Hay 29 artículos con el tag grecia en el blog Theleme. Otros artículos en Comunidad El Pais clasificados con grecia

09 Mar 2014

Yanis Varoufakis . - La crisis a mutado de naturaleza.

Escrito por: loisdmuras el 09 Mar 2014 - URL Permanente

El ladrón de cuerpos (El ladrón de cadáveres) (The Body Snatcher)

......

La crisis de 2008, lejos de desaparecer, simplemente ha mutado su naturaleza.” Entrevista

Yanis Varoufakis · · · · ·

09/03/14

Yanis Varoufakis, economista econoclasta, forma parte del pequeño grupo de expertos que predijeron la crisis de las subprimes. Tiene un juicio muy severo de las políticas desarrolladas por parte de las instituciones del Viejo Continente para hacer frente a la crisis: condena radicalmente la autosatisfacción de Bruselas en plena espiral deflacionista. Benjamin Masse-Stamberger le entrevistó para el seminario francés L’Express.

El “Doctor. Apocalipsis”: es el mote por el que muchos de sus conciudadanos conocen a Yanis Varoufakis, antiguo asesor de George Papandreu. Pero se hizo célebre criticando los planes de rescate de Atenas en 2010 y 2011, críticas que le atrajeron a hostilidad de los círculos rectores del país, al punto de que tuvo que exilarse a los EEUU en 2011. A pocos días de un Consejo Europeo importante (el próximo 20 de marzo) y a pocas semanas de unas elecciones europeas de alto riesgo, Varufakis hace un severo juicio de las políticas frente a la crisis llevadas a cabo por las instituciones del Viejo Continente. Mientras la Unión Europea se halla bajo la presidencia de Grecia desde el 1º de enero pasado, quien ahora enseña en la Universidad de Austin, en Texas, sigue con inquietud la suerte de su país.

La Comisión Europea estima que Grecia empieza a sacar la cabeza del agua. ¿Qué piensa usted?

Es absurdo. La Comisión avanza los indicadores que le acomodan. Mantiene que la tasa de empréstito del país ha bajado, ¡pero Grecia no accede a los mercados desde 2010! Por lo demás, una gran parte de la deuda se halla ahora en manos de otros Estados europeos. Así que esto es irrelevante.

También se nos dice que la Bolsa de Atenas recupera el tono. Pero el grueso de las grandes empresas se han instalado en Luxemburgo o en el Reino Unido. Apenas queda otra cosa que los bancos. Y los hedge funds apuestan a que su cotización mejorará: esas es la única razón de la subida de la Bolsa.

¿Qué indicadores son fiables?

Hay que atender, por lo pronto, a la inversión. Es la fuerza que mueve a la economía. No ha dejado de caer en los últimos cuatro años, incluido el último trimestre de 2013. Segundo indicador: el empleo. El paro no deja de aumentar. En fin, último elemento: el crédito, señaladamente los prestamos destinados a los emprendimientos de nueva creación y, más en general, a las pequeñas y medianas empresas. También aquí se observa una caída. Esos son los verdaderos indicadores, y la historia que nos cuentan es muy triste. El plan adoptado por el país en 2010 ha sido un enorme error de política económica: se ha aceptado un rescate financiero a cambio de una virulentísima austeridad que ha terminado por disparar la deuda en vez de reducirla. Más habría valido dejar que el país quebrara. Grecia está pagando todavía ahora las consecuencias de esa malhadada decisión.

¿Cómo juzga usted la situación actual del país en el plano económico y social?

Grecia es un Estado exangüe, con una minoría que prospera merced a la corrupción y una mayoría en trance de desfallecer. Las decisiones de verdad las toman los Comisarios europeos. Los únicos bienes que exportamos son nuestros jóvenes, que emigran para instalarse bajo otros firmamentos.

¡Cómo valora usted los riesgos políticos y sociales del país?

Es harto sabido: la historia se repite a veces en forma de tragedia, a veces en forma de farsa. Los primeros años de la crisis estuvieron marcados por un sinnúmero de conflictos sociales: ahora hay muchos menos. Las gentes se retiran a sus casas a lamerse las heridas. Tratan de juntar unas migajas y ponerlas sobre la mesa para llevarse algo de comer a la boca. En resumen: en las calles reina la calma, pero el malestar es fuerte, y la pobreza, un cáncer que mata psicológicamente a la gente.

Muchos hogares se hallan sobreendeudados. Lo que yo he podido observar en bastantes familias es una forma de depresión –en el sentido clínico del término— que se semeja mucho a los estados bipolares. Un día, las gentes están catatónicas, y al día siguiente parecen atacadas por un optimismo extravagante que les hace experimentar el sentimiento absolutamente irrealista de que todo es posible. Luego vuelve la depresión. No hace falta ser muy sabio para saber a dónde suele ir a para esto: ya se vio en los años 30, y no solamente en Alemania…

Pero Alba Dorada, el partido de la extrema derecha, no cosecha más que un sufragio minoritario…

Alba Dorada no está en el gobierno, pero eso no quiere decir que sus ideas no hayan llegado al poder. En 2012, justo antes de las elecciones legislativas, el gobierno socialista ordenó que las mujeres SDF [Sin Domicilio Fijo] fueran sometidas sin su consentimiento a pruebas de detección del VIH, disponiendo que, de resultar seropositivas, fueran encarceladas y exhibidos afiches con sus fotografías en la entrada de las comisarías de policía.

En el verano de ese mismo año, los diputados del partido en el poder [bajo el gobierno conservador de Antonis Samaras] presentaron en el Parlamento una proposición que estipula que, para entrar en los cuerpos de policía o en las fuerzas armadas de Grecia, no basta con ser ciudadano griego, sino que hay que acreditar sangre griega. ¡Una cédula de sangre! Si los partidos tradicionales hacen eso, ¿qué no harán los fascistas?

Luego de haber sido mucho tiempo profesor en la Universidad de Sidney, volvió usted a Grecia en 2000 convirtiéndose en asesor económico de George Papandreu entre 2004 y 2006. A finales de 2011 volvió usted a abandonar el país. ¿Por qué?

En efecto, volví a Grecia en el año 2000. El país andaba entonces atravesado por una ola de xenofobia, y me pareció que Papandreu, a la sazón ministro de asuntos exteriores, había respondido bien. Por eso acepté convertirme en su asesor. Luego empecé a tener divergencias con él a propósito de su gestión, pero también en relación a la política económica llevada a cabo. Dimití en 2006 y empecé a alertar de los riesgos de crisis financiera mundial. Se me trató como al tonto del pueblo.

No tardó en estallar la crisis, que alcanzó de pleno a Grecia en 2009. En mi calidad de antiguo asesor de Papandreu fui uno de los pocos en decir: no se puede aceptar el plan de rescate, tendrá consecuencias catastróficas; más vale dejar que el Estado se declare en bancarrota. A partir de entonces empecé a ser considerado en Grecia como un “agente del mal”, el tipo empeñado en que Grecia quebrara. No mejoraron las cosas al año siguiente, cuando critiqué el segundo plan de rescate, que alimentaba la corrupción financiera con la bendición de la Troika. Mi familia empezó entonces a recibir amenazas, y me resolví a dejar el país. Por eso le estoy hablando ahora desde la Universidad de Texas en Austin

Más allá de Grecia, ¿qué piensa usted de la situación de la zona euro? Bruselas estima ahora que la situación está mejorando, mientras que, en cambio, algunos expertos alertan del riesgo de deflación…

Nuestro deber primordial es el de conceptualizar los problemas con que nos encontramos. El cambio climático, pongamos por caso. Usted observa las inundaciones en Australia, un deshielo en Siberia, huracanes en Nueva York o en Nueva Orleáns… Si usted considera todos esos acontecimientos por separado, no hay la menor posibilidad de resolver el problema. Pues eso es lo que se ha hecho con la zona euro, mientras que la pobreza en Grecia, el paro en España, los minijobs en Alemania y el déficit de competitividad en Francia son todas cosas ligadas a una arquitectura disfuncional de la zona euro. Se ha querido resolver esas dificultades con políticas generalizadas de austeridad con el resultado de todos conocido.

¿Es real el riesgo de deflación?

La espiral deflacionaria está ya desatada. Los precios manufactureros han empezado a caer en ciertos sectores. Alemania acaba de anunciar que los salarios reales habían bajado en 2013. Si los salarios disminuyen en Alemania, ¿qué va a pasar en Francia o en España? Hay que recordar que esta estrategia de deflación salarial ha sido llevada conscientemente a cabo por la Comisión con el propósito de poner remedio a la crisis. En su gran sabiduría, ¡acaba de pedir a Portugal que siga bajando las remuneraciones! Pero yo no culpo a las autoridades políticas: si se considera sacrosanta la arquitectura institucional de la zona euro, entonces el BCE no puede monetizar la deuda, ni puede tampoco intermediar entre las entidades financieras y los Estados… ¡No puede hacer nada!

Precisamente en una obra reciente [véase en SinPermiso: Una modesta proposición para resolver la crisis de la eurozona, Versión 4.0] proponía usted una serie de medidas para resolver esos problemas sin necesidad de modificar los tratados…

Nosotros [James K. Galbraith, Stuart Holland y el propio Varoufakis; T.] proponemos, en primer lugar, que el BCE pueda emitir obligaciones por cuenta de los Estados, lo que permitiría hacer bajar los tipos de interés a los que acceden a los empréstitos. En segundo lugar, habría que autorizar al BCE a recapitalizar directamente a los bancos en dificultades a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad. Eso rompería el vínculo entre los bancos y los Estados de donde los bancos proceden.

En tercer lugar, el BCE podría asociarse al Banco Europeo de Inversiones (BEI) para lanzar un gran programa de inversiones en infraestructuras. Por último, habría que tomar medidas sociales a favor de los ciudadanos europeos más frágiles. Todas esas disposiciones permitirían resolver la crisis, y pueden emprenderse en el marco institucional actual, sin necesidad de modificar los tratados.

Se habla mucho del regreso de los EEUU al crecimiento. ¿Cuento o realidad?

Los norteamericanos han logrado una cosa que no han conseguido los europeos: estabilizar su economía. La crisis les ha resultado muy costosa en términos de actividad, pero han conseguido un aterrizaje suave. ¿Cómo? Gracias a su sistema federal no tienen, a diferencia de nosotros, que gestionar el hiato entre unas políticas económicas que siguen siendo nacionales y un sistema monetario que funciona a nivel federal. Además, la política activa de la Fed ha permitido salvar las entidades financieras y reflotar la economía inyectando masivamente liquidez.

