09 Nov 2013

No tengo tiempo

Escrito por: jose-carlos-ga-fajardo el 09 Nov 2013 - URL Permanente

"Cuando era joven no tenía dinero, pero tenía tiempo; ahora tengo dinero, pero no tengo es tiempo", me dijo en Suiza, John K. Galbraith, el gran economista y amigo personal de J. Kennedy, cuando fui a invitarlo para un Congreso sobre medio ambiente en Bilbao. Aún habría de vivir hasta lo 97 años. Pero vino con su esposa y lo pasaron muy bien ya que ella no había vuelto a España desde la República.

Muchas personas se quejan de que "lo que tengo es tiempo de sobra", y se aburren. O se van confinando en un reducido espacio, de la cama al cuarto de baño, de aquí a la cocina y de esta a la sala, delante del televisor o escuchando la radio. Y vuelta a empezar. Progresivamente van limitando sus actividades porque con esa "inactividad" generan limitaciones.

De ahí que los médicos y sanitarios utilicen la expresión "esta persona ha hecho un "nombre del síndrome o de algún síntoma de "una" enfermedad)". Si supiéramos la cantidad de "dolencias" que somatizamos. Al llegar a cierta edad, somos muy capaces de convertirnos en nuestros peores enemigos, en autosaboteadores. Aunuque nunca faltará alguien o algo a quien "echarle" la culpa. Y lo hacen con toda naturalidad, aunque tengan que autoengañarse. Seamos sinceros, al menos con nosotros mismo.

"No vienen a visitarme" "Me tienen olvidado" "Ni les preocupa cómo vivo o me encuentro." Oh, no. ¿Se preocupa usted de ir a vistarlos cada semana "haciendo el tiempo necesario para ello"? No me diga que si las piernas, que si no estoy arreglada, que si anímicamente no me encuentro..." ¿Por qué no pasea cada día, previa consulta con su médico? Media hora o una hora al día. Le apetezca o no le apetezca. "Nunca me pregunto si me gusta o no me apetece lo que tengo que hacer", me dijo Doña Sofía hace más de 40 años. Si llueve, paraguas, si hace sol, sombrilla o sombrero. Si hace calor, más ligeros de ropa, si hace frío se abriga como las cebollas. Siempre con el calzalo adecuado. ¿Por qué no visita con regularidad a su médico o sanitario, y no se hace esperar a que le "surja" un dolor o una molestia.

Ellos le ayudarán para que siga una alimentación sabrosa, rica, satisfactoria, a sus horas, y no cuando "me apetezca". A cada edad corresponde una alimentación adecuada. Y tenemos que hacerlo.

Como pasear a diario, escoger un parque o jardín o lugar sin ruidos ni coches ni molestias. "Déjese afectar", en frase ignaciana, por los pájaros, por la gente que camina o que se sienta, que sonríe o que piensa, por las plantas, por las fuentes, por los pájaros, por el viento que lleva las hojas y nos trae aromas.

Tenemos que aprender a encontrar el tiempo". "El tiempo" no "existe". Es una convención social que hemos adoptado para comprendernos. Los griegos llamaban "kronos" al tiempo medible, y "kairós" al tiempo vivido, existencial, inefable, no medible, de un encuentro, una espera, una ausencia, una caricia, un duelo, un beso, un estremecimiento.

Lo kairológico lo vivimos todos pero mucha gente no sabe distinguirlo aunque lo "experiencie", porque no se reproduce como algo científico. Una hora siempre tiene 60 ', un minuto tiene 60''. Pero hay días maravillosos, horas que se hacen eternas, tiempo que se va en un vuelo. Hablamos de él, sobre todo, cuando ya vamos madurando en años. Luego algunos dicen que no se paran a reflexionar, a respirar, a relajarse, a caminar consciente de cada paso, del aire, de los pájaros, de los árboles, de las nubes..."porque no tienen tiempo"

José Carlos Gª Fajardo

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08 Nov 2013

Vigilemos nuestras actitudes

Escrito por: jose-carlos-ga-fajardo el 08 Nov 2013 - URL Permanente

Cumplir años no es sinónimo de dependencia y de mala salud.

Es muy importante que no cometas errores que suelen ser frecuentes

respecto al cuidado de la salud como:

* No vacunarte porque las vacunas te sientan mal. ERROR.

* No ir al médico a realizar los chequeos anuales por miedo a que te

detecten alguna enfermedad. ERROR.

* No ir al médico porque “todo esto que me pasa son cosas de la

edad”. ROTUNDO ERROR.

* Ir al médico a pasar la tarde. ¡POR FAVOR!

¡Con la cantidad de cosas por descubrir con las que divertirse

y disfrutar!

