Hay 7 artículos con el tag fraga en el blog NADA CON SIFÓN. Otros artículos en Comunidad El Pais clasificados con fraga

19Ene, 2012

Menos gaitas

Escrito por: jose-ramon-miranda el 19 Ene 2012 - URL Permanente

No sé si la idea de Botella de poner una calle de Madrid rotulada con el nombre de Manuel Fraga es o no es acertada. En mi blog del pasado 17 de enero, que a la vista está de todo aquel que desee leerlo, venía a decir que el político de Villaba tuvo luces y sombras a lo largo de su trayectoria política. Supongo que agrupar a todo el búnker de este país en torno a una federación de partidos en 1976, como hizo Fraga a su regreso de Londres junto a un grupo de exministros franquistas, y transformar esa agrupación en un partido, Alianza Popular, en 1989, debe servir de reflexión. Aquellos “Siete Magníficos”, así denominados por la prensa de la caverna, que fueron la raíz de aquel partido, aglutinaba a otras siete asociaciones: Reforma Democrática (Fraga Iribarne); Unión del Pueblo Español (Martínez Esteruelas); Acción Democrática Española (Silva Muñoz); Democracia Social (Licinio de la Fuente); Acción Regional (López Rodó); Unión Social Popular (Thomas de Carranza); y, por último, Unión Nacional Española (Fernández de la Mora). Todos ellos habían sido ministros durante la dictadura de Franco. Y no me consta que alguno de ellos se arrepintiese de haberse sentado en los Consejos de Ministros de El Pardo junto al responsable directo de nuestra mayor desgracia histórica. En una entrevista del diario “Ya” a otro fundador de Alianza Popular, José María Velo de Antelo, con motivo del trigésimo aniversario de la Constitución Española, a la pregunta del periodista Rafael Nieto: “¿Qué diferencias y semejanzas hay entre la AP que Vd. contribuyó a fundar, y el PP de hoy?”, Velo respondía: “La semejanza mayor es que no hay democracia interna. Fraga nombraba a sus sucesores y Aznar repitió la operación. Los que están en la tarima no dejan que nadie se suba, y el que molesta no sale en la fotografía. Ahora saben vestir mejor al muñeco, pero de democracia nada. Lo peor es que carece por completo de ideología”. Según leo en la prensa de hoy, siguiendo la estela de Botella, la Comunidad que preside Esperanza Aguirre ha anunciado que ha concedido la Gran Cruz de la Orden del 2 de Mayo (decreto 91/2006, de 2 de noviembre) a título póstumo a Manuel Fraga y ha decidido poner su nombre a un instituto de educación secundaria de Madrid. Por otro lado, Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, entiende que darle el nombre de una calle a Manuel Fraga "iría contra la ley" de esa Memoria, o sea, contra la Ley 52/2007 de 26 de Diciembre. Subraya Silva que Fraga "nunca se arrepintió de su participación en la dictadura". Personalmente entiendo que aquí sobran queimadas, gaitas gallegas, botafumeiros de plumillas agradecidos y hasta la bandera española sobre el féretro de un fósil. Todos somos españoles y a nuestros parientes difuntos, en su último paseo, sólo les cubre una tapa de pino; es decir, algo absolutamente serio.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