Las explotaciones de gas de esquisto les han permitido recuperar competitividad. Los EEUU, en fin, conservan una formidable capacidad para atraer el talento extranjero. Con todo y con eso, el país sigue en una situación de “estancamiento inveterado”, como ha dicho Larry Summers, el antiguo secretario del Tesoro. Ha perdido en parte el papel que cumplía antes de la crisis, el de captar los excedentes de los países exportadores: China, Japón y una parte de Europa (principalmente Alemania). Países que, a su vez, encontraban salida en los consumidores norteamericanos. Ese círculo daba la impresión de cierta solidez de la economía mundial, lo que se llamó la “Gran Moderación”. Pero la crisis ha desbaratado ese mecanismo, sin que nada estable haya venido a reemplazarlo.

Algunos economistas temen la explosión de burbujas financieras en China. ¿Usted también?

Sí. Mucho. Tengo bastante respeto por unas autoridades chinas que, al menos, reconocen los problemas a que se enfrentan. A fin de evitar un aterrizaje brutal de la economía, Pekín buscó mantener la cohesión del país con inversiones públicas, señaladamente en infraestructuras, pero al precio de hinchar burbujas de activos. Y ahora existe un gran riesgo de que esas burbujas estallen. Por eso el gobierno trata de limitar los daños saliendo progresivamente de las liquideces del mercado. En definitiva, resulta claro que la economía mundial vacila entre dos vías: ya una ralentización gradual, ya una nueva y brutal sacudida. Lo que viene confirmar mis peores temores: la crisis de 2008, lejos de desaparecer, simplemente ha mutado su naturaleza.

Yanis Varoufakis es un reconocido economista greco-australiano de reputación científica internacional. Es profesor de política económica en la Universidad de Atenas y consejero del programa económico del partido griego de la izquierda, Syriza. Actualmente enseña en los EEUU, en la Universidad de Texas. Su último libro, El Minotauro Global, para muchos críticos la mejor explicación teórico-económica de la evolución del capitalismo en las últimas 6 décadas, fue publicado en castellano por la editorial española Capitán Swing, a partir de la 2ª edición inglesa revisada. Una extensa y profunda reseña del Minotauro, en SinPermiso Nº 11, Verano-Otoño 2012.

Traducción para www.sinpermiso.info: Casiopea Altisench

http://lexpansion.lexpress.fr/actualite-economique/yannis-varoufakis-il-aurait-mieux-valu-que-la-grece-fasse-faillite_1497444.html#cDLW6QIfqJ2VP7SW.99

y ver ....

Portugal seguirá bajo el control de la Troika hasta el 2035

http://postdigital.es/2014/03/08/portugal-seguira-bajo-el-control-de-la-troika-hasta-el-2035/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+postdigital%2Frss+%28PostDigital%29#sthash.OTrXw3tr.dpuf

La invasión de los ultracuerpos, de Kaufman. Remake de La invasión de los ladrones de cuerpos, de Siegel,

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

16 Feb 2014

Europa y el fracaso de las políticas de austeridad.

Escrito por: loisdmuras el 16 Feb 2014 - URL Permanente


La Europa de los mercaderes
eldiario.es
La celeridad en la puesta en marcha de las políticas de recortes y austeridad en la Unión Europea acelera y profundiza la crisis y sus efectos.

Mientras la Troika se pasea por los países del Mediterráneo exigiendo acelerar la reforma del mercado laboral para conseguir mayor productividad y competitividad,el malestar y las protestas crecen. En el maletín, los llamados "hombres de negro" llevan un compendio de medidas estándar como bajar los salarios, aumentar la edad de jubilación, potenciar los contratos basura, agilizar el despido libre, elevar el IVA y seguir por la senda de las privatizaciones. Un recetario completo implantado de forma indiscriminada en la zona Euro. En su conjunto, el paquete se conoce como "políticas de austeridad", cuyo fin sería disminuir el déficit fiscal, hacer frente a la recesión y estimular el crecimiento económico. Medidas consideradas el factótum para sortear la crisis que enfrenta el capitalismo transnacional, sea cual sea la situación y circunstancia. El Fondo Monetario, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo están convencidos de su eficacia y las defienden a ultranza, a pesar de su fracaso. Nada parece indicar que vayan a entrar en barbecho o sean cuestionadas.

La Troika ha subrayado el error de cálculo de su práctica en Grecia. Los objetivos no se han logrado, provocando un efecto bumerán, más pobreza, desigualdad y un recorte sustantivo de los derechos políticos, sociales y económicos. Ninguna de las medidas diseñadas por los "tecnócratas y expertos", privatizaciones, despido de funcionarios, recortes en sanidad y educación, bajada de sueldos y salarios, han revertido la situación o indican un repunte en el medio plazo. El Fondo Monetario advierte que la deuda pública en relación con el PIB -en la actualidad del 186%- sólo bajará al 130% en 2030. Y por si fuera poco, los ingresos obtenidos por la venta de las empresas públicas no han cubierto las expectativas, situándose en 46.000 millones de euros, es decir, 20.000 millones menos que los presupuestados.

Según la OCDE, entre 2009 y 2011 Grecia ha reducido su déficit público estructural desde el 12,8% hasta el 1,8%, es decir, seis puntos anuales. En un año, explica Sebastián Dullan, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, "Grecia ha reducido su déficit el doble de lo que Alemania hizo en cinco años". Lo dicho para Grecia se puede validar, con matices, en España y Portugal. En el primer caso en 2009 se bajó del 9,5 al 1,2 en 2012; y en el segundo, pasó del 9,5 en 2010 al 2,2 en 2012. Algo similar ocurre con los salarios reales. En Grecia han caído un 13% entre 2009 y 2011, mientras que en Portugal y España un 10% y un 7% respectivamente en tres años. El problema no ha sido la negligencia a la hora de aplicar las políticas de recortes y de austeridad, sino todo lo contrario: la celeridad en su puesta en práctica acelera y profundiza la crisis.

Con las cifras encima de la mesa, los economistas y funcionarios de la Troika sentencian, tras más de un lustro de austeridad: "Hubo fracasos notables. La confianza del mercado no fue restablecida (...) y la economía se enfrentó a una recesión bastante más fuerte de lo previsto". Este mea culpa de los responsables haría pensar en un cambio de rumbo. Pero no ha sido el caso, y apostillan: "el programa era necesario, pese a los errores de cálculo del Fondo con respecto a la sustentabilidad de la deuda".

La Troika pretende disminuir el déficit público adelgazando el Estado y equiparando las condiciones de trabajo de los países europeos a la existente en los países emergentes, donde se roza la semi-esclavitud. De esta forma, alegan, se combatiría la crisis, bajarían las tasas de paro juvenil y el desempleo, incentivando la contratación vía reducción de salarios. En Alemania, según Rafael Poch, Angel Ferrero y Carmela Negrete, autores del libro La quinta Alemania. Un modelo hacia el fracaso europeo,"el sector de salarios bajos que en 1995 implicaba el 15% de los trabajadores emplea hoy al 25% y se ha expandido tres veces más rápido que el sector tradicional. El 42% de ex-empleados del sector tradicional que han perdido su trabajo encuentran empleo en el sector de salarios bajos. Sólo un 15% de los parados de larga duración fueron contratados en 2011 en el sector tradicional. Hay ocho millones de empleados a tiempo parcial, con contrato limitado, minijobs".

Como era previsible, los bajos salarios, el aumento del desempleo y la privatización de la sanidad y la educación son el detonante de una catástrofe social sin precedente en Europa. No hay capacidad de ahorro, compra, ni acceso al crédito. La exclusión social, la marginalidad y la pobreza infantil muestran su cara más alarmante. En Grecia, según David Stuckler y Sanjay Basu, autores de Por qué la Austeridad Mata, "a fin de cumplir con los objetivos de reducción del déficit marcados por la Troika, el presupuesto griego en sanidad se ha reducido en un 40% desde 2008. Ese programa de austeridad (...) incrementó el índice de desempleo entre los jóvenes hasta el 50%, y de personas sin hogar en más de un 25%. (...) Como consecuencia del recorte (...) Grecia sufrió su primera epidemia de malaria en muchas décadas. Además, la austeridad ha eliminado 35.000 puestos de médicos".

En Alemania, la degradación del trabajo determina una devaluación del consumo y una menor recaudación fiscal, afectando el nivel de bienestar de la población. Entre 1995 y 2010, las ventas de productos baratos y de baja calidad en el mercado minorista de alimentos pasaron del 29,2% al 43,6%. Paralelamente, alrededor del 50% de los hogares alemanes no pagan impuestos sobre la renta porque ganan demasiado poco para hacerlo. El cuadro es desolador, pero la Troika insiste en aplicar políticas de austeridad y recortes sociales como únicas salidas a la recesión. Si la crisis sacó a la luz las hipotecas basura, la especulación inmobiliaria y el acceso al crédito fácil, también conllevó la implantación de un modelo tendente a la concentración de la riqueza, bajo el paraguas de la desregulación y la economía de libre mercado. En la Unión Europea existen 115 millones de personas en riesgo de pobreza, el 23% de la población. A lo que hay que sumar otros 150 millones en la cuerda floja. El informe de la OCDE de 2012 ¿Por qué la desigualdad sigue aumentando? señala que las desigualdades superan los 1,4 puntos en términos del coeficiente de Gini, y los ingresos medios del 10% más rico son nueve veces más elevados que los del más pobre.

Alemania no presenta un cuadro muy diferente de lo que sucede en los países mediterráneos. El informe bianual sobre pobreza y riqueza elaborado por el Ministerio de Trabajo alemán para 2013 pone de relieve que al 50% más pobre de la población le corresponde el 1% de la riqueza, y al 10% más rico el 53%. En 2003, al 50% le correspondía el 3%. La desigualdad avanza y el hambre se extiende.

El euro se sostiene a duras penas y crecen el malestar y las voces que piden su salida en los países más afectados por las políticas de austeridad. Asimismo, comienza a emerger, lo queramos o no, una Europa profundamente xenófoba y racista, donde el nazi-fascismo se expande. Baste comprobarlo en Grecia con el partido Amanecer Dorado y la profunda crisis de representatividad de la socialdemocracia. En España la creación de un partido político a la derecha del Popular, VOX, enciende las luces rojas; y en Francia, el Frente Nacional de Marine Le Pen concentra una intención de voto del 24%. No son pocos quienes reniegan de la democracia como régimen político, abrazando fórmulas autoritarias donde el poder esté en manos de oligarquías financieras y empresariales. Las tecno-burocracias se han adueñado del terreno político, desplazando a los ciudadanos en beneficio de conglomerados trasnacionales.