No admitas que los demás, y especialmente los profesionales, te digan

que tus problemas de salud son sólo una consecuencia de la edad.

De tí depende comprometerte con tu salud. Por tí y por los que te

rodean. Vale la pena.

Convéncete. Eres capaz de hacerlo.

José Carlos Gª Fajardo

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

07 Nov 2013

El bello oficio de hacerse viejo

Escrito por: jose-carlos-ga-fajardo el 07 Nov 2013 - URL Permanente

Un libro amable, interesante, y bien escrito. Deliciosas las entrevistas con “siete seductores con la vida a cuestas: Iñaki Gabilondo, Lluís Llach, Juan Diego, Albert Boadella, José Bono, Víctor Ullate y Adolfo Domínguez”. Cada uno lee aquellas que más le atraen, y subraya, porque vale la pena y hace pensar y aprender.

Lucharon contra la dictadura y de golpe les sobrevino el desafío de ser libres.

Demasiada responsabilidad tal vez para la edad que tenían, dice la autora. Pero con ello llegó también el éxito, que no esperaban; un triunfo del que aún ahora desconfían, y con razón. Casi son inconscientes de ello, tantas fueron también las penas y las dificultades.

Abordan la década de los 60 años sin haberse dado cuenta: la mayoría, cansados; algunos, escépticos; otros, saturados e incluso irónicos, pero nunca sarcásticos. Es la ironía que gasta el que ya nada tiene que perder. Algunos de estos personajes anuncian que se van para administrar el tiempo que les queda del modo que su corazón y su curiosidad les indiquen; se van como quien causa baja en un servicio público.

Son siete personajes con una vida marcada por el éxito (no gratuito, por supuesto), reflexionan en voz alta sobre la etapa vital que estrenan (para algunos es la madurez; para otros, la vejez sin adjetivos), sobre el paso y la finitud del tiempo, el vértigo de lo vivido, los motivos de su “suerte” y la inexorable proximidad del fin.

Cualquiera de quienes hemos alcanzado cierta edad, podríamos aplicarnos de forma bella en el oficio de envejecer y dar gracias a la vida si supiéramos cómo observarla.

Ninguno de los entrevistados reniega de la etapa de camino que principian; intentan pertrecharse de abrigos que les den calor, amor, tranquilidad, placer y buena y serena vida.

J. C. Gª Fajardo

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

06 Nov 2013

Las relaciones sociales influyen en la calidad de vida

Escrito por: jose-carlos-ga-fajardo el 06 Nov 2013 - URL Permanente

¿Cómo envejecer saludablemente?, ¿Cómo influyen las relaciones sociales en la mejora de la calidad de vida? ¿Se pueden cambiar hábitos y actitudes para vivir mejor? ¿Se puede ser mayor e independiente?, ¿Se puede envejecer con éxito?
Mantén la curiosidad y las ganas de aprender.

Para eso es preciso animarse e intentar decidirse a:
Aceptar el cambio para sentirte bien.
Dar a conocer el valor de los años.
Rodéarte de tu familia, amigos, amigas…
Segue en contacto con el mundo.
Reconocerte, quererte.
¡Eres capaz, merece la pena!
Si quieres participar, acude a tu centro de mayores y solicita información sobre cómo matricularte. Y si lees esto en Internet, convencerte de que tu voz es importante, es necesaria ¡Participar es vivir!

José Carlos Gª Fajardo

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

05 Nov 2013

La salud necesita control

Escrito por: jose-carlos-ga-fajardo el 05 Nov 2013 - URL Permanente

En la milenaria China estaba socialmente asumido que al médico había que regalarlo y agasajarlo mientras estuviéramos sanos, y dejar de hacerlo en cuanto enfermáramos. Nosotros lo hemos estado haciendo durante toda nuestra vida mediante impuestos y cotizaciones.
Es un derecho adquirido porque, aún aquellas personas que ni han cotizado ni han tenido que pagar impuestos directos, lo han hecho en los indirectos, pero fundamentalmente por el mero hecho de ser persona, sujeto de derechos y de obligaciones.
Según vamos cumpliendo años nos preocupan más los problemas de salud y sus consecuencias, y la posible dependencia que ello nos puede generar. Cada día hay más personas ancianas dependientes. Quizás algunos llegarán a esta situación, pero no antes de tiempo. De nosotros depende en un gran número de casos. Por eso tenemos que participar en la vida social y política para que ese cuarto pilar del Estado de Bienestar se haga realidad y se cumpla la Ley de Dependencia, aprobada en Cortes.
En una sociedad bien organizada y mejor administrada, no puede haber recortes en estos cuatro pilares que recogen derechos humanos universales y que en nuestro país hemos logrado convertir en derechos políticos: educación, sanidad, pensiones y dependencia.

