23 Jul 2014

Las dudas sobre quien derribó en Ucrania el avión tailandes.

Escrito por: loisdmuras el 23 Jul 2014 - URL Permanente



Derribo de vuelo MH17 pudo haber sido un “error”, dice funcionario de EEUU

Un informe ruso y 10 preguntas.

http://actualidad.rt.com/actualidad/view/134748-rusia-preguntas-mh17-ucrania-avion-eeuu

...............................

Si los ucranianos del este que estan siendo acusados de derribar el avión entregaron las cajas intactas a las autoridades tailandesas es que están seguros que no fueron ellos.

https://www.df.cl/noticias/internacional/actualidad-internacional/rebeldes-entregan-las-cajas-negras-del-boeing-777-caido-en-ucrania/2014-07-21/192414.html

-------------

Un libro sobre el otro avión tailandes que desaparecio y lo dice el abc.es.

http://www.abc.es/internacional/20140518/abci-avion-malasia-derrivado-201405181928.html

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

21 Jul 2014

Israel .- Una visión crítica desde dentro.

Escrito por: loisdmuras el 21 Jul 2014 - URL Permanente

Una visión crítica desde dentro de Israel.

-------

Israel: cuando un país pretende combatir las guerras ...

www.sinpermiso.info/textos/index.php?i

.....

¿Quién está ganando en Gaza?

Operación "La estupidez de Netanyahu"

................................

¿Israel ha demostrado contención en Gaza antes de atacar ...

www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=7141


Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20 Jul 2014

Los verdugos respetables en la propaganda corporativa .

Escrito por: loisdmuras el 20 Jul 2014 - URL Permanente

La vuelta de Orwell y el Gran Hermano a la guerra en Palestina, Ucrania y contra la verdad

John Pilger · · · · ·

20/07/14

John Pilger escribe desde Londres sobre la constante supresión de la verdad por parte de los poderosos intereses creados.

La otra noche vi 1984, de George Orwell, representada en los escenarios de Londres. Pese a que pide a gritos una interpretación contemporánea, las advertencias de Orwell sobre el futuro se presentaron como una obra perteneciente a un periodo remoto e inofensivo. Parecía como si Edward Snowden nunca hubiera hecho públicas sus revelaciones, el Gran Hermano no fuera hoy un espía digital y el propio Orwell nunca hubiera dicho aquello de «para dejarse corromper por el totalitarismo no hace falta vivir en un país totalitario».

La producción, aclamada por la crítica, se me antojó una medida de nuestros tiempos culturales y políticos. Cuando se encendieron las luces, el público estaba ya en pie de camino hacia la puerta de salida. Todos parecían indiferentes o, quizás, absortos en otros asuntos. «Menudo rompecabezas», escuché que decía la chica de enfrente, mientras encendía su teléfono.

Cuando las sociedades avanzadas se despolitizan, los cambios se producen de forma tan sutil como espectacular. En el discurso del día a día, el lenguaje político está invertido, tal y como Orwell profetizó en 1984. «La democracia» es ahora un artefacto retórico. La paz es una «guerra perpetua». «Global» significa imperial. El concepto de «reforma», que una vez resultó esperanzador, hoy equivale a regresión e incluso destrucción. «Austeridad» es la imposición del capitalismo extremo a los pobres y la concesión del socialismo a los ricos: un sistema bajo el cual la mayoría está al servicio de las deudas de unos pocos.

En las artes, la hostilidad a la verdad política se ha convertido en un artículo de fe burguesa. Un titular del diario Observer prefigura «El periodo rojo de Picasso y por qué los políticos no hacen buen arte». Cabe mencionar que este titular se publicó en un periódico que saludaba el baño de sangre en Iraq a modo de cruzada liberal. La incesante oposición de Picasso al fascismo se contempla como una nota a pie de página, de igual forma que el radicalismo de Orwell ha desaparecido del premio que se apropió de su nombre.

Hace unos pocos años, Terry Eagleton, entonces profesor de literatura inglesa en la Universidad de Manchester, consideró que «por primera vez desde hace dos siglos no hay poeta, dramaturgo o novelista británico que esté preparado para cuestionar los fundamentos del estilo de vida occidental». Ya no se escriben discursos como los de Shelley a los pobres, sueños utópicos como los de Blake, condenas como las de Byron a la corrupción de la clase gobernante, ni hay un Tomas Carlyle o un John Ruskin que descubran los desastres morales del capitalismo. Ni William Morris, Oscar Wilde, HG Wells o George Bernard Shaw conocen equivalentes hoy. Harold Pinter fue el último en alzar su voz. Entre las insistentes voces del feminismo, ninguna hace eco a Virginia Woolf, quien describió extensamente «el arte de dominar a los demás... de gobernar, matar o adquirir tierras y capital».

En el Teatro Nacional, una obra nueva, Gran Bretaña, propone una sátira sobre el escándalo de las intervenciones telefónicas por el que varios periosdistas han sido juzgados y condenados, incluyendo a un antiguo editor del periódico News of the World de Rupert Murdoch. Descrita como «una comedia con colmillos afilados [que] pone a toda la incestuosa cultura [mediática] en el banquillo de los acusados y la somete a un ridículo despiadado», el punto de mira de la obra está puesto en los «agraciados y divertidos» personajes de los tabloides británicos. Todo ello está muy bien y resulta familiar. Pero, ¿cuál de los medios que no son tabloides y se consideran respetables y creíbles no sirve a la función paralela de brazo del estado y de los poderes corporativos, tal y como ocurre con la promoción de guerras ilegales?

Las indagaciones de Leveson en torno a las intervenciones telefónicas mostraron lo que era inmencionable. Tony Blair se encontraba declarando, protestando ante su señoría por el acoso del tabloide a su mujer, cuando una voz lo interrumpió desde la galería . David Lawley-Wakelin, un conocido director de cine, exigía el arresto de Blair y su enjuiciamiento por ser culpable de numerosos crímenes de guerra. Hubo un espacioso silencio: la conmoción que siempre produce la verdad. Lord Leveson dio un salto sobre sus pies, ordenó que se expulsara al divulgador de verdades y pidió disculpas al criminal de guerra. Lawley-Wakelin fue enjuiciado y Blair salió en libertad.

Los cómplices de Blair son su invariable respetabilidad. Cuando la presentadora de la BBC Kirsty Wark lo entrevistó en el décimo aniversario de su invasión a Iraq, le obsequió con un momento con el que jamás podía haber soñado: le permitió mostrarse agonizante por la «difícil» decisión en torno a Iraq, en vez de pedirle cuentas por el épico cimen. Me recordó al desfile de periodistas de la BBC, quienes en 2003 declararon que Blair podía sentirse «libre de culpa» y consiguientemente se emitió la serie «seminal» de la BBC, The Blair Years, para la que eligieron a David Aaronovitch como guionista, presentador y entrevistador. Aaronovitch, lacayo de Murdoch, elogió con pericia la campaña de ataques militares a Iraq, Libia y Siria.

Desde la invasión de Iraq –ejemplo de agresión no provocada que el fiscal de Nuremberg Robert Jackson denominó «el crimen internacional supremo, que se ha distinguido de otros crímenes de guerra únicamente por contener en sí mismo el mal acumulado de la totalidad» – a Blair y a su portavoz y principal cómplice, Alastair Campbell, les concedieron un espacio generoso en el periódico Guardian para restablecer su reputación. Descrito como la «estrella» del Partido Laborista, Campbell se ha granjeado la simpatía de los lectores por su depresión y ha expuesto sus intereses, aunque no su reciente nombramiento como consejero de Tony Blair, sobre la tiranía militar de Egipto.

Al tiempo que Iraq se desmembra a causa de la invasión Blair/Bush, un titular de Guardian reza: «Fue correcto derrocar a Saddam, pero nos hemos retirado demasiado pronto». Este coincidió con otro prominente artículo del 13 de junio, escrito por un antiguo funcionario de Blair, John McTernan, quien también sirvió al nuevo dictador de Iraq designado por la CIA Iyad Allawi. En su llamamiento a reiterar la invasión del país que su antiguo maestro ayudó a destruir, no hizo referencia alguna a las muertes de al menos 700.000 personas, la huida de cuatro millones de refugiados y una revuelta sectaria en un país que antes se jactaba de su tolerancia comunitaria.

«Blair personifica la corrupción y la guerra», escribió el columnista radical del Guardian Seumas Milne en un vehemente artículo del 3 de julio. Esto, en la profesión, se conoce como «equilibrio». Al día siguiente, el periódico publicó el anuncio de un bombardero furtivo estadounidense a página completa. Sobre la amenazante imagen del bombardero se leían las palabras: «F-35. El GRAN de Bretaña». Esta otra personificación de «la corrupción y la guerra» costará a los contribuyentes británicos 1.300 millones de libras, con el lastre adicional de que los predecesores de este modelo F han masacrado a miles de personas en el tercer mundo.

En un pueblecito de Afganistán, habitado por los más pobres de los pobres, grabé a Orifa, arrodillada frente a las tumbas de su marido, Gul Ahmed, un tejedor de alfombras, otros siete miembros de su familia, entre ellos seis niños, y dos niños que fueron asesinados en la casa vecina. Una bomba de «precisión» de 500 libras cayó directamente sobre su casita de barro, piedra y paja, dejando un cráter de 15 metros de ancho. Lockheed Martin, el fabricante del avión, obtuvo un puesto de honor en el anuncio del Guardian.

La anterior secretaria de estado y aspirante a presidente de los EEUU, Hilary Clinton, apareció hace poco en el programa Women´s Hour de la BBC. La presentadora, Jenni Murray, introdujo a Clinton como el paradigma del éxito femenino. No recordó a sus oyentes la obscenidad proferida por Clinton de que Afganistán fue invadida para «liberar» a mujeres como Orifa. No preguntó a Clinton sobre la campaña de terror de su administración en la que se emplearon aviones no tripulados para masacrar a mujeres, hombres y niños. No se mencionó la amenaza de Clinton de «eliminar» a Irán en su campaña por ser la primera mujer presidente, ni tampoco su apoyo a la vigilancia masiva ilegal o a la búsqueda de delatores.

Sí le hizo, sin embargo, una pregunta comprometedora. ¿Había perdonado Clinton a Monica Lewinski por la aventura con su marido? «El perdón es una elección», dijo Clinton, «para mí fue, absolutamente, la elección adecuada». Esto me recordó a los años 90 y la perpetua obsesión por el «escándalo» Lewinsky. El presindente Bill Clinton se encontraba entonces invadiendo Haití y bombardeando los Balcanes, África e Iraq. También se dedicaba a destruir vidas de niños iraquís; Unicef informó de la muerte de medio millón de menores de cinco años, como resultado del embargo impuesto por EEUU y Gran Bretaña.

Los niños eran los nadies mediáticos, de la misma manera que las víctimas de las invasiones que apoyó y promovió Hilary Clinton –Afganistán, Iraq, Yemen, Somalia– son nadies mediáticos. Murray no los mencionó. La página web de la BBC muestra una fotografía de ella junto a su distinguida invitada, en la que ambas aparecen radiantes.

En política, como en periodismo y en arte, parece que la discrepancia que antes el «público» toleraba se ha revertido y convertido en disidencia: una clandestinidad metafórica. Cuando comencé mi carrera en Fleet Street de la Gran Bretaña de los años 60, la crítica del poder occidental como fuerza rapaz era aceptable. Se podían leer los celebrados informes de James Cameron sobre la explosión de la bomba de hidrógeno en Bikini Atoll, la atroz guerra de Korea y los bombardeos estadounidenses de Vietnam del Norte. El gran espejismo de hoy es el de pertenecer a una era de la información cuando, en realidad, vivimos en una era mediática en la que la incesante propaganda corporativa resulta insidiosa, contagiosa, eficaz y liberal.

En su ensayo de 1859 Sobre la Libertad, al cual los liberales modernos rinden homenaje, John Stuart Mill escribió: «El despotismo es una forma legítima de gobierno cuando se lidia con bárbaros, siempre que su fin sea una mejora de las condiciones y los medios se justifiquen haciendo efectivo tal fin». «Bárbaros» eran amplios sectores de la humanidad de quienes se requería una «obediencia implícita». «Es un mito afable y conveniente que los liberales se consideren pacificadores y los conservadores belicistas», escribió el historiador Hywel Williams en el 2001, «pero el imperialismo de la mecánica liberal puede resultar más peligroso dada su naturaleza no concluyente, su convicción de que representa una forma de vida superior». Él tenía en mente un discurso de Blair en el que el entonces primer ministro prometió «reordenar el mundo que nos rodea» según sus propios «valores morales».

Richard Falk, respetada autoridad en derecho internacional y Relator Especial de la ONU en Palestina, lo describió una vez como una «pantalla moral/legal unidireccional y santurrona [con] imágenes positivas de los valores e inocencia occidentales presentados como gravemente amenazados, justificando así una campaña de violencia política sin restricción». Está «tan ampliamente asumida que se ha vuelto virtualmente inamovible».