Emerge una Europa profundamente desigual donde las políticas públicas inclusivas ceden el lugar a políticas de seguridad y control social cuyo fin es criminalizar los movimientos sociales y las protestas, imponiendo un orden represivo que garantice, sobre todo, la sobreexplotación de las clases trabajadoras. Es la Europa de los mercaderes.

................

y ver ...

El paro juvenil .

Italia, España y Francia: el fracaso económico no tardará en provocar crisis políticas-

www.sinpermiso.info/articulos/ficheros/bblack.pdf

...

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02 Feb 2014

Costas Lapavitsas , entrevista.

Escrito por: loisdmuras el 02 Feb 2014 - URL Permanente

"Los gobiernos que quieran hacer políticas progresistas no podrán permanecer en el euro"

"La estabilización de la economía europea se ha producido más bien por destrucción: la economía está destruida, el desempleo se incrementa", dice el economista griego Costas Lapavitsas

"Un Gobierno radical en Grecia debería dejar de pagar una parte importante de la deuda, que de otra manera es insostenible"

Nuria Alabao - Xavier Ferrer

01/02/2014 . El Diario.es

Costas Lapavitsas es profesor de economía en la Universidad de Londres. Su último libro Profiting without producing constituye unaradiografía imprescindible para entender lo que llama la financiarización, el crecimiento incontrolado del sistema financiero y la imposición de sus intereses a toda la sociedad. En español ha publicado Crisis en la Eurozona, donde carga contra las medidas de austeridad en la eurozona. Tiene muchas esperanzas en Syriza, pero advierte de que su principio de permanecer en la eurozona encuentra serias resistencias dentro de sus propias filas. Lapavistas acaba de estar en Barcelona invitado por la Plataforma de Auditoría Ciudadana de la Deuda, el Observatorio de la Deuda y el Seminario Taifa.

¿Cómo será el voto griego para las europeas?

En este momento hay mucho descontento y rabia, existe al mismo tiempo desesperación y falta de capacidad organizativa. No sé si la gente en Europa lo entiende, pero los griegos están muy frustrados pero también muy desilusionados y se sienten débiles. Es posible que el Pasok –el viejo partido de gobierno socialdemócrata– desaparezca completamente, y Nueva Democracia –el partido de derechas en el poder– sufra importantes pérdidas. Es probable que Syriza crezca y llegue a ser el más votado aunque no sé si podría gobernar en solitario. Es de prever un crecimiento del partido fascista hasta situarse como segundo o tercer partido.

Las elecciones europeas combinadas con las municipales en Grecia –se producirán al mismo tiempo– van a ser un acontecimiento político significativo. Las elecciones europeas pueden suponer una transformación completa del mapa político y electoral griego. Si el voto de la coalición gobernante de la derecha y el Pasok se desploma, será muy difícil para ellos seguir gobernando con estabilidad y llevar a cabo las medidas que exige la Troika.

Y esto sumado a la candidatura de Alexis Tsipras, el líder de Syriza, a la presidencia de la Comisión Europea.

Creo que es un error que Tsipras acceda a la presidencia europea, es muy peligroso. En cualquier caso, es extremadamente importante que Syriza lo haga bien, especialmente si se convierte en el partido más votado en Grecia, porque está generando mucha esperanza, tanto en Grecia como en el resto de Europa. Esto se produce por algunas razones: la izquierda por fin puede ser un actor fundamental, no tiene que ser marginal. Es decir, puede constituirse en una verdadera alternativa de gobierno. Pero hay que tener claro lo que Syriza es capaz de hacer y lo que no.

Syriza tendrá que enfrentar grandes dificultades si es elegida. En parte por su propio funcionamiento interno, su composición, y también por algunos problemas objetivos con los que se encontrará tanto en el país como fuera. Si Syriza no cumple las expectativas, pierde el control sobre su propia formación o no da la talla, la situación para la izquierda será muy complicada. La apuesta es muy alta.

En el 2012, hubo en Grecia un default. A partir de los resultados de este proceso, ¿podemos deducir que el impago es una variable política?

La manera en que los griegos hicieron su default en 2012 es la peor manera posible. Ningún otro país de Europa, o del mundo, debería manejar un default de esa manera. Si se da, ha de ser soberano y tiene que estar pensado desde las necesidades del deudor, no desde las necesidades del prestamista.

El default griego fue organizado por la Troika y por eso fue tan malo. Lo que pasó en Grecia es que el impago fue de la deuda privada y no de la pública. Así que los grandes perdedores fueron los prestamistas griegos, bancos griegos, propietarios de bonos y fondos de pensiones griegos. Como consecuencia, el Estado tuvo que endeudarse otra vez para rescatar a los bancos que estaban en apuros tras el default. Esta debe ser la primera vez en la historia que un país hace un default contra sí mismo, en vez de hacerlo contra prestamistas extranjeros con el objetivo de restaurar su economía. Grecia reestructuró su deuda y complicó aún más su situación. Es increíble. Por lo tanto, el default es un elemento muy importante, pero tiene que ser organizado de otra manera. Tenéis razón, la política aquí es muy importante. La forma política de hacerlo es que sea en interés del deudor con presión desde abajo.

En España la visión más generalizada ahora mismo es que estamos a salvo de esa situación. El Gobierno, basándose en algunos indicadores macroeconómicos positivos, afirma que la crisis ha terminado y que estamos creciendo.

Dos cosas han cambiado en Europa de forma parecida en España y en Grecia respecto a 2010 e incluso a 2012. La primera es que en la periferia el déficit en cuenta corriente ha decrecido por la recesión. Las importaciones descienden, por lo tanto el déficit exterior se ha reducido. Lo segundo es que el déficit presupuestario también ha decrecido por la recesión. Entonces se ha producido cierta estabilización por el lado fiscal y por el de cuenta corriente. Además esta situación se reforzó gracias a la actuación del Banco Central Europeo hace algo más de un año, cuando Draghi dijo que haría lo que fuese necesario hacer. Entonces la combinación entre la contracción del déficit y Draghi estabilizando los mercados financieros ha dado como resultado que no hay una presión inmediata de default. Los mercados financieros se han calmado.

Pero si miramos la economía real podemos ver que en realidad, esta estabilización se ha producido más bien por destrucción: la economía está destruida, el desempleo se incrementa, la recesión está siendo muy profunda. Esto es lo que está estabilizando a los mercados. No es una situación sostenible porque es poco probable que haya un crecimiento rápido que repare las pérdidas. Todas las evidencias indican que las economías de la periferia se estancarán. Esto no es resolver la crisis, sino transformar una aguda crisis financiera en una crisis duradera de la economía real que es lo que han producido las medidas de austeridad

En Grecia se acaba de prorrogar la moratoria por la cual no se puede desahuciar una primera vivienda. La situación en España es distinta, ¿a qué se debe?

En Grecia la situación es bastante turbia. La Troika está presionando en favor de la suspensión de la moratoria para que los bancos puedan deshacerse de algunas de sus inversiones inmobiliarias. Dice que así podrán sanear sus balances para que cuando lo hayan hecho puedan empezar a prestar otra vez. Esta lógica es tan intrincada que no engaña a nadie: los bancos prestarán si les permitimos que echen a la gente de sus casas porque esto es bueno para los balances. Sólo el FMI podría inventar algo así. Es una idea demasiado manufacturada.

El Gobierno griego no quiere suspender la moratoria aunque está bajo presión. Y no quiere hacerlo, no porque sienta simpatía por los propietarios o inquilinos, sino porque se da cuenta de que suspender la moratoria sería dinamita política. Como España, Grecia tiene una de las proporciones de propietarios más altas de Europa. Es una cuestión cultural, asociada a la idea de éxito social. Empezar a echar gente de sus casas porque se retrasan en sus pagos implicaría un incremento enorme de la conflictividad política. Y el Gobierno lo sabe, así que se está resistiendo. Esto demuestra la diferencia de posibilidades de acción política en contextos distintos como Grecia y España.

La posición de Syriza no es la mayoritaria dentro de la izquierda porque se opone a la austeridad pero con una fuerte apuesta por la moneda única y la UE. ¿Qué supone esta postura en el marco político de la UE?

Para mí es exactamente lo que la clase dirigente europea desea. Porque Syriza dice: “Nosotros queremos permanecer en el euro y vamos a permanecer pase lo que pase y además vamos a ser radicales”. Pero clase dirigente sabe que esta opción es imposible. Lo realmente peligroso de Syriza es que contiene una corriente de izquierda radical –un 40% de la coalición– que no está de acuerdo con esta propuesta y que puede llegar a suponer un peligro de ruptura. En otras palabras, Syriza no es un cuerpo político fiable. Es impredecible. Y es esta posibilidad de una radicalización de la coalición lo que preocupa realmente a la clase dirigente europea.

Por otra parte, si Syriza resulta elegida, habrá un crecimiento de las demandas populares, incluso aunque la gente esté pesimista y pasiva. Si hay un Gobierno de Syriza, querrán medidas en relación a sus salarios, pensiones, trabajo, etc, todo tipo de demandas. Esto sí supone una amenaza para la clase dirigente europea. Además, otros países europeos pensarán: nosotros podemos hacer lo mismo. Por eso Syriza encarna una promesa pero también supone un riesgo enorme.

Parece que identifica “izquierda” con la postura que propugna salir del euro. ¿Por qué?

A mi entender, esta postura es la única que abre la posibilidad de hacer políticas de izquierda radical que cambien la relación de fuerzas en favor del trabajo y contra el capital; políticas que son necesarias para restablecer el daño infligido a los países europeos en los últimos años debido a la crisis. Son políticas sensatas, fundamentales, como redistribución, control o nacionalización de los bancos, reorganización de la producción. Estos cambios son imposibles, en mi opinión, dentro de la unión monetaria y significan lo contrario de lo que significa hoy la Unión Europea.

Puedo ser más específico: un Gobierno radical en Grecia debería dejar de pagar una parte importante de la deuda, que de otra manera es insostenible, así como cambiar las políticas fiscales y monetarias. No podemos asumir la austeridad, no podemos apostar por superávits fiscales. Tiene que haber políticas diferentes, que permitan el crecimiento de la economía. Un Gobierno radical debería nacionalizar la banca y crear bancos públicos que dieran soporte a la reorganización de la producción. Si atendemos a estas propuestas, nos damos cuenta de que no pueden darse dentro de la estructura de la unión monetaria hoy.

¿No cree que si llegamos a la situación en la que un Gobierno pueda aplicar esas medidas, la situación política europea habrá cambiado tanto que podría pensarse en cambios en la propia arquitectura de la UE?