10Sep, 2011

Sobre el concepto de patriotas

Escrito por: jose-ramon-miranda el 10 Sep 2011 - URL Permanente

¿Existen patriotas de mal? Que José Bono haya despedido a Manuel Fraga (en carta fechada el 7 de septiembre) como “gran español y patriota de bien” me hace tanta gracia que me desternillo. A Bono, por lo que se ve le encantan, además de los caballos, los pleonasmos. Patriota, según la RAE es aquella “persona que ama a su patria y se esfuerza por lograr su bien”. Patriota viene del griego patriotes (patris + otes), perteneciente a la tierra del padre. Es decir, que el patriotismo hace referencia directa con amor que un individuo siente por su tierra natal, a la que se siente ligado. Sin embargo, Fernando Savater, en su trabajo "Contra las Patrias", deja claro que "sólo quien nada vale por si mismo puede creer que hay mérito en haber nacido en un determinado lugar o bajo determinada bandera". Manuel Fraga, como cada ciudadano, tiene luces y sombras en su biografía. Lo que sucede es que en un ciudadano de a pie, tales luces y sombras a nadie interesan ni perjudican. Pero cuando nos consta que Manuel Fraga Iribarne ocupó cargos de importancia durante el franquismo nada menos que desde que en 1951, cuando fuese designado secretario general del Instituto de Cultura Hispánica, hasta llegar a ser ministro de Información y Turismo entre 1962 y 1969 y ministro de la Gobernación desde diciembre de 1975 hasta julio de 1976 (bajo la presidencia de Carlos Arias Navarro), hay que tocar madera. Si les digo la verdad, a mí no me hubiera gustado nada parecerme a Manuel Fraga por su acendrado camaleonismo y su metamorfosis complicada (de ministro franquista a padre de la Constitución), pero tampoco me hubiese gustado nada parecerme a José Bono. Como se puede consultar en Wikipedia, “durante su etapa como ministro de Defensa, situó la fábrica de ensamblaje de los helicópteros ‘Tigre’ en Albacete, con claro favoritismo hacia sus conciudadanos. La decisión de aplicar el Reglamento de Aeronavegabilidad obligó a dejar en tierra a todos los helicópteros que no hubiesen obtenido los pertinentes certificados de aeronavegabilidad, ni siquiera por cuestiones burocráticas o administrativas, como declararía el propio Ministro en rueda de prensa tras el accidente de Afganistán. Esta decisión dejó a la FAMET bajo mínimos con la flota de H1-H y los helicópteros pesados parados, solo los Cougar podían volar. (…) La compra de 100 helicópteros NH90 fue sin duda la gran sorpresa dada por José Bono a los militares y a los medios de comunicación. Aunque el Ejército de Tierra lo vio con buenos ojos, el Ejército del Aire se mostró sorprendido y la Armada poco agradada. Bono decidió esta compra sin existir antes el informe de requerimientos operativos, ni la memoria Justificativa de Adquisición, ni ningún otro documento por parte de ninguno de los tres Ejércitos. Pero con esta decisión la fábrica de Albacete tenía sentido y era viable económicamente”. Fraga Iribarne podrá ser todo lo “patriota de bien” que Bono quiera, pero las hemerotecas nos recuerdan que ese señor que ahora se despide de la política con 89 años a sus espaldas era el ministro responsable de la fuerzas del orden durante los sucesos de Vitoria el 3 de marzo de 1976, cuando tuvo lugar el enfrentamiento de la Policía Armada con trabajadores refugiados en la Iglesia de San Francisco de Asís durante unas jornadas de huelga, con el resultado final de la muerte de 5 de ellos y heridas de bala a un total de 150. Grandes españoles y sobre todo patriotas, no sé si de bien o de mal, que ya da lo mismo quién reparta ese tipo de suertes, lo constituyen el conjunto de españoles anónimos con memoria histórica, que intentan pasar página a tanto atropello de aquellos que ahora lucen pomposas condecoraciones con menos valor que vulgares chapas de refrescos.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

