19
May 2010

Adiós a la última librería en español de Manhattan

Escrito por: joseangelgonzalo el 19 May 2010 - URL Permanente

En 2007 cerraron en Nueva York las dos principales librerías dedicadas a la venta de libros en español, Macondo y Lectorum. Fueron ríos de tinta los que corrieron afirmando que desaparecía con ellas una parte fundamental de nuestra cultura y denunciaban la imposibilidad de acceder a las obras escritas en el idioma de Cervantes.

Sin embargo, todas aquellas crónicas obviaban que aún resistía en Manhattan, de forma heroica, otra librería que dedicaba todos sus esfuerzos a promover la cultura dominicana, en particular, y la latina en general: la librería Calíope, un remanso literario en español donde los lectores podían encontrar toda la literatura en castellano sin abandonar la Gran Manzana.

Pero ahora ese oasis ya puede darse por desaparecido: desde hace ya varios meses, exactamente desde el 2 de junio, sus puertas permanecen cerradas por el impago del alquiler y su dueño, César González, se ha visto obligado a continuar con su negocio en la calle, haciendo frente a las duras condiciones metereológicas de la ciudad. Por desgracia, esta vez los grandes medios no se hicieron eco de esta noticia.

Cuenta la mitología griega que Calíope fue la musa de la elocuencia y de la poesía épica, coronada de forma majestuosa para sobresalir sobre el resto de musas. Su fundador, César González, dominicano emprendedor, tuvo la idea de un negocio editorial hace unos 35 años, pero sólo vio su materialización hace 12 años, con la apertura en Inwood, en la calle Dyckman, de un negocio promotor de escritores dominicanos y de toda la comunidad hispana. Un sueño por el que luchó pese a que el mundo editorial no era tan lucrativo como otros.

“Siempre me atrajo el mundo de los libros, estar inmerso en él, así de forma natural. Muchas personas llegamos a comerciantes sin tener el propósito de enriquecernos, así que los objetivos son diferentes”, confiesa César.

Calíope no era únicamente un centro de venta de libros, sino que desarrollaba una profusa actividad cultural, que iba desde sus semanales tertulias literarias, a presentaciones de libros, obras de teatro, conferencias, conciertos, debates... y todas las actividades necesarias para satisfacían las necesidades de la comunidad latina que se había quedado huérfana de espacios literarios en español.

“Nosotros introducimos y le dimos bastante auge al libro dominicano e hicimos que muchas personas se acercaran a la lectura en una comunidad que no estaba habituada a ello”, resalta con cierto tono de orgullo este oriundo de Villa González, no lejos de Santiago.

Desde el principio, la mayoría de los fondos estuvieron compuestos por autores hispanos. Los grandes creadores como Vargas Llosa, García Márquez o Neruda no podían faltar, pero junto a ellos también se realizó una fuerte promoción de autores noveles, si bien es cierto que esos grandes autores “fueron los que permitieron pagar muchos meses la renta”.

La desaparición de Lectorum y Macondo supusieron una gran pérdida cultural pero indirectamente favorecieron a Calíope, al traspasar gran parte de aquellos lectores hasta el Alto Manhattan. Sin embargo, no fue suficiente: las dificultades que tuvo hacer frente no son pocas. Como cualquier otro negocio, tuvo que soportar unos precios elevados en el alquiler de las instalaciones, algo normal en la Gran Manzana y que fue la causa que provocó el cese de actividad de Macondo y Lectorum, además de gastos varios. Desde luego, la crisis económica que embarga a el país no ha ayudado a su mantenimiento.

Hubo un intento desesperado para salvar el centro. Numerosos vecinos y miembros de la comunidad se movilizaron para organizar una rifa para recaudar fondos. Pero fue insuficiente para hacer frente a una deuda de más de 80.000 dólares.

Tras meses de apuros económicos y atrasos en el pago de la renta, el dueño del local, una iglesia pentecostal localizada en las inmediaciones, consiguió que una orden de desalojo se hiciera efectiva, y se inauguró un largo y complejo proceso judicial. Con tristeza, César reconoce que tal vez esta situación habría podido evitarse: “Si yo hubiera ido antes a la Corte para parar la orden de desalojo emitida el 19 de mayo, habría frenado el proceso y habría resulto”. Pero la ficción es buena solo para los estantes, y él sabe que ahora vive una dura realidad, pese a que no pierde la fe en volver a abrir pronto.