A veces la izquierda necesita al Estado nación para proteger los derechos de los trabajadores y los derechos democráticos, y no puede hacerse de otra manera. El Gobierno de Grecia o de Portugal no puede cambiar la estructura de la Unión Europea, pero sí puede intervenir en Grecia y Portugal. Por supuesto, el mío no es un argumento nacionalista. En ocasiones puedes utilizar los mecanismos del Estado nación para crear una corriente internacional.

Si en 2010 se hubiera dado la posibilidad de una serie de gobiernos de izquierda en varios países de Europa hablaríamos, pero ahora ya llevamos cuatro años de crisis. Y en estos cuatro años Grecia ha sido destrozada, Portugal y España están muy mal. No estamos discutiendo sobre casos ideales. Y sabemos que Syriza tiene una posibilidad real de estar en el Gobierno y tiene que decidir qué hacer aquí y ahora.

Si llegas al poder sin un plan, pensando que vas a cambiar la UE, la consecuencia será el caos. Pero sí hay una serie de cosas que puedes hacer. Y tienes que preparar a tu gente, mantenerles informados de lo que es posible. Puedes involucrar a la gente en este proceso, porque al final de ahí es de donde proviene tu fuerza.

¿Cómo se pide que se enfrenten a las consecuencias negativas de un tipo de transición así, por ejemplo, con los costes de volver a una moneda nacional?

Tienen que entender que hay que elegir entre una muerte lenta, que es lo que han estado experimentando, o un shock controlado del que vamos a salir después. Si ese es el caso, el shock y su gestión serán más fáciles: podrás intervenir sobre la circulación monetaria, nacionalizar los bancos y ponerlos bajo control público e imponer medidas para impedir la fuga de capitales. Intervenir en los mercados de petróleo, medicinas y alimentos. Habrá que hacer provisión para cubrir las necesidades inmediatas por un corto periodo de tiempo hasta que la demanda vuelva a normalizarse. Todo esto se puede implementar de forma controlada si el Gobierno de izquierdas está seguro de que tiene que hacerlo.

Gran parte de su trabajo se centra en la financiarización. ¿Puede explicar qué significa y qué consecuencias tiene en el capitalismo contemporáneo?

Financiarización es un término que hace referencia al crecimiento del sistema financiero que podemos ver en el mundo capitalista desarrollado en las últimas tres o cuatro décadas. Un crecimiento enorme de las finanzas, relacionado con el resto de la economía. Al mismo tiempo, hay un aumento del beneficio financiero. Una enorme, inusitada proporción de beneficios proviene ahora de las finanzas. Lo podemos comprobar en los EEUU y en otros países donde lo hemos medido. También sabemos que el tipo de estrato social que obtiene estos beneficios financieros es ahora muy diferente del anterior. Sabemos que hay una pequeña minoría de gente asociada con el sistema financiero que obtiene una buena parte de estos beneficios a través de bonos, salarios y demás, no por prestar dinero, sino como remuneración por trabajar en las finanzas. Esto cambia la estratificación social porque este grupo de gente tiene un gran poder de influencia sobre las políticas públicas.

Mi visión es que esto se produce de forma más profunda de lo que parece y que supone una transformación histórica, una transformación estructural del capitalismo. Podemos descubrir básicamente tres tendencias. Primero, negocios no financieros industriales y comerciales se han financiarizado, lo que supone que no se apoyan tanto en los bancos para sus inversiones y que obtienen beneficios de su participación directa en el sistema financiero. Segundo, los bancos también se han transformado y han empezado a obtener beneficios de otros bancos, tanto apostando en los mercados financieros como prestando dinero a individuos y familias. Y el tercer elemento es que las propias familias e individuos –la gente trabajadora de países desarrollados– también se han financiarizado. Se endeudan más y tienen más activos financieros.

Hay un problema importante y es que los servicios públicos como la educación, la salud, las pensiones o la vivienda –la fundamental– han sufrido recortes, y ahora hay una gestión privada de estos servicios públicos que está mediada por las finanzas. Y por supuesto, no puedes dejar a las finanzas gestionar derechos o necesidades básicas. Por tanto, los salarios están financiarizados, los ahorros están financiarizados y el sistema financiero obtiene beneficios de ellos.

¿Entonces si la financiarización significa un gran cambio en el capitalismo, cómo deben adaptarse las luchas a este cambio?

Esta es una buena pregunta sobre la que la izquierda tiene que empezar a pensar. Porque la historia es importante, tenemos que construir sobre lo que hubo, pero debemos adaptar las luchas a las condiciones presentes y a las transformaciones que ha sufrido el capitalismo. Tenemos que pensar en cómo oponernos a la financiarización y como revertirla. Necesitamos pensar en maneras de restaurar los servicios públicos. Por supuesto, hay que planear cómo revertir la financiarización y cómo crear banca pública, y encontrar maneras de controlar los flujos de capital, poniendo restricciones a su circulación. Y también hay que pensar en formas de reorganizar la economía productiva. Para mí, luchar contra la financiarización, revertirla, es la forma fundamental de luchar hoy contra el capitalismo.

..

otra entrevista posterior en la Vanguardia.

http://www.lavanguardia.com/economia/20140205/54399861794/costas-lapavitsas-euro-fracasado.html


.

Nota ...


Las actas confidenciales del FMI de mayo de 2010 revelan que la banca alemana y francesa se deshizo de la deuda griega pese a las promesas de sus Gobiernos

http://economia.elpais.com/economia/2014/01/31/actualidad/1391203282_052648.html

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

23 Nov 2013

Costas Lapavitsas .-La crisis en la eurozona.

Escrito por: loisdmuras el 23 Nov 2013 - URL Permanente

Preguntas a Costas Lapavitsas: Grecia y la crisis de la eurozona ...

www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=5069

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12 Nov 2013

La Eurozona, inventora de la austeridad Ponzi .

Escrito por: loisdmuras el 12 Nov 2013 - URL Permanente


La austeridad Ponzi en la Unión Europea: una definición y un ejemplo

Yanis Varoufakis · · · · ·

10/11/13

Vengo sosteniendo desde hace tiempo que las políticas europeas de reducción de la deuda pública en los Estados miembros fiscalmente apremiados puede describirse como un esquema de austeridad Ponzi. En este breve artículo trato precisamente de definir qué es la “austeridad Ponzi”.

Los esquemas Ponzi corrientes se basan en una artimaña que crea la apariencia de un fondo, cuyo valor crece más rápido que el valor que va ingresando en él. La realidad es que lo contrario es lo cierto, puesto que el gestor del esquema se sirve del capital que va ingresando y el esquema no consigue crear capital nuevo capaz de llenar las “fugas”, y no digamos capaz de pagar los rendimientos que promete. La apariencia de un crecimiento que en realidad no existe es, huelga decirlo, el señuelo que atrae hacia el esquema a nuevos inversores, de cuyo capital se sirve el gestor del esquema Ponzi para mantener la fachada de un crecimiento genuino.

La austeridad Ponzi

La austeridad Ponzi es el inverso del crecimiento Ponzi. Mientras que en los esquemas corrientes de crecimiento Ponzi el señuelo es la promesa de un fondo en crecimiento, en el caso de la austeridad Ponzi el atractivo para los participantes en bancarrota es la promesa de reducir su deuda, liberándoles de la insolvencia, mediante una combinación de medidas de austeridad –“apretarse el cinturón”— y de nuevos préstamos que proporcionen al quebrado los fondos necesarios para devolver las deudas que van venciendo (por ejemplo, bonos). Como es imposible escapar a la insolvencia de este modo, los esquemas de austeridad Ponzi, lo mismo que los esquemas de crecimiento Ponzi, necesitan de aflujos constantes de capital para sostener la ilusión de que se ha evitado la bancarrota. Pero para atraer ese capital, los gestores de la austeridad Ponzi tienen que hacer lo imposible para mantener la apariencia de una genuina reducción de la deuda.

La elite bienpensante de la Eurozona, inventora de la austeridad Ponzi

El crecimiento Ponzi es cosa, inveteradamente, de yonkis. Pero ha sido necesaria toda la sabiduría colectiva de la elite bienpensante europea para conseguir crear el primer esquema Ponzi de austeridad. Los acuerdos de préstamo con griegos, portugueses, irlandeses, españoles y chipriotas han sido los primeros ejemplos de la historia de este tipo de esquema. Estados en quiebra, mortalmente abrazados a sus respectivos sectores bancarios privados en bancarrota, fueron obligados a aceptar aflujos constantemente crecientes de capital prestado por el FMI, por el BCE, por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, por el Mecanismo Europeo de Estabilidad (siempre bajo la amenaza del programa de Transacciones Monetarias Simples del BCE), a condición de que se apretaran el cinturón y practicaran políticas de austeridad. A medida que el esquema progresa, más y más capital va entrando en él, y en consecuencia, va creciendo la proporción de la deuda en relación con el PIB: exactamente igual que en los esquemas Ponzi de crecimiento, el valor total del fondo se va agotando y se necesita atraer más y más capital, a fin mantener las apariencias.

El peor ejemplo de austeridad Ponzi [1]

Primavera de 2012. El gobierno griego había colapsado bajo la rabia popular ante el lamentable estado de la nación y se convocan elecciones para mayo. Un partido de izquierda [Syriza], que aboga por denunciar al acuerdo de empréstito, crece rápidamente en las encuestas y sondeos de opinión: respondiendo eso, la Troika suspende el desembolso de los dineros del préstamo. Sin que casi nadie se percate, este episodio representa el momento siniestro en el que la UE afirma el derecho de su ejecutivo a intervenir directamente en el proceso democrático de un Estado miembro. Funcionarios no-electos de Bruselas cocinan un “derecho” a suspender unilateralmente un acuerdo internacional e intraeuropeo de empréstito fundándose en sus propias estimaciones sobre qué partidos políticos resultaban o no “aceptables” para formar gobierno en un Estado miembro.

No se dejó al gobierno griego en funciones otra alternativa que la de suspender sus propios pagos a las instituciones y a los ciudadanos griegos. Hospitales, escuelas, salarios, pensiones… todo se contrajo muy rápidamente. Pero la preocupación de los bienpensantes se centraba exclusivamente en la deuda contraída por Grecia con nuestro… BCE. Ya saben, un año antes, en un malhadado intento por reforzar los bonos griegos, el BCE había los comprado a mansalva a precios muy, muy bajos. La estratagema fracasó, como la propia Grecia. No importaba: el BCE mantuvo esos bonos y esos bonos empezaron a vencer. Si no los hubiera comprado el BCE en 2010, habrían sido depreciados junto con el resto de los bonos en manos privadas unos meses antes, a comienzos de 2012. Pero no, el BCE no puede aceptar depreciaciones de los Estados miembros, porque eso viola su carta fundacional, que le prohíbe financiar a los Estados miembros. De modo que el gobierno griego en funciones, pasando a la economía social griega por el exprimidor, tenía que encontrar 5 mil millones de euros en unos días para pagar al BCE los bonos vencidos. Hay que recordar, empero, que la Troika ya no prestaba más, nadie prestaba ya más.

