Así, hemos concimos la "generación y", que dio paso a la "generación X", y como parece que el alfabeto se nos acababa empezaron los malabarismos dialécticos: generación ni-ni, generación sí-sí, y demás denominaciones que trataban de retratar a los jóvenes que nacimos justamente con la democracia, una generación que no conoció el franquismo, seguida de otra que se benefició de las ventajas que supuso que España saliera del aislacionismo internacional.

Pero lo siento, no me veo reflejado en ninguna de ellas.

Fuimos los primeros en nacer con partidos políticos. Crecimos ya en la Unión Europea -cuando España entró oficialmente nosotros estábamos en el colegio, donde también nos explicaron que éramos miembros de la OTAN-. Nos anunciaron que compartiríamos una moneda junto al resto de los europeos. Éramos demasiado jóvenes para prestar atención a todos esos cambios pero después nos beneficiamos de ellos.

Somos los hijos de los gobiernos socialistas de los años 80. Dejamos atrás, sin saberlo, las correas de la dictadura para encarnar el futuro. Estábamos destinados a ser una generación brillante, con una buena educación, idiomas aprendidos en el colegio. Nadie lo dudaba: hasta los profesores, que sí habían sufrido el franquismo, nos arengaban no con cierta envidia: el futuro sois vosotros.

No sabíamos lo que significaba pero nos lo creímos. Era ley natural que los hijos vivieran mejor que los padres, que los descendientes consiguieran un mayor bienestar que sus progenitores. Mi madre acostumbraba a decir que "uno se acostumbra muy rápido a lo bueno; verás como vengan otra vez malos tiempos", pero yo la escuchaba con la condescendencia del que se sabía en posesión de la certeza, pues ella no podía imaginar los cambios tan inmensos que el país estaba obligado, por inercia, a experimentar. Y nosotros estaríamos ahí arriba.

Y así crecimos, muchos muy alejados de los valores de nuestros padres. Seguro que más preocupados por el medio ambiente, con valores más laicos, ansiosos por conocer Europa y el resto del mundo,rompiendo viejos temores, demostrando que no teníamos por qué sentirnos inferiores, que franceses o ingleses no eran ni más ni menos que nosotros mismos. Queríamos demostrar a aquéllos que se empeñaban en decir que África empieza en los Pirineos que estaban equivocados.

Por eso viajamos y cuandotuvimos la posibilidad decidimos estudiar en el extranjero. Muchos jóvenes de mi generación lo hicimos gracias a las ayudas -muchas veces insuficientes e irrisorias- que nos concedían. Pero lo hicimos. Por desgracia, muchos no volvieron.

Tal vez mi caso no sea paradigmático, pero sí ilustrativo. España invirtió muchos recursos en mi educación: pude hacer todos mis estudios gracias a las becas concedidas por el Estado; terminé mi carrera en Francia, gracias a ayudas de la UE y de mi comunidad; pude trabajar en empresas internacionales y de gran prestigio gracias a convenios impulsados por el Gobierno; culminé mi educación con un máster en una universidad europea gracias a una beca otorgada por una institución española. ¿Y ahora?

Como muchos otros que tuvieron la misma suerte que yo, me quedé en el extranjero. Pese a que nos ayudaron a formarnos para ocupar ese futuro que nos habían prometido machaconamente, ahora no podemos volver.

Hace pocos días recibía un mensaje de una amiga por Facebook. Era tan corto como lapidario: "Si te refieres a volver a España... no vuelvas en estos momentos. Ya te lo digo yo". Lo que me ofrece mi país, después de habernos prometido el oro y el moro, son sueldos mínimos, con unas condiciones atroces. Sus palabras condensaban toda la realidad con la que mi generación se ha dado de bruces: "Hay ingenieros con tres idiomas trabajando de administrativos por 800 euros". Y es que nos engañaron. Nada de futuro. Vimos que la realidad no era la que nos habían dicho. Y como vaticinaba mi madre, los tiempos malos volvieron.

Por eso, yo pertenezco a esa generación de "exiliados" españoles, que abandonó el país no por razones políticas o en busca de un trabajo mejor huyendo de la pobreza. Nosotros salimos para formanos, para estar preparados. Jóvenes que sí queremos volver, pero que no podemos.