Así, desde aquel 2 de junio, desde las dos a las ocho de la tarde, más o menos, de lunes a domingo, se sienta en la calle, junto a un puesto ambulante que monta y desmonta cada día y donde sigue ofreciendo sus servicios de librero experimentado. Como un quijote que se lanza en tromba frente a cualquier enemigo, por peligroso que sea, este dominicano no se asusta y permanece junto a sus libros de forma impertérrita. Tan sólo la lluvia consigue que él abandone su trabajo.

Desde ese púlpito improvisado, César ha visto pasar las frías jornadas del pasado invierno, cuando se llegaron a temperaturas verdaderamente gélidas, muchas veces reconfortado sólo por un café caliente ofrecido por un amigo, o ha hecho frente a una de las primaveras más lluviosas de los últimos tiempos. Y ahora encara con pesimismo el verano, ya que el sol disfruta quemando y comiéndose el color de los libros.

En una entrevista en el 2009 al Diario/LaPrensa, César González aún era optimista sobre el futuro de Calíope: “El 2008 ha sido un año de crisis, pero las librerías hace tiempo que están en crisis, y no sólo las librerías hispanas. Las librerías independientes de todo tipo han ido desapareciendo. En días pasados yo estuve pensando cuán factible era seguir, qué tiempo podríamos permanecer”.

Su optimismo tal vez no fue bien mesurado: “La crisis no sólo afecta a las librerías hispanas. En la República Dominicana, por ejemplo, en lo que va de siglo, han cerrado más de 37 librerías. En Estados Unidos, las librerías independientes están cerrando. Hay que buscar la forma para continuar y yo espero que nosotros podamos hacerlo”. La realidad ha acabado por imponerse: el impago del alquiler acabó en el embargo de los bienes y el cierre del local. Así permanece aún hoy, con una única diferencia: el cartel que antes anunciaba la librería ha desaparecido. Desde entonces, frente a la puerta César González se sienta cada día, de forma obstinada, soportando el extremo frío que ha golpeado a la ciudad el pasado invierno y las altas temperaturas que se anuncian para fechas venideras, tratando de continuar así de esta forma tan precaria su sueño pero, sobre todo, su trabajo.

El cierre de Calíope contrasta con los datos optimistas que desde ciertas instituiciones culturales, como el Instituto Cervantes, se esgrimen para mostrar el buen estado del idioma español: Estados Unidos es el país no hispanohablante donde más libros en español se venden y el crecimiento de la población hispana se espera que se triplique antes del 2050, alcanzando los 140 millones, constituyendo el 30 por ciento de la población, sobre pasando a México como primer país en número de hispanohablantes. Lo que debería ser un verdadero potencial de lectores en español, aún no se ha traducido en una verdadera comunidad lectora, al menos de libros de papel.

El martes 18 de mayo un juez fallaba a favor de César y obligaba al propietario a devolverle todos los fondos y materiales. Ahora que ha recuperado todas obras que la Iglesia le había retenido ilegalmente, él ya planea volver a instalarse en el barrio, aunque con otra localización. Parece que Calíope, musa de la elocuencia y la épica en la mitología griega, puede que aún permita que este dominicano pueda protagonizar una gran epopeya. Mientras tanto, él continuará con su callado trabajo, y el aliento de los vecinos: “Agradezco esa solidaridad; tal vez es gente que no se interesaban por las actividades de la librería, pero que quieren que el sueño de Calíope no perezca. Y yo espero no defraudarlos”.

Foto 1: César González, dueño de Calíope, sentado junto a su puesto de libros en la calle Dyckman de Nueva York.

Foto 2: Uno de los emplados de Calíope, cuando aún permanecía abierta.

Foto 3: César González, en el local que ocupaga la librería antes de ser cerrada.

Foto 4: César González, junto a algunos de los compradores habituales, en plena calle, donde ha pasado todo el invierno y la primavera.

Foto 5: Aspecto de la fachada de la librería, cuyo cartel fue retirado hace ya unos meses.