05Sep, 2011

Elogios casi funerales

Escrito por: jose-ramon-miranda el 05 Sep 2011 - URL Permanente

Marina Castaño, en su elogio casi funeral a Manuel Fraga, cuenta en La Razón que “era yo muy pequeña, bastante pequeña, cuando Fraga ocupaba el despacho del Ministerio de Información y Turismo, aquel Ministerio a través del cual se inventaron los Paradores Nacionales, unos establecimientos hoteleros a buen precio con muebles castellanos pero donde el viajero encontraba parada y fonda por poquito dinero”.Para mí que Marina Castaño, más conocida como Marina Mercante, tiene una idea “sui géneris” de lo que eran, y siguen siendo, los paradores nacionales. La viuda Cela, que no puede ni debe ser tratada como marquesa de Iria Flavia, y que “le aconsejaba a Camilo José qué leer”, según manifestó en “Vanity Fair” el pasado mes de diciembre, desconoce por lo que se desprende de su artículo “Fraga”, que el origen de los llamados Paradores de Turismo se remonta a 1926, cuando don Benigno de la Vega Inclán, segundo marqués de la Vega-Inclán, impulsó la construcción de un alojamiento en la sierra de Gredos, que se convertiría en el primer Parador de la red. Tras la inauguración de este primer establecimiento, se constituyó la Junta de Paradores y Hosterías del Reino. Este impulsor del llamado “turismo cultural”, partiendo de una idea de Alfonso XIII, materializó el proyecto de la Comisaría Regia de Turismo en 1911, mediante la divulgación de tradiciones y la puesta en funcionamiento de cómodos albergues (el Hotel Palace, entre otros, fue idea suya) a los extranjeros interesados en la cultura de España. Los siguientes Paradores en abrir sus puertas fueron los de Oropesa (Toledo) y Úbeda (Jaén) en 1930, Ciudad Rodrigo (Salamanca) en 1931 y Mérida en 1933. En los “Diarios, 1032-1933”, entregados por Manuel Azaña a su cuñado Cipriano Rivas Cherif, más tarde robados en Ginebra por el desvergonzado fascista Joaquín Arrarás y entregados a Franco, Azaña da cuenta de un viaje en automóvil a Extremadura en 1933, donde se hospedó en el Parador de Mérida y, a su regreso, hizo un alto en el camino en el Parador de Oropesa. Escribe textualmente: “19 de junio. Esta madrugada hemos regresado de Mérida. Salimos ayer domingo, a las once y media. Nos detuvimos a comer en el parador de Oropesa, instalado en el castillo y regido por una de las hijas de mi antiguo ‘enemigo’ don Platón, caudillo local de las huestes mauristas, cuando yo hacía mis pinitos electorales en Puente del Arzobispo. (…) A las nueve terminó la fiesta. Nos fuimos al parador que ha establecido la oficina de turismo en un antiguo convento. Tarde, comenzó un banquete con que nos obsequiaba el Ayuntamiento. Otro banquete. Nunca he comido peor. (…) Previendo una noche incómoda, y sin sueño, para tener que andar hoy por la carretera, a pleno sol, decidí volverme al momento”. (“Los cuadernos robados”, Grijalbo Mondadori, pp. 374-375). En fin, Marina Castaño, persona “non grata” en Padrón, debería saber que Manuel Fraga no “inventó” los Paradores de Turismo y que, a precios de hoy, no hay parada y fonda “por poquito dinero”. Que vaya a “San Marcos”, en León, o a “Los Reyes Católicos”, en Santiago de Compostela, y sabrá lo que vale un peine. La viuda de Cela haría bien en informarse antes de ponerse a escribir “elogios funerales” en la prensa, que para elogio funeral sirva su “nefasta gestión” y la presunta “dilapidación brutal” llevada a cabo por ella y el ex gerente Tomás Cavanna, según declaraciones de los distintos grupos políticos en el pleno extraordinario el miércoles 2 de junio de 2010 (ver crónica a “EL País” por S.R.P., desde Santiago de Compostela, el sábado 5-6-2010). Como dijo Manolete a su mozo de espadas: “Mejor se está sin decir ná”.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02Mar, 2011

Enrique Curiel

Escrito por: jose-ramon-miranda el 02 Mar 2011 - URL Permanente

Se murió Pilar Brabo en los noventa, ahora se ha muerto Enrique Curiel y Gerardo Iglesias está fuera del juego político. Sólo queda Carrillo. Ya podemos bajar la persiana. “Abierto hasta agotar existencias”. El agricultor Cayo Lara y el profesor Teodulfo Lagunero todavía resisten, pero entre bambalinas. Gaspar Llamazares parece que se mueve, pero en los archivos del FBI, que publicó una imagen envejecida digitalmente suya para que se confundiese con Osama ben Laden. Ninguno de ellos forma parte de aquel rojerío “light” y atemperado que dio tantos titulares a la prensa gráfica de la Transición, cuando Carrillo, ya sin peluca que llevarse a la cabeza sufrió el batacazo de 1982. Luego la pataleta y un PCE noqueado que se escindiría en dos: los “gerardistas”, que defendían la “convergencia electoral” y los “carrillistas”, que fundarían en 1985 el Partido Comunista de los Pueblos de España, que era la misma letra con distinta música. Y en medio de ese cambalache ideológico, Enrique Curiel, que llegaría a ser vicesecretario general con los “gerardistas”; y que, mas tarde, formaría parte de Izquierda Unida, hasta que llegaron sus discrepancias con Gerardín, hasta que en 1990 se decidió a apostar por otro caballo ganador, es decir, por el PSOE de Felipe, que todavía tenía cuerda para rato. Toda una política de enredo en el interior de una gota de agua. Se ha muerto Enrique Curiel y sólo nos queda vivo Carrillo, que no hay quien lo mate. Hace pocas fechas, con motivo del trigésimo aniversario del intento de golpe de Estado, charlaba animadamente con Manuel Fraga en los escaños del Congreso. Eran la viva estampa de dos faraones sentados a la fresca, a la sombra de la pirámide de Keops, como esos ancianos que antes de dormir contemplan las estrellas a la puerta de casa y se cuentan batallitas con distinta perspectiva, cada uno desde la experiencia vivida en su respectivo bando. El día que se acabó la Transición concluyó también nuestra inocencia. Los españoles pensábamos que después de Franco llegaría el diluvio y no fue así. Nuestra personal barca de Noé se quedó en dique seco. Y allí sigue, como la barca de Chanquete.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