Y no podemos porque las condiciones que nos ofrecen son descaradamente inasumibles. Por desgracia, vemos cómo nuestros amigos que sí se quedaron lo padecen cada día: trabajos mal pagados, horarios abusivos, imposibilidad de acceder a una vivienda y de poder comenzar una vida en pareja, independencia atrasada hasta más allá de los 30... y todas las penalidades que día a día sufren los jóvenes españoles.

Cierto, elegimos quedarnos en el extranjero: nuestra formación muchas veces fue la inversión que España hizo en nosotros, pero de ella se benefician otros países.

Sí, nos gustaría volver. Cada vez que encuentro gente en mi misma situación acabamos irremediablemente hablando de lo mismo. No hay que olvidar que también somos la generación más informada, la que puede seguir la actualidad al minuto gracias a los avances informáticos. Queremos volver a estar junto a nuestras amistades, nuestras familias, poder incluso disfrutar de nuestra cultura,y contribuir a contruir nuestro país, pero por desgracia no estamos dispuestos a hacerlo a cualquier precio. Seguramente haya gente que piense que somos unos cobardes, pero también habrá muchos que nos comprendan, incluso que nos envidien -y con razón-.

No, no volvemos porque no estamos dispuestos a renunciar a una serie de derechos que consideramos justos y de los que nos gustaría que nuestros compatriotas se beneficiaran. No volvemos porque supondría un paso atrás, al sometimiento a unas condiciones que no ofrecen ninguna garantía para poder realizar una vida digna. Desde el extranjero nos solidarizamos con aquéllos que la padecen.

Como yo, hay miles de jóvenes. Somos una generación de la que se olvidan muchos sociólogos,una generación Sí-No: sí, desemos poder volver; no, no lo haremos a menos que cambien las condiciones. Mientras tanto, seguiré en comunicación con mi amiga por Facebook.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

65 comentariosEscribe tu comentario

trabajador

trabajador dijo

A todos los que llorais diciendo que somos unos cobardes por haber huido de la madre patria, recordaros que la mayoria empezamos a trabajar en España. Solo emigramos cuando vimos que no habia solucion hasta que se jubilen un par de generaciones y llegue sangre fresca a los puestos de alta direccion. Y aun asi dudo que mejore, porque la mayoria se "contagiaran" de la idiosincrasia española en su camino a la cumbre.

No confundas cobardia con valentia, quedarte lloriqueando y maldiciendo a los valientes que emigramos no va a mejorar la situacion.

Un saludo, desde un pais con mejor calidad de vida que en España, mucho mas barato y ganando en 3 meses lo que ganaba en 1 año en España.

Sergio

Sergio dijo

¡Qué grande AlejandroFL! Y qué razón, deberías abrir un blog. Vivo en Suecia.

javi

javi dijo

me rio yo de Claudia y otros que hablan de "ser valientes" y "quedarse a levantar el pais". Que haces para levantar el pais, te apuntas a CCOO o UGT? Otras organizaciones parasitarias que deberian ser dinamitadas y dar paso a los sindicatos de empresa. Te quejas a tu jefe de que cobras poco y si no te sube el sueldo te vas? Pues ya te sustituiran con otro mindundi 15 años mas joven y tonto que tu, que en España lo que mas se valora en un empleado es cuanto se le puede manipular hasta que o se rompe o se va (por eso los quieren jovenes). Mi padre abandono su empresa en los 90 (siendo el director) y con 40 y pocos años no le querian en ningun lado, cuando en otros paises con esa edad estas en tu mejor momento para encontrar trabajo. Los que decis que hay que tener coraje y luchar, cuando cumplais los 40 y esteis ACOJONADOS en vuestro puesto de trabajo porque si os echan os quedais en la p**a calle nos volveis a contar toda esa bazofia del coraje y la lucha. Peor aun, si del acojone y el estres cruzais la linea de no retorno y se os va la olla y acabais con depresion cronica, nos volveis a hablar de lucha y coraje y de las ventajas frente a una vida digna en otro lugar. Teneis una vision muy cortita si porque llevais algunos años currandooslo en una empresa, porque dicen que estan muy contentos con vosotros o porque quizas os han subido el sueldo 5000 euros al año creeis que estais seguros. Arrieritos somos y en el camino nos encontraremos. a Alejandro FL, que esperas de los que nos llaman cobardes? No sabes a estas alturas que en España el deporte nacional es la envidia? Alguien dijo algo de que en España no es solo entre 15000 y 18000 euros al año, que si te lo curras puedes llegar a 21000! Pero hombre por favor, me vais a decir que 21000 euros al año es un sueldo decente con el coste de la vida en España? Vamos vamos.