Todas las fotografías han sido tomadas por el autor.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12
May 2010

Yo sólo preguntaba

Escrito por: joseangelgonzalo el 12 May 2010 - URL Permanente

  1. Si el canon de la SGAE es ilegal , ¿devolverá todo el dinero que han recaudado con una medida ilegal?
  2. ¿Llamará Zapatero a Obama para exigirle una reforma financiera que evite que el sistema estadounidense vuelva a provocar una nueva crisis económica con repercusiones globales?
  3. Si el juez Garzon se marcha a la Corte Penal internacional , ¿podrá abrir la causa contra el franquismo desde ese tribunal sin que le procesen por ello?
  4. ¿Llamará Zapatero a Obama para exigirle una nueva política de inmigración, que anule la ley de Arizona que alienta al racismo y convierte automáticamente en delincuentes a los indocumentados?
  5. ¿Anunciará Canal 9 la reapertura de la causa por cohecho pasivo contra Camps por el Tribunal Supremo o informará de que el presidente ha conseguido aparecer en todos los telediarios nacionales aunque sin especificar los motivos?
  6. ¿Llamará Zapatero a Obama para exigirle la abolición de la pena de muerte, que en definitiva es terrorismo de estado legalizado?
  7. ¿Saldrá hoy el Partido Popular a denunciar al Gobierno español por hacer coincidir el anuncio de las medidas para reducir el déficit, y que son tan impopulares, porque eso ha relegado la corrupción del PP a más que un segundo plano?
  8. ¿Llamará Zapatero a Obama para recordarle que la reforma sanitaria aprobada deja en manos privadas un derecho como es la salud y que aún quedan fuera de cobertura unos 12 millones de inmigrantes sin papeles?
  9. ¿Cómo reaccionará la bolsa al anuncio de recortes sociales? ¿Cuantos menos derechos sociales, mayor subida en los parqués?
  10. ¿Se puede encontrar una respuesta a todos estos interrogantes leyendo la prensa?

Bonus: ¿Conseguirá la justicia española desvelar los nombres de las 54 fortunas españolas que han evadido 15.000 millones de euros en Suiza , precisamente la misma cantidad que Zapatero pretende ahorrar con las nuevas medidas anunciadas para reducir el déficit?

PD: Solución al interrogante número 7: Rajoy responde un "¿qué tal? " a los periodistas cuando le preguntan sobre el asunto de Camps.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15
Abr 2010

La censura espolea el ingenio

Escrito por: joseangelgonzalo el 15 Abr 2010 - URL Permanente

Que la sociedad estadounidense es una sociedad timorata y llena de prejuicios, especialmente en lo que tiene que ver con el sexo, es algo sabido por todos y que no merece mayor comentario.

Las normas de censura han llevado a tal paroxismo en este país que se inició una nueva doctrina televisiva. Si Bush lanzó "la guerra preventiva" contra el terrorismo, el panorama audiovisual se lanzó a la "censura preventiva" con la emisión en diferido de los espectáculos en directo: sólo la genialidad estadounidense podía producir este oxímoron que jamás un premio Nobel de Literatura pudo imaginar.

Así que, tras el acontecimiento de ver el pezón de Janet Jackson en directo, todos los directivos respaldaron una campaña moralista que, sin embargo, no afectó a los cientos de imágenes de violencia gratuita que se cuelan en los hogares estadounidenses.

Es ocioso hablar de toda esta parafernalia montada alrededor de una supuesta moralidad que nadie cumple. Pero no por ello hay que dejar de observar los beneficios que ha supuesto tanto extremismo mediático: la censura al final, como ocurría durante el franquismo, azuza el talento.

En la televisión estos días pasan el anuncio de la compañía Yllana, aquélla que inundó las calles de Madrid con los carteles de su montaje "666" donde se veían a unos bonachones mostrando descaradamente sus descomunales atributos masculinos. Si alguien está pensando que la Gran Manzana se encuentra igualmente empapelada con dichos anuncios, haría mejor en aprovechar tan elevado grado de imaginación en otros menesteres.

Tal vez siguiendo el dicho de que "es mejor insinuar que mostrar" -lema que no parece les inspiró mucho en España-, han ideado una campaña publicitaria muy efectiva y original: sin mostrar un sólo segundo del espectáculo trasmiten al espectador todo el espíritu transgresor de la pieza. Dejo aquí el anuncio tal como se está emitiendo. Se admiten comentarios.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

30
Mar 2010

Los errores de Ricky Martin

Escrito por: joseangelgonzalo el 30 Mar 2010 - URL Permanente

Ricky Martin se ha convertido con casi total seguridad en el personaje más buscado en internet en las últimas horas. Según parece, ha realizado una serie de declaraciones sobre su vida personal que no considero relevantes -aunque sí entiendo que para él lo sea así como para otros que lo puedan considerar un ejemplo-. Aún mucho menos un error el que él decida libremente declarar lo que considere neceario para encontrar la paz y la liberación que, afirma, ahora disfruta.