La tenacidad y el clientelismo premian a los guardianes. En la Radio 4 de la BBC, Razia Iqbal entrevistó a Toni Morrison, la premio Nobel Afro-Americana. Morrison se preguntaba por qué tantas personas estaban tan «enfadadas» con Barack Obama, pues era «guay» y deseaba construir «una economía y un sistema sanitario sólidos». Morrison se enorgullecía de haber hablado por teléfono con su héroe, el cual había leído uno de sus libros, y la había invitado a su inaguración.

Ni ella ni su entrevistador mencionaron las siete guerras perpetradas por Obama, incluyendo su campaña de terror con aviones no tripulados, por la cual familias enteras, sus rescatadores y deudos fueron asesinados. Lo que parecía importar de verdad era que un hombre de color con un «discurso muy refinado» había conseguido alcanzar las imponentes alturas del poder. En Los condenados de la Tierra, Frantz Fanon escribió que la «misión histórica» de los colonizados era servir como «línea de transmisión» de los que gobernaban y oprimían. En la era moderna, el uso de la diferencia étnica en los sistemas de poder y propaganda occidentales se contempla como un elemento esencial. Obama parece ser la encarnación de este elemento, aunque el gabinete de George W. Bush –su camarilla belicista– fue el más multiracial en la historia de la presidencia.

Cuando la ciudad iraquí de Mosul cayó bajo el mando de los yihadistas de ISIS, Obama dijo que «el pueblo americano ha hecho grandes inversiones y sacrificios para conceder a los iraquís la oportunidad de trazar un destino mejor». ¿No es «guay» esa mentira? Qué discurso tan «refinado» dio Obama en la academia militar de West Point del 28 de mayo. En su exposición del «estado del mundo» en la ceremonia de graduación de los que «asumirán el liderazgo de América» a lo largo y ancho del mundo, Obama dijo que «los Estados Unidos emplearán la fuerza militar, de forma unilateral si es necesario, cuando nuestros principales intereses así lo exijan. La opinión internacional nos importa, pero América nunca pedirá permiso...»

Repudiando el derecho internacional y los derechos de las naciones independientes, el presidente de los Estados Unidos reivindica una divinidad basada en el poder de su «indispensable nación». Es el consabido mensaje de la impunidad imperial, que pese a todo resulta siempre animoso. Evocando el resurgimiento del fascismo en 1930, Obama dijo: «Creo en la excepcionalidad americana con cada fibra de mi ser». El historiador Norman Pollack escribió: «Para los militaristas, substitúyase la aparentemente más inocua militarización de la cultura total. Para el grandilocuente líder, tendremos al reformista frustrado, trabajando despreocupadamente, planeando y llevando a cabo asesinatos y sonriendo todo el tiempo».

En febrero, los EEUU organizaron uno de sus golpes de estado «coloristas» contra el gobierno legítimo de Ucrania, explotando las protestas genuinas contra la corrupción en Kiev. La secretaria de estado de Obama Victoria Nuland escogió personalmente al líder del «gobierno interino». Lo apodó «Yats». El vicepresidente Joe Biden viajó a Kiev, igual que hizo el director de la CIA John Brennan. Las tropas de choque de su golpe de estado fueron fascistas ucranianos.

Por primera vez desde 1945, un partido neo-nazi, abiertamente antisemita, controla las áreas clave de poder en una capital europea. Ningún líder de la europa occidental ha condenado este resurgimiento del fascismo en la tierra fronteriza a través de la cual las tropas de invasión hitlerianas asesinaron a millones de rusos. Obtuvieron el apoyo del Ejército Insurgente Ucraniano (UPA), responsable de la masacre de judíos y rusos, que ellos llamaban «alimañas». El UPA es la inspiración histórica del actual partido Svoboda y su aliado el Pravy Sektor. El líder de Svoboda Oleh Tyahnybok ha hecho un llamamiento para purgar Ucrania de la «mafia moscovita-judía» y demás «escoria», como gays, feministas y grupos de izquierdas.

Desde el colapso de la Unión Soviética, los Estados Unidos han sitiado a Rusia con bases militares, aviones de guerra nucleares y misiles, como parte de su Proyecto de Ampliación de la OTAN. Imcumpliendo la promesa hecha al presidente soviético Mikhail Gorbachev en 1990 de que no se extendería «un solo centímetro hacia el este», la OTAN, de hecho, ha ocupado la europa oriental. En el antiguo Cáucaso soviético, la expansión de la OTAN representa la mayor construcción militar desde la Segunda Guerra Mundial.

El Plan de Acción de Membresía de la Otan es la concesión de Washington al régimen golpista de Kiev. En Agosto, la «Operación Tridente Rápido» situará a las tropas estadounidenses y británicas en la frontera Rusia-Ucrania y el ejercicio militar «Sea Breze» enviará buques de guerra estadounidenses a vista de los puertos rusos. Uno puede imaginarse la reacción si estos actos de provocación o intimidación se llevaran a cabo en las fronteras estadounidenses.

Al reclamar Crimea –que Nikita Kruschev separó ilegalmente de Rusia en 1954– los rusos no hacen más que defenderse, como han estado haciendo desde hace casi un siglo. Más del 90 por ciento de la población de Crimea votó a favor de devolver el territorio a Rusia. Crimea es el hogar de la Flota del Mar Negro y su pérdida podría significar el final para la Marina Rusa y un premio para la OTAN. Habiendo confundido las partes de guerra en Washington y Kiev, Vladimir Putin retiró las tropas de la frontera Ucraniana y urgió a las etnias rusas del este de Ucrania a abandonar las ideas de separatismo.

De una forma muy orwelliana, a todo esto se le ha dado la vuelta en occidente convirtiéndolo en «amenaza rusa». Hillary Clinton comparó a Putin con Hitler. Sin ninguna ironía, los comentaristas políticos de la derecha alemana profirieron las mismas palabras. En los medios, se limpia la imagen de los neo-nazis ucranianos llamándolos «nacionalistas» o «ultra nacionalistas». Lo que temen es que Putin esté buscando una solución diplomática y que pueda encontrarla. El 27 de junio, en respuesta al último acuerdo de Putin –su petición al Parlamento Ruso de rescindir la legislación que le otorgaba el poder de intervenir en nombre de la etnia rusa de Ucrania–, el Secretario de Estado John Kerry lanzó otro de sus ultimatums. Rusia debe «actuar en las próximas horas, literalmente» para acabar con la revuelta en Ucrania del este. A pesar de que a Kerry se lo conoce como un bufón, el grave objetivo de tales «advertencias» era propiciar que Rusia obtuviera el estatus de paria y reprimir las noticias de la guerra del régimen de Kiev contra su propio pueblo.

Un tercio de la población de Ucrania es de habla rusa y bilingüe. Hace tiempo que el pueblo persigue una federación democrática que refleje la diversidad étnica de Ucrania y sea tanto autónoma como independiente de Moscú. La mayoría no es «separatista» ni «rebelde», sino ciudadanos que desean vivir seguros en su patria. El separatismo no es más que una reacción a los ataques que sufren por parte de la junta de Kiev, que ha enviado al exilio en Rusia a unos 110.000 (según datos de la ONU). En general, se trata de mujeres y niños traumatizados.

Como los niños del embargo a Iraq y las mujeres y niñas «liberadas» de Afganistán, este pueblo étnico de Ucrania, aterrorizado por los caudillos de la CIA, son los nadies mediáticos de occidente; su sufrimiento y las atrocidades que han sufrido han sido minimizadas hasta casi desaparecer. Tampoco se ha informado en los medios de comunicación oficiales de occidente de la escala de los ataques del régimen. Esto no carece de precedentes. Volví a leer la magistral The First Casualty: the war correspondent as hero, propagandist and mythmaker, de Phillip Knightle, con admiración renovada por Morgan Philips Price del Manchester Guardian, el único reportero occidental que permaneció en Rusia durante la revolución de 1917 e informó de la desastrosa invasión de los aliados occidentales. Justo y valeroso, Philips Price agitó él solo lo que Knightley denomina el «oscuro silencio» anti-ruso de occidente.

El 2 de mayo, en Odessa, 41 personas de etnia rusa fueron quemadas vivas en la sede de un sindicato ante la mirada impasible de la policía. Existe un video terrible que lo prueba. El líder de Pravy Sektor Dmytro Yarosh saludó la masacre como «otro día brillante de nuestra historia nacional». En los medios de comunicación británicos y estadounidenses se transmitió la noticia como una «tragedia turbia» resultante de los «enfrentamientos» entre «nacionalistas» (neo-nazis) y «separatistas» (el pueblo que recogía firmas para convocar un referendum por una Ucrania federal). El New York Times la entrerró, desechando como propaganda rusa sus advertencias sobre las políticas fascistas y antisemitas de los nuevos clientes de Washington. El Wall Street Journal condenó a las víctimas – «Fuego Mortal Ucraniano Probablemente Detonado por los Rebeldes, Según el Gobierno». Obama felicitó a la junta por su «refrenamiento».

El 28 de junio, el Guardian dedicó casi una página entera a las declaraciones del «presidente» del régimen de Kiev, el oligarca Petro Poroshenko. De nuevo se aplicó la ley de inversión de Orwell. No hubo golpe de estado; no hubo guerra contra la minoría de Ucrania; los rusos tenían la culpa de todo. «Quiero modernizar mi país», dijo Poroshenko. «Queremos introducir la paz, la democracia y los valores Europeos. Hay personas a quienes no les gusta. Hay personas a quienes no gustamos».

El reportero del Guardian Luke Harding obviamente no puso en duda tales aseveraciones, ni mencionó la atrocidad cometida en Odesa, los ataques aéreos y de artillería del régimen en las áreas residenciales, el rapto y asesinato de periodistas, el bombardeo de la redacción de un periódico de la oposición y su amenaza de «liberar Ucrania de escoria y parásitos». El enemigo son «rebeldes», «militantes», «insurgentes», «terroristas» y secuaces del Kremlin. Si congregamos a los fantasmas de la historia de Vietnam, Chile, Timor del Este, Africa Austral o Iraq, podremos identificar las mismas etiquetas. Palestina es el imán de este inamovible engaño. El 11 de julio, tras la última matanza en Gaza –80 personas, entre ellas seis niños de la misma familia– perpetrada por el ejército de Israel equipado con armamento estadounidense, un general israelí escribió un artículo en el Guardian bajo el titular «Una muestra de fuerza necesaria».

En los años 70, conocí a Leni Riefenstahl, a quien pregunté sobre las películas que había rodado para glorificar a los nazis. Utilizando una cámara y unas técnicas de iluminación revolucionarias, produjo un documental en un formato que fascinó a los alemanes: era el Triunfo de la Voluntad, donde al parecer vehiculaba las maldiciones de Hitler. Le pregunté sobre la propaganda en sociedades que se imaginaban superiores al resto. Ella respondió que los «mensajes» de sus películas no estaban subordinados a las «órdenes de arriba» sino al «vacío sumiso» de la población alemana. «¿Incluye eso a la burguesía liberal e instruída?» Le pregunté. «A todo el mundo», contestó, «y, por descontado, a la intelligentsia».

John Pilger, nacido en 1939 en Australia, es uno de los más prestigiosos documentalistas y corresponsales de guerra del mundo anglosajón. Particularmente renombrados son sus trabajos sobre Vietnam, Birmania y Timor, además de los realizados sobre Camboya, como Year Zero: The Silent Death of Cambodia y Cambodia: The Betrayal.

Traducción para www.sinpermiso.info: Vicente Abella

www.johnpilger.com

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

18 Jul 2014

Israel y la propaganda de guerra .

Escrito por: loisdmuras el 18 Jul 2014 - URL Permanente

Es curioso este poster de propaganda anterior al 1948 , la denominación de Palestina que lleva , nombre que hoy en día niegan .

..............................

El Ejército y el Gobierno israelíes han redoblado sus esfuerzos propagandísticos en los últimos años para lavar su imagen ante la opinión pública internacional

“El Ejército se ha mudado a internet para ganar los corazones y las mentes”, dice un portavoz militar

“La comunidad occidental es hoy mucho más crítica que en 2009”, afirma Ramzi Jaber, cofundador de Visualizing Palestine.

"Cada ciudadano israelí es un soldado en Internet"

Los ataques israelíes a Gaza en 2009, que causaron la muerte de alrededor de 1.400 palestinos (además de diez israelíes en la respuesta con cohetes), fueron el primer caso de conflicto mediado por las redes sociales. Plataformas como Facebook, Twitter y Youtube fueron utilizadas por miembros de Hamás y por civiles de dentro y fuera de la franja para narrar, documentar o condenar los ataques, pero fueron las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) quienes hicieron el uso más intensivo y coordinado de estas herramientas.

Cinco años después, las escenas de destrucción se repiten en Gaza, y la propaganda israelí se recrudece, con un eco menor que en otras épocas.

De Plomo Fundido a Margen Protector

Las operaciones militares israelíes vienen siempre acompañadas de un enorme despliegue mediático que busca justificarlas o mitigar sus efectos en la opinión pública internacional. Empezando por su propio nombre, que ha pasado del sensorial Plomo Fundido en 2009 al autoexplicativo Margen Protector en 2014. En hebreo se denomina “hasbara” a este despliegue propagandístico orientado a mostrar al resto del mundo el lado más amable de Israel, un despliegue que incluye diversos frentes.