Dhaunae

Dhaunae dijo

Yo vivo en Londres y estoy totalmente de acuerdo contigo, joseangelgonzalo.

Me gustaría dar mi opinión sobre uno de los puntos que más acaloradamente se está debatiendo: me parece más valiente lanzarse a lo desconocido (1) y, además, uno solo (2), que quedarte en España a verlas venir.

(1) Con todos los problemas que supone no saber cómo se hacen las cosas más habituales en otro país, cuanto más, cosas que quizás ni siquiera hiciste en tu propio país, como montar un negocio o registrar una patente.

(2) Sin un apoyo al llegar a casa o un buen amigo con el que quedar para intercambiar impresiones. Cuando consigues esto, es que ya estás integrado en el país y no lo necesitas *tanto* como cuando llegaste. Porque sí, amigos, el emigrante tiene que echarle cojones, no todo viene rodado ni mucho menos y, por eso, emigrar me parece de valientes.

De hecho, intento mantenerme informada de la situación allí y, desde luego, luchas de valientes que se hayan quedado para mejorar la situación todavía no he visto ninguna.

Quedarse en España también tiene mérito por lo que hay que aguantar, pero conozco un montón de casos en los que la gente podría emigrar y no lo hace sólo porque "uf, quita, quita, qué trabajo" o porque "aguantar aquí es más cómodo". Esa gente tan "emprendedora" no creo que vaya a luchar mucho por cambiar la realidad española, sinceramente.

Pumuki

Pumuki dijo

Alejandro, te has olvidado del "niño con obesidad mórbida que sus padres no quieren entregar a la justicia". Algo muy importante para el futuro del país.

margarita

margarita dijo

Hola personal,

A este respecto echad un vistazo a este blog... os puede interesar
http://blogs.rtve.es/vueltayvuelta

saludines,
M.

David Llada

David Llada dijo

Es muy interesante tu reflexión, varias veces he hablado de ello con algunos amigos. Los que nacimos a finales de los 70 y principios de los 80 lo hicimos en un momento de optimismo: se había pasado de la dictadura a la democracia, se puso fin al aislamiento, llegó la prosperidad, y el gobierno socialista transmitía la idea de que todos tendríamos igualdad de oportunidades. Que debíamos tener estudios y con ello nuestro futuro estaría garantizado.

Ahora nos estamos dando de bruces con la realidad. España es un país muy atrasado aún en muchos ámbitos (sobre todo el empresarial), muy caciquil y bastante chapucero. La ignorancia y la cortedad de vistas que demuestra gran parte de personal es caldo de cultivo para que surjan "pillos" que se aprovechen de ello, tomándonos el pelo tanto desde la empresa privada como desde los puestos políticos.

Yo he regresado a España hace poco, tras unos años en Inglaterra y Alemania. Lo hice porque me ofrecieron un buen trabajo. Pero miro a mi alrededor y me aterroriza tanto lo que veo, que me dan ganas de volver a hacer el petate e irme.

Jesus

Jesus dijo

Claudia dijo: "Mientras vosotros miráis, nosotros levantamos el país..."

Claudia, es precisamente eso lo que acojona, ver quienes han de encargarse de levantar el país (especialmente los nacidos en los 90) y la (escasa) preparación para ello de una parte considerable de los mismos... Esa generación que después de 12 años de cursos de Inglés apenas saben decir como se llaman o preguntar dónde se encuentra tal o tal calle en ese idioma que tanto tiempo les ha llevado "aprender".

Los mismos que mantienen a voz en grito conversaciones telefónicas en el transporte público sin ninguna vergüenza a que el resto de pasajeros, visto lo insustancial de la misma, se cuestiones seriamente si nuestro sistema educativo se ha convertido en una fábrica de sujetos bordilíneos.

Esos que, a cualquiera medianamente sensible que les observe, le produce un escalofrío darse cuenta que no hay economía en el mundo que pueda mantener, o siquiera soportar, a semejante número de borregos.