Para tener una buena salud hemos de tener unos hábitos de vida saludables y seguir los controles de salud recomendados. Saludable es como amable, personas y cosas que dan salud, que dan y reciben amor. Así nos “salud damos”.

Los controles de salud son visitas programadas al centro de salud que nos corresponda que tienen como objetivo prevenir la aparición de enfermedades. Por eso nos detendremos en estos controles, en hábitos saludables de vida y en la responsabilidad personal de vigilar la propia actitud.

Y en esto como en todo, pongamos el énfasis en la actitud ya que a veces fallamos en la conducta. Pero esto nunca nos podrá desanimar. Al contrario, el hecho de que nos demos cuenta, nos confirmará que estamos en el camino. Dice el maestro Chuang Tzú: “No olvides, cuando caigas, que el suelo te ayudará a levantarte”.

Aquí, entre nosotros, recuerda lo que se dice en la Eneida: “desconfía de los griegos, aunque vengan con regalos”. Desconfiemos de los que nunca caen, ni se equivocan, ni cometen errores.

De los que nunca lloran. Y se consideran mejores que los demás; esa es la antesala de la soberbia y de la desolación posterior. Nada de lo que pueda sucederle a los seres humanos nos puede ser extraño ni ajeno.

José Carlos Gª Fajardo

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Saber envejecer

Escrito por: jose-carlos-ga-fajardo el 05 Nov 2013 - URL Permanente

Cumplir años no es sinónimo de dependencia y de mala salud.

Es muy importante que no cometas errores que suelen ser frecuentes respecto al cuidado de la salud como:

* No vacunarte porque las vacunas te sientan mal. ERROR.
* No ir al médico a realizar los chequeos anuales por miedo a que te detecten alguna enfermedad. ERROR.
* No ir al médico porque “todo esto que me pasa son cosas de la edad”. ROTUNDO ERROR.
* Ir al médico a pasar la tarde. ¡POR FAVOR!
¡Con la cantidad de cosas por descubrir con las que divertirse
y disfrutar!
No admitas que los demás, y especialmente los profesionales, te digan que tus problemas de salud son sólo una consecuencia de la edad. De tí depende comprometerte con tu salud. Por tí y por los que te rodean. Vale la pena.
Convéncete. Eres capaz de hacerlo.
José Carlos Gª Fajardo

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Internautas a cualquier edad

Escrito por: jose-carlos-ga-fajardo el 05 Nov 2013 - URL Permanente

Nos llamaron vagabundos celestes de Internet, como la generación beat de finales de los 60’: Rompe (drop out) con lo establecido y lánzate a la carretera (on the road) por las autopistas de la comunicación de un mundo que no nos gusta pero de cuyos hallazgos técnicos nos sirven, naturalmente.

La participación de las personas mayores en la informática, realizando tareas como búsquedas en Google o el uso del correo electrónico consiguen una mantener en forma sus capacidades cognitivas, lo que contribuye a una menor probabilidad de desarrollar enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

La población española está cambiando: en las dos últimas décadas, el número de personas con más de 80 años se ha duplicado, ya hay más de 1 millón, y se prevé que esta tendencia continúe hasta los 6 millones en el año 2050. Además, en 2011 la esperanza de vida se incrementó considerablemente y hoy se ha situado en los 82 años. Este hecho hace que vivamos en una sociedad en la que el envejecimiento activo se ha convertido en la mejor arma para conseguir una mejor calidad de vida.

La Organización Mundial de la Salud define el envejecimiento activo como el proceso de aprovechar al máximo las oportunidades para tener un bienestar físico, psíquico y social durante toda la vida. Este concepto es aplicable tanto a las personas de manera individual como a los grupos de población. Entre los consejos para una mejor calidad de vida y conseguir un envejecimiento saludable ser reconocen cuatro pilares fundamentales: ‘mantener un estilo de vida saludable, fomentar la actividad cognitiva, participar en la sociedad, y atender a las emociones’

José Carlos Gª Fajardo

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

04 Nov 2013

Retazos 010. Rocío

Escrito por: jose-carlos-ga-fajardo el 04 Nov 2013 - URL Permanente

Por humilde que sea la alberca del paisano,
refleja la misma luna que la piscina del príncipe,
que el lago de la montaña
o la charca del camino.
La sabiduría consiste en ser capaz
de contemplar el universo
en una gota de rocío.
Quien se inclina ante la persona
cuyo dedo nos muestra la luna,
o lo rechaza,
es igual de simple.
¿Por qué afligirse?
Todo pasa.
Pero, mientras pasa,
hay que atraparlo.
No como al pájaro que
intentas retener
en el cuenco de tu mano.
Sino en la serena contemplación
de su vuelo en libertad.
Hoy es el día
Hoy es siempre,
Todavía.