A finales de 2008, al inicio de los ataques a Gaza, la Administración israelí decidió sustituir las tradicionales ruedas de prensa habituales en épocas de guerra por una amplia gama de iniciativas en las que predominaba el uso de redes sociales. Recibían directrices de Yarden Vatikai, exoficial del ejército, del Ministerio de Defensa y de la Agencia Judía.

Entre esas iniciativas destacaba la impartición a oficiales del Ejército de talleres intensivos sobre los nuevos medios de comunicación en el Centro Interdisciplinar de Herzliya.

“En términos de comunicar nuestro mensaje, el futuro está en los nuevos medios de comunicación”, afirmó entonces el portavoz del Ejército israelí. “La IDF se ha mudado a internet para ganar los corazones y las mentes”.

Uno de los principales frentes de esa campaña destinada a conquistar corazones y mentes fue Youtube. Un canal del Ejército israelí publicaba un flujo constante de vídeos actualizados de los ataques, descritos como parte de la "Operación del ejército israelí para detener el terrorismo de Gaza". Fue el primer Ejército nacional que contó con su propio canal en Youtube, controlando así directamente las imágenes de la guerra contra palestinos que llegaban al público.

Uno de estos vídeos muestra a ocho milicianos palestinos cargando cohetes en el interior de un camión, que aparece a los pocos segundos incinerado tras el estallido de un misil. El vídeo fue denunciado poco después por la asociación israelí de derechos humanos B´Tselem, que aseguró que los cohetes eran en realidad recipientes de gas transportados por civiles, después de que su taller fuese bombardeado por aviones israelíes.

El canal incluía también un videoblog diario en el que portavoces del Ejército se referían a los ataques como “acciones humanitarias de autodefensa”.

Otro de los frentes implicaba el contacto directo con periodistas de todo el mundo, trasladándoles documentación y mensajes con el fin de que estos se hiciesen eco de su contenido. Mensajes de texto eran enviados regularmente a miles de periodistas, diplomáticos y blogueros influyentes, en los que el Ejército ofrecía su visión a través de conferencias, notas de prensa, sesiones informativas y visitas a las comunidades israelíes del Negev, fronterizas a la Franja de Gaza.

El experto israelí en redes sociales Niv Calderon fue en los días previos a la invasión de Gaza contratado por el Ministerio de Exteriores para un esfuerzo sin precedentes de creación de una “sala de guerra” que promoviese la propaganda israelí internacionalmente. “Hay una guerra mediática, y cada ciudadano, cada usuario de internet, es un tipo de soldado”, aseguraba el propio Calderon.

Haneen Zoubi, directora del Centro de Medios para Palestinos Árabes de Israel, calificó en enero de 2009 de “burla a la libertad de prensa” el modo en que se transmitía en Israel lo ocurrido en Gaza. Ya en 2006, durante la invasión de Líbano, denunciaba que “la prensa israelí ha abandonado su papel periodístico, incapaces de realizar su papel por ponerse al servicio del patriotismo”.

La directora de Prensa Internacional del Ejército Avital Leibovich afirmaba, en cambio, sentirse “gratamente sorprendida” por la cobertura internacional del conflicto, incluso en medios que no suelen considerarse proisraelíes. “Por fin la comunidad internacional entiende que Hamas es el agresor”, añadía.

La propaganda trasciende al Ejército

Cinco años después, la implicación del ejército en la documentación y difusión de propaganda ha ido en aumento. Proliferan los vídeos seleccionados y difundidos por las Fuerzas Armadas y las correspondientes cuentas oficiales y extraoficiales en plataformas como Facebook y Twitter, con una actividad constante.

Destacan en la estrategia mediática actual las decenas de infografías y visualizaciones que buscan mostrar de un modo gráfico y sencillo las razones de Israel, y que recuerdan a las del proyecto Visualizing Palestine, que muestra los efectos de la ocupación en las vidas de los palestinos. Una de las visualizaciones más virales es la que explica cómo se convierte una casa de Gaza en un objetivo.

Según Ramzi Jaber, cofundador de Visualizing Palestine, cada vez resulta más difícil para Israel lavar su imagen ante las críticas. “La comunidad occidental es hoy mucho más crítica que en 2009”, asegura, en conversación con eldiario.es. “Por eso cada vez se esfuerzan más en tácticas de deshumanización de la población palestina mediante la retórica del terrorismo. El hecho de lanzar los ataques durante la celebración de la Copa del Mundo también es muy revelador de la estrategia de distraer la atención de sus operaciones militares”.

Pero la guerra mediática no se limita a las fuentes oficiales, sino que tiene en su punto de mira en sectores cada vez más amplios de la sociedad.

Las universidades son uno de los objetivos. El diario Haaretz publicaba en 2011 que la oficina del primer ministro planeaba formar unidades encubiertas en siete universidades israelíes para difundir propaganda proisraelí. Según el diario, “se formará un grupo diplomático en cada universidad, estructurado en modo semimilitar”. A cargo de la iniciativa se colocó a Daniel Seaman, antiguo director de la Oficina de Prensa del Gobierno y denunciado por publicar material violento, racista e islamófobo en su propia página de Facebook.

En 2014, la Universidad de Haifa anunció un curso de ciberguerra para combatir la deslegitimización de Israel en internet. Otras universidades que coordinan con el gobierno o lobbies iniciativas de propaganda son Bar-Ilan, la Universidad Hebrea y la Universidad Ben Gurion.

Desde 2001, Israel ofrece también a universitarios estadounidenses becas Hasbara destinadas “a ofrecer educación proisraelí para que puedan combatir la propaganda antiisraelí en los campus estadounidenses”, unos programas cada vez más concurridos y exitosos, según su propia página web.

Los enormes esfuerzos invertidos por mitigar la condena a Israel y hacer que el mundo entienda sus razones, chocan con las imágenes de los ataques, que han causado un 77 por ciento de víctimas civiles, y que el 11 de julio se cebaban con un centro de asistencia para discapacitados. Un goteo al que el historiador palestino Ilán Pappé se ha referido como un “genocidio escalonado”.

La propaganda choca también con imágenes como las del grupo de israelíes que comen palomitas mientras celebran los bombardeos en la frontera, con los mensajes de quienes jalean como una victoria cada víctima de las bombas y con vídeos como este, que también forma parte de los esfuerzos propagandísticos militares, dirigidos a los más pequeños.

.....................

http://www.eldiario.es/desalambre/ciudadano-israeli-soldado-Internet_0_281372660.html

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

17 Jul 2014

La Gran guerra de 1914.- Una visión actual . Entrevista

Escrito por: loisdmuras el 17 Jul 2014 - URL Permanente

1914: La brutalización del mundo. Entrevista

Stéphane Audoin-Rouzeau · · · · ·

13/07/14

Se esperaba una guerra corta. Durará más de cuatro años y en ella cambiará todo: la estrategia militar, la psicología de los soldados, pero también el mapa del mundo y, más allá de ello, nuestra visión del progreso y de la democracia.

André Burguière, periodista del semanario parisino Le Nouvel Observateur entrevista en profundidad al historiador Stèphane Audoin-Rouzeau.

Le Nouvel Observateur: Se ha dicho a menudo que los soldados de 1914 partieron en los dos bandos con flores en los fusiles. En París se gritaba: “A Berlin!” y en Berlín: “Nach Paris!”. ¿Qué debemos pensar de este lugar común?

Stéphane Audoin Rouzeau: Los historiadores –sobre todo Jean-Jacques Becker en el caso de Francia- le han hecho justicia desde hace mucho a la idea de que los movilizados partieron en medio del entusiasmo. En algunas grandes ciudades hubo manifestaciones de ardor patriótico. En las capitales y en las estaciones, sobre todo. Pero se puede uno preguntar si esas manifestaciones no eran ante todo una forma de negar la angustia que oprimía a los soldados en el momento de dejar a los suyos. En lo más hondo de los países afectados, la noticia de la guerra fue acogida con un sentimiento de consternación y también de aceptación, que se transformó progresivamente en resolución. Pero fue raro el entusiasmo. Por un fenómeno de selección o de deformación del recuerdo es cómo las manifestaciones de belicismo exaltado en el momento de la partida, puestas de relieve por la prensa y a veces filmadas, han acabado por invadir la memoria.

Se esperaba una guerra corta, siguiendo el ejemplo de la guerra franco-prusiana de 1870, y fue larga. Al cabo de cuatro meses, el frente se inmoviliza y comienza entonces la guerra de trincheras. ¿Quién había previsto que la guerra tomara ese giro?

Los estados mayores eran conscientes de que podía ocurrir una nueva forma de guerra, y eso desde la guerra ruso-japonesa que todos habían escudriñado atentamente. Sobre todo la batalla de Mukden de febrero-marzo de 1905: de pronto, pareció que la batalla desaparecía, los ejércitos quedaron inmovilizados y enterrados.

El mito de la guerra muy ofensiva y breve, que inspiraba los planes de los estados mayores en víspera del conflicto, era una forma de negar la obsesión de que se reprodujera dicho esquema. Habían visto en que se convertía un ejército que se enterraba. Y luego, queriendo evitar la trampa de enterrar a las tropas, han caído en ella. A partir de otoño de 1914, por lo menos en el oeste, se instala un interminable asedio de 700 kilómetros de largo a campo abierto. Las causas de esta inmovilización son las mismas que las de la guerra ruso-japonesa: la intensidad de fuego (el cañoneo de una artillería completamente renovada, en particular) que obliga a enterrarse.

¿Se trata de una guerra totalmente nueva?

Los soldados se quedaron pasmados ante la potencia del fuego a distancia en los primeros enfrentamientos en septiembre de 1914, en las fronteras de Bélgica o de Alsacia-Lorena: combates extraordinariamente mortíferos.

Para los estados mayores, una vez más, esta intensidad no suponía nada nuevo: la habían observado durante la guerra de los Boers, la guerra ruso-japonesa o en última instancia en las guerras balcánicas. Se atenía esencialmente a los perfeccionamientos de la artillería, al papel desempeñado por la artillería pesada en el campo de batalla junto a la artillería de campaña, al muro de balas levantado ante ellas por las ametralladoras, al aumento del alcance de las armas individuales y al nuevo poder de penetración de las balas, propulsadas por pólvora sin humo. El perfeccionamiento técnico se aceleró durante el conflicto, pero sin innovación radical, con excepción de los gases tóxicos puestos a punto por Alemania y rápidamente imitados por el otro bando.

Por lo que respecta a la pareja “tanques-aviones”, se impone tardíamente, en el curso del año 1918. Desde entonces, los aviones, utilizados al principio para vuelos de reconocimiento o combates aéreos individuales que recordaban a la antigua caballería, al final de la guerra atacan a las tropas en tierra por medio del bombardeo o el ametrallamiento.

Pese a la existencia de combates a corta distancia, es verdad que raros, la muerte es, por tanto, esencialmente anónima. Se asiste a una despersonalización profunda de la violencia bélica.

Los mandos tuvieron las mayores dificultades a la hora de pensar este tipo de guerra e intentaron recuperar la movilidad perdida. Pero en vano…y al precio de espantosas pérdidas.

Los franceses, en particular, subestimaron el papel de obstáculo que desempeñaban las alambradas y no reconocieron más que lentamente la necesidad de moverse en las diferentes líneas de trincheras escalonadas en profundidad.

En 1918, generalizando una táctica ya aplicada en 1917 en otros frentes, los alemanes lanzan a las Sturmtruppen (de las que formó parte Ernst Jünger) para penetrar en las primeras líneas enemigas, sacándole partido a su agresividad y autonomía con el fin de desorganizar el frente adverso. Frente a esta táctica tan provechosa, los franceses se mantienen en la defensa de la primera posición, antes de admitir el principio de defensa en profundidad.

En el fondo, es la recurrencia de ofensivas desastrosas la que hizo evolucionar a los estados mayores, pero al precio de la rotación de los generales en jefe…y de espantosas pérdidas humanas.

Por tanto, la guerra ha cambiado de naturaleza. ¿Y el combatiente?

El combatiente, también. Hay una novedad antropológica en esta guerra. Se pasa del combate del “cuerpo enderezado” al del “cuerpo acostado” y escondido. En septiembre de 1914, los soldados se dejan matar cargando de pie. El equipo militar no había abandonado los colores (los pantalones rojos de los franceses seguían siendo un caso extremo). Luego, con las trincheras, se pasa al cuerpo disimulado, acostado, protegido.

La retro-innovación del casco (para proteger de los desprendimientos y de la caída de rocas, y no de las balas) fue adoptada por todos los ejércitos, con excepción de los rusos. Es ésta una experiencia corporal nueva: la batalla, en tanto que experiencia de enfrentamiento muy intenso pero breve, se ve reemplazada por una violencia discontinua pero interminable.