Pablo

Pablo dijo

Pues no sé, todo es muy relativo. No creo que ni irse sea de cobardes, ni quedarse sea de valientes, ni todo lo contrario. Es simplemente una opción. Lo que si creo es que si los que están fuera (yo lo estoy, con cielos plomizos, lluvia y nieve) tienen ganas de volver, pues que se vuelvan, al final les va a compensar, aunque las condiciones de trabajo no sean tan buenas, otras cosas también pueden hacer que tu vida sea mejor (la comida, los amigos, la familia...). Y yo estoy seguro que en España también se puede hacer una buena carrera y encontrar un buen trabajo. En mi caso, después de estar en el extranjero en diferentes países y ocasiones, pues decidí emigrar, para siempre, y estoy encantado. ¿España está bien? Si, para unas vacaciones. ¿Es lo mejor? Para mi no, pero no es sólo el trabajo, son muchas otras cosas. Cuestión de gustos.

Eleuterio GG

Eleuterio GG dijo

Por todo lo que decís se puede deducir, por un lado, el alto desagradecimiento existente en todos vosotros a pesar de los dones y dineros que se os han dado, y, por otro, que sobra sistema educativo por todas partes. ¿?¿? ¿es eso lo que queréis decir listillos?

paloma

paloma dijo

soy médico, recién licenciada.
Una carrera de 6 años de duro trabajo y doscientasmilhoras de estudio para cobrar durante los próximos 6 años de especialización unos 1300 euros de base, no sé de qué me quejo...si total echándole unas 6 guardias de fin de semana y otras tantas entre semana puedo llegar a los 1800, eso sí trabajando 36 horas seguidas (si, no es broma) atendiendo a un paciente cada 7 minutos (de media) y entrando a un quirófano a operar después de haber estado despierta durante dia y ,medio.

La buena noticia es que.. para qué quiero una casa para pagar un riñón de alquiler y pisarla 6 horas al día (como mucho).

La noticia contradictoria, es españa fatan médicos... sin embargo las facultades de medicina han anunciado que no ampliarán sus plazas hasta
por lo menos 5 años debido a la crisis...los estudiantes españoles siguen necesitando notas de casi un 9 para entrar a la carrera... pero al mismo tiempo se está contratando a médicos del este y de sudamérica, que, sin querer faltar y sin ningún prejuicio racial.. no sufren las altas exigencias que sufrimos los estudiantes españoles para acceder a la carrera....

¿Qué por qué nos vamos? creo que está claro...porque la formación en el extranjero es igual o mejor, los sueldos se triplican y las condiciones de trabajo son infinitamenre mejores.... ¿no tienen miedo a la fuga de cerebros? mejoren las condiciones.

javi

javi dijo

a Eleuterio GG: Desagradecimiento a pesar de los dones y dineros que se os han dado? Que discurso mas castrista! Vamos a ver, España ha invertido en educacion (digamos terciaria) por una unica razon: Para tener licenciados que ocupen puestos de trabajo en la industria. Y los universitarios que, como muchos, estudiamos duro lo hicimos a cambio de un puesto de trabajo que cumpliera unos minimos de calidad. Pero es que España ni tiene ni invierte en industria y lo que hay ahora es un monton de trabajadores sobrecualificados (lo cual para el trabajador es bastante deprimente porque se encuentra en un trabajo que no supone reto alguno y cobrando mal). Asi te encuentras a multitud de ingenieros de Telecos programando webs y gente con potencial para investigar y crear productos y sistemas nuevos haciendo el trabajo de un FP con experiencia. España tenia un acuerdo con los Españoles universitarios pero no ha cumplido su parte. No tienes derecho a hablar de agradecimiento porque nadie ha estudiado una carrera porque el estado pague la mayor parte sino por una promesa de futuro.

Javi

Javi dijo

Ya no queda nadie comentando pero esto viene al pego para este articulo:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Critica/recortes/I/D/Science/elpepusoc/20100226elpepusoc_6/Tes

Espanya recorta en I+D... es que quedaba algo que recortar?

miguev

miguev dijo

Lástima, llego tarde. Jose Ángel, lo clavaste.
En cuanto a los comentarios, en la variedad está el gusto :-)

Cuando me fui de Tenerife en 2006 me consideré cobarde por abandonar mi tierra (Las Islas Afortunadas) y mi gente en busca de un trabajo.

Digo sólo "un trabajo" y no "un trabajo mejor" porque nunca tuve un trabajo de verdad más que por un par de meses, pero leer meneame.net regularmente ya asustaba de sobra. Mis primeros 3-4 años de experiencia como informático fueron como becario en la universidad y empezaron antes de entrar en la carrera de Informática (¿os suena? ;-) y bastó un breve comentario para centrar mi atención en le país del Tigre Celta.