José Carlos Gª Fajardo

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Saber envejecer: Somos responsables

Escrito por: jose-carlos-ga-fajardo el 04 Nov 2013 - URL Permanente

“La juventud no

Partimos de que “la vejez” no existe; existen personas viejas o envejecidas. Además de personas mayores, de edad.

Algunos de nosotros envejecemos, de hecho, porque no maduramos. Envejecemos cuando nos cerramos a las nuevas ideas y nos volvemos radicales. Envejecemos cuando lo nuevo nos asusta. Envejecemos también cuando pensamos demasiado en nosotros mismos y nos olvidamos de los demás. Envejecemos si dejamos de luchar.

Todos estamos matriculados en la escuela de la vida, donde el Maestro es el Tiempo. La vida sólo puede ser comprendida mirando hacia atrás. Pero sólo puede ser vivida mirando hacia adelante. Y cada uno de nosotros es responsable de lo que hace con su vida.

Los seres humanos son como los vinos: la edad estropea los malos, pero mejora los buenos.

Envejecer no es preocupante: ser visto como un viejo si que lo es. Envejecer con sabiduría no es envejecer. En los ojos del joven arde la llama, en los del viejo brilla la luz.

Siendo así, no existe edad, somos nosotros los que la creamos. Si no crees en la edad, no envejecerás hasta el día de tu muerte. Personalmente, ¡yo no tengo edad: tengo vida!

No dejes que la tristeza del pasado y el miedo del futuro te estropeen la alegría del presente. La vida no es corta; son las personas las que permanecen muertas demasiado tiempo. Haz del pasaje del tiempo una conquista y no una pérdida.

J. C. Gª Fajardo

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

03 Nov 2013

De abuelos marginados, a canguros necesitados

Escrito por: jose-carlos-ga-fajardo el 03 Nov 2013 - URL Permanente

En familias donde los recursos económicos son escasos (y no hay posibilidad de contratar canguros o guarderías) los padres delegan excesivamente en los abuelos y abuelas que afirman sentirse "angustiados" y "utilizados". En este sentido, los abuelos y abuelas españoles se sienten divididos entre el disfrute que les produce poder pasar tiempo con sus nietos y el agobio que supone una excesiva responsabilidad en su cuidado y educación.

Esta es una de las principales conclusiones de la investigación sociológica 'Abuelos y abuelas? para todo. Percepciones en torno a la educación y el cuidado de los nietos', realizada por la FAD y Obra Social Caja Madrid.

La investigación pone de manifiesto que los abuelos españoles se han convertido en el "colchón protector" de muchas deficiencias sociales, sobre todo, para familias de clase media/baja que no tienen posibilidad de acceso a recursos de apoyo para el cuidado de los más pequeños (canguros o guarderías, fundamentalmente).

Además, esta situación hace que tengan que abandonar su pretensión de "malcriar" para ser auténticos educadores, lo que significa asumir una nueva responsabilidad que supone arriesgarse a un enfrentamiento con los criterios de sus hijos (tener que educar cuando realmente no se tiene la autonomía de criterio para hacerlo).

El estudio señala que la situación "más extrema" la encontramos en las familias que se ven obligadas a dejar su hogar y volver a casa de los abuelos, como consecuencia de algunas situaciones de paro prolongado y/o divorcios o separaciones.

En estos casos, continúa la investigación, los abuelos y abuelas, "conscientes de que sus hijos viven una situación especialmente complicada", brindan su tiempo y también sus recursos económicos de forma voluntaria porque, al mismo tiempo, lo disfrutan. Sin embargo, el discurso mayoritario muestra claramente una demanda "firme" por su parte, que es la necesidad de imponer límites que racionalicen la obligación de manera "clara".

Según indica el estudio, "están dispuestos a aceptar su participación como cuidadores de los nietos sólo en las situaciones en que verdaderamente sea necesario, cuando el padre y la madre tienen auténticas responsabilidades (laborales, principalmente), no para que éstos puedan disfrutar de su tiempo libre a costa del de los abuelos".

En este sentido, "cuando estos límites no se respetan", existe una queja generalizada de los mayores que afirman sentirse "utilizados", "angustiados" ante la responsabilidad educativa. Incluso llegan a afirmar que "cuidaron de sus hijos, ahora cuidan de sus nietos y dudan mucho de que alguien vaya a ocuparse el día de mañana de cuidarles a ellos".

Por último, mientras que en las familias más acomodadas es "frecuente" la queja de los abuelos por no poder ver a sus nietos tanto como desearían, en familias con recursos más escasos es "mayoritario" el sentir que son "esclavos de sus responsabilidades" o que "tienen la vida hipotecada".

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):