Este nuevo tipo de combate ha configurado un nuevo tipo de soldados. Sobre todo de soldados que ya no saben moverse. En el verano de 1918, cuando los Aliados retoman la ofensiva, los soldados ya no saben avanzar y son por tanto los contingentes norteamericanos, que no han adoptado todavía la costumbre de enterrarse, los que mejor reaccionan.

Eso es también lo que explica que los Aliados, pese a una superioridad técnica y demográfica aplastante a partir del verano de 1918, no hayan podido quebrantar al ejército alemán en el campo de batalla. Lo rechazan progresivamente, como un muro que retrocede, pero sin llegar a derribarlo, lo cual ha tenido su parte asimismo en el mito alemán de un ejército invicto en 1918.

¿Por qué estos forzados de las trincheras han aguantando tanto tiempo en ambos lados, pese a algunos baches, como, por ejemplo, en 1917?

La “leva masiva” había existido desde la Revolución, pero no con la misma intensidad. Gran Bretaña, aferrada a una larga tradición de soldados de enganche. no recurrió a la conscripción más que a partir de 1916, y Australia, que envió, sin embargo, contingentes militares importantes, no llegó nunca a establecerla. La coacción del aparato militar no puede explicar por sí sola que los “poilus” hayan podido soportar tales sufrimientos durante tanto tiempo.

La razón esencial de su tenacidad tiene que ver con el hecho de que se trata de ejércitos de ciudadanos con educación, salvo en el caso del ejército ruso, que no ha aguantado tan bien y ha acabado por sublevarse literalmente en el otoño de 1917.

La escolarización, la conscripción y la lectura de periódicos, como ha mostrado Eugen Weber, han homogeneizado las actitudes y las expectativas. Han reforzado el apego a la nación. Los soldados comprenden y aceptan los objetivos de guerra de sus gobiernos.

Sus motivaciones defensivas han seguido siendo fuertes, pese al aflojamiento de 1917, y en el campo aliado se aprecia una “removilización” en 1918.

Pero la experiencia de las trincheras, con sus sufrimientos y sus violencias, va a endurecer a cambio los comportamientos políticos. Se ha descrito este endurecimiento de los comportamientos como un proceso de “brutalización”, una forma de transposición en la vida política de postguerra de las representaciones y de las prácticas adquiridas en el combate: el culto del jefe, de la obediencia, de la fuerza y de la acción violenta, por ejemplo.

El fascismo, el nazismo y en cierto modo también el bolchevismo son igualmente herederos de la violencia de guerra.

Otro resorte secreto de la resistencia de los combatientes tiene que ver con los beneficios de la educación: se trata del apoyo moral que les aportó la correspondencia. En momentos de calma en el frente occidental, los soldados escriben de media una carta al día a su mujer, a su novia, a sus padres o a sus allegados. Se enviaron miles de millones de cartas por medio de un servicio postal al que las autoridades militares dedicaban la máxima atención, pues valoraban su interés psicológico.

En la correspondencia no se habla ni de detalles de la guerra (censura obliga) ni de política sino antes bien generalmente de lo que han dejado atrás. Los campesinos y los comerciantes siguen gestionando sus negocios. Los padres vigilan la escolaridad y el comportamiento de sus hijos. Se habla también de amor, y mucho. Como una inmensa red inmaterial tendida más allá de los campos de batalla, estos innumerables intercambios epistolares han permitido a los muertos-vivos de las trincheras seguir siendo civiles de uniforme, animados por la esperanza de volver entre los suyos.

Los imperios centrales (Alemania y Austria-Hungría) han perdido la guerra. Pero, ¿quién la ha ganado?

En 1918, la cuestión de la victoria queda zanjada: los Aliados han ganado la guerra de la manera más nítida y el Tratado de Versalles, impuesto sin discusión a Alemania, expresa perfectamente este predominio. Pero las primeras dudas sobre la extensión real de la victoria se revelan con bastante rapidez, pues la cuestión no estriba en ganar la guerra sino en ganar la paz: desde mediados de los años 20, esas dudas asaltan a la opinión pública de las potencias victoriosas, y no dejarán, después, de propagarse.

Añadamos que la dominación de Europa sobre el mundo se ve profundamente afectada por la guerra, en beneficio de nuevas potencias, como los Estados Unidos, que forman parte de los vencedores. Su dominación colonial, que reposaba sobre una imagen de autoridad moral e invulnerabilidad, conocía sus primeros cuestionamientos por parte de los pueblos colonizados.

Han asistido al enfrentamiento de las potencias coloniales, que han perdido todo su prestigio a sus ojos matándose entre ellos, y que han tenido que ir a mendigar su implicación para evitar la derrota.

Hoy en día, el problema del desenlace de la I Guerra Mundial se plantea de manera diferente: se ha impuesto el sentimiento de que la gran Guerra no dejó más que vencidos, lo que me parece bastante exacto. No queda gran cosa, en efecto, de las inmensas esperanzas suscitadas por la victoria de 1918, tal como las expresaron sus contemporáneos. De lo que más nos damos cuenta ahora es de hasta qué punto la idea de “progreso”, consubstancial a la idea democrática en el siglo XIX y a principios del XX, ha sido subvertida en profundidad por el primer conflicto mundial: me parece que nunca ha llegado exactamente a recuperarse.

¿1918 no es por tanto una victoria de la democracia?

En apariencia, o a corto plazo, con el hundimiento de los imperios, la victoria de las democracias parece completa: la creación de la Sociedad de Naciones constituye una suerte de transposición de esto en el plano internacional. Y en efecto, hay que reconocerlo, las democracias se han mostrado más eficaces que los regímenes autoritarios a la hora de efectuar los buenos arbitrajes que imponían las economía de guerra, repartiendo más armoniosamente la carga del conflicto entre el frente y el “frente interior”.

En este sentido, su victoria es también la victoria de los valores y del tipo de régimen que encarnan.

Con todo, esta victoria ha sido de corta duración: la democracia retrocede enseguida en todas partes, hasta el punto de tomar la forma de ciudadela asediada en el curso de la década de 1930.

Hay que señalar aquí varias cosas: a corto o a más largo plazo, la “brutalización” de las sociedades europeas por la guerra, por retomar el concepto evocado anteriormente, introducido por el gran historiador norteamericano George Mosse, tuvo importantes efectos en el campo político.

No se puede comprender la afirmación de los grandes totalitarismos del siglo XX sin hacer referencia a la experiencia bélica: la victoria del bolchevismo en Rusia no es concebible sin referencia a la guerra, lo mismo que la brutalidad que despliega en la guerra civil, en el curso de la cual el nuevo régimen, nacido en 1917, vuelve a usar de modo intensivo todas las técnicas del campo de batalla. El fascismo italiano, ese “producto” ideológico nuevo, surge del intervencionismo italiano y de la experiencia combatiente.

En cuanto al nazismo, es en grandísima medida una derrota rechazada tanto como una Gran Guerra que se vuelve a librar: contra el enemigo interior, en primer lugar, los judíos y los rojos, que habrían apuñalado por la espalda al ejército alemán e instaurado la República de Weimar, abandonista y, luego, contra el enemigo exterior. No se comprende nada de su energía asesina sin hacer referencia a sus raíces, que se hunden en la Gran Guerra, tal como la vivió Alemania, en sus modalidades de derrota militar no percibida y no asumida como tal.

Los pueblos vencedores, los franceses, ingleses, italianos, ¿se dejaron llevar por la sensación de victoria?

Los festejos de la victoria que tuvieron lugar en los países aliados en 1918, 1919 o 1920, según calendarios diferentes, son indiscutiblemente fiestas espectaculares. Las escenas de alborozo podrían hacer pensar que la ebriedad de la victoria lo arrastra todo entre los antiguos beligerantes victoriosos.

En realidad, y más en profundidad, las sociedades europeas han quedado marcadas por el luto masivo; un luto integrado por otra parte en la fiesta, en forma de homenaje a los muertos.

El culto de los muertos reviste en la postguerra en Europa una intensidad sin precedentes, a escala nacional (los monumentos y los homenajes al Soldado Desconocido) como a escala local (los monumentos a los caídos erigidos en cada localidad). Domina la impresión de que las sociedades europeas intentaron, tras la gran matanza, una forma de catarsis. ¿La lograron? Lo dudo.

El aspecto espectacular de la conmemoración de los muertos no significa necesariamente que haya aliviado el luto de los vivos. Este es masivo, a menudo redoblado o multiplicado. También es prolongado. Estoy persuadido de que esa huella es todavía perceptible en Francia, donde, es verdad, dos tercios de la sociedad están, de una forma u otra, de luto al concluir la guerra.

La relación que mantenemos con esta guerra parece dar la razón a Maurice Barrès: la patria son nuestros muertos. Pero los supervivientes, ¿no nos han transmitido nada?

El legado de la Gran Guerra debe entenderse de diferentes maneras, según las generaciones. Tenemos en principio la experiencia de la primera generación, la de los combatientes, la de las familias de luto. Una experiencia a menudo callada, oculta: el libro de Jean Rouaud Les Champs d´honneur, de 1990, [Los campos del honor, Anagrama, Barcelona, 1991] muestra esto admirablemente.

A continuación está la experiencia de la segunda generación, que ha vivido en esta sociedad, en estas familias enlutadas, y que ha sufrido ese silencio sin poder traspasarlo, cuestionarlo. Y luego está la tercera generación, la que plantea las preguntas, de diferentes maneras: es la mía.

En Quelle histoire. Un récit de filiation (1914-2014) quise mostrar cómo la guerra y sus traumatismos podían inscribirse en el parentesco, destruyendo, por ejemplo, los lazos de los veteranos con sus ascendientes, con sus allegados, con sus descendientes. He intentado la experiencia del relato y del análisis de un proceso de este género en mi propia familia, centrándome en mi abuelo paterno, que volvió vivo y aparentemente intacto de la guerra, pero destruido en profundidad, luego en mi propio padre, el cual, a falta de haber comprendido la guerra de su padre, se vio atrapado por la violencia del conflicto, que no sólo se desplegó en ese instante sino también posteriormente. Es lo que he terminado por comprender a través de mi labor de historiador y lo que, al mismo tiempo, le da acaso más sentido.

Stéphane Audoin-Rouzeau (1955), director de estudios de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (EHESS) y presidente del centro internacional de investigación del Historial de la Grande Guerre de Peronne, en el Somme, es uno de los máximos especialistas franceses en la I Guerra Mundial, a la que ha dedicado numerosos estudios, además de dirigir la obra colectiva Encyclopédie de la Grande Guerre 1914 - 1918 (Éditions Bayard, 2004).

Traducción para www.sinpermiso.info: Lucas Antón

.

Le Nouvel Observateur, 19 de diciembre 2013-1 de enero de 2014

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

16 Jul 2014

La guerra de propaganda israelí .

Escrito por: loisdmuras el 16 Jul 2014 - URL Permanente

(En enero del 2009 escribí este texto cambiando el gobierno israelí y los periodistas es lo mismo...pero peor )

..........

Principios de la guerra de propaganda.

Principio de simplificación y del enemigo único: Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.

Principio del método de contagio: Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. "Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan.

Principio de la exageración y desfiguración: Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

Principio de vulgarización y principio de orquestación: toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar. La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas. De aquí viene también la famosa frase: «Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad».

Según el lenguaje utilizado, algunas de estas ideas de base que se repiten incesantemente a lo largo y ancho de todas las noticias publicadas serían las siguientes:

1 Hamás es siempre un grupo terrorista o islamo-fascista y nunca un movimiento de resistencia o algo que remotamente se le parezca.

2 El ataque israelí es siempre un ataque contra Hamas y sólo contra Hamas.

3 Los muertos civiles palestinos son siempre responsabilidad de Hamas y sólo de Hamas, por el uso que de ellos hacen los terroristas como escudos humanos.

4 Israel no quiere la guerra, pero no le ha quedado más remedio que responder a los ataques de Hamas.

5 En el conteo de muertos (que a duras penas se va haciendo en los sucesivos días de ataques israelís y que, como digo, ha dejado de actualizarse desde del cinco de enero) los muertos palestinos son siempre en su mayoría terroristas de Hamas.

6 Todos los ataques israelís se realizan siempre sobre infraestructura o milicianos de Hamas, nunca sobre infraestructura o población civil.

7 El ataque israelí es además una respuesta a los cohetes que Hamas lanza sobre el sur del país y, por tanto, un acto de legítima defensa.

8 La tregua la rompió Hamas.

9 Es Hamas y sólo Hamas quien no quiere la paz, los israelís están haciendo todo lo posible por conseguirla, pero no se dan las condiciones apropiadas para ello pues Hamas no está dispuesto a parar sus ataques contra Israel.

Principio de renovación: Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

Principio de la verosimilitud: Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias

Principio de la silenciación: Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

Principio de la transfusión: Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

Principio de la unanimidad: Llegar a convencer a mucha gente de que piensa «como todo el mundo», creando una falsa impresión de unanimidad

Continuamente la TV1 hablaba de duros combates entre ambos bandos

Shlomo Ben-Amí, en las páginas de un diario supuestamente independiente, afirmando que el brazo militar de Hamás está "extremadamente bien armado". ¿Ah, sí? ¿Dónde están entonces sus aviones de combate, sus carros blindados, su artillería de grueso calibre?.