Lo que obviamente tenía que hacer Atenas en esas circunstancias era suspender los pagos de los bonos en manos del BCE. Pero eso era algo que Francfort y Berlín consideraban inaceptable. El Estado griego podía declarar una suspensión de pagos ante los ciudadanos griegos y no griegos, ante los fondos de pensiones, incluso ante los bancos, pero sus deudas con el BCE eran sacrosantas. Tenían que pagarse, pasara lo que pasara.

¿Pero cómo? Eso es lo que terminaron presentando como “solución”:

El BCE permitiría al gobierno griego la emisión de pagarés sin valor alguno (o, más precisamente, letras del Tesoro a corto plazo) que ningún inversor privado tocaría, y pasar esos pagarés a la insolvente banca griega. Los insolventes bancos griegos ofrecerían, entonces, esos pagarés al Sistema Europeo de Bancos Centrales (a través del llamado programa ELA [Emergency Liquidity Assistance] del BCE) como colateral para obtener ellos préstamos que, a su vez, podrían ellos ofrecer al gobierno griego, a fin de que Atenas pudiera pagar sus deudas… con el BCE.

Si esto suena como un esquema Ponzi es porque es la madre de todos los esquemas Ponzi. Un carrusel de austeridad Ponzi que –interesantísimo asunto— deja tanto a los insolventes bancos griegos como al insolvente Estado griego un poco más… insolventes, al tiempo, de pasada, la población se hunde en una desesperación más y más honda. Y todo a fin de que la UE pueda guardar la apariencia de que sus necias reglas han sido respetadas.

Pero eso no es sino un ejemplo del círculo vicioso de la austeridad Ponzi que está siendo incesantemente repetido por toda la Eurozona. Su declarado propósito es la reducción de las deudas. Pero las deudas crecen por doquiera. ¿Fracaso? Sí y no. Es un fracaso conforme a los objetivos declarados por la UE, pero no lo es si consideramos los objetivos reales subyacentes. Porque, en realidad, el verdadero propósito de los préstamos de “rescate” fue la realización de una cínica operación con las malas deudas de la periferia, transfiriéndolas de los libros de cuentas de (principalmente) los bancos del Norte de Europa a las espaldas de los contribuyentes del Norte de Europa. Desgraciadamente, esta cínica transferencia, efectuada en nombre de la “solidaridad europea”, llevó a una danza de la muerte de bancos insolventes y Estados en bancarrota –tristes parejas de baile que han ido desfilando una tras otra hacia el precipicio de la austeridad competitiva— con el terrible resultado de convertir a porciones considerables porciones de las otrora orgullosas naciones europeas en el equivalente contemporáneo de las viejas casas de caridad victorianas.

NOTA: [1] Este ejemplo procede de mi reciente conferencia The Dirty War for Europe’s Integrity and Soul [Guerra sucia contra la integridad y el alma de Europa].

Yanis Varoufakis es un reconocido economista greco-australiano de reputación científica internacional. Es profesor de política económica en la Universidad de Atenas y consejero del programa económico del partido griego de la izquierda, Syriza. Actualmente enseña en los EEUU, en la Universidad de Texas. Su último libro, El Minotauro Global, para muchos críticos la mejor explicación teórico-económica de la evolución del capitalismo en las últimas 6 décadas, acaba de ser publicado en castellano por la editorial española Capitán Swing, a partir de la 2ª edición inglesa revisada. Una extensa y profunda reseña del Minotauro, en SinPermiso Nº 11, Verano-Otoño 2012.

Traducción para www.sinpermiso.info: Casiopea Altisench

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

21 Oct 2013

Los troikados.

Escrito por: loisdmuras el 21 Oct 2013 - URL Permanente

Troikados

18 OCT 2013 El País.

En septiembre de 2011, el FMI se reunía en Washington con Grecia, Irlanda y Portugal intervenidas por la troika. El Fondo presentó sus previsiones para 2014 y esperaba que la tasa de paro de Grecia se situará en el 18% en 2014 y la de Portugal en el 12%. Este mes, en sus previsiones para el próximo año espera una tasa de paro del 26% para Grecia y el 18% para Portugal.

En las previsiones de deuda pública para Grecia, acertó. No obstante, para conseguir situar la deuda en el 175% del PIB ha sido necesaria una quita que no estaba contemplada en las previsiones del Fondo. En Portugal, el error de previsión de deuda pública en dos años supera el 10% del PIB, en Italia el 15% y en España tan solo el 25%.

Parece evidente que los programas de Grecia y Portugal han sido un estrepitoso fracaso. Pero se aproximan las elecciones europeas y nadie asume la responsabilidad. Por eso a nuestros líderes europeos se les ha ocurrido buscar casos de éxito. Lo de España es de los hermanos Marx. Después de un año de programa para sanear el sistema bancario nos encontramos en el momento de mayor intensidad de restricción de crédito desde que comenzó la crisis en 2007.

La troika ha fracasado, pero ni Bruselas, ni Madrid, ni Berlín, ni Fráncfort, ni Washington lo quieren asumir.

Parece evidente que los programas de Portugal e Irlanda han sido un estrepitoso fracaso

Pero el caso más sorprendente es Irlanda. Irlanda es un paraíso fiscal para empresas no residentes y sede de muchas multinacionales.
Esto le ha generado un negocio que explica el 10% del empleo del país.
Son empresas que se financian en sus matrices y han reactivado un ciclo de inversión. Pero el resto de la economía sigue en depresión y la recuperación ni está, ni se la espera.

Su PIB está inflado por estas multinacionales. Pero su deuda pública en 2014 será 3,5 veces sus ingresos fiscales.
Para no perder el sentido de la magnitud, la deuda española estará en 2,5 veces, la francesa en 1,5 veces y solo les supera Grecia con cuatro veces.
Pero el principal problema de Irlanda sigue siendo su deuda privada y, sobre todo, bancaria.

La deuda de las familias es el 200% de su renta disponible, el doble que en España. El Banco Central reconoce que el 13% de las hipotecas se retrasan en sus pagos. Pero las estimaciones privadas aprecian que una de cada tres familias no paga su hipoteca. Y el precio de la vivienda se ha desplomado.

Si ejecutases esas hipotecas y pusieras el balance a valor razonable habría que volver a recapitalizar con dinero público el sistema bancario.
Esto ayuda a explicar que los bancos irlandeses sigan teniendo prácticamente cerrado su acceso a los mercados de capitales y el crédito siga disminuyendo un 5% anual para empresas y familias.

La tasa de paro está en el 13%. Pero la población activa ha caído un 5% desde que comenzó la crisis y un 25% de los ocupados trabaja con minijobs a tiempo parcial. El empleo en servicios está estancado, el industrial cae y solo crea empleo la agricultura. El tigre celta vuelve a las vacas.

y ver....

La crisis del euro, una modesta proposición,

http://cort.as/6UG4

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

06 Jul 2013

¿ Antisemitismo en Grecia ?.

Escrito por: loisdmuras el 06 Jul 2013 - URL Permanente

06-07-2013

Grecia
¿El antisemitismo impone la ley?
Mediapart
Nazis que denuncian ante la justicia a un marxista judío al que le acusan de haberles "calumniado". ¿Alemania 1933?
No, no estamos hablando de la Alemania del 33, sino de la "democrática" (entre muchas comillas) Grecia del 2013. El acusado en cuestión se llama Savas Mikhail, un intelectual brillante y dirigente de una de las organizaciones de la izquierda marxista revolucionaria griega.

Savas Mikhail es un intelectual atípico y "fuera de toda norma": greco-judío, anti-sionista e internacionalista, es autor de una obra considerable e inclasificable (en cierta manera literaria, filosófica y de lucha de clases), que se distingue por su originalidad y el dinamismo de su posición. La primera cosa que impresiona al lector de sus escritos es su inmensa cultura: el autor conoce muy bien la Biblia, el Talmud, la Cábala, el teatro griego clásico, la literatura europea, la filosofía francesa contemporánea, la poesía griega contemporánea, la poesía griega moderna, Hegel y Marx –sin hablar de Trotsky, su principal norte político–… La lista es interminable.

Una de las características más singulares de su pensamiento es el intento de reinterpretar el marxismo y la teoría revolucionaria a la luz del mesianismo y de la mística judía, y viceversa. Se trata de un punto de vista paradójico e innovador que –como el de Ernst Bloch o el de Walter Benjamin, dos de sus autores preferidos– forma parte de un ateísmo religioso o, si se quiere, de un mesianismo profano.

Estas cuestiones las aborda, por primera vez y de manera central, en una notable compilación de ensayos publicados en 1999, 'Figures du Messianique'. El último trabajo de Savas Makhail, 'Golem. A propos du sujet et d’autres fantômes' (2010), es otro ejemplo de este punto de vista ateo religioso, judeo-marxista. Se trata de una compilación de ensayos referentes no sólo al Golem sino también a Kafka, Hölderlin, Lacan, Philippe Lacoue-Labarthe, Hegel, Marx y algunos poetas griegos modernos como Andreas Embirikos. La coherencia del libro proviene de la forma, totalmente singular, como el autor asocia, articula y fusiona la mística judía, la literatura –la griega y la universal– y el marxismo revolucionario.

Savas Mikhail jamás ha ocultado sus convicciones antifascistas y, a lo largo de estos últimos años, no ha cesado de denunciar las nefastas actividades de la organización neo-nazi Amanecer Dorado, que más bien debería llamarse Crepúsculo Sangriento. Por eso, en 2009, esta organización que reivindica insistentemente la herencia del III Reich, presentó ante la justicia griega un legajo de acusaciones contra un montón de personalidad de diferentes corrientes de la izquierda y de la extrema izquierda griega. La policía, siguiendo las órdenes del fiscal general –nombrado por el gobierno hegemonizado por la derecha neo-liberal– citó el año pasado a todas estas personalidades para interrogarlas. Todas ellas, de común acuerdo, decidieron no presentarse y remitir a la policía una declaración legal rechazando las acusaciones.