Pero lo que más me ha llamado la atención es que todas las noticias hablan de ese aspecto íntimo que debería ser intrascendente y sin embargo nadie se ha hecho eco de la cantidad de errores de ortografía que hay en el texto escrito en español. ¿Es que nadie le ha podido ayudar en la redacción?, ¿nadie le va a corregir semejante atentado a nuestra lengua? No voy a dar ningún ejemplo, basta con pasearse por su página. Y lo peor, anuncia que está escribiendo sus memorias. Espero que lo haga en inglés, porque si es en castellano...

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01
Dic 2009

¿Nuevo periodismo o dictadura de masas?

Escrito por: joseangelgonzalo el 01 Dic 2009 - URL Permanente

Continuamente se nos bombardea afirmando que el nuevo periodismo será -y algunos así ya lo han santificado- la salvación de las redacciones y, por extensión, de la información en general. No tengo nada que objetar, pues bien es cierto que internet y los dispositivos móviles no sólo ha revolucionado nuestra forma de vivir sino también la manera de ejercer y entender esta profesión.

Bajo esta denominación surgieron -puede que de manera excesiva y con gran temeridad- numeras páginas que invitaban a una nueva manera de entender el periodismo. Incluso los grandes medios, incluido éste que acoge este blog, promocionó eso que se ha venido a llamar periodismo ciudadano. Sin duda, muchos han sido experimentos e iniciativas mucho más que interesantes, cuya fórmula ha significado un verdadero avance. Ahí tenemos el ejemplo del ya extinto Soitu, que pese a su fracaso, ha sido un verdadero pionero.

Pero no puedo dejar de preocuparme. En eso que se llama periodismo 2.0, que se presenta como la panacea, siempre me quedan dudas. Todo este comentario surge con motivo del portal Menéame. Según me han explicado, su nacimiento fue fruto de una reflexión bastante interesante: poner de relieve todas esas noticias que muchas veces no tenían cabida en los medios de masas, aquéllas que sin embargo interesaban a un gran número de personas. ¿Cómo conseguir la cuadratura del círculo? Muy sencillo: la red lo permitía: son los propios lectores-usuarios los que envían las noticias que ellos consideran relevantes e interesantes y, posteriormente, son votadas -de forma positiva o negativa- por el resto de miembros.

Sin duda es un planteamiento original. Por fin se acababa la dictadura de los editores de esos grandes medios que decidían qué debía ser publicable y qué no; qué merecía ser incluído en las páginas y qué debía ser deliberadamente excluído.

Es la voz del propio lector. Su criterio prevalece. Y sin duda (no hace falta nada más que echar un vistazo a la portada) la mayoría de las veces no es coincidente con esos oráculos que dirigen la información desde redacciones no se sabe con qué intereses ocultos.

Ayer, 1 de diciembre, dos hechos marcaron de forma significativa -a mi entender- la jornada: primero, era el día internacional de lucha contra el sida; segundo, la Unión Europea comenzaba su andadura bajo el nuevo Tratado de Lisboa, con la significación histórica que ello significa, y que tan bien explicaba Andreu Missé.

Pero si echamos un ojo a las noticias más votadas en dicha página...¡ni rastro de ellas dos! Cierto que algunas referencias al VIH fueron publicadas en la portada, pero si ponemos en el buscador de dicha página la palabra "Europa" el resultado es escalofriante: dos noticias enviadas sobre la entrada en vigor del nuevo tratado; y lo peor de todo es la cantidad de meneos -votos- que han recibido: la que más 14.

Por el contrario, en el top de la lista se sitúan algunas informaciones que, no por no ser interesantes, dejan en evidencia la calidad informativa de la página. Me explico: si ayer alguien proveniente de cualquier otro país hubiera deseado conocer la realidad -política, social, económica...- de España y para ello hubiera visitado Menéame... no creo que se hubiera llevado un buen concepto de nosotros mismos.