"Israel", dice Robert Fisk, "declara estar librando por nosotros la guerra contra el terrorismo internacional.

Los israelíes dicen que están combatiendo en Gaza por nosotros, en nombre de nuestros ideales occidentales, en aras de nuestra seguridad y sujetándose a nuestras normas".

Y ya se ve lo que les decia Olmert en la cena de los idiotas...occidentales ,"por los valores humanos más basicos, hemos hecho y continuaremos haciendo todo lo necesario para evitar una crisis humanitaria en la Franja de Gaza de modo que podamos ayudar a los civiles inocentes que cayeron víctimas de la organización terrorista"... cuando ha sido el... pero no ....todos los muertos son hechos por Hamas. Y los idiotas ni contestarón.

La propaganda dentro de Israel.Denunciada por un profesor israelita que detuvieron a sus alumnos por protestar.

-Israel podría proceder a bombardeos aéreos de las casas sin previo aviso; sin embargo, sus militares entran en contacto personal telefónico, nada menos con sus habitantes 10 minutos antes de un ataque para avisarles de que van a destruir su vivienda. Los militares, eso es lo que se da entender, podrían demoler viviendas sin avisar; no lo hacen, porque valoran la vida humana.

- Israel tira bombas de fogueo bombas que no pueden producir daños inmobiliarios unos cuantos minutos antes de lanzar misiles letales; podría, pues, matar más palestinos, pero prefiere no hacerlo.

- Israel sabe que los dirigentes de Hamas se esconden en un hospital al-Shifa. Con lo que se da a entender que no arrasa hasta los cimientos del centro médico, aun cuando tiene capacidad para hacerlo.

- Debido a la crisis humana engendrada, el ejército israelí suspende cada día durante unas horas los ataques y permite la entrada a la Franja de Gaza de convoyes humanitarios. Con lo que, una vez más, se da a entender que podría impedir la entrada de esos convoyes.

Por otra parte es increíble que ahora se planteen reconstruir Gaza, cuando los Israelíes es ya la segunda vez que la destrozan...ellos la destrozan nosotros la reconstruimos...ellos las destrozan nosotros la reconstruimos... Y así hasta el infinito...vendemos las armas con que la destrozan y después pagamos con nuestros impuestos la reconstrucción.Cuando ademas la potencia ocupante se queda con sus impuestos. Y como potencia ocupante tendria el deber de ocuparse de los prisioneros.

Así se hacen los negocios.. sucios.¡Hipócritas fariseos bíblicos unidos!.

Y además todos los que los disculpan ponen como ejemplo Cisjordania..de lo que es la Palestina feliz la tierra de los muros y los batustanes.. con cientos de pasos de control.. con sus campos de exiliados masacrados por Israel mas de una vez.. Tulkarem guardados por la propia autoridad Palestina cipaya de Israel, con cientos de presos en la carcel y que disuelve las manifestaciones de protesta a tiros ,mientras visita a los politicos occidentales para salir en la foto , y mantener su apoyo como titere de nuestros idiotas.

Mientras Gaza trata de recuperar la normalidad, Amnistía Internacional (AI) anunció haber recogido evidencias sobre el terreno del uso de fósforo blanco por parte del Ejército israelí en zonas densamente pobladas en la ciudad de Gaza y sus alrededores. Un equipo de AI llegó a primeras horas del sábado, antes de que Tel Aviv declarara un alto el fuego, a la ciudad de Gaza, donde encontró evidencias del «uso extendido» de fósforo blanco. «En un callejón de la ciudad de Gaza, vimos niños descalzos corriendo alrededor de restos de fósforo que todavía estaban ardiendo», explicó el equipo. «Encontramos más fósforo en el tejado de una casa familiar y en una calle abarrotada», añadió .

Olmert y sus adláteres lo negaron repetidamente...negar ...negar .. que algo queda para justificase oficialmente con los idiotas satrapas.

Y cuando ya no puede negarlo mas ante las pruebas y la evidencia dice que son armas que no están prohibidas, cuando si lo están habiendo población civil.

Es igual con los túneles, los palestinos bloqueados cercados, alambrados, sin ayuda humanitaria por algún sitio tenían que intentar abastecerse , pues no, los túneles son para pasar armas eso que están los guardas egipcios del otro lado y por lo se ve podían pasar tanques artillería y misiles. Así una opinadora voluntaria de todos conocida y que va de periodista decía en TV3, en un programa matinal, que Israel se veía obligado a atacarlos los tuneles de Gaza, por que se sabia que Irán o China...?, podia pasar misiles por ellos. Y así unía misiles-Irán-ataque a Israel . El que Israel bombardeara todo Gaza y a la población civil eso no lo contradecia y además justificaba una guerra preventiva sin pruebas , y con total impunidad justificaba y hacia apología de los crimenes de guerra israelíes.

......................

, VER EN LA ACTUALIDAD

http://www.eldiario.es/desalambre/ciudadano-israeli-soldado-Internet_0_281372660.html

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15 Jul 2014

Cómo se ha aplastado la resistencia juvenil en Estados Unidos.

Escrito por: loisdmuras el 15 Jul 2014 - URL Permanente

8 razones por las que la juventud norteamericana no responde: Cómo se ha aplastado la resistencia juvenil en Estados Unidos

Bruce E. Levine

06/07/14

Tradicionalmente, la juventud ha impulsado los movimientos democráticos. En Estados Unidos, uno de los golpes maestros de la élite gobernante ha sido la creación de las instituciones sociales que han subordinado a la juventud estadounidense, quebrado su espíritu de resistencia a la dominación.

La juventud estadounidense parece haber aceptado —incluso en mayor medida que los adultos— la idea de que la corporatocracia puede arruinar sus vidas por completo y que no pueden hacer nada al respecto. Una encuesta de Gallup en 2010, preguntaba a los estadounidenses: "¿Cree usted que el sistema de Seguridad Social será capaz de pagarle algo cuando se jubile?" Entre los encuestados de 18 a 34 años de edad, el 76 por ciento dijo que no. Sin embargo, a pesar de su falta de confianza en la disponibilidad futura de la Seguridad Social, pocos han exigido su fortalecimiento de manera más justa, con impuestos sobre las nóminas de los ricos; en cambio, la mayoría se resigna a que se deduzca más dinero de sus cheques para la Seguridad Social, a pesar de que piensan que no va a durar tanto tiempo como para beneficiarlos.

¿Cómo han subordinado a la juventud estadounidense?

1. La deuda de los préstamos estudiantiles. Las grandes deudas —y el miedo que crean— son mecanismos de apaciguamiento. Cuando fui a la universidad en la década de 1970, no había tasas de matrícula en la City University of New York, era una época en la que las matrículas de gran parte de las universidades públicas de Estados Unidos eran tan asequibles que resultaba sencillo conseguir un BA o un graduado sin acumular deudas por los préstamos estudiantiles. Mientras que esos días han quedado atrás en Estados Unidos, las universidades públicas siguen siendo gratuitas en el mundo árabe y, o bien gratuitas o con tasas muy bajas en muchos países del resto del mundo. Los millones de jóvenes iraníes que corrían el riesgo de recibir un disparo en las protestas por las disputadas elecciones presidenciales de 2009, los millones de jóvenes egipcios que arriesgaron sus vidas a principios de este año para derrocar a Mubarak, y los millones de jóvenes estadounidenses que se manifestaron contra la guerra de Vietnam, todos ellos tenían en común la ausencia de una enorme y apaciguadora deuda sobre sus espaldas provocada por los préstamos estudiantiles.

A día de hoy, en Estados Unidos, dos tercios de los graduados universitarios de cuatro años de duración están endeudados a causa de los préstamos estudiantiles, incluyendo más del 62 por ciento de los graduados de las universidades públicas. Aunque la deuda media de un graduado es de alrededor de 25.000 dólares, cada vez hablo con más graduados cuya deuda se acerca a los 100.000 dólares. Durante ese período de la vida en el que debería ser más fácil resistir a la autoridad, porque aun no se tienen responsabilidades familiares, muchos jóvenes están demasiado preocupados por el precio que supone oponerse a la autoridad, por perder su trabajo y no poder pagar una deuda cada vez mayor. Es un círculo vicioso, la deuda estudiantil contiene el activismo y esa pasividad política hace que sea más probable que los estudiantes acepten dicha deuda como algo natural.

2. Psicopatologizando y medicando el inconformismo. En 1955, el entonces respetado psicoanalista anti-autoritario de izquierdas, Erich Fromm, escribió: "Hoy en día la función de la psiquiatría, la psicología y el psicoanálisis amenaza con convertirse en una herramienta de manipulación del hombre". Fromm murió en 1980, el mismo año en el que unos Estados Unidos cada vez más autoritarios eligieron como presidente a Ronald Reagan, y la Asociación Americana de Psiquiatría, también cada vez más autoritaria, incluyó en su biblia de diagnósticos (en aquellos años el DSM-III) trastornos mentales que afectaban a niños y adolescentes, como el popular "transtorno negativista desafiante" (TND). Los síntomas oficiales de TND incluyen que "con frecuencia desafía activamente o rehúsa acatar las peticiones o reglas de los adultos", "discute con adultos frecuentemente", y "a menudo deliberadamente irrita a los demás".

Gran parte de los activistas estadounidenses más destacados, como Saul Alinsky (1909-1972), el legendario organizador comunitario y autor de Reveille for Radicals y Rules for Radicals, en estos días probablemente serían diagnosticados con el TND y otros trastornos disruptivos. Recordando su infancia, Alinsky decía: "nunca pensé en caminar sobre la hierba hasta que vi un letrero que decía 'Manténgase fuera del césped'. Después de leerlo, solo quería pisar la hierba." Actualmente, los antipsicóticos tranquilizantes más duros (por ejemplo, Zyprexa y Risperdal) son la medicación que más dinero ingresa en Estados Unidos (16 mil millones de dólares en 2010); según el Journal of the American Medical Association en 2010, una razón que explica esto es que muchos niños reciben medicamentos antipsicóticos aunque tengan diagnósticos no psicóticos como TND o algún otro trastorno disruptivo (especialmente los pacientes de pediatría cubiertos por el Medicaid).

3. Las escuelas educan en el conformismo y no en la Democracia. Cuando recogía el premio a Profesor del Año en Nueva York, el 31 de enero de 1990, John Taylor Gatto molestó a muchos asistentes a la ceremonia al afirmar: "La verdad es que en realidad las escuelas no enseñan nada más que a obedecer órdenes. Para mí es un gran misterio debido a las miles de personas solidarias que trabajan en las escuelas como maestros, ayudantes y administradores, pero la lógica abstracta de la institución anula sus contribuciones individuales". La generación anterior discutió ampliamente el problema de la educación obligatoria como vehículo para desarrollar una sociedad autoritaria, pero ahora que el problema se ha agravado, rara vez se discute.

La naturaleza de la mayoría de las clases, independientemente de la asignatura, consiste en socializar a los estudiantes para que sean pasivos y dirigidos, para que sigan órdenes, para que valoren las recompensas y los castigos de aquellos que tienen autoridad, para que finjan que se preocupan por cosas que no les interesan, y para que piensen que son impotentes a la hora de cambiar su situación. Aunque un profesor imparta una clase sobre la democracia, las escuelas son lugares esencialmente antidemocráticos, y por lo tanto, a los estudiantes no se les enseña lo que es la democracia. En su obra The Night Is Dark and I Am Far from Home, Jonathan Kozol analizaba cómo la escuela acaba con las acciones valientes. Kozol explica la manera en que en nuestras escuelas nos inculcan una especie de "inquietud inerte" en la que el "cuidado" —en sí y para uno mismo, sin arriesgarse a las consecuencias— se considera lo "ético". En la escuela nos explican que somos "morales y maduros" si discutimos sobre nuestras preocupaciones educadamente, pero en esencia, —y como exigencia— nos enseñan a comportarnos de manera que no generemos discrepancias.

4. "No Child Left Behind" (Que ningún niño se quede atrás) y "Race to the Top" (Carrera hacia la cima). La corporatocracia ha descubierto una manera de hacer que nuestras escuelas sean todavía más autoritarias. El bipartidismo demócrata-republicano ha dado lugar a las guerras en Afganistán e Irak, el TLCAN, la Ley Patriota, la Guerra contra las drogas, el rescate de Wall Street, y las políticas educativas "No Child Left Behind" y "Race to the Top". Estas medidas educativas son una tiranía de pruebas estandarizadas que básicamente generan miedo, que es la antítesis de la educación en una sociedad democrática. Este miedo obliga a que tanto los estudiantes como los profesores se concentren constantemente en las demandas de los desarrolladores de la prueba; así destruyen la curiosidad, el pensamiento crítico, el cuestionamiento de la autoridad, y el desafío y resistencia frente a la autoridad ilegítima. En una sociedad más democrática y menos autoritaria, la eficacia de un profesor se evaluaría, no por pruebas estandarizadas por la corporatocracia, sino preguntando a los estudiantes, a los padres y a la comunidad si el profesor está ayudando a los estudiantes a ser más curiosos, a leer más, a aprender de forma autónoma, a disfrutar del pensamiento crítico, a cuestionar la autoridad y a desafiar a las autoridades ilegítimas.