Tras examinar los documentos, el fiscal general decidió llevar ante los tribunales a dos de ellas: Savas Mikhail y el antiguo decano de la Escuela Politécnica, Constantin Moutzouri. Este último acusado de haber autorizado a Indymedia –un medio social alternativo- a utilizar las instalaciones de la Escuela para sus emisiones. Savas fue acusado por "difamación" hacia los neo-nazis –de haberles tratado de criminales–, de "incitación a la violencia" –por llamar a combatir el fascismo– y por "atentado a la paz social", al haber llamado, en un panfleto, a manifestarse contra Amanecer Dorado. En esa época, los neonazis griegos llevaban a cabo una frenética campaña antisemita contra Savas Mikhail, denunciándole en sus medios de comunicación como "un agente de la conspiración judía mundial contra la Nación griega, cuyo objetivo era provocar una guerra civil e imponer un régimen judío-bolchevique". Siniestra impresión de algo ya visto…

Este enjuiciamiento ha generado numerosas reacciones en Grecia y en Europa, pero no ha impedido que el juicio vaya a tener lugar. La fecha prevista es el 3 de setiembre de 2013. Es mucho lo que está en juego: más allá de las personas inculpadas, se trata de saber si en el futuro, en Grecia, podrá o no podrá existir la libertad de expresión para las ideas anti-fascistas.

Este caso ilustra no solo el extraordinario descaro de los señores de Amanecer Dorado, sino también la complicidad, cada vez más evidente, del actual gobierno griego, presidido por Antonis Samaras, con los fascistas griegos. Varios de los ministros de ese gobierno (cada vez más autoritario y regresivo) fueron miembros de la extrema derecha: el secretario de Estado para la inmigración, Kostoulas, es el autor de un libro negacionista para mayor gloria del Tercer Reich; y su portavoz en el Parlamento, el diputado Makis Voridis, es un amigo de Jean-Marie Le pen [hasta hace poco presidente del Frente Nacional en Francia] y un antiguo dirigente del movimiento de la juventud nacionalista promovido por la dictadura del Coronel Papadopoulos (1967-1974). Por otra parte, la reciente decisión de Antonis Samaras de cerrar pura y simplemente la ERT, radio televisión pública griega, cortándole el suministro eléctrico –decisión que provocó una crisis gubernamental y el abandono del gobierno de Izquierda Democrática– ha sido calurosamente aplaudida por Amanecer Dorado.

El próximo 3 de septiembre se sabrá si los antisemitas dictan la ley en Grecia o si aún subsisten un mínimo de garantías democráticas.

Fuente: http://blogs.mediapart.fr/blog/michael-lowy/020713/grece-l-antisemitisme-fait-il-la-loi

Traducido por Viento sur

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

17 Feb 2013

La engañosa calma de la eurozona .

Escrito por: loisdmuras el 17 Feb 2013 - URL Permanente

Foto del mensaje

¿Están Irlanda y Portugal fuera de peligro? La engañosa calma de la eurozona

Yanis Varoufakis

17/02/13

Irlanda y Portugal han tanteado, recientemente, a los mercados financieros con cierto éxito. Portugal ha emitido bonos a 5 años e Irlanda esta en el proceso de reconvertir sus asfixiantes pagarés a corto en bonos a largo plazo, para venderlos al sector privado. Además, Irlanda ha conseguido la autorización del Consejo del BCE para reestructurar las odiosos pagarés que provocaron un aumento del 20% en su tasa de deuda en relación con el PIB en 2010. Así que, a primera vista, dos de los países de la eurozona con un programa de rescate bajo la tutela del FEEF y la Troika, están regresando a los mercados.

Pero ¿significa esto que están fuera de peligro? ¿Hay, en otras palabras, alguna justificación para decir que estos dos países están hoy más cerca de salir de la situación de tutela de la Troika de lo que estaban en julio pasado, antes de que el Sr. Draghi declarase formalmente de que iba a hacer todo lo necesario para salvar la zona euro? La respuesta a ambas preguntas es, me temo, un rotundo "¡No!",Para entender porqué es útil recordar (a) lo que significa estar "fuera de peligro", y (b), en que consiste el programa OMT del Sr. Draghi y cómo afecta a Italia y España y, a través de ellos a Irlanda, Portugal.

En primer lugar, estar "fuera de peligro" debería significar que el estado tiene capacidad para financiarse sin depender de la financiación directa o indirecta de cualquiera de las instituciones de la Troika. Es decir, que Dublín, Lisboa, Roma o Madrid puedan tener su propia política fiscal sin la supervisión directa de la Troika y sin depender de las decisiones y actuaciones de la Troika para asegurar la sostenibilidad de esa política fiscal. Defenderé en lo que sigue que ninguno de los estados fallidos de la Eurozona (Irlanda, Portugal, España e incluso Italia) están hoy más cerca de este 'final feliz' que lo estaban en julio de 2012.

Una breve historia de la OMT, su naturaleza y función

La actual tranquilidad del mercado de bonos se debe enteramente al anuncio del Sr. Draghi del establecimiento del programa OMT (operaciones monetarias directas) el pasado mes de septiembre. ¿Cuál es el propósito de la OMT? En pocas palabras, hacer frente a la incapacidad total del fondo de rescate FEEF-MEDE para rescatar a Italia y España. Tras el rechazo de Alemania de cualquier sugerencia de que el FEEF-MEDE debería poder pedir prestado más dinero, o que los activos del BCE se utilicen para apalancar los fondos del FEEF-MEDE, fue evidente que, como España e Italia estaban siendo acosadas por los mercados financieros especulando con sus bonos, no había manera de que su deuda, que suma 3 billones de euros, pueda ser estabilizada. Fue en ese momento cuando el Sr. Draghi tuvo que intervenir de algún modo para tapar el hueco y, de hecho, enviar una señal a los operadores de bonos que especulaban con la deuda italiana y española que iban a perder dinero.

Así nació la OMT. Se trataba de una simple amenaza del BCE de que, si era necesario, compraría tanta deuda italiana y española a corto plazo a los bancos italianos y españoles como fuera necesario para asfixiar a los especuladores a corto de bonos italianos y españoles. No pudiendo referirse a Italia y España de forma explícita, el Sr. Draghi precisó que se trataba de los países del programa OMT que conservaban pleno acceso a los mercados financieros, en otras palabras, que no eran Grecia, Irlanda y Portugal (y por lo tanto solo podían ser Italia y España). Esta condición mataba dos pájaros de un tiro: por un lado, se mostraba que quería decir el Sr. Draghi vis-à-vis Italia y España (que la OMT se entendía como una medida provisional para rellenar el agujero de financiación provocado por la incapacidad del FEEF-MEDE para rescatar a Italia y España) y, por otra parte, dejaba una ventana abierta para inventar una alternativa a un nuevo crédito de rescate oficial de Irlanda y Portugal (una vez que expirase su primer préstamo).

Los mercados respondieron al instante dando varios pasos hacia atrás. Si bien la financiación del OMT estaba condicionada también a que Italia y España quedasen bajo la supervisión de la Troika, sometidas a un completo programa de la Troika, los operadores de bonos se abstuvieron de comprobar hasta donde llegaba el compromiso de Draghi por dos razones: en primer lugar, por el efecto concurso de belleza (es decir, cada operador de bonos cree que la opinión general entre los operadores de bonos es que, por el momento, no vale la pena meterse con Mario) y, en segundo lugar, porque el señor Draghi y la UE aludieron a su voluntad de considerar las políticas de austeridad en curso aplicadas por Roma y Madrid como programas de facto de la Troika , al menos a corto plazo.

Por lo tanto, los rendimientos de los bonos italianos y españoles se derrumbaron a pesar del deterioro colosal de los fundamentos de la economía real en ambos países. Y a medida que los rendimientos de los bonos cayeron, se produjo una reactivación de las operaciones de todo tipo de bonos en el conjunto de la zona euro gracias y con el apoyo de la decisión pública de Frau Merkel de excluir la posibilidad de un Grexit hasta nuevo aviso.

Irlanda

La caída universal del rendimiento de los bonos fue de particular importancia para el Gobierno de Dublín. No olvidemos que el gobierno de Irlanda ha intentado desesperadamente demostrar con alguna evidencia empírica al pueblo irlandés que su estrategia de comportarse como el "prisionero modelo" daba sus frutos. Que Irlanda recibiría un premio de buena conducta del BCE, en particular con respecto a los odiados pagarés (1), y que, en breve, sería capaz de quitarse de encima la infamante marca de ser uno más de los Rescatestán, de ser también un país "vigilado" junto a estados fallidos y caídos en desgracia como Grecia. La OMT ofreció a Irlanda una gran oportunidad para poner fin a su condición oficial de estado fallido mientras que al mismo tiempo le daba a Bruselas, Berlín y Frankfurt una oportunidad de oro de proclamar su primera victoria; o como lo explicó Karl Whelan en su papel de 2012 En defensa de la reestructuración de los pagarés: Los socios de Irlanda confían que Irlanda, a la que tanto se alaba por su disposición a aplicar las políticas de austeridad, sea capaz de volver a los mercados de la deuda soberana en 2013.Una reducción de la carga financiera asociada con los pagarés sería una manera relativamente simple de hacerlo.

La lógica era simple: la crisis de Irlanda no era sustancialmente diferente a la de España. Su deuda soberana se hizo insostenible cuando el sector inmobiliario explotó, dejando a sus bancos con una montaña de deudas que fueron trasladadas a los hombros del Estado. Si la OMT hizo posible que España pretendiera que seguía teniendo acceso total a los mercados financieros, ¿por qué no podría Irlanda maniobrar, con la ayuda del BCE, para colocarse en la misma situación que España, es decir, permanecer al resguardo de la Troika hasta que oficialmente saliese del programa FEEF?

Lo que facilitó las cosas, en el caso de Irlanda, fue el hecho de que algunos gestores de fondos, Franklin Templeton entre ellos , ya habían apostado una gran cantidad de dinero en efectivo a que Irlanda se convertía en una España del norte. Razón por la que los diferenciales irlandeses han caído ya por debajo de los españoles hace tiempo (ya que las compras de deuda irlandesa por fondos de riesgo y de pensiones constituye un porcentaje considerable de los bonos en circulación de Irlanda).

Así que, aprovechando el efecto combinado de la OMT y de las compras de los fondos de riesgo y de pensiones a la hora de reducir los rendimientos de los bonos, el gobierno irlandés hizo al BCE una oferta que no podría, en última instancia, rechazar: "Vamos a ofrecerle una oportunidad espléndida, sin coste alguno para el Banco Central Europeo, de proclamar su primer éxito en la lucha para acabar con la crisis. Basta con que nos permiten estirar los plazos de las amortizaciones de los pagarés, manteniendo constante el valor en el tiempo de los pagos a los acreedores de nuestros bancos liquidados (2). De este modo, el BCE puede decir que no ha contribuido a la financiación del presupuesto del Estado irlandés, mientras que nuestros pagarés se convertirán en bonos a largo plazo y se venderán al sector privado. ¿Y por qué los comprará ahora el sector privado a tasas de interés asequibles? Porque si lo hacen, se podrá decir que Irlanda ha recuperado el acceso a los mercados financieros, en cuyo caso Irlanda, de repente, es perfectamente elegible para el programa OMT: un Estado miembro con pleno acceso a los mercados financieros y un programa pre-existente de la Troika. Inmediatamente, los operadores de bonos irlandeses a corto dejarán de especular incluso si tratamos de vender un gran número de nuevas obligaciones. En cuanto a la prueba del algodón, desde la perspectiva del BCE, el ELA (Emergency Liquidity Assistance) se utilizará mucho, mucho menos, lo que permitirá al BCE proclamar la vuelta a la normalidad también en ese sentido".