24Feb, 2011

Efigies de cartón-piedra

Escrito por: jose-ramon-miranda el 24 Feb 2011 - URL Permanente

Observar la foto de Carrillo y Fraga en los asientos azules del Hemiciclo charlando amigablemente con motivo del trigésimo aniversario del fallido golpe de Estado, ha sido como ver a Jano, es decir, a ese dios romano que tenía dos caras mirando hacia ambos lados de su perfil. Era, tal vez, como el rostro de las dos Españas irreconciliables asomadas al mismo charco de la noche. Existe la foto correspondiente a un siete de marzo de 1966, en la que Manuel Fraga, entonces Ministro de Información y Turismo, se bañaba en “meyba” en Palomares junto al embajador de Estados Unidos en España. Había que demostrar al mundo que las aguas de esa zona de Almería no estaban contaminadas de plutonio radiactivo. Existe otra foto de Carrillo asido del brazo de Largo Caballero en las calles de Madrid, precisamente el día en que Carrillo cumplía veintiún años. Era la manifestación del 1 de Mayo de 1936. Junto a ellos estaban Luis Araquistáin, José Díaz y Trifón Medrano. Entre ambas fotos median treinta años de diferencia. Pero, ayer, contemplando la imagen de ambos políticos, casi efigies, sonrientes y sosegados, me vino a la cabeza el “meyba” de Fraga y la peluca de viejo sátiro de Carrillo que le había regalado en París Teodulfo Lagunero, o Peñafiel, que tal había sido su nombre de guerra. El obsoleto traje de baño y la excéntrica cabellera rubia platino son dos iconos de una época marcada por el oscurantismo franquista. ¡Ay, si hablaran las paredes de Villa Comète!, aquella residencia de descanso que Lagunero compró en la Costa Azul donde se coció gran parte de la Transición. Ayer descubrí, finalmente, que la Memoria Histórica que perseguía Garzón no era otra cosa –como decía Gómez de la Serna- que empeñarse en coser botones grandes para ojales chicos.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