5. Avergonzar a los jóvenes que se toman en serio su aprendizaje personal —aunque no tanto la educación oficial. Una encuesta realizada en 2006 en Estados Unidos, mostraba que el 40 por ciento de los niños entre primero y tercer grado leía todos los días, pero ese porcentaje se ??reducía al 29 por ciento en cuarto. A pesar del carácter anti-educativo de las escuelas oficiales, cada vez más, a los niños y a sus padres se les dice que si a los chicos no les gusta ir a la escuela, no les gusta aprender. Pero no siempre ha sido así. Como dijo Mark Twain: "Nunca permití que la escuela interfiriera en mi educación". En 1900, cuando la vida de Twain se acercaba al final, tan sólo el 6 por ciento de los estadounidenses se había graduado en la escuela secundaria. A día de hoy, aproximadamente el 85 por ciento de los estadounidenses se gradúan en la secundaria, y a Barack Obama eso le parece bastante bien, pues, como decía en 2009, "el abandono escolar en la secundaria no es una opción de ahora en adelante. No es una simple renuncia personal, estás fallando a tu país".

Los estudiante más integrados en el sistema escolar, sin embargo, son los más ignorantes políticamente en cuanto a la guerra de clases existente en Estados Unidos, y los más incapaces de desafiar a la clase dominante. En los años 1880 y 1890, los agricultores estadounidenses, con poca o ninguna educación oficial, crearon un movimiento popular que organizó la cooperativa de trabajadores de mayor tamaño en Estados Unidos, formaron el Partido del Pueblo, que recibió el 8 por ciento de los votos en las elecciones presidenciales de 1892, diseñaron un proyecto de tesorería (que si se hubiera puesto en marcha habría permitido facilitar créditos a los agricultores y acabar con el poder de los grandes bancos) y enviaron a 40.000 conferenciantes por todo el país para articularlo, y este proyecto puso de manifiesto un gran número de ideas políticas complejas, estrategias y tácticas ausentes hoy en día en la vida política de la población educada de América. Actualmente, los estadounidenses que carecen de títulos universitarios se avergüenzan porque son considerados "perdedores"; sin embargo, Gore Vidal y George Carlin, dos de los más inteligentes y elocuentes críticos del sistema de la corporatocracia estadounidense, nunca fueron a la universidad, y Carlin abandonó el colegio en noveno grado.

6. La normalización de la vigilancia. Una población asustada porque se siente vigilada es más fácil de controlar. Mientras que la Agencia de Seguridad Nacional (ASN) es conocida por su seguimiento de los correos electrónicos y conversaciones telefónicas de los ciudadanos estadounidenses, y la vigilancia de los jefes es cada vez más común en el país, la juventud estadounidenses se vuelve cada vez más complaciente con la vigilancia de la corporatocracia porque, al haberla sufrido desde una edad tan temprana, no es más que una rutina en sus vidas. Los padres revisan diariamente la web de las calificaciones y tareas de sus hijos, y al igual que los jefes, vigilan los ordenadores y las páginas de Facebook de sus chicos. Algunos padres utilizan el GPS de los teléfonos móviles de sus hijos para saber dónde se encuentran, mientras que otros tienen cámaras de video en los hogares. Cada vez hablo con más jóvenes que no tienen la seguridad de que pueden salir de fiesta con libertad incluso cuando sus padres están fuera de la ciudad, por lo tanto, ¿qué confianza van a tener en desarrollar un movimiento democrático bajo el radar de las autoridades?

7. La televisión. En 2009, la Compañía Nielsen informó que en Estados Unidos ver la televisión es una actividad que pasa por sus mejores momentos, siempre que incluyamos las "tres pantallas": televisión, ordenador portátil y teléfono móvil. Los niños estadounidenses promedian ocho horas al día entre televisión, videojuegos, películas, Internet, teléfonos móviles, iPods y otros aparatos tecnológicos (no incluyo su uso relacionado con la escuela). Muchos progresistas se preocupan por el control de contenidos por parte de los medios, pero el simple hecho de ver la televisión, independientemente de la programación, es el principal mecanismo apaciguador (las empresas presidiarias privadas han reconocido que, para mantener a los presos tranquilos, puede ser más económico ofrecerles televisión por cable en lugar de contratar a más guardias).

Para una sociedad autoritaria, la televisión es un sueño hecho realidad: los que tienen más dinero controlan la mayor parte de lo que la gente ve; la programación televisiva basada en el miedo atemoriza a la gente y los hace desconfiar de los demás, lo cual es bueno para una élite gobernante sustentada sobre la estrategia del "divide y vencerás"; la televisión aísla a la personas para que no se unan y ofrezcan resistencias a la autoridad; e independientemente de la programación, los televidentes sufren un lento lavado de cerebro, llevándolos a un estado hipnótico donde resulta difícil pensar críticamente. Aunque los videojuegos no te vuelven tan zombi como ver la televisión pasivamente, para muchos niños y jóvenes, estos juegos se han convertido en su única experiencia de acción, y esa "acción virtual" no es, de ninguna manera, una amenaza real para la élite gobernante.

8. El fundamentalismo religioso y el fundamentalismo consumista. La cultura norteamericana ofrece a sus jóvenes 'alternativas' como el fundamentalismo religioso o el fundamentalismo consumista. Todas las variedades de fundamentalismo estrechan el punto de mira y eliminan el pensamiento crítico. Algunos progresistas que califican al fundamentalismo religioso como "el opio del pueblo", muy a menudo descuidan la naturaleza apaciguadora de otro fundamentalismo importante en Estados Unidos. El fundamentalismo consumista apacigua a la juventud estadounidenses a través de una gran variedad de mecanismos. Este consumismo radical destruye la autosuficiencia, crea personas que se sienten completamente dependientes de los demás, y que por lo tanto son más propensos a entregar su capacidad de decisión a las autoridades, y esta es la forma de pensar preferida por la élite gobernante. La cultura del fundamentalismo consumista legitima la publicidad, la propaganda, y todo tipo de manipulaciones, incluyendo las mentiras; y cuando una sociedad legitima las mentiras y las manipulaciones, acaba con la capacidad de las personas de confiar entre ellos y crear propuestas democráticas. El fundamentalismo consumista también fomenta el ensimismamiento, lo que dificulta el desarrollo de la solidaridad necesaria para los movimientos democráticos.

Estos no son los únicos aspectos de nuestra cultura que están sometiendo a la juventud estadounidense y acabando con su resistencia frente a la dominación. El complejo industrial alimentario ha contribuido a crear una epidemia de obesidad infantil, depresión y pasividad. El complejo industrial carcelario mantiene a los jóvenes antiautoritarios "a raya" (además, ahora con el miedo de acabar ante jueces como los dos de Pennsylvania, que recibieron 2,6 millones de dólares de la industria carcelaria privada para garantizar que los menores que juzgaban fueran encarcelados). Y es que, como señaló Ralph Waldo Emerson: "Todas las cosas son correctas o incorrectas al mismo tiempo. La ola del mal baña todas nuestras instituciones por igual".

Bruce E. Levine es un psicólogo crítico que escribe habitualmente en AlterNet, Counterpunch, Z Magazine y The Huffington Post. Ejerce como profesional desde hace tres décadas y forma parte del consejo asesor de la International Society for Ethical Psychology and Psychiatry (ISEPP). Su obra más reciente es Get Up, Stand Up: Uniting Populists, Energizing the Defeated, and Battling the Corporate Elite (Chelsea Green Publishing, 2011).

Traducción para www.sinpermiso.info: David Torres Pascual

y ver ...

La crisis de la deuda contraída por jóvenes para financiar sus estudios universitarios en Estados Unidos está a punto de estallar, advierte un artículo de opinión de Joseph Stiglitz que publica el diario The New York Times

mayo 13, 2013

http://cuadernodetrabajo.wordpress.com/2013/05/13/la-crisis-de-la-deuda-contraida-por-jovenes-para-financiar-sus-estudios-universitarios-en-estados-unidos-esta-a-punto-de-estallar-advierte-un-articulo-de-opinion-de-joseph-stiglitz-que-p

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Jul 2014

El derecho a manifestarse y protestar.

Escrito por: loisdmuras el 14 Jul 2014 - URL Permanente


Absolución por el asedio del 15M al Parlament catalán

Ya ha salido la sentencia de la Audiencia Nacional sobre el "asedio" en el Parlament catalán que tuvo lugar el 15 de junio de 2011. De las 19 personas acusadas de atentado contra instituciones del Estado con peticiones de penas de hasta 8 años (al final parece que eran 5 años y medio), después de tres años de investigación, se ha exculpado a 18 y a uno lo han condenado a presentarse en comisaría durante cuatro días por una falta de daños por haber pintado con spray la gabardina de la diputada Montserrat Tura.

La sentencia ha caído como una bomba en el mundo político, mediático y catalanista de derechas, y se está haciendo hervir la olla con exclamaciones grandilocuentes y airadas: "Es inaceptable", "están dando carta blanca a los violentos"... Finalmente, la fiscalía, el Parlament y el Gobierno catalán recorrerán la resolución. En cuanto a mí, que estuve presente en aquellos hechos como realizador del futuro documental "El despertar de las plazas" (http://vimeo.com/45844043 se trata el tema en los minutos 24' al 31'), sólo puedo decir que, para mi sorpresa, la verdad ha aflorado y ha dejado con un palmo de narices a los que montaron una operación de manipulación grotesca contra el movimiento 15M. No sólo pude comprobar que no pasó nada grave, sino que además, coincido con algunas de las apreciaciones de la sentencia que intentan enmarcar el caso. Vayamos por partes.

Primero que la sentencia dice que no se puede probar que los acusados ​​estuvieran en el lugar de los hechos ni que hicieran lo que se les imputa. Por lo tanto, a los que no les gusta esta sentencia ¿quizás querrían que sin pruebas se les condenara igualmente porque en aquella movilización pasaron hechos que consideran inaceptables? O sea, ¿desearían que pagaran ellos como cabezas de turco simplemente porque supuestamente participaron en una movilización que desaprobamos? Convendréis conmigo que, por muy en contra que esté de aquel "acoso" al Parlament, no se puede querer pasar por encima de una investigación que ha durado tres años, no? Y esto deja en el aire que la policía detuvo personas indiscriminadamente y sin fundamento, lo que es muy grave contra las personas que han sufrido este dedo acusador que ahora se demuestra infundado.

Dicho esto, ahora vamos al fondo de la cuestión. ¿Qué pasó? Porque, de tanto repetir que hubo gran violencia, al final la mayoría de la gente se ha quedado con la idea de que fue así, pero es falso. Sólo diré que, mientras estaba allí, una familiar me llamó preguntando exclamada sobre lo que "estábamos haciendo allí" y, ante mi sorpresa, me explicó que los medios de comunicación iban que petaban diciendo que se estaba atacando a los diputados y acosando el Parlament, es decir, una especie de nuevo 23F... el tsunami mediático era tan grande, que esta familiar no me creía cuando le negaba que esto estuviera pasando, y no me creía a pesar de que yo estaba allí interesado en filmar todo el que pudiera suceder y a pesar de esta persona tiene absoluta confianza en mi criterio y honestidad. Al llegar a casa vi los representantes políticos de todos los partidos (ICV incluida) desgarrándose las vestiduras y todos los medios, más o menos correa de transmisión de las diferentes fuerzas políticas, también cargando. Al día siguiente, todos los periódicos abrían portada completa con el titular "Indignante" en referencia a la "ilegítima" movilización de los indignados frente al Parlament.

Pero aquella concentración fue absolutamente normal. Es más, demasiado normal y carente de violencia, dado el nombre con el que se denominaba a los manifestantes, que supuestamente estaban "indignados" en contra de un sistema poco democrático que funciona en pro de los intereses económicos de unas élites.

Repasemos la historia telegráficamente: Manifestación el 15 de mayo por una democracia real. Acampada en Puerta del Sol. Desalojo forzoso. Acampada en Plaça Catalunya en solidaridad. A una semana de las elecciones municipales se montan acampadas en varias ciudades que catalizan el descontento popular. Los medios toman con simpatía el movimiento ante la demanda de la Junta Electoral Central y del Gobierno del PP de desocupar las plazas. Lo ven como un desafío ciudadano original, en respuesta a la crisis y que el PP desaprobaba. Llegan las elecciones y paradójicamente PP y CiU sacan buenísimos resultados. La alta abstención del electorado de izquierdas hace que el partido "socialista" se desplome y deje unos "magníficos" resultados a la derecha. Las acampadas continúan, pero según el Ajuntament de Barcelona y la Generalitat el circo ha terminado. Han sido útiles hasta aquí, pero ya no los ven con tan buenos ojos y los quieren hechar de la Plaça Catalunya.
El 27M tiene lugar un intento de desalojo por parte de los Mossos. El tejido social generado en base a las semanas de presencia en la calle y el apoyo mediático recibido, hacen que miles de personas rodeen los Mossos en solidaridad con los acampados y se consigue detener el desalojo pacíficamente.
La violencia de los Mossos deja muy mal parado al consejero de Interior Felip Puig. La acampada continúa.
Los indignados no son un movimiento folclórico y denuncian la falta de democracia y el secuestro neoliberal existente, por lo tanto, se oponen a la aprobación de unos presupuestos que recortan el gasto social en pro de pagar deudas, rescatar bancos y continuar la fiesta. Se anuncia con antelación una movilización contra los presupuestos que se simbolizará rodeando el Parlament. Nadie cree que se impedirá el recorte del presupuesto, pero al menos se quiere hacer público y evidente el fraude.