Al igual de Nancy en su tesis, su imagen hubiera sido, creo, bastante distorsionada de la real, aunque no necesariamente tan divertida como la del personaje de Sender. Ese supuesto viajero creería estar en un país cuya única y principal preocupación es internet y la piratería: de las 10 noticias más valoradas, seis estaban relacionadas con ese asunto. ¿Y el resto? Casi mejor ni saberlo: una sobre el "catolicismo de los dictadores", una sobre Messi y otra de Belén Esteban. Casi me recuerda al "pan y circo".

¿Dónde quedan los verdaderos problemas de mi país? Desde el extranjero es difícil entender que sean éstos, y no otros temas, los que más han valorado los lectores.

¿Y el paro?, ¿la crispación y los ataques a las estructuras democráticas?, ¿dónde aparece el secuestro de varios cooperantes? A veces uno no puede dejar de pensar que esa salvación que se llamaba internet no deja de ser lo que ya Ortega anunció hace tiempo: la dictadura de las masas.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01
Dic 2009

"El sida no es una sentencia de muerte"

Escrito por: joseangelgonzalo el 01 Dic 2009 - URL Permanente

Hace justo un año publicaba en El Diario de Nueva York una pequeña entrevista en el suplemento especial publicado con motivo del Día internacional de lucha contra el Sida. El encuentro fue casi fortuito, pues el protagonista, Gerardo Pineda, apareció casi en el último momento: un venezolano valiente, que tuvo el coraje de publicitar su estado. Pero lo hizo de forma tranquila, serena, consciente de la gravedad de lo que supone haber desarrollado la enfermedad -y todos los prejuicios y rechazos que eso supone-. Sin embargo su entereza y ejemplo no fue lo que más me impresionó. Lejos de cualquier victimismo o búsqueda de consuelo, Gerardo quiso dejar claro algo que muchas veces no se publicida. El titular lo dice todo.

Por ese motivo, reproduzco ahora de nuevo su testimonio.

‘El sida no es una sentencia de muerte’

NUEVA YORK — Gerardo Pineda, venezolano de 44 años, coordinador en el programa LatinosDi, llegó a los Estados Unidos después de sufrir un flagrante caso de discriminación: cuando iba a ser operado de una apendicitis, el hospital rechazó la intervención al enterarse de su estado inmunológico. A raíz de aquel atropello, que puso en riesgo su vida, decidió emigrar a los Estados Unidos, donde desarrolla su vida de forma completamente normal. Este es un caso de lucha pero sobre todo un ejemplo. Gerardo fue diagnosticado como positivo en 1985, y como “caso sida” en 1995, hace ya 13 años. Su caso demuestra que esta enfermedad no es el final.
¿Eres positivo?
— No, no. Tengo el virus del VIH: yo vivo con este virus pero, decir que soy positivo es como si formara parte de mi apellido, y verdaderamente no lo es.
¿Cómo llegaste a aceptar la enfermedad?

— Fue un proceso largo. En los ochenta no se sabían muchas cosas. Una de las cosas que me ayudó mucho fue el apoyo familiar. Yo tuve siempre tres pilares: la ciencia médica, la parte emocional, que es mi familia, y yo. Hoy por hoy no me siento discriminado, puesto que tengo trabajo, tengo pareja...tengo una vida como cualquier otra persona.

¿Sufren los gays portadores del VIH discriminación dentro de la propia comunidad homosexual?

— Después de 26 años haciendo campañas, es increíble que exista esa separación. Nosotros en este programa luchamos para romper esa barrera: mucha gente VIH negativa al comenzar a relacionarse con positivos los rechazan cuando conocen su estado inmunológico. Pero uno poco a poco, con información, acaba superando esos miedos.

¿Crees que ha evolucionado la percepción de la enfermedad desde que apareció en los ochenta hasta nuestros días?

— Sí ha evolucionado en el campo médico, gracias a los avances los tratamientos son diferentes, lo que ha ayudado a tener otra percepción. Lo que veo es que hoy cuando una persona es diagnosticada con SIDA piensa que es su final. Desde mi experiencia personal sé que es falso: yo fui diagnosticado con SIDA en 1995. Yo siempre le digo a la gente que un diagnóstico de SIDA no significa que haya una sentencia de muerte.

Para ver la entrevista tal como se publicó, pinche aquí.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live