27 Ene 2011

Cómo comprar un ordenador portátil

Escrito por: Gaizka Manero López el 27 Ene 2011 - URL Permanente

Las estadísticas no mienten: las ventas de dispositivos portátiles -ordenadores, netbooks, tablets, smartphones- no paran de crecer. La oferta de sistemas operativos, productos, las posibilidades de conectividad, la ebullición de las redes sociales -Facebook ha superado los 500 millones y nada hace pensar que vaya a parar pronto- y, sobre todo, la bajada de precios, ha relegado nuestros equipos de sobremesa al ostracismo.

Sin embargo, muchos nos encontramos ante un dilema cuando nos acercamos a la tienda o visitamos las webs de los principales fabricantes: ¿qué hemos de tener en cuenta cuando adquirimos un ordenador portátil? Aquí intentaremos darle respuesta.

  • Procesador : es el circuito integrado central y más complejo de nuestro equipo. El cerebro que hace que funcione y gracias al cuál podemos sacar el máximo rendimiento a nuestro ordenador. Existen multitud de fabricantes, aunque hay dos que son la referencia: Intel y AMD ATI. Su estructura puede ser de una o varios núcleos y su velocidad para efectuar operaciones oscila entre 1,5 y 4 gigahercios. Cualquiera de doble núcleo y que ronde los 2 gigahercios será suficiente para un empleo doméstico. Aunque si pretendes convertir tu portátil en una consola, echa el resto en este apartado y espera a los poderosos AMD Fusion e Intel Sandy Bridge .
  • Disco duro: representa la capacidad de almacenamiento de información de nuestro equipo. No suele ser determinante gracias a las ranuras de expansión y a la posibilidad de incorporar discos duros externos, algunos de ellos rondan ya los 2 terabytes. El arco en este punto es muy amplio. Desde los 250 gigas hasta los dos discos de 750 gigas que ofrece el magnífico Packard Bell EasyNote LX86 . Aquí es fundamental, de nuevo, saber cuál será el fin último del equipo. Si lo tuyo son las redes sociales, es suficiente con 250 GB, si almacenas películas, música, fotos y cualquier otro archivo multimedia que te presenten, pon un buen disco duro... y ahorra para uno externo.
  • Tarjeta gráfica : se trata de una tarjeta de expansión del ordenador que procesa los datos procedentes de la CPU y los convierte en imágenes en el monitor, la pantalla o la televisión. Las tarjetas GeForce de NVidia son la referencia en este apartado, aunque las ATI Radeon de AMD tampoco se quedan a la zaga.
  • Conectividad: puertos USB -e incluso HDMI-, ranuras de expansión, entrada de cable Ethernet y conexión WiFi son lo mínimo. Algunos equipos incluyen, además, dispositivos Bluetooth, entrada para televisión digital y ranuras para tarjetas PCMCIA.
  • Peso: totalmente determinante en la movilidad del equipo. Los ordenadores con grandes y duraderas baterías suelen padecer un mayor peso. Cualquier dispositivo de menos de 2 kilos es perfectamente manejable. No obstante, siempre se puede optar por un ultraligero, como algunos Samsung de menos de un kilo.
  • Memoria : es la forma de llamar la RAM (Random-access Memory o Memoria de Acceso Aleatorio). Es uno de los apartados en los que más ha avanzado la informática en los últimos tiempos. Los equipos más potentes equipan ya tecnología DDR3, una mejora sobre las anteriores DDR2 que, al poder trabajar en niveles de bajo voltaje, reducen mucho el consumo de energía. Hay "monstruos" que equipan memorias de hasta 16 gigabites, aunque con 4 será más que suficiente.
  • Pantalla: al igual que la batería, incide directamente en el peso y el rendimiento del equipo. Desde los ultraligeros de entre 11 y 13 pulgadas, hasta los panorámicos de alta definición de 17, hay un mundo de medidas. Las LED retroiluminadas toman ventaja gracias a que cada vez más portátiles equipan reproductores de BluRay. Fundamental si se va a pasar mucha hora trabajando en el equipo, de su tamaño dependerá también la movilidad del equipo. Si vas a jugar o ver películas o TV en el PC, no bajes de 15 pulgadas. Si quieres llevarlo a todas partes, no subas de 13.
  • Sistema Operativo: hasta que llegue Google Chrome, la gran disyuntiva para el gran público es Windows o Mac. El primero es más conocido, barato, compatible... e inestable. Windows 7 parece haber solucionado la mayoría de los problemas del nefasto Vista. Mac es, para lo bueno y lo malo... totalmente opuesto a Windows. Tú decides. Ambos son plenamente compatibles con las redes sociales y comparten multitud de programas. Mac es más intuitivo y cuenta con un mejor administrador de imágenes -con permiso del PhotoShop de Adobe-, Windows dispone de más programas compatibles y muchos más juegos.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Gaizka Manero López

La Caverna Cibernética

Esta bitácora digital nace tras un viaje a Nueva York con mi esposa Arantxa en el verano de 2010. Tras visitar la capital del mundo vimos que, en muchos otros lugares, la tecnología es una parte absolutamente indispensable de la vida cotidiana.

Es por ello que, a partir de ahora, intentaremos descubrir juntos como la ciencia y sus avances nos hacen la vida más fácil.

ver perfil »

Tags

Amigos

  • Jordi Torre

Fans

  • Tucho Novoa
  • JRC.
  • Emilio Fuentes Romero
  • evelio47
  • ivette-duran
  • presunta
  • teo-tango
  • Loli
  • Carlos M
  • aphelp
  • techconsumer
  • Germán
  • patricio simó gisbert
  • Jose Antonio Suarez Lopez

Ídolos

  • wlafactoria

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):