Tuve mucha suerte de coger la ola en su cresta, justo antes del gran porrazo de esta crisis de la que EE.UU. ya está saliendo, pero en efecto la vida de emigrante no es fácil. Nada fácil. No importa que tengas estudios y sepas idiomas, conseguir un trabajo puede ser fácil pero adaptarse está menos en manos del emigrante. Un amigo mío se tuvo que volver a Tenerife porque su novia, por más que lo intentaba, no se adaptaba al clima ni a tiros. Allí siguen, les va bien porque él se sabe mover, pero si me llega a pasar eso a mí me hundo en la miseria, la misma de la que originalmente huí despavorido.

Puede que sea un cobarde por no querer volver a España y su panorama laboral, pero ya no pienso que lo fuera al irme. Simplemente no sabía a qué me enfrentaba y tuve la valentía del ignorante, el coraje del que salta al vacío porque no ver el fondo le hace pensar que no puede ser tan profundo. No será la más auténtica valentía, pero no me calificaría de cobarde. Ningún emigrante se lo merece, bastante tiene que aguantar.

De nuevo tuve mucha suerte y me sacaron de Irlanda mientras se hundía, por trabajo me trasladaron a Suiza y aquí estamos, mi mujer sin trabajo y ambos sin hablar el idioma de nuestro país de acogida, dejando atrás los maravillosos amigos que teníamos en Irlanda. No tenía tantos amigos cuando me fui de Tenerife (y algunos de los mejores van siguiendo mi camino :-) pero al irme de Irlanda comprendí lo que significa dejar atrás a los amigos de todos los días.

Esta vez la cobardía hubiera sido quedarme donde estaba, con la comodidad de un país que ya conocía, un idioma que ya hablaba, unos amigos que ya tenía... pero un coste de vida muy alto sin futuro laboral para mi mujer, lo que en Irlanda implica imposibilidad de formar familia.

Pero no era nuestra primera vez (ella también salió de España) así que nos atrevimos, nada de cobardía esta vez, a mudarnos a un país con idiomas que no hablamos, lleno de normas estrictas, pero donde vemos que podemos quedarnos unos años y crear familia cuando queramos. So far so good, estoy tirando de mis amigos (de momento dos han picado) para que sigan mis pasos, de Dublín a Zúrich.

Y de nuevo, el cambio fue para mejor en unas cosas y para peor en otras. Ahora tenemos verduras de calidad en el supermercado y Albariño que no está picado (dos cosas casi imposibles de encontrar en Dublín) pero hemos perdido la posibilidad de entender los anuncios por megafonía en trenes y tranvías, poder hablar con los vecinos, los vuelos directos a Tenerife y la "ausencia" de discriminación sexual y racial en la búsqueda de empleo.

Cada cual tiene que averiguar sus prioridades y luchar por lo que quiere, aunque como bien dice mi madre a veces lo mejor que te puede pasar es no conseguir lo que quieres.

P.D.: Si trabajas en informática o teleco y te interesa trabajar en Zúrich, pincha en mi nombre ahí arriba y dame un toque ;-)

Jueves

Jueves dijo

"Hay ingenieros con tres idiomas trabajando de administrativos por 800 euros"

No me lo creo. Para empezar, ingenieros con tres idiomas hay pocos en España (entiendo que hablamos de ingenieros por una universidad seria que dominan tres idiomas).

Los que hay, dudo mucho que cobren eso. Y si los hubiera, se merecen ese salario y una patada por arrastrados.

Para los curiosos, soy ingeniero con tres idiomas, trabajo fuera. Pero en España nunca lo hice por menos de tres veces eso. Y me parece poco, por eso me fui.

Escribe tu comentario

joseangelgonzalo

ver perfíl

Amigos

  • ivette-duran
  • admin-elpais
  • Felipe Javier Arenas Silva
  • ANTONI RODA JORGE
  • casajuntoalrio
  • Salvador García Bardón

Fans

  • A.R. (Tucho) Novoa
  • JRC.
  • esperanzajz

Ídolos

  • Ignacio García Fenoll
  • Arol Fritz
  • albdelara
  • jose-carlos-ga-fajardo
  • carlitoslv
  • Wesley S.T Guerra

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):