25Ene, 2011

Gaviota o albatros

Escrito por: jose-ramon-miranda el 25 Ene 2011 - URL Permanente

Una canción de Carmelo Larrea, “Dos cruces”, va como anillo al dedo a Rajoy. Sevilla tuvo que ser/ con su lunita plateada/ testigo de nuestro amor/ bajo la noche estrellada. Para Aznar, Fraga y Rajoy, el trío de la bencina, el fin del zapaterismo está próximo. Sólo falta que se calme al pueblo sufriente de esa hambre calagurritana que tiene de urnas para que se cumplan los sueños de los asistentes a la pasarela Cibeles de esa Convención Nacional del PP en Sevilla y de los okupas de Génova 13, que es donde habitan las manolas, las tres y las cuatro solas/ una vestida de verde, / otra de malva, y la otra, / un corselete escocés/ con cintas hasta la cola. Rajoy, en torno al que flotan todas las complacencias de su partido, se ve como si fuera el último ganador del Festival de Benidorm, con la prensa cojonera y las chillonas fans a sus pies. Como decía J.A.Monroy, “tuvo que ser en Sevilla. En Sevilla tuvo que ser. Sevilla, sonoro enjambre de abejas espirituales, hechas de oro y temblor, como la vio el poeta. Sevilla, nombre que fulgura en la historia con puro destello de inmortalidad. En Sevilla pueden ocurrir las cosas más bellas y las más absurdas. Las más sublimes y las más insólitas”. Las que van delante, garzas, / la que va detrás, paloma, / abren por las alamedas/ muselinas misteriosas. Y por encima de todas las garzas y de todas las palomas vuela majestuosa la gaviota victoriosa. ¿Quién serán aquellas tres/ de alto pecho y larga cola?/ ¿Por qué agitan los pañuelos?/ ¿Adónde irán a estas horas? ¡Rajoy, presidente! Sal al balcón y escribe el “víctor”. Se acabó la miseria, el paro obrero y las canciones de ciego contra el feroz Rubalcaba, y las baladas al estilo de “Estaba el señor don Gato”. Sabido es que los ciegos y las personas con visión reducida pueden llegar a ser grandes ornitólogos y distinguir mejor que nadie el canto de las aves. Pero la majestuosa gaviota no se detiene en cazar moscas. La gaviota, ese logo del PP, idea Bernardo Rabassa, presidente del Club Liberal Español, no es una gaviota, es un albatros. A Fraga siempre le molestó que al albatros del logo le llamaran gaviota. Albatros, gaviota, ¡qué más da! Leo en diariodesevilla.es que “la Junta de Andalucía ha emprendido una campaña de exterminio de la gaviota de Cádiz, que no es Teófila Martínez, sino esa ave voladora que habita en las costas marinas e interiores, marismas y zonas adyacentes. El problema de la gaviota es lo mucho que engaña. Tiene apariencia grácil y estética de diseño, pero su belleza esconde una condición depredadora y comemierda. Gaviota, albatros…, no sabría qué decirles.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

30Jun, 2010

Toquemos madera

Escrito por: jose-ramon-miranda el 30 Jun 2010 - URL Permanente

Manuel Fraga ha manifestado en recientes declaraciones a Europa Press que “el Estatuto catalán no vale”. Es una opinión respetable. Nada que objetar. El anciano político, sin embargo, ha meado fuera del tiesto al gritar “¡Viva España!”. Eso no estaba previsto en el guión de la entrevista. Sorpresa de los presentes. Lo canta Manolo Escobar: “Entre flores, fandanguillos y alegría, nació mi España, la tierra del amor”. ¡Esta es la España Negra, estúpido! Vamos, que Fraga, en un cortocircuito en forma de mascletá de neuronas cerebrales ha sentido ese sublime ardor místico-patriótico a mitad de camino entre el pasodoble “España cañí”, la pose con el meyba de Palomares, un trufado con el principio de la letra del himno de la Guardia Civil («Viva España, Viva el Rey, Viva el Orden y la Ley, Viva la Guardia Civil»); el organigrama de la revolución pendiente; y en la otra mitad de camino, con los recuerdos de Puerto Hurraco, de la potenciación de los Paradores Nacionales; el v.º b.º de un sórdido Consejo de Ministros a la ejecución de Julián Grimau, al que el Dinosaurio de Villalba denominó “ese caballerete”; la voladura del diario “Madrid”; los sucesos de Vitoria; la fundación de un club político denominado GODSA; los hechos de Montejurra...Uf, voy a tomar aliento, que su biografía son los Episodios Nacionales encontrados junto a los papiros del Mar Muerto. Demasiado para Gálvez. Al grito de “¡Viva España!” lo normal es sentirnos orgullosos y responder :”¡Viva!”. Pero, dicho por Fraga y sin venir a cuento es como para tocar madera. Es como el “¡Muera la inteligencia!” de Millán Astray en Salamanca; como el “¡Arriba España!” del regeneracionista Macías Picavea; como el “¡Viva Cristo Rey!” en los pasillos universitarios durante el franquismo, con inmediata refriega de hostias; como el “¡Detente bala, el Sagrado Corazón de Jesús está conmigo!”, etcétera. Fraga lleva el Estado en la cabeza. Insisto, habrá que tocar madera, abrazar la cruzada del rezo del santo rosario en familia y encomendarnos al padre Peyton, por si las moscas.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live