30 Ene 2009

"Villa San Michele", el retiro de Axel Munthe.

Escrito por: juan-manuel-jimenez-garcia el 30 Ene 2009 - URL Permanente

Es muy posible que el título de este post les diga bien poco. Seguro que muchos se preguntarán a qué me refiero cuando hablo de la "Villa San Michele" y quién es este tal "Axel Munthe" al que le doy tanta importancia.

Empecemos por resolver la segunda cuestión en primer lugar. Axel Munthe era sueco, nació en 1857, estudió Medicina, primero, en Upsala, y, posteriormente, Psiquiatría en París. Fue un niño prodigio pues se convirtió en el Doctor en Medicina más joven de toda Europa.

Era un hombre que tenía una gran facilidad para estudiar otros idiomas. Hablaba con soltura el sueco, inglés, francés, italiano y alemán.

Se casó con una aristócrata inglesa y se convirtió en el médico personal de la Reina Victoria de Suecia, quien pasaba largos periodos en la Isla de Capri para "respirar" el clima de la isla, por consejo de Munthe.

La fama internacional le llegó con el libro autobiográfico "La historia de San Michele" publicado en 1929 y que ha sido traducido a más de 45 idiomas.

Dicho libro ayudó a Munthe a salir de la depresión causada por la perdida total de la visión a los 52 años. En 1934 recuperó la vista tras una operación.

La historia de amor entre Munthe y Capri empieza a los 18 años cuando el doctor visitó por primera vez la isla. Desde entonces, se propuso crear su hogar allí.

Años más tarde construyó, tal y como deseaba, (y aquí damos respuesta a la primera cuestión planteada al principio) una villa a la que llamó "San Michele", situada en el punto más alto de la isla de Capri, justo en el lugar que ocupara anteriormente la antigua villa del Emperador Romano Tiberio.

Munthe tenía una auténtica obsesión con esta isla y, desde que la conoció, la hizo suya y la convirtió en centro neurálgico de su vida, hasta el punto de invertir su fortuna personal en la citada villa, una casa-museo auténticamente privilegiada por su situación, por sus vistas y por su clima, recibiendo la brisa marina a 327 metros de altura sobre el nivel del mar.

Fue su verdadero hogar. Munthe pasó la mayor parte de su vida adulta en "San Michele" dónde, salvo breves períodos, residió 56 años.

Esta villa, junto con la Gruta Azul (Grotta azzurra), son los dos lugares más visitados por los turistas cuando viajamos a la Isla de Capri.

Pero el inicio de la relación Munthe-San Michelle todo fue casual. Axel Munthe, en una de sus múltiples excursiones por la isla, conoció la existencia de una antigua villa romana abandonada en la cima de la isla y muy cercana a la población de Anacapri. Sus indagaciones le llevaron a conocer que este villa fue propiedad del Emperador Romano Tiberio y que, tras su muerte, fue clausurada, no antes de ser expoliada por los lugareños.

Hay que hacer una salvedad para que entendamos esto. En el Imperio Romano, al igual que en la actualidad, los grandes mandatarios, cuando dejaban de serlo, eran un estorbo para los nuevos regidores. Por esta razón muchos emperadores conseguían del Imperio un retiro dorado en la Isla de Capri, donde no se les molestaba y ellos poca influencia podían dar y tomar. Allí exhalaron su último suspiro algunos de los emperadores más célebres.

Como decíamos antes, la Villa San Michele está a pocos metros de la Plaza Vittoria, la plaza más céntrica de la población de Anacapri. En ella todavía podemos ver las ruinas de la primitiva villa romana dispersas por todo su amplio jardín. Incluso podemos apreciar una pequeña capilla medieval que estaba ubicada en otro lugar y fue trasladada aquí por el mismo Munthe.

La arquitetura de la Villa es un poco de fantasía, con la intención de recrear el ambiente ideal para acoger las miles de piezas arqueológicas que había encontrado y adquirido en sus múltiples viajes por toda Europa y norte de África.