El reciente anuncio del BCE de su visto bueno para la conversión de los pagarés de Irlanda en bonos a largo plazo concluye este acuerdo: el contribuyente irlandés seguirá arrastrando enormes e insostenibles deudas a largo plazo contraídas por banqueros que ya han desaparecido y que nunca deberían haber sido respaldadas por el estado irlandés. Continuarán la perpetua recesión alimentada por las políticas de austeridad y las fallidas recuperaciones. Sin embargo, el hecho de que la deuda soberana de Irlanda es insostenible y que la auto-infligida austeridad no ha servido para nada quedará oculto bajo la cortina del OMT. La Troika continuará siendo el auténtico gobierno de Irlanda y el Estado irlandés continuará necesitando, como lo ha hecho desde septiembre de 2010, la intervención directa del Banco Central Europeo para mantener su "acceso al mercado". Lo único que ha cambiado es la retórica, que ahora premia a Dublín con la victoria pírrica de proclamar, con un poco más de confianza en sí mismo, que "no es Grecia".

La triste verdad detrás del teatro de sombras

Las objeciones de Alemania y en particular del Bundesbank al OMT y el acuerdo sobre los pagarés irlandeses se basaban en la obsesión de costumbre sobre el riesgo moral. ¿El ejemplo de estas medidas extraordinarias no alentaran a Italia y España a intentar sacar provecho de las declaraciones de Mr Draghi o de sus ELAs para rescatar a sus bancos sin tener que pasar por las torturas sufridas por Irlanda? Lo que permitió superar estos miedos fue la idea de que el anuncio del programa OMT y el visto bueno para alargar la madurez de los pagarés irlandeses otorgaría a la Troika el enorme trofeo político de poder sacar a Irlanda (y quizás a Portugal) de la parrilla ardiente del FEEF y anunciar a bombo y platillo que sufrir sirve con la vuelta a los mercados financieros de tan cumplidores estados miembros. Un premio adicional es que, naturalmente, muy pocos avizados observadores se darán cuenta de que Irlanda y Portugal se escapan de la parrilla del FEEF para caer en la sartén de la austeridad del OMT.

En resumen, Mr Draghi, sin duda, ha tenido éxito a la hora de hacer frente a una serie de dolores de cabeza políticos:

· ¿Cómo evitar decirle al electorado alemán que España, Irlanda, Portugal y, eventualmente, Italia necesitarán una enorme ayuda fiscal que el FEEF-MEDE fue incapaz de proporcionar?.

· ¿Cómo decirle meses antes de las elecciones federales alemanas que Irlanda, España y Portugal, además de Grecia, requerirán financiación fiscal ad infinitum?

· ¿Cómo decirle a los irlandeses que su sufrimiento no ha servido para nada?

Todas estas preguntas tienen ahora una sola, breve y liberadora respuesta: Irlanda ha escapado de Rescatestán y se ha impedido que España cayese en él. ¿Incluso Portugal ha colocado bonos a cinco años! ¡Que traigan el champán!

Pero aun que las botellas de champán se descorchen, y el estruendo de la alegría llene nuestros oídos, vale la pena mantener un pie en la realidad. Y la realidad es particularmente difícil: ¡no ha habido ningún avance! De hecho, la crisis de la zona euro empeora cuanto mas tranquilos están los mercados de bonos y mayor es la confianza de los comentaristas en que Irlanda y Portugal están fuera de peligro. Si la resolución de la crisis del euro dependiera en sustituir la financiación del FEEF-MEDE por el BCE, sin disociar la banca de la crisis de la deuda y mientras el corazón de Europa cae presa de una feroz recesión asimétrica, la crisis, por supuesto, ha terminado. Por desgracia, nunca se trató de eso. Y así, el buen barco de la Eurozona sigue navegando, a pesar de tener una vía de agua que ahoga cada vez más deprisa a los que están bajo cubierta, mientras que los pasajeros de primera clase, engañados por un astuto capitán de la astucia, acaban con el champán.

Notas:

(1) Las garantías ofrecidas en forma de pagarés del gobierno anterior a dos bancos en quiebra, que implicaban pagos anuales a cargo del contribuyente a los accionistas de los bancos fallidos y sus acreedores, eran tan crueles e inusuales como el tributo anual que los atenienses enviaban a Creta (niños y niñas atenienses para ser devorados por el Minotauro).

(2) Después de la primera edición de este post, Wolfgang Munchau publicó un artículo en el Financial Times que cuestionaba mi afirmación de que el valor intertemporal de los pagarés se mantenía constante. Munchau escribe: "Se trata de financiación fiscal en la forma y en el fondo. Toda la estructura de este acuerdo es tan complicada que los periódicos no informan de todos los detalles pertinentes. Como siempre, la complicación tiene un propósito. Se hace legal lo que de otro modo no podría serlo, y de ahí la ofuscación. Estoy de acuerdo, la complejidad es una treta una vez más al servicio del subterfugio. Mi punto aquí está basado en la misma fuente que la de Wolfgang: El excelente papel de Karl Whelan al que me he referido. Whelan escribe en la p.20: "... el actual cronograma significaría que el Irish Bank Resolution Corporation (IBRC) el banco malo irlandés- sería capaz de pagar sus deudas del ELA (presumiblemente con todas las otras) en 2022. En ese momento, el gobierno podría cerrar el IBRC y simplemente cancelar los pagos restantes. Nótese que la cantidad total de los pagos de pagarés en este ejemplo sería de € 37 mil millones. Los € 11 mil millones restantes en pagos programados después de 2022 simplemente no se harían. Si tenemos en cuenta que el gobierno irlandés, como dice Whelan, no pagará pagarés después de 2022, ya que para entonces las deudas del IBRC al ELA estarán pagadas, el valor en el tiempo de los nuevos bonos a largo plazo será equivalente al de los actuales pagarés.

Yanis Varoufakis es un economista greco-australiano de reputación científica internacional. Es profesor de política económica en la Universidad de Atenas y consejero del programa económico del partido griego de la izquierda, Syriza.

Traducción para www.sinpermiso.info : Gustavo Buster

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Feb 2013

Censura europea .-Grecia está mucho peor de lo que nos cuentan.

Escrito por: loisdmuras el 14 Feb 2013 - URL Permanente


Censura dictatorial en la Unión Europea.

Grecia está mucho peor de lo que nos cuentan

por Sergio Dicori Modigliani/ Chemtrail Sevilla

Jueves, 14 de Febrero de 2013

Grecia debe salir, rápida y temporalmente del Euro, bajo el riesgo de la definitiva destrucción de la economía, que ha llegado a un punto tal de degradación que podría ser considerada como tragedia humanitaria y por tanto empezar a barajar la hipótesis de pedir la intervención de la ONU."
Lo he sabido por casualidad. Lo que ya lo dice todo.
Estaba perdiendo el tiempo con un viejo amigo, un periodista neozelandés, con el que suelo coincidir en el sitio chesscube.com, donde nos desafiamos en nuestro personal duelo ajedrecístico mientras chateamos intercambiando informaciones sobre Europa y sobre lo que acaece en el continente austral y en el sueste asiático, de lo que él es un experto fiable.

En un momento dado me dice:

¿Y qué ha dicho Bruselas sobre la bomba de Amnistía Internacional?
¿Cuál?

La que soltó hace tres días el filósofo francés en plena reunión de los presupuestos para la UE.
(Desconcertado por mi ignorancia de los hechos, aunque con fuerte curiosidad, pido información detallada)
Sí, lo de los atracadores de bancos

¿Qué bancos?¿Dónde?
En el norte de Grecia

¿Quién?
Los anarquistas, los chavales arrestados y después torturados por la policía.

En este punto me rindo y confieso no saber de qué me está hablando.

Y así es como llego a saber por un neozelandés que vive en Auckland, a 22500 km. de distancia, 12 horas de huso horario antes que nosotros, desde la otra parte del mundo, en el continente más lejano (en todos los sentidos) de nuestra vieja y querida Europa, qué es lo que está ocurriendo a 1000 km. de Roma, en el territorio que fue la cuna originaria de nuestra civilización.

Y todo gracias a Amnistía Internacional.

Hago unas llamadas y me lanzo a la caza de noticias. Nada en Italia. Tampoco en Europa. Noticias asombrosas en Sudamérica, en Canadá, en California y parece que en todos sitios entre los bloggers escandinavos y nord-septentrionales, que escriben en sus lenguas.

Describen y narran cualquier cosa de lo que está ocurriendo en estos días, de lo que a nosotros no se nos ha dicho una palabra, ni en Roma, ni en Berlin, ni en París ni en Londres.

Mucho menos en Madrid.
Hablan de Grecia.
Pero en términos nuevos.

En el sentido que se refieren a una sociedad ya colapsada, al límite de la guerra civil, ya precipitada en el abismo, sobre cuya realidad se ha corrido un obsceno velo de censura total para impedir que las noticias sean usadas en la campaña electoral de Italia y difundidas en España, donde está explotando la tangentopoli ibérica de las bancas corruptas y donde Rajoy ha hecho saber ya a Bruselas que allí en Madrid se corre el riesgo de ver la situación escaparse del control.

Grecia ha caído, definitivamente, bajo el peso de la deuda contraída con el BCE.

Están asaltando los supermercados. Pero no se trata de bandidos armados. Se trata de gente furiosa y hambrienta que no empuña ni siquiera una pistola, con la complicidad de los empleados que les dicen: coged lo que queráis, nosotros como si nada. Se trata de la revuelta de 150 empresarios agrícolas, productores de cítricos, que se han negado categóricamente a destruir toneladas de naranjas y limones para moderar los precios, como pide la UE. Han cogido la fruta, la han cargado en camiones y han ido al las plazas de las ciudades con megáfono, regalándola a la gente, contándoles cómo están las cosas.