Felip Puig diseña una estrategia para revertir el apoyo popular al movimiento, esconder las vergüenzas del gobierno convergente y salvar su nombre. No organiza la entrada de los diputados de ninguna manera especial, simplemente hace que los Mossos carguen a las 7h de la mañana contra los concentrados para crear un corredor en una única puerta. Con el ambiente caldeado y los ánimos encendidos, Felip Puig prevé que cualquier cosa puede ocurrir. La entrada del President y 30 diputados más en helicóptero subraya la escenificación de la peligrosidad de entrar por tierra. Los otros 105 diputados entran como les da la gana. Algunos en furgonetas policiales, otros en coches particulares, e incluso algunos, como Boada, Tura, Llop, López Tena entran caminando en medio de los manifestantes indignados, como Heidi paseando por un campo de tulipanes... No se que hubiera pasado, por ejemplo en Ucrania, pero aquí los diputados pudieron llegar al Parlament. Por el camino los abuchearon, insultaron, y a alguno le empujaron, escupieron, rociaron con spray o le echaron el interior de un bocadillo. Son cosas algo gamberras y desagradables, nos pueden parecer mal o que nosotros no lo haríamos, pero convendréis conmigo que no son muy graves. Repito que no son muy graves. En los campos de fútbol pasan cosas así, en las manifestaciones los Mossos son abucheados e insultados, y los manifestantes somos empujados e incluso golpeados o disparados con balas de goma o foam. Pero claro, ellos son señorías y no pueden tolerar que les pase esto.

Si realmente no querían que les pasara esto, el dispositivo hubiera podido ser muy diferente. Sabiendo que habría miles de indignados queriendo demostrar su animadversión hacia los presupuestos, se podría haber concentrado los diputados en un punto lejano, haberlos montado en un autocar y, con la protección de los Mossos que habrían cerrado el Parc de la Ciutadella, habrían entrado el autocar hasta el Parlament con toda tranquilidad. ¡Os dais cuenta! ¡El dispositivo policial no era tan difícil! .

Creo que opositaré para Consejero de Interior o Jefe de los Mossos porque tengo las cosas claras y un talento natural para el cargo... De esta manera, los diputados habrían hecho su trabajo y aprobado los recortes (contrarios a lo que dijeron en campaña electoral) y los manifestantes habrían hecho también su trabajo y mostrado su rechazo al verdadero asedio a la democracia que se perpetraba dentro del Parlament.

Pero Puig necesitaba que algo pasara. Y se creó una manipulación mediática de libro. Luego las televisiones tenían dificultades para mostrar imágenes violentas porque casi no había habido (¡mucho menos que en la mayoría de manifestaciones!).

En cambio tenían decenas declaraciones condenatorias, pero eran pura opinión interesada o intoxicada por el tsunami mediático. Una y otra vez pasaban las mismas imágenes: unos diputados abucheados y una persona tirando una botella de agua a una furgoneta blindada de los Mossos... Entonces vino lo de las líneas rojas que decía el President, y todos los partidos (ICV incluida) cerraron filas corporativamente. Se habló de nazismo, de golpe de estado, de kale borroka, de guerrilla urbana, y se hicieron denuncias por atentado a las instituciones del Estado (de las que se desmarcaron ICV y algunos miembros del PSC). Se hizo tal revuelo que ahora están obligados a ratificarse en la versión vendida porque, desdecirse ahora, sería percibido por el público como un gran engaño y no se puede desmontar la credibilidad de los medios de comunicación y la establishment político.

Por favor, ¡dejen de hacer el ridículo!

Jordi Oriola Folch, realizador audiovisual

Rebelión

..

Análisis de la sentencia...

Represión penal y derecho de manifestación. La sentencia ...

www.ceps.es/index.php?...represion-penal-y-derecho-de-manifestacion...



Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

13 Jul 2014

La falacia estadística de la salida de la crisis.

Escrito por: loisdmuras el 13 Jul 2014 - URL Permanente

La última previsión del FMI para España ( El País)

--------------------------------------------------------------------

.

Los trabajadores pobres son tres veces más que los recogidos por la Encuesta de Estructura Salarial

Presentar la recuperación es sencillo si se emplean estadísticas que enmascaran algunas de las consecuencias más directas de la crisis como el descenso del salario medio.

Colectivo Ioé

09/07/14..

Diagonal.

Los trabajadores y trabajadoras en riesgo de pobreza son tres veces más que los contabilizados por la última Encuesta de Estructura Salarial, cuya metodología excluye del cómputo al 71% de quienes perciben --en cómputo anual-- ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional.

El INE publicó el pasado 25 de junio la última Encuesta de Estructura Salarial (EES) [1], correspondiente a 2012, y los medios de comunicación han subrayado algunos de sus hallazgos, entre ellos una caída del salario medio y el incremento de la desigualdad salarial, que afecta especialmente a quienes perciben salarios por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI)[2]. Este segmento representaba el 8,8% de la población asalariada en 2008 y en 2012 alcanzó el 12,2%. Por tanto, los resultados de la EES indican que durante los años de crisis el conjunto de la clase trabajadora ha disminuido sus ingresos (deterioro del salario medio) y que ha aumentado el segmento de “trabajadores pobres” (quienes no llegan al SMI a lo largo del año). Con ser preocupantes estas conclusiones no dan cuenta adecuada de la realidad; si tomamos en cuenta la Estadística de Salarios de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, la franja de trabajadores pobres sería tres veces más grande, alcanzando al 32,9% de perceptores de rentas salariales en 2012.

¿Cómo se explica semejante discrepancia entre las dos fuentes, ambas de carácter oficial? Tanto una como otra parten de la misma base (las declaraciones del modelo 190 que las empresas cumplimentan por los salarios que pagan) pero, mientras la Estadística de la AEAT incluye todas las declaraciones efectuadas a lo largo del año, la Encuesta de Estructura Salarial se basa en una muestra, que tiene por efecto dejar fuera a varias categorías de trabajadores con bajos salarios, elevando artificialmente el salario medio y ofreciendo una imagen mucho más edulcorada de la polarización salarial. Las operaciones metodológicas a las que aludimos son básicamente las siguientes:

  • No se incluyen las personas asalariadas en la agricultura, la ganadería y la pesca (743.00 en 2012 según la EPA, en su mayoría hombres) ni las empleadas de hogar (653.450, mayoría mujeres). Ambos sectores con salarios muy bajos.
  • Tampoco se incluye a quienes no perciben salarios en el mes de octubre, siendo además condición necesaria para entrar en la muestra haber trabajado al menos otro mes del mismo año (además de octubre). Por esta vía quedan fuera un elevado número de perceptores de salarios que conjugan a lo largo del año períodos de empleo y de desempleo (como referencia en 2012 las cuatro aplicaciones trimestrales de la EPA recogen una media de 2,7 millones de personas en paro que habían perdido su empleo hacía menos de un año).
  • Además, a las personas que no han trabajado todo el año se les asigna una percepción equivalente a un empleo continuado. Por ejemplo, una persona que sólo ha trabajado dos meses (uno de ellos octubre) y que ha cobrado mil euros por mes, aparecerá reflejada en la Encuesta como perceptora de 12.000 euros, y no de 2.000.

Como resultado de estas operaciones el salario medio de la EES es bastante más elevado (22.726 euros) que el de la AEAT (18.601 euros); además, la Encuesta de Estructura Salarial invisibiliza, no sólo a los sectores de la agricultura y el servicio doméstico (1,4 millones de empleos), sino a gran parte de la mano de obra asalariada en situación más precaria que alterna a lo largo del año períodos de empleo y de desempleo (en torno a 2,5 millones de personas).

El gráfico 1 recoge la distribución de los salarios por tramos en relación al Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Se puede observar que la Encuesta de Estructura Salarial excluye del cómputo al 71,3% de quienes cobran por debajo del SMI, mientras mantiene valores similares en los tramos restantes.

Gráfico 1. Polarización de los salarios en España en relación al Salario Mínimo Interprofesional (2012).

La mitad de la población asalariada cobra menos de mil euros

El Barómetro social de España utiliza habitualmente la Estadística de Salarios de la AEAT para conocer la desigualdad salarial en España. Aunque esta fuente se limita a los salarios declarados (no incluye la economía sumergida), al menos no excluye del cómputo a las categorías más precarias y eventuales del empleo formal, tal como hacen las Encuestas de Estructura Salarial o de Coste Laboral, ambas del INE. A continuación recogemos a grandes rasgos, aprovechando la información recogida en el Barómetro, cómo han evolucionado en las dos últimas décadas el capital en acciones y los salarios, y cómo éstos se distribuyen en 2012.

El salario medio de la población trabajadora quedó casi congelado entre 1994 y 2007, avanzando sólo el 1,9% en el conjunto del período

Entre 1994 y 2007 el valor monetario de las acciones empresariales, según el Banco de España, creció de manera extraordinaria, pasando de 0,4 a 2,8 billones de euros, a precios constantes, lo que multiplicó por siete su precio de mercado (ritmo interanual medio del 16%)[3]. Al llegar la crisis, las acciones perdieron el 30% de su valor (830.000 millones de euros), pero el ritmo interanual de las pérdidas en los cinco años de crisis (6%) ha sido bastante menor que el ritmo de ganancias en los catorce años previos de crecimiento (16%). El valor del conjunto de las empresas en 2012 se situaba en el mismo nivel que en 2004, es decir, habían perdido bastante menos de la mitad de lo ganado en los años anteriores.

En contraste con lo anterior, el salario medio de la población trabajadora quedó casi congelado entre 1994 y 2007, avanzando sólo el 1,9% en el conjunto del período. Por su parte, la masa salarial (el total de retribuciones de la población asalariada) creció el 81%, algo por encima del PIB (70%), debido al extraordinario incremento de la ocupación (de 12 a 20 millones), con una tasa de empleo temporal tres veces superior a la media de la Unión Europea por aquellos años. Entre 2007 y 2012 la masa salarial (medida en euros constantes) se ha reducido un 19%. Este descenso podría atribuirse “simplemente” a la caída del empleo; sin embargo, paralelamente se ha registrado una caída del 8% del salario medio real (en euros constantes). De este modo, la participación de los salarios en la renta nacional, que había descendido continuamente durante el último ciclo de crecimiento, ha vuelto a caer con la adopción de políticas “de ajuste” desde 2010. En suma, se está perpetuando una tendencia estructural a la redistribución regresiva de la renta.

La polarización entre los salarios altos y bajos ha sido muy elevada en todo el período estudiado pero se ha incrementado de forma importante en la etapa de crisis. Si en 2007 los asalariados “ricos” (percepciones por encima de cinco veces el Salario Mínimo Interprofesional) recibían un ingreso 17,6 veces superior a los “pobres” (percepciones por debajo del SMI), en 2012 la diferencia aumentó a 18,9. La situación existente en 2012 (último año publicado) queda reflejada en el Gráfico 2, que muestra la magnitud de distintos segmentos de los asalariados y la de sus respectivos ingresos.

Gráfico 2. Diferencias de salario por tramos en 2012.

El tramo inferior (menos de mil euros/mes) está formado por quienes perciben salarios en cómputo anual por debajo de 1,5 veces el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), o sea, menos de 962 euros/mes (el SMI era de 641 euros). Aquí se sitúa el 45% de las personas asalariadas, a las que habría que sumar a quienes se encontraban en paro de larga duración (más de un año buscando empleo) que en 2012 eran tres millones. Si incluimos a este colectivo “empleable” y buscador de empleo --según la definición de la EPA-- en el cómputo global de la población asalariada, la proporción de trabajadores con ingresos brutos mensuales inferiores a mil euros llega al 50%.

Los tramos intermedios (entre mil y dos mil quinientos euros/mes) perciben entre 1,5 y 4 veces el SMI; suponen el 43,6% de la población ocupada y constituyen el colchón entre la mayoría de bajos ingresos y los mejor retribuidos.

El tramo superior (más de dos mil quinientos euros/mes) incluye al 10% de personas asalariadas. A su vez, en la cúspide de este segmento destaca una minoría del 1% (exactamente el 0,8%) con salarios por encima de 10 veces el SMI. En este grupo se sitúan los 900 consejeros y miembros de la alta dirección de las empresas incluidas en el Ibex 35 cuyos ingresos medios en 2013 fueron de 54.000 euros mensuales. Se trata de un grupo social formalmente asalariado pero cuyas funciones son las de dirección de las empresas representando directamente los intereses de sus propietarios.