Los objetos de su propiedad eran, principalmente, de origen romano, pero también tenía esfinges y artilugios egipcios, restos etruscos y paleocristianos, árabes, griegos y bizantinos.

Un poco más tétricos son los restos funerarios procedentes de la época de Tiberio, aunque no se encuentran en buen estado.

Pero si hay algo de lo que se disfruta desde los jardines de la Villa San Michele es de las bellas vistas de la Bahía de Nápoles y del Golfo de Sorrento, de sus aguas extraordinariamente azules, de su clima templado y de la tranquilidad de un retiro donde esperar, con tranquilidad y sosiego, la llegada de la Parca. Aunque su muerte, por accidente, le llegara en su país natal.

En su libro dejó constancia de cómo tenía que ser Villa Michele: "Mi casa debe estar abierta al sol, al viento, y la voz del mar, como un templo griego, y la luz, la luz, la luz en todas partes!"

Villa San Michele fue la criatura de Axel Munthe. Aún habiendo nacido y fallecido en Suecia, su personalidad fue en cualquier caso de alcance internacional. De hecho transcurrió gran parte de su vida en el extranjero y su obra pertenece a toda la humanidad. Lo demuestran, por ejemplo, las 45 traducciones de "La Storia di San Michele" y el ininterrumpido flujo de visitantes de la Villa San Michele.

En la Isla de Capri es admirado y recordado, la calle que lleva desde la Piazza Vittoria a la Villa San Michelle lleva el nombre de Axel Munthe. Desde allí podemos pasar horas y horas mirando al mar y ver el trasiego de las barcas de pescadores en el pequeño puerto de Marina Grande.

Axel Munthe, médico, arqueólogo, escritor, músico, naturalista, viajero incansable y filántropo. Su cuerpo descansa para siempre en su fría Suecia natal, pero su alma revolotea sobre el manto verde y gris de su amada Isola di Capri. Allí quedó para siempre.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

13 comentarios · Escribe aquí tu comentario

miabuelapepa dijo

NO HAY QUE SER PREMIO NOBEL PARA RECOMENDAR A ALGUIEN QUE VIVA ALLI.
HASTA YO PODRIA HACERLO.

Anónimo

Anónimo dijo

que sano es poder vivir ayi, sin humos, sin ruidos, solo escuchando el sildo del viento y el sonido de la olas golpeando las rocas, junto a los pajaros cantar en el amanecer de un neuvo dia, como dice abuelapepa quien no viviria ayi, lejos de todas cosas que nos rodea en la ciudad.

mis abrazos lokitos

Apasionata

Apasionata dijo

¿Qué me cuentas de los autobusinos que te suben a Anacapri a toda velocidad por esa carretera empinada y sin arcenes al lado del acantilado?. Acabé acongojada. Cuando llegué a Anacapri, me bajé y besé el suelo.
Saludos.

Marta

Marta dijo

pienso volver a Capri en setiembre ,hace muchos años la conocí y me parecio un lugar increíble

Marta Russo

Marta Russo dijo

Siendo adolescente lei el libro "La historia de San Michele" y siempre quise conocer el lugar.

En otro viaje a Italia que haga lo voy a visitar. Muy bueno el artículo y las fotografías del lugar.
Adquirí el libro por internet, ya que el mío lo había extraviado y vuelvo a compenetrarme

en la historia y vida de Axel Munthe que me parece genial. Y tengo ganas de estar en ese bello

lugar.
Saludos Marta

Juan Kaiser

Juan Kaiser dijo

También yo, siendo adolescente, me enamoré de la Villa di San Michelle por el libro de Munthe y todavía hoy, con ya casi 70 años, la visita esta pendiente. Tal vez Dios me conceda la gracia de visitarla. El artículo del blogger es emotivo y confirma mis expectativas... el lugar debe ser fascinante!
Juan