Se trata de 200 productores agrícolas, ex propietarios de lecherías, que de ser dueños de sus propias empresas han pasado a ser empleados de la multinacional bávara Müller, que se ha apropiado de sus empresas endeudadas, adquiriéndolas por pocos euros, apoyada por el crédito bancario facilitado. Éstos, han cogido sus productos de la semana, alrededor de 40.000 vasos de yogur (el producto griego por excelencia, el mejor yogur del mundo desde siempre), los han cargado en camiones y en lugar de embarcarlos en el Pireo hacia el mercado continental de la gran distribución, los han regalado a la población yendo a distribuirlos a las puertas de colegios y hospitales.

Se trata también de dos movimientos anárquicos locales, que se han organizado y han pasado a los hechos: basta manifestaciones y protestas, robemos a los bancos: en las últimas cinco semanas los atracos han aumentado un 600% respecto a hace un año. Roban lo que pueden y después lo reparten con la gente que va a hacer la compra. La policía ha logrado arrestar a cuatro de ellos, reos confesos, pero una vez en la comisaría los han masacrado a golpes sin consentirles contactar ser representados por los abogados. Esto se ha sabido por la confesión del policía de administración encargado de la misión de retocar con Photoshop las fotografías de los cuatro arrestados, dos de los cuales se recuperan en el hospital de graves lesiones.

Y así, ha caído la sección europea de Amnistía Internacional, con sus valientes inspectores suecos, holandeses y alemanes, que han realizado una investigación, recogido documentación y han denunciado oficialmente a la policía local, al ministerio del Interior griego y al gobierno entero ante la Comisión de Derechos y Justicia de la UE en Bruselas, pidiendo la intervención inmediata de toda la comunidad internacional para actuar rápidamente y evitar que la situación empeore.

Nos hemos enterado así que el más importante economista alemán, el profesor Hans Werner Sinn (consejero personal de Angela Merkel), apoyado por otros 50 economistas, valiéndose incluso del apoyo de un representante doc del sistema bancario europeo, Sir Moorald Choudry (vicepresidente del Royal Bank of Scotland, el cuarto banco del mundo), han presentado un informe urgente tanto al Consejo de Europa, como a la presidencia del BCE, como a la oficina de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la UE, sosteniendo que Grecia debe salir, rápida y temporalmente del Euro, devaluando su moneda un 20/30%, bajo el riesgo de la definitiva destrucción de la economía, que ha llegado a un punto tal de degradación que podría ser considerada como tragedia humanitaria y por tanto empezar a barajar la hipótesis de pedir la intervención de la ONU.

Silencio absoluto.
Ninguna respuesta.
Censura total.
Ningún candidato a las elecciones en Italia ha hecho mención a la situación actual de Grecia.

Fuente: sergiodicorimodiglianji.blogspot.it (EN iTALIANO)

http://chemtrailsevilla.wordpress.com/2013/02/13/censura-dictatorial-en-la-union-europea-grecia-esta-mucho-peor-de-lo-que-nos-cuentan/

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

03 Feb 2013

Alexis Tsipras .-Nuestra solución para Europa .

Escrito por: loisdmuras el 03 Feb 2013 - URL Permanente

........

Nuestra solución para Europa

Alexis Tsipras

Febrero de 1953. La República Federal de Alemania (RFA) se hunde bajo el peso de las deudas y amenaza con arrastrar al conjunto de los países europeos en la tormenta. Preocupados por su propia salud, sus acreedores Grecia, entre ellos toman nota de un fenómeno que sólo a los liberales ha sorprendido: la política de "devaluación interna", es decir, de reducción de los salarios, no garantiza la devolución de las deudas. Todo lo contrario.

Reunidos en Londres y en el curso de una cumbre excepcional, 21 países deciden revisar sus exigencias para ajustarlas a las capacidades reales de su socio en punto a honrar sus obligaciones. Resuelven amputar el 60% de la deuda nominal acumulada por la RFA y le conceden una moratoria de cinco años )1953-1958), así como un aplazamiento de treinta años para su reembolso. Instituyen asimismo una "cláusula de desarrollo", por la que se autoriza al país a no consagrar a servicio de la deuda más de una vigésima parte de sus ingresos de exportación. Europa hace ahora lo contrario de lo dispuesto por el Tratado de Versalles (1919), sentando así las bases del desarrollo de la Alemania Occidental de postguerra.

Y esa es exactamente la propuesta que hace ahora la Coalición de la Izquierda Radical Griega (Syriza): proceder a redropelo de los pequeños tratados de Versalles que imponen la Canciller alemana Angela Merkel y su ministro de finanzas Wolfgang Schäuble a los países europeos endeudados e inspirarnos en uno de los más clarividentes momentos que haya conocido la Europa de postguerra.

Los programas de "rescate" de los países de la Europa meridional han fracasado, generando unos pozos sin fondo que supuestamente tendrían que llenar los contribuyentes. Nunca ha urgido tanto llegar a una solución global, colectiva y definitiva del problema de la deuda. Y no se entendería que se escamoteara objetivo así sólo para garantizar la reelección de la Canciller alemana.

En estas condiciones, la idea avanzada por Syriza de una conferencia europea sobre la deuda, conforme al modelo de la Conferencia de Londres sobre la deuda alemana en 1953, representa, a nuestro entender, la única solución realista y beneficiosa para todos: una respuesta global a la crisis del crédito y a la constatación del fracaso de las políticas puestas por obra en Europa.

He aquí, pues, lo que exigimos para Grecia:

- Una reducción significativa del valor nominal de su deuda pública acumulada.

- Una moratoria sobre el servicio de la deuda, a fin de que las sumas conservadas vayan vinculadas a la recuperación de su economía.

La instauración de una "cláusula de desarrollo", a fin de que el pago de la deuda no mate el germen mismo de la recuperación económica.

- La recapitalización de los bancos, sin que las sumas en cuestión entren en la contabilidad de la deuda pública del país.

Esas medidas deberán ir ligadas a reformas orientadas a una más justas distribución de las riquezas. Poner fin a la crisis implica, en efecto, romper con el pasado que la ha incubado: poner por obra la justicia social, la igualdad de derechos, la transparencia política y fiscal; en una palabra, la democracia.

Un proyecto así resultará impracticable sin el concurso de un partido independiente de la oligarquía financiera, ese puñado de jefes de empresa que han tomado como rehén al Estado, de armadores navieros solidarios entre sí y todavía en 2013 exentos de impuestos, de patrones de grupos mediáticos y de banqueros ubicuos (y en bancarrota), todos ellos responsables de la crisis y del esforzados mantenedores del statu quo.

El informe anual para 2012 de la organización no-gubernamental (ONG) Transparency International coloca a Grecia como el país más corrupto de Europa.

La propuesta más arriba esbozada constituye, en nuestra opinión, la única solución, a no ser que lo que se quiera es el crecimiento exponencial de la deuda pública en Europa, la media de la cual rebasa ya el 90% del PIB.

Lo que nos hace optimistas: nuestro proyecto no podrá rechazarse, pues la crisis toca ya al núcleo duro de la zona euro.

La dilación no trae consigo sino el crecimiento del coste económico y social de la situación actual, no sólo para Grecia, sino también para Alemania y para el resto de los países que han adoptado la moneda única.

Durante doce años, la zona euro inspirada en los dogmas liberales ha funcionado como una simple unión monetaria, sin equivalente político y social.

Los déficits comerciales de los países del Sur constituían la imagen especular de los excedentes registrados en el Norte.

La moneda única, por lo demás, ha servido a Alemania para "enfriar" su economía tras la costosa reunificación de 1990.

Pero la crisis de la deuda ha trastornado ese equilibrio. Berlín ha reaccionado exportando su receta de austeridad, lo que ha traído consigo el agravamiento de la polarización social en el seno de los Estados meridionales y las tensiones económicas en el corazón de la zona euro.

Aparece ahora un eje Norte-acreedor/Sur-deudor, nueva división del trabajo orquestada por los países más ricos.

El Sur se especializará en los productos y los servicios con fuerte demanda de mano de obra con bajos salarios; el Norte, en una carrera hacia la calidad y la innovación, con salarios más elevados (para algunos).

La propuesta del señor Hans-Peter Keitel, presidente de la Federación Alemana de la Industria (BDI), en una entrevista concedida al Spiegel y consistente en transformar a Grecia en una "zona económica especial" [1] revela a las claras el verdadero objetivo memorándum [2].

Las medidas previstas por ese texto, y que se extienden al menos hasta 2020, se saldan con un sonoro fracaso que ya reconoce hasta el FMI.

Sin embargo, para quienes las concibieron, el acuerdo tendría la ventaja de imponer una tutela económica a Grecia, convertida así en una colonia financiera de la zona euro.

La anulación de esas medidas constituye, así pues, el prólogo a cualquier posible salida de la crisis: lo mortal es el medicamento, no la dosis, como algunos se avilantan a sugerir.

Por otra parte, habrá que preguntarse por las demás causas de la crisis financiera en Grecia. Las que traen consigo el despilfarro del dinero público no han cambiado: el coste por kilómetro de construcción de carreteras es el más alto de Europa, por ejemplo. Otro ejemplo: la privatización de las autopistas a modo de "prepago" de nuevos ejes, cuya construcción ha sido interrumpida.

El alcance de las desigualdades no puede reducirse a efecto lateral de la crisis financiera en Grecia. El sistema fiscal griego refleja la relación clientelar que une a las elites del país. Como si de una escurridera se tratara, está rebosante de excepciones y de derechos de pase cortados a la medida del cártel oligárquico. El pacto informal que, tras la dictadura, actúa a modo de soldadura entre la patronal y la hidra bicéfala del bipartidismo Nueva Democracia y PASOK, garantiza su mantenimiento.

Es una de las razones de que el Estado renuncie hoy a obtener los recursos necesarios por la vía de los impuestos: prefieren la continua reducción de los salarios y de las pensiones.

Pero el establishment, que ha sobrevivido por my poco a las elecciones del pasado 17 de junio [3] por la vía de sembrar el miedo en torno a una posible salida de Grecia de la zona euro, vive con la asistencia respiratoria de un segundo pulmón artificial: la corrupción.

La difícil tarea consistente en quebrar la colusión entre los medios políticos y económicos un asunto que no compete sino a los propios griegos constituirá una de las prioridades de un gobierno popular dirigido por Syriza.

Exigimos, pues, una moratoria sobre el servicio de la deuda para cambiar Grecia.

A falta de eso, cualquier nueva tentativa de saneamiento financiero nos convertirá en Sísifos condenados de antemano al fracaso. Y esta vez, el drama no afectará sólo a la antigua ciudad de Corintio, sino al conjunto de Europa.

Alexis Tsipras es el principal dirigente de Syriza-Frente Social Unido

Traducción para www.sinpermiso.info: Ventureta Vinyavella

http://www.monde-diplomatique.fr

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Texto