Los datos muestran el éxito de la estrategia de salida de la crisis adoptada por las élites europeas y españolas, la llamada “devaluación interna”, que pasa por un empobrecimiento de la población trabajadora: por un lado, mediante el descenso de las rentas salariales y del monto y tasa de cobertura de las prestaciones de desempleo; por otro, a través de los recortes y privatización de recursos públicos que repercuten en la calidad y la universalidad de las políticas de educación, salud, pensiones, atención a la dependencia, servicios sociales, etc. Pero, además, ante la creciente precarización y desigualdad social necesitan legitimarse mediante una permanente referencia a la “salida de la crisis”, que sobredimensiona los síntomas positivos y desenfoca o directamente falsea los datos más negativos, como el alcance de la precarización laboral.

Artículo publicado en el Barómetro Social de España, del Colectivo Ioé.

[1] La Encuesta de Estructura Salarial se aplica con la misma metodología en toda la Unión Europea con el fin de conocer la distribución de los salarios, lo que no justifica –en nuestra opinión- dejar fuera del cómputo a varias categorías del empleo asalariado precario y eventual cuya incidencia es particularmente grande en el caso de España.

[2] El SMI fijado por el gobierno para 2012 fue de 8.979,60 euros al año, equivalentes a 641 euros al mes en catorce pagas. Una cantidad muy próxima al nivel de ingresos que servía para determinar el umbral de la pobreza ese mismo año (8.321 euros/año, 594 euros/mes en hogares de un solo miembro, según la Encuesta de Condiciones de vida). Debido a esta proximidad, se considera bajo el umbral de la pobreza o “pobreza laboral” a quienes reciben percepciones salariales por debajo del SMI.

[3] Uno de los factores que explican el crecimiento y revalorización de las empresas españolas en este período fue la inversión de capital extranjero que hizo de España uno de los países con mayor deuda externa privada del mundo. Según datos del Banco de Pagos Internacionales, entre 2003 y 2008 la deuda externa privada de España pasó de 0,7 a 2,1 billones de dólares (en el mismo período la deuda externa pública pasó de 0,2 a 0,3 billones.

.

Y ver igual la falacia de la productividad...

http://blogs.publico.es/dominiopublico/10391/recuperacion-que-no-nos-den-gato-por-liebre /

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12 Jul 2014

Palestina ,- La Nakba permanente.

Escrito por: loisdmuras el 12 Jul 2014 - URL Permanente

Ni cohetes de Hamás ni amenaza yihadista global: la clave es la posesión de la tierra palestina

La verdadera historia oculta de Gaza que los israelíes no están contando esta semana
The Independent
OK, así pues hasta esta tarde el balance de dos jornadas de intercambio letal se eleva a 40-0 a favor de Israel. Veamos ahora la historia de Gaza que no oirá contar a nadie en las próximas horas. Se trata de la tierra. Los israelíes de Sderot sufren el fuego de cohetes lanzados por los palestinos de Gaza y ahora los palestinos están recibiendo su merecido. Claro. Pero, un momento: ¿cómo es que todos esos palestinos —millón y medio en total— han acabado hacinados en Gaza? Bueno, pues resulta que sus familias vivieron una vez en lo que ahora se llama Israel. Y que fueron expulsados —o huyeron para salvar la vida— cuando se creó el Estado de Israel.

Y resulta también que —se aconseja aquí tomar aire con una profunda inspiración— las personas que vivían en Sderot a principios de 1948 no eran israelíes sino árabes palestinos. Su aldea se llamaba Huj. Tampoco eran enemigos de Israel. Dos años antes, esos mismos árabes habían escondido del ejército británico a combatientes de la Haganah judía. Sin embargo, cuando el 31 de mayo de 1948 el ejército israelí se plantó en Huj expulsó a todos los habitantes árabes de la población, ¡a la Franja de Gaza! Y se convirtieron en refugiados. David Ben Gurion (el primer Primer Ministro de Israel) lo llamó una "acción injusta e injustificada". Una pena. A los palestinos de Huj nunca se les permitió regresar a sus hogares.

Y hoy, más de 6.000 descendientes de los palestinos de Huj —ahora Sederot— viven en la misérrima Gaza entre los "terroristas" que Israel proclama querer destruir y que disparan cohetes contra lo que otrora fue Huj. Interesante historia.

Y lo mismo cabe decir por lo que respecta al derecho de autodefensa de Israel. Lo hemos vuelto a oír hoy mismo. ¿Qué pasaría si los ciudadanos de Londres fueran bombardeados como lo son los ciudadanos israelíes? ¿Acaso no devolverían el golpe? Bueno, sí, pero los británicos no tenemos a más de un millón de antiguos habitantes del Reino Unido encerrados en campos de refugiados en unos pocos kilómetros cuadrados alrededor de Hastings.

La última vez que se utilizó este argumento falaz fue en 2008, cuando Israel invadió Gaza y mató al menos a 1.100 palestinos (tipo de cambio: 1.100 contra 13). ¿Qué pasaría si a Dublín la atacaran con cohetes?, preguntó entonces el embajador de Israel. Ahora bien, en la década de 1970 la ciudad británica de Crossmaglen, en Irlanda del Norte, sufrió el ataque de cohetes lanzados desde la República de Irlanda pero no por ello la RAF se vengó bombardeando Dublín y matando a mujeres y niños irlandeses. En Canadá, en 2008, los partidarios de Israel blandieron el mismo argumento falaz. ¿Qué pasaría si a la gente de Vancouver o Toronto o Montreal la atacasen con cohetes disparados desde sus propios suburbios? ¿Cómo se sentirían? Sin embargo, los canadienses no han empujado a campos de refugiados a los habitantes originales del territorio canadiense.

Y ahora vámonos a Cisjordania. Al principio Benjamin Netanyahu dijo que no podía hablar con el "Presidente" palestino Mahmoud Abbas porque no representaba también a Hamas. Luego, cuando Abbas formó un gobierno de unidad [con Hamas], Netanyahu dijo que no podía hablar con Abbas porque se había aliado con la "terrorista" Hamas. Ahora dice que sólo se puede hablar con Abbas si rompe con Hamas, aunque si lo hace dejará de representar a Hamas.

Mientras tanto, el gran filósofo israelí de izquierdas Uri Avnery —90 años de edad y por fortuna tan recio como siempre—, ha llamado la atención sobre la última obsesión de su país: el peligro de que Isis lance un asalto hacia el oeste desde su “califato” sirio-irakí y llegue hasta la ribera oriental del río Jordán.

"Y Netanyahu dijo", según Avnery, que "si no son detenidos por una guarnición israelí permanente estacionada allí (en el río Jordán), llegarán hasta las mismas puertas de Tel Aviv". La verdad, por supuesto, es que la aviación israelí aplastaría a Isis en el mismo instante en que osara cruzar la frontera con Jordania desde Irak o Siria.

La importancia de eso, sin embargo, es que si Israel mantiene su ejército en el Jordán (para proteger a Israel de Isis), un futuro Estado "Palestino" no tendrá fronteras y será un enclave dentro de Israel rodeado por todas partes por territorio controlado por los israelíes.

"Igual que un bantustán sudafricano", dice Avnery. En otras palabras, jamás existirá un Estado palestino "viable". Después de todo, ¿acaso no es Isis lo mismo que Hamas? Por supuesto que no.

Pero no es eso lo que le oímos decir a Mark Regev, portavoz de Netanyahu. No, lo que le dijo a Al Jazeera fue que Hamas era "una organización terrorista extremista no muy diferente de Isis en Irak, Hezbollah en el Líbano, Boko Haram ..." Basura. Hezbolá es una milicia chií que en Siria combate a muerte contra los musulmanes sunitas de Isis. Y Boko Haram —a miles de kilómetros de Israel— no es una amenaza para Tel Aviv.

Pero usted ya ha captado el concepto. Los palestinos de Gaza —y, por favor, olviden para siempre a los 6.000 palestinos cuyas familias son oriundas de Sederot— están aliados con las decenas de miles de islamistas que amenazan a Maliki en Bagdad, a Assad de Damasco o al presidente Goodluck Jonathan en Abuja. Más interesante aún: si Isis se dirige hacia las lindes de Cisjordania, ¿por qué el gobierno israelí sigue construyendo allí colonias para los civiles israelíes de forma ilegal y en tierras árabes?

Todo esto no tiene que ver solamente con el vil asesinato de tres israelíes en la Cisjordania ocupada o con el vil asesinato de un palestino en la Jerusalén Este ocupada. Tampoco con la detención de numerosos militantes y políticos de Hamas en Cisjordania. Tampoco con los cohetes. Como de costumbre, el meollo del asunto es la tierra.

Fuente: http://www.independent.co.uk/voices/the-true-gaza-backstory-that-the-israelis-arent-telling-this-week-9596120.html

Traducido para Rebelión por LB

....

Y ver....una visión crítica del fundamentalismo israelí en el diario Haaretz

Haaretz

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=187188

...

Los soldados israelíes se dedican al pillaje de casas palestinas en Cisjordania,

http://euromid.org/en/article/533

.....

..

Nota ……del blog..

Pues seria muy importante saber lo que en realidad paso con los chicos israelíes asesinados , desde luego fueron raptados allí , de camino del colegio religioso a casa pero esa zona era de total control israelí y además en la llamada telefónica aparecía un coche , ¿como puede un coche entrar en esa zona? .¿Como suben unos chavales a un coche palestino en una zona de seguridad? Pero es mas hablaban en hebreo.

Esto significa que se subieron al coche de buena gana, sin tener ninguna sospecha sobre el conductor.

Gilad debio de sospechar.

Ocultando sus movimientos, marcó 100. Después de que se responda a la llamada, le susurró "Yo había estado secuestrado." El hebreo es breve ("hatfu oti"), por lo que este no podía ser detenido.

La llamada fue grabada . Después de las dos palabras, alguien grita en hebreo "Cabeza abajo! La cabeza hacia abajo! ¡Abajo! "Tras los gritos, tres grupos de disparos se pueden escuchar, gritos de dolor y luego se puso fin a la llamada.

O sea que debieron matarlos ya alli , no era un secuestro para intercambiar.

Y para eso los suben a un coche ...??

La prensa hebrea decia mientras los buscaban culpaban y castigan a Hamas que ya estaban muertos y el ejercito lo sabia.

El área donde ocurrió el falso secuestro de Hamás es la llamada zona C de Cisjordania, que se encuentra bajo completo control militar del Ejército judío y el Shin Bet (la agencia israelí de seguridad” que se dedica a “actividades contra el terrorismo”, tanto en Israel como en los territorios palestinos ocupados). Los palestinos no tienen ninguna autoridad allí y tampoco permiso para acceder a esa área, donde abundan los puestos de control del ejército hebreo.

Al igual así lo manifestó el presidente de la autoridad Palestina.

Al principio se atribuyo al Estado Islámico (antiguo EIIL) . Hamas negó que tuviera que ver con ello . Y si eran raptados seria para intercambiarlos y no asesinarlos , y ¿ chavales? , no soldados como paso con otro,¿ a quien le interesaba romper la unidad de Hamas con la OLP?. ¿Quien se pudó meter en la zona con un coche?.. y tiros y salir de ella .

Tampco hubo demandas de canje de presos palestinos por los colonos, no hubo peticiones de rescate.

El enterramiento de los supuestos cadáveres se hizo como si hubieran estado destinados a ser encontrados. Los tres cuerpos aparentemente enterrados fueron hallados en Khirbet Arnaba (Arnaba Ruins), al norte de la aldea de Halhul, en la periferia norte de Hebrón, Palestina. Los cuerpos habrían sido enterrados apresuradamente y superficialmente en un wadi (una corriente estrecha), entre Jaljul y Beit Kahil. El vehículo Hyundai donde, supuestamente, fueron secuestrados los tres judíos tuvo, por tanto, debía tener necesariamente placas de matrícula israelíes , nunca palestinas son distintas . La identificación, de este modo, suele ser mucho más fácil, pero el vehículo fue quemado completamente por los “autores” del crimen, eliminando sospechosamente, al mismo tiempo, las placas de matrícula para que no quedasen rastros de las pruebas incriminatorias.

Mystery car being removed from the scene - incriminating evidence removed - no license plate!

.

Lo interesante es también está anterior noticia que aparece en el diario israelí Haaretz ,el 5 de junio, el director del servicio secreto israelí, el Mossad, había planteado el siguiente interrogante en un encuentro con un comité especial de su gobierno sobre los acuerdos de paz: “¿Qué haríais si dentro de una semana tres niñas de 14 años de edad fueran secuestradas en uno de los asentamientos?”, Preguntó. “¿Diríais que hay una ley, y que no se libera a los terroristas?”. publicada el 15 de junio por el periódico israelí Haaretz

Yo no saco ninguna conclusión , solo digo eso si , que debia ser aclarado.

Pero además ¿ los fallos del servicio de seguridad en una zona de seguridad pueden ser tan garrafales.?.. ¿y si era insegura como la familia los dejaba venir solos ?.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Texto