josefina

josefina dijo

yo lei LA HISTORIA DE SAN MICHELE cuando tenía 14 años y queria ser enfermera ,me gustó el libro y me gustó el autor .Con los años ya hace mucho que soy y trabajo de enfermera y mi segundo hijo os puedo decir que se llama AXEL en recuerdo del autor de dicho libro,y por supuesto he estado en CAPRI ,vale la pena es hermosa

juan jose

juan jose dijo

hola amigo
visite capri en julio de este año,la primera vez en el 2001 me quede con ganas ,debido al mal tiempo no pudimos embarcar , anacapri es un lugar de ensueños,la villa san michele,tieney a 2 argentinos en la entrada ,lo que lo hizo mas familiar,ahora ...nosotros veniamos dando vueltas desde salerno y cuando viajamos a capri era mas de lo mismo que veniamos viendo (paramos en el hotel baia verde de maiori con la costa amalfitana rendida a nuestras ventanas ) creo que si dios permite que vuelva a visitar napole ire directo desde alli , muy bueno tu blog juan manuel entre por la capilla sixtina y estoy disfrutandolo saludos desde argentina .........

Mónica

Mónica dijo

Me encantó la nota, me acabo de enterar que era casado y que estuvo ciego ya que en la historia no lo cuenta. Debió ser un hombre extraordinario. Lo que mas me quedó grabado de él es su forma de percibir la realidad, siempre había magia a su alrededor. Con sorpresa encontré en una libreria de usados "Lo que no dije en San Michelle" y se nota que era mayor cuando lo escribió.
Estuve en Capri y en ese entonces lamentablemente no sabía de su existencia. Me perdí de conocer la villa...

Patrizia

Patrizia dijo

Capisco un po' lo spagnolo ma non sono molto brava a scriverlo. Volevo solo ringraziare per queste informzioni interessanti e molto dettagliate su Axel Munthe. Anche io da piccola ho letto il suo libro ed ho sempre desiderato andare a visitare Anacapri. Adesso il desiderio é ancora più grande!
Saluti dal Salento,
Patrizia

jorge

jorge dijo

Sou admirador de Axel Munthe desde que li,há muitos anos, as suas obras " o livro de s. michelle" e " homens e bichos ". Visitei capri e anacapri bem como o museu na casa que ele " construiu com as suas próprias mãos!.............

Joaquim Albà de Marfà

Joaquim Albà de Marfà dijo

Leí "La historia de San Michele" cuando era un adolescente y a lo largo de mi vida la he releido más de 20 veces...siempre descubriendo matices nuevos e impresionado por la grandeza de espíritu y la bondad y sencillez del doctor Munthe, de la cual es un pequeñísimo reflejo la villa que construyó con sus propias manos, ayudado por "mastro Vinzenzo" y su familia, en Anacapri.
Por fin, después de muchísimos años, cuando ya había entrado en la edad de la madurez, con motivo de un bonito recorrido por la costa amalfitana que va desde Salerno a Sorrento en mi pequeño descapotable, y acompañado por mi esposa, harta de oirme hablar del dichoso libro y de su autor, visité la isla de Capri y pude recorrer su villa con la reverencia que es de suponer, pues conocía cada rincón de la misma a traves de las fotografías de su libro y de las descripciones, tan precisas, que de la misma hizo el bendito doctor...
Para mi fué emocionante recorrer los mismos lugares que pisó Axel Munthe y ver con mis propios ojos las mismas espectaculares vistas que los suyos contemplaron a lo largo de sus prolongadas estancias en la villa.
Que pena que no pudiera también conocer a las personas que le acompañaron en este bendito lugar, o a los perros, a los que adoraba, que le acompañaron durante buena parte de su vida, pero si que pude hacer un bonito recorrido por la isla, e incluso almorzar en un pequeño restaurante desde el que divisaba perfectamente los "faraglioni" fondeados en aquel maravilloso mar azul de la "marina piccola", aunque si pude oir los trinos de las legiones de pájaros que anidan en Capri, tan adorados por el buen doctor, y quizá, quiero pensar, descendientes de aquellos que le acompañaron a lo largo de sus estancias en la isla y de los que era un acérrimo desfensor y protector.
Sin embargo, más que la villa en si, lo que más importancia tiene, para mi, son las vivéncias del doctor, tan desenfada, fluida y elegantemente narradas por el autor...su bondad y sobre todo su humanidad para con sus semejantes independientemente de su posición social, su raza, color o su credo. Una de las cosas que más me agradaron de su narración fué el descubrir que una de las virtudes del doctor era la de saber reirse de si mismo...y de los demás, con un finísimo sentido del humor exento de sarcásmo... Su libro es interesantísimo y el final del mismo contiene una buena lección de filosofía y de amor al prójimo y al Creador. Prójimo del cual no espera que le sea devuelto el amor dado...es un amor que entrega gratuitamente en una actitud que le acompaña constantemente en el transcurso de su vida...
Ojalá los seres humanos, ya que no podemos igualar su cultura y profesionalidad, pudiéramos imitarlo en la consecución de ese objetivo: tener la generosidad de entregar amor, sin esperar nada a cambio.
Dado que la lectura de este libro me fué recomendada por mis llorados padres, todavía lo hace más querido para mi, pues ellos eran dos seres incapaces de sentir envidia de nadie y repartían, a manos llenas todas las bondades que podían sin esperar ninguna contarpartida, muy al ejemplo de nuestro doctor Munthe.
Bendita sea su memoria y que nos sirva, a los que le hemos leido, como ejemplo de lo que debemos ser para los demás, lo que me lleva a recordar aquella frase que una vez, hace muchísimos años, alguien dijo: “Aquello que le hagas a tu prójimo, a mi me lo haces...”

núria noé

núria noé dijo

Leí hace poco un artículo de La Vanguardia sobre el libro de A.M. "La Historia de San Michele" y, sólo eso me cautivó. Hace día y medio comencé a leer el libro (tras 2 meses de espera, pues vivo en un diminuto pueblo de Almería llamado "Los Gallardos" y tan solo han tardado éste tiempo en conseguirlo) y es brutal ! por lo menos para mi. Don Axel ,como le llamarían aquí por el Sur, tuvo que haber sido un tipo impresionante como pocos y de los muchos que necesitamos hoy en día. Tengo ganas de acabarlo -o no-.
Bacioni a tutti

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de juan-manuel-jimenez-garcia

Patente de Quijote.

En este blog me animo a mostraros todo lo que tomé con mi cámara y mereció la pena.
Lo sabores y olores que disfruté allí donde fui.
Aquel hotel ... aquel café... aquel atardecer ... aquella compañía que nunca más volveré a ver. Os enseñaré algunas fotos con la intención de, al menos, moveros a la curiosidad.
Aquí encontrarás el mundo visto por un viajero común que buscó lo ordinario, lo conocido, el detalle por descubrir.
Si buscas la aventura, este no es el lugar. Lo siento, o no pude o no supe buscarla. Aquí encontrarás lo que cualquiera puede ver en un viaje de fin de semana.
En Sevilla, a 16 de Octubre de 2008.

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Hermanamiento de Blogs

Este blog está hermanado con:
"Por bloguerías" (http://lacomunidad.elpais.com/por-bloguerias/posts) de Ángeles Castellano.

UTILIZACIÓN DE FOTOGRAFÍAS.
*Las fotografías que utilizo en este blog son, en un 90 %, realizadas por mí mismo en mis viajes.
Algunas son bajadas de páginas como Google Maps o Multimaps para poder indicar mejor la localización de los lugares a los que me refiero en los posts.
Las menos, pero las hay, las tomo de otras páginas públicas o personales cuando no existe en ella anuncio de prohibición de utilizarlas u obligación de pedir permiso.
Si alguien identifica una fotografía como suya y no desea que se vea en este blog, por favor, deje un comentario en el mismo. La retiraremos inmediatamente y le pedimos, desde aquí nuestra más sincera disculpa.
*La fotografías realizadas por mí pueden ser copiadas y utilizadas libremente.